Sei sulla pagina 1di 4

¿CUÁNTOS PARIENTES DE JACOB ENTRARON A EGIPTO?

· Génesis 46:27 - 70 en total


Y los hijos de José, que le nacieron en Egipto, dos personas.  Todas las personas de la casa de
Jacob, que entraron en Egipto, fueron setenta.
· Hechos 7:14 - 75 en total
Y enviando José, hizo venir a su padre Jacob, y a toda su parentela, en número de setenta y cinco
personas.

Esta cuestión se aborda en cuatro pasajes principales, tres en el Antiguo Testamento y uno en el


Nuevo. Veamos:

 Éxodo 1:5: Todas las personas descendientes de Jacob, fueron setenta almas, pues José ya
estaba en Egipto. 
 Génesis 46:26-27: Todas las personas que fueron con Jacob a Egipto, procedentes de sus
lomos, sin contar las mujeres de los hijos de Jacob, todas las personas fueron sesenta y
seis.
 Y los hijos de José, que le nacieron en Egipto, dos personas. Todas las personas de la casa de Jacob
que entraron en Egipto fueron setenta.
 Deuteronomio 10:22: Con setenta personas tus padres descendieron a Egipto, pero ahora
YHVH tu Dios te ha hecho como las estrellas del cielo en multitud.
 Hechos 7:14: Y José envió a llamar a su padre Jacob, y a toda la familia, en número de
setenta y cinco personas.

 De los cuadros de los descendientes de Jacob divididos según las madres de ellos, es decir, según
las cuatro mujeres de Jacob. En cada cuadro haremos un conteo de los descendientes y al final el
total bíblico y el total computado. Por razones de orden bíblico y también para aclaración general
comenzaremos por la rama de Lea.
Observemos que se computaron 35 personas, pero que al descontar a Er y a Onán nos quedan 33
que es el total según la Biblia. Esto nos dice que los muertos no fueron tomados en cuenta, y a
decir verdad tiene sentido, puesto que el pasaje dice claramente que se trata de las personas que
entraron en Egipto, y como es natural suponer, los muertos no pudieron entrar a Egipto.

De todo esto recuerdar dos cosas, primero que los muertos no se tomaron en cuenta en el


conteo de los setenta que entraron y segundo que Lea es contada entre estas 33 personas.

Curiosamente, la Biblia cuenta dieciséis personas mientras que el total computado son diecisiete.
Esta diferencia de una persona nos hace cuestionar ¿Habría muerto alguien de este listado como
sucedió con Er y Onán?
Una vez más, tenemos catorce según la Biblia mientras que nosotros contamos quince. Sin
embargo, sabemos que Raquel había muerto (Génesis 35:16-20) así que tal como dice la Biblia
catorce personas entraron a Egipto.

Y una vez más, la misma diferencia. Contamos ocho personas mientras que la Biblia dice que solo
siete entraron. ¿Había muerto alguno de este listado?

Procedamos ahora a sumar:

Gran total según el conteo de la Biblia: 33 + 16 + 14 + 7 = 70 personas que entraron en Egipto,


esto es, sin contar a los muertos.
Gran total computado: 35 + 17 + 15 + 8 = 75 personas de la parentela de Jacob. No importa si
estaban muertos o no, porque Esteban no se preocupa de quien entró a Egipto sino de cuantos
eran el total de familiares. Tal y como dice:
Hechos 7:14: Y José envió a llamar a su padre Jacob, y a toda la familia, en número de setenta y
cinco personas.
Es decir, para Esteban lo importante no era cuantos entraron a Egipto sino cuantos, mando a
llamar José. José no estaba al tanto de quienes habían muerto, por lo que los llamó a todos. En
Génesis 45:9-10 se cuenta como José hizo esto:

Génesis 45:9-10: Daos prisa, subid hasta mi padre, y decidle: Así dice tu hijo José: ’Elohim me ha
puesto por señor de todo Egipto, desciende a mí, no te detengas, y habitarás en la tierra de Gosén,
y estarás cerca de mí, tú y tus hijos, y los hijos de tus hijos, tus rebaños y tus vacadas y todo lo que
tienes.
Como podemos leer, en este llamado Jacob y toda su familia estaban incluidos, sin excepción.

Los sesenta y seis

Ahora bien, ¿qué sucede con el número sesenta y seis según Génesis 46:26? Leamos el texto
primero:

Génesis 46:26: Todas las personas que fueron con Jacob a Egipto, procedentes de sus lomos, sin
contar las mujeres de los hijos de Jacob, todas las personas fueron sesenta y seis.
 
Este texto hace un nuevo conteo basado en dos condiciones:

1. Solo se incluyeron aquellos que fueron con Jacob a Egipto, es decir, que entraron al
mismo tiempo que él. Esto implica que no se toman en cuenta a los muertos y que no se
cuenta ni a José ni a los dos hijos de José pues ellos subieron a Egipto antes que Jacob.
2. Que eran procedentes de sus lomos, es decir, exclusivamente hijos y nietos. Por lo
tanto, este conteo excluye no solo a las mujeres de los hijos sino también a las mujeres
de Jacob.
Con estas condiciones en mente procedemos a reevaluar los datos. Al tomar los setenta parientes
vivos que entraron a Egipto y descontarle a José, Efraín y Manasés  porque no llegaron junto con
Jacob, me quedan sesenta y siete personas, pero la Biblia menciona a sesenta y seis. Esto significa
que aún estamos contando a alguien que no debe ser contado, pero ¿de quién se trata?

Al revisar los primeros conteos que hicimos para llegar a los setenta parientes, notamos que en la
rama de Lea teníamos exactamente treinta y tres personas, esto es contando a Lea, pero lea no
puede ser contada entre estos sesenta y seis porque es esposa y no hija o nieta. Al sacar a Lea
llegamos al número planteado en Génesis 46:26, de sesenta y seis personas.
Los fallecidos en las ramas de Raquel y Bilha

Aún falta responder una interrogante: En la rama de Raquel el conteo dio exacto porque Raquel
había muerto, pero en las ramas de Bilha y Zilpa parecía haber muerto alguno sin declararse de
quien se trataba. ¿Quiénes fueron los que murieron en las ramas de Bilha y Zilpa? No pudo haber
muerto uno de los hijos o nietos de Jacob en estas dos ramas, pues sería imposible  llegar al conteo
de sesenta y seis personas que vimos más arriba, por lo tanto, las personas muertas en la línea de
Bilha y en la de Zilpa no pueden ser otras que las mismas Bilha y Zilpa.
Con esto no solo comprobamos que los tres conteos son correctos, sino que, de todas las mujeres
de Jacob, la que vivió más tiempo y la única que pudo entrar a Egipto fue Lea.