Sei sulla pagina 1di 4

Medicina germánica: la

nueva esperanza para los


pacientes que sufren de
cáncer
SALUD

Por Agustina Plá

La Nueva Medicina Germánica (GNM, por sus siglas en inglés: German New
Medicine) está basada en los descubrimientos médicos del Dr. Ryke Geerd
Hamer, el cual descubrió Cinco Leyes Biológicas que explican la causa, el
desarrollo y la curación natural de las "enfermedades" con base en principios
biológicos universales.

De acuerdo a éstas leyes biológicas, las llamadas "enfermedades" no son, como


se asume generalmente, el resultado de un mal funcionamiento ó malignidades
del organismo sino más bien "Programas especiales con sentido biológicos"
(SBS, por sus siglas en inglés: Significant Biological Special Program),
creados para ayudar a un individuo durante un periodo de estrés emocional y
psicológico.

Las Cinco Leyes Biológicas revelan que todo en la Naturaleza tiene un sentido
biológico y que nada está "enfermo" o es "maligno".

A continuación mencionaremos brevemente en qué consisten estas famosas 5


leyes de la medicina germánica:

PRIMERA LEY
Todo Programa Especial con Sentido Biológico (SBS) tiene su origen en un DHS
(Síndrome de Dirk Hamer), que es un shock inesperado, muy agudo, vivido en
soledad, que ocurre simultáneamente en la PSIQUE, el CEREBRO y en el
ÓRGANO correspondiente. En la medicina germánica un DHS se refiere a una
situación emocional estresante que no pudimos anticipar y para la cual no
estábamos preparados. Tal DHS puede ser disparado, por ejemplo, por una
separación inesperada o por la pérdida de un ser querido, un enojo o
preocupación inesperados, o por un shock abrupto por un diagnóstico o
pronóstico inesperado.

Desde un punto de vista biológico, “inesperado” implica que, no habiendo estado


preparado, la situación puede ser potencialmente perjudicial para la persona. Para
ayudar al individuo durante tal tipo de crisis inesperada, se enciende
instantáneamente un SBS, creado para esa situación particular.

Ahora bien, en el momento en que se produce el DHS, esto provoca en el cerebro


un “foco de hamer” (HH), lo cual podríamos decir que se corresponde al
desarrollo de una enfermedad en determinado sector del cuerpo o de la
conciencia. Pudiendo ser una enfermedad física, como por ejemplo el cáncer, o
una enfermedad psíquica como la esquizofrenia. Depende en qué sector se ubique
y desarrolle el foco, tendrá diferentes repercusiones en nuestro organismo.

El contenido del conflicto se determina en el momento preciso en que ocurre el


DHS. Cuando el conflicto ocurre, nuestro subconsciente asocia en fracciones de
segundo el evento a un tema de conflicto biológico muy particular, desarrollando
ante este conflicto una enfermedad.
Un solo DHS puede impactar en más de un área del cerebro dando como
resultado múltiples “enfermedades, así como cánceres múltiples,
erróneamente llamados metástasis.

EJEMPLO: si un hombre pierde su negocio inesperadamente y el banco toma


todos sus bienes, él puede desarrollar un cáncer de colon como resultado de un
“conflicto de bocado indigesto” (“¡No puedo “digerir” esto!”), cáncer de hígado
como resultado de un “conflicto de morir de hambre” (“¡no se como voy a
mantenerme!”), y cáncer de hueso como resultado de un “conflicto de auto
devaluación” (una pérdida de la autoestima). Con la solución del conflicto los
tres cánceres entrarán en curación al mismo tiempo.

SEGUNDA LEY
Un paciente que no haya resuelto su conflicto se encontrará en la primera fase, la
de conflicto activo. Si consigue resolverlo, entra en la segunda fase, la de
curación posterior a la resolución.

Un conflicto inesperado o DHS interrumpe inmediatamente el ritmo normal día-


noche, e inicia la fase activa del conflicto. El choque dispara el inicio de un
Programa Biológico Especial y Significativo, que permite al organismo (psique,
cerebro y órgano) incrementar el funcionamiento diario y enfocarse de lleno
en contender con la situación imprevista.

En algunos casos, puede ser preferible no resolver el conflicto sino reducir su


intensidad a un nivel razonable, antes que afrontar la segunda fase, la curación.

TERCERA LEY
La teoría estándar de las metástasis sugiere que las células cancerígenas de un
tumor primario viajan a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático a
otras partes del cuerpo donde éstas producen un crecimiento canceroso en el
nuevo sitio. De acuerdo a las Cinco Leyes Biológicas, los cánceres secundarios
y terciarios no son el resultado de células cancerosas que migran, sino de un
segundo o tercer DHS, frecuentemente iniciado por un choque en el
momento del diagnóstico o del pronóstico, que pone al individuo en una
situación total de pánico, causando un nuevo conflicto o, más aún, varios nuevos
conflictos, llevándolo a presentar cánceres adicionales.

CUARTA LEY
Los microbios no causan las enfermedades sino que nuestro cuerpo los usa,
siguiendo las instrucciones del cerebro, para optimizar la fase de curación, si
están disponibles.

En el momento de solución del conflicto, éstos reciben una señal del cerebro para
comenzar a trabajar en la tarea que les fue asignada, causando la inflamación,
como fase previa a la curación.

QUINTA LEY
Cada par de enfermedades tal como ha quedado descrito es un “programa
especial de la naturaleza con un sentido”, desarrollado a lo largo de la evolución
para permitir a los organismos salir de su funcionamiento ordinario para lidiar
con situaciones particulares de emergencia.
Todas las llamadas enfermedades tienen un significado biológico especial.
Mientras antes considerábamos a la Madre Naturaleza como falible, y teníamos
la audacia de creer que ésta constantemente comete errores y causa
descomposturas, (crecimientos cancerosos degenerativos, malignos y sin sentido,
etc.) con esta perspectiva se entiende la realidad como una totalidad entretejida
en la que se desencadena la enfermedad debido a una causa que nos ha creado un
conflicto, y que necesitamos resolver para crecer espiritualmente.
¿Cuánta información, no les parece? Intenta leer con atención cada ley y procesar
la información de a poco. La medicina germánica propone otra perspectiva
para tratar las enfermedades, muy diferente a lo establecido por la medicina
tradicional. Ninguna es mejor ni peor que la otra, simplemente proponen formas
distintas de abarcar situaciones traumáticas que vivimos a lo largo de nuestra
vida.

La reflexión que nos deja este artículo, es la importancia de hacer una


introspección y conocerse a uno mismo, para que, ante situaciones de mucho
estrés y angustia podamos atravesarlas de la mejor manera posible, nutriéndose
de las experiencias para crecer como individuos en todo sentido.