Sei sulla pagina 1di 4

INSTITUCION UNIVERSITARIA ANTONIO JOSE CAMACHO

HERNANDO VARGAS JARAMILLO

BIODIVERSIDAD Y GESTION AMBIENTAL

CLAUDIA LORENA POLANIA

SANTIAGO DE CALI – 2019


Colombia es uno de los países con mayor Biodiversidad del mundo, para ser más
exactos ocupamos el segundo puesto entre los 12 países con mayor
biodiversidad, es por eso que somos un país privilegiado por sus riquezas
naturales, por su variedad, hermosos paisajes y por la diversidad de diferentes
ecosistemas. Pero, sin duda alguna la biodiversidad no solo se trata de pensar
únicamente en los recursos naturales sino que también se refiere a: La cultura,
Las costumbres, diferentes dialectos y formas de vida.

Gracias a los conocimientos científicos y los adelantos tecnológicos que hoy


poseemos, tenemos la responsabilidad de conocer, preservar y administrar
sosteniblemente nuestros recursos naturales. La protección de la biodiversidad y
la belleza de la tierra es un deber de cada uno de nosotros. Todos compartimos
una responsabilidad hacia el bienestar presente y futuro de la familia humana y del
mundo viviente en su amplitud.

Pero resulta ser que el hombre no toma conciencia y no ve la importancia de


cuidar muy bien la biodiversidad para poder tener un País y en general un planeta
sano, digno de vivir y digno de dejar a nuestros futuros retoños, pues según para
nosotros nuestra correcta forma de vivir ha, ocasionado terribles consecuencias en
el país , una de las más relevantes sin duda alguna ha sido el ataque incontrolable
hacia la naturaleza, para ser más exactos hacia todos los seres vivos que
habitamos el planeta. A menudo pienso que nos creemos una especie “superior” e
infinita. Una especie que domina al mundo con sus palabras, gestos y acciones.

La pérdida de biodiversidad genera un sinfín de consecuencias negativas, no solo


para el sistema ambiental y ecológico sino también para el sistema social y
cultural del mismo, afectándonos directamente ya que de la biodiversidad que
podemos disfrutar, podemos obtener infinitas recompensas: medicinas, textiles,
alimentos, entre otros.

Se podrían señalar muchos acontecimientos que nos indican que hemos superado
un punto de no retorno en cuanto a la pérdida de biodiversidad y ecosistemas en
el mundo. Si se toma una muestra de las investigaciones y estudios realizados en
los últimos años en cuanto a cambio climático y biodiversidad, sorprende observar
que la mayoría de estos, señalan que el aumento de las temperaturas y la
desaparición de las especies, está sucediendo cada vez con mayor frecuencia y
rapidez, inclusive está pasando mucho más rápido de lo planteado tiempo atrás.

Segùn estudios realizados en el año 2014, antes de la presencia del ser humano
en la Tierra, las especies desaparecidas tenían un porcentaje de solo el 0,1%. En
la actualidad, el porcentaje de las especies desaparecidas es excesivamente
sorprendente y preocupante ya que por año está entre 100% y 1.000%, con lo cual
podemos entender que esas acciones que nosotros creemos “no importantes” al
final terminan teniendo una consecuencia bastante grave a los hábitats y al
correcto desarrollo de la diversidad y la naturaleza de manera general.

Las plantas y animales se están extinguiendo 1.000 veces más rápido que en
tiempos anteriores (cuando aún no existía el ser humano): la contaminación
ambiental, el cambio climático, la deforestación, la pesca excesiva, son solo
algunas de las causas más notorias de la desaparición de las especies. Solo en
nuestras manos -y acciones- estará el cambio que necesitamos,

La extinción de una especie, es el resultado de una combinación de varios


factores, sin embargo uno de los más significativos es la pérdida del hábitat. Esto
quiere decir, que tanto animales como plantas no encuentran un lugar 100%
natural y/o estable para poder desarrollarse y vivir tranquilamente. De igual forma,
al destruirse el hábitat, el ecosistema (dependiendo de la gravedad), no puede
volver a regenerarse por sí solo y termina perdiendo funciones vitales para actuar
con resiliencia ante nuevas oportunidades.

Pero no todo está perdido. Actualmente ha habido muchas campañas de


concientización que han generado iniciativas de parte del hombre para afrontar los
riesgos de la extensión total de nuestras especies, que claramente es causada por
el cambio climático y por otros factores.

Las extinciones de las especies son principalmente ocasionadas por actos de la


mano humana, estos actos se pueden presentar directa o indirectamente,
por esta razón, una de las formas para empezar a acabar, derrotar con esta
pérdida de biodiversidad que a lo largo de los años hemos causado, es mejor y
modificar nuestra forma de pensar y vivir, concientizarnos más y lograr entender
de una vez que la biodiversidad es uno de los factores principales para poder
tener una vida digna y saludable.

Pero para hacer esto posible el ser humano debe comprometerse y demostrar
importancia ante la protección y conservación de las especies.