Sei sulla pagina 1di 3

GEKISAI, especulaciones sobre la obra de un genio.

En 1940, el general Hayakawa Hajime (早川 元), gobernador de Okinawa, reúne un


comité de expertos en Karatedo, presidido por Ishihara Shochoku y en el que
participaban Miyagi Chojun, Kamiya Jinsei, Shinzato Jinan, Miyasato Koji, Tokuda
Anbun , Kinjo Kensei, Kyan Shinei y Nagamine Shoshin. La premisa fue crear un kata
lo suficientemente simples como para ser enseñado en un programas de educación física
en las escuelas, sin que esto signifique la estandarización de estos patrones dentro de
cada dojo.

Shoshin Nagamine y Miyagi Chojun fueron los responsables de llevar a la práctica esta
política educativa. Su trabajo sería la norma curricular en todos los establecimientos
escolares de Okinawa.

Nagamine Soshin (長嶺 将真, 15 July 1907 – 2 November 1997) nace en Tomari, pero
comienza sus estudios de Karate con dos maestros de Shuri, Taro Shimabuku y Ankichi
Arakaki. Se enlista como soldado y lucha en China recibiendo condecoraciones por su
valor en la guerra de 1931. Al volver a Okinawa se desempeña como Policía y continúa
su entrenamiento con Motobu Choki y Chotoku Kyan.

Miyagi Chojun (宮城 長順, April 25, 1888 – October 8, 1953) nace con el warabinā de
Matsū (松) en Higashimachi, aldea de comerciantes entre el Rio Kokuba y el pueblo de
Kumemura. Al morir su padre, siendo Matsū apenas un niño, es adoptado por su tío
Miyagi Choshō, un acaudalado hombre de negocios que tenía un herboticario y dos
barcos con los que importaba hierbas medicinales de Fuzhou, China. Su primer maestro
de Tote fue Aragaki Ryuko (新垣隆功, 1875-1961), pero al cumplir 14, en 1902,
Aragaki lo presenta a Kanryo Higashionna (1853-1915) un vendedor de carbón y leña
de Nishi, reconocido experto de Naha-Te, quien lo acepta como discípulo, y con quien
entrena apasionadamente durante 13 años. En 1909 cumple con el servicio militar
obligatorio y lo destinan a Miyakonojō, prefectura de Miyazaki, en la isla de Kyūshū.
Durante estos dos años de servicio, lo destacan en una unidad médica y allí aprende
anatomía, fisiología y enfermería. En su tiempo libre entrenaba Judo con sus
compañeros de armas. Vuelve a Okinawa en 1911. Pertenecer a una familia acomodada,
le permite viajar a Fuzhou por primera vez en 1914 y conocer el Sur de China del que
tanto había oído hablar a sus mentores y vecinos. A su regreso, encuentra a su maestro
muy afectado por el asma y lo lleva a vivir con él. Poco tiempo después, en 1915,
Kanryo Higashionna muere. Con la partida física de su mentor, Miyagi se dedica a
estudiar los orígenes del arte de combate que con tanto entusiasmo y pasión había
aprendido durante su adolescencia. La capacidad creativa de Miyagi Chojun lo hace
destacarse rápidamente entre los maestros de la época. Sus habilidades técnicas, su
compromiso social con el pacífico pueblo uchinanchu y su extremada fortaleza física lo
llevaron hasta la Academia de Policías de Okinawa donde enseñó su arte a los jóvenes
cadetes, incluso después de la devastadora Invasión de Okinawa en 1945. Allí, en la
Academia, conoció a Nagamine.
En la isla los resabios de la disputa entre “Iluminados “ y “Obstinados”, es decir
aquellos a favor del estado nacionalista y bélico del Japón y quienes tenían una postura
más arraigada a la cultura uchinanchu de concilio y paz, aún destellaba sutilmente en las
charlas cotidianas de la gente.

Nagamine, pertenecía al grupo dominante de los Iluminados. Miyagi era un silencioso


partidario de la tradición local.

Esto no evitó que pudieran trabajar juntos. De hecho ellos solían reunirse a entrenar en
las sesiones del Karate Kenkyukai Kurabu, donde maestros de la talla de Hanashiro
Chomo, Kyan Chotoku, Motobu Choyu, Yabu Kentsu entre otros, solían entrenar y
discutir acerca del futuro del karate.

El trabajo conjunto de estos dos hombres dio como resultado los FUKYUGATA Ichi y
Ni. En particular Dai Ichi fue principalmente una creación de Nagamine, mientras que
Dai Ni surgió de la maravillosa mente creadora de Miyagi.

Nunca sabremos cuanto de las ideas de uno influyeron en el trabajo del otro pero al
estudiar Fukyugata Ni o GEKISAI DAI ICHI, como se terminó llamando, es evidente
que su traza de ángulos rectos y su final hacia adelante no concuerdan con el resto de la
curricula del Goju Ryu. En este sentido GEKISAI DAI NI se presenta más armonioso
frente la lógica del sistema fundado por Miyagi.

ANALISIS

En este punto es dónde las preguntas comienzan a interferir con la historia contada.

¿Habrá sido GEKISAI DAI NI la primera opción de Miyagi, habida cuenta de su lógica
de manos abiertas (kake uke) y final con esquivas a 45° con mawashi uke y tora guchi,
dos de las técnicas predilectas del maestro de Higashimachi pues le recordaban la
posición de las manos del Buda. A nadie se le puede escapar que, además, este kata
termina llevando el centro de gravedad del cuerpo hacia atrás, algo típico de todos los
katas del Goju Ryu hasta ese momento.

En contraposición, GEKISAI DAI ICHI (Fukyugata Ni), parece extremadamente lineal


y con un final hacia adelante que, ciertamente, nos permite pensar en algún tipo de
“sugerencia” externa de quienes abrazaban la causa de los Iluminados, y en definitiva
decidirían sobre la inclusión o no de este kata en el programa educacional.

No creo que a un hombre de la capacidad técnica e intelectual de Miyagi Chojun se le


hubiera escapado este detalle, pero puedo entender, si es que esto así hubiera sido, que
en virtud de su espíritu conciliador, medido y armónico, aceptara la modificación.
Evidentemente sus interlocutores estaban más preocupados por el “orgullo” nippon de
“nunca rendirse, nunca dar un paso atrás”, que el Maestro por asirse a una mínima
prerrogativa técnica.
GEKISAI DAI ICHI y GEKISAI DAI NI son dos obras de arte de simpleza aparente.
Me gusta especular sobre que más nos hubiera dejado este genio de haber continuado
con la serie de katas: Dai San, Dai Yon, Dai Go. En ese mismo ejercicio retrospectivo
intento descubrir cuál hubiera sido la siguiente secuencia técnica a modificar… ¿quizás
los primeros chudan uke por sukui uke y shotei otoshi uke como en Saifa? ¿quizás el
segundo mae geri por un kansetsu geri, como en Sanseru?. ¡Por favor, permitámonos
especular!

Personalmente creo que la obra de Miyagi Chojun Osensei quedó inconclusa, como la
Séptima Sinfonía de Shubert, el “Requiem” de Mozart, el “Misterio de Edwin Drood"
de Dickens, “Verdad a Primera Luz” de Hemingway o el “Gran Caballo” de DaVinci, y
no obstante, no desmerece su belleza. Su muerte en 1953, después de varios incidentes
cardíacos durante los años posteriores a la guerra, dieron lugar a la leyenda: el Hombre,
el padre, el Doctor, el Maestro, tan querido como temido, tan servicial como adusto, tan
creativo y justo, que hizo de sus puños y sus pies, armas mortales para la vida plena.

Ahora cuando practiquen GEKISAI, tendrán algo más en que pensar. Ustedes son los
interpretes de una obra genial.