Sei sulla pagina 1di 23

TEORÍA DE LA CONDUCTA

LA CONDUCTA HUMANA COMO PRIMER


ELEMENTO DEL DELITO
• La conducta (acción u omisión) es el primer elemento que acude a la formación de la noción de
“delito”.

• Constituye una concreción del principio del hecho o acto → “El hombre no delinque en cuanto es,
sino en cuanto obra”.

• Roxin: la conducta es el comportamiento humano significativo en el mundo exterior, que es


dominado o al menos dominable por la voluntad. Se excluyen los meros pensamientos, como
también todo comportamiento no exteriorizado, los que no constituyen conducta. Con mayor
razón se excluyen los hechos no atribuibles a las personas, tales como los hechos de la naturaleza
y los actos de los animales.

• A partir de los aportes del casualismo valorativo o neokantiano, la conducta abarca no sólo los
actos, sino también las omisiones, es decir un no hacer del sujeto, en un contexto en que se
esperaba que actuara.
CONDUCTA
CONCEPTO DE ACCIÓN

• En la actualidad coexisten tres concepciones principales de acción:

✓Concepto causal de acción

✓Concepto final de acción

✓Concepto social de acción


CONDUCTA
CONCEPTO CAUSAL DE ACCIÓN
• Apogeo: fines s. XIX y ppios s. XX.

• Concepto causal naturalista de acción: a) movimiento corporal; b) causado por un impulso de la


voluntad; movimiento que a su vez c) causa una modificación en el mundo exterior.
• Núcleo esencial: causalidad → vínculo entre el movimiento corporal y el resultado.
• “Impulso de voluntad”: sólo importa en cuanto causa de una conducta externa (no la dirige) → es
indiferente su contenido (si el autor quería o no realizar el hecho típico) → sólo como forma de
diferenciar con aquellos movimientos realizados de forma involuntaria.
• El contenido de la voluntad se dejaba para la culpabilidad, en donde se situaba el dolo.

Críticas:
• Este concepto no explicaba la omisión.
• Además, con la irrupción del neokantismo, se desarrolló un concepto valorativo de acción → como
“realización de la voluntad humana”, “comportamiento voluntario”, “conducta humana”
CONDUCTA
CONCEPTO FINAL DE ACCIÓN
• Obra de Hans Welzel

• El criterio finalista establece que la acción no es ejecutada por un mero capricho o azar → el ser
humano actúa para alcanzar algún fin u objetivo.
• El ser humano posee la capacidad de prever las consecuencias que sus acciones provocarán, por
lo que todo actuar humano se verá motivado por una finalidad determinada, la cual será el
elemento que le dará el carácter al comportamiento.,
• Al concepto de acción pertenece no sólo el momento de la causalidad, sino también, desde un
principio, el de la finalidad, que no cabe trasladarla a la culpabilidad → la acción no sólo exige ser
causada por una voluntad sino que además conducida finalmente por el contenido de la voluntad.
• Consecuencia: inclusión del dolo en el tipo (que se equipara a la finalidad) → la ley describe una
acción final.

Críticas:
• Resulta imposible explicar de forma satisfactoria los delitos culposos.
• Dificultades de carácter probatorio → comprobar el ánimo con que actuó el sujeto.
CONDUCTA
CONCEPTO SOCIAL DE ACCIÓN
• Desarrollada por Hans-Heinrich Jescheck

• Plantea un concepto de acción para delitos dolosos, culposos y de omisión, según el cual la conducta
consiste en un comportamiento humano con trascendencia social.
➢ La idea que subyace bajo esta teoría, es que comportamientos tan disímiles como la acción y la
omisión sólo pueden englobarse dentro de una categoría conceptual (conducta) si se les relaciona en
los efectos que éstas producen en su entorno.

• Así, el comportamiento humano es todo tipo de respuesta de la persona a las exigencias sociales, a
través de:
a) Una acción dirigida voluntariamente,
b) Una acción dirigida inintencionadamente pero conducida en forma imprudente, o finalmente,
c) Una inactividad (omisión) frente a una expectativa social de acción.
CONDUCTA
• Como se ve, no hay consenso acerca del concepto de conducta.

• No obstante, hay en Chile una fuerte influencia de las definiciones adoptadas por los
autores finalistas → de ese modo, por sobre un concepto meramente fisiológico de
conducta, centrado exclusivamente en movimientos corporales, se impone entre los
autores la recepción del término conducta como exteriorización de voluntad.

• Del examen de la función de las normas penales en un Estado democrático de Derecho


se pone de manifiesto que sólo tiene sentido prohibir aquellos comportamientos del
hombre que sean externos y finales.

• Por tanto, entendemos ACCION como todo comportamiento o conducta humana externa
y voluntaria, con miras a un fin.
CONDUCTA
• Sólo es legítimo prohibir conductas EXTERNAS.
➢ El delito es una especie de “comportamiento humano”, porque sólo los comportamientos
humanos o actos externos, pueden constituir delitos → “Cogitationis poenam nemo partitur”: los
pensamientos no son punibles.
➢ En un Estado democrático de Derecho, el DP sólo puede ser de acto y no de autor → ni el
pensamiento, ni las ideas, ni la mera resolución de delinquir, ni las personalidades o formas de
ser, pueden castigarse en tanto no se traduzcan en actos externos.

• Sólo son relevantes para el DP los hechos humanos voluntarios.


➢ Los fenómenos de la naturaleza no importan al DP, por más que produzcan resultados lesivos,
porque tales hechos no pueden ser prohibidos a nadie.
➢ La conducta humana no importa al Derecho Penal como movimiento físico, sino como un
comportamiento dotado de significado social.
➢ El adjetivo “final” acoge la terminología del finalismo en el sentido de que la conducta debe ser
voluntaria → no tiene sentido prohibir, por ejemplo, actos reflejos carentes de toda voluntad.
CONDUCTA
• La conducta y la distinción entre tipo doloso e imprudente.
➢ En ambos delitos (dolosos e imprudentes) es necesario un comportamiento humano voluntario o final.
➢ En los delitos dolosos el comportamiento final realiza conscientemente el hecho típico, mientras que
en los imprudentes, la conducta descuidada, pero voluntaria, pone en marcha el proceso causal lesivo.
➢ La esencia de la imprudencia no se encuentra en la teoría de la conducta, sino que en la infracción de
una norma de cuidado derivada de un tipo penal.
➢ La distinción entre dolo e imprudencia no se produce a nivel de conducta, sino de tipo.

• La conducta y el delito omisivo.


➢ En el delito omisivo también debe examinarse si existe un comportamiento humano voluntario o final.
➢ No requiere una omisión en sentido naturalístico, equivalente a no hacer nada → no hacer nada
también es un comportamiento humano voluntario, a menos que concurra una fuerza física irresistible
que anule la voluntad del sujeto, por ejemplo, en orden a realizar una conducta salvadora de algún
bien jurídico penalmente tutelado.
➢ La esencia del delito omisivo está en la infracción del deber de actuar en el sentido impuesto por una
norma penal imperativa → Los tipos omisivos requieren un comportamiento humano externo y
voluntario constituido generalmente por una actividad positiva, distinta de la conducta específica
exigida por el tipo penal (Ej.: “estar de pie”, observando un accidente a cuya víctima debería socorrer).
CONDUCTA
FUNCIONES DE LA CONDUCTA
• Función positiva.
➢ Es la base sustancial mínima sobre la que se asientan las demás categorías del delito y sus modalidades
(doloso/imprudente – de acción/omisión) → ofrece el soporte mínimo del edificio del delito.
➢ Tiene una función de enlace de los demás elementos del delito que lo convierten en punible → para
imputar el resultado típico a alguien, debe primero verificarse si existió una conducta humana y si esta
fue realizada de manera voluntaria.

• Función negativa.
➢ Actúa como primer filtro en la teoría del delito, descartando aquellos hechos que no corresponden a
un comportamiento humano voluntario → permite seleccionar hechos irrelevantes para la valoración
jurídico-penal, excluyéndose de esta categoría, los actos internos y los hechos no guiados por la
voluntad humana.

❖Importante: no confundir este primer elemento del delito, con la exigencia de la conducta típica como
elemento descriptivo de la parte objetiva del tipo penal → la conducta requiere simplemente la
concurrencia de un comportamiento humano voluntario; mientras que la conducta típica requiere, en
el ámbito de la tipicidad, una conducta que concuerde con algún tipo penal.
CAUSALES DE AUSENCIA DE CONDUCTA
• Existen tres categorías de actos que indiscutiblemente no constituyen conducta → si no existe
conducta, no existe delito.

1) Movimientos o actos reflejos:


• Corresponden a reacciones corporales involuntarias a estímulos de diversa índole, sin
intervención de la conciencia.
• Cury: respuestas corporales automáticas del sistema nervioso frente a estímulos externos que la
voluntad del sujeto no puede gobernar (Cury).

• Ej.: Alguien estornuda, se le produce una hemorragia nasal incontenible y ensucia una costosa
alfombra persa con sangre. Otros casos → acciones realizadas a propósito de quemaduras,
heridas, vómitos, espasmos, calambres, pinchazos, picaduras de insectos que producen dolor, el
movimiento primario producido por un contacto con la corriente eléctrica, cierre momentáneo de
los ojos a causa de un potente reflector o por el sol, etc.

❖Si el movimiento o la reacción física es ordenado o impulsado por la voluntad consciente, no se


configura la causa de exclusión en estudio → habrá conducta.
CAUSALES DE AUSENCIA DE CONDUCTA
2) Movimientos realizados en estado de inconsciencia.
• Consiste en la completa ausencia de actividad de las funciones mentales superiores del
hombre. Se configura una situación de pasividad constitutiva de comportamientos
activos u omisivos desde un punto de vista meramente objetivo.

• Así ocurre, por ejemplo, con los movimientos realizados por una persona que se halla en
un profundo grado de narcosis (el enfermo daña un valioso equipo médico sumido en
estado de inconsciencia por la anestesia suministrada); con el epiléptico, ignorante de
que padece la enfermedad, que sufre una crisis repentina y al caer sobre un transeúnte
lo lesiona levemente; con quien actúa en un estado de delirio profundo causado por la
fiebre (el enfermo hace afirmaciones injuriosas o calumniosas en tal condición); o con la
persona que padece un desmayo (la mujer embarazada rueda por la escalera, al sufrir un
estado repentino de inconsciencia, lo que le ocasiona la pérdida de la criatura). Así
mismo, en los casos de sueño (la madre dormida lesiona al niño), sonambulismo,
embriaguez "letárgica" (originada en consumo de alcohol o drogas, casi inimaginables, a
no ser en la omisión), etc.
CAUSALES DE AUSENCIA DE CONDUCTA
3) Fuerza física irresistible o vis absoluta.
• Comprende situaciones en las cuales un fenómeno de la naturaleza o una actividad de un
tercero provocan en el sujeto un movimiento corporal ajeno a su voluntad.
• En estos casos el acontecimiento doblega tanto la voluntad como el cuerpo del sujeto, el que es
empleado como simple objeto por dicha fuerza externa que lo mueve o le impide moverse.

• Ejemplos:
a) Fuerza de naturaleza: sujeto lanzado por un vendaval, destruye una valiosa vajilla ajena; sujeto
precipitado por un derrumbe o por una ola sobre otra persona y le causa lesiones; sujeto a
causa de un fuerte temblor cae de un balcón y mata a un peatón, o daña un auto;
b) Actividad de tercero: sujeto es empujado por otro desde el borde de la piscina, y cae sobre un
niño; guardavías que maniatado por un tercero no puede darle la alerta al automovilista que se
acerca al cruce sin señalizar.

❖La fuerza irresistible anula el control de los movimientos por la voluntad → no hay conducta.
CAUSALES DE AUSENCIA DE CONDUCTA
• Para que una fuerza pueda ser calificada como irresistible o vis absoluta, tiene que cumplir dos
condiciones:
1. Ser externa al sujeto, es decir, debe corresponder a un tercero o a una fuerza natural, y
2. La fuerza física debe ser de tal intensidad que no pueda ser resistida por aquel sobre
quien recae.

• No debe confundirse esta clase de fuerza, con la fuerza-coacción o vis compulsiva, a que hace
alusión la eximente de responsabilidad del art. 10 N° 9 CP.
➢ En la vis absoluta, el sujeto que es víctima del influjo fuerza no obra en lo absoluto, se convierte
en un mero instrumento; mientras que en la vis compulsiva el sujeto sí actúa, obra propiamente,
pero forzado por un incentivo exógeno o endógeno, de cualquier naturaleza, que repercute en su
psiquis, con tal intensidad que se ve compelido a realizar algo que, de no haber mediado el
estímulo, no habría realizado (alguien que se ve obligado a falsificar un documento siendo
apuntado con una pistola en su sien).
❖En los casos de vis absoluta no existe conducta del sujeto, mientras que en los de vis compulsiva,
sí la hay, aunque no le puede ser reprochada por hallarse en un estado de inexigibilidad de otra
conducta, que obra excluyendo el elemento culpabilidad.
CAUSALES DE AUSENCIA DE CONDUCTA
Casos discutidos de ausencia de conducta

a) Menores y enfermos mentales:


• Por regla general, los inimputables realizan conductas dotadas de voluntad, pero debido a un
desarrollo psíquico insuficiente o patológico no es posible emitir a su respecto, un juicio de
imputación personal en el ámbito de la culpabilidad, por la conducta ejecutada.

b) El sueño hipnótico.
• El sujeto ejecuta una conducta, habiendo interferido el sugestionador en el proceso de formación
de su voluntad, por lo que el primero no puede acceder al contenido normativo y, por ende,
tampoco puede motivarse → no puede emitirse a su respecto un juicio de imputación personal,
en el ámbito de la culpabilidad.
• Para otros, también habrá que distinguir si la hipnosis se da sin consentimiento del sujeto
(ausencia de conducta), o si se realiza con su consentimiento y con fines delictivos (actio liberae in
causa).
ACTIO LIBERA IN CAUSA
• En el estudio de la ausencia de conducta, se presentan casos difíciles de resolver cuando, a partir
de estados de inconciencia, se producen resultados lesivos que pudieron ser previstos con
anterioridad por el autor o incluso que pudieron haber sido causados intencionalmente por éste.

• Ejemplos:
➢ Sujeto dormido que aplasta o sofoca al lactante que duerme a su lado, pero el primero dormía en
condiciones que sugerían (ex ante) riesgo para el menor, o que en conocimiento de su mal dormir,
antes de caer dormido, quiso aprovechar las condiciones de su sueño.
➢ Sujeto sufre periódica y consistentemente, fuertes espasmos que le impiden controlar los
movimientos de sus extremidades superiores e inferiores. A pesar de ello, decide salir en auto, y
de resultas de un espasmo mientras manejaba, no puede frenar ante un semáforo rojo y atropella
a un peatón.

• Para solucionar casos como estos, en los que un resultado lesivo es producido a través de un
comportamiento que no puede ser considerado como conducta, pero que en forma previa pudo
haber sido previsto y evitado por el autor; la doctrina ha planteado la teoría de la actio libera in
causa.
ACTIO LIBERA IN CAUSA
• Bajo el término “actio libera in causa” se engloban ciertas situaciones en las que es posible
apreciar dos fases → una en que el sujeto actúa de forma lesiva, pero sin responsabilidad, y otra
fase previa, en la que actúa responsablemente, siendo la situación de irresponsabilidad
provocada por él mismo en forma anticipada, para luego excluir la conducta (también se aplica a
casos de exclusión de culpabilidad).

• Solución: el sujeto debe responder por lo ocurrido en la fase posterior, aun cuando no se pueda
en dicho momento, afirmar la existencia de una conducta (o del elemento culpabilidad), puesto
que en una fase previa el sujeto, o bien pudo haber previsto y tomado las medidas para evitar
dicha actuación no voluntaria, o bien (y con mayor razón debe castigarse) decidió sumirse o
aprovecharse de dicho estado para cometer un delito.

• Modalidades: Se presenta una modalidad dolosa → en que el autor busca intencionalmente la


ausencia de acción; y otra modalidad imprudente → en que la situación lesiva era previsible y
evitable ex ante, por parte del sujeto.

❖Así, a través de esta figura, se concluye la responsabilidad del sujeto, a pesar de que en el
momento de actuar falta una conducta en sentido penal, ya que esa conducta era libre en su
origen (acción libre en su causa).
RESPONSABILIDAD PENAL DE PERSONAS
JURÍDICAS
• Por conducta en sentido penal no se entiende cualquier tipo de hecho o
acontecimiento, sino aquellas acciones u omisiones voluntarias llevadas a cabo
por personas. Por tanto sujeto activo, autores y partícipes de un delito, serán por
antonomasia, los seres de la especie humana, las personas naturales.

• Sin embargo, en la actualidad dicha regla general ha cedido dando paso a la


apertura del concepto de sujeto activo hacia entes que no constituyen personas
naturales. Nos referimos con esto a las personas jurídicas.

• Si se mira la línea del tiempo del derecho Penal, esta no ha sido la regla general.
Las personas jurídicas no han sido siempre penalmente responsables, muy por el
contrario el dogma: “societas delinquere non postest”, nos indica que
tradicionalmente se pensó que las personas jurídicas no pueden ser responsables
en sede penal.
RESPONSABILIDAD PENAL DE PERSONAS
JURÍDICAS
• En Chile tal era la situación hasta la entrada en vigencia de la Ley 20.393 de
2009, que introdujo en el ordenamiento la posibilidad de que las personas
jurídicas seas sujetos de responsabilidad penal.

• En términos generales, el fundamento que subyace tras este cambio de


paradigma tendiente a responsabilizar a las personas jurídicas, se apoya en
la idea que en las sociedades modernas se pueden constatar una gran
cantidad de delitos de carácter económicos, medio ambientales y políticos,
que en su mayoría involucran o son ejecutados por personas jurídicas.

• No obstante lo anterior, la modificación que introdujo la Ley N° 20.393, no


obedeció a tales finalidades.
RESPONSABILIDAD PENAL DE PERSONAS
JURÍDICAS
• En el caso de Chile la modificación legislativa sólo puede explicarse por el afán de cumplir
oportunamente con las exigencias de las que dependía la incorporación del país a la OCDE, siendo
una de los requerimientos de tal entidad internacional, que se modificara el régimen de
responsabilidad penal admitiendo la posibilidad de persecución penal de las personas jurídicas.
Ninguna otra circunstancia permite explicar que un proyecto tan complejo y sobre una materia
tan delicada se haya despachado íntegramente en escasos siete meses de tramitación
parlamentaria, justo a tiempo para exhibirse a la OCDE.

• Lo anterior se ve reforzado por el hecho que la Ley 20.393 establece un ámbito claramente
acotado de delitos bases respecto a los cuales pueden ser responsables las personas jurídicas,
pues se extiende solamente a cinco tipos de delitos, bastante alejados a la delincuencia de tipo
económica o medio ambiental (La Ley 21.132 de 31.01.19 modificó esta norma, incorporando
ilícitos que tienden a cumplir en cierta medida con estas obligaciones).

• En efecto, la ley 20.393 establece la responsabilidad penal de las P.J. de forma limitada. Tal
responsabilidad no puede hacerse efectiva tratándose de cualquier delito, sino que solamente en
cinco casos.
RESPONSABILIDAD PENAL DE PERSONAS
JURÍDICAS
• Se consagra así un catálogo cerrado de delitos bases:
1. El delito de lavado de dinero (art. 27 de la Ley Nº 19.913).
2. El financiamiento del terrorismo (art. 8º de la Ley Nº 18.314).
3. El Soborno o cohecho activo tanto de empleados públicos nacionales
(art. 250 del CP) como de funcionarios públicos extranjeros (art. 251 bis
CP).
4. El delito de receptación (art. 456 bis A CP).
5. Ciertas figuras de contaminación de aguas y comercialización de
recursos hidrobiológicos sobreexplotados (art. 136, 139, 139 bis y 139
ter de la Ley General de Pesca y Acuicultura).
RESPONSABILIDAD PENAL DE PERSONAS
JURÍDICAS
• En relación a los requisitos para que la responsabilidad de la PJ se haga efectiva, la
ley establece tres exigencias:
➢La comisión de alguno de estos delitos base por parte de un sujeto relacionado.
➢Que la conducta se haya dirigido en interés de la empresa o para el provecho de ésta.
➢Que la comisión del delito sea consecuencia del incumplimiento, por parte de la persona
jurídica, de sus deberes de dirección y supervisión.

❖En relación a este último requisito la Ley 20.393, establece una alternativa a través
de la cual las empresas las personas jurídicas pueden resguardar el cumplimiento
de la exigencia de haber ejercido los deberes de dirección e incumplimiento → el
establecimiento de un modelo de prevención de delitos dentro de la empresa.
➢ Art. 3 inc. 3° Ley 20.393: “Se considerará que los deberes de dirección y supervisión se han
cumplido cuando, con anterioridad a la comisión del delito, la persona jurídica hubiere
adoptado e implementado modelos de organización, administración y supervisión para prevenir
delitos como el cometido, conforme a lo dispuesto en el artículo siguiente.”
❖La no adopción de un modelo de prevención por parte de la empresa, no implica
directamente que esta pasa a incumplir los deberes exigidos de dirección y
supervisión.
RESPONSABILIDAD PENAL DE PERSONAS
JURÍDICAS
• Finalmente, las sanciones que pueden imponerse a las PJ se encuentran
señaladas en el art. 8 de la Ley 20.393, las cuales podrán consistir en:

a) La disolución de la persona jurídica o cancelación de la personalidad


jurídica (la pena más severa);
b) Prohibición temporal o perpetua de celebrar actos y contratos con los
organismos del Estado;
c) La pérdida parcial o total de beneficios fiscales;
d) Multa; y
e) Otras penas accesorias del art. 13 (comiso, publicación de la sentencia
condenatoria, etc.).