Sei sulla pagina 1di 3

Atresia

Edad ortopédica

el control vertical en pacientes sometidos a tratamiento de ortodoncia ha sido reconocido durante


mucho tiempo como un factor significativo. En muchos pacientes, el desplazamiento normal hacia
abajo y adelante del maxilar y la mandíbula ha sido reemplazado por un desplazamiento más
vertical de estos huesos, lo que resulta en tiempos de tratamiento prolongados, objetivos de
tratamiento comprometidos y, a menudo, resultados estéticos pobres. El control vertical a
menudo es difícil, en parte porque la mayoría de los métodos utilizados para ejercer control
vertical dependen en gran medida del paciente. Además, a menudo existe dificultad para
identificar, antes del tratamiento, a los pacientes que requerirán el control de su dimensión
vertical. Los estudios aún tienen que producir predictores claros de mayor desplazamiento vertical
en lugar del típico vector de desplazamiento hacia abajo y hacia adelante. Las características
morfológicas que se consideran predictivas de los patrones de crecimiento vertical incluyen la
angulación del borde inferior de la mandíbula, la angulación del eje y, la agudeza del ángulo gonial,
la inclinación de la rama, la relación de la altura de la cara anterior (AFH) y la altura de la cara
posterior ( PFH), caras hiperdivergentes, cantidad de movimiento molar vertical durante el
tratamiento, altura de la cara inferior, cantidad de crecimiento condilar y dirección del crecimiento
condilar Skieller et al. Sugirieron que la morfología mandibular puede usarse para anticipar la
dirección del crecimiento residual en función del tipo de desarrollo previo. Los descriptores
morfológicos sugeridos por Skieller et al incluyen la inclinación de la sínfisis mandibular, la forma
del borde inferior de la mandíbula, el borde anterior de la mandíbula y el grosor del hueso cortical
debajo de la sínfisis. Pearson 2 resumió siete criterios que usó para evaluar la diferencia entre
rotadores delanteros (casos de ángulo bajo) y rotadores hacia atrás (casos de ángulo alto) que
derivó de Skieller et aP: (Tabla 1). El valor predictivo de los criterios anteriores no ha sido
establecido. A pesar de la vaguedad de la predicción, los médicos continúan confiando en la
intuición para predecir que un paciente en particular requerirá un control vertical durante el
tratamiento. Una vez que esto se ha decidido, los esfuerzos se dirigen a controlar el desarrollo
dentoalveolar vertical de los segmentos bucales. Controlar el desarrollo dentoalveolar vertical a
menudo es difícil, porque la mayoría de la mecanoterapia ortodóntica tiende a producir un
movimiento vertical de los dientes. Desde la colocación inicial de los separadores, que elevan los
dientes desde sus alvéolos, hasta los alambres de arco más livianos, los dientes se mueven en
dirección vertical. Tal vez la razón sea que el movimiento vertical representa el camino de menor
resistencia y, por lo tanto, es la respuesta más inmediata. Otro factor que influye en el desarrollo
vertical coeficiente de correlación (r = .515). El ángulo articular (S-Ar-Go), el ángulo gonial superior
(Nasion-Gonion-Articulare) y los ángulos goniales (Articulare-Gonion-Menton) también se
correlacionaron significativamente con la dirección del crecimiento mandibular durante el
tratamiento. Mair y Hunter 5 concluyeron que la inclinación de la rama mandibular parecía ser
significativa para determinar cómo respondería el mentón al paciente. Sin embargo, la morfología
previa al tratamiento no pudo explicar la mayoría de la variabilidad de la dirección del crecimiento
mandibular durante el tratamiento. Se han informado varios enfoques en la literatura para ayudar
a controlar la dimensión vertical.

coeficiente de correlación (r = .515). El ángulo articular (S-Ar-Go), el ángulo gonial superior


(Nasion-Gonion-Articulare) y los ángulos goniales (Articulare-Gonion-Menton) también se
correlacionaron significativamente con la dirección del crecimiento mandibular durante el
tratamiento. Mair y Hunter 5 concluyeron que la inclinación de la rama mandibular parecía ser
significativa para determinar cómo respondería el mentón al paciente. Sin embargo, la morfología
previa al tratamiento no pudo explicar la mayoría de la variabilidad de la dirección del crecimiento
mandibular durante el tratamiento. Se han informado varios enfoques en la literatura para ayudar
a controlar la dimensión vertical.

Fuerzas que actúan en las dos mandíbulas Copa de mentón con tracción vertical Este aparato
consiste en una copa para el mentón y un bonete para la cabeza conectados mediante elásticos o
una correa elástica para generar fuerzas en la dirección vertical. El nivel de fuerza generalmente
está entre 250 y 300 g por lado. 6 Algunos médicos han abogado por niveles de fuerza mucho más
altos en el rango de 1,200 a 9,000 g en total. Conceptualmente, se considera que aplicar fuerzas
de esta manera inhibe el desarrollo dentoalveolar normal en ambas mandíbulas. Graber 7 señaló
cuatro factores que podrían influir en la efectividad: el diseño del dispositivo, la duración del
tratamiento, el nivel de fuerza y la edad de los sujetos. Haas describió el uso de una barbilla de
extracción vertical sola (en pacientes de clase I con displasia vertical grave) o en combinación con
una marcha cervical (cuando se acompaña con un problema anteroposterior). Haas abogó por el
uso de 12 a 16 onzas de fuerza vertical por lado para la copa de mentón vertical. Durante la
corrección de clase I, cuando se usó la copa de extracción vertical para la barbilla junto con el
tocado cervical, se debe reducir el nivel de fuerza de extracción vertical. Una fuerza vertical pesada
interferiría con la corrección anteroposterior de Clase II como resultado del aumento de las
fuerzas oclusales. Cuando la oclusión del primer molar es más allá de una relación de extremo a
extremo hacia una oclusión de Clase I, la fuerza de la copa de la barbilla de tracción vertical debe
aumentarse a 40 a 80 onzas por lado, forzando a los dientes a una oclusión intensa.

Haas también describió el uso de un mentón de extracción vertical para controlar la dimensión
vertical junto con la expansión rápida del paladar. 9 Pearson 1 °

proporcionó datos además de los informes de casos para respaldar el uso de un mentonera
vertical junto con la extracción de dientes (generalmente extracciones premolares) para efectuar
el control vertical.

En general, la ventosa de extracción vertical es efectiva en el control vertical, pero depende en


gran medida del cumplimiento por parte del paciente, y representa un desafío para el clínico al
motivar a los pacientes a usar el aparato.

El aparato Frankel IV (FR IV) para el control vertical en una maloclusión de mordida abierta
causada por una lengua

hábito (A, B). Se muestran los modelos de estudio de pretratamiento de baldosas, (C) progreso (D)
y resultado final (E).

(Reimpreso con permiso de Graber TM. Dispositivo de Frankel. En: Graber TM, Rakosi T, Petrovic
AG, eds.
Ortopedia Dentofacial con Electrodomésticos Funcionales. St Louis, MO, Mosby-Year Book, 1997,
pp 260-264.)

Férula oclusal posterior con imán repelente.

(Reproducido con permiso de Dellinger EL. A

evaluación clínica del corrector vertical activo A

alternativa no quirúrgica para el tratamiento esquelético de mordida abierta.

Am J Orthod Dentofac Orthop 1986; 89: 428-

436.)

El objetivo de este artículo fue ayudar al médico a diagnosticar, controlar y evaluar la dimensión
vertical durante el tratamiento de ortodoncia. Gran parte de la información con respecto al
control de la dimensión vertical durante el tratamiento de ortodoncia no se ha documentado
científicamente. A menudo se encontraron discrepancias entre las técnicas que se creían eficaces y
las investigaciones publicadas. El control de la dimensión vertical por medio de la mentonera
vertical, la férula oclusal (con o sin imán), el bloqueo gemelar modificado / ajustado y el uso de
niveles de fuerza apropiados durante la intrusión de los dientes anteriores se han documentado y
demostrado ser efectivos. A pesar de que el casco de alta tracción suele ser el aparato preferido
en la mayoría de los casos con una tendencia de crecimiento vertical, los estudios de investigación
no han encontrado diferencias entre el casco de tracción alta o el tocado cervical a los molares
superiores para controlar el desarrollo vertical. El uso de una barra / quadhelix baja transpalatal,
parachoques de labio, y el uso del principio "cuña" por medio de varias técnicas de extracción no
han sido científicamente compatibles Se descubrió que el uso de diversos aparatos funcionales
fijos, como Herbst y Jasper Jumper, era efectivo para controlar temporalmente la erupción de
molares superiores, pero el efecto general en el control de la dimensión vertical era cuestionable.
A pesar de que hay informes contradictorios entre la información anecdótica y la investigación
documentada, esto no debe desalentar a los médicos de intentar alcanzar sus objetivos de
tratamiento.

La falta de evidencia documentada debería alentar ideas para una investigación más extensa que
podría ser clínicamente aplicable en un intento de controlar la dimensión vertical. Muchos clínicos
son muy innovadores y creativos en su enfoque para tratar de lograr sus objetivos de tratamiento.
Sin embargo, la prudencia ciertamente sugiere que se dé crédito a quienes han documentado la
efectividad de sus modalidades de tratamiento de manera apropiada.