Sei sulla pagina 1di 5

PROYECTO EPS MARCO TEORICO

MARCO TEORICO
Dada la problemática planteada, se requiere una alternativa ante para solventar la
situación económica que esta atravesando nuestro país durante este siglo XXI, y
considerando la figura jurídica de Empresas de Producción Social como una
opción viable de organización productiva que permitan alcanzar la obtención de
bienes y servicios, recursos, ganancias y beneficios en la producción y cuyo
modelo productivo se ha puesto en práctica en algunas localidades y regiones de
Venezuela.

Antecedentes de las Empresas de Producción Social


Es importante señalar que si bien las cooperativas son una forma de empresas de
carácter productivo y que tienen su origen en Venezuela desde fecha de 1890,
cuando fue creada la primera cooperativa en la población de Chiguará, Estado
Mérida, fueron consideradas las mismas como una pequeñas empresas para fines
comerciales; posteriormente se promulga la Ley de Cooperativas en el año 1910,
y fue establecido en el Código de Comercio Venezolano que entra a regir el 19
de Diciembre de 1919, en la Sección X, De las sociedades cooperativas, en su
artículo 353 expresa: “Todo lo relativo a las sociedades cooperativas se regirá por
leyes especiales y sus reglamentos”. El legislador consideró a las cooperativas
como una subespecie de compañía de comercio muy particular. Es por lo que las
mismas les exigieron regulación regidas por el derecho mercantil, sin embargo
después de un largo proceso se desprenden regulaciones especiales que
rompen con el modelo forzoso y se orientan hacia una participación y protección
de la economía social comunitaria.

Es por ello, que la Constitución de la República de Venezuela promulgada en el


año 1961, establece en el Capítulo IV de los Derechos Sociales, en el artículo 72
que: “El Estado protegerá las asociaciones, corporaciones, sociedades y
comunidades que tengan por objeto el mejor cumplimiento de los fines de la
persona humana y de la convivencia social y fomentará la organización de
cooperativas y demás instituciones destinadas a mejorar la economía popular”. Es
bajo estas bases constitucionales que el año 1966, se promulga a la Ley General
de Asociaciones Cooperativas, que crea la Superintendencia Nacional de
Cooperativas (SUNACOOP), como organismo encargado de velar, fiscalizar,
apoyar, impulsar, llevar un control del registro de las Cooperativas que se
protocolicen en el país, obligándose el Estado en la promoción y desarrollo del
cooperativismo y fomentar la economía nacional, regional y local, de conformidad
con la ley. Es a partir del año 1976 que se reglamenta y modifica en algunos
artículos la Ley General de Asociaciones Cooperativas, originando una mayor
participación y responsabilidad comunitaria.

Con el triunfo del Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías a la presidencia de
la República de Venezuela, el 6 de diciembre de 1998, centró sus políticas en
realizar varias reformas sociales en el marco de la Revolución Bolivariana o
revolución socialista, ajustada a la reforma y creación de nuevas leyes, dentro de
ello, una nueva constitución nacional, generando un proceso constituyente en el
año 1999, en el cual el movimiento de las cooperativas realizaron unas series de
propuestas que fueron aprobadas y articuladas en la promulgación de la Carta
Magna en Diciembre de 1999.

Establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela del año 1999,


algunos artículos en materia de Cooperativas, entre ellos: el artículo 70 en el cual
atribuye rango constitucional a la participación protagónica, a las asambleas de
ciudadanos y ciudadanas, a las cooperativas así como otras formas asociativas.
En el artículo 118, concede rango constitucional a las cooperativas y otras formas
asociativas. El Estado se obliga proteger estas asociaciones destinadas a mejorar
o fomentar la economía popular. En el artículo 184 aplica el principio de la
democratización del poder y establece la descentralización de competencia
estadales y municipales y participación ciudadana, estimulando y resguardando
las diferentes formas de economía social, organizaciones cooperativas y
comunales, cajas de ahorro que conduzcan al desarrollo y fortalecimiento
económico del país. El artículo 308 en el cual el Estado promueva y ayude la
pequeña y mediana industria, las cooperativas.

Se analiza que la vigente constitución traza un modelo de sociedad bajo una


democracia participativa hasta para el desarrollo de su gestión económica, allí
juega un papel significativo las cooperativas, pero mantiene aún aspectos políticos
y sociales bajo el poder ejecutivo no colectivos.

El movimiento cooperativo se planteó realizar un proyecto de Ley de Cooperativas


que abarcara el contexto contemplado en la constitución, es así que es aprobada
la Ley Especial de Asociaciones de Cooperativas el 18 de septiembre del 2001,
diferenciándose de la establecida con la constitución del año 1961 en la que no
establecía a las cooperativas ningún rol protagónico para el desarrollo de la
sociedad, ya que sólo eran apreciadas como instituciones para solventar
pequeños problemas comunitarios y familiares, pero no para desarrollar grandes
empresas, restringiendo su capacidad de progreso empresarial.

Existen algunas leyes que regulan la actividad de las cooperativas, dentro de ellas,
la Ley de Pesca y Acuacultura, promulgada en el año 2003, la Ley de Tierras y
Desarrollo Agrario publicada en el año 2005, la Ley de Turismo del año 2008.

En el año 2008, la Asamblea Nacional concede al presidente Hugo Chávez la


habilitación para legislar y promulga la Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña Industria y Unidades de Propiedad Social, en esta ley no se diferencian
los términos de propiedad social y producción social y en la misma marca las
pautas para la definición de la Unidades de Producción Social, y allí donde se da
un giro para determinar las bases de las principales políticas públicas del país
durante los años del 2001 al 2007, dentro de las mismas contemplan: reactivar las
condiciones productivas para dar estabilidad económica.
Ley para la Promoción y Desarrollo de la Pequeña Industria y Unidades de
Propiedad Social, determina la definición de las “Unidades de Producción Social:
Agrupaciones de carácter social y participativo, tales como: las cooperativas,
consejos comunales, unidades productivas familiares y cualquier otra forma de
asociación que surja en el seno de la comunidad, cuyo objetivo es la realización
de cualquier tipo de actividad económica productiva, financiera o comercial lícita, a
través del trabajo planificado, coordinado y voluntario, como expresión de
conciencia y compromiso al servicio del pueblo, contribuyendo al desarrollo
comunal, donde prevalezca el beneficio colectivo sobre la producción de capital y
distribución de beneficios de sus miembros, incidiendo positivamente en el
desarrollo sustentable de las comunidades”.

Es así que después de grandes décadas de lucha social, que las cooperativas
son admitidas como Unidades de Producción Social, que serían denominadas
dentro de unos de los tipos de Empresas de Producción Social.

La Ley establece una entidad de ejecución de las disposiciones del instrumento


jurídico, el Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de economía
comunal, como órgano rector en materia de promoción, fomento, expansión,
financiamiento, asistencia técnica integral y recuperación de pequeñas y medianas
industrias y unidades de propiedad social, bajo los lineamientos dictados por el
Ejecutivo Nacional conforme a la planificación centralizada. Esta Ley claramente
establece que la promoción, fomento, expansión y financiamiento de las
cooperativas corresponde a Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y
Mediana Industria.
Esta Ley establece disposiciones contradictorias con la Ley Especial de
Cooperativas del 2001 vigente en el tema de la promoción. Como se describe en
el aparte correspondiente, el artículo 88 de la Ley Especial de Asociaciones
14 Legislación cooperativa en
Venezuela
Yaika Weber
Cooperativa Gestión Participativa
Cooperativas dispone “La promoción de las cooperativas será principalmente
responsabilidad de los asociados, de las cooperativas, y del Sector Cooperativo.
Los organismos de integración cooperativa actuarán coordinadamente en dicha
promoción.
El Estado en sus diferentes niveles y expresiones coordinarán, conjuntamente
con los organismos de integración cooperativa, las acciones de promoción”.
Las dos leyes tienen el mismo rango legal por lo que por la especialidad para los
temas cooperativos prevalece la Ley Especial de Cooperativas.
En cualquier caso, el tema de la promoción de las cooperativas entra en
una contradicción práctica y legal, al existir disposiciones contradictorias en las
leyes y con el proyecto de nueva Ley de Cooperativas que fue remitido por el
ejecutivo a la Asamblea Nacional ya que le confiere a la Superintendencia
Nacional de Cooperativas, competencias de promoción de las cooperativas en
contradicción con lo establecido en la Ley para la Promoción y Desarrollo de la
Pequeña Industria y Unidades de Propiedad Social