Sei sulla pagina 1di 53

La Pornografía:

¿Un Entretenimiento
Inofensivo
 O un Incentivo al crimen?
 
1. La falsa y desastrosa teoría de < < catarsis >> de los
años 60-70.
 En los años setenta, en los Estados Unidos, la Comisión sobre
la Obscenidad y la Pornografía había concluido no solamente
que la pornografía no es peligrosa, sino que tiene incluso un
papel positivo, como eliminatorio de  los fantasmas de
agresividad sexual. Puede quitar a  la sexualidad el estigma de
la culpabilidad, decía el informe, y desempeñar un papel
educativo. De una manera más detallada, las conclusiones
eran:  
 
1. Ningún problema social puede ser resultante de la
pornografía;
2. La producción y la distribución de pornografía adulta
deberían ser despenalizadas;
3. No es útil prohibir a los niños el acceso a la pornografía;
4. La pornografía puede ser un buen material para la educación
sexual;
5. La pornografía tiene un efecto < < catártico >> en el mirón y
puede pues servir con fines terapéuticos para los criminales
sexuales.
 
Esta teoría pseudo científica de < < catarsis >> fue lanzada por
Seymour Feshbach a partir de 1955 en los Estados Unidos.
Hoy es abandonada por el total de los sociólogos, incluso por
su autor (renuncio a ella en 1967).
 
A pesar del hecho de que el Senado americano rechazara
como insuficientemente fundamentado el informe de esta
comisión por un voto a 60 contra 5, constantemente se suele
citarlo en todas clases de ocasiones, por los medios de
comunicación así como por los abogados defensores de los
pornografía. Es necesario observar que en 1970, la pornografía
se limitaba a la pornografía llamada suave, representando
sobre todo cuerpos desnudos de mujeres, y no actos sexuales.
Se encontraba aún muy poco sexo crudo en el mercado.
 
Sin embargo, a la sombra de este informe complaciente, hubo
un estallido, en los años 70, de la obscenidad en los EE.UU.
Algunas cifras no estarán de más para ayudarnos a entender la
amplitud del fenómeno. En 1983, ya se contaban
aproximadamente 80 estudios de la clase Playboy o
Penthouse; 18.000 lugares de venta para publicaciones
obscenas; 800 teatros para adultos, y doce cadenas de
televisión pornográficas. ¿Cuál fue el resultado, en los Estados
Unidos, de esta masificación de la pornografía? El primer
resultado fue una escalada muy rápida en el sentido de la
desviación y la perversión sexual. El desnudo, en efecto, se
convirtió rápidamente en algo banal. Es a continuación la
representación de relaciones sexuales normales que llega a ser
algo de insignificancia, de inocuidad.
 
Para seguir suscitando un interés y una emoción en el
consumidor, se hace necesario ofrecerle una representación de
lo más cruda posible de los fantasmas más oscuros:
sadomasoquismo, sodomía, pederastia, bestialidades (relación
sexual con animales),  para no citar más que los más
razonables. Por medio de gritos y contorsiones  que
expresaban un deleite extremo, los protagonistas rápidamente
han logrado de desvalorizar, a los ojos del consumidor, una
sexualidad más clásica.
 
Un primer análisis muy simple permite inmediatamente
comprender la grosera desfachatez del argumento según el
cual las imágenes pornográficas no tienen influencia negativa
sobre el comportamiento. Se puede retomar la observación
henchida de sensatez que hace Michael Medved en su libro
Hollywood versus América, cuando denuncia las fechorías de
la violencia y el sexo al cine. A los productores y distribuidores
de películas, que persisten en negar el efecto de sus imágenes
sobre el comportamiento, Medved responde muy
acertadamente:  
 
< < ¡Hipocresía! ¿Cómo gente que invierte  las sumas
considerables y mucho talento en anuncios de 30 a 60
segundos, convencida, con mucha razón de su impacto en
las masas, para promover un hombre político o una nueva
marca de cerveza, puede afirmar que no tiene influencia
alguna sobre este mismo público con una película de 120
minutos?>> [1]

 
 
Todos los profesionales de la imagen conocen en efecto el
poder sugestivo de la imagen. ¿Es que mostrar un bonito
coche tiene un efecto de catarsis, vale decir, le libera al
espectador de la compra simplemente dándole una satisfacción
mental verdadera? No. Al contrario, eso le incita a comprar,
pasar al acto. Si no, los publicistas se guardarían bien de
utilizar estos métodos. Por otra parte, el sexo y el erotismo,
que recurre a las emociones más fuertes y las menos
controladas del hombre, tienen el poder de procurar una
fogosidad  de lo más fuerte. Esta es la razón por la que los
publicistas se sirven abundantemente de ella para vender
cualquier cosa.
 
Ahora bien, hoy, la imagen erótica y la pornográfica son
omnipresentes. Los medios de comunicación, los publicistas y
los productores del sector audiovisual recurren a ella ya que es
el medio más seguro de vender. Nadie puede escaparse a este
espectáculo diario, ni los niños. Aunque solo por su poder
subconsciente, una imagen puede influir duraderamente sobre
el psiquismo aunque uno no se de cuenta conscientemente.
¿Que decir entonces de la influencia millares de imágenes y de
mensajes sexuales que cada uno recibe a lo largo de día?
¿Que decir de la influencia de estas imágenes sobre nuestros
niños, cuya permeabilidad psíquica se conoce?  
No solamente el erotismo, sino la pornografía misma se
trivialaza cada vez más, incluso en sus formas más perversas
como el sadomasoquismo. Se entrevista a las actrices de
pornografía en la TV; escriben libros, como Brigitte Lahaye, que
publicó sus memorias bajo el título ‘Yo, la escandalosa’, y la
invitaron a por eso  al programa literario Apóstrofe; hasta se
hacen elegir de diputados, como Moana Pozzi en Italia. Si se
ensalzan a las actrices y a los protagonistas porno, ¿por qué
no a los productores de películas porno, que son proxenetas
mafiosos? ¿Que pensar de una sociedad que da la palabra a
los promotores del vicio?  
No parece ya haber límites de decencia en los medios de
comunicación. La confusión de los valores es tal que se ve a
eclesiásticos, como Monseñor Gaillot, obispo de Evreux,
supuesto defensor los valores morales y del respeto a la
dignidad humana, dar entrevistas en Lui, Playboy, Penthouse y
la revista homosexual Gai Pied Hebdo..
  
Nuestro ex Ministro de Cultura, Jack Lang, da regularmente
entrevistas en Gai Pied Hebdo, revista homosexual que se
sitúa constantemente al límite de la ilegalidad haciendo la
promoción de la pederastia. Con respecto a la pornografía, el
Sr. Lang fue a Europa 1: < < Es una forma de arte como otra, y
sería necesario desarrollarla >>.[2]

 
 
2. El balance de los años 90
 
De veinte a treinta años después del comienzo de la
legalización de la pornografía, respaldada por los profetas de la
revolución sexual y los expertos en sexología, la pornografía
adquirió un espacio extraordinario.
 
Muy poca gente no ha sufrido los efectos de una manera u
otra, y una clientela muy numerosa la consume en alta dosis. El
volumen de negocios del mercado del sexo no engaña. Una
investigación presentada en el informe oficial de 1993 sobre <
< El comportamientos sexual en Francia >> ponen de
manifiesto que un 47% de los hombres reconocen haber visto
por lo menos una película pornográfica, 47% reconocen ya
haber leído una revista pornográfica, y 10% reconocen haber
utilizado el Minitel rosado (una cadena televisiva porno). Los
porcentajes para las mujeres son 23%, 19% y 3%. Para los 18-
19 años, los porcentajes son 57%, 46% y 17%. La cuestión no
[3]

se planteó a los menores y con todo, sería interesante saber


cuánto niños ya abrieron una revista pornográfica, o incluso
observaron los vídeos porno de sus padres. Todo adulto
conoce la permanencia de las imágenes sexuales en el
psiquismo, es decir, su tendencia a incrustarse profundamente
en la memoria; pero este impacto es aún mayor en los niños, y
se sabe que las escenas sexuales tienen sobre los niños un
carácter traumático.
 
Todos los expertos, hoy en día, conciben un balance muy
negativo de la pornografía. Vamos a citar en particular dos
informes importantes, uno americano de los años 80, el Informe
Meese, y otro  de 1994 y proviniendo por el Parlamento
Europeo. Desgraciadamente, a pesar de estos informes, no se
hace nada para frenar este mal, que prolifera al contrario de
manera creciente.
 
Una de las razones es que la pornografía se convirtió en un
mercado floreciente e involucran unos intereses muy
importantes. La pornografía es un mercado lucrativo. En
Alemania en 1992, el volumen de negocios global solo para el
comercio de los vídeos casetes pornográficos ascendía cerca
de  mil millones de DM.   Ningún almacén de alquiler de
[4]

vídeos puede hoy sobrevivir sin ofrecer pornografía, puesto que


ésta representa cerca de un 40% del mercado del vídeo. Y,
después del sexo, son las películas de horror y violencia que se
alquilan más. Se considera que se vende alrededor 1,5 millón
de vídeos porno cada año en Francia. [5]

 
Ahora bien,  se conoce que  el mercado de la pornografía es
controlado por los mismos criminales que controlan el
mercado de la prostitución y la esclavitud sexual. ¿Cómo
podría ser de otra manera? Estos grupos son por otra parte los
mismos a menudo que los que controlan el mercado de la
droga.
 
 
Este mercado, hoy, no llama la atención y es legal. Por
ejemplo, en Copenhague en Dinamarca, un salón de la
pornografía, el Salón Erótica 2000, atrae a millares de
personas. Recibe incluso subvenciones del Ministerio de Salud,
con tal que se fomenten los métodos de prevención contra el
SIDA.[6]

 
 
3. La pornografía es una droga
 
A/ La intoxicación pornográfica
La sexualidad es algo que afecta las capas profundas de la
personalidad. No se puede pues tratarla como un simple
entretenimiento inofensivo. Numerosos estudios pusieron de
manifiesto que la pornografía actúa como una droga muy
potente sobre los hombres.
En una entrevista a Francia-Noche, el Doctor René Salinger,
neuropsiquiatra, explica la influencia de la pornografía:  
< < En personas desequilibradas la violencia y la pornografía
pueden valer de modelos de comportamiento [...] ya que la
potencia de la imagen es tal como viene a substituirse al
pensamiento [...]. En todo lo que es estrictamente visual, no se
tiene ya que representarse las cosas, deslizan en ustedes para
funcionar como un modelo >>.
El primer resultado de la ideología pornográfica consiste en
desestabilizar poco a poco las actitudes naturales del hombre
respecto su propia sexualidad. La sexualidad termina por
convertirse en un fin en sí, como la droga; absorbe poco a poco
al consumidor en el espiral de la dependencia. La pornografía
crea nuevas necesidades, nuevas curiosidades y, así, incita a
sus adeptos a abandonar una sexualidad normal.
Patrick Carnes, fundador de la asociación Sex Addicts
Anonymous, afirma que entre 7 y 14 millones de americanos
sufren del síndrome de la dependencia sexual. En la
mayoría de los casos, se trata de consumidores de pornografía
que se convierten progresivamente en clientes de la
prostitución. Numeroso maridos y padres de familia contactan
esta asociación después de darse cuenta que su defecto
destruye la relación con su mujer y sus niños. En efecto, estos
hombres son condicionados mentalmente tanto por las
imágenes pornográficas que las fantasías de violencia sexual
invaden sus relaciones familiares. En otros casos, sucede lo
contrario, pierden todo interés emocional respecto a su mujer y
sus niños.
 
B/¿Droga dura? ¿Droga blanda?
Puesto que la pornografía es una droga, la diferencia entre
pornografía suave y pornografía dura debe ser comparada con 
la diferencia entre droga blanda y droga dura. La droga blanda
es, en numerosos casos, la puerta hacia la droga dura. Del
mismo modo, la pornografía suave (Lui, Playboy, etc.) es la
puerta hacia la pornografía dura, y esa  es la puerta hacia
la criminalidad sexual. Por otro lado, la diferencia entre
pornografía suave y dura tiende a desaparecer puesto que las
revistas en venta en los quioscos, como Penthouse, muestran
escenas de relaciones sexuales con acercamientos sobre los
órganos sexuales, y pertenece pues a lo que (hace solamente
algunos años) se reservaba antes a los almacenes
especializados. La pornografía sadomasoquista también mucho
se trivializa hoy en día y aparece sobre las coberturas de
revistas y los aviseros publicitarios. En cuanto a la pornografía
suave, antes la especialidad de las revistas dichas de romance,
es omnipresente hoy, en el cine y la publicidad. En las grandes
ciudades, todo el mundo consume dosis no desdeñables cada
día, a no ser que se prive de televisión, de cine o que vaya por
calle mirando solo sus zapatos.
 
 
4. La pornografía destruye a las familias
La sexualidad es una cosa muy seria. Afecta a las capas más
profundas del ser humano. Por lo tanto, todo lo que afecta a la
sexualidad no puede nunca tratarse ligeramente. La idea que la
sexualidad pueda ser objeto de un entretenimiento inofensivo
es un grave error. Es propio de un entretenimiento, el no tener
consecuencias profundas sobre el psiquismo. Ahora bien, toda
actividad sexual, incluso puramente mental, afecta
profundamente al psiquismo, y esto de manera duradera.
 
Para comprender por qué la pornografía contribuye mucho a la
destrucción de las parejas y familias, no basta con constatar
sus daños, como acabamos de hacerlo. Es necesario ir más
lejos en nuestra comprensión de los mecanismos psíquicos
vinculados a la pornografía.
 
A/ La pornografía hypererotiza las relaciones conyugales e
incluso las relaciones de padres a hijos (incesto)
En efecto, la costumbre del erotismo y la pornografía tienden a
hipertrofiar el impulso sexual, que se vuelve entonces
constantemente susceptible a que pueda ser despertado en
cualquier momento. El hombre dopado por la pornografía,
suave o dura, proyecta sus fantasías sexuales sobre todo lo
que encuentra. El más grave es el caso de padres de familia.
No solamente proyecta sus fantasías sobre su mujer, sino a
menudo su relación  emocional con sus niños se erotiza. Esta
es la razón porque que numerosos padres de familia que
consumen de la pornografía terminan con  abusar sexualmente
de sus niños.
 
 
B/ La pornografía, al crear una vida sexual puramente
mental, de fantasía y surrealista, destruye la vocación
relacional de la sexualidad
La sexualidad es una actividad esencialmente relacional. Es
siempre una relación entre una persona y otra. La pornografía,
al igual que el erotismo en general, es una relación entre mi  yo
y una persona imaginaria, una persona de papel o pantalla de
televisión. Es pues una sexualidad de fantasía, es decir, una
relación puramente mental con un fantasma. Se puede decir
también que es una sexualidad narcisista o también
masturbatoria, es decir, una relación sexual consigo mismo. La
pornografía acentúa este fenómeno ya que es la
representación de un placer sexual completamente irreal, que
no existe en la realidad, y que el hombre no puede satisfacer
de manera real. Se aleja, pues, de la realidad y solo vive en la
fantasía. Cuando una persona desarrolla una costumbre
respecto a la pornografía, toda su vida sexual se transforma: en
lugar de relacional, se vuelve fantasmal. Tal hombre se vuelve 
incapaz de vivir su sexualidad como un acto de amor entre él y
su cónyuge. Esta es la razón por la que puede perder cualquier
deseo de cara a su mujer y poco a poco destruye su pareja. Si
no tiene aún familia, destruye a su futura esposa.
 
Numerosos testimonios citados por el informe Meese (véase
más abajo) confirman que la pornografía conduce al
consumidor a una disociación casi esquizoide de la sexualidad:
narcotizado por sus lecturas y espectáculos pornográficos, el
hombre se encierra poco a poco en un universo masturbatorio,
perdiendo todo interés por su esposa, sus niños, las
responsabilidades de la vida familiar y emocional. La
pornografía es la causa, directa o indirectamente,  de
numerosos divorcios. Favorece la progresión de la
homosexualidad, la bisexualidad, la sodomía, de la prostitución,
y en consecuencia contribuye a la progresión del SIDA.
 
 
C/ La pornografía, que ofrece una sexualidad anónima,
fomenta el adulterio
En efecto, las fantasías alimentadas por la pornografía son
fantasmas de relaciones sexuales adúlteras. Peor, el deseo
que se encuentra exacerbado es se expresa con un anonimato
completo: tener relaciones con una o más mujeres
completamente desconocidas, sin ningún respeto por estas
mujeres como personas, pero con pretensión  perversa de
tratarlas como objeto. Esta fantasía no puede satisfacerse con
la mujer propia,  sino, como es sabido, lleva al marido a que
busque relaciones adúlteras. Con mayor frecuencia se dirigen
hacia el mercado de la prostitución, añadiendo al pecado de
engañar a su mujer el hecho de agotar los recursos
económicos de su hogar.
Durante estos últimos años el desarrollo de la pornografía
homosexual, tiene mucho que ver con el desarrollo de la
prostitución homosexual, o de la homosexualidad como tal. El
Doctor Roger Henrion, especialista del SIDA, revelaba en una
entrevista: 
 < < Ha sido necesario que alcance la sesentena y cuarenta
años de carrera para realizar, con la aparición del SIDA, el
número impresionante de hombres casados que habían tenido
relaciones homosexuales. [...] obviamente, estos hombres, que
tienen una vida social muy en orden, están encima de toda
sospecha >>. [7]

 
D/ La pornografía fomenta una sexualidad violenta que se
expresará con la  pareja.
 Toda experiencia sexual, incluso mental, causa una impresión
psíquica muy fuerte. Esta es la razón por la que los recuerdos
de imágenes sexuales son extremadamente vividos. En el caso
de mi vida sexual con la persona a quien entregue mi vida, esta
memorización muy fuerte  de las emociones vinculadas a la
sexualidad contribuye a consolidar el amor y el compromiso
emocional entre los esposos. Sin embargo, en el caso del
erotismo y la pornografía, los recuerdos tienden a interferir con
mi vida sexual, lo que tiene por consecuencia que mi relación
con la persona quien elegí para compartir con ella mi vida va a
ser influida sobre por estas imágenes y estos fantasmas: voy  a
proyectar irresistiblemente e inconscientemente sobre ella
estas imágenes y estos fantasmas. El problema es tanto  más
grave cuanto mas mis imágenes pornográficas implican la
violencia y la humillación sexual. Toda forma de erotismo,
incluso "suave", tiene el mismo efecto.
 
Se habla mucho, últimamente, de la "prostitución marital", es
decir, de relaciones entre marido y mujer donde el sexo es un
instrumento poder. Recientemente, el asunto Lorena Bobbitt
hizo gran ruido en los Estados Unidos. Esta joven mujer,
regularmente humillada y agredida sexualmente por su marido,
en un gesto de locura, lo castró. Reconociendo las
circunstancias atenuantes, los jueces la han absuelto, y la
opinión pública también la sostuvo ampliamente. La razón es
que la violencia y el abuso sexual en los matrimonios es cosa
corriente. Es que numerosos esposos, envenenados a la
pornografía, proyectan sobre sus mujeres los fantasmas con
quienes se alimenta.

Notas

[1]
Michael Medved, Hollywood versus América, Agarrar Perennial, Nueva York, 1993.
[2]
Ciudad por Max Cerrada, < < Elogio de la pornografía >>, Le Figaro, 31 de octubre de
1993.
[3]
Alfred Spira, Nathalie Bajos y el grupo ACSF, los comportamientos sexuales en Francia, la
documentación francesa, 1993.
[4]
Parlamento Europeo, Informe de la comision de las libertades públicas y asuntos interiores
sobre la pornografía, 24 de septiembre de 1993, p. 38. Estas cifras se basan en estimaciones
de la Sociedad para el registro y la percepción de los derechos de difusión cinematográfica
(GÜFA).
[5]
 El Acontecimiento del Jueves, 6 de enero de 1994, p. 63.
[6]
Camille Olsen, < < las viejas ropas de la pornografía >>, Le Figaro, el 17 de octubre de
1991.
[7]
París Partido, 21 de enero de 1993.

5. La pornografía es un estimulo a
la violencia sexual y a la violación
 
A/ El Informe Meese
En 1986, el informe de la Comisión Meese sobre la
Pornografía, encargado por el Gobierno americano y publicado
por el Departamento Federal de la Justicia de los Estados
Unidos, hacía balance de la influencia de la legalización de la
pornografía sobre la criminalidad sexual en los Estados Unidos.
Este informe muestra el papel central de la pornografía en el
desarrollo de la violencia sexual. Las estadísticas muestran un
[1]

neto aumento de las violaciones en los Estados donde la


pornografía es la tolerada y de lo más extendida.
 
Según una investigación hecha en las prisiones, un 77% de
los pederastas que ha molestado a  los pequeños
muchachos y un 87% de los que han molestado a  las
pequeñas muchachas reconocieron el papel determinante
de la literatura pornográfica sobre sus pensamientos y sus
comportamientos. Por otra parte, Ken Lanning, especialista
de la pornografía del FBI, reveló ante la comisión Meese que
cuando policías buscan a un delincuente sexual, encuentran
casi siempre con él una abundancia de material pornográfico.
Un informe de la policía de Michigan pone de manifiesto que
en un 40% de los crímenes sexuales, el criminal reconoció
haber utilizado material pornográfico justo antes de pasar
al acto. 
Investigaciones hechas acerca de  grupos de estudiantes por la
comisión Meese pusieron de manifiesto que un consumo
bastante masivo de material pornográfico modifica la imagen
que el muchacho se hace de la mujer y lo vuelve indulgente
frente a la violación.
Pero la prueba ciertamente más definitiva y  más aterradora le
encontramos en lo conduce ineludiblemente del sexo a la
violencia. Se trata de lo que se llama, en el otro lado del
Atlántico, el snuff. Esta palabra designa películas pornográficas
donde se mata a las actrices literalmente en vivo y en directo,
después de haberla humillado de la manera más vergonzosa.
Varios escándalos ya estallaron, con el descubrimiento de
cadáveres enterrados cerca de los lugares donde se habían
rodado estas horribles masacres.
Sabiendo todo eso, ¿cómo negar el papel preponderante de la
pornografía en el aumento vertiginoso de la criminalidad sexual
en los países desarrollados? Recordemos que en Francia,
entre 1985 y 1990, el número de las denuncias para violación
aumentó en un 62%, lo que representa un índice de
crecimiento anual del 9%. Según el informe sobre el
comportamiento sexual en Francia de 1993, aproximadamente
una de cada 20 mujeres (5%) dicen haber sido víctima de
relaciones sexuales por coacción. Para las mujeres entre 20
y 34 años, el porcentaje es del 7%. En un 77% de los casos,
esta agresión sexual tuvo lugar antes de 18 años; en un
67% de los casos antes de 15 años; en un 25% de los
casos antes de 12 años. Todas estas cifras duplicaron en
20 años. Otro informe especializado sobre < < Los niños
[2]

víctimas de abusos sexuales >>, dan porcentajes aún más


elevados: según este informe, en la Francia 7,8% de las
mujeres y 4,6% de los hombres declaran haber sufrido uno o
más abusos sexuales antes de la edad de 18 años. [ 3]

 
   En los Estados Unidos, hay un aumento del 526% de las
violaciones entre 1960 y 1986. Isabel Holzman, Fiscal General
de Brooklyn, escribía en mayo de 1989 en Nueva York
Times:   
 
< < La violencia sexual contra las mujeres esta estallando. Más
de 3.400 mujeres presentarán denuncia para violación este año
en Nueva York y se violarán varios millares mas  sin que
presenten denuncia. Según el FBI, se viola a una mujer cada
seis minutos en los Estados Unidos. Se violará a una mujer
sobre diez en su vida >>. [4]

Añade que una investigación puso de manifiesto que un


hombre sobre doce reconoce su implicación en una violación,
sin por ello considerarse como un violador.
 
 
B/ Informe al Parlamento Europeo sobre la pornografía
El 23 de septiembre de 1993 se celebró al Parlamento Europeo
una sesión especial sobre el problema de la pornografía, con la
presentación del < < Informe de la comisión de libertades
públicas y asuntos interiores sobre la pornografía >>. Al igual
que el Informe Meese, la comisión del Parlamento Europeo
reconoce que:   
 
< < El consumo masivo de pornografía dicha "sin violencia"
influye, en las personas interrogadas, sobre su actitud respecto
a la violación en la medida en que este delito se considera
como menos grave >>. [5]

 
El informe de la comisión del Parlamento Europeo concluye: 
 
 < < La pornografía es una forma de violencia sexual
ejercida contra las mujeres ya que promueve una imagen
de la mujer estereotipada, ensalzando la violencia y/o la
degradación y atenta  así contra  la condición y a la calidad de
vida de las mujeres, o incluso desprecia sus derechos
elementales >>.
 
Lo Point del 24 de octubre de 1988 presento el testimonio de
un policía de la Brigada de estupefacientes y del proxenetismo
(BSP), de la antigua Brigada antivicio:   
< < Las escenas de violencia sexual vistas en la televisión esta
ligada a una banalización de la violación. En la actualidad
sucede a menudo que un violador se asombra, en un
interrogatorio, que la violación esté castigada por la ley. La
televisión, de alguna manera, empieza da comienzo
banalización que pasa por la muerte de la prohibición >>. [6]

 En conclusión, se establece claramente que el aumento de


las agresiones sexuales está vinculado de manera
compleja al aumento de la pornografía. El empleo de
jóvenes mujeres en posturas que humillan para el disfrute
masculino es un factor que induce a la vez una mayor
aceptación de la violencia sexual y una insensibilidad respecto
a  las consecuencias que implica.
 
C/ Testimonio de Ted Bundy, violador y asesino de 28
jóvenes muchachas.
El testimonio de un gran criminal, Ted Bundy, ejecutado en  la
silla eléctrica de Starks, en el Estado de Florida, el 24 de enero
de 1989, por la violación y el asesinato de 28 jóvenes mujeres,
ilumina de manera sugestiva los daños irreparables causados
por la costumbre pornográfica. En una entrevista rodada la
víspera de su ejecución, este joven hombre de trato afable
describe el espiral inevitable en el cual se encontró implicado.
Esto sucedió en etapas, gradualmente. En primer lugar me
convertí en un entusiasta de la pornografía y la considero como
una clase de cuesta resbaladiza; quería ver tipos de materiales
cada vez más violentos, más explícitos, más descriptivos.
Como una droga, conservan una excitación insaciable hasta
que alcanzaran un punto donde la pornografía no puede ir más
lejos. Alcanzan este punto donde da el salto, es el paso cuando
uno se preguntan si el hecho de pasar al acto en ese momento
les aportará más que solamente de leerlo y observarlo >>. [7]

Entre todos los criminales sexuales  con quienes se encontró 


en la prisión, dice, todos habían sido influidos profundamente y
condicionados por una costumbre a la pornografía.
 
D/ El aumento del número de violadores menores de edad
El efecto de la pornografía es más fuerte en los niños y
adolescentes, que son más receptivos a las imágenes. Esta es
la razón por la que se observa hoy, en todos los países de
Europa, un aumento muy neto del número de violadores
menores. Para la sola ciudad de Nueva York, había en un año
un aumento del 27% de las detenciones de violadores menores
de 18 años, y un aumento del 200% de las detenciones de
violadores menores de 15 años. [8]

 En el programa ‘La marcha del Siglo’ del miércoles 22 de


septiembre de 1993, una joven mujer daba testimonio de 
haber sido violada por cuatro adolescentes de 16 años. En
ningún momento, durante esta emisión,  le hizo la pregunta:
¿Por qué adolescentes llegan a estos extremos? En Bretaña,
durante el verano 1991, se violó a una niña de 14 años, de
manera repetitiva y durante dos meses, por un grupo de once
muchachos,  ocho eran menores. Estos muchachos no eran
jóvenes al abandono. Varios pertenecían a familias bien
constituidas. ¿Cómo pudieron, día tras día, agredir a esta niña
amenazándola de muerte si hablara, hasta que logro fugar para
escaparse de su pesadilla, y que, encontrada por los
gendarmes, puede hablar? Simplemente porque algunos de
entre estos muchachos tenían cintas de vídeo porno, que
pasaban y volvían a pasar.
En conclusión, es importante poner de relieve el informe que
existe entre la venta de revistas pornográficas en los quioscos
y los supermercados y el desarrollo de la criminalidad más
cruel. La pornografía está vinculada con crimen a sus dos
extremos: de un lado están los vendedores, que no son otra
cosa que proxenetas, y los violadores de niños, y del otro lado
están los consumidores, que son absorbidos, en primer lugar
mentalmente luego físicamente, en el ciclo infernal de la
sexualidad violenta y fatal.
 
6. La pornografía agrede a los niños
 
A/ Porque la pornografía infantil (Kiddy-porn) es el
producto de lujo de la pornografía.
El informe Meese pone de manifiesto que la pornografía no es
un problema que se refiere solamente a los adultos, puesto que
existen 260 publicaciones de pornografía infantil en los Estados
Unidos. La comisión Meese informa que la estrategia usual
para utilizar niños como material pornográfico es forzarles en
primer lugar a observar a alta dosis películas pornográficas
antes de hacerlos imitar delante de la cámara lo que vieron. En
una mayoría de los casos, los padres son cómplices de estas
prácticas.
 
La comisión Meese oyó el testimonio de algunas víctimas de la
pornografía. Por ejemplo, Mary Steinman:  
 
 < < Mi abuso comenzó a la edad de tres años. Mi padre
guardaba maletas enteras de revistas pornográficas... y los
utilizaba para darse ideas... Tuve mis manos atadas, mis pies
atados con  la cinta adhesiva, mi boca cubierta y  eso ha
seguido haciendo hasta que tenga quince años >>.
Otra mujer explicó que su marido perdió todo interés en ella, y
termino con romper su matrimonio porque frecuentaba los peep
shows. [9]

 
Los datos que siguen han sido confirmados por la Comisión del
Parlamento Europeo sobre la pornografía. Los expertos de la
policía criminal consideran que en  Alemania del Oeste,
130.000 niños son obligados cada año por sus propios
padres o por parientes a participar en la producción de
material o espectáculos pornográficos. [17]  La pornografía
infantil representa alrededor del 1% del conjunto del mercado
de la pornografía. Esta cifra corresponde, para Alemania, a 10
ó 20 millones de revistas o casetes vídeos. El material y los
espectáculos pornográficos homosexuales o heterosexuales
que utilizan niños muestran relaciones sexuales genitales,
orales o anales entre niños o entre adultos y a niños, pudiendo
llegar hasta a la sodomía.[10]

La pornografía infantil, que pone en escena niños, es


especialmente lucrativa ya que estos productos se venden a
precio alto. Según el Informe del Parlamento Europeo sobre la
pornografía: 
 
 < < El desarrollo de la actividad comercial vinculada a la
pornografía infantil es considerable y pasa por anuncios
cifrados o no en las revistas especializadas, la prensa diaria o
sobre videotexto... En la República Federal de Alemania existe,
según algunas fuentes, una red también de intercambio de
vídeos que agrupa alrededor 30.000 miembros, que difunde
entre otras cosas películas pornográficas utilizando  a niños >>.
[11]

 
B/ Porque los niños son las víctimas privilegiadas de los
embaucadores sexuales envenenados por la pornografía.
 
Según el informe sobre < < los niños víctimas de abuso
sexuales >> realizado en 1992, en  Francia 7,8% de las
mujeres y un 4,6% de los hombres declaran haber sufrido uno
o más abusos sexuales antes de la edad de 18 años. En este
[12]

mismo informe se lee que < < la edad del niño de más  riesgo
está entre 9 y 12 años >>, y que un 6% de los niños llevados al
hospital por abusos sexuales tienen menos de 6 años. [13]

 
La cosa es tanto mas más grave  por cuanto los niños que
sufren un abuso sexual, a menudo son marcados
emocionalmente de por vida, hasta el punto que perpetúan más
tarde los crímenes que sufrieron. Así pues, un 80% de los
padres maltratando fueron maltratados de  niños, y un 80%
de los niños maltratados se convierten en padres que
maltratan. Una investigación puso de manifiesto que, de seis
sujetos que habían sufrido una agresión sexual en su infancia,
cinco se convirtieron en pederastas. Dos prostitutas sobre 3
dicen haber sido víctimas de sevicias sexuales en su infancia.
 
En marzo de 1991, un magistrado de Langon declaraba con
motivo de la detención de un hombre que había secuestrado y
violado a una niña:   
< < En esta clase de asunto, se hace siempre la misma
comprobación: los culpables coleccionistas de revistas 
pornográficas como de las películas video porno del comercio o
registrados desde el canal porno. Además son todos adeptos
frenéticos del Minitel rosado >>. [14]

Ese año fueron asesinados Jérémie (6 años),  Miguel (11


años),  Sara (6 años),  Anaïs (10 años),  Laurence (14 años y
medio),  Sylvie (17 años),  Marie-Ángel (13 años y medio), 
Ingrid y  Muriel (10 años).
 
Según un estudio citado en un informe del Parlamento
Europeo,   
< < De 21 al 23% de los hombres son atraídos sexualmente por
niños. Por lo tanto, numerosos son los hombres que no
excluyen completamente la posibilidad de tener contactos
sexuales pero cierta inhibición los detiene. La pornografía
infantil suprimiría esta inhibición y desencadenaría la violencia
sexual para con  los niños >>.[15]

 Cualquiera que sea la verdad de estas cifras, es cierto que,


cuando el impulso sexual es estimulado artificialmente por la
pornografía, se vuelve muy sensible y fácilmente salvaje en
cualquier ocasión.
 
Cualquiera que sea la verdad de estas cifras, es cierto que,
cuando el impulso sexual es estimulado artificialmente por la
pornografía, se vuelve muy sensible y fácilmente espoleado en
cualquier ocasión. Un hombre alimentado de imágenes
pornográficas generalmente se siente sexualmente estimulado
por niños, y sobre todo por sus propios niños con los cuales ya
tiene una relación emocional muy fuerte.
 
Por otra parte, los niños son las víctimas soñadas por los
agresores sexuales dopados a la pornografía, ya que son
débiles  y tienden a tener confianza en el adulto. Es una razón
por la cual  numerosas personas, respetables bajo todos los
aspectos, llegan, tras consumo masivo de pornografía, a
abusar sexualmente a los niños.
 
Quisiera citar el caso de Alessandro Moncini, un industrial
italiano que fue detenido por las autoridades californianas el 18
de marzo de 1988 y la juzgó por importación de material < <
kiddy porn >> (pornografía infantil) a los Estados Unidos. En su
juicio, el juez pidió la audiencia de escuchar las llamadas
telefónicas grabadas del FBI., que registraron el siguiente
diálogo:  
< < Q (Moncini): ¿Qué puedo hacer a este pequeño animal (se
trata de una niña originaria de México)?  R: Todo.
Q: ¿Puedo encadenarla? R: Por supuesto.
Q: ¿Azotarla? R: Sí...
Q: Puedo hacerle comer m... ¿? R: No sé...
Q: ¿Orinar en su boca? R: Sí, pienso...
Q: ¿Insertar agujas en sus pezones? R: Sí...
Q: Y si el pequeño animal se rompe... Quiero decir es herido...
¿? R: Haces desaparecer el cuerpo...
Q: ¿Y eso va a costar cuánto? R: 5.000 dólares >>.
 
Condenó a Alessandro Moncini, que incurría en una pena de
prisión de treinta años y 1 millón de dólares de multa, fue
condenado a tres meses de cárcel. [16]

 
 C/ Porque los niños son perturbados profundamente por
las imágenes sexuales con las cuales se encuentran todos
los días en la calle y en la televisión
 
 Finalmente, es necesario hacer hincapié en el hecho de que el
erotismo y la pornografía tienen un efecto especialmente
dañino sobre los niños, que hoy por hoy están expuestos
constantemente a este espectáculo degradante. Los niños y los
adolescentes aún no han adquirido el control de su carácter y
de su impulso sexual, ya que los dos estrechamente
vinculados. Son,  pues, muy influenciables, y todas las
imágenes sexuales que ven condicionan la dirección que van a
dar a su impulso sexual y en consecuencia a su afectividad. Al
estar expuesto de manera repetitiva a imágenes de sexualidad
homosexual o violenta, por ejemplo, un adolescente tiene más
tendencia de convertirse en homosexual o de comprometerse
en una búsqueda excesiva de experiencia sexual. En los niños,
el efecto es aún peor, ya que el erotismo y la pornografía
destruye completamente su sentido de lo sagrado que son las
relaciones entre hombre y mujer, y el  ejemplo debería ser 
para ellos la relación entre su padre y su madre. El espectáculo
porno viola su pudor natural y el sentido de la inhibición que les
es indispensable para su desarrollo emocional. Destruye su
confianza en el mundo adulto, que perciben como un mundo
espantoso.
 
 

7. La pornografía mantiene la
esclavitud sexual
 
A/ La prostitución
Uno de los efectos de la pornografía consiste en aumentar el
espacio de la esclavitud sexual a través del mundo. En primer
lugar, todas las mujeres, las jóvenes muchachas y los niños
utilizados como material pornográfico son verdaderamente
prostituidos y manipulados por los proxenetas que controlan el
mercado. Por otra parte, todas las redes de prostitución hacen
abiertamente su publicidad en los estudios pornográficos. En
realidad, se puede decir que la pornografía no es más que la
fachada de un mercado aún más sórdido, el comercio no de la
imagen sino de la carne. Numerosos estudios pornográficos,
sobre todo homosexuales, dan información de redes de
pederastas. La pornografía está pues vinculada a la
prostitución del lado de la oferta, se podría decir.
 
Pero la pornografía está también vinculada a la demanda, es
decir, al aumento de consumo. Contrariamente a lo que
afirmaba la falsa teoría de la catarsis, la pornografía no permite
al consumidor pasar al acto, sino hipertrofia su libido y aumenta
su deseo de practicar por sí mismo las imágenes que la
obsesionan. Es una evidencia que salta los ojos. Todos los
clientes de la prostitución son asiduos consumidores de
pornografía. Ahora bien, el mundo de la prostitución es un
verdadero infierno del cual son en gran parte víctimas  los
menores.
 
Según una comisión que trabaja bajo los auspicios de la ONU,
habría, solamente en París, 8. 000 menores prostitutas, de
las cuales 3.000 son niñas. Según cifras publicadas en el
[17]

Nuevo Observador del 28 de junio de 1990, el volumen de


negocios de la prostitución en Francia es de 20 a 22 mil
millones de Francos, lo que representa más de 1.000
Francos antiguos por  Francés de sexo masculino de entre
20 a 64 años. En Francia, siempre, habría 10.000 a 12.000
proxenetas 80% de los cuales de nacionalidad francesa. Pero,
como ha hecho observar el Nuevo Observador, con por término
medio una Acta de proceso verbal de más de 1.000 Francos
cada tres días por prostituta, significa el Estado que es < < el
primero proxeneta de Francia >>. [18]

 
El 25 de noviembre de 1993, bajo el título < < Prostitución:
los nuevos sectores de la esclavitud >>, el Nuevo
Observador publicaba un expediente que revelaba las partes
escondidas del tráfico mafioso de la prostitución. Se trata de un
verdadero mercado internacional de esclavos. Aprovechando la
miseria de algunos países de América Latina o Asia, y más
recientemente de países del Este, proxenetas atraen jóvenes
muchachas por medio de publicidad falsa ofreciendo empleos
en Europa. Las secuestran, les quitan sus pasaportes, las
violan, las aterrorizan y las fuerzan a prostituirse en el Eros
Center de Amsterdam o en otra parte. Las que se escapan de
este infierno lo hacen a riesgo de su vida. Pero la mayoría,
aterrorizadas, condicionadas, pegadas y humilladas, hablando
ni siquiera la lengua del país y no teniendo más su pasaporte,
pierden toda voluntad de salirse. En Francia, la mayoría de las
prostitutas extranjeras se importó en estas condiciones. Un
periodista belga, Chris de Stoop, hizo una investigación
encubierta, al riesgo de su vida, en estos medios, y da prueba
de la sórdida realidad de este tráfico en su obra: “Son tan
gentiles, Sr. Los traficantes de mujeres en Europa.” [19]

 
Con el desarrollo de la pornografía homosexual se desarrolla
también la prostitución homosexual. De jóvenes adolescentes
se suministran a este infierno y, para buen número de ellos, se
convierten en travestidos luego incluso transexuales para
aumentar sus rentas. Philippe, un sero-positivo que comenzó
su carrera prostituido de homosexual a 16 años, luego de
travestido, dice el universo sórdido de la prostitución en Francia
en su relato: El Infierno está a sus puertas.
[20]

 
B/ El turismo sexual una de las formas el más repulsivas
de la prostitución.
En Tailandia, en Filipinas, en Brasil, Malasia, el Zaire, en
Ghana, en Vietnam, el turismo sexual florece. Decenas de
millones de turistas vuelven cada año a estos países con el
único fin de aprovecharse de la miseria hay para suministrarse
impunemente a todas las perversiones sexuales, en particular
en lo que se refiere a niños. Son principalmente los estudios
pornográficos que hacen la publicidad abierta de esta forma
asquerosa de explotación de los países pobres. El turismo
sexual representa un 60% del conjunto de los ingresos
turísticos en Tailandia, y un 50% en Kenia, Filipinas y
Corea del Sur. Esta forma de turismo aporta 3 mil millones de
[21]

dólares de rentas a Tailandia, y constituye su primera fuente de


divisas, lo que explica el laxismo del Gobierno. Según algunas
[22]

fuentes, la mitad de las prostitutas están infectadas por el VIH.


 
Lo que atrae especialmente a la clientela de los países
desarrollados, es la carne fresca a bajo precio. Estos países
son paraísos para los pederastas. En Tailandia, se
considera que  se esta suministrando a 200.000 niños –
sacados  a su familia o  secuestrados en los campos de
refugiados por redes mafiosas - a la prostitución. En los
hoteles de Bangkok y Pattaya, son secuestrados, maltratados,
violados.  La mayoría termina como víctimas del SIDA. Marie-
[23]

Francia Botte, asistente social, y Juan- Paul Mari, describen  el


infierno de estos niños en un libro: El Precio de un niño. [24]
 
¿Cómo negar la estrecha conexión entre el mercado de la
pornografía y el de la prostitución y el turismo sexual? ¿Cómo
negar que la pornografía es, esencialmente, un medio de
publicidad para todos los proxenetas? ¿Cómo negar que el
Estado, al tolerar y al gravar esta publicidad, como lo hace con
el Minitel rosado, se vuelve culpable de proxenetismo?  
 
8. La complicidad y la hipocresía de los medios de
comunicación
 
A/ La torta de la libertad de expresión.
Que sean de derecha o izquierda, la gran mayoría de los
medios de comunicación ideológicamente se caracteriza por
una ideología resultante de la revolución sexual de los años
sesenta. La consigna de la revolución sexual, es, en dos
palabras: "el máximo de sexualidad con el mínimo de
procreación".
 
Es evidente que los medios de comunicación son ampliamente
responsables del desarrollo de la pornografía. En nombre de la
sacro santa libertad de expresión, se levantan contra toda
tentativa de aplicar las leyes que condenan "las ofensas a las
buenas costumbres" y contra la aplicación de la censura.
Convendría recordar que la libertad de expresión no incluye la
libertad de denigrar, humillar a la mujer representándolo como
un objeto sexual o un animal  del que debe gozarse.
 
Es necesario observar que la libertad de expresión no ocupa,
en la Declaración Universal de los Derechos humanos, una
posición prioritaria; solo figura en el artículo 19 de un texto que,
antes de la enumeración de todos los derechos, lugar en su
artículo 1 la dignidad humana.
 
Además, el Pacto sobre los Derechos Civiles y Políticos,
párrafo 3 del artículo 19, tomó cuidado de precisar que el
ejercicio de la libertad de expresión puede < < someterse a
restricciones >>, necesarias < < por respeto de los derechos o
de la reputación de otros, o a la protección de la seguridad
nacional, el orden público, la salud o la moral pública >>. [25]

 
Cuando un Ministro de Cultura se convierte en partidario
incondicional de la pornografía, nuestra sociedad corre los
mayores peligros. El Sr. Jack Lang, en efecto, en numerosas
ocasiones ha expresado su gusto y su preferencia para la
pornografía. Declaraba en 1992 en la radio NRJ, con respecto
al lanzamiento del libro Sex de Madonna:  
 < < Hoy día, en las paredes, en la televisión, se exponen todos
los temas, todos los tabúes son trastornados. ¿Por qué
ofuscarse de este libro o de un aspecto de la obra de
Madonna? No leí este libro, pero estoy en cualquier caso en
contra de todas las formas de censura. Madonna habla
crudamente, es su manera de ser y la respeto. Todo lo que es
mojigatería me irrita un poco >>.
 
Es también con el mismo argumento de la libertad de expresión
que, en marzo de 1994, el Ministro de Comunicación haciendo
la defensa de una emisión de radio del nombre de Lovin' fun,
censurado para sus mensajes indecentes dirigidos a los
jóvenes.
 
Abusar del pretexto de la libertad de expresión, es la actitud
típica de el que reclama la libertad sin querer proponerse
hablar de responsabilidad. Jacques Attali ilustra a maravilla
este discurso irresponsable cuando escribe, por ejemplo, con
cinismo agresivo:    < < La lógica socialista, es la libertad, y la
libertad fundamental, es el suicidio. En consecuencia, el
derecho al suicidio directo o indirecto es un valor absoluto en
este tipo de sociedad >>. [26]

 
 Contra esta lógica totalitaria que hace de la libertad de
expresión un derecho absoluto y prioritario, es necesario
recordar que la censura es un derecho fundamental de la
sociedad; es el derecho de las familias protegerse contra la
agresión verbal y por la imagen. El derecho de los hombres y
sobre todo de las mujeres de no ser insultados y
humilladas por mensajes que los reducen a animales que
deben gozarse.

Notas

[1]
Final report of the Attorney General' s Commission on Pornography, Rutledge Hill Press,
Nashville Tennessee, 1986.
[2]
El comportamiento sexuale en Francia, OP. cit., pp. 216-17
[3]
Marceline Gabel (publicado bajo la dirección de), los niños víctimas de abusos sexuales,
PUF, 1992, p. 39.
[4]
Nueva York Times, 5 de mayo de 1989.
[5]
Ibid, p. 37.
[6]
Le Point, 24 de octubre de 1988.
[7]
El texto original inglés se publicó en De rayos X él a the Family Citizen, marzo de 1989; la
traducción en francés se encuentra en la Guía jurídica y práctica (puesta mecum) para luchar
con éxito contra los incentivos al vicio de los pornotraficants, Textos escritos y reunidos por el
Círculo de la Ciudad Viva, 1992, pp. 94-97.
[8]
Nueva York Times, 5 de mayo de 1989.
[9]
March Bell, "The case for censorship of pornography", The World and I, juillet 1986, pp. 90-
94.
[10]
Ibid.
[11]
Parlamento Europeo, OP. cit., p. 30..
[12]
Los niños víctimas de abusos sexuales, OP. cit., p. 39.
[13]
Investigación realizada por Liliane Deltaglia, citada por Claude Balier en "psicopatología
de los autores de delitos sexuales relativos a los niños", los niños víctimas de abusos
sexuales, OP. cit., p. 152.
[14]
Ciudad en Deseado Dutonnerre, la marea negra de la pornografía. Una plaga en los
orígenes y en las consecuencias mal conocidas, Ediciones de Chiré, 1992, p. 260.
[15]
Parlamento Europeo, OP. cit., p. 30.
[16]
Extracto de New Look, citado en Deseado Dutonnerre, OP. cit., p. 60
[17]
Denis Périer, El expediente negro del Minitel Rosado, Blanco Michel, 1988, p. 190.
[18]
Nuevo Observador, 28 de junio de 1990.
[19]
Chris de Stoop, Son tan agradables, Sr.. Los traficantes de mujeres en Europa, la Larga
Vista, 1993.
[20]
Profesor Henri Alegre (dirigido por), el Infierno está a sus puertas, Ediciones O.E.I.L.
[21]
Parlamento Europeo, OP. cit., p. 30.
[22]
El Apartado, 31 de julio de 1989.
[23]
Nuevo Observador, 11 de noviembre de 1993.
[24]
Marie-Francia Botte y Juan- Paul Mari, el Precio de un niño, Laffont, 1993.
[25]
Ciudad en Deseado Dutonnerre, OP. cit., p. 32.
[26]
Jacques Attali, citada por Marc Dem, Carta a M. Cualquier sobre los niños artificiales,
Ediciones Dismas.

B/ Las imposiciones de los


sexólogos y sondeos
El incidente de Lovin' Fun es característico de la técnica de
adoctrinamiento de los medios de comunicación. Antes, es
necesario hablar de la imposición de la sexología. Los
sexólogos son una nueva raza de impostores que se dan aires
de científicos para hablar de sexo. Planteándose como técnicos
del sexo en blusa blanca, haciendo valer su título de médicos
(aunque cualesquiera puede pretenderse sexólogo), y en
nombre de una ideología hypermaterialista que rebaja el amor
al nivel de un metabolismo biológico, explican al que quiera
oírlos cómo hacer el amor, como si las parejas no podrían
descubrirlo completamente solo. Es así que un doctor en
medicina se hace llamar Doc y responde en la radio a las
preguntas de los jóvenes. Con aires de especialista, ellos
explican cómo practicar la sodomía y  como lograr un 
performance  mayor en su vida sexual.
 
Una de las técnicas utilizadas por los medios de comunicación
para fomentar la degradación de las costumbres es la de los
sondeos. Los sondeos sobre el comportamiento sexual, a
menudo realizados por cuenta del Estado, son explotados por
los medios de comunicación y a menudo deformados con el fin
de valorizar los comportamientos minoritarios e inmorales,
dando así una imagen deformada de la moralidad de la
mayoría de los franceses. Los sondeos definen la norma
moral. Es una moralidad del tipo: < < todo el mundo lo
hace, por lo tanto por qué no yo >> que es propuesta
implícitamente. Por ejemplo, el Expreso escribía un
comentario de un sondeo: < < Solamente un 17% retrasados
de románticos confunden aún la fidelidad conyugal y el
monogamia sexual >>. [1]

 
Un ejemplo clásico de la manipulación de la opinión pública de
los sondeos es el Informe Kinsey, publicado en al final de los
años cuarenta, y que afirmó que un 10% de los Americanos
varones son < < más o menos >> homosexuales. Este
informe se denunció claramente como una impostura debido a
la muestra poco representativa utilizada, a los métodos de
entrevista orientados y a las técnicas de cálculo de porcentaje
inexactas. Por ejemplo, la muestra estaba constituida por
voluntarios, por lo tanto de personas sospechosas de
exhibicionismo. Esta muestra incluía un 25% de presos, en
quienes la homosexualidad se extiende anormalmente por
razones de oportunidad, incluso de obligación, y no de
tendencia natural. Por otra parte, Kinsey consideraba como
homosexual a toda persona que tenía durante 3 años de su
vida experiencias homosexuales. En esta categoría, la mayoría
son personas experimentando con experiencias de 
homosexualidad entre 15 y 18 años, período de búsqueda de la
identidad, pero que definitivamente se orientaron hacia la
heterosexualidad más tarde. Todos los sondeos realizados de
[2]

manera objetiva desde el informe Kinsey pusieron de


manifiesto que el porcentaje de homosexuales en los Estados
Unidos como en Europa varía entre 1 y 2%. Sin embargo, el
informe Kinsey tuvo una influencia extraordinaria y sigue
utilizándose como argumento para la aceptación de la
homosexualidad y su promoción.
 
Con motivo de las campañas contra el SIDA, numerosos
organismos que hacen campaña a favor de los preservativos
pretenden imponer la idea que la mayoría de los adolescentes
y jóvenes adultos son < < sexualmente activos >>. Para eso,
inflan sus estadísticas guardando en la categoría < <
sexualmente activos >> a toda persona que reconoce haber
tenido una única relación sexual en su vida pasado, incluso si
ha guardado la castidad desde hace varios años. Ahora bien,
un sondeo hecho en los Estados Unidos en 1992 por el
Centers for Disease Control informa de que, entre los
adolescentes informados como < < sexualmente activos >>,
solamente 39,4% tuvieron una relación sexual en los tres
meses, y son pues verdaderamente sexualmente activos en el
momento del sondeo.   Realmente, aún hoy, menos de la
[3]

mitad de los adolescentes tuvieron una experiencia sexual


antes de dieciocho años. Estas cifras, por otra parte, no
tienen en cuenta la exageración que se puede esperar por
parte de los adolescentes sobre su vida sexual.
 
La realidad de la vida sexual de los franceses es pues
completamente diferente de la imagen que dan los medios de
comunicación. Los medios de comunicación reflejan una
imagen fantasmagórica e irrealista de la sexualidad. En todo
rigor, el hecho mismo de hablar "de la sexualidad de los
jóvenes", por ejemplo, es una manera engañosa de
insinuar que los jóvenes tienen todos experiencias
sexuales y que, si no tienen, es que las reprimen y que
deberían tener una. En cuanto a las parejas, la gran mayoría
son fieles.
 
En marzo de 1993 se publicaba un informe muy detallado
sobre los comportamientos sexuales en Francia, fruta de un
largo estudio hecho sobre 20.000 personas. Los autores de
este informe expresaron su sorpresa descubriendo que los
valores fundamentales de los franceses siguen siendo los
mismos que hace veinte años: la fidelidad viene en primer
lugar. Este informe revela  de otro lado por que solamente
[4]

un 14% de los hombres y 6% de las mujeres solamente


tuvo más de una pareja durante los doce últimos meses. El
< < multipartner >>  sigue siendo un comportamiento muy
minoritario.[      Se puede estar seguro, sin embargo, que los
5] [6]

medios de comunicación interpretarán este estudio a su


manera dándole importancia al comportamiento minoritarios.
 
 
C/ La hipocresía de Minitel rosado
Los medios de comunicación demuestran una hipocresía
flagrante esforzándose regularmente como si estuvieran
escandalizados por la gran criminalidad sexual haciendo al
mismo tiempo la promoción de la pequeña criminalidad sexual
y la inmoralidad de todo tipo. La hipocresía de algunos diarios y
revistas es manifiesta por su implicación en el Minitel rosado,
instrumento muy conocido de la criminalidad sexual. Denis
Périer, periodista al Fígaro, revela, en el expediente negro del
Minitel rosado, cómo, tras un acuerdo entre los P&T y los
grupos de prensa, son los periódicos de gran tirada y
semanales, de los cuales en cabeza el Parisiense Liberado y el
Nuevo Observador, que se están reservando la parte del león
en los servicios de servicio de mensajería. Así el Nuevo
[7]

Observador, que dedica largos artículos a los problemas de la


prostitución y los abusos sexuales de los niños, es, en los
entretelones, cómplice de este tráfico. En efecto, el Minitel
rosado, gracias al anonimato de los mensajes, es el
instrumento soñado d los proxenetas y los pervertidos de toda
clase. Numerosos asuntos de violación y abusos sexuales de
niños están vinculados al Minitel rosado. Adolescentes
denunciando en el Minitel a sus padres se dejaron seducir por
anuncios engañosos emitidos por pederastas; jóvenes mujeres
en búsqueda de aventuras respondieron a propuestas de citas
fijadas por Minitel, y terminaron por ser violadas o incluso
asesinadas. [8]

 
Pero se creó un vacío jurídico perfecto alrededor del Minitel,
que permite a las Telecomunicaciones deshacerse de toda
responsabilidad. Los creadores de los servicios se lavan las
manos también, pretendiendo no tener conocimiento de los
mensajes que sus clientes intercambian, lo que de muestra la
peor hipocresía puesto que se utiliza a estos servicios
exclusivamente para mensajes de carácter pornográfico.
 
Es también el afán de lucro que, aquí, toma la delantera sobre
la ética. En efecto, los beneficios del Minitel rosado son
enormes. En 1987, el Minitel rosado ostentaba 822 millones de
francos de ingreso, lo que representa un 72% del ingreso total
del 36.15. Observemos que, en esta historia, es el Estado que
[9]
es el primer proxeneta, por el beneficio que extrae en forma de
impuestos, ya que se grava a los servicios de servicios de
mensajería muy mucho.
 
9. La televisión pornográfica
La televisión, inútil de insistir, está también a la vanguardia de
la decadencia. Cada vez menos cultural y cada vez más
llevada a la vulgaridad, la televisión es un verdadero veneno
que destruye a la familia, mientras que podría ser un
maravilloso instrumento educativo.
 
En 1990, un 96% de los franceses tienen un televisor. 25%
tienen varios. Un Francés sobre dos está ante la pantalla de la
televisión  todos los días y 36% le consagran las veinte horas
por semana (contra solamente un 26% en 1981 y 20% en
1973). Como término medio, los Franceses miran 3 horas
[10]

15 minutos de televisión al día. Como lo declara el senador


Jean Cluzel en una serie de obras tituladas < < Miradas sobre
el sector audiovisual >>:   
 
< < Patrick Le Lay, Presidente de TF1 y Hervé Bourges,
Presidente de France 2 y France 3 tienen mucho más poder
que tenía el propio Rey-Sol >>.
 
En una palabra, somos una población teledirigida.
 
Recientemente, la televisión cruzó una frontera decisiva.
Mientras que el erotismo solo servía hasta ahora de
condimento, con el < < tele rosa >>, los programas tienen
ahora el erotismo como único objetivo. Así pues, en el canal
cinco, en dos meses, se tuvo derecho a: < < Sadomasagistas:
golpes y felicidades >>, < < Engaño a mi marido para darle
placer >>, < < Los secretos de alcoba de los consejeros
maritales >>, < < los mil y unos secretos del orgasmo >>, < <
Mi primera noche de amor >>, < < fantasías de hombres,
fantasías de mujeres >>. Presentado bajo el método
[11]

solapado, simpático y humorístico, como un entretenimiento


inofensivo, estos programas no son que menos  fisgoneo y un
ataque a los valores morales. El porcentaje de escucha de los
programas eróticos y pornográficos es muy elevado. En 1987,
< < SuperSexy >>, a 22 h 30 todos los meses sobre TF1,
contaban 10 millones de escuchas.
 
Pero, a pesar del hecho de que estos programas tengan a una
gran audiencia, uno puede preguntarse si responden realmente
a una demanda o si, más bien, no la crean, y si no reflejado los
valores de los productores más que los de los franceses.
¿Cuántos Franceses, por ejemplo, se reconocen en esta
confesión de una productora de televisión en el Diario
Liberación?: 
 
 < < Estamos a favor de un sexo chistoso, un sexo que sea un
medio de comunicación simpática, un poco como lo comedia
>>. [12]

 
Canal + va más lejos, con su porno mensual. Los dirigentes de
la cadena consideran que la gran mayoría de sus suscriptores
lo mira. Uno ellos declaró en 1992:  
 < < No tenemos más el fenómeno de rechazo, no recibimos
más de protestas; el X mensual del sábado es una cosa
acostumbrada para todos los nuestros suscriptores >>.
 
La televisión tiene un poder extraordinario de crear hábitos. Lo
que parece hoy chocante y totalmente inadmisible se admitirá
mañana como normal. Protegiéndose detrás la idea que < < el
tiempo cambia >>, la mayoría silenciosa se resigna, se
acostumbra y consume. La revista el Punto ya declaraba en
1987: < < La tele rosa no hace enrojecer más >>. [13]

 
 Una vez más, son los niños que son las primeras víctimas de
esta agresión por la imagen. No existe aún estudio sobre el
efecto del erotismo a la televisión sobre los niños. Sin embargo,
se conocen bien los efectos de las múltiples escenas de
violencia que ven. Según el American Psychological
Asociación, los niños son testigos por término medio de 28
actos de violencia por hora de televisión. Durante una tarde
normal, sin distinción de cadenas, se asiste en
aproximadamente a 50 crímenes, con una docena de
asesinatos, 15 a 20 robos a mano armada, violaciones, torturas
y otras sevicias. Los jóvenes Americanos, que absorben por
término medio 26 horas de televisión por semana, vieron
8.000 asesinatos al final de la escuela primaria y 40.000 a
18 años.
 
Todos los estudios hechos a este respecto son serios: existe
una correspondencia directa entre la violencia a la televisión y
al aumento de la delincuencia juvenil. En los Estados Unidos, el
Instituto Nacional de la Salud Mental, la Academia Americana
de Pediatría y la Asociación de los Psicólogos Americanos
todos afirmaron públicamente que < < la violencia televisiva
genera la agresividad en los niños. En este país, entre 1981 y
1990, el aumento de las detenciones de mineros aumentó un
60% >>.   ¿Cómo entonces ignorar, del mismo modo, el efecto
[14]

desastroso del sexo al televisión, cuando se conoce la


impresión muy perturbadora que dejan las escenas sexuales
en los niños y los adolescentes?
 
10. Hollywood, la fábrica a veneno
Hasta los años sesenta, Hollywood había seguido siendo
relativamente fiel al código deontológico que había presidido a
su fundación en 1930, el famoso Código Hays, según el cual:   
 
< < Ninguna escena se producirá que denigre la norma moral
de los que la ven >>.
 
En 1947, el realizador Frank Capra declaraba aún:  
 
 < < El cine debe ser una expresión positiva donde sopla la
esperanza, la justicia, el amor y el perdón. Es la
responsabilidad de los productores y directores de exaltar las
cualidades humanas, el triunfo del individuo en la adversidad
>>.  
[15]

En 1972, aún, la película Anaranjado Mecánico del realizador


Stanley Kubrick se retiró de las salas de cine debido a una ola
de violencia por la imitación de la cual era responsable.
[16]

 
Pero, poco a poco, todas las barreras de la censura cayeron: el
adulterio, la inmoralidad y la violencia se pusieron cada vez
más a continuación. Desde los años 80, las escenas de
desnudo y de sexo se volvieron comunes en las películas
grande público, y se pasó definitivamente de la película de
acción a la película de violencia.
 
Un aspecto no desdeñable de la invasión del sexo en el cine es
la explotación de las actrices por los productores, e
indirectamente por los espectadores. Escuchemos algunos
testimonios, para comprender cómo estas actrices perciben la
corrupción de su oficio por el sexo.
 
Fiona Gélin cuenta de su prueba en el rodaje de la película
Sirocco:  
 
< < En realidad, había escenas de desnudo que me se había
ocultado y que debí representar. El resultado estaba al límite
de la película erótica. Me sentí traicionada, completamente
desconcertado y destruida. Tenía vergüenza de mi misma.
Eso me valió una depresión y un mes de hospital
psiquiátrico >>.[17]

 
Valérie Kaprisky dice de su vida después de varias películas
donde se la obligó a desnudarse, incluso para el cartel:  
< < Durante dos años, deje de hacer películas como para
purificarme. Pensaba en el rescate de mi alma, en los niños
que tendría un día. No quería que tuvieran vergüenza de su
madre >>. [18]

 
Béatrice Dalle, con respecto al rodaje de una película de
Beneix:   
< < Estas escenas de desnudo fueron la causa de muchas
broncas entre Beneix y yo. Intentaba por todos los medios de
hacerme entender que esta muchacha hyperliberal no tenía
ningún problema con la desnudez. [...] El hecho de desnudar
sistemáticamente a las muchachas en el cine, un
procedimiento sólo luego del 68,  quería alimentar fantasías de
personas que se imaginan que para poner de manifiesto que se
libera a una mujer, es necesario que se desnude >>.
 
Tres años más tarde, en marzo de 1992, Béatrice Dalle
confirma: 
< < Yo soy muy pudorosa y desnudarme, terrible. Era el horror.
Incluso vomité. Creo que no recomenzaré  nunca  jamás>>. [19]

 
Todos estos testimonios muestran hasta qué punto el universo
del cine es falso, artificial, y falso, y hasta qué punto promueve
a veces al fisgoneo perverso. Estas actrices se sintieron
abusadas, manipuladas. La industria cinematográfica se ha
convertido en  explotación sexual, en proxenetismo.
 
11. La publicidad: el elogio de < < siete pecados
capitales >>
Un artículo en el Punto de 23 de julio de 1990, titulado < <
Publicidad: los 7 pecados capitales >>, muestra cómo la
publicidad, hoy, se ha especializado en el < < trasgresión de la
prohibición >>. <<Orgullo, avaricia, glotonería, envidia, ira,
lujuria, desidia>>, se halagan, incluso se presentan como
virtudes. El dios sexo es omnipresente, para vender cualquier
cosa. <<Hasta un vulgar tubo de aspiradora es presentado en
la publicidad bajo la forma sugerida de un pene en erección de
un hombre que dice: "He encontrado un truco para seducir a la
ama de casa ">>. Ordenadores libidinosos (Rank Xerox), cafés
afrodisíacos (Tarjeta Negra), botellas de aguas minerales que
una caricia destapa (Cantero), Coñac invitando a la temeridad
a dos jóvenes mujeres que los prueban sobre un sofá (Bisquit),
todos los productos parecen destinados por naturaleza a
estimular el orgasmo, incluso las pastas alimenticias.
 
Algunos publicistas no se detienen con erotismo, sino
pretenden utilizar los impulsos sadomasoquistas, aunque es
con el pretexto del humor. Por otra parte, alguna publicidad
pretende jugar sobre los impulsos pederastas. Así pues, con
respecto a una doble página publicada por Benetton en el
diario Liberación, Jacques Séguéla, él mismo publicitario,
protesta:  
 
 ¿< < Cómo un publicista, que es por otra parte senador, puede
mostrar en su última publicación el sexo de pequeña muchacha
de 12 años? ¡Todas las barreras de la ética se fundieron!>> [20]

 
 No es necesario subestimar la influencia de la publicidad sobre
las costumbres y sobre las mentalidades. Todas estas
imágenes hacen poco a poco retroceder el límite máximo de
tolerancia. Es necesario por otra parte dar la  alarma debido a
que, desde hace algunos años, los publicistas se las tienen con
una nueva clientela, la de los niños. En los Estados Unidos,
una serie de empresas decidieron orientar los 33 millones de
niños de 4 a 12 años, cuyo adquisitivo aumenta en
comparación  con mayor rapidez. Este mercado, que progresó
un 82% entre 1989 y 1993, representa hoy 14 mil millones de
dólares. Pero se considera que los niños en realidad influyen
sobre 132 mil millones de dólares en gastos familiares. Cada
año, las marcas gastan cerca de 7 mil millones de dólares en
publicidad especialmente concebida para ellos. Algunas
campañas pretenden en realidad prepararse a una clientela
futura condicionando a sus compradores potenciales a partir de
la infancia. Así pues, según un estudio del American Medical
Asociación, Joe Camel, el camello símbolo de los cigarrillos
Camel, es en adelante el personaje de dibujo más conocido de
los niños de 5 años, exactamente detrás de Mickey Mouse. Y
Camel tiene precisamente  un tercio del mercado en los
fumadores menores de 18 años. [21]

 
Es muy importante que los padres tengan conciencia de la
vulnerabilidad de sus niños de cara a los anuncios. Los
niños mucho se marcan por las imágenes. El
hypersexualisation de los comerciales y pancartas publicitarias
modela su visión del mundo. Y cuando se ven, como ahora, los
publicistas invertir los mil millones para llegar directamente  a
los niños, se vuelve más imperativo para los padres de
protegerlos, estando disponibles y comprometidos en su
educación.

Notas

[1]
Ciudad en Tony Anatrella, el Sexo olvidado, Flammarion, 1990.
[2]
Judith A. Reisman y Edward W. Eichel, Kinsey, Sex and Fraud, Huntignton House
Publishers, Louisiana, U.S.A., 1990.
[3]
< < Sexual Behavior among High School students - United States, 1990 >>, Morbidity and
Mortality Weekly Report, 3 janvier 1992, Vol. 40, Ndeg.51-52, pp. 886.
[4]
El comportamiento sexuale en Francia, OP. cit..
[5]
Nuevo Observador informa en su número del 12 de agosto de 1993 de que, según una
investigación del instituto CSA, un 88% de los franceses se declaran fieles (72% para los
hombres, 86% para las mujeres). Entre ellos 8% admiten haber sido excepcionalmente
inexactos (11% para los hombres, 5% para las mujeres).
[6]
Otro sondeo, realizado en 1990 y financiado por la Dirección General de la Salud, y citado
en el Punto de 12 de febrero de 1990, revelaba que solamente 17%  de más de 18 años
declaran haber tenido más que una pareja en los 12 últimos meses.
[7]
Denis Perier, op. cit..
[8]
Ibid.
[9]
Ibid.
[10]
Nueva investigación sobre las prácticas culturales de los Franceses en 1989 (ante una
muestra de cinco mil de personas representativa de la población francesa de quince años y
más), en Documentación francesa, 1990.
[11]
Roca, 7 y 21 de noviembre de 1991.
[12]
Pascale Breugnot, Liberación, 13 de septiembre de 1986.
[13]
Le Point, 23 de noviembre de 1987.
[14]
Isabelle Bourdial, < < Violencia a la televisión: el impacto en los niños >>, Ciencia y vida,
febrero de 1994.
[15]
Ciudad en Espectáculo del Mundo, noviembre de 1993.
[16]
Ibid.
[17]
Roca, Ndeg. 1303, 19 de marzo de 1992.
[18]
Ibid.
[19]
Ibid.
[20]
Ciudad en < < El sexo hecho  para vender? > >, Challenges, noviembre de 1993, p. 72.
[21]
Le Point, 21 de agosto de 1993.

12. Conclusión:
La dictadura del sexo
 
A/ El sexo como poder
Cuando se observan las motivaciones reales de todos los
productores, editores y publicistas que utilizan las imágenes
eróticos, una conclusión se impone: no responden a una
demanda, contrariamente a lo que pretenden para justificarse.
Realmente, imponen sus propios valores. Es falso, por ejemplo,
que los franceses reclaman más sexo en la televisión. Todos
los sondeos prueban al contrario que se sienten sorprendidos y
solicitan más programas educativos. Sin embargo, es cierto
que mucha gente, desaprobando al mismo tiempo los
programas inmorales, sucumbe a su poder de seducción y,
progresivamente, se acostumbra.
 
La verdad es que el sexo es un poder extraordinario. Ningún
otro medio permite dirigir hasta este punto a la gente. Los
hombres responden al estímulo sexual. Es la razón principal de
la utilización generalizada de la imagen sexual. Una razón
secundaria es que la ideología de la liberación sexual forma
aún parte de los valores mayoritarios de los encargados de la
prensa y del audiovisual. Hay una parte de militancia e incluso,
podría decirse, de exhibicionismo, en el deseo exhibir el sexo a
todas las salsas.
 
Pero el sexo, utilizado como medio de venta por todos los
profesionales de la comunicación (y vivimos en una civilización
dominada por la comunicación), se convierte en un poder
también en sí. La sexualidad es una realidad normalmente
indisociable de las relaciones emocionales entre personas. El
erotismo y la pornografía hacen una realidad enteramente
independiente de toda relación, sin hablar de matrimonio o
procreación. El sexo se convierte en fantasía, en una realidad
puramente mental, narcisista, con un poder psíquico
extraordinario.
 
El resultado es que se está creando una verdadera dictadura,
la dictadura del sexo, o, para reanudar el título de una película
que ilustra bien el aspecto mórbido de este estado de pérdida
de libertad (puesto que la pasión conduce a los dos personajes
principales la destrucción mutua): < < el imperio de los sentidos
>>.
 
El poder del sexo es tanto más fuerte cuanto mas se habla de
liberación sexual. Una dictadura bajo la cual  el hombre se cree
libre es en efecto más perversa y más estable que una
dictadura donde el hombre se sabe enajenado y conoce a su
dictador. El comunismo, con todo su lenguaje estereotipado, no
había conseguido realizar esta obra. La dictadura del sexo
prescinde de policías. Enajena al hombre de su interior, y lo
destruye tanto mas fácilmente. Esta es la razón por la que,
según Alexandre Soljenitsyne: < < Se controla al pueblo
más fácilmente con la pornografía que con vigilantes >>.
Parece que la dictadura del sexo, que controla al hombre
interior, es la realización exacta de la utopía totalitaria descrita
por George Orwell en 1984.
 
La pornografía, que controla al hombre por las capas más
indeterminadas de su personalidad, tiene un poder
extraordinario, mucho mayor que el simple erotismo. Con su 
banalización creciente, su poder se vuelve tiránico. Como lo
sugiere Larry D. Nachman en < < Freedom and Taboo >>, las
imágenes pornográficos donde el sexo se concibe como una
violencia y una humillación se convierte en una representación
mental cada vez más extendida. Resumidamente, se trata de
un mito moderno omnipresente que penetra el
inconsciente colectivo.   Ahora bien, ¿qué futuro prever para
[1]

una civilización que fabrica tales mitos?


 
 
B/ El sexo como pseudo religión
En el Antiguo Testamento, se hace referencia a menudo a los
cultos de la fertilidad de las civilizaciones paganas con las que
se codeaba con Israel. Ciertas religiones, como la de Baal, del
cual  se horrorizaban los profetas, estaban centradas en ritos y
simbolismos sexuales. Se practicaba en los templos del dios
Baal  relaciones sexuales con "prostitutas sagradas", relaciones
intencionadas para permitir la intervención de la divinidad de la
fertilidad de la que dependían sus cosechas.
 
Nuestra cultura se asemeja, es extraño, a una religión, o más
bien a una idolatría del sexo. El sexo se adora como dios.
Consideremos por ejemplo las características siguientes de
unas religiones, y comparémoslas con  la ideología dominante
de nuestra cultura hypersexualizada: 
 
Una religión explica el objetivo de la vida: se nos propone el
placer como objetivo de la vida;
 
Una religión propone experiencias interiores: se hace del
orgasmo la experiencia mística suprema;
 
Una religión define el bien y el mal: se hizo de la libertad sexual
el bien supremo y acusó la moral que fuera el diablo en
persona; el enemigo público es "el orden moral". Se diaboliza
sistemáticamente la censura, que es un deber gubernamental
para proteger el derecho de los ciudadanos en cuanto a  la
decencia.
 
Una religión nos da santos y modelos para nuestra edificación:
las estrellas, cuyos medios de comunicación nos elogian la rica
vida sexual, son nuestros modelos (a propósito, ¿Johnny aún
cayó enamorado?)
 
Una religión, eventualmente, ofrece de reliquias y otros objetos
santos: el preservativo se adora como un amuleto mágico, o
incluso como el ahorrador de la humanidad;
 
Se enseña una religión a los niños: ¿que es lo que pues la
educación sexual si no un nuevo catecismo para iniciar a los
niños a las alegrías del sexo, cuanto antes?
 
Una religión administra sacramentos: en el espíritu de los
jóvenes adolescentes, perder la virginidad, la desfloración es el
equivalente de la primera comunión, un rito de paso al mundo
adulto (y la virginidad se ridiculiza). 
 
 Una religión tiene sus ceremonias: es cosa hecha para la
idolatría del sexo, gracias a Act Up y Benetton, que, el 1 de
diciembre de 1993, sexto día mundial del SIDA, elaboraron una
efigie del preservativo sobre el Obelisco de la plaza de la
Concordia, transformado para la ocasión en phallus.
 
 
C/ La educación sexual como nuevo catecismo
Al igual que dictadura, la dictadura del sexo se aplica cuanto
antes para indoctrinar a los niños, contra los valores de sus
padres. Es efectivamente lo que se ve producirse hoy en las
escuelas.
 
El tipo de educación sexual generalmente practicada, que
prefiere por otra parte llamarse < < información >> para
destacar su aspecto neutro, tiene una verdadera vocación de
iniciación a las alegrías del sexo. Su objetivo es romper los
tabúes sexuales, impuestos por culturas y  personas
reaccionarias.
 
El discurso mayoritario que nuestra cultura hypersexualizada
impone a los jóvenes, es que para acceder al mundo adulto, a
la libertad y a la felicidad, es necesario perder lo más
rápidamente posible su virginidad. Nuestra cultura es e incluso
el arquetipo de la tentación de que debe comerse el fruto
prohibido, descrito en la Génesis como el origen del Mal. La
virginidad y la castidad son valores ridiculizados, considerados
como una maldición o una tara. La revista 20 Años se
especializa en este tipo de mensaje. La pérdida de la
virginidad, o < <desfloración >>, se presenta como la
iniciación del mundo adulto. Tiene valor de sacramento y
sustituye en este nuevo catecismo lo que era el matrimonio
antes. Sin embargo, debemos plantearnos la cuestión: ¿Qué
modelo de mundo adulto quieren dar a los adolescentes? ¿A 
qué realidad quieren iniciarlos? ¿El de la inmoralidad, el
divorcio, el SIDA? ¿O el del matrimonio, la familia, la
responsabilidad?   Desde este punto de vista, los padres que
expresan reservas en cuanto a lo que se enseña a la escuela a
sus niños son considerados como retrogradas que,
probablemente porque ellos mismos sexualmente se sienten
reprimidos por antiguos tabúes, quieren censurar la información
y reprimir la libertad sexual de sus niños.
 
Como ejemplo, el CRIPS (Centro Regional de Información y
Prevención del SIDA en Ile de France) organiza sesiones de
información en las clases de secundaria en que los profesores
piden a los adolescentes, muchachas y muchachos, de
ejercitarse en colocar preservativos sobre un pene en plástico.
Para poner de manifiesto que bien el preservativo se adapta a
todos los tamaños y para no avergonzar a  los muchachos
respecto el tamaño su de pene, se utiliza una vitrina provista de
distintos cachivaches de todas las tamaños y formas.
 
En los Estados Unidos, una serie de programas de educación
sexual en escuelas se imponen como misión de ayudar a los
niños a conocer e comprender la variedad de las alternativas
sexuales posibles. Por ejemplo, Debra Hafner, directora
ejecutiva  del Sex Información and Educación Council de los
Estados Unidos escribe:
 
    < < Deberíamos enseñar a los adolescentes el sexo oral y la
masturbación mutuo con el fin de retrasar la penetración y sus
consecuencias >>. [2]

Dado que el sexo oral es un riesgo también infeccioso, se


pregunta dónde es la lógica de esta propuesta.
 
En los Estados Unidos, programas educativos en los colegios y
las universidades siempre hacen una promoción agresiva de la
homosexualidad. Se proyectan algunos vídeos en que se
entrevista a algunas lesbianas y a homosexuales para que
hablen de sus experiencias y la belleza de la homosexualidad.
Se muestran también parejas homosexuales en el acto de
hacer el amor  en distintas posiciones, comprendiendo
penetraciones anales y acto oro anales. Uno de estos
programa, creado por el Doctor Deryck Calderwood, y titulado 
< < Extreme your sexuality >>, se difundió en gran medida en
las universidades.[3]

 
 A este respecto, Reisman y Eichel, autores del libro Kinsey,
Sex and Fraud, denuncian la estrategia de corrupción de las
costumbres practicada por minorías que utilizan el pretexto de
la prevención contra el SIDA para hablar de sexo e incitar al
libertinaje: 
 
 < < La educación sexual sobre el SIDA fue el potente aguijón
que permitió acelerar recientemente esta empresa. Eso
condujo quizá a una de las peores hipocresías de nuestro
tiempo: se pretende proporcionar a los niños una
instrucción sobre el sexo sin peligro mientras que
realmente se promueve un programa que los incita a sumir
una postura, que les impulsa a adoptar costumbres de
riesgo elevado >>. [4]

 
Los promotores de la educación sexual alegan a menudo que
no transmiten nada más que información y que no influyen
sobre los comportamientos de los niños y adolescentes. Pero
este argumento encubre mal su objetivo real. Por otro lado,
estadísticas americanas ponen de manifiesto que los
adolescentes que recibieron una educación sexual tienen un
40% más probabilidades de tener una relación sexual antes de
14 años. Es muy conocido el hecho que las campañas de
[5]

educación sexual con el fin de frenar la epidemia de embarazos


en los adolescentes en los Estados Unidos tuvieron el efecto
opuesto: un 32% de aumento del número de los embarazos en
los adolescentes.  A pesar de eso, los organismos implicados
[6]

siguieron sus campañas, esto que prueba que su objetivo real


es otro de lo que dicen.
 
Realmente, toda esta educación sexual proporcionada a los
niños es una verdadera agresión psicológica sobre los niños. El
psicoanalista Tony Anatrella ve ahí la expresión de un
exhibicionismo malsano por parte de los adultos. En su libro <
< No a la sociedad depresiva >>, escribe:  
 
 < < Con el pretexto de que se expresa la sensualidad  del niño
o que se le proporciona una educación sexual, se puede
preguntar si todo eso no es nada mas  que un gigantesco
señuelo organizado por adultos aún fascinados por la
sexualidad juvenil con la cual se identifican. Esta relación de
carácter de pederastia y este deseo trastornado de iniciar
sexualmente niños son serias disfunciones de la relación
educativa >>. [7]

No es  por otra parte pura casualidad si los movimientos


homosexuales se interesan tanto por la educación sexual de
los niños.
 
D/ La sociedad depresiva
La dictadura del sexo tiene esto de particular, con relación a
una dictadura basada en la coerción exterior, que no es una
sociedad represiva sino una sociedad depresiva. Es lo que
demuestra el psicoanalista Tony Anatrella en su libro ‘No a la
sociedad depresiva.0 [63] Si la supresión de la libertad del
hombre es la propia de una sociedad represiva, la abolición
de toda inhibición es  propia de una sociedad depresiva.
Una sociedad que solo habla de libertad pero nunca de
responsabilidad priva el ser humano de la posibilidad de
desarrollar su sentido interior de la ley que le es necesaria para
estructurar a su personalidad. Es interiorizando el sentido de la
ley moral que el niño, el adolescente luego el adulto pueden
sublimar sus tendencias naturales para dirigirlos hacia la
realización de un ideal.
 
El diagnóstico de Tony Anatrella sobre nuestra sociedad
probablemente liberada es el siguiente: 
 
 < < La revolución sexual no tuvo lugar en el sentido de una
mayor calidad en las relaciones entre los hombres y las
mujeres: sobre todo liberó la sexualidad infantil, aquella de
los impulsos parciales - el exhibicionismo, el fisgoneo, el
masoquismo, el sadismo, la pederastia, la homosexualidad, la
masturbación, así como la denegación del sentido de la ley >>. [8]

 
Según Anatrella, la crisis moderna es una crisis
esencialmente del Idealidad, es decir, del sentido de la vida.
Sin ideales, el individuo se convierte en depresivo. Se repliega
sobre sí mismo. Incapaz de dar un sentido a la sexualidad que
supera el simple placer carnal, nuestra cultura propone un sexo
pálido, sin sabor, y recurre constantemente a la escalada para
estimular el sentido erótico desengañado.
 
Como para confirmar lo que dice Anatrella, la revista el Punto
escribía el 7 de diciembre de 1991: 
 
 < < Veinte años después de la liberación de la mujer, los
sexólogos se asombran de ver afluir a una nueva clientela:
hombres y mujeres a priori equilibrados, más bien satisfechos
de su éxito profesional, abiertos en su vida social, pero
incapaces de comunicar con su cónyuge. El síntoma que
describen es casi siempre el mismo: la ausencia de deseo >>.
 
El famoso psicoanalista Victor Frankl, por su parte, mostró
cómo una importancia excesiva otorgada al sexo encubre un
"vacío existencial", es decir, una angustia profunda debida a
una falta de sentido en la vida. Contrariamente, una sociedad
que sobrestima el sexo causa, en el psiquismo colectivo, un
estado depresivo caracterizado por la falta de ideal, el
pesimismo y el individualismo.
 
E/ Del sexo liberado al transexualismo
Es interesante observar el deslizamiento que tuvo lugar desde
el movimiento de liberación sexual de los años sesenta hasta
hoy. Se pasó de una cultura que profesaba liberar el sexo
de la represión social a una cultura de la trasgresión
sexual. En otros términos, la liberalización de la
pornografía se basaba en la idea de un sexo natural,
mientras que hoy se observa una búsqueda de un sexo
cada vez más artificial, trasgressional, violento.
 
Por ejemplo, en el ámbito de la cultura adolescente, se pasó
del tiempo de los hippies al tiempo de los ídolos transexuales
como Madonna y Mickael Jackson, figuras sexualmente
dudosas, o incluso francamente transsexuelles, que transmiten
a los jóvenes una total confusión sobre la identidad de los
géneros.
 
En el ámbito del erotismo y la pornografía, es también
importante reconocer la continuidad que existe entre la
legalización de la "prensa rosa" clase Playboy, a partir de los
años cincuenta, incluso el erotismo de un David Hamilton, muy
valorado hasta en los años setenta, y la invasión hoy de la
pornografía sadomasoquista, infantil y homosexual.
 
 
Cuando se trata el sexo como algo puramente natural que es
necesario liberar de los tabúes sociales, sin reconocer el poder
extraordinario del sexo, se es víctima de una suave ilusión que
cuesta caro. Pronto, el sexo muestra su poder destructivo.
Resulta que no se limita a ser "natural",  se vuelve salvaje.
Reivindica el derecho a infringir su propia naturaleza y produce
los peores horrores.
 
 
13. ¿El final de una civilización?
Se puede hacer un paralelo entre la historia de un
individuo que se entrega al consumo de pornografía y la
historia de una sociedad que autoriza, o incluso promueve,
la pornografía. En el caso de un individuo, se ha visto que la
pornografía - pero en realidad toda forma de sexualidad vivida
de acuerdo al método egoísta y compulsivo - actúa como una
droga, que, etapa por etapa, lleva al individuo hacia la
degeneración de sí mismo y de su pareja si tiene una y, en el 
peor de los casos hasta la criminalidad sexual. En el caso de
una sociedad, el principio es el mismo. Una sociedad que
suprime todas las prohibiciones, una cultura que erotiza con
exceso, en fin, una sociedad de consumo sexual se mueve
hacia  una cuesta que se vuelve cada vez más difícil de
rectificar, y que, etapa por etapa, la lleva hacia la
decadencia, con tipos de criminalidad creciente, un clima
depresivo y la destrucción del tejido familiar y social.
 
No se debe subestimar las consecuencias de la permisividad y
la inmoralidad de la cultura para el clima depresivo que
caracteriza a nuestra sociedad. No se debe tampoco
subestimar el papel determinante de la pornografía y la
apología del sexo adultero que hacen los medios de
comunicación de cara a la crisis profunda que sufre la familia.
Como el escribe Pedro Debray:   
 
< < La crisis que vivimos solo es política, económica o
cultural secundariamente. Es en primer lugar, y sobre todo,
es una crisis de los valores, que se asemeja mucho a
aquélla que ha vivido el Imperio romano y de la cual que
debía morir, mucho más que de las "invasiones de los
bárbaros", el mundo antiguo >>. ] [9

 
Numerosos historiadores comparten esta interpretación de la
caída del imperio romano, que si no sigue siendo un misterio.
El famoso historiador inglés Arnold Toynbee, por ejemplo, que
estudió todas las grandes últimas civilizaciones, ha concluido
que su decadencia siguió siempre el mismo esquema en tres
tiempos:  
1. Inicialmente la decadencia y la corrupción de la religión que
originalmente había presidido a la fundación de la civilización; 
 2. en un segundo momento la degradación de la moral,
privada de fundamento religioso; 
 3. en un tercer tiempo el hundimiento de las estructuras
sociales, económicas y políticas.
 
A partir del primer siglo de nuestra era ya comienza la segunda
fase de la decadencia de Roma (se puede datar el principio de
la primer fase de la institución del culto del Emperador y la
infiltración masiva de los cultos a misterio decadentes u
orgiásticos). Los mismos fenómenos que caracterizan hoy
nuestra decadencia moral se extendían, aunque a una escala
menor, comenzando a minar la fibra social del imperio. Da
prueba esta crítica de Séneca sobre su tiempo:  
 < < Ninguna mujer necesitaba avergonzar y  enrojecer por
romper su matrimonio puesto que las más famosas damas
vienen a contar sus años no por los nombres de los cónsules,
pero por los de su maridos. Se divorcian para casarse de
nuevo y se casan de nuevo para re-divorciarse >>. [10]

 
San Pablo, en la epístola a los Romanos (1:18-32), escribía
con respecto a los Romanos:   
 
< < Intercambiaron la verdad de Dios contra la mentira,
adoraron y sirvieron la criatura en vez del Creador... Esta es la
razón por la que Dios los entrego a pasiones que degradaban:
sus mujeres intercambiaron los relaciones  naturales por
relaciones contra naturaleza; los hombres del mismo modo,
que abandonaban los relaciones naturales con la mujer, se
encendieron de deseo los unos para otros, cometiendo la
infamia de hombre a hombre y recibiendo en ellos en persona
el justo salario de su extravío... >> 
 
Tenemos derecho a preguntarnos si no vivimos nosotros
también, hoy, la decadencia del Occidente. Después de la
decadencia de la religión cristiana que la había fundado, luego
la decadencia moral, nosotros somos cada vez más impotentes
hoy para  controlar la corrupción de todas las estructuras
sociales y la depresión económica. Si el análisis del historiador
Toynbee es verdadero, nada podrá salvar nuestra civilización
de la miseria y de una vuelta a la crueldad excepto un
renacimiento de los valores morales y del ideal del matrimonio.
 
 
14. ¿Quién es responsable?
Cuando hay corrupción, hay a la vez corruptores y
corrompidos. Ambos son culpables y responsables. Lo mismo
sucede para la corrupción de nuestra sociedad por el sexo.
 
A/ Los corruptores
Los corruptores de la moralidad son las minorías que militan
activamente contra todos los valores morales y luchas por el
desarrollo de los métodos de vida permisivos. Son en primer
lugar por supuesto los negociantes de sexo que viven, y a
veces hacen fortuna, de la pornografía y la explotación sexual.
Son movimientos también como algunos movimientos de
homosexuales, partidarios incondicionales de la libertad sexual
a toda edad. Son los medios de comunicación finalmente y un
gran número de intelectuales, de los tiempos de los sesenta
para la mayoría, que encuentran ventajoso para ellos el
presentarse sistemáticamente como partidarios de la libertad
sexual. Citemos, por ejemplo, a autores como Gabriel Matzneff,
que presenta  abiertamente sus violaciones de niños y cuyos
escritos son un estímulo incesante a la pederastia. En nombre
de la literatura, se publican sus obras. La alabanza literaria que
se otorga a autores abiertamente pederastas como Jean Genet
es no menos escandaloso. ¿Y que decir de la introducción de
la obra del Marqués de Sade en la colección prestigiosa de la
Pléyade en 1991, mientras que era aún prohíbe de publicación
hace aún 40 años? ¿No hay de la parte de esta cultura que
glorifica la inmoralidad una complicidad con los horrores que
sufren niños y mujeres para satisfacer las fantasías que
despierta?  
 
B/ Los corrompidos
La mayoría silenciosa  es ampliamente responsable por el
simple hecho de no protestar antes los funcionarios elegidos, y
también por el hecho de consumir. La mayoría de los padres,
en Francia, desaprueba la invasión del sexo en la calle, en la
escuela y en la televisión; están preocupados de ver crecer a
sus niños en una sociedad donde se ridiculizan los valores
morales que ellos les enseñan. Sin embargo, mucho entre
ellos, por pereza y por inconsciencia, en parte admiten la
influencia y son seducidos por el erotisacion de nuestra cultura.
Por ejemplo, numerosos padres consumen de la pornografía, o
aprecian las películas eróticas. El volumen de negocios del
porno lo prueba.
 
Es urgente alertar la opinión pública, para que la gente resista
a la seducción perniciosa de los negociantes de sexo, que son
los dictadores de nuestra sociedad. Para que los padres, sobre
todo, se den cuenta  que su propia integridad moral es su
primera responsabilidad frente a sus niños, ya que son, para
bien y para  mal, los primeros modelos para sus niños.
¿Cuántos padres, hipócritamente, toleran la pornografía en su
vida, negando al mismo tiempo a ver que contribuyen así a un
fenómeno que tiene consecuencias dramáticas sobre los
niños?
 
C/  ¿Qué debemos hacer?
En primer lugar, sean incorruptibles. Resistamos a la seducción
de los negociantes de sexo en toda clase. No dejemos que nos
roben poco a poco nuestro sentido del pudor y la dignidad de la
sexualidad. No juguemos con nuestra conciencia. No
comprometamos nuestros valores. Eso pide mucha fuerza.
 
Si somos padres, es nuestra integridad que es la más segura
protección para nuestros niños. Debemos también velar por
proteger a nuestros niños de la influencia que deterioran  la
cultura moderna. No dejen que esta cultura les de la educación
sexual. Los padres deben asumir esta responsabilidad de
hablar a sus niños de la vocación verdadera de la sexualidad,
alimentarlos con un alto ideal de la familia y el amor verdadero,
y ponerlos en guardia contra las falsificaciones.
 
A continuación, si lo podemos, se involucren activamente en la
sociedad. Las leyes que aparentemente han de  protegernos
de la pornografía existen. Aunque las autoridades públicas las
ignoran, estas leyes no se derogaron nunca, por la simple
razón que se derivan de la sensatez misma y que su
fundamento salta a los ojos. Ante nuestros alcaldes, consejeros
generales, diputados, podemos intervenir para protestar contra
los abusos que existen en nuestros municipios. Basta con
escribirles recordándoles la ley (véase más abajo).
 
Por otra parte, antes de votar por un cargo local, le pidan se
exprese claramente sobre el tema de la pornografía. La política
que se ha convertido en el arte de hablar lo más posible
diciendo lo menos posible. Obliguemos a nuestros políticos a
expresarse sobre este tema. Al mismo tiempo, hagámosles
saber nuestra opinión. Poco a poco, al partir de un nivel local,
podemos cambiar la normativa al nivel nacional.
 
Se puede también, simplemente, pedir a los comerciantes que
venden de la pornografía de retirar estas revistas de su vitrina.
Estas simples acciones son a menudo eficaces. Lo importante
es no ser pasivo, manifestar nuestra opinión.
 
 
 
15. Los recursos de la ley contra los promotores de
pornografía
Nota: Usted tendrá que averiguar qué leyes de su país pueden
utilizarse para  defender la vida, a los jóvenes y a los niños. Si
dispone de información al respecto, por favor, compártala con
nosotros para publicarla aquí. Estará usted ayudando a otros.
Vaya a ver una serie de enlaces, vínculos y links para enterarse
de  cómo luchar contra la pornografía
 
En nuestro país (se está hablando de Francia y las sugerencias
pueden aplicarse en su país; para ver otras sugerencias más
arriba), los textos existen, incluso si no se aplican, permiten
combatir eficazmente la proliferación de la pornografía. Todo
ciudadano puede, en su ciudad, pedir al municipio, a la policía
o a la gendarmería, de hacer retirar los carteles o escritos
licenciosos. Todo alcalde puede dar el ejemplo de una voluntad
de frenar el fenómeno, ejemplo susceptible de hacer escuela a
nivel nacional.
 
 
A/ Textos por los que se castigan las ofensas a las buenas
costumbres vía prensa
Se trata de los artículos 283 a 290 del Código Penal relativos a
< < ofensas a las buenas costumbres cometidas por medio de
la prensa y el libro >>. Estos artículos, cuya redacción se
remonta a las leyes 29 de julio de 1957, se redactan en los
términos más extensivos para prohibir - y castigar de prisión
hasta 2 años, o de multa hasta 30.000 F – a todas las personas
que habrán ayudado a la visualización, a la impresión, a la
venta ambulante, etc. de todas las formas de escritos,
imágenes, sonidos posibles, contrarias a las buenas
costumbres. El artículo 286 trata de la agravación de penas en
caso de repetición, y prevé penas profesionales de prohibición
respecto a los profesionales de la prensa.
 
Las asociaciones de tipo familiar, pero a la doble condición que
se hayan autorizado se hayan sido reconocidas como de
servicio público y especialmente por el Ministerio de Justicia,
pueden llevar partes civiles (es decir, ejercer los derechos del
demandante) ante los Tribunales Correccionales contra los
autores de los delitos.
 
No obstante, al mismo tiempo que concede esta facilidad de
procedimiento, el Código Penal (artículo 289) ha limitado
considerablemente los derechos de los particulares para
obtener una condena. En efecto, cuando la ofensa a las
buenas costumbres se constituye por medio de un libro o de un
Diario, las actuaciones judiciales no pueden producir hasta
después que haya emitido opinión favorable de una comisión
especial compuesta de altos magistrados (decreto de 24.08.60;
arte D8 a D13 del Código Penal). Esta disposición tiene pues
como efecto unificar a nivel nacional una determinada
definición y una determinada jurisprudencia de < < buenas
costumbres >>. Se da por conocido que esta unificación se
realizó desde abajo, en los años 70, por el abandono
progresivo del salvaguardia antes comúnmente aceptada.
 
B/ Textos relativos a la protección de juventud
Existen, no obstante, otra serie de textos especiales. La ley de
16.07.1949, relativos a las publicaciones destinadas a juventud,
da al Ministro de Interior el poder (artículo 14 de la ley, como
modificado por una ley de 4.01.1967) de poner en una lista
especial todos los escritos, publicaciones periódicos o no, que
considera peligroso para juventud (es decir, para los jóvenes
menores de 18 años). El Ministro solicita por otra parte el
dictamen de una comisión especial. En cuanto a los escritos
contemplados se refieren a la lista (publicada en el Diario
Oficial), no pueden ya venderse en los quioscos o por los
vendedores de periódicos, y ninguna publicidad puede hacerse
en las calles. En principio, esta lista supone acoger todos los
escritos o imágenes que exponen las relaciones sexuales en lo
que tienen de más intimo.
 
Estas publicaciones, antes completamente prohibidas, solo
están a la venta en principio en el < < sex-shops >>. Sujetas a
un elevado tipo de IVA, estas publicaciones < < claramente X
>> o pornográficos en realidad en principio se aíslan del resto
de la prensa y se relegan en lugares inaccesibles a los
menores.
 
No obstante este principio sufre hoy un ataque debido al hecho
de que el límite entre publicaciones < < X >> y publicaciones <
< no x >>, supuestos haber sido colocado claramente al origen,
mucho se esfumó. En cuanto a la imagen, un número creciente
de publicaciones, en venta libre, en primer lugar expuso los
órganos sexuales, antes de sugerir, luego de mostrar de
manera cada vez más realista, como es el caso actualmente, la
relación sexual misma. Según los criterios especialmente
amplios y permisivos del Ministerio de Interior, tales imágenes
están incluidas también en la etiqueta < < X >>. Y con todo,
son completamente libres al acceso.
 
C/ Textos de policía, a disposición de los alcaldes o las
autoridades locales
Resulta del artículo R.38-9deg. del Código Penal que < < los
que habrán expuesto o habrán hecho exponer en la vía pública
o en lugares públicos carteles o imágenes contrarios a la
decencia...>> se castigarán de una multa de 600 F a 1200 F
inclusive y podrán serlo, además del encarcelamiento durante
cinco días o más.
Del mismo modo, el artículo R.38-9deg. del Código castiga con
penas similares < < los que habrán enviado, sin solicitud previa
del destinatario, distribuido o hace distribuir a domicilio o en
lugares públicos todos los prospectos, escritos, imágenes,
fotografías u objetos cualesquiera contrarios a la decencia >>.
 
A diferencia de los dos precedentes, estos textos no supeditan
el compromiso de actuaciones judiciales, o la retirada física de
los carteles u otras publicaciones, a una decisión tomada, al
nivel nacional, por una comisión especial o por el Gobierno. Se
trata de textos a disposición de un alcalde, de un Comisario de
policía, de la gendarmería a nivel local. Lo mismo vale decir
que, por medio de estas autoridades inmediatamente
contactadas, estos textos están al alcance de todos los
Franceses.
 
Todo ciudadano puede, en su ciudad, pedir a su alcalde, a la
policía o a la gendarmería hacer retirar los carteles o escritos
licenciosos. Estas autoridades pueden elaborar un acta de la
infracción si se continúa y comprometerlas, o hacerlas
comprometer, actuaciones judiciales contra sus autores sobre
el fundamento de los artículos antes citados. En vano
mantendrá que el carácter solamente local de estas
infracciones, adjuntados a la debilidad de dolores que los
sancionan, permanecerá sin consecuencias prácticas.
 
Es, en verdad, el contrario. El abandono de las actuaciones
judiciales y condenas contra los editores de obras
pornográficos no se decidió a nivel nacional. Este abandono
fue progresivo: se hizo en una ciudad, luego en dos, antes de
que < < el ejemplo >> del laxismo gane, progresivamente, la
nación entera.
 
Un fenómeno idéntico, pero al revés, podría - y debería -
producirse mañana: el ejemplo de un alcalde valiente inspirará
a otro, luego  a otro. Sólo la determinación de las autoridades
locales dará a las autoridades políticas la voluntad de
reaccionar a su vez contra prácticas que la ley, si siguió siendo
inaplicada, nunca ha dejado de castigar.

Vea una página muy completa que ofrece sugerencias de cómo


luchar contra la pornografía

Notas

[1]
Larry D. Nachman, Freedom and Taboo: Pornography and the Politics of a Self Divided,
Robert S. Randall, Berkeley, University of California Press, 1989.
[2]
Informe SIECUS, se es 1988.
[3]
Congressman Wm. Dannemeyer, Shadow in the Land. Homosexuality in America, Ignatius
Press, San francisco, 1989, pp.161-69.
[4]
Judith A. Reisman y Edward W. Eichel, Kinsey, Sex and Fraud, Huntington House
Publishers (P.O. Caja 53788 Lafayette, Luisiana, los 70505 EE.UU), p. 218.
[5]
Ciudad en Jacqueline R. Kasun, < < Sex Education: The Hidden Agenda >>, The World
and I, septembre 1989, p. 493
[6]
Ibid., p. 491.
[7]
Tony Anatrella, No a la sociedad depresiva, Flammarion, 1993, p.110.
[8]
Tony Anatrella, < < cuando la educación sexual inhibe la sexualidad >>, en André Ruffiot
(bajo la dirección de), la educación sexual para el tiempo del SIDA, pp. 67-68.
 
[9]
Correo semanal de Pedro Debray, ndeg.1022, 17 de septiembre de 1990, citado en
Deseado Dutonnerre, OP. cit., p. 275
[10]
Sénèque, < < De beneficiis >>, III, 12, 2.

Algunas Secuelas de la pornografía


 Separa el sexo del amor y del compromiso
 Lastima profundamente a los niños que la ven. Estos  se
vuelven propensos al sexo prematuro y a la
homosexualidad, además de confundirlos severamente
en su  auto estima.
 Minimiza la violación haciéndola parecer cotidiana.
 Al mostrar cuerpos esculturales, provoca la sensación de
tener un cuerpo desagradable, y en el caso del casado, de
que el conyugue lo tiene.
 Bloquea la comunicación profunda en la pareja
 Representa la mayor muestra de degradación del
hombre, al rebajarlo a la categoría de "animal
copulando"
 Es la materia prima de la masturbación vicio en los
varones.
 Induce la relajación de los principios éticos.  Se ha
descubierto que TODOS los criminales son aficionados a
la pornografía.
 Refuerza el habito de desnudar con la imaginación a la
gente o de recrear fantasías sexuales mientras se charla
con las personas del sexo opuesto
 Las imagenes grabadas en la mente combinadas con la
masturbación son el principal causante del problema de
eyaculación precoz en el hombre
 
 En general la pornografía desmorona el mapa sexual.
 
Los mapas sexuales muy dañados arrojan desviaciones llamadas
parafílias:
- Sadismo - masoquismo sexual -  Voyeurismo - Fetichismo-
- travestismo - Pedofilia - exhibicionismo - transexualismo

Estadísticas Pornografía
 

HECHOS ALARMANTES ACERCA DE LA INDUSTRIA DE LA


PORNOGRAFÍA EN EL INTERNET
 
 Pornografía en el Internet genera aproximadamente $1 mil
millones anualmente con las proyecciones del crecimiento en exceso
de $5-7 mil millones en los próximos 5 años, salvo un cambio
imprevisto (informe 2002 del NRC)
 
El  74% de sitios comerciales pornográficos exhiben imágenes
provocadoras de pornografía en su homepage (Child-proofing on the
World Wide Web: A survey of adult web servers 2001, (NRC Report
2002)
 
 Aumento del 345% de sitios Web de  pornografía de niños entre 2-
2001- 7/2001 (N2H2, 8/01)  
 
El  60% de todas las visitas del Internet son de naturaleza sexual
(encuesta en el 2000 MSNBC) 
 
25 millones de los norteamericanos visitan entre 1-10 horas por
semana los sitios pornográficos (encuesta en el  2000 MSNBC) 
 
 La Oficina de Aduanas de EE.UU. estima que hay más de 100.000
sitios Web que ofrecen pornografía infantil -  es ilegal, en todo el
mundo (Red Herring Magazine, 1/18/02)
 
JUVENTUD
 9 de 10 chicos entre 8-16 años han visto pornografía en Internet,
sobre todo accidentalmente mientras hacían sus tareas (UK News
Telegraph, NOP Research Group, 1/07/02) 
 
Una  investigación de 4 millones de niños entre 7-17 años que
recorren la red del Internet, muestra que  el 29% daría fácilmente  de
su dirección de casa y el 14% darían daría fácilmente  su dirección
e-mail si se lo piden (NOP Research Group, 2002). 
 
La industria del  porno adulto dice las visitas son entre  20-30% niños
(informe del NRC, 2002)
 
26 dibujos animados populares para niños, tales como Pokemon,
My Little Pony y Action Man, mostraron millares de enlaces con 
sitios Web de pornografía, el 30% era de sexo brutal. (Envisional
2000)
 
 DEPREDADORES SEXUALES EN LÍNEA 
El 89% de solicitaciones sexuales de jóvenes fueron hechas o en
los Chat o por medio  los Mensajeros (Pew Study reported in JAMA,
2001)
 
1 de 5 jóvenes recibió solicitación sexual o acercamiento sexual
durante el año pasado (NCMEC, 2000)  
 
cortesía de http://www.enough.org/
 

Los adolescentes entre las edades de 12 a 17 años son los más grandes
consumidores de pornografía, de acuerdo con estudios gubernamentales.

El 86% de violadores convictos en los Estados Unidos han admitido el ser


usuarios frecuentes de pornografía, y el 57% han admitido el que imitaron
escenas sexuales vistas en materiales obscenos en la comisión de sus delitos.

El 87% de los abusadores de niñas y el 77% de los abusadores de niños usaban


regularmente la pornografía fuerte.

El típico enfermo sexual en serie puede llegar a abusar y molestar más de 300
niños en toda su vida, jugando la pornografía un papel de importancia en
crímenes y en actos de violencia sexual contra niños.

En los Estados Unidos una mujer mayor de 18 años de edad es violada cada 46
segundos y la pornografía violenta sirve a menudo como un manual de
instrucciones para el violador.

En la actualidad hay más de 1.000 servicios de BBS que ofrecen pornografía en


los Estados Unidos. Robert Thomas, quien fue convicto por la distribución
interestatal de material obsceno a través de su BBS (Bulletin Board Service)
tenía en su sistema unas 25.000 fotografías sexualmente explicitas (hard-core o
XXX), siendo 6.000 de las mismas, fotos de niños. Las imágenes de los niños
(pornografía infantil) fueron solicitadas y distribuidas por este convicto en más
de 600.000 ocasiones.

Se estima que los norteamericanos gastan entre 8.000 y 10.000 millones de


dólares anuales en pornografía. Esta cantidad supera a la suma de las ganancias
en bruto de las cadenas ABC, CBS, y NBC, que en conjunto representan 6.200
millones de dólares anuales.

Anualmente se distribuyen 200 millones de ejemplares de Hustler, Penthouse y


Playboy en los hogares de Estados Unidos.

La circulación combinada de Playboy y Penthouse excede las de Time y


Newsweek sumadas.

La edad promedio a la cual los hombres ven por primera vez Playboy u otra
revista similar, es de 11 años.

Una película pornográfica puede filmarse a un costo entre u$s 20.000 y u$s
125.000, generando hasta u$s 2 millones en ganancias por la venta al detalle.

Se cree que un 70% de las mujeres involucradas en la pornografía son


sobrevivientes de incesto o abuso sexual infantil.

Estudios de laboratorio han demostrado que el hecho de ver películas


pornográficas puede incrementar los niveles de agresión hacia las mujeres.

La industria de la pornografía infantil genera ganancias de 2.000 a 3.000


millones de dólares por año.

Se estima que el 7% de la industria de la pornografía en EE.UU. involucra


actividades entre niños o entre niños y adultos.

Según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el abuso sexual


infantil se elevó un 175 % entre 1981 y 1985. La tasa de violaciones en los
Estados Unidos ha aumentado más del 700 % desde 1933. Esto tiene en cuenta
el aumento de población - Doctor Victor Cline, sicólogo de la Universidad de
Utah.

Desde 1984, más de 150 negocios orientados al sexo (peep shows, salas de
masaje, librerías, teatros, etc.) han sido cerrados en la ciudad de Oklahoma, y en
un período de 5 años, la tasa de violaciones en el condado disminuyó un 27 %.
Durante este mismo período, la tasa de violaciones aumentó el 19 % en el resto
del estado.

La policía de Cincinnati encontró una disminución del 83% en crímenes


mayores tales como la violación, la ratería y el robo entre 1974 y 1979 en un
área de la ciudad donde las tiendas de sexo fueron cerradas.

La policía en Phoenix, Arizona, encontró en 1978, que un vencindario con


negocios de pornografía experimentó 47% más de crimenes contra la propiedad,
44% más de crímenes violentos, y 1035% más de crímenes sexuales que en las
áreas de la ciudad sin las tiendas sexuales.

Varios estudios han demostrado que todas las personas, normales o desajustadas,
que ven pornografía desarrollan el deseo de ver material pornográfico cada vez
más perverso, así como los adictos a las drogas desean drogas cada vez más
fuertes.

El capítulo 18 del estudio de la Comisión sobre la Pornografía del Fiscal


General de Estados Unidos, realizado en 1986, señala que las principales
revistas pornográficas para hombres (Playboy, Penthouse, Hustler, Chic, Club,
Gallery, Genesis y Oui) tienen una tasa de circulación cinco veces más elevada
en los Estados de Alaska y Nevada que en el de Dakota del Norte. Es muy
significativo que las tasas de violaciones sexuales de Alaska y Nevada son ocho
veces más elevadas que la de Dakota del Norte.

Hustler publicó imágenes de niños a un promedio de 14,1 veces por ejemplar


entre 1953 y 1984. Dos tercios de las escenas en las que aparecían niños en estas
revistas eran sexuales y/o violentas, la mayoría involucrando a niños entre 3 y
11 años, con 80% de los niños activamente involucrados.

 cortesía de http://bastadepornografia.idz.net/

La pornografía
en preguntas y respuestas
 

¿Qué es pornografía?
Según la enciclopedia Sopena es: «Tratado acerca de la
prostitución. Carácter obsceno de obras literarias o artísticas
y demás descripciones de conducta sexual, en palabras,
películas, videos, etc.».
¿La pornografía es o no una cuestión privada?
Hay muchas personas que desaprueban la pornografía pero
que no la combaten, convencidas de que es una cuestión
privada, producto de la libertad del hombre. Sin embargo, la
pornografía no es una cuestión privada porque tiene
importantes consecuencias sociales. El sentido común y la
experiencia nos revelan que el ambiente que nos rodea
influye grandemente en la formación de nuestros gustos,
opiniones, creencias y acciones; ¿por qué hemos de creer
que esta realidad es menos verdadera en cuanto a la
pornografía?
La pornografía no es una cuestión privada porque ataca la
dignidad de la persona humana y el derecho a la intimidad de
las relaciones sexuales pues hace de ellas un hecho público y
mercantil. Ataca el bien individual y el bien común de la
sociedad, que se encuentra en gran peligro cuando la
degradación sexual y la violencia son motivo de diversión.
¿Puede evitarse la pornografía?
Sí se puede evitar con educación, formación, rechazo y
protesta. Una propuesta por demás sencilla es comunicarse
constantemente a los teléfonos de los canales de televisión
para protestar por determinados anuncios, series,
programas, etc., y abstenerse de asistir a los estudios en los
que la vulgaridad y el mal gusto están presentes. También
pueden mandarse protestas a los periódicos por anuncios que
verdaderamente rebasan la decencia o por artículos con los
que no estemos de acuerdo.
¿Frenar la pornografía es atentar contra la libertad de
expresión?
El Vaticano, en su documento sobre La pornografía y la
violencia en los medios de comunicación recuerda que «el
legítimo derecho a la libertad de expresión y de información
debe ser respetado, pero también los derechos de los
individuos, las familias la sociedad a la privacía, intimidad,
pública decencia y protección a los valores básicos» (SS, n.
21). En nombre de la «libertad de expresión» se ha
atropellado el derecho del hombre a preservar en su hogar
un ambiente de decoro y buena educación.
¿Cómo afecta la pornografía a la familia?
Excluye la procreación. Trastorna la relación de amor entre
los esposos pues el sexo se convierte en un placer personal.
Glorifica la frecuencia, intensidad y longevidad de los poderes
sexuales. El sexo fuera del matrimonio es mucho más
excitante por la alteración química y la combinación de
miedo, culpa y fantasía. Promueve la infidelidad, el adulterio,
la fornicación en todas sus manifestaciones, como el incesto,
la masturbación, la homosexualidad, la bestialidad, el sexo
en grupos, el sadomasoquismo, y el abuso de mujeres y
niños.
¿Es cierto que la pornografía causa adicción?
Lo que empieza como una simple curiosidad puede llegar a
ser obsesión realmente destructiva; la excitación inicial rara
vez es suficiente y se va exigiendo y necesitando material
cada vez más explícito y violento. La pornografía llega a ser
más adictiva cuando se empieza a temprana edad, y pueden
citarse cuatro pasos que la describen: 1) adicción a material
que exacerba la lujuria; 2) exigencia de material más
explícito y violento; 3) aceptación cada vez más fácil de
material brutal, y una mayor insensibilidad, 4) impulso de
actuar lo que se ve.
¿Qué otras consecuencias morales trae consigo?
Ofende porque hace público y mercantil lo que por instinto
debe ser completamente privado e íntimo; abarata el sexo, y
el cuerpo humano queda reducido a sus genitales y borrada
la espléndida belleza plasmada por Dios. Degrada a la
persona al convertirla simplemente en un ser destinado al
placer sexual. Destruye lo más legítimo que tiene el ser
humano: su propia estima.
¿Y físicamente hablando?
La pornografía altera la química del cuerpo: libera nuestro
«almacén de drogas», como la testosterona en los hombres,
la adrenalina y otras sustancias neuroquímicas; la adrenalina
crea adicción, sobre todo en las personas de actividades
riesgosas. La combinación de culpa, miedo y excitación
sexual produce una euforia con un «nivel de despegue»
cercano al éxtasis. Esta euforia impide relaciones normales:
nada de amor, pues ninguna experiencia sexual normal será
capaz de igualar las experiencias anteriores vistas en la
pornografía porque, si se ama y confía en la persona con la
que se tienen relaciones, se experimenta confianza y
desaparece el riesgo, la culpa, la vergüenza y todos esos
sentimientos de peligro que tanto excitan.
¿Puede recuperarse un adicto a la pornografía?
La pornografía puede causar daños irreparables en la mente,
dañando el buen juicio y el control que todo ser humano
debe ejercer sobre sí mismo para no ser una bestia. La
pornografía promueve una fantasía destructiva y negativa
que aisla de los demás, llegando a ser una adicción
especialmente solitaria. Debido a que la pornografía se
desempeña mejor en la imaginación, es allí donde a menudo
permanece, causando muchas veces impotencia, pues es
muy difícil que la pareja responda en la forma delirante que
muestra una «buena» sesión pornográfica.
 

Fuentes
Sociedad E.V.C. / Curia del Arzobispado de México
EL OBSERVADOR (México), 9 de mayo de 1999,
http://www.catholic-church.org/observador/200.html

Joseph Ratzinger
"El relativismo, nuevo rostro de la
intolerancia"
 Zenit, 1.XII.02

>> El relativismo se ha convertido en la nueva expresión de la intolerancia,


según considera el cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación
vaticana para la Doctrina de la Fe en la clausura en Murcia el Congreso de
Cristología organizado por la Universidad Católica de San Antonio.

--Algunos interpretan en muchas ocasiones el hecho de anunciar a Cristo como


una ruptura en el diálogo con las demás religiones ¿Cómo es posible anunciar a
Cristo y dialogar al mismo tiempo?

--Cardenal Ratzinger: Diría que hoy realmente se da una dominación del


relativismo. Quien nos es relativista parecería que es alguien intolerante.
Pensar que se puede comprender la verdad esencial es visto ya como algo
intolerante. Pero en realidad esta exclusión de la verdad es un tipo de
intolerancia muy grave y reduce las cosas esenciales de la vida humana al
subjetivismo. De este modo, en las cosas esenciales ya no tendremos una
visión común. Cada uno podría y debería decidir como puede. Perdemos así los
fundamentos éticos de nuestra vida común.

Cristo es totalmente diferente a todos los fundadores de otras religiones, y no


puede ser reducido a un Buda, o a un Sócrates, o un Confucio. Es realmente el
puente entre el cielo y la tierra, la luz de la verdad que se nos ha aparecido. El
don de conocer a Jesús no significa que no haya fragmentos importantes de
verdad en otras religiones. A la luz de Cristo, podemos instaurar un diálogo
fecundo con un punto de referencia en el que podemos ver cómo todos estos
fragmentos de verdad contribuyen a una profundización de nuestra propia fe y
a una auténtica comunión espiritual de la humanidad. (...)

--¿Qué ha aprendido el cardenal Ratzinger que no supiera ya el teólogo


Ratzinger?

--Cardenal Ratzinger: La substancia de mi fe en Cristo ha seguido siendo


siempre la misma: conocer a este hombre que es Dios que me conoce, que
--como dice san Pablo-- se ha entregado por mí. Está presente para ayudarme
y guiarme. Esta substancia ha seguido siendo siempre igual. En el transcurso
de mi vida he leído a los Padres de la Iglesia, a los grandes teólogos, así como
la teología presente. Cuando yo era joven era determinante en Alemania la
teología de Bultmann, la teología existencialista; después fue más
determinante la teología de Moltmann, teología de influencia marxista, por así
decir. Diría que en el momento actual el diálogo con las demás religiones es el
punto más importante: comprender cómo por una parte Cristo es único, y por
otra parte cómo responde a todos los demás, que son precursores de Cristo, y
que están en diálogo con Cristo.

--¿Qué debe hacer una Universidad católica, portadora de la verdad de Cristo,


para hacer presente la misión evangelizadora del cristianismo?

--Cardenal Ratzinger: Es importante que en una Universidad católica no se


aprenda sólo la preparación para una cierta profesión. Una Universidad es algo
más que una escuela profesional, en la que aprendo física, sociología,
química.... Es muy importante una buena formación profesional, pero si fuera
sólo esto no sería más que un techo de escuelas profesionales diferentes.

Una Universidad tiene que tener como fundamento la construcción de una


interpretación válida de la existencia humana. A la luz de este fundamento
podemos ver el lugar que ocupan cada una de las ciencias, así como nuestra fe
cristiana, que debe estar presente a un alto nivel intelectual.

Por este motivo, en la escuela católica tiene que darse una formación
fundamental en las cuestiones de la fe y sobre todo un diálogo interdisciplinar
entre profesores y estudiantes para que juntos puedan comprender la misión
de un intelectual católico en nuestro mundo.

--Ante la búsqueda actual de espiritualidad, mucha gente recurre a la


meditación trascendental. ¿Qué diferencia hay entre la meditación
trascendental y la meditación cristiana?

--Cardenal Ratzinger: En pocas palabras, diría que lo esencial de la meditación


trascendental es que el hombre se expropia del propio yo, se une con la
universal esencia del mundo; por tanto, queda un poco despersonalizado. Por
el contrario, en la meditación cristiana no pierdo mi personalidad, entro en una
relación personal con la persona de Cristo, entro en relación con el «Tú» de
Cristo, y de este modo este «yo» no se pierde, mantiene su identidad y
responsabilidad. Al mismo tiempo se abre, entra en una unidad más profunda,
que es la unidad del amor que no destruye. Por tanto, diría en pocas palabras,
simplificando un poco, que la meditación trascendental es impersonal, y en
este sentido «despersonalizante». Mientras que la meditación cristiana es
«personalizante» y abre a una unidad profunda que nace del amor y no de la
disolución del yo.

--Usted es prefecto para la Congregación para la Doctrina de la Fe, lo que


antes se llamaba la Inquisición. Mucha gente desconoce los dicasterios
vaticanos. Creen que es un lugar de condena. ¿En qué consiste su trabajo?

--Cardenal Ratzinger: Es difícil responder a esto en dos palabras. Tenemos dos


secciones principales: una disciplinar y otra doctrinal.

La disciplinar tiene que ocuparse de problemas de delitos de sacerdotes, que


por desgracia existen en la Iglesia. Ahora tenemos el gran problema de la
pederastia, como sabéis. En este caso, debemos sobre todo ayudar a los
obispos a encontrar los procedimientos adecuados y somos una especie de
tribunal de apelación: si uno se siente tratado injustamente por el obispo,
puede recurrir a nosotros.

La otra sección, más conocida, es doctrinal. En este sentido, Pablo VI definió


nuestra tarea como «promover» y «defender» la fe. Promover, es decir, ayudar
el diálogo en la familia de los teólogos del mundo, seguir este diálogo, y
alentar las corrientes positivas, así como ayudar a las tendencias menos
positivas a conformarse con las tendencias más positivas.

La otra dimensión es defender: en el contexto del mondo de hoy, con su


relativismo, con una oposición profunda a la fe de la Iglesia en muchas partes
del mundo, con ideología agnóstica, atea, etc., la pérdida de la identidad de la
fe tiene lugar con facilidad. Tenemos que ayudar a distinguir auténticas
novedades, auténticos progresos, de otros pasos que implican una pérdida de
identidad de la fe.

Tenemos a disposición dos instrumentos muy importantes para este trabajo, la


Comisión Teológica Internacional, con 30 teólogos propuestos por cinco años a
propuesta de los obispos; y la Comisión Bíblica, con 30 exegetas, también ellos
propuestos por los obispos. Son foros de discusión para los teólogos para
encontrar por así decir un entendimiento internacional incluso entre las
diferentes escuelas de teología, y un diálogo con el Magisterio.

Para nosotros es fundamental la colaboración con los obispos. Si es posible,


deben resolver los problemas los obispos. Pero con frecuencia se trata de
teólogos que tienen fama internacional y, por tanto, el problema supera las
posibilidades de un obispo, de modo que es llevado a la Congregación. Aquí
promovemos el diálogo con estos teólogos para llegar, si es posible, a una
solución pacífica. Sólo en poquísimos casos se da una solución negativa. (...)

Ratzinger pregunta: ¿Es arrogante decir que Cristo es el único salvador?

El interrogante fue planteado por el purpurado bávaro este sábado al intervenir


en el Congreso «Cristo: Camino, Verdad y Vida», que ha reunido del 28 de
noviembre al 1 de diciembre a algunos de los teólogos más respetados del
mundo en la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM).

«¿No es una arrogancia hablar de verdad en cosas de religión y llegar a afirmar


haber hallado en la propia religión la verdad, la sola verdad?», añadió el
prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Ante un auditorio de casi tres mil personas, en gran parte jóvenes, el cardenal
Ratzinger constató que «hoy se ha convertido en un eslogan de una enorme
repercusión rechazar como simultáneamente simplistas y arrogantes a todos
aquellos a los cuales se puede acusar de creer que "poseen" la verdad».

«Estas personas relativistas, según parece, no son capaces de dialogar y por


consiguiente no se les puede tomar en serio, pues la verdad no la "posee"
nadie --añadió exponiendo las tesis del relativismo--. Sólo podemos estar en
busca de la verdad. Pero --y esto hay que objetar en contra de esta
afirmación--, ¿de qué búsqueda se trata aquí, si no puede llegar nunca a la
meta?».

«¿Busca realmente, o es que no quiere hallar la verdad, porque lo que va a


hallar no debe existir?», siguió preguntando.

«Naturalmente la verdad no puede ser una posesión --aclaró--; ante ella debo
tener siempre una humilde aceptación, siendo consciente del riesgo propio y
aceptando el conocimiento como un regalo, del que no soy digno, del que no
puedo vanagloriarme como si fuera un logro mío».

«Si se me ha concedido la verdad, la debo considerar como una


responsabilidad, que supone también un servicio para los demás --explicó--. La
fe además afirma que la desemejanza entre lo conocido por nosotros y la
realidad propiamente dicha es infinitamente mayor que la semejanza (Lat IV
DS 806)».

«¿No es una arrogancia decir que Dios no nos puede dar el regalo de la
verdad?»; preguntó de nuevo. «¿No es un desprecio de Dios decir que hemos
nacido ciegos y que la verdad no es cosa nuestra?».

La «verdadera arrogancia» consiste en «querer ocupar el puesto de Dios y


querer determinar quiénes somos, qué hacemos, qué queremos hacer de
nosotros y del mundo».

Por tanto, consideró, «lo único que podemos hacer es reconocer con humildad
que somos mensajeros indignos que no se anuncian a sí mismos, sino que
hablan con santa timidez de lo que no es nuestro, sino de lo que proviene de
Dios».

«Sólo así se hace inteligible el encargo misionero, que no puede significar un


colonialismo espiritual, una sumisión de los demás a mi cultura y a mis ideas»,
subrayó. «La misión exige, en primer lugar, preparación para el martirio, una
disposición a perderse a sí mismos por amor a la verdad y al prójimo». «Sólo
así la misión es creíble», concluyó. «La verdad no puede ni debe tener ninguna
otra arma que a sí misma».
-La Congregación para la Doctrina de la Fe, que Su Eminencia preside, vela por
la correcta doctrina en la Iglesia católica. Hay sectores de la Iglesia en el País
Vasco vinculados a la Teología de la Liberación, empeñados en construir una
«Iglesia indígena vasca» y hasta profesores ¬algunos de ellos sacerdotes¬ que
de algún modo minimizan los crímenes de ETA. ¿Qué medidas puede tomar la
Iglesia ante esto?

-Se tiene que aplicar lo que la Congregación ya dijo en los años ochenta sobre
la Teología de la Liberación: el cristianismo tiene que ver con la libertad, pero
la libertad no es sólo el resultado de una receta política. La política tiene su
autonomía, y de la Sagrada Escritura no se pueden deducir recetas políticas,
máxime para el terrorismo. La novedad del mesianismo cristiano es que no
hace política de la liberación cristiana. No es como Barrabás, que buscaba crear
con el terrorismo la liberación de Israel. Cristo ha venido a liberar al mundo
con su Iglesia, no con violencia.

-La Iglesia defiende que cuando Dios desaparece de la sociedad, se cae en


aberraciones. ¿Se quiere hacer por eso mención de Él en la futura Constitución
Europea?

-La Europa unida no debe ser sólo algo económico o político: necesita unos
fundamentos espirituales. Europa ha crecido sobre el cristianismo, que sigue
siendo el criterio de los valores fundamentales de este continente, que a su vez
ha dado luz a otros continentes. Por eso me parece necesario que en esta
Constitución se mencionen los fundamentos cristianos de Europa.

-Estos dos últimos años han sido difíciles para la Iglesia por la continua
aparición de escándalos. ¿Qué ha sacado en claro la Iglesia?

-Por desgracia, los sacerdotes también son pecadores. Sin embargo, respecto a
los casos de pederastia, por ejemplo, el porcentaje de abusos que se dan en el
sacerdocio es igual o incluso menor que en otras categorías humanas. Menos
del uno por ciento de los sacerdotes estadounidenses son culpables. Por eso
sorprende la presencia tan constante que han tenido estas noticias en los
medios de comunicación, porque no obedece a la objetividad de los hechos.

-¿Qué conclusión saca?

-Parece que existe una campaña para desacreditar a la Iglesia que viene desde
EE UU.

-Algunos dicen incluso que está orquestada por el lobby judío estadounidense
como «venganza» por el apoyo de la Santa Sede a la causa Palestina...

-No me atrevo a señalar a un grupo en concreto. Además, no se debe


generalizar a todos los israelíes. Como en todos los colectivos, hay gente muy
buena y otra menos buena.
-Hay algunas voces que piden un nuevo Concilio. ¿Cree que es necesario?

-No; aún no ha fructificado toda la herencia del Concilio Vaticano II. Todavía
estamos trabajando para comprender e interpretar esa herencia. Los procesos
vitales llevan mucho tiempo. Las acciones más concretas van más
rápidamente. Para que crezca una selva son necesarios cuarenta años, y un
concilio no se desarrolla de un día para otro. Creo recordar que San Gregorio
Nacianceno, en el siglo IV, cuando le convocaron para un nuevo Concilio, se
negó, puesto que el anterior había sido apenas diez años antes.

-Otros piden una mayor participación de la mujer en la Iglesia.

-El papel de la mujer ha sido importantísimo en todos los períodos de la


Iglesia, pero a veces es un papel muy desconocido. En mi patria, la misión
católica sólo empezó a ser fecunda en el momento en que llegaron las mujeres.
San Bonifacio decía que sin las mujeres, la fe no puede tocar el corazón. En las
misiones, las mujeres eran las que hacían amable a la Iglesia, porque
mostraban la maternidad de la misma. En Hispanoamérica, el camino de la
Iglesia comenzó cuando aparece la Virgen.

-¿Están preparados los cristianos para afrontar este tercer milenio?

-Creo que el error de algunos creyentes es que están apegados a su idea de


cristiandad, y nos preocupamos demasiado de nosotros: el celibato de los
sacerdotes, la ordenación de mujeres... Trabajamos siempre en nuestros
«problemas», mientras que el mundo necesita respuestas porque no sabe
cómo vivir. El mundo tiene sed, y hay que darle el Evangelio. Si nosotros
evangelizásemos, los problemas internos terminarían.

-¿Por qué cree que será recordado Juan Pablo II?

-No soy profeta; no me atrevo a decir lo que ocurrirá dentro de cincuenta años.
Pero creo que su aportación más importante al catolicismo ha sido que en
todas partes ha dado una experiencia viva de la unidad de la Iglesia. Con sus
visitas, con tantos encuentros en todo el mundo, ha logrado esa sintonía con
todos en la Iglesia. Y, sin duda, quedarán sus grandes escritos, especialmente
la Redemptoris Missio, la Veritatis Splendor, Evangelium Vitae y Fides et Ratio.

-Si Dios quiere, vendrá a España el primer fin de semana de mayo. ¿Conoce Su
Eminencia alguna novedad del viaje del Santo Padre?

-Desconozco el itinerario que va a seguir, ni a qué ciudades va a acudir. Pero


tenemos que respetar las posibilidades físicas del Papa, y comprobar cómo un
hombre que sufre hace una contribución grandísima a la humanidad.

cortesía de www.interrogantes.net