Sei sulla pagina 1di 2

Luego de analizar el comportamiento de varios empresarios innovadores, se

encontró un patrón en la forma de actuar de estos: cinco habilidades que fueron


agrupadas bajo el nombre de “el ADN del innovador”. Pensar y actuar diferente,
observar, colaborar y experimentar.
La creatividad no es solo una cualidad con la que se nace, sino que también es
una habilidad que se puede adquirir a través de conductas constantes.
Habilidad de descubrimiento 1: asociación
La asociación es una de las principales habilidades de los innovadores. Se trata
de relacionar ideas, objetos o servicios que aparentemente no tienen ninguna
conexión entre sí, dando como resultado creaciones inusuales.
Es una habilidad que puede desarrollarse mediante la práctica y que va ligada a:
la creación de combinaciones extrañas, para lo cual se hace necesario un
pensamiento diferente y sin temor a las ideas poco comunes, tal como lo hizo
Larry Page, cofundador de Google, quien conectó dos ideas aparentemente
diferentes (las citas académicas y la búsqueda); hacer zoom dentro y fuera, lo
primero implica una inspección detallada de la experiencia del cliente, mientras
que lo segundo consiste en el entendimiento de como estos detalles encajan en la
visión global, esta técnica fue aplicada por Steve Jobs cuando diseñaba el primer
ordenador Mac; y un pensamiento lego, es decir, recopilar conocimientos,
experiencias e ideas provenientes de diferentes disciplinas. Todo esto permite
conectar puntos a través de experiencias diversas y, en última instancia, ofrecer
nuevas ideas de negocio.
Consejos para desarrollar habilidades de asociación
Consejo 1: forzar nuevas asociaciones. Los innovadores practican a veces la
asociación forzada o la combinación de cosas que nunca se combinarían de un
modo natural. Por ejemplo, EdgeStar y KitchenAid crearon un lavavajillas del
tamaño de un microondas y que usa menos agua y es más rápido que uno
convencional.
Consejo 2: adoptar el rol de una empresa diferente. Esto permite pensar en
soluciones desde una perspectiva completamente diferente. La empresa TBWA ha
adoptado este modelo y tiene un día denominado “día de la disrupción” con el fin
de hallar nuevas ideas.
Consejo 3: crear metáforas. Involucrarse en actividades que susciten analogías o
metáforas, ya que cada una de estas tiene el potencial para que veamos las cosas
desde una perspectiva poco común.
Consejo 4: construir nuestra propia caja de curiosidades. las cosas extrañas e
inusuales a menudo desencadenan nuevas asociaciones.
Consejo 5: aplicar la técnica SCAMPER (Sustituye, Combina, Adapta, Amplía,
Minimiza, Modifica, Persigue otros usos, Elimina, Reorganiza y Revierte). Cada
uno de estos conceptos sirven para repensar el problema o la oportunidad que se
nos presenta.
Habilidad de descubrimiento 2: cuestionamiento
Los innovadores desarrollan su trabajo haciendo preguntas que invitan a la
reflexión, se plantean cientos de preguntas para entender mejor qué es una cosa y
lo que podría ser. Ignoran las preguntas prudentes y optan por preguntas
disparatadas y que a menudo cuestionan el poder establecido con una intensidad
y frecuencia poco habituales.
A parte de la gran cantidad de preguntas, también se ha encontrado otro patrón:
primero se explora lo que ya se conoce y existe para luego buscar lo que podría
ser.
Describir el territorio. Los innovadores desafían de manera sistemática los mapas
mentales que se hacen del territorio. Confían intuitivamente en una rica variedad
de preguntas para desarrollar una comprensión profunda acerca de cómo son las
cosas en realidad antes de investigar a fondo cómo podrían ser.
Táctica 1. Formular preguntas del tipo "¿qué es?". Las preguntas funcionan
cuando desvelan lo que hay y consiguen empatizar con los sentimientos que
suscita. Dicha comprensión empática nos permite analizar mejor las causas y
posibles consecuencias mediante la formulación de preguntas causales y
condicionales. Por ejemplo, Scott Cook, de Intuit, lo pone en práctica haciendo
preguntas clave como "¿Dónde está el problema real?”, “¿Qué intenta conseguir la
persona?”, “¿Qué es lo más importante?” y, en última instancia, “¿Cuál es
verdadero punto débil?".
Táctica 2. Formular preguntas como “¿cuál es la causa?”. preguntas causales que
permitan percibir por qué las cosas son como son.