Sei sulla pagina 1di 2

Define qué fueron los Decretos de Nueva Planta y explica su importancia en la configuración

del nuevo Estado borbónico

Tras la muerte de Carlos II había dos candidatos, Felipe V y Carlos de Austria. Así, se va a dar
comienzo a la Guerra de Sucesión Española (1702-1715), entre Francia y España que apoyaban
a Felipe V y la Gran Alianza antiborbónica que apoyaba a Carlos.

Posteriormente, Carlos perderá sus apoyos ya que heredó el título de emperador,


convirtiéndose así en Carlos V, y las potencias que le apoyaban pensaron que si ganaba el
Imperio de España y Alemania eso destrozaría el equilibrio europeo, por ello le dejaron de
apoyar. Además Felipe había renunciado a una posible sucesión en Francia, lo que aseguraba
que Francia y España no se iban a convertir en el mismo reino.

Todo esto dio comienzo a negociaciones de paz, que dieron como fruto el Tratado de Utrech,
complementado por el de Rastadt, por el que Felipe V conseguía mantenerse en el trono
español, aunque a cambio de duras condiciones para España. Cataluña y baleares no
aceptaron a Felipe y las tropas de éste tomaron Barcelona y Mallorca. El triunfo de Felipe V
supuso el triunfo del absolutismo.

Los decretos de Nueva Planta :Como castigo al apoyo brindado a su rival, Felipe V emitirá en
1907, 1915 y 1916 los Decretos de Nueva Planta. Éstos son una serie de normas promulgadas
que suprimían los fueros e instituciones particulares de Valencia y Aragón (1707), Mallorca
(1715) y Cataluña (1716), es decir, de los territorios de la Corona de Aragón.

Esto significaba, que en esos territorios regirían las mismas leyes e instituciones que en el resto
de España, siguiendo el modelo castellano.

Los Decretos, en concreto, dispónían la sustitución de la figura del virrey por un capitán
general al frente de una Audiencia en cada territorio;

La supresión de las Cortes particulares de Aragón, Valencia y Cataluña, existiendo, a partir de


entonces, sólo unas Cortes Generales del Reino (de España) en las que también estuvieron
representados aragoneses, catalanes, valencianos y mallorquines; la supresión de las
instituciones forales como las Diputaciones; la desaparición del Consejo de Aragón; la
posibilidad de que los castellanos pudiesen ocupar cargos en aquellos territorios, y viceversa, y
el uso de una sola lengua administrativa, el castellano.

En definitiva, los Decretos tuvieron como consecuencia la unificación jurídica e institucional de


España según el modelo castellano, configurándose, en gran medida, una monarquía unitaria y
centralizada (todo el territorio de la monarquía se regiría por las mismas leyes e instituciones
según el modelo castellano y el rey no vería sus atribuciones limitadas por los derechos
particulares -forales- de algunos territorios), aunque se mantuvieron los fueros e instituciones
vascos y navarros, por la fidelidad de estos territorios al bando borbónico durante la Guerra de
Sucesión.

Organización territorial de la monarquía en capitánías generales, provincias e intendencias: Se


reorganizó la administración territorial, creándose los intendentes y los capitanes generales.
Los intendentes fueron funcionarios que gobernaron las provincias. En las ciudades en las que
no había intendentes, seguían existiendo los corregidores. Para gobernar los reinos de la
Corona de Aragón, los virreyes dieron paso a los capitanes generales, con funciones sobre todo
militares y judiciales