Sei sulla pagina 1di 2

El cambio climático empuja a los animales al límite

Albert Guasch16/09/2019

El urogallo, una impresionante ave en peligro de extinción por los efectos del cambio climático. (LV)

Los animales son sensibles a los cambios de temperatura, tanto o más que los
humanos. Piensa en lo mal que te sientes cuando tienes fiebre. Ellos sufren también
este tipo de malestar como consecuencia del cambio climático.

Una de las principales consecuencias del cambio climático es el aumento generalizado


de temperaturas, provocado sobre todo los efectos de la actividad humana sobre el
medio ambiente.

¿Te has dado cuenta de que cada vez hace más calor? Los veranos duran ahora una
media cinco semanas más que durante la década de 1980. Zonas de la península
ibérica que antes tenían un clima mediterráneo, como el Valle del Ebro, tiene cada vez
más un clima más semiárido.

Y los animales son sensibles a estos cambios. Cada especie tiene una serie de
condiciones climáticas (humedad, temperatura) en las que se sienten a gusto, pero el
calentamiento global está alterando estos patrones.

“El cambio climático está llevando a muchas especies al límite. Les falta agua para
beber o sufren temperaturas en las que no están cómodos”, explica David Vieites,
director del Departamento de Biogeografía y Cambio Global del Museo Nacional de
Ciencias Naturales (MNCN), institución del CSIC.

Adaptarse, marcharse o perecer

Cuando las condiciones meteorológicas son desfavorables hasta el extremo, los


animales tienen tres opciones: adaptarse al nuevo hábitat, marcharse o perecer.

Por ejemplo, algunos animales diurnos pasan a tener una actividad nocturna porque se
sienten más cómodos durante la noche, cuando las temperaturas bajan.

Otros animales optan por cambiar los patrones de migración y se desplazan al norte,
en búsqueda de temperaturas más bajas, o bien hacen lo contrario y dejan de migrar.
Es el caso de las cigüeñas. Antes iban a África a pasar el invierno, donde las
temperaturas son más altas. Ahora, en cambio, cada vez menos cigüeñas emprenden
el viaje porque los inviernos cada vez son más templados en la península Ibérica y no
ven la necesidad de migrar hacia el sur.

Los animales que no consiguen adaptarse al rápido cambio de condiciones


climatológicas ni tampoco pueden migrar, mueren. Es el caso del torillo andaluz o del
urogallo, dos especies de aves cuya existencia en España peligra.

El urogallo está al borde de la extinción en la Península Ibérica. Menos de 1.500


ejemplares sobreviven en España, según la ONG ambiental SEO/Birdlife. Hay distintas
causas, pero una de las principales es el aumento de las temperaturas.

Pequeñas acciones para un gran cambio

El cambio climático ha tardado años en gestarse. En consecuencia, revertir la crisis


climática actual llevará mucho tiempo. Aunque reduzcamos las emisiones de gases
invernadero, asegura David Vieites, no notaremos los efectos en años. Esto significa
que ¡tenemos que actuar ya!

¿Qué podemos hacer? “Cada vez que cogemos menos el coche estamos contribuyendo
a revertir el cambio climático actual a largo plazo. A corto plazo, podemos plantar
árboles e intentar evitar que se quemen bosques”, añade el investigador del MNCN.

Si plantamos árboles ahora, en treinta años podemos tener bosques. Esto puede
contribuir a revertir los efectos del cambio climático y facilitar la vida de los animales
que ahora sufren sus efectos.

La pérdida de biodiversidad nos afecta a todos. Afecta a las abejas, que polinizan las
plantas que producen las frutas que nos comemos. O al agua: cada vez hay menos y de
peor calidad. Todo esto tiene consecuencias para el medio ambiente. ¡Y aquí nos
incluimos a nosotros, los seres humanos!