Sei sulla pagina 1di 15

11

JOB 1 Reina-Valera 1995 Pero extiende ahora tu mano y toca


(RVR1995) todo lo que posee, y verás si no blasfema
Las desventuras de Job contra ti en tu propia presencia.
12
1 Había en el país de Uz un hombre Dijo Jehová a Satanás:
llamado Job. Era un hombre perfecto y —Todo lo que tiene está en tu mano;
recto, temeroso de Dios y apartado del solamente no pongas tu mano sobre él.
mal. Y salió Satanás de delante de Jehová.
2 13
Le habían nacido siete hijos y tres hijas. Un día aconteció que sus hijos e hijas
3
Su hacienda era de siete mil ovejas, tres comían y bebían vino en casa de su
mil camellos, quinientas yuntas de hermano el primogénito,
14
bueyes, quinientas asnas y muchísimos y vino un mensajero a Job y le dijo:
criados. Era el hombre más importante —Estaban arando los bueyes y las asnas
de todos los orientales. pacían cerca de ellos;
4 15
Sus hijos celebraban banquetes en sus de pronto nos asaltaron los sabeos y
casas, cada uno en su día; y enviaban a se los llevaron, y mataron a los criados a
llamar a sus tres hermanas para que filo de espada. Solamente escapé yo para
comieran y bebieran con ellos. darte la noticia.
5 16
Y sucedía que una vez pasados los días Aún estaba éste hablando, cuando vino
de turno, Job los hacía venir y los otro, que dijo:
santificaba. Se levantaba de mañana y —Fuego de Dios cayó del cielo y quemó a
ofrecía holocaustos conforme al número ovejas y a pastores, y los consumió.
de todos ellos. Porque decía Job: «Quizá Solamente escapé yo para darte la
habrán pecado mis hijos y habrán noticia.
17
blasfemado contra Dios en sus Aún estaba éste hablando, cuando vino
corazones.» Esto mismo hacía cada vez. otro, que dijo:
6
Un día acudieron a presentarse delante —Tres escuadrones de caldeos
de Jehová los hijos de Dios, y entre ellos arremetieron contra los camellos y se los
vino también Satanás. llevaron, y mataron a los criados a filo de
7
Dijo Jehová a Satanás: espada. Solamente escapé yo para darte
—¿De dónde vienes? la noticia.
18
Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: Entre tanto que éste hablaba, vino
—De rodear la tierra y andar por ella. otro, que dijo:
8
Jehová dijo a Satanás: —Tus hijos y tus hijas estaban comiendo
—¿No te has fijado en mi siervo Job, que y bebiendo vino en casa de su hermano
no hay otro como él en la tierra, varón el primogénito,
19
perfecto y recto, temeroso de Dios y cuando un gran viento se levantó del
apartado del mal? lado del desierto y azotó las cuatro
9
Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: esquinas de la casa, la cual cayó sobre los
—¿Acaso teme Job a Dios de balde? jóvenes, y murieron. Solamente escapé
10
¿No le has rodeado de tu protección, a yo para darte la noticia.
20
él y a su casa y a todo lo que tiene? El Entonces Job se levantó, rasgó su
trabajo de sus manos has bendecido, y manto y se rasuró la cabeza; luego,
por eso sus bienes han aumentado sobre postrado en tierra, adoró
21
la tierra. y dijo:
«Desnudo salí del vientre de mi madre —Como suele hablar cualquier mujer
y desnudo volveré allá. insensata, así has hablado. ¿Pues qué?
Jehová dio y Jehová quitó: ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no
¡Bendito sea el nombre de Jehová!» lo recibiremos?
22
En todo esto no pecó Job ni atribuyó a En todo esto no pecó Job con sus labios.
11
Dios despropósito alguno. Tres amigos de Job, Elifaz, el temanita,
Bildad, el suhita, y Zofar, el naamatita, al
JOB 2 REINA-VALERA 1995 enterarse de todo este mal que le había
(RVR1995) sobrevenido, llegaron cada uno de su
1 Otro día acudieron a presentarse tierra, habiendo acordado venir juntos a
delante de Jehová los hijos de Dios, y condolerse con él y a consolarlo.
12
entre ellos vino también Satanás para Estos, alzando los ojos desde lejos, no
presentarse delante de Jehová. lo reconocieron. Entonces lloraron a
2
Dijo Jehová a Satanás: gritos, y rasgó cada cual su manto y
—¿De dónde vienes? esparcieron polvo los tres sobre sus
Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: cabezas hacia el cielo.
13
—De rodear la tierra y andar por ella. Así permanecieron sentados con él en
3
Jehová dijo a Satanás: tierra durante siete días y siete noches, y
—¿No te has fijado en mi siervo Job, que ninguno le decía una palabra, porque
no hay otro como él en la tierra, varón veían que su dolor era muy grande.
perfecto y recto, temeroso de Dios y
apartado del mal? ¡Todavía mantiene su JOB 3 REINA-VALERA 1995
integridad, a pesar de que tú me incitaste (RVR1995)
contra él para que lo arruinara sin causa! Job maldice el día en que nació
4
Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: 1 Después de esto, abrió Job su boca y
—Piel por piel, todo lo que el hombre maldijo su día.
2
tiene lo dará por su vida. Exclamó, pues, Job y dijo:
5 3
Pero extiende tu mano, toca su hueso y «¡Perezca el día en que yo nací
su carne, y verás si no blasfema contra ti y la noche en que se dijo: “Un varón ha
en tu misma presencia. sido concebido!”
6 4
Dijo Jehová a Satanás: Que aquel día se vuelva sombrío;
—Él está en tus manos; pero guarda su que no cuide de él Dios desde arriba
vida. ni haya luz que sobre él resplandezca.
7 5
Salió entonces Satanás de la presencia Cúbranlo tinieblas y sombra de muerte,
de Jehová e hirió a Job con una llaga y repose sobre él nublado
maligna desde la planta del pie hasta la que lo haga horrible como día tenebroso.
6
coronilla de la cabeza. Apodérese de aquella noche la
8
Y Job, sentado en medio de ceniza, oscuridad;
tomaba un trozo de tiesto y se rascaba no sea contada entre los días del año
con él. ni entre en el número de los meses.
9 7
Entonces le dijo su mujer: ¡Ojalá fuera aquélla una noche solitaria,
—¿Aún te mantienes en tu integridad? que no hubiera canción alguna en ella!
8
¡Maldice a Dios y muérete! Maldíganla los que maldicen el día,
10
Él le dijo: los que se aprestan a despertar a
26
Leviatán. ¡No he tenido paz, tranquilidad ni
9
Oscurézcanse las estrellas del alba; reposo,
que en vano espere la luz sino sólo turbación!»
y no vea el parpadeo de la aurora,
10
por cuanto no cerró las puertas del JOB 4 REINA-VALERA 1995
vientre donde yo estaba, (RVR1995)
ni escondió de mis ojos la miseria. Elifaz reprende a Job
11
»¿Por qué no morí yo en la matriz? 1 Entonces respondió Elifaz, el temanita,
¿Por qué no expiré al salir del vientre? y dijo:
12 2
¿Por qué me recibieron las rodillas «Si probamos a hablarte, te será
y unos pechos me dieron de mamar? molesto,
13
Ahora estaría yo muerto, y reposaría; pero ¿quién podrá detener las palabras?
3
dormiría, y tendría descanso Tú enseñabas a muchos
14
junto a los reyes y consejeros de la y fortalecías las manos debilitadas;
4
tierra, con tus palabras sostenías al que
los que para sí reconstruyen las ruinas; tropezaba
15
o junto a los príncipes que poseían el y afirmabas las rodillas que decaían.
5
oro Mas ahora te desalientas al venir el mal
y llenaban de plata sus casas. sobre ti;
16
¿Por qué no fui ocultado como un al alcanzarte, te conturbas.
6
aborto, ¿No has puesto tu confianza en temer a
como los niños que nunca vieron la luz? Dios?
17
Allí dejan de perturbar los malvados, ¿No has puesto tu esperanza en la
y allí descansan los que perdieron sus integridad de tus caminos?
7
fuerzas. »Piensa ahora: ¿qué inocente se
18
Allí reposan también los cautivos pierde?
y ya no oyen la voz del capataz. ¿Dónde los rectos son destruidos?
19 8
Allí están chicos y grandes; Yo he visto cosechar iniquidad
y el esclavo, libre ya de su amo. a quienes siembran injuria e iniquidad
20
»¿Por qué darle luz al que sufre cultivan.
9
y vida a los de ánimo amargado; Perecen por el aliento de Dios;
21
a los que esperan la muerte, y no les por el soplo de su ira son consumidos.
10
llega, Los rugidos del león, los bramidos del
aunque la buscan más que a un tesoro; que ruge,
22
a los que se alegrarían sobremanera y los dientes de sus cachorros son
y se gozarían de hallar el sepulcro? quebrantados.
23 11
¿Por qué dar vida al hombre que ignora El león viejo perece por falta de presa,
su camino, y los hijos de la leona se dispersan.
12
al que Dios le cierra el paso? »El asunto me llegó como un susurro;
24
Antes que mi pan, llega mi suspiro, mis oídos lograron percibirlo.
13
y mis gemidos corren como el agua; En la imaginación de visiones
25
porque me ha venido aquello que me nocturnas,
espantaba, cuando el sueño cae sobre los hombres,
14
me ha acontecido lo que yo temía. me sobrevino un espanto y un temblor
que estremeció todos mis huesos: y le encomendaría mi causa.
15 9
y al pasar un soplo por delante de mí, Él hace cosas grandes e inescrutables,
se erizó el pelo de mi cuerpo. y maravillas sin número.
16 10
Delante de mis ojos se detuvo un Derrama la lluvia sobre la faz de la
fantasma tierra
cuyo rostro no reconocí, y envía las aguas sobre los campos.
11
y lo oí decir muy quedo: Pone en alto a los humildes
17
“¿Será el mortal más justo que Dios? y a los enlutados da seguridad.
12
¿Será el hombre más puro que el que lo Frustra los pensamientos de los
hizo? astutos,
18
Si ni siquiera en sus siervos confía, para hacer vana la obra de sus manos.
13
y aun en sus ángeles descubre el error, Atrapa a los sabios en su propia astucia
19
¡mucho menos en aquellos que habitan y frustra los planes de los perversos.
14
en casas de barro De día tropiezan con tinieblas;
cimentadas en el polvo, a mediodía andan a tientas, como de
que serán aplastadas como la polilla! noche.
20 15
De la mañana a la tarde son destruidos, Él libra de la espada al pobre, de la
y se pierden para siempre sin haber boca de los malvados
quien repare en ello. y de la mano del violento;
21 16
Su belleza se pierde con ellos, por eso, el necesitado tiene esperanza,
y mueren sin haber adquirido sabiduría.” pero la iniquidad cierra la boca.
17
»Bienaventurado es el hombre a quien
JOB 5 REINA-VALERA 1995 Dios corrige;
(RVR1995) por tanto, no desprecies la reprensión
1 »Ahora, pues, da voces, a ver quién te del Todopoderoso.
18
responde. Porque él es quien hace la herida, pero
¿A cuál de los santos te volverás? él la venda;
2
Es cierto que al necio lo mata la ira él golpea, pero sus manos curan.
19
y al codicioso lo consume la envidia. En seis tribulaciones te librará,
3
Yo he visto que el necio echaba raíces, y en la séptima no te tocará el mal.
20
y en la misma hora maldije su morada. En tiempo de hambre te salvará de la
4
Sus hijos carecerán de socorro: muerte,
en la puerta serán quebrantados y del poder de la espada en la guerra.
21
y no habrá quien los libre. Del azote de la lengua serás protegido
5
Su cosecha se la comerán los y no temerás cuando venga la
hambrientos, destrucción.
22
sacándola de entre los espinos; De la destrucción y del hambre te
y los sedientos se beberán su hacienda. reirás
6
Porque la aflicción no sale del polvo y no temerás a las fieras del campo,
23
ni la fatiga brota de la tierra. pues aun con las piedras del campo
7
Pero como las chispas se levantan para harás un pacto
volar por el aire, y las fieras del campo estarán en paz
así el hombre nace para la desdicha. contigo.
8 24
Ciertamente yo buscaría a Dios Sabrás que hay paz en tu tienda:
visitarás tu morada y nada te faltará. cuando el dolor me asaltara sin tregua,
25
Asimismo verás que tu descendencia es no haber renegado de las palabras del
mucha, Santo.
11
que tu prole es como la hierba de la ¿Cuál es mi fuerza para seguir
tierra. esperando?
26
Llegarás con vigor a la sepultura, ¿Cuál es mi fin para seguir teniendo
como gavilla de trigo recogido a su paciencia?
12
tiempo. ¿Soy acaso tan fuerte como las
27
Nosotros lo hemos inquirido, y esto es piedras?
así. ¿Es mi carne como el bronce?
13
Escúchalo y conócelo para tu propio ¿No es cierto que ni aun a mí mismo
provecho.» me puedo valer
y que carezco de todo auxilio?
14
JOB 6 REINA-VALERA 1995 El que sufre es consolado por su
(RVR1995) compañero,
Job reprocha la actitud de sus amigos incluso aquel que abandona el temor del
1 Respondió entonces Job y dijo: Omnipotente.
2 15
«¡Ojalá pudieran pesarse mi queja y mi Pero mis hermanos me han
tormento, traicionado;
y fueran igualmente puestos en la han pasado como un torrente,
balanza! como las corrientes impetuosas
3 16
Pesarían ahora más que la arena del que bajan turbias por el deshielo
mar. y mezcladas con la nieve,
17
Por eso mis palabras han sido que al tiempo del calor se secan,
precipitadas, y al calentarse desaparecen en su cauce.
4 18
porque se me han clavado las flechas Los caminantes se apartan de su rumbo
del Todopoderoso, y se pierden en el desierto.
19
su veneno lo ha bebido mi espíritu Las buscan las caravanas de Temán,
y los terrores de Dios combaten contra y los caminantes de Sabá esperan en
mí. ellas;
5 20
¿Acaso gime el asno montés si está pero se frustra su esperanza
junto a la hierba? al venir hasta ellas y verse defraudados.
21
¿Acaso muge el buey cuando está junto a Ahora, ciertamente como ellas sois
su pasto? vosotros,
6
¿Acaso se come sin sal lo desabrido pues habéis visto el horror y tenéis
o tiene sabor la clara del huevo? miedo.
7 22
Las cosas que yo ni siquiera quería tocar ¿Es que yo os he dicho: “Traedme algo,
son ahora mi alimento. y pagad por mí de vuestra hacienda”,
8 23
»¡Quién me concediera que se o “Libradme de manos del opresor,
cumpliese mi petición, y redimidme del poder de los violentos”?
24
que Dios me otorgara lo que anhelo: »Instruidme, y yo callaré;
9
que agradara a Dios destruirme, hacedme entender en qué he errado.
25
que soltara su mano y acabara conmigo! ¡Cuán provechosas son las palabras
10
Sería entonces mi consuelo, rectas!
11
Pero ¿qué reprocha vuestra censura? y dije: “Hasta aquí llegarás y no pasarás
26
¿Pretendéis censurar las palabras adelante;
y los discursos de un desesperado, que ahí parará el orgullo de tus olas.”
12
son como el viento? ¿Has dado órdenes a la mañana alguna
27
Vosotros os arrojáis sobre el huérfano vez en tu vida?
y caváis una fosa para vuestro amigo. ¿Le has mostrado al alba su lugar,
28 13
»Ahora, pues, si queréis, miradme, para que ocupe los confines de la tierra
y ved si estoy mintiendo ante vosotros. y sean sacudidos de ella los malvados?
29 14
Consideradlo ahora de nuevo, y no Ella cambia luego de aspecto como el
haya maldad; barro bajo el sello,
volved a considerar mi justicia en esto. y toma el aspecto de una vestidura;
30 15
¿Es que hay iniquidad en mi lengua mas la luz les es quitada a los malvados
o acaso no puede mi paladar discernir lo y el brazo enaltecido es quebrantado.
16
malo? »¿Has penetrado tú hasta las fuentes
del mar
JOB 38 REINA-VALERA 1995 y has caminado escudriñando el abismo?
(RVR1995) 17
¿Te han sido descubiertas las puertas
Jehová responde a todos los discursos de la muerte
1 Entonces respondió Jehová a Job desde y has visto las puertas de la sombra de
un torbellino y dijo: muerte?
2 18
«¿Quién es ése que oscurece el consejo ¿Has considerado tú la extensión de la
con palabras sin sabiduría? tierra?
3
Ahora cíñete la cintura como un ¡Declara si sabes todo esto!
19
hombre: »¿Dónde está el camino que conduce a
yo te preguntaré y tú me contestarás. la morada de la luz?
4
»¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba ¿Y dónde está el lugar de las tinieblas,
20
la tierra? para que las lleves a sus límites
¡Házmelo saber, si tienes inteligencia! y conozcas las sendas de su casa?
5 21
¿Quién dispuso sus medidas, si es que lo ¡Quizá tú lo sabes, puesto que
sabes? entonces ya habías nacido
¿O quién tendió sobre ella la cuerda de y es grande el número de tus días!
22
medir? »¿Has penetrado tú hasta los depósitos
6
¿Sobre qué están fundadas sus bases? de la nieve?
¿O quién puso su piedra angular, ¿Has visto los depósitos del granizo,
7 23
cuando alababan juntas todas las que tengo reservados para el tiempo
estrellas del alba de angustia,
y se regocijaban todos los hijos de Dios? para el día de la guerra y de la batalla?
8 24
»¿Quién encerró con puertas el mar, ¿Por qué camino se difunde la luz
cuando se derramaba saliéndose de su y se esparce el viento del este sobre la
seno, tierra?
9 25
cuando yo le puse nubes por vestidura »¿Quién le abrió un cauce al turbión
y oscuridad por faja? y un camino a los relámpagos y a los
10
Yo establecí para él los límites; truenos,
26
le puse puertas y cerrojo, haciendo llover sobre la tierra
deshabitada,
sobre el desierto, donde no vive ningún JOB 39 REINA-VALERA 1995
ser humano, (RVR1995)
27
para saciar la tierra desierta y sin 1 ¿Sabes tú el tiempo en que paren las
cultivo cabras monteses?
y para hacer que brote la tierna hierba? ¿Has mirado tú cuando las ciervas están
28
»¿Tiene padre la lluvia? pariendo?
2
¿Quién engendró las gotas del rocío? ¿Has contado tú los meses de su preñez
29
¿De qué vientre salió el hielo? y sabes el tiempo cuando han de parir?
3
Y la escarcha del cielo, ¿quién la dio a Se encorvan, hacen salir a sus hijos
luz? y pasan sus dolores.
30 4
Las aguas se endurecen como piedra Sus hijos se robustecen y crecen con el
y se congela la faz del abismo. pasto;
31
»¿Podrás tú anudar los lazos de las luego se van y ya no regresan.
5
Pléyades? »¿Quién dio libertad al asno montés?
¿Desatarás las ligaduras de Orión? ¿Quién soltó sus ataduras?
32 6
¿Haces salir a su tiempo las Yo le di por casa el desierto,
constelaciones de los cielos? puse su morada en lugares estériles.
7
¿Guías a la Osa Mayor con sus hijos? Él se burla del bullicio de la ciudad
33
¿Conoces las leyes de los cielos? y no oye las voces del arriero.
8
¿Dispones tú su dominio en la tierra? En lo escondido de los montes está su
34
»¿Puedes alzar tu voz a las nubes pasto
para que te cubra gran cantidad de agua? y anda buscando toda cosa verde.
35 9
¿Envías tú los relámpagos, para que »¿Querrá el búfalo servirte a ti
ellos vayan, o quedarse en tu pesebre?
10
o para que te digan: “Aquí estamos”? ¿Atarás tú al búfalo con coyunda para
36
¿Quién puso la sabiduría en el abrir el surco?
corazón? ¿Irá en pos de ti labrando los valles?
11
¿Quién dio inteligencia al espíritu? ¿Confiarás en él porque es grande su
37
¿Quién cuenta con sabiduría lo que hay fuerza?
en los cielos? ¿Le encomendarías tu labor?
12
Y los odres de los cielos, ¿quién hace que ¿Lo dejarías recoger el grano
se inclinen, y juntarlo en tu era?
38 13
cuando el polvo se ha endurecido »¿Le has dado tú al pavo real sus
y los terrones se han pegado unos con hermosas alas,
otros? o sus alas y plumas al avestruz?
39 14
»¿Cazarás tú la presa para el león? Éste desampara en la tierra sus huevos,
¿Saciarás el hambre de sus cachorros, los calienta sobre el polvo
40 15
cuando están echados en sus guaridas y olvida que el pie los puede pisar
o se ponen al acecho en la espesura? y que una fiera del campo puede
41
¿Quién le prepara al cuervo su aplastarlos.
16
alimento, Es duro para con sus crías, como si no
cuando sus polluelos claman a Dios fueran suyas,
y andan errantes por falta de comida? y no teme que su trabajo haya sido en
vano, ¡Responda a esto el que disputa con
17
porque Dios lo privó de sabiduría Dios!»
3
y no le dio inteligencia. Entonces respondió Job a Jehová y dijo:
18 4
Sin embargo, en cuanto se levanta para «Yo soy vil, ¿qué te responderé?
correr, ¡Me tapo la boca con la mano!
5
se burla del caballo y de su jinete. Una vez hablé, mas no replicaré más;
19
»¿Le das tú su fuerza al caballo? aun dos veces, mas no volveré a hablar.»
¿Cubres tú su cuello de crines Manifestaciones del poder de Dios
6
ondulantes? Respondió Jehová a Job desde el
20
¿Lo harás temblar tú como a una torbellino y dijo:
7
langosta? «Ahora cíñete la cintura como un
El resoplido de su nariz es formidable. hombre:
21
Escarba la tierra, se alegra en su fuerza yo te preguntaré y tú me contestarás.
8
y sale al encuentro de las armas. ¿Invalidarás tú también mi juicio?
22
Hace burla del miedo; no teme ¿Me condenarás a mí, para justificarte
ni vuelve el rostro delante de la espada. tú?
23 9
Sobre él resuenan la aljaba, ¿Tienes tú un brazo como el de Dios?
el hierro de la lanza y de la jabalina; ¿Truena tu voz como la suya?
24 10
pero él, con ímpetu y furor, escarba la »Adórnate ahora de majestad y alteza,
tierra vístete de honra y hermosura.
11
y no lo detiene ni el sonar de la Derrama el ardor de tu ira;
trompeta; mira a todo altivo y abátelo.
25 12
más bien, en medio de los clarines Mira a todo soberbio y humíllalo,
parece decir: “¡Ea!” y destruye a los impíos dondequiera que
Desde lejos huele la batalla, estén.
13
el grito de los capitanes y el vocerío. Entiérralos a todos en el polvo,
26
»¿Acaso por tu sabiduría vuela el encierra sus rostros en la oscuridad.
14
gavilán Entonces yo también declararé
y extiende hacia el sur sus alas? que tu diestra puede salvarte.
27 15
¿Se remonta el águila por tu mandato »Ahí está el behemot: yo lo creé, lo
y pone en alto su nido? mismo que a ti.
28
Ella habita y mora en la peña, Come hierba, como el buey.
16
en la cumbre del peñasco y de la roca. Su fuerza está en sus lomos;
29
Desde allí acecha la presa su vigor, en los músculos de su vientre.
17
que sus ojos observan desde muy lejos. Mueve su cola semejante al cedro,
30
Sus polluelos chupan la sangre; y los nervios de sus muslos están
donde haya cadáveres, allí está ella.» entretejidos.
18
Sus huesos son fuertes como el bronce
JOB 40 REINA-VALERA 1995 y sus miembros como barras de hierro.
(RVR1995) 19
ȃl es el primero entre las obras de
1 Además respondió Jehová a Job y dijo: Dios,
2
«¿Es sabiduría contender con el y sólo el que lo hizo puede acercar a él la
Omnipotente? espada.
20
Ciertamente para él producen hierba
los montes, primero, para que yo restituya?
donde retozan las bestias del campo. ¡Todo lo que hay debajo del cielo es mío!
21 12
Se acuesta a la sombra »No guardaré silencio sobre sus
en lo oculto de las cañas y de los lugares miembros,
húmedos. ni sobre sus fuerzas y la gracia de su
22
Los árboles lo cubren con su sombra; disposición.
13
los sauces del arroyo lo rodean. ¿Quién levantará la cubierta que lo
23
Aun cuando el río se salga de madre, él reviste?
no se inmuta; ¿Quién se acercará a su doble coraza?
14
permanece tranquilo aunque todo un ¿Quién abrirá la puerta de sus fauces?
Jordán se estrelle contra su boca. ¡Las hileras de sus dientes espantan!
24 15
¿Quién podrá atraparlo mientras él Su espalda está cubierta de fuertes
vigila? escudos,
¿Quién le perforará la nariz? soldados estrechamente entre sí.
16
El uno se junta con el otro
JOB 41 REINA-VALERA 1995 de modo que el viento no pasa entre
(RVR1995) ellos.
17
1 ¿Pescarás tú al leviatán con un anzuelo Unido está el uno con el otro,
o sujetándole la lengua con una cuerda? trabados entre sí, no se pueden separar.
2 18
¿Le pondrías una soga en las narices? Cuando estornuda, lanza relámpagos;
¿Perforarías con un garfio su quijada? sus ojos son como los párpados del alba.
3 19
¿Multiplicará ruegos él delante de ti? De su boca salen llamaradas;
¿Te hablará con palabras lisonjeras? centellas de fuego brotan de ella.
4 20
¿Hará un pacto contigo De sus narices sale humo,
para que lo tomes por esclavo para como de una olla o caldero que hierve.
21
siempre? Su aliento enciende los carbones;
5
¿Jugarás con él como con un pájaro? de su boca salen llamas.
22
¿Lo atarás para tus niñas? En su cerviz está su fuerza,
6
¿Harán banquete con él los y delante de él cunde el desaliento.
23
compañeros? Aun las partes más tiernas de su carne
¿Lo repartirán entre los mercaderes? están endurecidas,
7
¿Cortarás tú con cuchillo su piel, son firmes en él, no se mueven.
24
o con arpón de pescadores su cabeza? Firme es como una piedra su corazón,
8
Pon tu mano sobre él: fuerte como la piedra de un molino.
25
recordarás luego la lucha y no volverás a Cuando se levanta, los fuertes tienen
hacerlo. temor
9
En cuanto a él, toda esperanza queda y retroceden a causa de su
burlada, desfallecimiento.
26
porque aun a su sola vista la gente se Aunque la espada lo alcance, no se le
desmaya. clavará;
10
Y nadie hay tan osado que lo despierte; ni tampoco la lanza, el dardo o la
¿quién podrá permanecer delante de mí? jabalina.
11 27
Porque ¿quién me ha dado a mí Para él, el hierro es como paja
y el bronce como madera podrida.
28
La saeta no lo hace huir Job. 8 Ahora, pues, tomad siete becerros
y las piedras de honda le son como paja. y siete carneros, id a mi siervo Job y
29
Toda arma le es como hojarasca ofreced holocausto por vosotros. Mi
y se burla del silbido de la jabalina. siervo Job orará por vosotros y yo de
30
Por debajo tiene escamas puntiagudas cierto lo atenderé para no trataros con
que imprimen su huella en el barro. afrenta por no haber hablado de mí con
31
Hace hervir como una olla las aguas rectitud, como mi siervo Job.»
9
profundas Fueron, pues, Elifaz, el temanita, Bildad,
y las vuelve como una olla de ungüento. el suhita, y Zofar, el naamatita, e hicieron
32
En pos de sí resplandece su estela, como Jehová les había dicho. Y Jehová
hasta parecer cano el abismo. aceptó la oración de Job.
33
No hay en la tierra quien se le asemeje; Nueva prosperidad de Job
10
es un animal hecho exento de temor. Cuando Job hubo orado por sus
34
Menosprecia toda arrogancia amigos, Jehová le quitó la aflicción; y
y es rey sobre toda otra fiera.» aumentó al doble todas las cosas que
habían sido de Job. 11 Todos sus
JOB 42 REINA-VALERA 1995 hermanos, todas sus hermanas y todos
(RVR1995) los que antes lo habían conocido vinieron
Job reconoce la sabiduría de Dios a él y comieron pan con él en su casa. Se
1 Respondió Job a Jehová y dijo: condolieron de él, lo consolaron de todo
2
«Yo reconozco que todo lo puedes aquel mal que Jehová había traído sobre
y que no hay pensamiento que te sea él y cada uno le dio una moneda de plata
oculto. y un anillo de oro.
3 12
“¿Quién es el que, falto de Jehová bendijo el postrer estado de Job
entendimiento, oscurece el consejo?” más que el primero, porque tuvo catorce
Así hablaba yo, y nada entendía; mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas
eran cosas demasiado maravillosas para de bueyes y mil asnas. 13 También tuvo
mí, que yo no comprendía. siete hijos y tres hijas. 14 A la primera le
4
Escucha, te ruego, y hablaré. puso por nombre Jemima; a la segunda,
Te preguntaré y tú me enseñarás. Cesia, y a la tercera, Keren-hapuc. 15 Y no
5
De oídas te conocía, había en toda la tierra mujeres tan
mas ahora mis ojos te ven. hermosas como las hijas de Job, a las que
6
Por eso me aborrezco su padre dio herencia entre sus
y me arrepiento en polvo y ceniza». hermanos.
7 16
Aconteció que después que habló Después de esto vivió Job ciento
Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a cuarenta años, y vio a sus hijos y a los
Elifaz, el temanita: «Mi ira se ha hijos de sus hijos, hasta la cuarta
encendido contra ti y tus dos generación. 17 Job murió muy anciano,
compañeros, porque no habéis hablado colmado de días.
de mí lo recto, como mi siervo
CAPÍTULO 32 ¿QUIÉNES SON LOS de Dios y también con la obra de
ÁNGELES? redención. “Jehová afirmó en los cielos
su trono; y su reino domina sobre todos.”
La Relación entre el mundo visible y el Y el profeta dice: “Oí voz de muchos
invisible, el ministerio de los ángeles de ángeles alrededor del trono.”
Dios y la influencia o intervención de los
espíritus malos, son asuntos claramente Ellos sirven en la sala del trono del Rey
revelados en las Sagradas Escrituras y de los reyes—“ángeles, poderosos en
como indisolublemente entretejidos con fortaleza,” “ministros suyos,” que hacen
la historia humana. “su voluntad,” “obedeciendo a la voz de
su precepto.” Salmos 103:19-21;
Notase en nuestros días una tendencia Apocalipsis 5:11. Millones de millones y
creciente a no creer en la existencia de millares de millares era el número de los
los malos espíritus, mientras que por mensajeros celestiales vistos por el
otro lado muchas personas ven espíritus profeta Daniel.
de seres humanos difuntos en los santos
ángeles, que son “enviados para” servir a El apóstol Pablo habla de “las huestes
“los que han de heredar la salvación.” innumerables de ángeles.” Hebreos
Hebreos 1:14(VM). 12:22 (VM). Como mensajeros de Dios,
iban y volvían “a semejanza de
Pero las Escrituras no sólo enseñan la relámpagos” (Ezequiel 1:14), tan
existencia de los ángeles, tanto buenos deslumbradora es su gloria y tan veloz su
como malos, sino que contienen pruebas vuelo. El ángel que apareció en la tumba
terminantes de que éstos no son del Señor, y cuyo “aspecto era como un
espíritus desencarnados de hombres que relámpago, y su vestido blanco como la
hayan dejado de existir. Antes de la nieve,” hizo que los guardias temblaran
creación del hombre, había ya ángeles; de miedo y quedaran “como muertos.”
pues cuando los cimientos de la tierra Mateo 28:3, 4.
fueron echados, a una “las estrellas todas
del alba alababan, y se regocijaban todos Cuando Senaquerib, el insolente
los hijos de Dios.” Job 38:7. monarca asirio, blasfemó e insultó a Dios
y amenazó destruir a Israel, “aconteció
Después de la caída del hombre, fueron que en aquella misma noche salió un
enviados ángeles para guardar el árbol ángel de Jehová, e hirió en el
de la vida, y esto antes que ningún ser campamento de los Asirios ciento
humano hubiese fallecido. Los ángeles ochenta y cinco mil hombres.” El ángel
son por naturaleza superiores al hombre, “destruyó a todos los hombres fuertes y
pues el salmista refiriéndose a éste, dice: valerosos, con los príncipes y los
“Algo menor lo hiciste que los ángeles.” capitanes” del ejército de Senaquerib,
Salmos 8:6 (V. B. Cantera, vers. 5 en V. quien “volvió con rostro avergonzado a
Valera). su propia tierra.” 2 Reyes 19:35; 2
Las Santas Escrituras nos dan Crónicas 32:21 (VM).
información acerca del número, del
poder y de la gloria de los seres
celestiales, de su relación con el gobierno
Los ángeles son enviados a los hijos de atender a los hijos de Dios tienen a toda
Dios con misiones de misericordia. hora acceso cerca de él.
Visitaron a Abrahán con promesas de
bendición; al justo Lot, para rescatarle de Así que, aunque expuesto al poder
las llamas de Sodoma; a Elías, cuando engañoso y a la continua malicia del
estaba por morir de cansancio y hambre príncipe de las tinieblas y en conflicto con
en el desierto; a Eliseo, con carros y todas las fuerzas del mal, el pueblo de
caballos de fuego que circundaban la Dios tiene siempre asegurada la
pequeña ciudad donde estaba encerrado protección de los ángeles del cielo. Y esta
por sus enemigos; a Daniel, cuando protección no es superflua. Si Dios
imploraba la sabiduría divina en la corte concedió a sus hijos su gracia y su
de un rey pagano, o en momentos en amparo, es porque deben hacer frente a
que iba a ser presa de los leones; a San las temibles potestades del mal,
Pedro, condenado a muerte en la cárcel potestades múltiples, audaces e
de Herodes; a los presos de Filipos; a San incansables, cuya malignidad y poder
Pablo y a sus compañeros, en la noche nadie puede ignorar o despreciar
tempestuosa en el mar; a Cornelio, para impunemente.
hacerle comprender el Evangelio; a San Los espíritus malos, creados en un
Pedro, para mandarlo con el mensaje de principio sin pecado, eran iguales, por
salvación al extranjero gentil. naturaleza, poder y gloria, a los seres
Así fué como, en todas las edades, los santos que son ahora mensajeros de
santos ángeles ejercieron su ministerio Dios. Pero una vez caídos por el pecado,
en beneficio del pueblo de Dios. Cada se coligaron para deshonrar a Dios y
discípulo de Cristo tiene su ángel acabar con los hombres. Unidos con
guardián respectivo. Estos centinelas Satanás en su rebeldía y arrojados del
celestiales protegen a los justos del cielo con él, han sido desde entonces, en
poder del maligno. Así lo reconoció el el curso de los siglos, sus cómplices en la
mismo Satanás cuando dijo: “¿Teme Job guerra empeñada contra la autoridad
a Dios de balde? ¿No le has tú cercado a divina.
él, y a su casa, y a todo lo que tiene en Las Sagradas Escrituras nos hablan de su
derredor?” Job 1:9, 10. El medio de que unión y de su gobierno, de sus diversas
Dios se vale para proteger a su pueblo órdenes, de su inteligencia y astucia,
está indicado en las palabras del como también de sus propósitos
salmista: “El ángel de Jehová acampa en malévolos contra la paz y la felicidad de
derredor de los que le temen, y los los hombres. La historia del Antiguo
defiende.” Salmos 34:7. Testamento menciona a veces su
Hablando de los que creen en él, el existencia y su actuación; pero fué
Salvador dijo: “Mirad no tengáis en poco durante el tiempo que Cristo estuvo en la
a alguno de estos pequeños; porque os tierra cuando los espíritus malos dieron
digo que sus ángeles en los cielos ven las más sorprendentes pruebas de su
siempre la faz de mi Padre.” Mateo poder.
18:10. Los ángeles encargados de
Cristo había venido para cumplir el plan Sus cuerpos cubiertos de sangre y
ideado para la redención del hombre, y desfigurados, sus mentes extraviadas,
Satanás resolvió afirmar su derecho para presentaban un espectáculo de los más
gobernar al mundo. Había logrado agradables para el príncipe de las
implantar la idolatría en toda la tierra, tinieblas. Uno de los demonios que
menos en Palestina. Cristo vino a dominaba a los enfermos, declaró:
derramar la luz del cielo sobre el único “Legión me llamo; porque somos
país que no se había sometido al yugo del muchos.” Marcos 5:9. En el ejército
tentador. Dos poderes rivales pretendían romano una legión se componía de tres a
la supremacía. cinco mil hombres. Las huestes de
Satanás están también organizadas en
Jesús extendía sus brazos de amor, compañías, y la compañía a la cual
invitando a todos los que querían pertenecían estos demonios
encontrar en él perdón y paz. Las huestes correspondía ella sola en número por lo
de las tinieblas vieron que no poseían un menos a una legión.
poder ilimitado, y comprendieron que si
la misión de Cristo tenía éxito, pronto Al mandato de Jesús, los espíritus
terminaría su reinado. Satanás se malignos abandonaron sus víctimas,
enfureció como león encadenado y dejándolas sentadas en calma a los pies
desplegó atrevidamente sus poderes del Señor, sumisas, inteligentes y afables.
tanto sobre los cuerpos como sobre las Pero a los demonios se les permitió
almas de los hombres. Que ciertos despeñar una manada de cerdos en el
hombres hayan sido poseídos por mar; y los habitantes de Gádara,
demonios está claramente expresado en estimando de más valor sus puercos que
el Nuevo Testamento. las bendiciones que Dios había
concedido, rogaron al divino Médico que
Las personas afligidas de tal suerte no se alejara.
sufrían únicamente de enfermedades
cuyas causas eran naturales. Cristo tenía Tal era el resultado que Satanás deseaba
conocimiento perfecto de aquello con conseguir. Echando la culpa de la pérdida
que tenía que habérselas, y reconocía la sobre Jesús, despertó los temores
presencia y acción directas de los egoístas del pueblo, y les impidió
espíritus malos. Ejemplo sorprendente de escuchar sus palabras. Satanás acusa
su número, poder y malignidad, como continuamente a los cristianos de ser
también del poder misericordioso de causa de pérdidas, desgracias y
Cristo, lo encontramos en el relato de la padecimientos, en lugar de dejar recaer
curación de los endemoniados de el oprobio sobre quienes lo merecen, es
Gádara. decir, sobre sí mismo y sus agentes.

Aquellos pobres desaforados, que Pero los propósitos de Cristo no


burlaban toda restricción y se retorcían, quedaron frustrados. Permitió a los
echando espumarajos por la boca, espíritus malignos que destruyesen la
enfurecidos, llenaban el aire con sus manada de cerdos, como censura contra
gritos, se maltrataban y ponían en peligro aquellos judíos que, por amor al lucro,
a cuantos se acercaban a ellos. criaban esos animales inmundos.
Si Cristo no hubiese contenido a los Al ver su gran poder, los adoradores
demonios, habrían precipitado al mar no reunidos en Capernaum se asombraron,
sólo los cerdos sino también a los dueños “y hablaban unos a otros, diciendo: ¿Qué
y porqueros. La inmunidad de estos fue palabra es ésta? que con autoridad y
tan sólo debida a la intervención potencia manda a los espíritus inmundos,
misericordiosa de Jesús. Por otra parte, y salen.” Lucas 4:36. Se representa uno
el suceso fue permitido para que los generalmente aquellos endemoniados
discípulos viesen el poder malévolo de como sometidos a grandes
Satanás sobre hombres y animales, pues padecimientos; sin embargo había
quería que sus discípulos conociesen al excepciones a esta regla. Con el fin de
enemigo al que iban a afrontar, para que obtener poder sobrenatural, algunas
no fuesen engañados y vencidos por sus personas se sometían voluntariamente a
artificios. la influencia satánica. Estas, por
supuesto, no entraban en conflicto con
Quería, además, que el pueblo de los demonios.
aquella región viese que él, Jesús, tenía el
poder de romper las ligaduras de Satanás A esta categoría pertenecen los que
y libertar a sus cautivos. Y aunque Jesús poseían el espíritu de adivinación, como
se alejó, los hombres tan los magos Simón y Elimas y la joven
milagrosamente libertados quedaron adivina que siguió a Pablo y a Silas en
para proclamar la misericordia de su Filipos. Nadie está en mayor peligro de
Bienhechor. Las Escrituras encierran caer bajo la influencia de los espíritus
otros ejemplos semejantes. La hija de la malos que los que, a pesar del testimonio
mujer sirofenicia estaba atormentada de directo y positivo de las Sagradas
un demonio al que Jesús echó fuera por Escrituras, niegan la existencia e
su palabra. intervención del diablo y de sus ángeles.
Mientras ignoremos sus astucias, ellos
Marcos 7:26-30. “Un endemoniado, nos llevan notable ventaja; y muchos
ciego y mudo” (Mateo 12:22); un joven obedecen a sus sugestiones creyendo
que tenía un espíritu mudo, que a seguir los dictados de su propia
menudo le arrojaba “en el fuego y en sabiduría.
aguas, para matarle” (Marcos 9:17-27); el
maníaco que, atormentado por el Esta es la razón por la cual a medida que
“espíritu de un demonio inmundo” nos acercamos al fin del tiempo, cuando
(Lucas 4:33-36), perturbaba la Satanás obrará con la mayor energía para
tranquilidad del sábado en la sinagoga de engañar y destruir, él mismo propaga por
Capernaum todos ellos fueron curados todas partes la creencia de que no existe.
por el compasivo Salvador. En casi todos Su política consiste en esconderse y
los casos Cristo se dirigía al demonio obrar solapadamente.
como a un ser inteligente, ordenándole
salir de su víctima y no atormentarla No hay nada que el gran seductor tema
más. tanto como el que nos demos cuenta de
sus artimañas.
Para mejor disfrazar su carácter y Si se les dejara, nos trastornarían la
encubrir sus verdaderos propósitos, se ha razón, nos desquiciarían y torturarían el
hecho representar de modo que no cuerpo, destruirían nuestras propiedades
despierte emociones más poderosas que y nuestras vidas. Sólo se deleitan en el
las del ridículo y del desprecio. Le gusta mal y en la destrucción. Terrible es la
que lo pinten deforme o repugnante, condición de los que resisten a las
mitad animal mitad hombre. Le agrada exigencias de Dios y ceden a las
oírse nombrar como objeto de diversión tentaciones de Satanás, hasta que Dios
y de burla por personas que se creen los abandona al poder de los espíritus
inteligentes e instruídas. malignos. Pero los que siguen a Cristo
están siempre seguros bajo su
Precisamente por haberse enmascarado protección.
con habilidad consumada es por lo que
tan a menudo se oye preguntar: “¿Existe Angeles de gran poder son enviados del
en realidad ente semejante?” Prueba cielo para ampararlos. El maligno no
evidente de su éxito es la aceptación puede forzar la guardia con que Dios
general de que gozan entre el público tiene rodeado a su pueblo.
religioso ciertas teorías que niegan los
testimonios más positivos de las
Sagradas Escrituras.

Y es porque Satanás puede dominar tan


fácilmente los espíritus de las personas
inconscientes de su influencia, por lo que
la Palabra de Dios nos da tantos ejemplos
de su obra maléfica, nos revela sus
fuerzas ocultas y nos pone así en guardia
contra sus ataques. El poder y la
malignidad de Satanás y de su hueste
podrían alarmarnos con razón, si no
fuera por el apoyo y salvación que
podemos encontrar en el poder superior
de nuestro Redentor.

Proveemos cuidadosamente nuestras


casas con cerrojos y candados para
proteger nuestros bienes y nuestras vidas
contra los malvados; pero rara vez
pensamos en los ángeles malos que
tratan continuamente de llegar hasta
nosotros, y contra cuyos ataques no
contamos en nuestras propias fuerzas
con ningún medio eficaz de defensa.