Sei sulla pagina 1di 12

Retención en la fuente sobre rentas de

trabajo luego de la Ley de financiamiento de


2018
 Comparte este artículo:


¿Ha sido útil este artículo?

 Publicado: enero 2, 2019

Este artículo fue publicado hace más de un año, por lo que es importante prestar atención a la
vigencia de sus referencias normativas. Si detecta algún error, por favor avísenos haciendo
click en “Reportar un error” (más abajo en esta misma página). Mil gracias.

La nueva ley de financiamiento, aprobada en diciembre de


2018, modificó la tabla de retención del artículo 383 del ET
y exoneró de limitación a algunas rentas exentas. Además,
el independiente que se acoja al nuevo régimen simple de
tributación quedaría totalmente exonerado de retenciones
en la fuente.
La nueva Ley de financiamiento 1943 de 2018; efectuó varias
modificaciones importantes a las normas del ET que rigen el impuesto de
renta y su retención en la fuente para personas naturales residentes que
perciban rentas de trabajo (laborales y no laborales).
Por tanto, a partir de enero de 2019, quienes deban actuar como agentes
de retención sobre rentas de trabajo en los pagos o abonos en cuenta
realizados a personas naturales residentes, deberán tener en cuenta las
siguientes novedades:

“en razón a que la ley de financiamiento derogó el artículo 340


del ET, ya no importará si esas otras 2 o más personas son
vinculadas por períodos inferiores o superiores a 90 días
continuos o discontinuos durante el año fiscal”
a. El procedimiento 1 de retención en la fuente aplicable sobre rentas de
trabajo, establecido en los artículos 383 y 385 del ET, se seguirá
practicando sobre los pagos que se realicen a las personas naturales
residentes que obtengan pagos laborales y también sobre los pagos o
abonos en cuenta por honorarios, comisiones, servicios o emolumentos a
favor de personas naturales residentes que manifiesten que durante el
año no subcontratan a otras 2 o más personas. Además, y en razón a que
la ley de financiamiento derogó el artículo 340 del ET, ya no importará si
esas otras 2 o más personas son vinculadas por períodos inferiores o
superiores a 90 días continuos o discontinuos durante el año fiscal (hasta
el 2018 la retención en la fuente por rentas de trabajo con la tabla del
artículo 383 solo se practicaba a quienes no subcontrataran a otras 2 o
más personas naturales por períodos de 90 días o más, continuos o
discontinuos, dentro del año fiscal. Ver artículos 1.2.4.1.6 y 1.21.20.3 del
DUT 1625 de octubre de 2016, luego de ser modificados con el Decreto
2250 de diciembre 29 de 2017).
b. La depuración de los pagos o abonos en cuenta sometidos a retención
en la fuente será la misma que se practicó hasta diciembre de 2018 y
que se explica en el artículo 388 del ET, el cual no fue modificado. En
dicha depuración se tomará el total de los ingresos brutos del mes y se
restarán primero todos los valores que correspondan a ingresos no
gravados, entre los cuales seguirán figurando los aportes voluntarios a
los fondos de pensiones del régimen individual, regulados por el artículo
55 del ET, el cual sí fue modificado para establecer que tales aportes no
pueden exceder el 25 % del ingreso bruto, y en valores absolutos las
2.500 UVT durante un mismo año fiscal (lo cual nos daría 208 UVT
mensuales, unos $7.128.000 durante el 2019. Hasta diciembre de 2018
esos ingresos no gravados no tenían ningún límite. Ver artículo 1.2.1.12.9
del DUT 1625 de 2016, luego de ser agregado con el Decreto 2250 de
diciembre 29 de 2017). Al valor neto hasta allí obtenido se podrán seguir
restando las mismas deducciones del artículo 387 del ET (que no fue
modificado, y en el cual figuran los valores por dependientes, salud
prepagada e intereses por un solo crédito para la adquisición de
vivienda), al igual que las rentas exentas de los artículos 126-1 (que no
fue modificado y contiene los detalles por aportes voluntarios a fondos
de pensiones voluntarias), o 126-4 (que tampoco fue modificado y
contiene los detalles de los aportes voluntarios a las cuentas AFC), o el
206 del ET (el cual sí fue modificado para establecer unas nuevas rentas
exentas en los numerales 6, 8 y 9 a favor de los miembros de las Fuerzas
Militares, Policía Nacional y profesores y rectores de universidades
públicas. Las rentas exentas de tales numerales no se someten al límite
del 40 % que se mencionará más adelante), o 206-1 del ET (por ciertos
valores pagados al personal diplomático. Este artículo sí fue modificado
pero sigue ratificando que los valores allí mencionados son rentas
exentas que no se someten al límite del 40 % que se mencionará más
adelante). El valor de todas las deducciones y rentas exentas
(excluyendo las rentas exentas de los numerales 6, 8 y 9 del artículo 206
del ET, al igual que las rentas exentas del artículo 206-1 del ET) se
seguirán sometiendo al límite del 40 % de los ingresos netos (ingresos
brutos menos ingresos no gravados), y en valores absolutos dicho 40 %
no puede exceder los 5.040 UVT anuales (420 UVT mensuales, unos
$14.393.000 durante el 2019).
c. Al valor neto obtenido después de haber hecho todas las depuraciones
se le aplicará la tabla del artículo 383 del ET, la cual sí fue modificada con
el artículo 34 de la ley de financiamiento y pasó de tener solo cuatro
rangos (con una tarifa marginal máxima de 33 %) a tener siete rangos
(con una tarifa marginal máxima de 39 %), tal como se demuestra en la
siguiente versión comparativa de la norma:
Mayor retención en la fuente servirá para
neutralizar el mayor impuesto que
originará la nueva tabla única del artículo
241 del ET
Los mayores valores por retenciones en la fuente que se obtengan con la
aplicación de la nueva tabla del artículo 383 del ET, servirán para que al
final del año, cuando la persona natural deba elaborar su declaración de
renta cedulada, pueda disminuir el mayor valor a pagar por impuesto de
renta que se le originará con la nueva tabla única del artículo 241 del ET,
el cual fue modificado con el artículo 26 de la ley de financiamiento.
En efecto, hasta el año gravable 2018 las personas naturales residentes
que cobraran rentas de trabajo y utilizaran al final del año la cédula de
rentas de trabajo, tenían que liquidar su impuesto de renta con la tabla
No. 1 que figura en el artículo 241 del ET. Pero aquellas que cobraran
honorarios, comisiones o servicios, y que no correspondían a rentas de
trabajo y por tanto utilizaban la cédula de rentas no laborales, tenían que
liquidar su impuesto de renta con la tabla No.2 del art. 241 del ET.
Sin embargo, a raíz de los cambios que la Ley de financiamiento le hizo al
artículo 241 del ET y a los artículos entre el 330 y el 341 del ET, a partir
del año gravable 2019 ambos tipos de personas naturales usarán solo
una cédula, la cual se denominará “cédula general” (reemplaza a las
cédulas de rentas de trabajo, rentas de capital y rentas no labores). En la
cédula general se realizarán las depuraciones de la nueva versión del
artículo 336 del ET, modificado con el artículo 33 de la ley de
financiamiento, en el que todas las personas naturales podrán restar
incluso costos y gastos, algo que favorece a todos los trabajadores
independientes sin importar si tienen o no subcontratadas a otras
personas naturales. Y una vez efectuada la depuración respectiva, la
cédula general tributará con la nueva tabla única que quedó figurando en
el artículo 241 del ET. Para ilustrar los cambios en dichas tablas, a
continuación mostramos la versión comparativa del artículo 241 del ET:
Independientes que se acojan al régimen
simple de tributación podrán quedar
exonerados de retención en la fuente
En relación con este tema es importante destacar que el artículo 65 de la
ley de financiamiento modificó los artículos del 903 al 916 del ET para
eliminar el anterior régimen del monotributo (el cual había sido creado
con la Ley 1819 de 2016 y rigió solo durante los años gravables 2017 y
2018) y dar vida jurídica al nuevo régimen simple de tributación, el cual
permitirá lograr que las personas naturales y jurídicas que se acojan
voluntariamente al mismo puedan quedar exoneradas de retenciones en
la fuente.
En efecto, y de acuerdo con lo dispuesto en las nuevas versiones de los
artículos entre el 903 y el 916 del ET, a comienzo de cada año fiscal y
antes de enero 31, las personas naturales residentes y las personas
jurídicas nacionales que ejecuten actividades empresariales de cualquier
tipo (mercantiles o no mercantiles) y cumplan con todos los requisitos de
los artículos 905 y 906 del ET (entre ellos el más importante es el de
proyectar que durante el nuevo año fiscal sus ingresos brutos ordinarios
no sobrepasen los 80.000 UVT, unos $2.741.600.000 en el 2019); podrán
inscribirse voluntariamente en el nuevo régimen simple de tributación, el
cual reemplaza al régimen ordinario del impuesto de renta. Es necesario
tener en cuenta que por el año gravable 2019 la oportunidad de
inscribirse en el régimen simple será hasta julio 31 de 2019.
Quienes se inscriban en dicho régimen simple y vendan bienes o
servicios gravados con IVA, siempre deberán pertenecer al régimen
común del impuesto (no pueden por tanto inscribirse en el “régimen
simplificado del IVA”, denominación que incluso fue cambiada a la de “no
responsables del IVA”, ver el artículo 4 de la ley de financiamiento y el
nuevo parágrafo 3 que se agregó al artículo 437 del ET). Adicionalmente,
y a lo largo del mismo año fiscal, deberán pagar de forma bimestral un
anticipo a su impuesto anual del régimen simple, tomando sus ingresos
brutos y aplicándoles las tarifas del parágrafo 4 del artículo 908 del ET.
Luego, al final del año, presentarán una sola declaración anual del
régimen simple en la que tomarán solamente sus ingresos brutos
ordinarios, les aplicarán las tarifas del artículo 908 y le restarán los
anticipos bimestrales realizados a lo largo del año.
Sin embargo, una vez se inscriban voluntariamente en el régimen simple,
la norma del artículo 911 del ET establece lo siguiente:
“Artículo 911. Retenciones y autorretenciones en la fuente en el impuesto
unificado bajo el régimen simple de tributación – Simple. Los
contribuyentes del impuesto unificado bajo el régimen simple de
tributación – Simple no estarán sujetos a retención en la fuente y
tampoco estarán obligados a practicar retenciones y autorretenciones en
la fuente, con excepción de las correspondientes a pagos laborales. En los
pagos por compras de bienes o servicios realizados por los contribuyentes
del impuesto unificado bajo el régimen simple de tributación – SIMPLE, el
tercero receptor del pago, contribuyente del régimen ordinario y agente
retenedor del impuesto sobre la renta, deberá actuar como agente
autorretenedor del impuesto. Lo anterior sin perjuicio de la retención en la
fuente a título del impuesto sobre las ventas –IVA, regulado en el numeral
9 del artículo 437-2 del Estatuto Tributario.”
(El subrayado es nuestro)
Visto lo anterior, sería claro que las personas naturales que se
desempeñan como trabajadoras independientes cobrando honorarios,
comisiones o servicios, pero que se inscriban en el régimen simple,
siempre quedarían exoneradas de retención en la fuente y por tanto
podrían librarse de las altas tarifas de retención que se les aplicarían
con la tabla del artículo 383 del ET; ni siquiera se les aplicarían las tarifas
tradicionales del 6 %, 10 % u 11 % establecidas en el artículo 392 del ET y
sus decretos reglamentarios.