Sei sulla pagina 1di 5

LA

BIOMECÁNICA AVANZADA DEL ENVÍO DEL


LANZADOR



INTRODUCCIÓN
La mecánica correcta del picheo es importante tanto para el éxito como para la salud de un
lanzador de béisbol en cualquier nivel. La pobre mecánica puede causar más esfuerzo en el codo
o el hombro, así aumentando el riesgo de lesión grave. Varios estudios han mostrado que la
biomecánica correcta del picheo usa movimientos y potencias correctos de todos las partes del
cuerpo en una secuencia óptima. Esta secuencia óptima se conoce en las ciencias como la
“cadena cinética”; se conoce en el deporte como “coordinación correcta.” La mecánica correcta
del picheo puede reducir el esfuerzo en el codo y el hombro, además de maximizar la velocidad
de la pelota. El propósito de este resumen es identificar algunos aspectos clave de la mecánica
correcta e incorrecta del picheo.

INVESTIGACIÓN BIOMECÁNICA
La investigación ha mostrado pocas diferencias entre la biomecánica de lanzadores exitosos en
los niveles juvenil y amateur y la de lanzadores exitosos en los niveles colegiado y profesional. La
gran diferencia es que los lanzadores más jóvenes generan menos potencia y par de fuerzas, lo
cual no es sorprendente. Otra diferencia es que los lanzadores más jóvenes son menos
consistentes, lanzamiento tras lanzamiento. La investigación a mostrado también pocas
diferencias entre lanzar desde el wind up y lanzar desde el estiramiento. Después de que
aterrice el pie delantero, los movimientos son similares. Los valores máximos de potencia y par
de fuerzas también son similares entre los dos estilos. La velocidad de la pelota también es
similar entre las técnicas de wind up y estiramiento. Estos resultados son consistentes con el
hecho de que algunos lanzadores tienen éxito con ambas técnicas y algunos otros lanzadores
(mayormente relevistas) tienen éxito al lanzar siempre desde el estiramiento.

LA MECÁNICA CORRECTA DEL PICHEO


Mientras que cada lanzador es persona distinta y muestra alguna individualidad en su mecánica,
todo el mundo tiene anatomía similar (es decir, los mismos músculos, huesos y ligamentos en
las mismas locaciones) y lanza según las mismas leyes de física (fuerza=masa x aceleración, etc.).
Por consiguiente, la investigación ha demostrado rasgos comunes entre lanzadores sanos y
exitosos. Lo que sigue es una descripción de la mecánica correcta, basada en el análisis
automatizado tridimensional de alta velocidad de miles de lanzadores por el Instituto Americano
de Medicina Deportiva y otros laboratorios de biomecánica. Las fotos son de un lanzador de
secundaria que demostró la biomecánica correcta durante el estudio.

El par de fuerzas es una fuerza rotacional. Mientras que una
fuerza empuja o hala un segmento del cuerpo, un par de
fuerzas produce o resiste el movimiento angular. Un
ejemplo sencillo es que cuando se dobla el codo para mover
la mano hacia el hombro, los bíceps (y otros músculos)
aplican un par de fuerzas de flexión del codo. Cuando lanza
desde el wind up, el lanzador rota el pie trasero para que
sea paralelo y enfrente de la goma, mientras que cuando
lanza desde el estiramiento, el pie trasero empieza ya
paralelo y enfrente de la goma. Entonces, la pierna
delantera se levanta y el lanzador da la zancada hacia el plato. En el wind up, se levanta la pierna
primero; desde el estiramiento, la pierna delantera no se levanta tan alta, y se levanta la pierna
y se da la zancada más o menos al mismo tiempo (como estrategia para controlar los corredores
en las bases).




Desde su altitud máxima, la rodilla delantera se cae y
después empieza a dar la zancada hacia el plato mientras la
mano de tirar saca la pelota del guante.








Mientras la pierna delantera da la zancada hacia delante,
los dos brazos se bajan, se separan y después se levantan.
La mano de tirar debe estar encima de la pelota durante
este movimiento. Esto es difícil para algunos lanzadores
juveniles debido a manos pequeñas y fuerza limitada, pero
todos lanzadores mayores (después de la pubertad) deben
poder quedarse con la mano encima de la pelota.




Al momento que el pie delantero hace contacto con el
montículo, el brazo de tirar debe rotar hacia arriba, como
se muestra en la foto. Específicamente, el codo de tirar
debe levantarse lo suficiente para crear un ángulo de axila
(“ángulo de abducción”) de aproximadamente 90 grados.
En otras palabras, si se dibuja una línea imaginaria por los
dos hombros, el codo de tirar debe estar en esta línea.




Otro aspecto crítico del brazo es rotación externa. Es
decir, el antebrazo debe tener un ángulo de
aproximadamente 45 grados sobre horizontal al momento
del contacto del pie delantero. Si el antebrazo ya está
vertical o más allá de vertical, el brazo está demasiado
“temprano.” Contrariamente, si el antebrazo no se sube
lo suficiente – es decir, la mano no está mucho más
elevado del codo – el brazo está demasiado “tarde.” Para
algunos lanzadores, el brazo está tan tarde que al
momento de contacto del pie, la mano está debajo de la
altitud del codo. La expresión coloquial para esto es “W invertido.” Los lanzadores con el brazo
tarde o el brazo temprano tienen pobre cadencia entre la parte de arriba y la parte inferior del
cuerpo, lo que aumenta el riesgo de lesiones de brazo y reduce la habilidad de generar
velocidad.

Al momento de contacto del pie, la longitud de la zancada
de ser un poco menos que la altura del cuerpo. También es
importante que el pie delantero debe dar un paso sobre el
trasero, con el delantero rotado ligeramente hacia dentro.
Para cuando el pie haga contacto, la pelvis (las caderas) ha
empezado a mirar al plato, mientras que el tronco más alto
(los hombros) no ha empezado a rotar. Esto permite que el
lanzador estire los músculos del torso para energía
adicional. Si se mira atentamente, se puede ver los
músculos estirados en estas fotos de vista frontal y vista lateral del contacto del pie. Un lanzador
que rota el torso inferior y el torso superior al mismo tiempo no está usando suficientemente el
torso.









Lo que sigue es la fase de “amartillar” el brazo. Durante
esta fase dinámica, la rodilla delantera se endereza un
poco para evitar que la cadera que lleva la delantera siga
moviendo hacia delante delante y permitir que la pelvis
rote (es decir, permitir que el ombligo mira el plato).
Entonces, el tronco superior rota para mirar el plato
mientras el brazo rota de nuevo a una posición
completamente amartillada (rotación externa máxima del
hombro). El codo debe doblarse a los 90 grados; en otras
palabras, el antebrazo y la parte superior del brazo debe
formar una “L.” Los pares de fuerzas máximos se producen al codo y al hombro cerca del
momento de rotación externa máxima. Estos pares de fuerzas desaceleran el amartillar el brazo
e inician la rotación hacia delante (la “rotación interna” del hombro).



Lo que sigue es la fase de “aceleración del brazo.”
Durante esta fase breve y explosiva, el brazo se endereza
al codo y después “rota internamente” al hombro. La fase
de aceleración del brazo termina al momento del salto de
la pelota.



Hay varias posiciones del brazo al salto de la pelota.
Algunos lanzadores lanzan por alto, mientras que otros
lanzan más por “tres cuartos” o en balanceo lateral. Sin
importar la posición del brazo, el ángulo de abducción
debe ser aproximadamente 90 grados. En otras palabras,
diferentes lanzadores pueden tener diferentes
inclinaciones en sus líneas de hombro a hombro, pero el
codo de tirar debe estar aproximadamente en la línea de
hombro a hombro al momento del salto de la pelota.
Tener el codo muy debajo o muy encima de la línea de
hombro es peligroso para los tendones y los ligamentos en la articulación del brazo.

Marcar bien el movimiento es importante para la salud del
lanzador. Los brazos, el tronco y las piernas tienen que
marcar bien el movimiento para disipar la energía en el
brazo de tirar. Para un lanzador del estilo tres cuartos, la
mano de tirar debe cruzar el muslo que lleva la delantera.
La mano cruzará más hacia la cadera que lleva la delantera
para un lanzador en balanceo lateral, y más hacia la rodilla
que lleva la delantera para un lanzador que lanza por alto.
El tronco debe hacerse casi horizontal, con la parte atrás
del hombro de tirar visible al bateador. El lanzador debe
estar en una posición preparada para defenderse de una línea que se golpea en su dirección.


CONCLUSIÓN
Cada lanzador debe esforzarse hacia las posiciones y la cadencia de la mecánica correcta del
picheo para maximizar su rendimiento sin poner esfuerzo excesivo en el codo y el hombro. La
mecánica correcta se describe aquí en general. Mientras que equipos profesionales han usado el
análisis biomecánico hace muchos años, los avances en la tecnología ahora dan oportunidades a
jugadores amateur para medir su mecánica. Sin embargo, la tecnología biomecánica son
simplemente herramientas que utilizan los entrenadores y los jugadores para determinar en qué
se debe trabajar. La mecánica correcta se alcanza por jugadores y entrenadores hábiles que
trabajan juntos.

REFERENCIAS
Dun S, Kingsley D, Fleisig GS, Loftice J, Andrews JR. Biomechanical comparison of the fastball
from wind-up and the fastball from stretch in professional baseball pitchers. Am J Sports Med.
2008;36(1):137-141. doi:10.1177/0363546507308938.

Fleisig GS, Andrews JR, Dillman CJ, Escamilla RF. Kinetics of Baseball Pitching with Implications
About Injury Mechanisms. Am J Sports Med. 1995;23(2):233-239.

Fleisig GS, Barrentine SW, Zheng N, Escamilla RF, Andrews JR. Kinematic and kinetic comparison
of baseball pitching among various levels of development. J Biomech. 1999;32(12):1371-5.

Fleisig GS, Chu Y, Weber A, Andrews J. Variability in baseball pitching biomechanics among
various levels of competition. Sports Biomech. 2009;8(1):10-21.
doi:10.1080/14763140802629958.

Fortenbaugh D, Fleisig GS, Andrews JR. Baseball pitching biomechanics in relation to injury risk
and performance. Sports Health. 2009;1(4):314-20. doi:10.1177/1941738109338546.

Por cortesía de Glenn S. Fleisig, Ph.D., presidente del comité consultivo de medicina y seguridad
de USA Baseball, director de investigación del Instituto Americano de Medicina Deportiva,
consejero a Major League Baseball y consultor a Little League Baseball.