Sei sulla pagina 1di 5

MODELO DE DIFERENCIACION DEL TIPO DE INTERÉS REAL

César A. Camargo, María J. Cabas.


Universidad Sergio Arboleda

El tipo de interés real o tasa de interés real es el rendimiento neto que obtenemos en la cesión
de una cantidad de capital o dinero, una vez hemos tenido en cuenta los efectos y las
correcciones en la inflación, en otras palabras, Podemos definir a la tasa de interés real como
los intereses ganados menos el porcentaje relativo al aumento en la inflación, teniendo en
cuenta que la inflación se debe a un aumento generalizado en el nivel de precios del mercado,
por lo que cuando aumenta la inflación de un país, su moneda pierde valor adquisitivo.
También nos podemos referir a ella como la tasa efectiva, nos genera el verdadero interés
aplicado a una suma de dinero al final de un periodo. Sin embargo una tasa real tiene en
cuenta un factor macro-económico muy importante para decirnos cual fue en realidad el
interés real del dinero que gané durante el tiempo que preste mi dinero, o por el contrario el
interés real que pague por un dinero que me prestaron.
En el análisis financiero, el tener en cuenta la tasa de interés real es muy importante ya que
considera los efectos macro-económicos y sus riesgos derivados para definir tasas de interés.
Aunque no es común encontrar tasas de interés negativas en economías bien balanceadas,
hay países cuyas inflaciones suelen superar el 10% anual debido a su gran crecimiento o por
el contrario debido a malas políticas monetarias que no se esfuerzan por controlar aumentos
descontrolados en el precio.
Este interés que se calcula descontando la inflación, que produce la pérdida de valor del
dinero. Recoge los factores de riesgo y compensación por el uso del dinero. Se calcula de
forma aproximada ya que se obtiene restando la tasa de inflación al tipo de interés nominal.
Así, el inversor tiene una idea más ajustada a la realidad de la rentabilidad que puede esperar
de su inversión.
Encontramos varios tipos de riesgos, sabiendo que el dinero en el tiempo se devalúa por lo
que cuando presto mi dinero cobro intereses para compensar esta pérdida de valor en el
tiempo y estamos sujetos a riesgos como:
 Riesgo Sistemático, lo definimos como riesgo de mercado, el cual definimos en este
caso como el riesgo de no pago por parte del deudor. Cuando asignamos un interés al
dinero siempre tenemos en cuenta que es posible que esto suceda por lo que parte de
los intereses que se pagan tratan de cubrir al prestamista de estos eventos.

 Riesgo Regulatorio, se refiere al cambio en las leyes por parte del gobierno o un ente
regulador que de alguna manera pueda aumentar los costos de operación o las
condiciones pactadas en las operaciones.
 Riesgo Inflacionario, la inflación es el tipo de riesgo más importante a tener en
cuenta para este tipo de tasa pues es un riesgo que sabemos que va a ocurrir al
contrario de los otros dos, que aunque muy importantes, su probabilidad de ocurrencia
es menor. Al final del periodo, cuando nuestra cuenta ya este saldada, el total pagado,
en el mejor de los casos deberá ser mayor al prestado inicialmente después de tener
en cuenta el ajuste inflacionario.

El tipo de interés real es un dato muy importante que hay que conocer, ya que nos permite
saber cuánto nos está cobrando nuestra entidad por la concesión de un préstamo, una
hipoteca, un crédito o incluso por la rentabilidad que nos ofrece por depositar nuestros
ahorros. Por tanto, puede aplicarse de forma general a dos tipos de operaciones:

 Inversiones: sabremos cual es la rentabilidad neta de una inversión. Cobra especial


importancia conocer el tipo de interés real en los casos en que la rentabilidad real no
supere a la rentabilidad de esa inversión.

 Préstamos o créditos: conoceremos el tipo de interés real que nos cobra la entidad.

Existen distintos tipos de interés real relacionándolos con la economía:

 Tipos reales altos: para una economía en fuerte crecimiento y consumo desbordado.
Se utilizarán políticas monetarias restrictivas y en momentos de descontrol
de inflación.

 Tipos reales bajos: para una economía que necesita reactivación. Se utilizarán
en políticas monetarias expansivas.

 Tipos reales negativos: para una economía en serie recesión. Los Bancos Centrales
siempre han recelado de este tipo de situaciones. Que los tipos reales sean negativos
significa que es más barato devolver un préstamo que la apreciación del bien que
hemos comprado con ese préstamo. Mantener durante mucho tiempo esta situación
de manera innecesaria puede, a la larga, provocar burbujas especulativas de incierto
resultado final.

Sin embargo, las tasas de interés nominales nunca podrán ser negativas, mientras que las
reales sí. De acuerdo a Horn (2008), la tasa Z se asume no negativa, debido a que si fuera
negativa, mantener dinero sería muy redituable. Sería muy provechoso económicamente
prestar infinitas cantidades de dinero y simplemente guardar el dinero hasta que tenga que
ser reembolsado. Ninguna institución financiera prestaría dinero bajo estas condiciones. Si
se usa la intuición del costo de mantener dinero, podemos concluir que mantener dinero sería
más atractivo invertir en activos más que en dinero. Si Z fuese negativa, tendríamos: un
retorno negativo sobre activos o retornos positivos manteniendo dinero o ambos. Si real fuese
negativa, siempre será más atractivo invertir en otros activos más que mantener dinero.
El tipo de cambio real entre las monedas de dos países es un indicador amplio de los precios
de los bienes y servicios de un país respecto a los de otros. PPA afirma que los tipos de
cambio reales nunca varían, o al menos nunca lo hacen de forma permanente. Para ampliar
nuestro modelo para que describa la realidad más correctamente necesitamos analizar
sistemáticamente las fuerzas que pueden causar variaciones importantes y permanentes en
los tipos de cambio reales. Los tipos de cambio reales son importantes no sólo para
cuantificar las desviaciones de la PPA, sino también para analizar las condiciones de
demanda y oferta macroeconómicas de una economía abierta. Cuando deseemos distinguir
un tipo de cambio real, que es el precio relativo de dos cestas de productos, de un precio
relativo de dos monedas, nos referiremos a este último como el tipo de cambio nominal. Pero
cuando no haya riesgo de confusión, continuaremos utilizando el término más abreviado de
tipo de cambio para definir de una forma clara los tipos de cambio nominales.

No debería constituir una sorpresa que en un mundo en el que no se cumple la PPA los valores
de los tipos de cambio reales a largo plazo, al igual que otros precios relativos que equilibran
los mercados, dependan de las condiciones de la oferta y la demanda. Puesto que las
modificaciones del tipo de cambio real son un reflejo de la evolución de los precios relativos
de las cestas de gasto de dos países, las condiciones económicas de los dos países son
importantes. Las variaciones en el mercado de productos pueden resultar compleja.
El modelo diferencial de tipos de interés muestra que los países con tipos de interés reales
más altos verán una apreciación de sus monedas frente a países con tipos de interés más
bajos. Esto se debe a que los inversores de todo el mundo llevan su dinero a los países con
los tipos reales más altos para obtener mayores rendimientos, lo que puja el precio de la
moneda con el tipo real más alto.

Según la ecuación de Fisher (1930), los tipos de interés reales equivalen a los tipos de interés
nominales descontando una determinada tasa de inflación.

zt,m=rrt,m+Et[πt,m] (1)

Donde zt,m, corresponde al tipo de interés nominal al contado para un período de m años, Et
[πt,m] recoge la expectativa de inflación para los próximos m años en el momento t y rrt,m
equivale al tipo de interés real al contado (ex-ante) para un período de m años. De modo que
el tipo de interés nominal para un período de m años es igual a la suma del tipo de interés
real (ex-ante) más la expectativa sobre la tasa de inflación para este mismo período de años.
Asumiendo que las expectativas son racionales, la tasa de inflación real para los próximos m
años puede escribirse como la inflación esperada más un término de error con media cero y
varianza constante (εt,m):

πt,m=Et[πt,m]+ εt,m (2)

De donde se obtiene que:

Et[πt,m]= πt,m - εt,m (3)


Si se sustituye la expresión anterior en la ecuación (1) tenemos que,

zt,m= rrt,m+ πt,m - εt,m (4)

Suponiendo que el término de error se distribuye como una normal con media cero y varianza
constante, el tipo de interés real esperado equivale a:

rrt,m = Et[rrt,m]=z t,m - πt,m (5)

Esta ecuación (5) es la que se ha aplicado en este capítulo para calcular el tipo de interés real
al contado en los distintos países de estudio durante el período 1992-2004. Análogamente a
capítulos anteriores, el tipo de interés real que se ha analizado es el correspondiente al muy
corto plazo, proporcionado directamente por el modelo de Nelson y Siegel (β0 + β1 ) y el tipo
de interés a 15 años.
Referencias
(s.f.). Obtenido de
https://www.tesisenred.net/bitstream/handle/10803/2132/09_ERD_Capitulo_8.pdf?s
equence=9&isAllowed=y
Finanzas en linea. (s.f.). Obtenido de https://www.finanzasenlinea.net/2014/04/que-es-la-
tasa-de-interes-real.html
OBSTFELD, P. R. (s.f.). Economia internacional. Obtenido de
file:///C:/Users/10/Downloads/Economia_Internacional_Krugman_Obstfeld.pdf
Vazquez, R. (s.f.). Economipedia. Obtenido de https://economipedia.com/definiciones/tipo-
de-interes-real.html