Sei sulla pagina 1di 11

‡ POLÍTICA

Collage.
2003 Diego Mazuera.

NATURALEZA, CULTURA,
ECONOMÍA Y POLÍTICA1

Gustavo Adolfo Quesada Vanegas


(…) es imposible concebir la unidad com- y del espíritu del cual estamos constitui-
pleja de lo humano por medio del pensa- dos, tampoco por medio del pensamiento
miento disyuntivo que considera nuestra reductor que límita la unidad humana a
humanidad de manera insular por fuera un substrato puramente bio-anatómico
del cosmos que lo rodea, de la materia física (Morin, 50).

RESUMEN ABSTRACT
Los seres humanos son los únicos seres que habitan la Humans are the only beings who live in the culture, the
cultura, la noosfera; ésta contextualiza todas las ten- noosphere; the culture recontextualizes all trends aris-
dencias nacidas de la condición natural del hombre, las ing from man natural condition, inhibits or replaces them
inhibe o las suplanta por conductas culturales. Todas las with cultural conducts. All cultures are incomplete; man-
culturas son incompletas; el ser humano ha tenido múlti- kind has gone through multiple cultures, some unitarians
ples culturas, unas particularistas y otras universalistas and others universalists which have also been exclusive;
que han sido igualmente excluyentes; toda cultura es pro- every culture results from an hegemony that builds dis-
ducto de una hegemonía que construye máquinas socia- ciplinarian social machines. Present hegemony is sup-
les para forjar disciplina. La actual hegemonía se apoya ported by the State and by global government (World
en un Estado y en un gobierno global (Banco Mundial, Bank, International Monetary Fund, the Big Seven and
Fondo Monetario Internacional, los siete grandes y las multinational companies). Something that can be antici-
multinacionales). Para el futuro se puede prever que la pated is that the now global hegemony of the neo-liberal
hegemonía, ahora global del capitalismo neoliberal, no capitalism, will have no need to control in the future;
necesitará reprimir sino implementar una educación que instead, an education that exclusively follows the corpo-
sigue exclusivamente el modelo empresarial. La precisión rate model, the pedagogical accuracy of conduct engi-
pedagógica de los ingenieros de conducta y la sutileza neers and the subtleties of mass communication media,
de los medios masivos de comunicación, logrará, por la will attain, through persuasion and seduction, what was
persuasión y la seducción, lo que antes se lograba con la formerly obtained through repression and inquisition.
represión y la Inquisición. La extensión a todos los niveles The extension of individual defense to all levels, the
de la defensa del sujeto, la democratización de la vida en democratization of life in all niches - including school,
todos los espacios, incluida la escuela, la información y information and communication, the defense of cultural
la comunicación, la defensa de la diversidad cultural y la diversity and universalization of human rights are the
universalización de los derechos humanos, son las únicas only preventive measures to keep diversity and to pro-
medidas preventivas para mantener la diversidad y para tect man from hegemonic unitarism.
proteger al hombre del unanimismo hegemónico.
1 El presente texto es el capítulo primero del libro: América del sur, problemas de su identidad y su cultura y de su
promisorio o deleznoble porvenir en el mundo global. (Libro en proceso).

poliantea 77
INTRODUCCIÓN de signos socialmente aceptados que son
Comencemos por reconocer que, como transmitidos y aprendidos. La incorpora-
seres humanos, somos un compuesto físico- ción mental de estos signos culturales le da
químico, lo que nos identifica con toda la nuevo contenido a la condición humana, a
materialidad del universo; aceptemos que las estructuras sensomotoras, la sensibili-
somos seres biológicos, que somos cuerpo, dad, la percepción, los sentimientos y las
carne, lo que nos liga con todos los seres emociones, los procesos cognoscitivos, el
vivos; pero, además, que en la historia de pensamiento, la memoria, las valoraciones
los homínidos, constituimos la especie más y la voluntad.
desarrollada, la que heredó el paleocéfalo Desde la primera infancia, los signos
del reptil, fuente de los impulsos primarios, culturales (cosmovisión, valores, rituali-
de la agresividad y la sexualidad, el meso- dades, conceptos, lenguajes, actuaciones)
céfalo del mamífero, raíz y depósito de los son trasmitidos espontánea y formalmente
sentimientos, de las emociones y la memo- (escolaridad, vida familiar y social, medios
ria, y la que desarrolló el reducido córtex de comunicación) a las nuevas generacio-
de éstos hasta convertirlo en el neocórtex, nes, y moldean el órgano de los procesos
instrumento del pensamiento y de los pro- psicológicos superiores y el pensamiento: el
cesos psicológicos superiores (Morin, 2000, cerebro, fundando una conducta. Si bien en
55). No es nuestro objeto definir el porqué algunas especies animales hay procesos de
de esta evolución. Doctores hay de la ley. Lo aprendizaje y socialización, en la única en
que nos interesa señalar, siguiendo a Morin, que son constantes es en la especie humana.
es que constituimos un organismo bioló- De ahí que sea la única que tiene conducta.
gico complejo que articula toda la filogéne- En los demás seres su actuación es funda-
sis y la hace expresa, transformada por la mentalmente instintiva. El hombre rige sus
cultura, en el mundo histórico y social. actos por los valores impresos socialmente
Padecemos todas las contingencias en su cerebro. Entendemos por conducta la
de la materia y de la vida. Gran parte de actuación dirigida por valores, por signos
nuestras apetencias y necesidades están culturales. No podemos mecánicamente
determinadas fi logenéticamente por una confundir conducta con razón, aunque
herencia que, en lo inmediato, tiene más puedan existir conductas racionales. Los
de 160.000 años (homo sapiens sapiens) y actos de los hombres pueden estar origina-
en lo mediato (historia de los homínidos y dos en sus impulsos básicos, en sus senti-
proceso de humanización) posiblemente mientos y emociones, en sus pasiones, en sus
tres o cuatro millones. El surgimiento del intereses; pueden ser actos de poder, egoís-
neocórtex hizo posibles el lenguaje arti- tas o altruistas; pueden tener propósitos
culado, el trabajo, el juego, el arte y la vida productivos en sentido económico, o políti-
social, en procesos estudiados cuidadosa- cos, artísticos o religiosos; pueden circuns-
mente por Vygotski (Vygotski, 39-56). El cribirse a un espacio estrecho o al universo
ser humano en su varias veces milenaria mundo. Pero siempre en ellos está presente
historia y apoyado en su cerebro desarro- el peso de lo cultural, de los signos cultura-
lló la vida social y la cultura, un conjunto les, de las tramas de significación. Es decir,

78 poliantea
‡ POLÍTICA

son actos de conducta. Esto no significa que tra cultura, a nuestra mente, a nuestra
las estructuras filogenéticas desaparezcan: conciencia, nos hemos vuelto extraños
permanecen, aunque son reguladas por la a este cosmos que nos es secretamente
cultura, moldeadas por ella, complejizadas íntimo. Nuestro pensamiento y nuestra
en ella, cuando no, reprimidas casi hasta su conciencia, los cuales nos hacen conocer
extinción u ocultadas por la impronta cul- este mundo físico, nos alejan otro tanto.
tural. La larga disputa entre naturalistas y El hecho mismo de considerar racional
culturalistas no tiene razón de ser. La cul- y científicamente el universo nos separa
tura es el nivel supra orgánico producido también de él. Nos hemos desarrollado
por el homo sapiens sapiens, única especie más allá del mundo físico y viviente. Es
que desarrolló el órgano biológico para en este más allá donde opera la humani-
crearla: el cerebro. El cerebro debe ser edu- dad en pleno. (Morin, 54).
cado. Por sí mismo, sin la relación social, sin
el aprendizaje de los signos culturales, no es 1.1 LA NOOSFERA
más que un órgano biológico con capaci- Como resultado de la cultura, el hombre
dad, con potencialidad de ser, pero que no habita una esfera diferente de la terrenali-
es. Es en la interacción social, en la lucha por dad, distinta de las demás especies animales
la sobrevivencia, en la lucha por las apeten- y a la que las incorpora: la noosfera2, con-
cias y el despliegue de los intereses y capa- sistente en un mundo humano, construido
cidades individuales y sociales, cuando el por él mismo, de acuerdo con su propia con-
cerebro y en su conjunto el hombre mismo, dición. Desde las comunidades primitivas y
al construir signos y tejido social, desde sus hasta el día de hoy, en medio de rupturas,
funciones psicológicas primarias hasta las quiebres y continuidades, el hombre ha
complejas, adquieren contenido. construido el mundo que habita. En poema
Somos resultado del cosmos, de la habita el hombre, decía el poeta Holderlin.
naturaleza, de la vida, pero debido a Y lo ha poblado de palabras, de ritos y cere-
nuestra humanidad misma, a nues- monias, de patrones de conducta, de sabe-
res, de utensilios, de futuro, de sueños y de
RESEÑA AUTOR: cosas, de la más variada condición y natu-
Bogotá, historiador, Magíster en filosofía, poeta, narra- raleza. Lo que no implica que desterrados
dor, ensayista, periodista cultural y profesor univer-
sitario. Ha publicado tres libros de poesía, ensayos y del mundo natural lo hayamos realmente
libros históricos, filosóficos, culturales y pedagógicos; abandonado. Por el contrario, construimos
está preparando un compendio de sus ensayos para
una nueva naturaleza que contiene toda la
el trabajo con sus alumnos y un libro de narrativa.
Se ha desempeñado como docente universitario de naturaleza anterior y cada una de sus fases.
pregrado, en el área de humanidades, durante treinta Somos seres materiales, biológicos, con
años y como docente de postgrado en los últimos
diez. En el Politécnico Grancolombiano ha tenido bajo una conducta sustentada en valores, es
su responsabilidad las cátedras de Humanidades y decir, en una cultura que regula, moldea,
de Pensamiento Contemporáneo en la Facultad de
reprime, niega, oculta y se superpone a lo
Comunicación Social-Periodismo y actualmente adelan-
ta una investigación titulada: “El currículo oculto de la biológico.
Reforma de la Educación Superior en Colombia”.

2 Nooestera: conjunto de los seres inteligentes con el medio en que viven. DRAE, 1997.

poliantea 79
La cultura es, pues, propia del truido, en el contexto de la vida social, que
hombre y mediadora de todas sus mani- da la definición de lo humano, es, a su vez,
festaciones, y si quizá sea excesivo decir la producción de lo propiamente humano
que la cultura es coextensiva a la reali- que se objetiva frente a la naturaleza, subje-
dad del hombre, lo que sin duda resulta tivándola, humanizándola, lo que significa
adecuado es afirmar que la realidad de que le da la condición de aparato inorgá-
la cultura es coextensiva a la realidad nico del hombre, prolongación de su propia
social: cada sociedad tiene su cultura, corporeidad.
cada cultura responde a una sociedad.
No hay, pues, hombre sin cultura –la La vida genérica, tanto en el hombre
cultura es constituyente de lo humano–; como en el animal, ante todo consiste,
ni cultura sin hombres. Ésta solo existe desde el punto de vista físico, en el hecho
en tanto hay hombres con una existencia de que el hombre (como el animal) vive
social -enunciado redundante, pues, no de la naturaleza inorgánica, y cuanto
se puede ser humano de otra manera–, más universal es el hombre con relación
a lo que cabe añadir también que la al animal, más universal es el campo de
sociedad, cada sociedad, no es sino un la naturaleza inorgánica de que vive.
conjunto de individuos, una población, Así, como las plantas, los animales, las
cuyo modo de vida se halla cultural- piedras, el aire, la luz, etc., constituyen
mente determinado, por un conjunto desde el punto de vista teórico, una
de instituciones, prácticas y creencias parte de la conciencia humana, ya como
compartidas (Pérez Tapias, 20). objetos de las ciencias de la naturaleza,
Instituciones, prácticas y creencias ya como objetos del arte –porque cons-
compartidas (Pérez Tapias), signos cultu- tituyen su naturaleza intelectual inorgá-
rales (Vygotski), tramas de significación nica, porque son medios de subsisten-
(Clifford Geertz), son definiciones que, cia intelectual que el hombre debe ante
aunque diferentes, podemos aceptar sin todo preparar para disfrutarlos y dige-
mucha dificultad y sin mucha discusión. rirlos–, así también constituyen desde el
Todas aluden a ese hecho nuevo, la cultura, punto de vista práctico, una parte de la
generado por el hombre y construido sobre vida humana y de la actividad humana.
lo natural que articula toda la vida humana. Físicamente el hombre sólo vive de los
Podemos colocar un interrogante y unos productos naturales, que se presentan
puntos suspensivos a la idea de determina- en forma de alimentos, de abrigo, de
ción cultural, puesto que la misma historia vestidos, de alojamiento, etc. La uni-
nos ha demostrado lo débiles que han sido, versalidad del hombre aparece precisa-
a la hora de los hechos, las determinaciones mente en la práctica de la universalidad
que conceptualmente hemos querido agre- que hace de toda la naturaleza su cuerpo
garle al hombre, a su vida y a su historia, inorgánico, tanto en la medida en que es,
ya sea la geográfica, la racial, la religiosa, primeramente, un medio inmediato de
la económica o la filosófica. Esta síntesis subsistencia como en la medida en que
superior entre lo filogenético y lo cons- es, (subsidiariamente) , la materia, el

80 poliantea
‡ POLÍTICA

objeto y la herramienta de su actividad información, lo que nos permite concluir


vital. La naturaleza, es decir, la natu- que el peso de cada uno de estos factores es
raleza que no es en sí misma el cuerpo variable, según retrocedamos o avancemos
humano, es el cuerpo inorgánico del en el tiempo. En las comunidades prima-
hombre. El hombre vive de la naturaleza: rias pesaba más lo biológico-natural y en el
significa que la naturaleza es su cuerpo, hombre de la sociedad del conocimiento y
con el que debe mantener un proceso de la información, el peso de lo cultural ha
constante para no morir. Decir que la aumentado enormemente. Lo virtual no es
vida física e intelectual del hombre está sino una fase en ese proceso permanente El hambre,
la guerra, la
indisolublemente ligada a la naturaleza que se inició con la lasca pulimentada y enfermedad,
no significa nada más que la naturaleza la palabra. Sin embargo, lo cultural no ha las
calamidades
está indisolublemente ligada a sí misma, podido cambiar todavía, la condición bio-
naturales o
porque el hombre es una parte de la lógica del hombre. Su peso es aún tan débil, en procesos
naturaleza (Marx, 1977, 106). que en situaciones de crisis: el hambre, la de transición
social violentos,
guerra, la enfermedad, las calamidades acelerados y
La cultura, la noosfera, es pues, no sólo naturales o en procesos de transición social complejos, el
tejido social,
la casa de habitación humana, sino que violentos, acelerados y complejos, el tejido
sustentado
además se extiende a toda la naturaleza, la social, sustentado en la cultura, es arrasado en la cultura,
humaniza: “En su aspecto más esencial, este y reaparece la fiera, armada de su garrote y es arrasado y
reaparece la
concepto (cultura, G.Q) designa el proceso guiada por los impulsos básicos. fiera, armada
íntegro de humanización de la naturaleza de su garrote
y guiada por
y autoproducción del hombre” (Plá, 7). El 1.2 CULTURA Y PLURALIDAD
los impulsos
hombre en su proceso de vida se autopro- La anterior conceptualización nos básicos.
duce como ser cultural, en lo individual y ayuda a precisar, examinando la condición
lo social, construye un determinado tejido humana, que todos los hombres produ-
social, una serie de aparatos que le per- cen, distribuyen y consumen cultura, que
miten el ejercicio del dominio y el poder las culturas no son eternas, que nacen, se
sobre los otros y la naturaleza, y, a la vez, modifican y mezclan, que son comunica-
le quita a la naturaleza su estado natural bles y enseñables y que pueden desaparecer
y la humaniza. La relación hombre-natu- en el tiempo. ¿Cuántas culturas de la anti-
raleza-cultura y su resultado: la noosfera, güedad humana desaparecieron dejando
han estado presentes desde los comienzos apenas rastros de su arquitectura y su
de la humanidad, aunque su contenido arte, desde los cuales tratamos de leerlas?
específico, la forma particular que adopte, La arqueología ha generado métodos de
es diferente en cada momento de la histo- lectura de las sociedades extintas que nos
ria y para cada sociedad. Solamente en el dejan pasmados. Pero apenas nos aproxi-
mundo global tiende a uniformarse. Por mamos a ellas. Es muy difícil decir, para
supuesto, es evidente, así neguemos una alguna de ellas, cómo amaron y odiaron
teleología de la historia, que la noosfera los hombres, cómo se relacionaban unos
lleva un crecimiento continuo, desde las con otros, cómo se miraban y tocaban,
hordas a la sociedad del conocimiento y la cómo se comportaban frente a lo sagrado,

poliantea 81
cómo hablaban a sus hijos y qué pensaban aun los derechos humanos son incompletos
a la hora de la muerte. (Boaventura,3).
No hay culturas superiores o inferiores: Los aportes de los teóricos de la cultura
hay culturas. Su jerarquización depende nos han permitido conceptualizar la diver-
del lugar desde donde las valoremos, de la sidad humana, aceptarla e instrumentar
pregunta que les hagamos. Si lo que que- herramientas sociales para permitirla y
remos es valorarlas desde la disponibili- hacerla respetar, y aunque actualmente
dad para el desarrollo científico, técnico debamos afirmar que el esfuerzo teórico,
y productivo, una será la jerarquía; si nos humanista y político en su defensa no
interesa su relación con lo sagrado, otra; brinda todavía muchos resultados prácti-
si lo que preguntamos es la capacidad de cos, esta diversidad ya está reconocida en
vivir en Estado, otra, y así sucesivamente. los derechos humanos. Otra cosa es la vida
¿No hemos llegado, acaso, hoy, cuando lo real. Sin embargo el progreso, en este sen-
ecológico se ha convertido en un problema tido es lento y continuo.
global, al descubrimiento de que las cul-
turas prehispánicas de América del Sur 1.3 UNIVERSALISMO Y PARTICULARISMO
fueron amigas de la naturaleza y constru- Los conceptos de Edgar Morin son
yeron tecnologías no contaminantes, no esclarecedores:
destructivas? Aquellos que ven la diversidad de las
No hay ninguna cultura que se pueda culturas tienden a minimizar u ocultar
atribuir la perfecta representación de lo la unidad humana; aquellos que ven
humano, sin olvidar que todas se lo han la unidad humana tienden a conside-
atribuido. Si los griegos, los romanos y el rar como secundaria la diversidad de
cristianismo tuvieron sus bárbaros, tam- las culturas. Es pertinente, en cambio,
bién los tuvieron los aztecas, los incas y los concebir una unidad que asegure y favo-
chibchas. Popolocas llamaban los aztecas a rezca la diversidad, una diversidad que
los pueblos que no hablaban su lengua. Y el se inscriba en una unidad.
inca Garcilaso de la Vega pensaba, y así lo (…) La cultura mantiene la identidad
escribió, que la obra civilizadora de España humana en lo que tiene de específico;
la habían iniciado ellos varios siglos antes. las culturas mantienen las identidades
España culminaba con los bárbaros andi- sociales en lo que ellas tienen de especí-
nos la obra de civilización y humanización fico (Morin, 2000, 59).
que ellos habían comenzado. Boaventura Tenemos, entonces, culturas que se
de Souza Santos nos recuerda que todas las encierran en sí mismas o que pretenden
culturas son incompletas. Por ello propone hacerlo, no reconociéndole a las restantes
una “hermenéutica diatópica” (plena com- ningún rasgo de humanidad ni atribuyén-
prensión e interpretación de la otra cultura, dose la tarea de humanizarlas. Pero tam-
resaltamiento de sus valores y diálogo con bién tenemos culturas universalistas, que
la nuestra), que permitiría comprender los han reconocido la común humanidad de
elementos de dignidad humana insertos en todos los hombres y que se atribuyen igual-
cualquier cultura y dialogar con ellos, pues mente el derecho a una actitud ecumé-

82 poliantea
‡ POLÍTICA

nica, evangelizadora o aculturadora. Tales ción de los indígenas frente al conquistador


son los casos del cristianismo, el raciona- y estudiaron sus culturas, dejando para la
lismo ilustrado y el socialismo marxista en posteridad los primeros trabajos etno-
Occidente. gráficos, que se siguen estudiando por los
El cristianismo reconoció que todos los investigadores. Pero, en términos genera-
seres humanos eran iguales, pues todos los les, el reconocimiento de la “humanidad”
hombres eran hijos de Dios y formaban del otro fue el acicate para el saqueo y la
parte del cuerpo místico de Cristo. El racio- violencia.
nalismo conceptuó a todos los hombres La Ilustración, por su parte, excluyó En pleno
siglo XXI no
como sujetos de razón y enlazados por el a quienes no eran sujetos de razón. Las hemos podido
común destino histórico que los conducía mujeres, los menores, los analfabetos y terminar de
leer las culturas
hacia la libertad, la autonomía, la razón y el los trabajadores e igualmente se atribuyó
prehispánicas,
progreso. El socialismo marxista, de igual el derecho de colonizar otros pueblos a pues gran
manera, comprendió toda la historia en nombre de la civilización, la razón y el parte de sus
testimonios
un proceso único, en el que la clase obrera progreso. Y aunque desarrolló la antropo- fueron
liberaría, como sujeto histórico, a todos logía, la arqueología y otras ciencias para destruidos bajo
el argumento
los hombres de la explotación y la miseria, conocer a los distintos, estableció un rígido
de su carácter
haciendo posibles, en el comunismo, todas control sobre su propia población, a través satánico.
las promesas de la Ilustración. de la prensa y de la educación, y excluyó a
Con el desarrollo histórico, el cristia- los “anormales” en cárceles y sanatorios,
nismo, convertido en poder hegemónico en mientras obligaba a “los otros” a adoptar
Europa, terminó exterminando a quienes sus modelos de vida o sucumbir (Foucault,
dudaran de sus dogmas o cuestionaran sus 1998). No es extraña la lógica napoleónica
ritualidades, sus doctrinas o su hegemonía. que universalizaba los derechos humanos
El distinto (hereje, apóstata, etc.) fue lle- y el Código Civil, al tiempo que enviaba
vado a la cárcel y a la hoguera o fue silen- un ejército poderoso a aplastar a los escla-
ciado o excomulgado por el Tribunal del vos haitianos que, siguiendo la “ley de los
Santo Oficio de la Inquisición, creado en franceses”, luchaban por su liberación y su
el siglo XIII para combatir la herejía de los independencia.
cátaros. Igualmente, privilegió la violencia El socialismo marxista, por su parte,
sobre los pueblos objeto de la evangeliza- también convertido en poder, desde 1917,
ción, proscribiéndoles su cultura y coac- proscribió toda disidencia frente al par-
cionándolos a asumir la suya propia. Esto tido y a su Secretario General y frente a las
lo conocimos en América. En pleno siglo políticas de construcción del socialismo.
XXI no hemos podido terminar de leer las Al disidente se le trató como anormal,
culturas prehispánicas, pues gran parte de como loco en clínicas siquiátricas o se le
sus testimonios fueron destruidos bajo el silenció y exilió. Igualmente, se atribuyó
argumento de su carácter satánico. Claro el derecho de trazar las políticas y contro-
está que debemos reconocer que los prime- lar rígidamente a los países liberados del
ros evangelizadores, franciscanos, domini- yugo nazi-fascista al término de la segunda
cos y jesuitas, ejercieron una eficaz protec- guerra mundial. Los poderosos aparatos

poliantea 83
de control del partido comunista se filtra- nacional. Los nacionalismos, amparados en
ron en la vida privada de los ciudadanos, el espíritu nacional, en la cultura nacional,
aniquilando de antemano cualquier posi- encubrían, igualmente, la guerra política
bilidad de libre examen y de autonomía del y económica por las fuentes de materias
pensamiento. Todo se justificó bajo la con- primas y los mercados. Su exacerbación
cepción de la dictadura del proletariado y llegaría al culmen con la segunda guerra
la construcción del socialismo. La invasión mundial y el totalitarismo alemán, italiano
a Budapest en 1956 y a Checoslovaquia en y japonés.
1968 no son tampoco fortuitas. Así como ¿Y el socialismo marxista? Después de la
no lo es el rompimiento ruso-chino, ni la segunda guerra mundial adquiere también
invasión a Afganistán ni la Revolución apellidos: socialismo real en Rusia, socia-
Cultural china, realizada para erradicar lismo chino, socialismo vietnamita, idea
toda forma de pensamiento distinto, ni la “zuche” en Corea, socialismo guevarista
invasión china a Vietnam ni mucho menos y martiano en Cuba. De ahí a la confron-
la matanza de la plaza de Tienanmen. El tación armada, a las invasiones, a la exco-
universalismo se negó a sí mismo y se con- munión y a la división de los comunistas a
virtió en máquina de dominación. escala universal, no había sino un solo paso.
Y si quisiéramos ver, desde otro ángulo, Esta historia la vivimos, fue nuestra viven-
su propio proceso de autonegación, encon- cia a partir de los sesenta del siglo XX.
traríamos que las guerras religiosas del siglo El universalismo se auto aniquiló por la
XVI no expresaban únicamente la lucha conversión del otro, en un otro evangeliza-
entre la modernidad naciente y la tradición; ble, en un subalterno, y por el peso de los
expresaban, a su vez, la quiebra de la unidad contenidos nacional-culturales, justifica-
de la religión cristiana universal en Europa ciones de las pugnas por la hegemonía.
occidental, ya quebrada desde el siglo X Hoy, cuando lo posmoderno aspira a
por el rompimiento con la iglesia ortodoxa convencernos de que los universales de la
rusa. El luteranismo alemán, la reforma de fi losofía, de la ciencia y de la política han
Zwinglio en Suiza, el calvinismo holandés, el saltado en añicos y de que sólo restan sus
anglicanismo inglés, el galicanismo francés, propios universales: el mercado de bienes
el catolicismo ultramontano español, el cris- tangibles, de dinero y de símbolos, el valor
tianismo de universal pasaba a ser nacional. de cambio y el pensamiento único (léase
Las guerras de religión que sacudieron vio- neoliberal), vivimos una explosión de
lentamente a Europa durante los siglos XVI resistencias culturales, de las civilizacio-
y XVII, encubrían, por supuesto, las guerras nes (Huntington, 20-62), de las regiones,
por la hegemonía política y económica en el de las naciones y las localidades, que ven
mundo entero. amenazado su propio modo de vida por la
La Ilustración por su parte, en el siglo economía y la cultura globales. A ellos se
XIX, también quebraba una identidad abs- suman las nuevas culturas, las nuevas iden-
tracta, basada en el sujeto, el ciudadano, tidades, las tribus urbanas, etc. De ahí que
la constitución, para pasar con el ascenso en nuestros días el pensamiento humanista
del romanticismo, a llenarse de contenido universal afirma la pluralidad y el derecho a

84 poliantea
‡ POLÍTICA

la diversidad y plantea la convivencia de lo formal, en el libro y en los medios de comu-


diverso desde una ética mínima (Cortina, nicación, en la conversación y el discurso, la
1996), desde la hermenéutica diatópica (De hegemonía extiende sus valores y los hace
Souza Santos, 1999), desde el patriotismo llegar a los lugares más privados e íntimos,
constitucional (Habermas, 1989) y desde controlando desde el pensamiento y sus
los derechos humanos. formas, que también son paradigmáticas,
hasta la subjetividad y la valoración que
1.4 LAS MÁQUINAS SOCIALES DE DISCIPLINAMIENTO los hombres tienen de su propio cuerpo, su
Vivimos en una cultura; de ella reci- forma, su sentido, su función, la sexualidad La hegemonía
se convierte
bimos nuestras concepciones y nuestros y hasta el vestuario (Foucault, 139-174). en Estado, en
valores. Ella nos ofrece un espacio y unas Marx clarificó con suma precisión el conte- poder, en ley,
en norma. Su
posibilidades para nuestros propósitos, nido de clase de la conciencia social de una
interés es el
nos da rasgos de identidad y parámetros época, que obra como máquina de domi- interés, su valor
de normalidad. Pero, ¿es tan ingenuo? No nación sobre los restantes sectores sociales. es el valor,
su concepto
lo es. Toda cultura es producto, es el resul- Foucault abre el abanico y demuestra cómo de hombre es
tado de una hegemonía, de un ejercicio del el poder no es sólo macro al nivel de toda el hombre,
su patrón de
poder (Rojas, 129-141). De los cazadores la sociedad, sino que opera también en lo
normalidad es
sobre los agricultores, de los guerreros, de micro, en las instituciones, en los grupos, la normalidad.
la casta sacerdotal, de un grupo territorial, etc. Por lo tanto, cada grupo, cada institu-
de un grupo político, de una confesión ción, cada clase social, tiene en la cultura un
religiosa, de una etnia, de una clase social, campo de combate y de hegemonía. Talvez
de un grupo económico, sobre el resto de la limitación del análisis de Foucault con-
la sociedad. La hegemonía se convierte sista en no explicitar las articulaciones de
en Estado, en poder, en ley, en norma. Su los poderes micro con los poderes macro.
interés es el interés, su valor es el valor, La resistencia en un nivel micro, por esta
su concepto de hombre es el hombre, su articulación deja de serlo, en pequeño, para
patrón de normalidad es la normalidad. La convertirse en una resistencia que engloba a
hegemonía construye máquinas sociales toda la sociedad; hoy diríamos que a todo el
de dominio. No sólo las ciencias naturales mundo global. Metodológica y éticamente,
permiten la construcción de tecnologías. esta aseveración nos permite al hablar de
La filosofía y las ciencias sociales las cons- identidad cultural o de identidad nacional
truyen igualmente. ¿Qué es una constitu- o regional, preguntarnos por los construc-
ción sino una gigantesca máquina social tores de esa identidad, es decir, por quienes
de disciplinamiento? ¿Qué es la norma? construyeron esa identidad como máquina
¿Qué la escuela? La familia, que pareciera de poder y disciplinamiento.
una condición meramente natural, tocada El lenguaje, por su lado, no es sólo una
por la cultura, se transforma en máquina conjunción de signos y significados. Es
de normalización y formación de las nuevas cultura, es hegemonía. Cuando Antonio
generaciones. Por los caminos de los símbo- de Nebrija en 1492 le presentó la gramática
los, de los ritos y las ceremonias, y apoyada castellana a la reina Isabel la Católica, ésta
en la ciencia, el pensamiento y la educación le preguntó por su utilidad y el humanista

poliantea 85
español le respondió que, cuando la reina resistencia y autonomía) toma un nuevo
extendiera sus dominios, todos sus nuevos significado: sepultado por los ismos de la
vasallos se verían obligados a hablar el cas- política, desestructurado por el incontenible
tellano y a estudiar su libro. ¿Qué decir, desarrollo del capitalismo y alienado por éste
entonces, en la sociedad de hoy, cuando y por los medios masivos de comunicación,
los aparatos estatales son ultraeficaces, coaccionado y disciplinado por las máquinas
los medios del gobierno global (Stiglitz, de poder, su defensa está indisolublemente
27-48), superdesarrollados, la educación ligada a lo social. Solo los sujetos autóno-
se ha refi nado y generalizado y se apresta mos, en el más radical sentido nietzscheano
por presión del Banco Mundial a adoptar y foucaultiano, pueden estar en capacidad
el modelo de la eficacia empresarial, y de aunar voluntades y hacer resistencia. La
cuando la persuasión de los medios masi- defensa de la diversidad individual y social
vos (radio, televisión) y ahora la internet, cultural se convierte también en defensa
penetran hasta las habitaciones ejerciendo de la diversidad humana y en resistencia
su seductor estilo aculturador? Podríamos al pensamiento único, a la vez que en pro-
afi rmar que para el cercano futuro ya no mesa hacia el futuro. Pero la más radical de
será necesaria una Inquisición. La “socie- las defensas consiste en la democratización
dad educadora” a través de la escuela radical del sistema escolar, de los medios de
altamente tecnologizada y de los medios, comunicación, la información y el acceso a
ganará para su causa, la causa de la hege- la informática.
monía, voluntariamente y con alegría, las
conciencias de los ciudadanos. Los maes- BIBLIOGRAFÍA
tros convertidos en ingenieros de conducta CORTINA, Adela (1996) . Ética mínima
irán modificando sutilmente las conduc- Introducción a la filosofía práctica.
Madrid: Técnos.
tas, los valores y las cosmovisiones de sus
discípulos. El mayor peligro para el sujeto, DÍAZ DÍAZ, Fernando (1974). Historia
Documental de Colombia, siglos XVI,
para la libertad, para el hombre, para el
XVII y XVIII. Tunja: Universidad
humanismo, el socialismo y la diversidad Pe d a gó g ic a y Te c noló g ic a de
cultural, será en el inmediato devenir Colombia.
una escuela al servicio de la hegemonía FOUCAULT, Michel (1998). Vigilar y
del capitalismo global neoliberal. Por ello castigar: nacimiento de la prisión.
Santiago Castro, del grupo Pensar de la Madrid: Siglo XXI.
Universidad Javeriana, en un bellísimo G E E R T Z , C l i f f o r d (19 8 4 ) . L a
texto titulado Althousser, los estudios cul- inte r pre ta c ión de l a s c ultura s.
turales y el concepto de ideología, leído en la Barcelona: Gedisa.
red, nos recuerda que detrás de la cultura HABERMAS, Júrgen (1989). Identidades
nacionales y postnacionales. Madrid:
se encuentra la economía política.
Técnos.
En las actuales circunstancias el sujeto (no
HUNTINGTON, Samuel P. (1996).
nos referimos al sujeto moderno ya sepul-
El Choque de las civilizaciones y la
tado por Marx, Nietzsche, Freud y Foucault, reconfiguración del orden mundial.
sino al individuo en toda su capacidad de Barcelona: Piados.

86 poliantea
‡ POLÍTICA

LAS CASAS, Bartolomé de (1982). identidad cultural latinoamericana.


Del único modo de atraer a todos En: Colectivo de autores. Pensamiento
los pueblos a la verdadera religión. español y latinoamericano
Méx ico : Fondo de Cu ltura contemporáneo. Santa Clara, Cuba:
Económica. Editorial Feijoo, Universidad Central
MARX, Carlos (1977). Manuscritos de de las Villas.
1844. Bogotá: Arca de Noe. ROJAS OSOR IO, Ca rlos J (1995).
-------------------- (1969).Manifiesto del Foucault y el pensamiento
Partido Comunista. En Marx, Engels, contemporáneo. San Juan, Puerto
Obras completas en un tomo, Moscú: Rico: Universidad de Puerto Rico.
Progreso. ROUX, Rodolfo Ramón de (1998). Cómo
MORIN, Edgar (2001). Los siete saberes se legitima una conquista. Bogota:
necesarios para la educación del Nueva América.
futuro. Bogotá: Cooperativa editorial SOUZ A SA N TOS, Boaventura de.
magisterio, UNESCO. “Hacia una concepción multicultural
OCAMPO LÓPEZ, Javier (1980). El de los derechos huma nos”. En :
proceso ideológico de la emancipación Análisis político. Santafé de Bogotá:
en Colombia : las ideas de génesis, IEPRI-Universidad Nacional, No 31,
independencia, futuro e integración mayo-agosto de 1997.
en los orígenes de Colombia. Bogotá: STIGLITZ, Joseph (2002). El malestar en la
Instituto Colombiano de Cultura, globalización. Madrid: Taurus.
Colección de Historia Viva No 14. VYGOTSKI, L. S. (1979) El desarrollo
PÉREZ TAPIAS, José Antonio (1995). de los procesos psicológicos superiores.
Filosofía y crítica de la cultura . Barcelona: Crítica.
Madrid: Trotta.
PLÁ, Rafael. Cultura y nación. Apuntes
pa ra sit u a r el problema de la

poliantea 87