Sei sulla pagina 1di 4

La libertad de Expresión

El poder expresarse libremente es un derecho fundamental, porque es


esencial para luchar para que se respeten y así mismo promocionar los
derechos humanos, el hecho de que las personas no puedan opinar,
hacer denuncias, y poder hablar sobre cambios en un país, es algo a lo
que se le llama esclavitud. En todas partes se ha visto como las personas
llegan a ser encarceladas o acosadas, simplemente por querer ejercer su
derecho a la libre expresión, esto sabiendo que está claro que todo el
mundo está en su derecho de recibir y difundir información y
pensamientos sin temer a nada, este derecho es importante para el
desarrollo personal y la dignidad de cada persona, y es fundamental
para el disfrute de otros derechos humanos. La libertad de
expresión guarda una estrecha relación con el derecho a defender la
propia opinión y con el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y
religión. La libertad de expresión comprende no sólo la libertad
verbal o de palabra, sino toda comunicación manifestada por
cualquier medio o símbolo artístico, científico o de cualquier
índole. No es un derecho exclusivo de los actores comunicacionales:
periodistas, abogados, políticos, pensadores, docentes, etc., sino que
cada individuo de la especie humana es titular de ese derecho. Y el
Estado está obligado a garantizarlo frente a las instituciones
gubernamentales o no, frente a cualquier persona, sea un familiar, su
pareja, algún individuo de su círculo comunitario, o cualquier miembro
del sector o grupo social donde se desenvuelva.

A partir de la Declaración Universal de los Derecho Humanos, en 1948,


la libertad de expresión está consagrada en la mayoría de las
legislaciones, incluyendo sus garantías que son, entre otras: derecho
a no ser perseguido a causa de las propias opiniones, el derecho a
investigar información y opiniones, el derecho a conservar el secreto de la
fuente, la proscripción de los delitos de conciencia y el respeto a la
autonomía universitaria y a la libertad de cátedra para la búsqueda,
consecución y libre difusión del conocimiento y las ideas. Las
garantías de la libertad de expresión forman parte de lo que
modernamente recibe el nombre de derechos humanos o 'derechos
fundamentales' de la persona humana, y se les considera como
fundamentales ya que resultaría casi imposible exigir y hacer
efectivos otros derechos si éstos han sido conculcados.
REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NORORIENTAL GRAN MARISCAL DE AYACUCHO

FACULTAD DE DERECHO

ESCUELA DE DERECHO

NUCLEO ANACO

LIBERTAD DE EXPRESION

Profesor: Yohana Milano

Victor Cova 13789176


Entre enero y abril de 2019 se registraron 252 casos que se traducen
en 522 violaciones contra la libertad de expresión. Esto representa un
incremento del 193% respecto a los casos, y de 314% en relación a las
violaciones registradas en el mismo periodo de 2018, el segundo periodo
con mayor cantidad de casos documentados desde 2002.

La duplicación de los casos responde a un año marcado por la agudización


del conflicto político, la crisis social y la depresión económica en
Venezuela. La simulación del evento electoral del 20 de mayo de 2018,
cuestionado por la comunidad internacional, incluso por la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos , por no cumplir con las
condiciones mínimas de un proceso electoral democrático, y la
consecuente toma del poder por la vía de los hechos el 5 de enero de
2019 marcaron una nueva etapa de conflictividad .

La censura y las restricciones administrativas estuvieron vinculadas en su


mayoría a cierres de medios, programas, o el bloqueo de sitios
informativos. Seis canales internacionales fueron sacados de la parrilla de
programación, todos realizaban cobertura informativa sobre
Venezuela. Cuatro emisoras salieron del aire por orden de la Comisión
Nacional de Telecomunicaciones (Conatel). 28 casos de bloqueo y cinco
ataques cibernéticos fueron registrados, en su mayoría a sitios web
informativos, así como de plataformas como: YouTube, Twitter,
Instagram o Periscope durante la transmisión de discursos o
movilizaciones políticas opositoras.

Para estos cuatro meses, los periodistas son las principales víctimas en ser
vulnerados en su ejercicio profesional. En estos meses, del total de 334
víctimas, se registraron 154 son periodistas víctimas por parte de cuerpos
de seguridad, funcionarios, grupos violentos o particulares.

La intimidación se manifestó en el impedimento de cobertura de calle, a


través de detenciones o retenciones arbitrarias.

67 personas fueron privadas de libertad de forma ilegítima: 37


reporteros/periodistas, 14 trabajadores/funcionarios públicos, diez
trabajadores de la prensa, entre camarógrafos, técnicos y conductores,
cuatro reporteros gráficos, un activista y miembros de ONG. Entre los
casos están el de Tomás Surdel, periodista polaco, agredido por las
Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) 4 ; el periodista
y defensor de derechos humanos Luis Carlos Díaz ; el periodista de CNN
en Español Rafael González y el periodista estadounidense, Cody Weddle