Sei sulla pagina 1di 12

1

10 Minutos y 6 Personajes. Un hombre se deja atrapar por distintas tentaciones mundanas sin prestar atención a las
advertencias de Jesús. El protagonista llega a un punto en el que está completamente atrapado y tiene que pedir ayuda a
Jesús para que le libere de sus cadenas. (La obra es perfecta para realizarla en mímica)
 
ESCENA I
PERSONAJES
PERCE
TENTA 1
TENTA 2
TENTA 3
DE NEGRO
JESÚS
 

ACTO I
Una persona camina alegre, desprevenida y saludando. De repente, se oscurece (se apagan las luces generales) y se
enciende una luz que ilumina al personaje: Perce. Se asombra al ver la luz y al instante otra luz ilumina a Tenta 1. Tenta 1 es
una mujer que seduce a Perce con coquetería y que lleva en sus manos una botella de alcohol. Al ver esto, Perce se acerca
con cara de gustarle y trata de alcanzar todo, pero otro personaje, De Negro, le pone cadenas sobre el cuerpo. Cuando Perce
mira las cadenas que le han puesto se apaga la luz de Tenta 1 y se enciende otra que ilumina a Jesús con los brazos
extendidos hacia Perce.

  Acto II
Perce le da la espalda a Jesús y seguido, se apaga la luz donde está Jesús. A continuación, trata de ir a donde estaba Tenta 1
pero no está e inmediatamente se enciende otra luz que ilumina a Tenta 2. Tenga es un personaje que le invita a ser famoso y
a hacerse millonario de manera fraudulenta. Perce trata de acercar a Tenta 2 pero De Negro le coloca más cadenas a Perce.
Nuevamente Perce mira las cadenas que le atan y desaparece Tenta 2. Cuando éste desaparece, aparece Jesús otra vez con
las manos extendidas hacia él.

Acto III
Otra vez Perce le da la espalda a Jesús y Jesús desaparece. Perce intenta ir donde estaba Tenta 2, pero ya no está. De
repente, aparece una persona con los pelos parados y los ojos rojos de llevar 15 días en internet sin dormir, ni descansar. Éste
invita a Perce a que se pongan en contacto permanente. A Perce no le parece mal y se acerca a este nuevo personaje que se
llama Tenta 3 pero De Negro aparece y le coloca cadenas en las piernas. Al intentar caminar cae de rodillas e inmediatamente
después desaparece Tenta 3. Perce dirige su mirada hacia donde había visto a Jesús, pero esta vez no aparece y grita
desesperado: “¡QUIERO SER LIBRE!”

Acto IV
En medio de la oscuridad, se oyen las voces de los Tentas burlándose, incitándolo a ir hacia ellos. Luego aparece Jesús, esta
vez como crucificado y Perce se arrastra de rodillas hacia Él. Al llegar a Jesús se apagan las luces.

Acto V

Aparece Jesús abrazando a Perce, que ya no tiene las cadenas, porque éstas están en las manos de Jesús.
2

DRAMA LA SUBASTA DE UN ALMA


"La Subasta de un Alma" es una obra de teatro muy popular en muchos lugares de América Latina. En muchos países se ha
presentado por muchos grupos de teatro cristianos, y ha sido de gran impresión y bendición para los espectadores.
Esta obra nació como una inquietud de jóvenes universitarios de Puerto Rico, y para el año 1982 se montó por primera vez, con
6 personajes. La duración de la obra, de pocos minutos al comienzo, es hoy un rico drama de una hora o más de duración. El
Ministerio Drama La Subasta de un Alma lo popularizó, mediante la grabación de un video para el Ministerio Cristo Viene, del
hermano Yiye Ávila.
Esta es la versión corta de "La Subasta de un Alma".
PERSONAJES:

* SUBASTADOR
* ALMA
* JESUCRISTO
* EL MUNDO
* LOS VICIOS
* DIABLO
(Entra el Subastador bajo el ambiente eufórico del público)
SUBASTADOR: Damas y Caballeros sean bienvenidos a un evento único en el mundo, donde usted podrá adquirir un elemento
muy preciado por todos!!! Un alma!!! Si como lo esta escuchando el alma de un ser humano, así que anímese!!! No espere
mas!!! Puede ofrecer lo que quiera, pero para comenzar con este espectáculo hace falta el tan codiciado articulo, (empieza a
buscar en el publico) vamos a ver…. Quien se ofrece…. Usted querido amigo(a) (la persona se asusta) si usted!!! Vamos a
darle un fuerte aplauso…(pasa la persona al escenario) sabe usted cuanto puede valer su alma???
ALMA: La verdad es que no se cuanto puede valer…
SUBASTADOR: Pues mucho!!! Pero veamos quien ofrece algo por esta alma… a ver…..
MUNDO: UN MOMENTO!!!
SUBASTADOR: Escuche a alguien decir algo….si ya tenemos un postor…quien es usted y que ofrece por esta alma.
MUNDO: Yo soy el mundo señor subastador…y puedo dar a esta alma todo lo que necesita, dime cariño no te gustaría ser
famoso a costo de lo que sea??? Ser admirado por todo el mundo, entonces yo puedo ofrecértelo querido (a) !!! Yo he hecho a
muchos famosos como por ejemplo “La princesa del pop Britney Spears, Ricky Martín para que vivas la vida loca, Madonna,
Cristina Aguilera (risas) además te puedo enseñar a estar a la moda… necesitas vestirte mas sexy…ENSEÑAR querido(a),
tienes que mostrar tu material, el que no muestra no vende, que te lo digo yo que he ayudado a muchos!!! No te gustaría probar
otras experiencias más excitantes??? Como hacer el sexo con muchas personas!!! Si!!! Las famosas orgías (risas) claro ahí
puedes explotar todo ese animal que hay en ti, tienes que darles riendas sueltas a la lujuria y el placer, además te puedes
instruir mucho sobre el tema sexual con la Internet, las llamadas eróticas, fíjate muchos jóvenes lo hacen y pasan horas y horas
viendo PORNOGRAFIA en Internet (risas) si querida alma tu eres el dueño del mundo, puedes tener a muchas personas a tus
pies; si te gusta una mujer tómala!!! No le hagas caso al llamado “matrimonio” es pura basura!!! También te puedo ofrecer
mucha diversión!!! Rumba!!! Tienes las discotecas y rumbas calientes!!! (Risas) bien espero que valores lo que te estoy
ofreciendo.
SUBASTADOR: BIEN QUE TE PARECE ALMA!!!
ALMA: Me parece excelente…conocer el mundo entero, el placer, el dinero!!! Guao!!! Es estupendo señor subastador…me
quedo con el mundo!!!
SUBASTADOR: Bien ya tenemos un comprador!!! Su nombre es el Mundo y ha ofrecido grandes cosas por esta alma…pero
veamos a lo mejor haya otro comprador que supere la oferta…quien da mas….
VICIOS: YOOO!!! YO OFREZCO MAS POR ESA ESTUPIDA…. AHH QUIERO DECIR ESA BELLA ALMA…
SUBASTADOR: Bien quien es usted y que puede dar por el (o ella)???.
VICIOS: (Risas) Yo puedo dar mucho por ti mi querida alma, como por ejemplo!!!Puedo convertirte en millonaria de la noche a
la mañana, no te gustaría ser rica??? Pues juégate (ofrece juegos de loterías) (Risas) Recuerda el que no arriesga no gana!!!
Ahora si lo tuyo es un despecho… puedes ahogar tus penas en el alcohol!!! Con el puedes olvidar todo lo que te rodea, tienes
para escoger (ofrece bebidas alcohólicas) (Risas) te gusta alma?? Además te puedo enseñar mas maravillas…como relajarte
con los cigarrillos, ahhh, tienes que fumar, esta a la moda entre los adolescente, la tienes en diversos sabores como el sabor a
menta, SUAVE!!! Para que cuides tu aliento….y por ultimo mi vicio favorito, te hablo de LAS DROGAS!!! (risas) SI LAS
DROGAS!!! Con ellas vivirás momentos de éxtasis, YA VERAS QUE CUANDO LAS PRUEBES NUNCA LA PODRAS DEJAR!!!
… la puedes conseguir en muchas partes en las esquinas, escuelas… en fin!!! En muchos lugares, que te parece, alma…???
ALMA: Esta oferta es inigualable…probar cosas nuevas, el alcohol, las drogas, los cigarrillos…Guao!!! Es excitante señor
3

subastador…me quedo con los vicios!!!


SUBASTADOR: Bien ya tenemos un nuevo postor!!! Su nombre son los vicios y ha ofrecido de todo…pero veamos a lo mejor
haya otro comprador que supere esta espectacular oferta…quien dijo yo!!!! A ver quien da mas….
DIABLO: YO!!! Puedo ofrecer mas por esa alma Señor Subastador!!!!
SUBASTADOR: señor diablo…usted aquí…es cierto que usted nunca se ha perdido una subasta y mucho menos si se trata de
un alma…a no ser que llegue Jesu….
DIABLO: CALLATE!!! No digas ese nombre!!! Yo nunca he perdido una subasta….pero a ver que tenemos por aquí…si es un
alma (risas) un alma buscando un buen comprador, pero hijo(a) mío(a) te ha llegado tu día de suerte y sabes por que???
Porque estoy dispuesto a ofrecer mucho por ti, sabes??? Todas las cosas que te han ofrecido estas personas, Yo!!! (Risas) te
las puedo dar todas juntas!!!
ALMA: Todas juntas dice!!!
DIABLO: SI!!! Porque soy el príncipe de este mundo y he venido para dar, salvar y construir, pero a ver que tenemos por aquí,
MUNDO!!! Ahhhh!!! Mi bello y precioso Mundo, cuanta gente no se ha desbocado por ti, mucha!!! (Risas) eso de incitar a los
jóvenes a las discotecas, minitecas y rumbas calientes eso esta genial por que así ellos satisfacen su mas bajos instintos, sigue
colocando anuncios de chicas de sexo a domicilio en la prensa que inciten a la lujuria y al placer eso me gusta…sigue
así….después te sigo dando mas estrategias….VICIOS….o vicios eres grandioso!!! Eso de colocar grandes show en la
Televisión para enviciar a las personas a las loterías y los juegos de azar eso esta esplendido, así los manipulo a mi antojo,
gastan toda su quincena pensando que se harán millonarios de la noche a la mañana (risas) pero todo es una mentira porque
los arruino por completo y lo único que les queda es recurrir al alcohol y las drogas (risas) Claro ellos llegan hasta matar a su
propia familia por una miseria del vital polvo (risas) sigue así vicios, tráeme almas a mi merced nos queda poco tiempo y hay
que trabajar rápido….bien señor subastador eso es lo que ofrezco y puedo dar mas, solo si el alma me lo pide!!!
ALMA: INCREIBLE!!!…Tres en uno guao!!! No lo puedo creer, señor subastador si es así me quedo sin pensarlo con el señor
diablo!!!
SUBASTADOR: Bien!!! Damas y caballeros esta ha sido la oferta del señor diablo, un combo completo… tres en uno!!!
Estupendo!!! Yo creo que esta oferta es insuperable…pero por si acaso haré la cuenta respectiva…
DIABLO: Termine de una buena vez con esto, Subastador!!!
SUBASTADOR: Desde luego señor… a ver quien ofrece mas…a la una…a la dos y a las……..tres!!!! Vendida el alma al
diablo…gracias por haber venido…
DIABLO: (risas) Eres mía estupida alma.... (Le coloca unas cadenas)
ALMA: Pero que hace…porque me pone estas cadenas Nooo!!!
DIABLO: Eres un estupido(a) ahora vendrás conmigo al infierno!!!!
CRISTO: NO!!! Esta alma de esta joven me pertenece!!!
SUBASTADOR: Pero…Señor Jesús… esta alma…ya tiene un dueño… y es el señor diablo…
(Muestra la mano para que el subastador se calle)
CRISTO: Satanás…esta alma me pertenece, por que mi sangre derramada en la cruz del calvario ha roto todo contrato y tu
reino de perdición y maldad ha sido roto.
DIABLO: Esta bien Jesús, pero dejemos que sea el alma quien decida con quien de los dos se va…bien habla!!!
ALMA: Yo…me encuentro muy confundido…se lo que el diablo me ofrece pero que me ofrece usted señor Jesús.
CRISTO: Hija mía yo te ofrezco salvación y vida eterna, los placeres y los vicios son pasajeros pero lo que yo te ofrezco es
eterno, mi paz te dejo mi paz te doy, no como el mundo la da yo os la doy, recuerda estaré contigo todos los días hasta la
eternidad.
DIABLO: Bien alma!!! Decide con quien de los dos te vas…HABLA!!!…
ALMA: Suéltame Satanás!!! Por que ya no vivo yo, mas vive Cristo en mi…y lo que viví en la carne lo viviré en la fe del hijo de
Dios el cual me amo y se entrego así mismo por mi!!!
DIABLO: (Molesto y derrotado) NOOOOO!!! POR QUE JESUS TIENES QUE INTERFERIR!!!
CRISTO: Fuera Satanás!!!
ALMA: (Llorando) PERDONAME SEÑOR NO SABIA LO QUE HACIA!!!!
CRISTO: Hija mía yo siempre he estado tocando la puerta de tu corazón..Pero eres tu quien debes dejarme entrar, de cierto os
cierto os digo el que esta en mi nueva criatura es, las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas, eres libre!!! (se
caen las cadenas) !!!
ALMA: (empieza a saltar de alegría y grita) SOY LIBRE!!! JESUCRISTO ME HA HECHO LIBRE!!!

TOMA TU CRUZ
4

PERSONAJES
NARRADOR
CARLA
SAMY HABILIDOSO
SIMÓN
MANUEL
TOMÁS
JULIA
JENNY
3 Ó 4 ADOLESCENTES

NARRADOR. Es bastante fácil ser cristiano, al menos, es fácil decir que tú eres un cristiano cuando es conveniente. Los
cristianos no tienen anuncios alrededor de sus cuellos que anuncien su fe. Pero piensa en las palabras de Cristo en Marcos
8:34: “Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. Si alguien quiere ser mi discípulo -les dijo-, que se niegue a sí mismo,
lleve su cruz y me siga.” ¿Qué sucedería si a los cristianos se les requiriera cargar cruces como símbolos obligatorios de su fe?

ESCENA 1
(Dentro de Cruces En Abundancia, una pequeña tienda en un centro comercial que vende toda variedad de cruces. Detrás del
mostrador se encuentra un vendedor. Carla, una nueva cristiana entra a la tienda.)

SAMY HABILIDOSO. Hola. Pásele, pásele. ¿Cómo puedo ayudarla?


CARLA. (Con entusiasmo.) Me acabo de hacer cristiana, y me gustaría obtener una cruz.
SAMY HABILIDOSO. Bueno, has llegado al lugar correcto. Mi nombre es Samy Habilidoso, pero me puedes llamar “S”
(haciendo un sonido como el de una serpiente) Soy tu amigo y sé lo que necesitas.
CARLA. ¡Grandioso!
SAMY HABILIDOSO. (Sacando una cruz de oro muy grande.) Estamos en medio de una “24 horas de ofertas”, y por solo
$24.95 se puede ir a casa con esta cruz puesta que es de 24 quilates de oro. Hasta le regalamos la cadena.
CARLA. (Dudando.) Bueno… esto no es exactamente lo que estaba yo buscando.
SAMY HABILIDOSO. Entiendo. Es muy grande. Creo que sé exactamente cómo se siente (saca una cruz pequeña). Escuche,
aquí hay una que puedo dársela en $19.95. La cadena es aparte, pero le doy buen precio.
CARLA. (Moviendo su cabeza, tratando de ser cortés.) No… No creo que…
SAMY HABILIDOSO. Está bien. Le incluyo la cadena pero esta oferta es solo por hoy.
CARLA. No, vea usted, estoy buscando algo más grande.
SAMY HABILIDOSO. ¡Ya le entendí! (De detrás del mostrador saca una enorme cruz con colores brillantes y chillantes.) Este
estilo es muy popular, pero por supuesto es un poco más cara.
CARLA. Quizás usted no me entiende. Creo que no es el tamaño de la cruz tanto como… Bueno, cuando mis amigos se
hicieron cristianos, ellos llevaban unas cruces grandes, pero eran cruces de madera, sencillas, sin pintar. Yo pensaba que ellos
estaban locos, pero ahora creo que ya entendí. ¿Tiene usted algo así? ¿Quizás de este tamaño? (indicándole el tamaño).
SAMY HABILIDOSO. ¿Sabe? Teníamos de esas antes, pero se vendían tan poco que descontinué ese modelo. Casi nadie
quiere comprarlas. La mayoría de la gente las renta—para esas ocasiones especiales cuando necesitan jugar el papelito, y
después las regresan.
CARLA. ¿Puede decirme en qué tienda las venden?
SAMY HABILIDOSO. (Se detiene un momento, se le queda viendo a Carla cuidadosamente mientras juega con su cadena.)
Bueno, creo que no debería hacer esto, pero usted parece ser una persona decidida. Le haré un mapa. Aquí es a donde puede
usted encontrarlas. (Rápidamente hace un dibujo de un mapa en un papel.) Se llama “La Tienda de la Cruz”. Está en la esquina
de la Quinta y la Principal. El tipo no tiene muchas ventas, pero quizás tenga lo que estás buscando.
CARLA. ¡Gracias! (Sale pasando a otras dos personas que entran a la tienda).

SAMY HABILIDOSO. Hola. Pásele, pásele. ¿Cómo puedo ayudarle?

(Se apagan las luces.)

ESCENA 2
5

La Tienda de la Cruz. Un mostrador con una fila de cruces de un solo tipo: grandes y de madera. Un vendedor detrás del
mostrador.

SIMÓN. Hola. Mi nombre es Simón. ¿Puedo ayudarle?

CARLA. Mi nombre es Carla y me acabo de hacer cristiana. Me gustaría comprar una cruz (observa las cruces en el
mostrador). Estas son perfectas… exactamente lo que estaba buscando.

SIMÓN. ¿Está segura de que esto era lo que buscaba?

CARLA. Seguro que sí. Cuando yo conocí a Jesús, me dijeron que la cruz de Cristo me traería pruebas y tribulaciones así
como un gran gozo. Pero yo sé que Dios me dará la fuerza que necesito y que jamás me dejará.

SIMÓN. Parece que usted es una joven decidida. ¿Es ésta la que quiere? (Carla asiente con la cabeza y Simón le da la cruz.)
Aquí tiene.

CARLA. ¿Cuánto le debo?


SIMÓN. Nada.

CARLA. ¿Nada?
SIMÓN. Nada, al menos por ahora.
CARLA. Pero acabo de estar en la tienda de “Cruces En Abundancia” y el Señor Habilidoso me dijo que…
SIMÓN. Ya lo sé. Algunas personas piensan que pueden comprar su salvación de esa menara. Se equivocan. Usted comienza
a pagar cuando la cargue fuera de aquí.

CARLA. Gracias, Simón. Por cierto, ¿cómo se metió usted a este tipo de trabajo?

SIMÓN. Mi familia ha tenido este negocio por mucho tiempo. Un antepasado mío—cuyo nombre llevo yo—abrió su primera
tienda en Cirene. Su primera cruz se parecía mucho a la que lleva usted.

(Si la capacidad bíblica no es la fortaleza de tu grupo, en este momento Simón puede leer Mateo 27:32: “Al salir encontraron a
un hombre de Cirene que se llamaba Simón, y lo obligaron a llevar la cruz”.)

CARLA. (Pensando.) Muchas gracias, Simón.

(Sale y se apagan las luces.)

ESCENA 3
Pasillo de la escuela, de trasfondo unos casilleros. Estudiantes en el descanso. Un grupo de tres o cuatro adolescentes entran
en el escenario del lado derecho cargando libros, platicando, riendo, etc. Caminan atravesando el escenario y salen por el lado
izquierdo, mientras que Julia y Jenny entran por el mismo lado.
JULIA. (Entusiasta.) ¿No es emocionante? ¡Mañana es el último día de clases!
JENNY. Sí, apenas puedo esperar. Me la voy a pasar de fiesta este verano. Oye, me gusta tu blusa.
JULIA. Gracias. Me la compré ayer. Oye, ¿te llamó David anoche? Karen me dijo que iba a…
(Mateo y Tomás entran e interrumpen.)
TOMÁS. Oigan, ¡no hablen de la gran fiesta de esta noche sin incluirnos! ¡Qué onda!, ¿cómo están?
JULIA. Pues aquí, hablando de la fiesta y el reventón (empuja a Tomás jugando). ¿Ya oyeron que Carla se hizo cristiana? No
puedo creer que alguien que vivió como ella pueda ser lo suficientemente buena como para ir a nuestra iglesia.
MANUEL. He escuchado que está muy en serio con esto. Uno de mis amigos la vio en la Tienda de la Cruz. ¿Qué creen que
hizo? Primero Car…
TOMÁS. (Interrumpiendo.) ¡Shh! Ahí viene.
(El grupo de adolescentes hace como que está haciendo otra cosa.)
CARLA. (Entra con su gran cruz.) Hola todos. Creo que ya saben que me hice cristiana.
JULIA. Sí ¡Qué bien! (Se escucha el pensamiento de Julia con una voz fuera del escenario.) No puedo creer que esté cargando
6

esa cruz tan fea.


TOMÁS. Estamos muy contentos por ti (se escucha el pensamiento de Tomás con una voz fuera del escenario). Tengo que
irme de aquí antes de que todos me vean con ella y se burlen de mí.
MANUEL. Tienes que venir al grupo de jóvenes de la iglesia. (Se escucha una voz fuera del escenario). Espero que decida ir a
una iglesia distinta.
JENNY. Escuché la mala noticia de Carlos. Debió de haber sido muy difícil terminar con él porque no es cristiano. (Se escucha
una voz fuera del escenario) Quizás ahora él me invite a salir.
CARLA. Sí, fue muy difícil. Pero fue lo mejor. Espero que él también sea cristiano. Quizás ustedes le puedan testificar.
TODOS. Claro, claro (se escucha una voz fuera del escenario). De ninguna manera. Nos sentiríamos como unos tontos.
CARLA. Hablando de testificar, ¿a dónde están sus cruces?
(Todos muestran unas cruces pequeñas, las sacan de lugares escondidos, a excepción de Manuel que sigue buscándola por
unos momentos y finalmente se rinde y deja de buscarla.)
CARLA. ¡Qué bonitas! Pero… ¿que no es difícil que la gente las vea?
JULIA. Bueno… Puede ser… Pero si la gente ve bien, las podrán ver.
TOMÁS. Además, no queremos que la gente se lleve una mala impresión.
MANUEL. Cuando nos hicimos cristianos por primera vez, todos teníamos cruces como la tuya, Carla, pero era muy difícil
compartirle a nuestros amigos porque esas enormes cruces los irritaban mucho. Nuestros amigos nos evadían, o se burlaban
de nosotros.
JENNY. O las dos cosas.
TOMÁS. De esta manera si no deseamos que algunas personas sepan que nosotros somos… bueno, podemos compartir
nuestra fe cuando lo deseemos... Tú sabes, cuando el tiempo sea el correcto.
(Todos menos Carla asienten con la cabeza en un acuerdo. La campana suena y todos corren dejando a Carla parada sola y
confundida. Se apagan las luces).

ESCENA 4
Un gran cartelón de trasfondo que dice FIESTA, con una flecha apuntando fuera del escenario, a la derecha. Un cartelón más
pequeño que dice ESTACIONE SUS CRUCES POR $.50 Manuel, Tomás, Julia y Jenny entran del lado izquierdo del escenario
y se paran en medio.
TOMÁS. (A Manuel.) Oye, se ve tu cruz.
MANUEL. Ah, gracias. Se me había olvidado (se mete la cadena dentro de su camisa).
CARLA. (Se acerca con su gran cruz.) ¡Hola amigos!
JULIA. Mira Carla, ¿por qué no dejas tu cruz afuera antes de que entremos a la fiesta? Se vería… este… mucho mejor.
CARLA. ¿Qué quieres decir?
JULIA. Bueno, quizás podamos tomar algo... este... Tú sabes, alcohol, o haya alguna otra cosa…
CARLA. ¿Quieren decir que ustedes van a…
JENNY. Solo vamos a divertirnos en la fiesta. Todos nuestros amigos están ahí. Esa cosa (señalando a la cruz) puede molestar
a algunas personas. Puede intervenir en algunas cosas.
(Otro adolescente —con una cruz como la de Carla— entra por el lado izquierdo del escenario, estaciona su cruz bajo el
anuncio que dice: ESTACIONE SU CRUZ POR $.50, después sale por el lado derecho hacia la fiesta.)
TOMÁS. No es tan difícil de hacer Carla. Piénsalo.
(Todos menos Carla se van hacia la fiesta.)
CARLA. (Pensando en voz alta.) Pero, ¿que no debería de ser difícil de hacer?
(Se apagan las luces.)

ESCENA 5
Al día siguiente, restaurante mexicano. Manuel, Tomás, Julia y Jenny sentados alrededor de una mesa esperando a que el
mesero traiga su comida. Tomás está jugando con las salsas. Julia tiene una pistola de agua.
JULIA. Estuvo increíble la fiesta anoche, ¿no?
JENNY. ¡Estuvo súper! (A Manuel.) Oye, ¿qué te pasa?
JULIA. Creo que comió demasiada salsa picante. ¡Esto te ayudará! (Saca su pistola de agua y le dispara. Todos se ríen
excepto Manuel.)
JENNY. ¿Qué te sucede? ¿Aún estás preocupado por la graduación? Escuché que el examen del profesor Sánchez estuvo
súper difícil.
MANUEL. No, no es eso. Es solo que… bueno, estoy pensando en regresar a la vieja cruz.
TOMÁS. ¿Qué? ¿Esa cosa enorme de madera dura? No juegues, has estado estudiando demasiado. Creo que se te quemó el
7

cerebro.
MANUEL. No, es en serio. He estado pensando mucho en ello últimamente.
JULIA. No nos puedes hacer esto. Tenemos un gran verano por delante los cuatro.
TOMÁS. No tenemos lugar para esa cruz y además… ahh, ya entiendo. Solo la cargarás a la iglesia y al grupo de jóvenes
¿verdad?
MANUEL. No, la quiero conmigo todo el tiempo. Sé que interferirá, pero lo tengo que hacer. He observado a Carla en estos
días. Me recuerda a mí de cómo eran las cosas conmigo. Cuando yo me hice cristiano por primera vez yo me sentía orgulloso
de cargar mi cruz por todos lados. No podía dejar de leer mi Biblia. No dejaba de decirles a mis amigos sobre Jesús.
JENNY. Pero tenemos nuestras cruces. Solo que son más convenientes que el modelo grande, y cumplen con la misma cosa.
MANUEL. ¿Ah sí? ¿Cuándo fue la última vez que alguien notó tu cruz, Jenny? ¿Cuándo fue la última vez que alguno de
nosotros le explicó a alguien lo que significaba la cruz?
JULIA. Pero Jesús jamás dijo que la cruz tenía que ser grande.
MANUEL. Sí, pero la cruz que Jesús cargó y en la que fue crucificado no era de oro. No podía usarse en el cuello. Era pesada
y tenía astillas. Le causó dolor. Le costaba trabajo cargarla. Creo que debería de ser igual con nosotros.
TOMÁS. Creo que tu cerebro se te quemó. (Las muchachas se ríen y asienten con la cabeza señalando estar de acuerdo. Se
apagan las luces.)

ESCENA 6
Pasillo de la escuela al día siguiente. Manuel, Tomás, Julia y Jenny entran el escenario del lado derecho platicando. Cuando
Manuel ve a Carla entrando al escenario por el lado izquierdo cargando su cruz grande, deja a los otros tres para caminar con
ella. Los otros tres siguen caminando y salen del escenario por el lado izquierdo.
MANUEL. ¡Carla! Estoy contento de verte. Tengo algo que decirte.
CARLA. ¿Qué es?
MANUEL. (Tomando aire.) He decidido tomar la cruz que usaba cuando me hice cristiano por primera vez.
CARLA. No entiendo.
MANUEL. Me recuerdas a mí en la forma que solía ser cuando por primera vez conocí a Cristo. No me avergonzaba de mi fe, a
donde fuera, no importaba con quién estuviera. Quiero eso de nuevo, gracias a ti, Carla.
CARLA. Yo…yo no sé qué decir. Digo... He estado pensando mucho. Por eso llegué tarde a la primera clase hoy. Me
preguntaba si valía la pena cargar esta cruz. Pero decidí seguirla cargando.
MANUEL. ¿Por qué?
CARLA. Recordaba algo que Simón—este tipo que me vendió la cruz, me dijo. Me dijo algo que algún misionero alguna vez
dijo: “No es tonto el que da lo que no puede guardar para ganar lo que no puede perder.”
MANUEL. Qué bueno que no te rendiste Carla.
(Suena la campana.)
CARLA. ¿Te veo este fin de semana en el grupo de jóvenes?
MANUEL. ¡No me lo pierdo por nada! (Comienza a caminar pero se detiene al escuchar lo que Carla le dice.)
CARLA. Oye (pausa). Te amo, hermano.
MANUEL. Te amo a ti también. (Los dos se abrazan y salen. Se apagan las luces)

(Una voz fuera del escenario con un micrófono lee Marcos 8:34-38: Entonces llamó a la multitud y a sus discípulos. --Si alguien
quiere ser mi discípulo --les dijo--, que se niegue a sí mismo, lleve su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la
perderá; pero el que pierda su vida por mi causa por el evangelio, la salvará. ¿De qué sirve ganar el mundo entero si se pierde
la vida? ¿O qué se puede dar a cambio de la vida? Si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en medio de esta
generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con
los santos ángeles.)

Peligro Cuando El Corazón del Hombre Juega Con Satanás


8

PERSONAJES

DIOS
HOMBRE
MUJER
SATANÁS

VESTUARIO
Dios – Vestido de blanco
Hombre – Vestido de pantalón negro y camisa blanca
Mujer – Vestido de pantalón negro y camisa blanca
Satanás – Vestido de negro

ATREZZO

2 Globos rojos llenos de agua y un globo blanco

El drama inicia con Dios dando la espalda al público y el hombre y la mujer en posición fetal, a Su espalda.

El narrador lee en voz alta Corintios 5:10, al mismo tiempo que Dios se voltea hacia el hombre y la mujer, y les da vida. Les
entrega un globo rojo a cada uno (el globo simboliza al corazón) y Cristo/Dios retrocede un poco pero permanece en el centro
del escenario dando la cara al público y los demás actores. El hombre y la mujer actúan desplazándose en el escenario con
libertad y disfrutando de la vida, cada uno en un extremo del escenario.

Satanás entra y le dice a la mujer que le preste su corazón; le insiste, pero la mujer no acepta, lo reprende y mira a Cristo/Dios
quien le da un gesto de apropio. Satanás llega a donde está el hombre y le pide su corazón, el hombre le dice que no y mira a
Cristo/Dios quien le da un gesto de apropio.

Satanás insiste y le ofrece una revista que representa pornografia. El hombre acepta la revista (y da la espalda para no ver a
Cristo/Dios) y mientras esta mirándola, no observa cuando Satanás mancha su corazón con el marcador (el hombre sostiene su
corazón en la mano donde no esta la revista.)

Satanás regresa a la mujer y nuevamente pide que le preste su corazón, la mujer al principio no acepta, pero le insiste y le
ofrece un espejo (representando vanidad u orgullo.) La mujer acepta el espejo y mientras está mirándose no observa cuando
Satanás mancha su corazón con el marcador (la mujer sostiene su corazón en la mano donde no está el espejo.)

Unos segundos después, la mujer ve su corazón manchado, mira a Cristo/Dios, se da cuenta de lo que ha hecho, se hinca y
muestra su corazón a Cristo/Dios pidiendo perdón. Cristo/Dios se acerca a ella tiernamente (sin enojo) y la perdona dándole un
nuevo corazón blanco (representando la salvación). A Satanás no le agrada, pero la mujer ahora queda con la mirada fija en
Cristo/Dios (quien regresa al lugar donde estaba.) Después Satanás le ofrece al hombre un billete grande (cree uno grande de
cartulina y escribe algo como $1,000,000) y mientras está viendo con asombro el billete, no se da cuenta de que Satanás
continúa marcando su corazón.

Satanás le pide que jueguen con su corazón, al principio el hombre no quiere, pero Satanás insiste y empiezan a jugar,
aventándose el globo, cada vez a mayor distancia, hasta que Satanás lo toma para sí y lo avienta hacia arriba, cada vez más
alto. El hombre se preocupa, hasta que Satanás deja caer el globo y éste se rompe. El hombre quiere reclamarle pero Satanás
se va.

En ese momento Dios va hasta el centro del escenario, llama al hombre y a la mujer y les pide sus corazones. El hombre le
entrega el pedazo de globo roto, pero Dios - con tristeza pero justicia - no lo acepta y lo rechaza. La mujer le entrega el globo y
Dios la recibe y sale junto con ella del escenario, a la vez que el narrador lee lo siguiente: -Porque la paga del pecado es
muerte... pero... Todo el que confíe en Él no será jamás defraudado... porque todo el que invoque el nombre del Señor será
salvo- (porciones de Romanos 6:23 junto con Romanos 10:11 y 13)

CARTA A PAPÁ
9

ESCENOGRAFÍA
Un living de una casa y el Sofá preferido de papá para descansar.

ACTORES

PADRE
ADOLESCENTE de 16 años
CARTERO (Tratemos que el cartero sea un niño, con un bolso muy grande, y un sobre de carta del mismo tamaño; esto es
para poner una nota de humor al programa.)
RELATOR (Quien habla escondido con un micrófono en la mano.)

PRIMERA ESCENA
(Veremos al papá sentado leyendo el Diario cuando de pronto tocan a la puerta puede tener una música suave solamente con
instrumentos.)

CARTERO. Buenos días, Sr. González.

PADRE. Buenos días, Sr. Cartero. ¿Trae algo para mí?

CARTERO. Pues claro… Si no, no estaría aquí.

PADRE. Tiene usted muchísima razón… (Riéndose.)

CARTERO. (Exagera un poco al momento de entregarle el sobre.) Parece que tenían mucho que decirle…

PADRE. ¿Quién pudo escribirme? (Da vuelta el sobre tratando de buscar el remitente, que obviamente no trae. Le da unas
monedas al cartero y se despide.) Que le vaya bien, gracias.

CARTERO. Qué agradece, es mi trabajo y lo hago con mucho gusto y amor.

SEGUNDA ESCENA
(El padre aún sorprendido mirará el sobre, se sienta en su sofá, y al abrir la hoja, comenzará el Relator con voz muy suave a
leer esta carta: para este espacio continúa una música muy suave, y se harán pausas en que el padre reflexionará en su
mente. En cada pausa el padre se tomará la cabeza, o dejará que alguna lágrima brote de sus ojos. Recordemos que él es el
único en escena, así que convendría bajar las luces y ocupar un halógeno (foco) que lo alumbre a él en este momento especial,
crear el ambiente.

“CARTA A PAPÁ”
Querido Papá:

Quiero confesarte que para mí no es fácil decirte todo lo que pienso, y lo que quiero. Tal vez sea por mi edad; yo sé que a ti te
costaba hablarle a mí abuelo. (Pausa) Quiero decirte que tú me estimulas cada día, para enfrentar un nuevo día, sin embargo,
desde hace un tiempo he deseado hablarte de lo que hay dentro de mi corazón y mente.

Cuando era niño me gustaba que a pesar del cansancio que traías por haber trabajado duro durante el día, te sentaras y me
tomaras en tus brazos, para hacerme sentir que contaba contigo y que me amabas (pausa).

Hoy es un día especial pues todos tratamos de que nuestros papás se sientan felices y contentos. Yo quisiera que a pesar de
que soy un adolescente y estoy empezando a madurar, que te tomaras el mismo tiempo, que cuando yo era un niño (pausa);
eres importante para mí y si muchas veces no te lo digo, no es porque no lo seas, es simplemente porque me cuesta dejar libre
“El Amor” que siento por ti.
Cuando era niño me gustaba tomarme de tu mano y mirarte, quería llegar a ser como tú. No había nadie más inteligente, más
10

especial que tú. (Pausa.)

¿Sabes en qué me fijaba en ti en aquellos años? Cómo te afeitabas, como reías; te observé muchas veces, cabizbajo, sentado
en tu sofá y hoy sé que estabas preocupado por mí, por mi futuro, porque yo lograra todo lo que soñaba; gracias por lo que soy
ahora, te lo debo a ti, he aprendido a tomar decisiones, gracias a tus consejos (pausa).

Gracias por entender mis estados de ánimo, nunca estoy igual. Ni yo mismo logro entenderme. No me he sentido derrotado al
cometer un error, pues tú me alientas para seguir adelante (pausa).

Hoy me siento orgulloso de ti, de tenerte y poder, a través de mi carta, decirte cuánto te quiero.

Bueno, mi deseo será siempre el que Dios te bendiga y no olvides que a pesar de los años mi amor por ti nunca cambiará
porque eres mi papá, y para mí nunca habrá otro “igual”.

Recibe mi saludo y cariño en este día.

TERCERA ESCENA

(Termina de leer la carta, entra en escena el hijo, un joven de no más de 16 años.)

HIJO. (Con timidez se acerca.) Veo que recibiste mi carta.

PADRE. (Secándose las lágrimas.) No importa la forma que busques para decirme todo lo que quieras, gracias hijo. (Suspira.)
Muchas gracias… TE AMO.

HIJO. Y yo a ti, papá. (Se hacen su antiguo saludo que tenían cuando el era un niño y enseguida se abrazan y salen.)

PUEDE SER MUY TARDE


11

PERSONAJES

PADRE
MADRE
HIJO
ESPOSA
DOCTOR
PROFESOR
ESTUDIANTES

ESCENA I

(Escenario: la casa de los Padres. El hijo tiene una fuerte y acalorada discusión con su padre.)

HIJO. ¡Pero es que tú no entiendes!

PADRE. Tú eres quien crees que lo sabes todo y en realidad no sabes nada…

HIJO. Piensas que tu palabra es la única que cuenta…

PADRE. ¡Ah! No sabes nada de la vida y mucho menos te importa lo que digo o pienso.

HIJO. Eres tú quien no escuchas... contigo no se puede hablar.

PADRE. ¡Ja! ¿Ahora soy yo el culpable...? Pues si no te gusta, vete.

HIJO. Perfecto, me da igual, además no estoy como para seguir discutiendo con alguien tan intransigente como tú.

PADRE. Ya no me interesa oírte, tú no entiendes razones.


HIJO. ¡Me voy!
(Tanto el hijo como el padre salen muy molestos y cada cual se dirige por su lado.)

ESCENA II
(Han transcurrido 5 años desde el altercado del padre y el hijo. Ahora el escenario es un salón de clases para adultos. El hijo
toma clases en dicho salón.)
PROFESOR. ¡Buenas tardes, señores! ¿Qué tal?
CLASE. (Contesta al saludo del profesor.)
PROFESOR. Bueno... ustedes saben que normalmente yo no acostumbro a dejarles tarea para el fin de semana pero dado que
hoy tengo una reunión de la Facultad y no los podré reunir, les dejaré una asignación para la semana próxima. La tarea es la
siguiente: deben buscar a alguien a quien amen y decirle que lo aman. Tiene que ser alguien a quien no se lo hayan dicho
antes o que haga demasiado tiempo no se lo expresan.
CLASE. ¡Ah, eso está fácil!
PROFESOR. Entonces, nos veremos la semana próxima y que no se les olvide.
(Todos los estudiantes se despiden y salen del salón.)

ESCENA III
(El escenario es la casa del hijo y éste se encuentra en la mesa del comedor tomando una taza de café muy pensativo y llega
12

su esposa.)
ESPOSA. ¿Qué te pasa que te noto tan pensativo?
HIJO. Es que hoy nos dieron una tarea para la semana próxima que la verdad me tiene pensando.
ESPOSA. ¿Y de qué se trata?
HIJO. Tenemos que decirle a alguien que amamos que lo amamos; sólo que debe ser a alguien a quien nunca o haga mucho
que no se lo hayamos dicho.
ESPOSA. ¿Y cuál es el problema? No parece tarea difícil.
HIJO. Es que cuando el profesor lo dijo me molesté muchísimo porque pensé que quién era él para pedirnos algo tan personal.
Además, pensé que yo no tenía a quién decirle esas palabras. Sin embargo, cuando venía de camino, la consciencia empezó a
trabajar y algo me decía que yo sabía exactamente a quien necesitaba decirle: TE AMO.
ESPOSA. Es tu padre, ¿verdad?
HIJO. Sí. (Pausa.) ¿Sabes qué? He decidido visitarlo mañana mismo y decirle que lo amo.
(La esposa se levanta y lo abraza mientras el esposo llora.)

ESCENA IV
(El hijo llega a casa de sus padres al día siguiente y la madre lo recibe.)
MADRE. ¡Hijo! (Lo abraza y llora.)
HIJO. ¿Qué ocurre?
MADRE. Es tu padre... (Baja la cabeza.) Acaban de llevárselo al hospital y está muy grave.
HIJO. (Se sienta muy asombrado.) ¡Vamos al hospital! (Sale de la mano con la madre.)

ESCENA V
(Escenario del hospital. Antes de pasar al cuarto se encuentran con un Doctor y le preguntan.)
MADRE. Dr. yo soy la esposa del Sr. Rodríguez que lo acaban de traer hace un par de horas.
HIJO. Yo soy el hijo... Díganos cómo está.
DOCTOR. La verdad es que su padre está muy mal. Sufrió lo que llamamos un infarto de miocardio. Significa que una de las
arterias coronarias es obstruida por un coágulo que evita que la sangre fluya y el músculo cardiaco va muriendo en partes.
(La madre comienza a llorar.)
HIJO. ¿Podemos verlo?
DOCTOR. Sólo un par de minutos y que sea un sólo familiar.
HIJO. Ve tú, yo me quedo.
(La madre sale a ver a su esposo enfermo. El hijo se queda en la sala esperando, se pasea de un lado a otro desesperado y
angustiado. Comienza a orar.)
HIJO. ¡Dios mío, permite que mi padre se recupere¡ Yo no quiero que muera, por favor... Dame la oportunidad de decirle que lo
amo y que todo está olvidado. (Solloza.) Por favor, devuélvele la salud, yo no quiero que muera...

(El hijo aún no ha terminado de decir las últimas palabras cuando sale su madre llorando del cuarto y le anuncia que su padre
acaba de morir. El hijo la abraza y comienza a llorar sin consuelo.)

ESCENA VI
(Aparece el hijo sólo en sentado en la mesa y con una carta en sus manos que le dejó su padre. Lee la carta. El hijo la sostiene
en sus manos pero es la voz del padre la que se oye dando lectura.)

PADRE:
Mi hijo: No se dónde estaré cuando esta carta llegue a tus manos. Eres mi hijo, a quien siempre he amado y me duele mucho
saber que durante estos años nuestra relación no haya sido la mejor. No creas que quiero reclamarte y mucho menos exigirte
algo. Lo que pasó, al pasado pertenece, y en nada ha cambiado el sentimiento que tengo como padre. Perdona los errores que
cometí pues ser padre no es tarea fácil. Perdona el no haber llegado hasta ti personalmente y haber recurrido a esta carta.
Parece un acto de cobardía pero entiéndeme hijo, me faltó valor para expresarte lo que siento
No te lo he dicho antes pero hijo mío: YO TE AMO y eres lo mejor que le ha pasado a mi vida. Sólo recuerda... jamás quise
hacerte daño. Sinceramente, Tu padre.