Sei sulla pagina 1di 2

JESÚS ¿Quién es Él?

Hay diferentes razones por las que alguien se vuelve famoso. Si consideras a todos los que han
vivido se puede decir que Jesús es el más famoso. La vida de Jesús divide nuestra historia. Es difícil no ver
su influencia. Se han cantado más canciones, escrito más libros, pintado más cuadros sobre Jesús que sobre
nadie más. La revista Time lo nombró la persona más importante de la historia.

¿Por qué te gustaría ser famoso? No para qué, sino la razón que te llevaría ser famoso. ¿Por un
deporte? ¿Por cantar? ¿Por el atractivo?

La vida, muerte y resurrección de Jesús es el centro de la fe cristiana. A través de Jesús conocemos


a Dios. ¿Quién es Jesús? ¿Qué evidencia hay de su vida, muerte y resurrección? Cuando se trata de la
pregunta de la existencia de Jesús no hay historiadores serios que sugieran que el hombre Jesús no vivió.
Hay muchas menciones de Jesús en la literatura antigua. Un historiador del I siglo, Flavio Josefo, que no era
cristiano, describió a Jesús como un hombre sabio que hizo cosas maravillosas. A Jesús también lo
mencionan otros historiadores como Tácito y Suetonio. Entonces, hay evidencias históricas de que Jesús
vivió en Israel. Pero el mayor testimonio que tenemos de lo que Jesús hizo y dijo lo tenemos en el Nuevo
Testamento, en los Evangelios. El Nuevo Testamento es una colección de libros y cartas que componen una
parte de la Biblia. La Biblia se divide en el AT que fue escrito antes del nacimiento de Cristo y el NT,
escrito después de su nacimiento. Cuatro de esos libros, los Evangelios, nos relatan la vida de Jesús,
recogiendo relatos de testigos.

Lo que sabemos por el NT y otros medios es que Jesús era un hombre judío. Nació en Israel en el
siglo I. Vivió como nosotros, comió, durmió, sufrió y lloró. Muchos en la actualidad dirían: “De acuerdo.
Vivió y tal vez fue un gran maestro religioso” pero hay evidencia de que Jesús era más que sólo un gran
Maestro religioso.

¿Qué dijo de sí mismo? Mientras que otros líderes religiosos dirían “Esta es la verdad”. Jesús dice
“Yo soy la Verdad”. Mientras otros dirían “Así tendrás una vida plena”. Jesús dice “Yo soy la vida”. Jesús
dijo “Yo soy el pan de vida”. Es como decir “Yo soy el que puede saciar el hambre espiritual en tu
corazón”. Todos llevamos culpa, preocupación, miedo, ansiedad. Jesús dijo “Venid a mí los que estáis
cansados y agobiados y yo os aliviaré” (Mt 11,28). Jesús dijo “Quien me recibe a mí, recibe al que me
envió”. “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”. En el corazón del cristianismo hay un mensaje de
perdón. En muchas ocasiones Jesús dijo “Tus pecados están perdonados”. Por esto los líderes religiosos se
ponían furiosos porque sabían que sólo Dios puede perdonar. Que Jesús dijera algo como esto era ponerse en
el mismo lugar que Dios. Una de las declaraciones más directas de Jesús están en el Evangelio de Juan: “El
Padre y yo somos uno” Cuando dijo esto muchos le querían apedrear por blasfemia “siendo hombre se hace
pasar por Dios”.

Cristo está entre los más grandes pensadores o maestros religiosos pero “Hijo de Dios”. Podríamos
pensar que fue sólo un gran pensador o filósofo… pero Él dijo que fue el Mesías. Por eso fue crucificado.
Fue crucificado por decir que era el Hijo de Dios. Era el Hijo de Dios o un lunático y es difícil aceptar que
todos los millones de vidas, la mitad de la tierra durante 2000 años han sido tocadas, inspiradas, por un
lunático.

¿Por qué crees que Jesús es tan famoso? Todos lo conocen, Por sus palabras. Por ser mártir por
una casusa. Porque escribieron libros sobre él. Él representa al profeta ideal. Ha perdonado nuestros
pecados. Venció a la muerte. Curó a muchas personas. Porque el cristianismo se propagó.
Si examinas todo lo que Jesús dijo sobre sí mismo está claro que dijo que era Dios. ¿Qué evidencias
hay para apoyar esto? Tuvo una vida milagrosa, convirtió el agua en vino en una boda, multiplicó el pan
para alimentar a miles y sanó a los enfermos. Miles de personas se reunían para escuchar sus enseñanzas. Su
centro es el amor: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” “Tratad a los demás como queréis que ellos os
traten a vosotros” “Amad a vuestros enemigos”. Las enseñanzas de Jesús han sido fundamento para culturas
y civilizaciones. Muchas de las leyes que tenemos se basaron en sus enseñanzas. Después de 2000 años aún
no han sido mejoradas.

Aunque la fuente principal de Jesús está en el NT, hay referencias de Jesús en el AT. Hay profecías
del AT que se cumplieron en Jesús. Podrías pensar que fue un estafador que leyó todas estas profecías y se
propuso hacer lo que decían. Pero es imposible. Hay profecías de la forma como moriría, el lugar de su
nacimiento.

Al difundirse noticias de Jesús, su mensaje de perdón y amor, los milagros que realizó, venían
personas de todos los lados a verlo. Los líderes religiosos se vieron amenazados por su popularidad e
hicieron que lo arrestaran y lo mataran. Poncio Pilato lo interrogó y dijo que no encontraba nada en su contra
pero había tanta presión que entregó a Jesús para que lo crucificaran. Pusieron clavos en sus manos y pies y
lo colgaron en una cruz para morir con criminales. Su cuerpo fue bajado de la cruz y puesto en un sepulcro.
Pero lo que vemos en el NT es que la vida de Jesús no termina ahí.

¿Qué cree la gente sobre quién es Jesús? Un sabio, el Hijo de Dios, el Salvador, una figura
histórica, un buen hombre, un profeta, Dios, lo mismo que Dios…