Sei sulla pagina 1di 11

Fecha: 02 de Junio de 2019

Título del Sermón: Nueva creación

Versículo Bíblico: Génesis 1:1~31

Ge 1:1~31 1En el principio creó Dios los cielos y la tierra. 2 Y la tierra


estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del
abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. 3 Y dijo
Dios: Sea la luz; y fue la luz. 4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó
Dios la luz de las tinieblas. 5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas
llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. 6 Luego dijo Dios: Haya
expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. 7 E
hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la
expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. 8 Y
llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día
segundo. 9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de
los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. 10 Y llamó Dios a
lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que
era bueno. 11 Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba
que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla
esté en él, sobre la tierra. Y fue así. 12 Produjo, pues, la tierra hierba verde,
hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya
semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. 13 Y fue la
tarde y la mañana el día tercero. 14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la
expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de
señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en
la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E
hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que
señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche;
hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos
para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y
para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la
tarde y la mañana el día cuarto. 20 Dijo Dios: Produzcan las aguas seres
vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en la abierta expansión de los
cielos. 21 Y creó Dios los grandes monstruos marinos, y todo ser viviente
que se mueve, que las aguas produjeron según su género, y toda ave
alada según su especie. Y vio Dios que era bueno. 22 Y Dios los bendijo,
diciendo: Fructificad y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y
multiplíquense las aves en la tierra. 23 Y fue la tarde y la mañana el día
quinto. 24 Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su
género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y
fue así. 25 E hizo Dios animales de la tierra según su género, y ganado
según su género, y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su
especie. Y vio Dios que era bueno. 26 Entonces dijo Dios: Hagamos al
hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en
los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la
tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27 Y creó Dios al
hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
28
Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra,
y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos,
y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. 29 Y dijo Dios: He
aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la
tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.
30
Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo
que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será
para comer. Y fue así. 31 Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí
que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.

Si vemos en Génesis 1:2, dice:

Ge 1:2 2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban

sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las

aguas.

Dios, por medio del Espíritu Santo, creó el mundo tridimensional por

medio de su poder, sueños y visiones de la cuarta dimensión. Luego, al

final de toda su creación, en Génesis 1:31 dice: “Y he aquí que era bueno

en gran manera”.

1. El Espíritu Santo haciendo una nueva creació n

Dios, originalmente, creó al hombre y a la mujer a su imagen y semejanza

para que gobierne el mundo de la tercera dimensión. No obstante, ellos

cayeron en la trampa y tentación del diablo, para tomar el lugar de Dios y

rebelarse contra él, trayendo como consecuencia, el castigo y la muerte


a todos los seres humanos, destruyendo el plan original del mundo de la

tercera dimensión. Por lo tanto, para renovar este mundo destruido de la

tercera dimensión, el Espíritu Santo de la cuarta dimensión obró por

medio de los sueños y las visiones.

Dios, hizo de un mundo invisible, visible y hermoso, operado por su

espíritu invisible.

Si miramos la obra de Dios Padre, Dios Espíritu Santo sueña y tiene

visiones con el mundo tridimensional, y si esos sueños son aprobados

por Dios, Dios Padre los hace realidad.

Dios Padre obra según lo que se le presente o muestre, por lo tanto,

nosotros debemos reprender toda tentación y trampa de satanás, y trazar

nuestros sueños y visiones, mostrárselos a Dios, para que él lo haga

realidad en este mundo tridimensional. Además, Dios transforma

nuestras vidas, haciéndonos nuevas criaturas, por medio del Espíritu

Santo.

Cuando pasamos por malos momentos, nuestras vidas están vacías y

llenas de oscuridad, y si el Espíritu Santo fluye y obra en nosotros,

seremos transformados y hechos nuevas criaturas.

Jesús dijo en el evangelio de San Juan 14:16:


16
Jn 14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que

esté con vosotros para siempre.


El Consolador, el Espíritu Santo, está aquí aunque Ud. no lo sienta. Por

lo tanto, acepte su presencia, dele la bienvenida a su vida, confíe y

sujétese en el Espíritu Santo, para que él gobierne su vida, la transforme

y viva como una nueva creación.

2. El Espíritu Santo obra por medio de los sueñ os

El Espíritu Santo obra a través de los sueños y las visiones, haciendo y

creando cambios en la vida de uno, para lo cual debemos tener sueños

en nuestros corazones. Tenemos que trazar y dibujar claramente

nuestros sueños y mostrarle al Espíritu Santo. No decir vagamente:

“Padre, dame una casa, quiero una casa”. Si oramos de esta forma, hoy

les digo que no es la manera correcta. En un papel, llamado corazón,

debemos trazar y dibujar clara y precisamente nuestros sueños, y orar

por ellos.

Cuando pasaron meses de haber empezado el ministerio, yo pasé por

momentos muy difíciles. Yo vivía en una habitación sumamente pequeña,

no tenía escritorio, silla y mucho menos una cama, eran tiempos que

comía, estudiaba y dormía en el suelo. Sin embargo, un día me conmoví

al leer las Escrituras en donde dice: “Si oramos en el nombre de Jesús,

recibiremos lo que pidamos”.

Así que, me arrodillé y comencé a orar a Dios diciendo: “Dios, tú me has

hecho hijo tuyo, pero ¿ Por qué no tengo silla, escritorio, cama y ni siquiera
una bicicleta para salir todos los días a evangelizar? Por lo menos

necesito una pequeña silla, escritorio, cama y una bicicleta, pues mis pies

se hinchan de tanto caminar”.

Sin embargo, pasaron 6 meses y no había respuesta por parte de Dios.

Entonces, un día, a pesar del hambre y del cansancio que tenía, empecé

a quejarme contra Dios diciendo: “Señor, he orado y te he pedido para mi

escritorio, mi silla, y una bicicleta durante meses, y hasta ahora no me

has dado ninguna respuesta. ¿ Tú sabes todo lo que sufro para predicar

en este pobre barrio? Mira Señor, si yo no tengo nada para comer, ¿ Cómo

puedo decirle a las personas que no solo de pan vivirá el hombre, sino de

toda Palabra que sale de la boca de Dios? Padre, estoy sumamente

agotado y sin fuerzas. Yo creo que la Palabra de Dios es eterna e

inmutable, y tengo fe que responderás mis oraciones. No obstante, me

siento angustiado porque no respondes a mi oración. Si vas a responder,

por favor Dios, hazlo pronto”.

Recuerdo que ese día oré por largo tiempo, y empecé a escuchar la voz

del Espíritu Santo, diciéndome: “Hijo mío, yo hace tiempo ya he

escuchado tu petición”. Entonces pregunté: “Si es así, ¿ Dónde están mi

escritorio, silla y bicicleta?”. Dios me dijo: “¿ No sabes que hay miles de

tipos y formas de escritorios, sillas y bicicletas? ¿ Me has pedido

específicamente y concretamente la forma, tipo y especificaciones de


cómo los deseas?”. Al escuchar estas palabras, tuve un gran impacto en

mi vida.

Estas palabras hechas por el Espíritu Santo, me han hecho reflexionar

notablemente. Fue una gran bendición haberme dado cuenta de eso.

Desde ese momento, mi oración fue completamente diferente. Empecé

nuevamente pidiendo mi escritorio, de cierto tamaño y que sea de color

caoba hecho en Filipinas. Luego le pedí que mi silla sea de marco de

acero inoxidable con ruedas, para poder usarla confortablemente. No

obstante, cuando empecé a orar por la bicicleta no fue nada simple, por

la gran cantidad de variedades que hay, pero oré y le pedíque la bicicleta

sea hecha en EEUU y que tenga cambios de velocidad.

Yo oré y tuve la certeza, agradeciendo y confesando con mis labios, que

ya tenía mi escritorio, mi silla y mi bicicleta. Cuando finalmente llegó el

tiempo y el momento de Dios, él respondió exactamente como yo había

orado. Me dio lo que le pedí tal cual como le había descrito. El escritorio

era de color caoba, la silla fue hecha en Japón y tenía ruedas, así que

podía moverse, y la bicicleta utilizada primeramente por el hijo de un

misionero estadounidense, aunque era de segunda mano, tenía cambios

y era bastante resistente.

Por medio de todo esto, Dios me enseñó una verdad notable, que cuando

oramos con metas, objetivos y sueños claros, el Espíritu Santo obra y


hace que todo se haga realidad.

Cuando tenemos sueños, el Espíritu Santo mismo obra. Un pueblo sin

sueños perecerá. Soñar es algo maravilloso, si no lo hacemos

pereceremos. Soñar parece ser algo tonto, pero es el camino que lleva al

éxito.

Cuando empecé el ministerio, tenía una iglesia de carpa, y éramos solo

20 personas, y yo predicaba en voz alta. Una vez, un hermano de la

iglesia me dijo: “Pastor, ¿ Por qué Ud. predica en voz alta? No es

necesario que lo haga de esa forma, pues todos le escuchamos bien a

Ud.”. Yo le respondí diciendo: “Yo tengo un sueño. Mi sueño es que estoy

predicando en frente de 2000 personas”. Desde ese momento, soné con

2000 miembros y prediqué como si fuera real, y Dios obró tal cual fue ese

sueño. En Filipenses 2:13, dice:

Fil 2:13 13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como

el hacer, por su buena voluntad.

Los sueños son los deseos de nuestro corazón, y si clamamos a Dios por

ellos, Dios obrará en su tiempo y voluntad.

3. Soñ emos con el quíntuple evangelio y la triple bendició n

¿ Qué sueños estamos soñando? El sueño que Dios nos da es el

quíntuple evangelio y la triple bendición. Si creemos en Jesús y ponemos

nuestras vistas en la cruz, Dios cambia y transforma el trazo de nuestras


vidas.

A menudo, pienso en el trazo de mi vida de joven. A los 17 años, me había

desmayado por una enfermedad pulmonar. No tenía esperanzas pues por

la enfermedad no había terminado mis estudios y mi futuro era muy

incierto. Todo era desesperación a mi alrededor. El trazo de mi vida era:

estás enfermos, vas a morir, eres un perdedor, eres abandonado, todo ha

terminado. Ese momento que he pasado no lo puedo describir con

palabras. No había forma de cambiar ese trazo o dibujo, no había

esperanzas.

Sin embargo, en ese momento de lucha de desesperación, acepté a

Jesús como mi salvador, y el Señor tomó su pincel de gracia y volvió a

trazar completamente mi vida. Dios pintó trazos de salvación y sanidad

en mi vida. Además pintó trazos de prosperidad como también trazos de

tener la iglesia más grande del mundo.

La habilidad de pintar de Dios trasciende nuestra imaginación. Aunque el

diablo quiera destruir los trazos de nuestras vidas, Dios con su pincel de

gracia, hace trazos hermosos y crea un cuadro perfecto de nosotros. Por

lo tanto, para tener cambios y transformaciones en nuestras vidas,

debemos presentarnos bajo la cruz de Jesús.

En este momento, presentémonos ante la cruz y entreguemos nuestras

vidas al Señor, y por medio de la cruz, Jesús va a trazar cambios en


nosotros. En 2Corintios 5:17, dice:

2Co 5:17 17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las

cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

También, en Efesios 2:8, dice:

Ef 2:8 8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de

vosotros, pues es don de Dios.

Dios nos da nueva vida a través de la cruz de Jesús. Cuando le

entregamos nuestras vidas a él, Jesús transforma los trazos manchados

y rotos en hermosos trazos haciendo una obra maestra. Por lo tanto, no

nos desanimemos en ninguna circunstancias, sino dejemos nuestras

vidas que sean llevadas por las manos de Dios.

Si hasta ahora, Ud. se ha esforzado a hacer los trazos de su vida y pintar

su propio cuadro, es hora que entregue todo en manos de Dios diciendo:

“Dios, toma mi vida, yo ya no puedo hacer más trazos ni dibujar”. Si

oramos de esta forma, el Señor tomará nuestro ser y nos dirá: “Yo te

sanaré, te restauraré y te renovaré”. Si dejamos todo en manos de Jesús,

llegaremos a ser una imagen maravillosamente hermosa. La gracia y

misericordia de Jesús nos están esperando en este mismo momento. En

San Lucas 5:32, dice:


32
Lc 5:32 No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al

arrepentimiento.
Jesús vino a este mundo para buscar a los pecadores. É l está aquí por

los enfermos. Jesús está donde hay pobreza y muerte. El Señor ha

venido a cambiar y transformar tales cosas.

Cuando el Señor se manifiesta, convierte y transforma al pecador en justo

y santo, al enfermo en sano, al maldito en bendito, y da a todos vida

eterna.

Por lo tanto, cuando nos convertimos en nuevas personas por medio de

Jesús, debemos cambiar nuestras opiniones. El Espíritu Santo es quien

tiene que guiar nuestras vidas, y ser transformados en todos los aspectos.

En algunos hospitales, las enfermeras y los personales son más

entrenados que los médicos, eso es porque toda palabra positiva en el

tratamiento del paciente tiene un efecto mejor y mayor, por lo que se le

ensena a las enfermeras y los personales a hablar positivamente. Si una

enfermera o personal le dice a un enfermo: Hoy tiene un mejor semblante,

se nota que está mucho mejor”, esas palabras positivas tienen mayor

efecto al tratar a los pacientes.

De esta manera, las palabras tienen un enorme impacto en nuestras

vidas. Dice un refrán: Que los elogios hacen bailar hasta a las ballenas.

Cuando hablamos de manera positiva, todo nuestro ambiente se vuelve

positivo. Nosotros fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, por lo

que tenemos grandes habilidades creativas. Asícomo Dios hizo los cielos
y la tierra por medio de su Palabra, nosotros podemos crear una nueva

vida con palabras buenas y positivas.

Hermanos/as, el Espíritu Santo está aquí en este momento para hacer

milagros. Aunque pasemos por momentos difíciles en nuestra vida

personal, matrimonial, financiero y económico, oremos y soñemos con un

futuro mejor, saliendo adelante y dejando atrás toda profundidad. Espero

que cada uno de nosotros vivamos una vida entregada a Dios y más que

nada bendecida por él.

Oremos: Dios, Padre de amor y Misericordia. Te entregamos

nuestras vidas para que tu las bendigas y las uses. Tenemos

sueños y deseos en nuestros corazones, se tu el que controles y

obres en cada uno de nosotros. Te confesamos nuestros sueños,

Espíritu Santo, obra en cada uno de nosotros en este día. Dios,

bendice nuestros espíritus, alma y cuerpo con tu gracia de

salvación. Te necesitamos Dios. Todo esto te lo pedimos en el

nombre de Jesucristo. Amén.