Sei sulla pagina 1di 1

Green Las dificultades admitidas por Freud para explicar los deseos y el desarrollo

mental de las mujeres (como confesó al final de su vida consideraba particularmente


difícil de entender el desarrollo psicológico de las niñas). El autor relacionó de
una manera arbitraria la masculinidad y la feminidad con la actividad y la
pasividad, además consideró que tanto varones como mujeres eran bisexuales, sin
embargo, la tendencia general en su pensamiento era considerar a las mujeres como
más pasivas y menos capaces que los hombres, tanto desde una perspectiva
intelectual como moral. Para Bradley, Freud describe la sexualidad infantil
basándose en el desarrollo del niño varón; el control paterno del hijo se reafirma
a partir de la comprensión del hijo de que el padre es capaz de castrarlo y el niño
cree que esto es posible porque como las niñas carecen de pene ya han sido
castradas; en esta descripción del género, la niña va a rivalizar con el padre por
la posesión sexual de la madre, pero las diferencias anatómicas le obligan a darse
cuenta que ya ha sido castrada, por lo que se enfrenta a la madre por no haberle
dado un pene y se vuelve hacia el padre para que le de uno. La represión de la niña
de su deseo de tener relaciones con su padre es menos fuerte que en el niño ya que
la niña no tiene nada que perder, al tener menos incentivo para identificarse con
el padre carece de un superyo fuerte y como resultado tiene un menor sentido de la
moralidad y la justicia y es menos capaz de pensar objetivamente.