Sei sulla pagina 1di 3

Facultad de Economía

Materia:
Historia económica general I
Profesor:
Lorena Rodríguez León.
Alumno:
Guerrero Uribe Joel Isaac.

Unidad 2.
1.3El régimen de la comunidad primitiva
1. La revolución neolítica y la información histórica

1.1 La definición de revolución neolítica.

Dos momentos en la historia de la humanidad han marcado un antes y después en


las formas productivas y la estructura de la economía, estos momentos se conocen

Cabe mencionar que durante más del 99% de su historia, la humanidad se procuró
la subsistencia como el resto de los animales depredadores, cazando otros
animales salvajes y recolectando plantas y frutos silvestres. Tomemos como dato el
que la agricultura empezó a practicarse hacia el año 8,000 a.C. Esto significa que
el homo sapiens sapiens, que es nuestro más inmediato antepasado, pasó decenas
de miles de años (unos 40,000) cazando y recolectando sin decidirse a dedicarse a
la agricultura.

El estudio del surgimiento de la agricultura se vio tradicionalmente desenfocado por


dos prejuicios:

• Modelo de Thomas Maltus; que creía que el crecimiento de la población


estaba limitado por la oferta de alimentos, descartando la posibilidad de que
el aumento de la población pudiera generar cambios tecnológicos.

• Antropología evolucionista del S.XIX. que clasificó a las culturas humanas


por edades históricas definidas a partir de criterios tecnológicos, así como
por las estrategias para procurarse la comida.

La postura de Cohen era distinta, sostuvo una tesis opuesta a la de Maltus con tres
principios explicativos básicos:

o El crecimiento de la población en el paleolítico obligó a buscar nuevos alimentos y


llevó al conocimiento de técnicas agrarias.

o Las ventajas económicas de la agricultura no eran tan evidentes; sólo ofrecía una,
permitir producir más calorías por unidad de superficie.

o Para acelerar el crecimiento de su población, la mayoría de los pueblos primitivos


decidieron hacerse agricultores.
La cuestión fundamental es que los estudios biológicos muestran que el Homo
sapiens sapiens es el único animal que coopera en la realización de tareas
conjuntas con miembros de la misma especie pero sin relación parental alguna; esta
capacidad está relacionada con otros dos rasgos únicos de la especie humana que
son el lenguaje y el razonamiento abstracto.

La consecuencia realmente novedosa de la revolución neolítica no fue, pues, el


sedentarismo, sino el surgimiento de las ciudades. La revolución urbana apareció
en Mesopotamia hacia el año 3,000 a.C. y en Mesoamérica alrededor de 1,000 a.C.