Sei sulla pagina 1di 192

1

DIMAS OLIVEROS SIFONTES

VOL I

MANUAL DE CRIMINALISTICA

Preservación y Manejo de las Evidencias Físicas

MONTE AVILA EDITORES

2
EPIGRAFE ......................................................................................................................... 7
PROLOGO ......................................................................................................................... 9
SECCION I:...................................................................................................................... 13
CONSIDERACIONES GENERALES ........................................................................ 13
1.- INTRODUCCION .................................................................................................. 13
2.- COLECCION DE LA EVIDENCIA FISICA......................................................... 16
3.- MARCAS EN LAS EVIDENCIAS ........................................................................ 22
4. PRESERVACION y EMBALAJE ........................................................................... 24
5.- LAS ETIQUETAS .................................................................................................. 25
6.- ENVIO DE LAS EVIDENCIAS FISICAS............................................................. 26
7.- LA LIBRETA DE NOTAS ..................................................................................... 27
SECCION II: .................................................................................................................... 33
MANEJO DE LOS DIFERENTES TIPOS DE EVIDENCIA FISICA ....................... 33
1.- ARMAS DE FUEGO .............................................................................................. 33
Generalidades....................................................................................................................... 33
Instrucciones......................................................................................................................... 33
Marcas .................................................................................................................................. 34
Preservación......................................................................................................................... 34
Registro................................................................................................................................. 35
Envío..................................................................................................................................... 35
2.- PROYECTILES ...................................................................................................... 36
Generalidades....................................................................................................................... 36
Instrucciones......................................................................................................................... 36
Marcas .................................................................................................................................. 37
Preservación......................................................................................................................... 37
Registro................................................................................................................................. 37
3.- CONCHAS.............................................................................................................. 38
Generalidades....................................................................................................................... 38
Instrucciones......................................................................................................................... 38
Marcas .................................................................................................................................. 39
Preservación......................................................................................................................... 39
Registro................................................................................................................................. 39
4.- CARTUCHOS DE PAPEL Y PLASTICOS........................................................... 39
Generalidades....................................................................................................................... 39
Instrucciones......................................................................................................................... 40
Marcas .................................................................................................................................. 40
Preservación......................................................................................................................... 40
5.- BALAS.................................................................................................................... 40
Generalidades....................................................................................................................... 40
Instrucciones......................................................................................................................... 41
Marcas .................................................................................................................................. 41
Registro................................................................................................................................. 41
6.- DISEÑOS DEJADOS POR LA POLVORA .......................................................... 42
Generalidades....................................................................................................................... 42
Instrucciones......................................................................................................................... 42
Preservación......................................................................................................................... 43

3
Envío..................................................................................................................................... 43
7.- TACOS Y PERDIGONES ...................................................................................... 43
Generalidades....................................................................................................................... 43
Instrucciones......................................................................................................................... 44
Marcas .................................................................................................................................. 44
8.- ARTEFACTOS EXPLOSIVOS.............................................................................. 44
Generalidades....................................................................................................................... 44
Instrucciones......................................................................................................................... 47
Preservación......................................................................................................................... 48
Registro................................................................................................................................. 48
Envío..................................................................................................................................... 48
9.- PRENDAS DE VESTIR ......................................................................................... 48
Generalidades....................................................................................................................... 48
Instrucciones......................................................................................................................... 49
10.- SANGRE............................................................................................................... 50
Generalidades....................................................................................................................... 50
Instrucciones......................................................................................................................... 51
Preservación......................................................................................................................... 52
11.- MANCHAS SEMINALES ................................................................................... 53
Generalidades....................................................................................................................... 53
Preservación......................................................................................................................... 54
12.- MANCHAS OBSTETRICAS ............................................................................... 55
Generalidades....................................................................................................................... 55
Instrucciones......................................................................................................................... 56
Presentación ......................................................................................................................... 56
13.- PELOS................................................................................................................... 57
Generalidades....................................................................................................................... 57
Instrucciones......................................................................................................................... 57
14.- FIBRAS................................................................................................................. 59
Generalidades....................................................................................................................... 59
Instrucciones......................................................................................................................... 60
15.- RASGADURAS Y CORTES ............................................................................... 61
Generalidades....................................................................................................................... 61
Instrucciones......................................................................................................................... 62
Preservación......................................................................................................................... 62
16.- CUERDAS Y SOGAS .......................................................................................... 62
Generalidades....................................................................................................................... 62
Preservación......................................................................................................................... 63
17.- VIDRIO................................................................................................................. 64
Generalidades....................................................................................................................... 64
Instrucciones......................................................................................................................... 67
Preservación......................................................................................................................... 68
18 - TIERRA ................................................................................................................ 68
Generalidades....................................................................................................................... 68
Instrucciones......................................................................................................................... 68
Registro................................................................................................................................. 69
19.- PINTURA Y OTROS BARNICES....................................................................... 69

4
Generalidades....................................................................................................................... 69
Instrucciones......................................................................................................................... 71
Preservación......................................................................................................................... 71
20.- YESO Y OTROS MATERIALES DE CONSTRUCCION.................................. 72
Generalidades....................................................................................................................... 72
Instrucciones......................................................................................................................... 72
Preservación......................................................................................................................... 73
21.- OBJETOS METALICOS Y PLASTICOS ROTOS ............................................. 73
Generalidades....................................................................................................................... 73
Instrucciones......................................................................................................................... 74
Preservación......................................................................................................................... 74
22.- GRASAS Y SUBSTANCIAS SIMILARES......................................................... 74
Generalidades....................................................................................................................... 74
Instrucciones......................................................................................................................... 75
Preservación......................................................................................................................... 75
23.- INSTRUMENTOS CORTANTES E INSTRUMENTOS CONTUNDENTES ... 75
Generalidades....................................................................................................................... 75
Instrucciones......................................................................................................................... 76
Presentación ......................................................................................................................... 76
24.-MARCAS DE HERRAMIENTAS ........................................................................ 77
Generalidades....................................................................................................................... 77
Instrucciones......................................................................................................................... 78
Preservación......................................................................................................................... 78
25.- HUELLAS DE NEUMATICOS, CALZADOS, TRAMAS ................................. 78
Generalidades....................................................................................................................... 78
Huellas de neumáticos.......................................................................................................... 79
Huellas de calzado ............................................................................................................... 81
Instrucciones......................................................................................................................... 81
26.- HUELLAS Dactilares ........................................................................................... 82
Generalidades....................................................................................................................... 82
Instrucciones......................................................................................................................... 83
Preservación......................................................................................................................... 86
27.- DOCUMENTOS ................................................................................................... 86
Generalidades....................................................................................................................... 87
Instrucciones......................................................................................................................... 88
Marcas .................................................................................................................................. 89
Preservación......................................................................................................................... 89
28.- DROGAS Y OTRAS SUSTANCIAS SOSPECHOSAS ...................................... 90
Generalidades....................................................................................................................... 90
Instrucciones......................................................................................................................... 90
Preservación......................................................................................................................... 91
Envío..................................................................................................................................... 92
29.- MADERA Y OTROS PRODUCTOS VEGETALES........................................... 92
Generalidades....................................................................................................................... 92
30.- VEHICULOS AUTOMOTORES ......................................................................... 94
Generalidades....................................................................................................................... 94
En el vehículo ....................................................................................................................... 96

5
En el cuerpo de la victima .................................................................................................... 96
Instrucciones......................................................................................................................... 97
31.- INCENDIOS ......................................................................................................... 98
Generalidades....................................................................................................................... 98
Instrucciones....................................................................................................................... 101
Preservación....................................................................................................................... 102
APENDICE I. ................................................................................................................. 159
COLECCION DE MUESTRAS DE MANUSCRITOS............................................. 159
Generalidades..................................................................................................................... 159
Instrucciones....................................................................................................................... 160
APENDICE II.- .............................................................................................................. 162
COLECCION DE MUESTRAS MECANOGRÁFICAS .......................................... 162
Generalidades..................................................................................................................... 162
Instrucciones....................................................................................................................... 163
APENDICE III. .............................................................................................................. 166
COLECCION DE MUESTRAS EN OTROS EQUIPOS DE IMPRESION ............. 166
Generalidades..................................................................................................................... 166
Instrucciones....................................................................................................................... 166
APENDICE IV. .............................................................................................................. 166
EL MOLDEADO EN YESO...................................................................................... 166
Generalidades..................................................................................................................... 166
Fotografías ......................................................................................................................... 167
APENDICE V. ............................................................................................................... 169
EL MOLDEADO EN GOMA DE SILICONA.......................................................... 169
Generalidades..................................................................................................................... 169
APENDICE VI. .............................................................................................................. 171
EL GUANTELETE DE PARAFINA......................................................................... 171
Generalidades..................................................................................................................... 171
Activación ........................................................................................................................... 172
Instrucciones....................................................................................................................... 173
APENDICE VII.............................................................................................................. 174
RESTAURACION DE NUMEROS SERIALES....................................................... 174
Generalidades..................................................................................................................... 174
Métodos de restauración .................................................................................................... 176
APENDICE VIII. ........................................................................................................... 178
NECRODACTILIA.................................................................................................... 178
Generalidades..................................................................................................................... 178
Instrucciones....................................................................................................................... 179
BIBLIOGRAFIA ............................................................................................................ 192

6
EPIGRAFE

Si consideramos la diversidad de situaciones que pueden surgir en el escenario del


crimen, como también la extensa variedad de materiales y objetos que guardan relación
con el caso que se investiga, no podría esperarse en este breve trabajo todas las
indicaciones capaces de agotar los procedimie1ltos en la escena del suceso. Los métodos
aquí señalados constituyen prácticas ya aceptadas, aunque no las únicas existentes. Pero a
pesar de tales limitaciones, (muy difícil de subsanar en este tipo de apuntes) los pesquisas
podrán encontrar aquí los fundamentos básicos y las consideraciones técnicas
indispensables en la función de colectar y manejar las evidencias físicas.
En la Sección 1 .se exponen las normas generales de colección, marca, preservación,
embalaje, etiquetaje, y envío o traslado de los hallazgos. Los principios aquí señalados son
virtualmente aplicables en cualquier situación que pueda presentarse.
En la Sección II se estudian los diversos tipos de evidencia física usualmente localizables
en el sitio del suceso, con referencia a su naturaleza y particulares conductas de manejo.
Esta sección incluye un apéndice de procedimientos específicos como un complemento a
las TECNICAS DE LABORATORIO POLICIAL, trabajo éste que se tiene en preparación.

Aspiramos que las guías aquí señaladas contribuyan a mejorar las actuaciones en el lugar
de los hechos, de cuya corrección dependen los datos o informaciones que puedan ofrecer
las evidencias físicas cuando son analizadas en el laboratorio.
El autor desea expresar su reconocimiento al Sr. Arlen W. Jee, Asesor de Seguridad
Pública de la Agencia para el Desarrollo Internacional, por su importante colaboración
en la preparación de los originales.

7
“Frecuentemente, el criminal firma su crimen al dejar en el lugar
del suceso la prueba de su culpabilidad”
(Camilo Simonin)

8
PROLOGO

En un sentido muy amplio, Criminalística sería el conjunto de procedimientos aplicables


a la búsqueda y el estudio material del crimen para llegar a su prueba. Conviene distinguir,
los procedimientos policiales en el manejo de la pesquisa, los procedimientos científicos
empleados en la demostración de la prueba del crimen y los procedimientos jurídicos que
encuadran las formas de derecho para demostrar las pruebas. La ciencia, por consiguiente,
se sitúa en la mitad del camino de la Policía y de la Justicia.

La Criminalística está íntimamente ligad a la Criminología y se basa en el hecho de que


un criminal deja siempre rastros sobre el lugar del crimen o se lleva en su persona
elementos o evidencias que lo relacionan con el sitio donde actuó.

La aparente diversidad, por no decir disparidad, de los problemas tratados en


Criminalística y, concretamente, en un Laboratorio de Criminalística, esconde sin embargo
una profunda unidad, ya sea que se trate de disparos, de incendios, de falsificaciones, de
manchas, de trayectorias, etc., ya que siempre hay, en definitiva, un fondo común de
métodos biológicos, óptimos, químicos, eléctricos, dominados sobre todo por un gran
método, con una finalidad singular que es la materialización de una prueba.

“La universalidad de conocimientos que en teoría exige este campo de investigación, se


reduce en la práctica al dominio de una serie de técnicas de trabajo y de pensamiento, de
una aplicación general, que pueden llegar hasta una sencilla prueba de comparación.”
(CECCALDI)

De acuerdo con Pinatel la Criminología es una ciencia humana y social y su factor


determinante hoy en día es que en todo el mundo la criminalidad ha superado ese
fenómeno residual, ese margen tolerable que debería tener para convertirse en un fenómeno
político. Es por eso que la criminalidad inquieta y se ha convertido en un objeto
privilegiado de la búsqueda científica.

Y es por primera vez en un nuestro país cuando se está planteando la criminalidad como

9
un fenómeno de conjunto y no como una serie de hechos dispares, distintos y sin ninguna
relación entre sí.

“La vida social se ha ido transformando en profundidad y el hombre alienado por la


sociedad tecnocrática ha sido llevado a una sola dimensión de si mismo, por una especie de
absorción de todos sus deseos y de sus necesidades en el sistema industrial, técnico,
burocrático y de consumo” (MARCUSE El hombre unidimensional)

La violencia aparece con nuevos elementos, sobre todo en los jóvenes, se vuelve en
ciertos aspectos inédita. La criminalidad, se generaliza y sus manifestaciones y problemas
no aparecen más como aberrantes. Ha nacido una nueva criminalidad. Uno de sus trazos
más característicos, es que ella se propaga en todas las clases sociales que, anteriormente
por lo menos en la superficie, no aparecían tocadas por ella. Así como un médico ante el
cuerpo enfermo de sus pacientes sueña con un cuerpo sano, así el criminólogo, delante de
una sociedad en peligro, concibe una juventud sana en una sociedad futura y nos obliga a
pensar, no solamente en términos científicos, sino de una verdadera estrategia política.

Sin embargo, la experiencia de la represión no ha sido suficiente y los estímulos


susceptibles de frenar la criminalidad son insuficientes en relación con los estímulos que
aparentemente alimentan la criminalidad, en una sociedad en continuo movimiento.

Por ello, la Criminología no puede ser una ciencia confidencial sino una ciencia
comprometida con el país, una ciencia moral que debe recomendar nuevos métodos de
Defensa Social; cuando en un país la seguridad se convierte en problema de primera
necesidad.

De la observación de conjunto que puede hacerse de la criminalidad en el mundo, ésta


existe en todas las sociedades, sea que se trate de países en vías de desarrollo, de países
socialistas o capitalistas. La criminalidad está presente en las sociedades arcaicas y en las
sociedades modernas, existe en los países de menos recursos y en los de gran “riqueza,
pero, según el tipo de sociedad, ella no tiene la misma peligrosidad ni reviste las mismas
formas. Existe pues, un factor común unificando las manifestaciones de criminalidad en el

10
mundo actual, pero existen también grandes diferencias.

La alta densidad de la población urbana y la multiplicación de los contactos sociales que


establece la vida moderna, ofrece quizás nuevas motivaciones de criminalidad. El mismo
desarrollo de la actividad económica es fuente de ocasiones suplementarias de
criminalidad, por las múltiples relaciones de interés que provoca. Las cuotas de bienestar
que se generan hoy en día se traducen en nuevos y continuos estímulos criminógenos. La
sociedad moderna tiende a acompañarse de un fuerte precio que hay que pagar, en términos
de inadaptación y de delincuencia.
Nuestra época se caracteriza por una transformación sin precedentes, debido al
desarrollo fulgurante de la ciencia y de la técnica. Todo lo anterior produce una mayor
separación entre el progreso científico y la cultura, nuestras costumbres, nuestras ideas,
nuestras creencias y nuestra manera de actuar.
El hombre se encuentra dentro de una situación donde nada es permanente; donde todo
cambia o se mueve y donde se cuestiona una serie de principios fundamentales que
responden a la naturaleza misma del hombre. “Es la enfermedad moral del progreso”
(Pinatel)

Es dentro de todo este contexto que la Criminalística desempeña un papel fundamental y


como bien 10 indicó Hans Cross en su .Manual del Juez de Instrucción como sistema de
Criminalística en 1894 o sea hace 80 años, todo avance científico puede aprovecharse para
el descubrimiento del crimen.

El Dr. Dimas Oliveros Sifontes es uno de los venezolanos que más ha contribuido con
sus aportes a este mundo apasionante y maravilloso de la Criminalística. Su MANUAL de
Criminalística -Preservación y Manejo de las Evidencias Físicas - está contribuyendo,
decisivamente, para que Jueces, Fiscales, investigadores y en general todo tipo de
estudiosos comprendan el alcance de la Criminalística y sepan utilizarla cada vez que sea
necesario en beneficio de la Justicia, principal apoyo de un Estado de Derecho. El autor,
funcionario del Cuerpo Técnico de Policía Judicial, es un distinguido médico que ha hecho
cursos de especialización en la Universidad de California en Berkeley U.S.A., y en la

11
Universidad de Rosario en la Argentina. Es profesor de la Escuela Nacional de Policía
Judicial y del Post-Grado de Criminalística que se dicta en la misma, por un convenio
establecido con la Universidad Católica Andrés Bello.

La Policía Judicial, gracias a la generosidad de Monte Avila, quiere contribuir, tal como
lo hizo con el Manual de drogas que producen dependencia del Dr. Alfredo González
Carrero, a la divulgación de estos conocimientos, de manera científica y sistemática pero a
la vez sencilla, poniendo la Criminalística al alcance de todos.

JUAN MARTIN ECHEVERRIA

12
SECCION I:

CONSIDERACIONES GENERALES

1.- INTRODUCCION

La naturaleza y el grado de complejidad de los hechos que se investigan en el


Laboratorio Policial, demandan el empleo de métodos científicos dirigidos al
esclarecimiento de la verdad. El desarrollo de tales métodos de estudio ha contribuido a dar
definición a una nueva e independiente disciplina, con fisonomía propia, con modernas
técnicas y nuevos conceptos de individualización, cuyos procedimientos son desplegados
sobre la parte tangible, física, real, demostrativa del crimen, que permiten la obtención de
toda una serie de irrefutables informaciones. Tal disciplina constituye la Criminalística,
cuyo ejercicio permite corroborar o contradecir declaraciones, aclarar una duda, completar
una prueba, o basar una acusación.
Todo ese cortejo de materiales, objetos, y substancias que guardan relación con el caso que
se investiga, de muy diversa naturaleza y origen, encierra un gran potencial porque
sirvieron para cometer el hecho, o son una consecuencia del mismo. Tales hallazgos son
designados con la denominación de Evidencias Físicas, y su estudio ofrece informaciones
que son te producibles en cualquier momento, permitiendo la comprensión de las
circunstancias a través de las cuales ha ocurrido el hecho, y la identificación material de su
autor.
Esta idea que otorga funciones específicas sobre la parte tangible de la investigación, a
través del reconocimiento, identificación, individualización, y evaluación de las Evidencias
Físicas, mediante la aplicación de las ciencias naturales en materias legales, ha permitido
sistematizar el trabajo en equipo, con la consiguiente especialización dentro del campo de
la investigación criminal.
Pero todo ese caudal de informaciones objetivas que las Evidencias Físicas encierran,
sólo es aprovechable cuando se ha conservado la originalidad de la escena del suceso,
preservación que está dirigida a prevenir modificaciones o cambios substanciales, capaces

13
de dañar o producir importantes alteraciones en las pruebas de convicción. Una vez aislado
y protegido el escenario del crimen, se procederá a fijar su contenido mediante secuencias
fotográficas y levantamientos planimétricos. El equipo de funcionarios interpreta los
hallazgos, y surge el momento de proceder a la colección de las Evidencias Físicas. El
esmero prodigado a todo el contenido de la escena permitirá aprovechar todo su valor; he
aquí que una actuación inadecuada o un comportamiento improcedente, dará origen a
lamentables problemas que se traducen en la obtención de datos insuficientes, y grandes
dificultades en la evaluación de los resultados analíticos.
Las Evidencias Físicas pueden ser halladas tanto en el sitio del hecho, en el cuerpo de la
víctima, en posesión del presunto autor, como en las áreas relacionadas, las cuales pueden
ser contiguas o inmediatas, y a distancia. Antes de proceder a la colección de los hallazgos,
los pesquisas han programado un plan metodizado de búsqueda en atención a la naturaleza
del hecho y a las condiciones físicas del sitio. Las actuaciones en el lugar del suceso son
programadas con arreglo a los siguientes puntos:
1.- Consideraciones acerca del tipo y cantidad de material necesario.
2.- Cada objeto o material será marcado por el propio pesquisa que colecta la evidencia.
3.- Los materiales colectados serán preservados en recipientes o envases adecuados,
debidamente embalados en forma individual.
4.- Los embalajes serán rigurosamente etiquetados con la necesaria información
identificativa.
Estas funciones aparentan ser demasiado simples, pero desafortunadamente, en el
cumplimiento de las mismas pueden cometerse serios e irreparables errores u omisiones
que conducen a la contaminación, al deterioro, a la destrucción o al daño, cuando no, a la
pérdida de los materiales, o a la colección de muestras insuficientes o inadecuadas.
La experiencia ha demostrado que la más frecuente causa que impide la realización de
exámenes completos y meticulosos, es el manejo inadecuado de las evidencias físicas. Por
lo tanto, es imperativo que todo pesquisa responsable de estas importantes fases de la
investigación criminal, ejercite un extremo cuidado en el manejo de los hallazgos. Jamás
debe realizar con prisa una parte o la totalidad de estas funciones, como también, tiene el
deber de estar familiarizado con las técnicas a las cuales serán sometidas las evidencias
físicas, lo que indudablemente lo ayudará a saber utilizar el Laboratorio. Tendrá siempre en

14
mente que el valor de su perspicacia o la agudeza de su ingenio radica en los detalles, y que
cualquier omisión o ligereza puede entorpecer el esclarecimiento de la verdad.

Factores que influyen en los análisis y conclusiones finales

1.- Materiales insuficientes. Son los materiales incompletos o escasos, como ocurre
cuando no se colectan todos los fragmentos de vidrio o todas las costras de pintura, lo que
puede impedir la ejecución de posibles acoplamientos físicos en el área de origen; o
entonces, cuando se colecta muy poca cantidad de ciertos materiales, lo que impide la
realización de pruebas confirmatorias.

2.- Materiales inadecuados. Constituyen los materiales que no permiten la ejecución de


determinados análisis, como sucede con las muestras de manuscritos o muestras
mecanográficas que no contienen aquellas palabras o combinaciones de letras que aparecen
en el documento en estudio; como también, aquellos objetos o restos de piezas colectados
lejos del foco de origen en un incendio, para identificar la sustancia combustible.
3.- Materiales contaminados. Son los materiales portadores de substancias o elementos
extraños, como ocurre con fibras o pelos colectados en el interior de un vehículo
automotor, entre los cuales se hallan especímenes que proceden del propio pesquisa u otras
personas; así como manchas de sangre adicionadas de sudor de los dedos del pesquisa al
manosear la evidencia.
4.- Materiales deteriorados. Son aquellos materiales en los cuales existen alteraciones en
algunas de sus más importantes características, como ocurre con las piezas u objetos que
han recibido daños o fracturas posteriores a la colección o durante la misma; manchas de
sangre enviadas en estado de putrefacción; serias alteraciones en un documento quemado.
etc.
5.- Materiales destruidos. Son aquellos materiales que presentan profundas
modificaciones en su naturaleza o constitución, como ocurre con las alteraciones en una
huella plástica; pérdida de las características en el .rayado de un proyectil; destrucción de
una huella dactilar por estrías de fricción, etc.
6.- Materiales no especificados. Representados por aquellos objetos o muestras que
carecen de rótulos, etiquetas, o codificaciones, o de ciertos datos indicativos a la fuente de

15
origen, localidad, orden de colección, etc., que inducen a serios problemas en el
ordenamiento de los resultados obtenidos y la evaluación de los mismos.

2.- COLECCION DE LA EVIDENCIA FISICA

ANTES DE QUE UN OBJETO, SUSTANCIA, O MATERIAL. SEA TOCADO,


DEBE SER FIJADO CON EXACTITUD EN EL AREA DE LA ESCENA A
TRAVES DE APROPIADAS MEDICIONES Y SECUENCIAS FOTOGRAFICAS.
Siempre se recordará que un objeto que haya sido movido de su sitio, no podrá ser
colocado de nuevo en posición absolutamente original.

Tipos de material que se requieren

Los métodos y procedimientos de Laboratorio suelen llevarse a cabo mediante


utilización de tres tipos de .materiales:

a).- En primer lugar destacan los llamados materiales dudosos, los cuales están
constituidos por todas aquellas substancias, objetos, o materiales cuyo origen no se conoce,
o da lugar a dudas. Las técnicas de Laboratorio permiten establecer la relación existente
entre los materiales dudosos y un elemento conocido del crimen. Por ejemplo, se ha
colectado un proyectil cuyo origen no se conoce; si mediante los disparos de prueba se
compara este proyectil con otro que ha sido disparado de exprofeso con el arma
incriminada y, subsecuentemente, se obtiene una relación de identidad, la connotación
entre ambos objetos es claramente demostrada, esto es, que el proyectil fue, de hecho,
disparado por el arma en cuestión. Un material dudoso puede ser también un documento
cuyas firmas den lugar a dudas; el examen practicado para determinar la autenticidad de las
mismas, puede revelar un elemento del crimen, es decir, que el documento no es genuino.
Por el mismo razonamiento, al desconocerse su origen, son también materiales dudosos las
huellas dactilares halladas en la escena del suceso, las marcas de herramientas localizadas
en determinada superficie, las manchas presumiblemente de sangre, o las huellas de
calzado o de neumático presentes en el lugar del suceso.
La regla general cuando se colectan estos tipos de materiales, es COLECTAR TODO

16
CUANTO PODRIA SER DE VALOR EN EL CASO QUE SE INVESTIGA. Ante
cualquier problemática, colectar aquel material que, ha inducido a dudas. Los pesquisas o
funcionarios en la escena del suceso, no deben tratar de averiguar la importancia actual o la
relación que podrá encerrar la evidencia; su valor sólo será dado por la secuencia de
análisis a que será sometida en el Laboratorio. Descartar un objeto por considerarlo sin
valor, puede constituirse en un error irreparable al verificarse luego lo contrario, y así evitar
la práctica desastrosa que significa el retorno a la escena del suceso, en solicitud de un
material que aparentemente carecía de importancia, o se omitió su búsqueda.
b.).- Para establecer la verdadera identidad u origen de un material colectado,
necesariamente debe ser comparado con un material cuyo origen o identidad se conoce.
Estos materiales conocidos son denominados “standards” de comparación, o simplemente
muestras. Las firmas tomadas a una persona son “standards” de comparación, puesto que
las mismas son de un origen conocido; lo mismo sucede con las impresiones obtenidas de
los neumáticos de un vehículo sospechoso, o las impresiones tomadas de los pulpejos de
una persona determinada, o muestras conocidas de marihuana, sangre, o heroína. En cada
caso en particular, los “standards” serán comparados con el material colectado, a los fines
del establecimiento de la identidad. Estas funciones de comparar el “standard” con el
material colectado, no son actuaciones para el pesquisa en la escena del suceso; estos
análisis requieren la ayuda de reactivos, instrumentos, adiestramiento especializado, como
también, la evaluación que se haga de los resultados obtenidos depende del conocimiento y
la experiencia que el funcionario de Laboratorio tiene en cada trabajo en particular. La
regla general aquí, es la de MANEJAR LOS MATERIALES SOLO LO SUFICIENTE
PARA PERMITIR SER MARCADOS Y PRESERVADOS CON ESMERO, toda vez que
un manejo innecesario e inadecuado, puede dar origen a contaminaciones o daños
accidentales capaces de producir alteraciones substanciales, o destrucción del material.
c).- En la práctica de ciertos análisis de Laboratorio, surge la necesidad apremiante de
conocer el verdadero grado de positividad de una reacción. En tal sentido, debe colectarse
un tercer tipo de material conocido con el nombre de espécimen de comparación. La
finalidad básica de este tipo de material es la de permitir excluir o eliminar la posibilidad
de falsas conclusiones. Por ejemplo, se sospecha un determinado origen de una mancha
localizada en el asiento de un vehículo ,automotor;, cierta cantidad del material que forma

17
la mancha es tratada por los reactivos indicados y, efectivamente, se obtiene una respuesta
positiva. Sin embargo, hasta ese momento, desconocemos si la posibilidad de la reacción
es una fiel contestación a la naturaleza intrínseca del material que origina la mancha, o si se
trata de una reacción producida por otra sustancia presente en el sitio donde está ubicada la
mancha en estudio. Por lo tanto, para conocer si la respuesta proviene de la mancha en sí, o
del soporte de la misma, es indispensable analizar el área adyacente inmediata a la
mancha. Por tal motivo, los pesquisas están en el deber de colectar no solamente una
muestra suficiente del material que forma la mancha, como también, espécimen obtenido
por maceración del área contigua no manchada. En la Sección II se expondrán los métodos
referentes a los diversos tipos de soporte.

En ciertos casos pueden surgir situaciones en las cuales no se tiene, de momento, el objeto
o material a ser comparado con los materiales dudosos. Por ejemplo, en aquellas escenas
donde un” ventana de vidrio ha sido violentada, o cuando son localizadas algunas huellas”
de calzado o de neumático, y aún no han sido señaladas personas o vehículos sospechosos.
La colección de los hallazgos permitirá, en su oportunidad, ser estudiados con ulteriores
elementos de prueba.
Necesariamente, las evidencias físicas serán colectadas por separado, NUNCA
MEZCLAR O UNIR LAS MUESTRAS. CADA EVIDENCIA FISICA SERA
MANEJADA EN FORMA INDIVIDUAL. Los instrumentos o medios utilizados para
realizar la colección, deben estar absolutamente limpios.

Manejo de las evidencias físicas

La razón por la cual se proscribe tocar o mover cualquier objeto en el sitio del suceso, o
caminar por el área en estudio, es obvia si consideramos los cambios que podrían ocurrir,
principalmente relacionados con fenómenos de contaminación, deterioro, destrucción o
alteraciones de las más importantes características o rasgos distintivos en los elementos
constituyentes de la escena. Por la misma razón, cuando surge el momento de proceder con
la colección de las evidencias físicas, el manejo de las mismas se realizará con la
precaución de evitar tan lamentables consecuencias.
Factores circunstanciales como son las corrientes de aire, la lluvia, el fuego, etc., o

18
acciones encaminadas deliberadamente a confundir la pesquisa, pueden, igualmente,
originar grandes alteraciones en las pruebas de convicción, de tal manera que el descuido o
la prisa en las actuaciones en el lugar del suceso, pueden inducir a serios inconvenientes.
En el manejo de las evidencias físicas deben ser tomados en consideración los siguientes
puntos:

a.- Todo instrumento o medio utilizado para colectar una evidencia, debe ser lavado
meticulosamente antes y después de su uso. Muchas substancias tienen la propiedad de
adherirse con firmeza a la superficie de tales instrumentos, originando la contaminación del
material a ser estudiado. En todo momento es necesario EVITAR CONTAMINACIONES.
b.- Siempre se tendrá mucho cuidado en NO AÑADIR MATERIALES que pueden
proceder de la ropa o, el cuerpo del pesquisa, tales como fibras, pelos, sudor, huellas
dactilares, huellas de calzado, etc. Las evidencias físicas deben ser manejadas estando las
manos del pesquisa protegidas por guantes blancos de algodón, o guantes de goma.
c.- Como regla general, DEBEN SER COLECTADOS TODOS LOS MATERIALES que
tienen o podrían tener alguna relación con 'el caso que se investiga.
d.- Los objetos muy pequeños serán siempre colectados mediante el uso de pinzas, cuya
manipulación ha de ser cuidadosa y paciente. En tal sentido, se evitarán fracturas del
material, pérdida, o cualquier alteración capaz de originar deterioro. Cuando se constata
que trazas de una sustancia están incrustadas en la superficie de un objeto, se evitará forzar
su desprendimiento, en cuyo caso se prefiere COLECTAR TODO EL OBJETO, o la parte
que contiene el material deseado.
e.- Al manipular objetos grandes y pesados, se tomarán las debidas precauciones con
respecto a las áreas de significación para la pesquisa. Si ocurriera algún daño o cambio
accidental durante el manejo de un objeto, SERA ANOTANDO CON CLARIDAD en la
libreta personal de observaciones y, subsecuentemente, REPORTADO al Laboratorio.
f.- Especial atención ha de tenerse con aquellas superficies en las cuales se sospecha la
presencia de huellas dactilares latentes. MUCHO CUIDADO SE TENDRA CON LAS
ARMAS DE FUEGO al intentar descargarlas.

19
Cantidad de material a ser colectado

Con la finalidad de asegurar la obtención de resultados concluyentes en los análisis,


TODA MUESTRA REPRESENTATIVA DEBE SER COLECTADA. Una muestra
representativa es aquella cantidad de material que permite realizar: (a) Exámenes
fundamentales, que son aquellos análisis que permiten tomar conocimiento de la naturaleza
y origen del material en estudio; (b) Exámenes confirmatorios, representados por aquellas
técnicas que permiten la confirmación de los hallazgos analíticos que han conducido a la
identificación del material; y (c) Exámenes ulteriores, que corresponden a los análisis que
posteriormente el perito necesita practicar cuando así lo requiere el Juez en su presencia, u
otra autoridad. Cuando el material colectado por el pesquisa no permite la realización de
estos tres requerimientos, el material es considerado insuficiente. En todo caso, estando el
pesquisa familiarizado con los procedimientos de laboratorio, podrá disponer, en cada
situación en particular, de aquella cantidad que reúna las condiciones de una muestra
representativa.
En la escena de un tiroteo, por ejemplo, muchos proyectiles pueden alojarse en paredes u
otros sitios; algunas de estas piezas pueden presentarse lamentablemente deformadas, pero
otras poseerán las necesarias características capaces de permitir estudios fehacientes. En
tales situaciones, se impone la recuperación del mayor número posible de proyectiles, no
solamente debido a que muchos presentarán alteraciones o daños importantes en el rayado,
como también por la posibilidad de que haya sido disparada más de un arma. Esto
involucra la necesidad de un estudio en grupo del mayor número posible de piezas
colectadas.
Esta conducta es igualmente aplicada en la colección de otros materiales, como
fragmentos de vidrio, costras de pintura, fragmentos de madera, etc., ya que la obtención
de toda muestra representativa, permitirá la práctica de ulteriores acoplamientos físicos, tal
como se realiza en los llamados “rompecabezas”; un perfecto ajuste entre los bordes de dos
o más fragmentos, constituye un testimonio irrefutable de origen.
En aquellas circunstancias en las cuales resulta obvio no colectar todo el material, como
ocurre en la obtención de muestras de tierra, sangre de un gran pozo, pelos de la cabeza de
una persona indiciada, etc., una muestra conveniente ha de ser colectada, cuya

20
especificación de número o cantidad, ha sido señalada para cada caso en particular en la
Sección II.
Sin embargo, la regla general en este sentido, es aquella de que ES MEJOR COLECTAR
MUCHO QUE POCO. De una manera general, la colección de muestras muy escasas
puede limitar el número de análisis, por lo que la razón más importante para que siempre se
actúe con generosidad en la colección de muestras, radica en las posibilidades de realizar el
mayor número de pruebas o exámenes confirmatorios.

Secuencia en la colección

Con ciertas excepciones, las evidencias físicas deben ser colectadas mediante la práctica de
una ordenada secuencia, de un procedimiento metodizado, en atención a la naturaleza y al
tamaño de: objeto, así como al tipo y cantidad de material.
El área de la escena será previamente dividida en compartimientos o zonas, cada una de
las cuales será pesquisada en forma sucesiva a fin de ordenar la secuencia en la colección, y
cada objeto o material será procesado de manera integral antes de ser atendido el siguiente
hallazgo. Un proyectil por ejemplo, que ha sido recuperado en el lugar del hecho, debe ser
marcado, embalado, y etiquetado, antes de proceder con el siguiente objeto o material.
Las evidencias físicas deben ser colectadas de acuerdo al siguiente orden:

1.- Los primeros objetos a ser colectados son aquellos cuerpos grandes y movibles, como
son los diversos tipos de arma, conchas, proyectiles, documentos, grandes fragmentos
de vidrio, costras visibles de pintura, trozos de madera, piezas metálicas, y objetos
varios.
2.- En segundo lugar son colectados los materiales menos visibles, como fibras, pelos,
trazas de diversas substancias, pequeños fragmentos de vidrio, limaduras, partículas de
madera, pequeñas costras de pintura, etc.
3.- En tercer lugar se colectarán aquellos materiales que requieren un tratamiento especial,
los cuales se hallan generalmente en superficies intransportables, y cuya obtención
exige la práctica de un determinado procedimiento. Es el caso de los diferentes tipos de
mancha, ya en la forma de material fresco, como en la modalidad de producto seco; la

21
realización de los vaciados en huellas plásticas, el estarcimiento de las huellas
impresas, la colección en bloque de un proyectil alojado, etc.
4.- Solamente después que aquellos materiales han sido colectados en el orden señalado,
surge el momento de proceder con la activación y “desprendimiento” de las huellas
dactilares latentes. La colección de esta evidencia es reservada como paso final, como
medida dirigida a aprovechar todos los hallazgos, debido a las grandes posibilidades de
contaminación, principalmente de manchas y una gran variedad de substancias, por los
contactos con los polvos reactivos. Aun cuando toda precaución sea tomada con la
finalidad de evitar esparcir los polvos reactivos en otras áreas, siempre subsiste la
probabilidad de contaminaciones capaces de originar alteraciones muy importantes en
otros tipos de hallazgos. Por otro lado, aunque idénticas medidas dé protección son
tomadas por los pesquisas encargados de colectar los materiales señalados en los tres
primeros puntos, cualquier huella dactilar dejada accidentalmente por un funcionario,
resultará más sencillo su descarte, que evaluar los falsos resultados en un material
insustituible, contaminado por los polvos, o adición de esta sustancia extraña a la
superficie de pelos, fibras, etc., que altera su condición original de hallazgo.
De cualquier forma, todo dependerá, de cada caso en particular el que se justifique
alterar o modificar el orden expuesto en la colección de las evidencias físicas, cuya
sistematización obedece a la necesidad de una actuación metodizada, en beneficio de la
integridad de las pruebas de convicción, y el aprovechamiento de todas y cada una de
las evidencias físicas.

3.- MARCAS EN LAS EVIDENCIAS

Cada una de las evidencias físicas colectadas debe ser marcada por el propio pesquisa
que hace el hallazgo. Esta marca es de una gran utilidad, toda vez que permite relacionar el
objeto con el funcionario que ha practicado su manejo en el sitio del suceso, evitando
cualquier estado confusional con objetos similares colectados en la misma escena, o
correspondientes a otro caso que se investiga.
En la libreta personal de notas se dejará constancia de la marca colocada a determinado
objeto, la cual presenta .la característica de ser permanente e individual. Las marcas de
fábrica, las etiquetas de manufacturas, así como los seriales, o cualquier descripción

22
general de un objeto, NO SON SIEMPRE DIGNOS DE CONFIANZA para
individualizarlo, ya que los mismos pueden representar a una clase, orden, o tipo de
producto, y no a una unidad en particular.
En consecuencia, las marcas halladas en los objetos colectados, como también, los daños
encontrados en los mismos, no son recomendables como marcas de identificación desde el
punto de vista de la pesquisa, toda vez que el objetivo perseguido en esta función es el de
autentificar un determinado hallazgo, mediante una marca especialmente elaborada.
En la función de marcar las evidencias físicas, se tomarán en consideración los siguientes
puntos:

a.- La marca ha de ser permanente. Cuando la superficie del objeto es demasiado dura
(metales, vidrio, plásticos muy resistentes, etc.) resulta satisfactorio el uso de un
vibrador eléctrico, o un lápiz a base de carburo de tungsteno. Otras superficies menos
exigentes toleran muy bien el uso de un instrumento metálico agudo, o simplemente, un
bolígrafo.
b.- El tamaño o la extensión de la marca dependerá, naturalmente, de la superficie del
objeto. No se recomienda el uso de la letra “X” como marca identificativa. Buena
práctica es la de marcar el objeto con las propias letras iniciales del nombre del
pesquisa; a continuación, se codificará con una serie de números para distinguir unos
objetos de otros. La secuencia de estas marcas será registrada en la libreta personal,
donde se dejará constancia, igualmente, de otras informaciones referentes al hallazgo,
tales como sección o compartimiento de la escena, caso, fecha y hora en que fue
localizado el objeto, etc.
c.- Cuando se trata de objetos de valor, la marca debe ser colocada en un sitio poco visible,
aunque jamás en una superficie que amerite estudio ulterior. Tampoco se colocarán
marcas en superficies de piezas o partes de un objeto que son desprendibles o
desmontables.
d.- Naturalmente, existen ciertos materiales que no pueden ser marcados directamente en
su superficie, como ocurre con los pelos, muestras de tierra, líquidos, polvos, o
fragmentos muy pequeños de cualquier material; en tales casos, las muestras
representativas de dichos materiales serán depositadas en receptáculos adecuados, en

23
los cuales se procederá a colocar la mar.ca, que permitirá individualizar la muestra
colectada.

4. PRESERVACION y EMBALAJE

Preservar una evidencia es una medida encaminada a mantener la integridad de su


naturaleza y contenido, particularmente en lo que respecta a los fenómenos de
contaminación; deterioro, pérdida, o el alcance de manos imprudentes.1
En esta importante función debe tenerse presente:

a.- Cada objeto o material debe ser manejado con cuidado y embalado en forma individual.
Jamás las evidencias serán mezcladas entre sí. No unir o poner en contacto aquellas
superficies que serán sometidas a estudio, las cuales serán protegidas por separado. No
obstante, por su origen, ciertas piezas pueden ser embaladas en conjunto, tales como
pedazos grandes de vidrio roto, costras de pintura, pero sólo cuando proceden de la
misma zona de la escena.

b.- En todo caso, el envase o receptáculo utilizado para un embalaje, no debe estar
contaminado con substancias o materiales extraños. Toda caja de cartón, todo envase
de vidrio, metálico, o plástico, debe ser sometido a limpieza antes de ser usado; por la
misma razón, es preferible utilizar cajas o receptáculos nuevos, destinados
particularmente a estos fines.
c.-El envase ha de ser de un tamaño apropiado; una evidencia de pequeño tamaño .no debe
ser embalada en un receptáculo de gran capacidad.

Pequeños fragmentos de vidrio, costras' de pintura, pelos, fibras, etc., deben ser
inicialmente envueltos en un pedazo de papel fino, para luego ser depositados en un
receptáculo de tamaño razonable. Pequeñas cantidades de líquido serán envasadas en
frascos cuya capacidad esté de acuerdo con el volumen a ser enviado; esta medida es
particularmente útil cuando se trata de líquidos volátiles.

1) (ver Fig. 1-A; Fig. l-B, Y Fig. l-C)

24
d.- Según el caso, el receptáculo debe ser envuelto en papel resistente, y en aquellos sitios
claves de la superficie, se colocará el respectivo sello. Un sobre puede ser cerrado
mediante el uso de cola, cinta adhesiva, o ambas a la vez; un envase tal como una
botella, será inicialmente tapada con seguridad, y sellada alrededor de la tapa; las bolsas
de papel o receptáculos similares deben ser cerrados y engrapados después de haber
sido doblado el borde de su boca, por lo menos dos veces; el borde del doblez debe
llevar el sello correspondiente.

Procedimientos más esmerados incluirán el lacrado, sobre cuya superficie puede ser
presionado el pulgar derecho del operador cuando la cera está aún blanda. Especialmente
en sobres o bolsas de papel, es buena práctica la de firmar sobre el borde de cierre,
cubriendo la firma con una cinta adhesiva transparente, de tal manera que cualquier acción
tendiente a intervenir el contenido, dejará signos inequívocos de alteración.2

5.- LAS ETIQUETAS

Todo envase, caja, o recipiente que contenga una evidencia física, debe ser etiquetado en
un sitio conveniente de su superficie exterior visible. Las etiquetas pueden ser engomadas
directamente sobre un área del receptáculo, o atadas al cuerpo del mismo mediante el uso
de un cordel resistente.3
Las etiquetas deben incluir informaciones que contribuyan a identificar el objeto o
material. Tales datos son suministrados en atención a los siguientes puntos:
a) Informaciones acerca del caso. Número del oficio o memorando en el cual se
solicita la experticia.
b) Informaciones acerca del contenido. Especificaciones indicativas acerca del objeto
o material enviado, a manera de breve descripción.
c) Informaciones acerca de la colección. Nombre y firma del pesquisa que colectó la
evidencia, zona del área de la escena donde fue hallada, así como la fecha y hora .de
la colección.

2) (ver Fig. 2-A, y Fig. 2-B)


3) (ver Fig. 3-A, y Fig. 3-B)

25
d) Si la evidencia ha sido consignada procedente de otra oficina, división, o brigada,
(secuencia de custodia) la etiqueta deberá contener informaciones acerca del
nombre del funcionario de quien procede, y fecha y hora de la entrega.
Es obvio que .mientras mayor es el número de funcionarios por cuyas manos ha pasado
la evidencia, mayor es la probabilidad de contaminación o daños sobre el objeto o
material; por tal razón, la secuencia de custodia ha de ser lo más breve posible.
Los datos suministrados en las etiquetas serán completados en el oficio o memorando
que acompaña a la evidencia, donde se informará acerca de los conmemorativos: nombre
de la (s) víctima (s), indiciado (s), fecha y lugar del suceso, y la naturaleza del presunto
delito, como también, especificar el motivo de la solicitud, ésto es, ENUMERAR CON
PRECISION LOS EXAMEN ES DESEADOS por la pesquisa.
Toda información adicional es a menudo de una gran utilidad para el perito de
Laboratorio, por cuanto le permite facilitar la programación de su trabajo. Por ejemplo, se
envía cierto material colectado en una escena donde se sospecha un envenenamiento;
ciertamente, resulta muy útil conocer algunos datos que la pesquisa puede suministrar,
respecto a la intercorrencia o no de convulsiones, depresión profunda, vómitos, olores
imperantes, etc.

6.- ENVIO DE LAS EVIDENCIAS FISICAS

Una vez que la evidencia ha sido marcada, preservada, embalada, y etiquetada, surge el
momento de su envío al Laboratorio. Los cuidados referentes al transporte de las
evidencias físicas, están, naturalmente, relacionados con la protección a las
contaminaciones, deterioro y pérdida. El envío de la evidencia hacia el Laboratorio, el
Tribunal, u otra oficina competente, será practicado de tal forma, que garantice la
inalterabilidad de su statu quo.
Las más importantes medidas son las siguientes:
a.- Todo bulto que contiene una evidencia física, ha de ir acompañado del correspondiente
oficio o memorando, con especificaciones acerca de los conmemorativos y el motivo
del envío. Cuando por causas accidentales, el objeto o material ha sufrido cambios, se
incluirán notas adicionales en el envío.
b.- Realmente, el mejor y más seguro de los medios para enviar una evidencia física, es a

26
través del propio personal que investiga el caso. En lo posible, un miembro de ese
equipo debe conducir los hallazgos hasta la oficina receptora.
c.- Cualquier envío a través del sistema postal, ha de ir siempre bajo clase certificada.
d.- Aquellas evidencias que requieren un manejo especial, tales como materiales
explosivos, o substancias inflamables, no serán consignadas en servicios de correo,
sino que deberán ser conducidas a mano por un funcionario. La oficina de destino
deberá ser previamente notificada del envío.
e.- Nunca se enviarán en el mismo bulto evidencias que corresponden a más de un caso.
Cualquier irregularidad en este sentido podría ocasionar serios inconvenientes.

7.- LA LIBRETA DE NOTAS

Todo pesquisa, al mantener por escrito en su libreta personal los acontecimientos,


circunstancias, observaciones, y toda información obtenida en su trabajo de investigación,
tendrá la oportunidad de apreciar el valor y la utilidad de haber” conservado un registro de
notas en cada caso en que actúa. Por privilegiada que sea su memoria, siempre ha de dejar
constancia por escrito de todo dato obtenido, y en lo que respecta al manejo de las
evidencias físicas, tal conducta o precaución es particularmente requerida.
En el planteamiento de un determinado caso, el pesquisa puede ser solicitado a responder
nombres de personas, sitios, localizaciones, fechas, estado del tiempo, olores imperantes en
la escena, ubicación de determinados objetos, color de las llamas, o cualquier detalle
aparentemente sin importancia; en tal sentido, siempre registrará todo conocimiento, con
detalles, en su libreta personal de notas. Una vez concluido el caso, dichas anotaciones no
deben ser desechadas como algo inservible, debiendo ser conservadas en su archivo
personal.
En el registro de las notas se tendrá presente:

a.- Las notas incluirán los hechos conocidos a través de las primeras observaciones, relatos
o cualquier información relacionada con la evidencia física.

b.- La descripción de cada objeto hará referencia a su ubicación, tamaño, seriales o


códigos, etiquetas, años observados, particularidades, así como a la marca aplicada por
el pesquisa.

27
c.- Nombres, direcciones de domicilio, y declaraciones dadas por aquellas personas que de
una u otra forma han tenido alguna relación con la evidencia.
d.- Informaciones referentes a precauciones especiales tomadas con determinado hallazgo,
y daños accidentales, o modificaciones o alteraciones fortuitas ocurridas durante o
después de la colección.

e.- Complementan las anotaciones en la libreta personal, todo croquis, plano, mediciones, y
datos referentes a fotografías, que contribuyen a detallar el hallazgo.

28
29
30
31
32
SECCION II:
MANEJO DE LOS DIFERENTES TIPOS DE EVIDENCIA FISICA

1.- ARMAS DE FUEGO

Generalidades

Aunque las armas de fuego halladas en la escena del suceso, generalmente no se


encuentran montadas, en todos los casos, el martillo debe ser inspeccionado antes de
proceder a colectar esta evidencia física.
Las partes de mayor significación en el estudio de las armas de fuego, son: (a) el rayado
en la superficie interior del cañón,1 que deja marcas sobre el área circunferencial del
proyectil, y (b) el extractor, eyector, la aguja percutora, el plano de cierre, y aún, a veces, el
cargador, que deja marcas en la concha.
Las armas de fuego pueden ser portadoras de otros hallazgos, como huellas dactilares
latentes, pelos, fibras, manchas de sangre, etc., en cuyo sentido se tendrá especial
precaución con la superficie lisa del gatillo, como también, otros materiales que pueden ser
hallados en la cacha o en cualquier área próxima a la boca del cañón, como ocurre con
ciertos tejidos orgánicos.

Instrucciones

En el manejo de un arma de fuego, la prioridad debe concentrarse en las medidas o


precauciones que conciernen a la seguridad. Preferiblemente, el arma será colectada por los
bordes del guardamonte.2 Aunque un arma de fuego puede ser tomada por la superficie
rugosa de una cacha labrada, no es aconsejable adquirir el hábito de colectarla por esta
zona, toda vez que podría tratarse de una cacha con tapas lisas y pulidas, y por lo tanto
capaz de contener huellas dactilares.

1) (ver Fig. 4)
2) (ver Fig. 5)

33
Jamás se colectará un arma de fuego mediante la introducción de un lápiz o instrumento
similar, por el ánima del cañón, o a través del guardamonte, ya que materiales relacionados
con el disparo, u otras substancias presentes, pueden sufrir daños o ser eliminados en tales
maniobras. Nunca depositar o ceñir cualquier objeto entre el martillo -o la aguja percutora-
y el bastidor.
Es obvio que un arma de fuego hallada en el escenario del crimen, o relacionada con el
caso que se investiga, no será disparada o sometida a limpieza. Del mismo modo, no se
operará cualquier mecanismo de un arma incriminada, excepto para desmontarla o para
descargarla. Tan pronto como sea posible, el arma debe ser inspeccionada en solicitud de
huellas dactilares u otros hallazgos. Si el arma se encuentra húmeda o mojada debido a
fenómenos de condensación, o por algún líquido, la pieza debe ser secada a temperatura
ambiente antes de ser examinada.

Marcas

Un arma de fuego puede ser marcada en el bastidor, en el cañón, o en el plano de cierre,


etc.,3 pero nunca en áreas que corresponden a piezas que pueden ser desmontadas o
separadas de la unidad, como son las tapas de cachas, o culatas en general.
En los revólveres se marcará la concha ubicada bajo la aguja de percusión, para luego
marcar y codificar cada una de las cápsulas siguientes, indicando su posición en el cilindro,
en el sentido de giro de las agujas del reloj. En las armas automáticas o de repetición, se
marcará y codificará la cápsula hallada en la recámara, para luego proceder a marcar y
codificar las piezas encontradas en el cargador, con indicación de su posición en sentido
descendente.

Preservación

Las armas de fuego pueden ser preservadas mediante embalaje en una caja de cartón
resistente de tamaño adecuado. En especial, cuando el arma exhibe ciertos materiales de

3) (ver Fig. 6)

34
significación para la pesquisa, puede ser colocada sobre una hoja de cartón fuerte, o
madera, en la cual se han practicado varios orificios, alrededor del objeto, a través de los
cuales se hará pasar un cordel resistente que lo mantendrá fijo a dicha superficie, la cual
hará de tapa en una caja que preservará la evidencia.4 Todo el conjunto será protegido con
un papel adecuado y, subsecuentemente, etiquetado.

Registro

Toda información acerca del arma debe ser registrada, con especificación en lo que
respecta al tipo, modelo, designación del calibre, manufactura, números seriales, así
como toda particularidad observada.
Se tomará nota de las condiciones del arma en el momento de su hallazgo: localización,
posición con respecto a otros elementos de la escena, posición del martillo, si se encuentra
húmeda de sangre, aceite agua, u otra sustancia, signos evidentes de oxidación, si luce bien
cuidada, o daños presentes.
En las armas automáticas, se observará y se tomará nota de la presencia de una cápsula
en la recámara, y si las cargas están o no completas. Con respecto a los revólveres, se
tomará nota si la cámara bajo el martillo presenta una cápsula disparada o percutida,
intacta, o si se encuentra vacía. Registrar cuántas balas o conchas fueron halladas en el
cilindro, así como la posición o secuencia de las mismas.

Envío

Las armas de fuego halladas en el lugar del suceso, jamás serán enviadas a través de una
oficina de correo. Estas evidencias deben ser conducidas personalmente al Laboratorio. Si
el arma se encuentra montada, aunque muy raro, deberá desmontarse antes de proceder a su
envío. Igualmente, será sometida a una inspección preliminar respecto a la presencia de
posibles huellas dactilares u otros hallazgos de interés.
Cada una de las piezas colectadas -el arma, conchas, balas, y peine- será enviada en
embalaje individual, aunque puede ser utilizada una misma caja para colocar todas las
piezas ya preparadas, protegidas unas de otras.
4) (ver. Fig. 6-A)

35
2.- PROYECTILES

Generalidades

En el área circunferencial de un proyectil existirán marcas dejadas por el rayado del


cañón del arma con la cual se hizo el disparo.5 Estas marcas son altamente características
de cada arma en particular, permitiendo el establecimiento de una identidad cuando son
estudiadas en el microscopio de comparación.6 El vértice del proyectil puede exhibir
huellas de la trama de la superficie contra la cual ocurrió el impacto,7 así como también,
residuos o trazas del material a través del cual penetró. En ciertos casos, es también posible
hallar en la base del proyectil productos dejados por la combustión de la pólvora.

Instrucciones

Toda precaución ha de ser tomada con la finalidad de prevenir cualquier alteración o


daño en las marcas del rayado. Jamás un proyectil incriminado será sometido a limpieza.
Cuando un proyectil se encuentra alojado profundamente en la intimidad de la madera,
material plástico, etc., no se intentará su recuperación mediante el uso de pinzas o
instrumentos similares, ya que tales maniobras son susceptibles de originar serias
alteraciones en su superficie. El proyectil debe ser recuperado mediante el uso de una
sierra, por la práctica de cortes efectuados alrededor de la pieza, sin rozarlo, hasta separarlo
del bloque que lo contiene. En estas condiciones debe ser enviado al Laboratorio, después
de cumplirse la función de marca y embalaje.
Si el proyectil no se encuentra alojado profundamente, ha de ponerse en práctica toda
acuciosidad o delicadeza, con esmero y sin prisa, a fin de recuperado intacto. Por lo tanto,
nunca se hará uso de la fuerza o la ligereza. Muchas veces es necesario colectar la pieza en
la intimidad de un tejido orgánico, ya a través de una intervención quirúrgica, o mediante
autopsia; en estas condiciones, el médico practicará la extracción del

5) (ver Fig. 7-A, Y Fig. 7-B)


6) (ver Fig. 7-C)
7) (ver Fig. 8)

36
proyectil utilizando una pinza anatómica cuyas extremidades se hallan protegidas por un
pequeño cilindro de goma, ajustado a cada punta.

Marcas

Cuando un proyectil es recuperado, jamás será marcado en torno a su área


circunferencial. Puede ser marcado en la base de la pieza; sin embargo, cuando se ha hecho
una estimación razonable con respecto a la presencia de ciertos materiales en esta zona, el
proyectil deberá ser marcado en su extremidad ojival.8 Por otro lado, a veces es factible
descubrir huellas de trama de vestidos en el vértice de la pieza, o materiales de gran interés,
según el caso, en cuya eventualidad ha de respetarse dicha superficie.

Preservación

Los proyectiles colectados en el lugar del suceso, o áreas relacionadas, deben ser
cuidadosamente envueltos en un trozo de algodón, en forma individua;9 también puede ser
utilizado un papel fino de seda. Una vez protegidos por separado, se procederá a su
embalaje en pequeñas cajas de material plástico, pequeños envases de vidrio, sobres de
papel adecuado, o similares, para luego aplicar las etiquetas. Proyectiles incriminados
JAMAS SERAN GUARDADOS EN EL INTERIOR DE BOLSILLOS.

Registro
Todas las informaciones relativas a la exacta localización del proyectil en determinada
zona de la escena, así como cualquier dato conexo, serán registradas con detalles en la
libreta personal de notas, las cuales serán debidamente conservadas.

8) (ver Fig. 9)
9) (ver Fig. 10)

37
3.- CONCHAS

Generalidades

Una concha metálica es una pieza que porta altas características de marca, cuyo estudio
es de importancia extrema en la identificación de las armas de fuego.10 En las cápsulas de
fuego central, serán halladas en el centro del fulminante las marcas dejadas por la aguja del
percutor y la cara del plano de cierre,11 si se trata de una cápsula de fuego lateral, las
huellas del percutor serán observadas en el reborde de la pieza,12 como también, es posible
descubrir huellas del plano de cierre.
En los tipos de armas automáticas o de repetición, las conchas también presentarán las
marcas del extractor y el eyector, las que pueden ser halladas alrededor del anillo del
culote.13 Es obvio que tratándose
de revólveres, estas marcas no son encontradas. También en las armas automáticas, la
concha podría exhibir ciertas estriaciones que representan marcas dejadas por los labios y
paredes del cargador y la recámara; éstas son halladas en torno a la circunferencia de la
concha, cerca de la cabeza.

Instrucciones

En el manejo de conchas ha de tomarse en cuenta toda precaución a fin de evitar


melladuras, rasguños, o cualquier daño alrededor de su cuerpo, en su cabeza, o en la zona
circunferencial próxima a la misma.

10) (ver Fig. 11)


11) (ver Fig. 12-A)
12) (ver Fig. 12-B, y Fig. 12-C)
13) (ver Fig. 12-D, y Fig. 12-E)

38
Marcas

Una concha puede ser marcada en el área interior inmediata a la boca,14 o en otra
alternativa, la marca puede ser colocada en el área que limita la misma extremidad. Nunca
se aplicará una marca alrededor de la circunferencia próxima a la cabeza de la concha,
como tampoco, en el anillo de la misma.

Preservación

Los mismos cuidados señalados en la protección de proyectiles, deberán ser tomados con
respecto al manejo de conchas.

Registro

Particularmente en lo que se refiere a conchas expulsadas, las notas de registro deben


incluir informaciones acerca de la exacta localización u original sitio del hallazgo.

4.- CARTUCHOS DE PAPEL Y PLASTICOS

Generalidades

Los cartuchos, tal como son utilizados en las escopetas, son dispositivos de fuego
central, comúnmente adaptados al disparo individual, aun qué pueden también ser
utilizados en armas de repetición.
El cuerpo de estos cartuchos son elaborados tanto de papel como de material plástico,15
en cuya cabeza metálica serán halladas las marcas dejadas por la aguja percutora, el plano
de cierre, el extractor, eyector y, posiblemente, aunque muy difícil, 'por la recámara.

14) (ver Fig. 13)


15) (ver Fig. 14)

39
Instrucciones

La porción metálica del cartucho ha de ser conservada con las características originales
de hallazgo,
de tal manera que serán tomadas las precauciones a fin de prevenir alteraciones o rasguños
en dicha zona.

Marcas

En los cartuchos, las marcas pueden ser colocadas en cualquier área de su cuerpo no
metálico, respetándose la superficie de la cabeza de la pieza.

Preservación

Serán puestas en práctica las mismas reglas observadas en la protección de las conchas
metálicas.

5.- BALAS

Generalidades

Estas piezas, cuyas cargas se encuentran intactas,16 son con frecuencia halladas en el arma
incriminada, como también, en posesión de la persona sospechosa, o en la propia escena
del suceso. Las balas constituyen importantes elementos como “standards” o muestras de
comparación, por cuanto suelen representar al tipo o lote de provisión utilizada en un caso
en particular; ésta es la razón por la cual sirven de fuente en los disparos de prueba que se
practican en el Laboratorio, los cuales incluyen la obtención y estudio de los diseños
dejados por la pólvora, a determinadas distancias.
Las balas colectadas representan, además, un baluarte en la evaluación de ciertas
investigaciones, permitiendo asociar un crimen con otro, al relacionar un arma incriminada
con determinado hecho punible.

16) (ver Fig. 15-A)

40
Instrucciones

Cuando estas piezas son colectadas en el sitio del suceso, jamás se intentará colocarlas
en la recámara de cualquier arma. Los ejemplares deben ser marcados para enviarse al
Laboratorio.

Marcas

Cada bala será marcada individualmente en una zona próxima al borde distal de la
cápsula, con indicación en código acerca de su localización en el arma.17 En ciertas
oportunidades pueden hallarse balas en su propia caja, en cuyos casos, la marca puede ser
colocada en la superficie de la misma.

Preservación

Las balas deben ser preservadas en la misma forma señalada para la protección de
proyectiles. Las cajas que contienen estas piezas pueden ser colocadas en sobres de papel
resistente.

Registro

Las notas practicadas acerca de la colección de balas, deberán especificar el sitio de


hallazgo, este es, si fueron encontradas en el arma incriminada, o en determinada zona
del área de la escena.

17) (ver Fig. 15-B)

41
6.- DISEÑOS DEJADOS POR LA POLVORA

Generalidades

Cuando un arma de fuego es disparada a corta distancia, partículas de pólvora,


combustionadas total o parcialmente, son depositadas sobre el “blanco” o superficie de
impacto. El depósito de este material contribuye a dar forma a un diseño que circunda al
punto de penetración del proyectil,18 como también, puede originar dibujos particulares en
superficies próximas al disparo; en tal sentido, se han descrito diseños observados en la
corbata, mangas y cuellos de camisas, etc. Cuando el disparo ha sido realizado con una
escopeta, el dibujo dejado por la pólvora se muestra “sembrado” de perforaciones
irregulares.19
El estudio del diseño originado por acción de la pólvora combustionada, ofrece la
posibilidad de determinar la distancia a la cual se produjo el disparo, en cuya superficie es
posible hallar partículas de pólvora en buenas condiciones de integridad, útiles en los
exámenes de comparación con muestras conocidas.

Instrucciones

Cuando la superficie que exhibe el diseño corresponde a una prenda de vestir, la pieza
debe ser manejada con cautela, a fin de evitar el desprendimiento o la pérdida de pequeñas
partículas que pueden estar adheridas a la trama del tejido.
Si el dibujo está presente en la superficie de un objeto intransportable, o sobre la piel de
la víctima, antes de cualquier maniobra, deben realizarse fotografías del diseño, las cuales
han de hacerse a escala.
Por las razones conocidas en relación a contaminaciones, o pérdida del material presente
en el área de diseño, la superficie en cuestión no debe ser tocada con los dedos, o con
instrumentos.

19) (ver Fig. 16-C; Fig. 16-D, y Fig. 16-E)


18) (ver Fig. 16-A, y Fig. 16-B)

42
Marcas

En este tipo de evidencia la marca puede ser colocada en cualquier zona vecina al diseño,
sin comprometer la integridad del dibujo.

Preservación

Nunca se practicarán dobleces o pliegues a nivel del dibujo, cuya superficie ha de


conservarse lo más plana posible. El área ocupada por el diseño será protegida mediante
colocación de un trozo de cartón resistente en el reverso del dibujo, que puede ser fijado
con grapas.
No se intentará separar la evidencia por cortes practicados en el soporte; toda la pieza que
lo contiene debe ser colectada, y embalada en una caja de cartón resistente.

Envío

Este tipo de hallazgo debe ser conducido personalmente al Laboratorio.

7.- TACOS Y PERDIGONES

Generalidades

Las escopetas son armas cuyo cañón ha sido barrenado de tal manera, que la superficie
interior del mismo no presenta rayado. Por esta razón, cuando se sucede un disparo
utilizando este tipo de arma, los perdigones y tacos, que son estructuras de configuración
irregular, no presentarán marcas características.
No obstante, estos proyectiles son todavía importantes en la determinación del calibre,
tipo, clase, y manufactura del cartucho utilizado. El número de perdigones varía,
dependiendo del tipo y calibre del cartucho. Generalmente, dos o tres tacos son empleados
en cada cartucho.

43
Instrucciones

Es conveniente colectar el mayor número posible de perdigones. Las instrucciones


señaladas en el punto Nº 2, rigen para estos pequeños proyectiles. Con respecto a las tacos,
su colección resulta muy irregular, pero ha de tomarse en cuenta este tipo de hallazgo.

Marcas

Los perdigones colectados pueden ser colocados en conjunto en una pequeña caja o
envase apropiado, en el cual se fijará la etiqueta y se aplicará la marca respectiva.

Preservación

Los perdigones no deben ser mezclados con los tacos colectados; cada ítem será
preservado en forma individual.

8.- ARTEFACTOS EXPLOSIVOS

Generalidades

A diferencia de los combustibles ordinarios, las materias explosivas y las pólvoras en


general contienen en su propio cuerpo el oxígeno necesario para que se realice su
combustión. Esta combustión es originada por una acción exterior de ignición, o
excitación, mediante la cual, la sustancia pasa a estado de gas en un brevísimo lapso, con
liberación de energía y desarrollo de considerables presiones por la expansión de los gases
formados.
A partir del centro de explosión, la expansión gaseosa se compone de una onda de
choque, llamada también onda de presión, la cual se propaga en línea recta a una velocidad
superior a la del sonido; esta onda se transforma rápidamente en onda de detonación, ya no
lineal, que le imprime aceleración al aire circundante.20

20) (ver Fig. 17)

44
Las presiones del aire en vibración determinan el período propio de oscilación de los
objetos o cuerpos alcanzados por la onda, y en virtud de que la frecuencia de oscilación no
es armónica, pueden romperse todos los cristales de una ventana mientras los de otra
situada en las proximidades pueden quedar intactos. Parte de esta onda es absorbida por la
superficie de techos, paredes, u otras áreas, pero puede, además, ser intensificada por
fenómenos de reflexión, lo que explica la muerte de personas ubicadas en un determinado
sitio, mientras otras situadas cerca de las mismas pueden resultar ilesas.
El poder destructor de un explosivo depende de la concentración de carga, de la energía
o capacidad de trabajo, y de la velocidad de propagación de la explosión, cuyos valores
pueden determinarse experimentalmente, permitiendo conocer la fuerza destructora o
“poder rompedor” de determinado explosivo; de tal manera que los efectos producidos por
una explosión, dependen del tipo de sustancia utilizada, de los cálculos de carga, de
propiedades particulares que influyen en la potencia y la estabilidad del explosivo, factores
que modifican su sensibilidad, energía proporcionada por la onda de otro explosivo
detonado en las proximidades o efecto de “simpatía”, efectos de cargas huecas, o potencia
dirigida, como también, dependen del detonante utilizado y la posición del mismo.
La instalación y activación de explosivos son funciones que dependen del mecanismo
particular de construcción del artefacto; puede suceder que un artefacto determinado posea
más de un sistema de iniciación, con la intención de prevenir posibles fallas.
Los artefactos explosivos de fabricación casera, por lo general están construidos con un
sistema ya conocido, pero pueden estar presentados con los más variados aspectos y
formas. En base a la naturaleza del material sobre el cual actuará el explosivo (madera;
concreto, vigas, planchas o tubería de acero, guallas, cables, muros de ladrillo o concreto
armado, etc.) y en razón a la estructura del objetivo (puentes, túneles, carreteras, postes,
locales diversos, vehículos automotores, vías férreas, vagones, etc.) es seleccionado el tipo
de explosivo y son realizados los cálculos de carga, o sea, la cantidad en gramos de TNT, o
dinamita de 60%, por ejemplo, con aplicación de ciertas fórmulas seleccionadas por cada
caso en particular.

45
Los detonantes o fulminantes utilizados para iniciar las cargas explosivas, pueden ser (a) de
mecha, (b) eléctricos, y (c) de acción retardada.21 Puede suceder que no se tenga el
detonante adecuado para iniciar una determinada carga, en cuyo caso ha utilizado el ardid
de acoplar unos junto a otros, de tal manera que las cargas de fulminato de mercurio, o su
equivalente de nitruro de plomo, sumen la cantidad deseada, esto es, un detonante Nº 10,
que posee una carga de 3 gr. de fulminato de mercurio, puede ser reemplazado por tres
detonantes Nº 6, cada uno de los cuales tiene 1 gr. del explosivo.22
Otro recurso consiste en convertir un detonante de mecha en detonante eléctrico, mediante
acoplamiento interior de una resistencia o filamento intacto obtenido de un bombillo de
linterna, o similar, con un núcleo iniciador.

Los circuitos pueden ser realizados por el uso de una batería de radio, o con pilas de 1,5
voltios acopladas en serie, especialmente para hacer explotar varias cargas al mismo
tiempo. Cuando las cargas explosivas son considerables, suelen utilizarse circuitos en serie
y en paralelo.
Las mechas de fabricación casera no son utilizadas para activar detonantes, con
excepción de un tipo de mecha elaborada con un delgado cilindro de tela lleno de pólvora.
Diversos tipos de interruptores son empleados; especialmente en las llamadas trampas
“cazabobos”,23 de tal manera que al abrir una puerta, levantar un objeto, tomar asiento, usar
el teléfono, o el interruptor de luz, se produce la explosión, cuya finalidad fundamental es
el efecto psicológico que suele originar. Los mecanismos de tiempo pueden ser elaborados
tanto con un reloj “despertador,24 como con un reloj de pulsera, mediante sencillos
procedimientos tendientes a cerrar el circuito, ya conservando sólo la aguja horaria o
utilizando uno de los soportes de las campanas, como también, el botón de la cuerda de las
mismas. Muy extensa es la gama de los artefactos explosivos, entre los cuales se
encuentran los simples petardos,25 las granadas de fabricación casera26 que pueden ser
convertidas en dispositivos fragmentarios por adición de trozos de cabilla, cuyas piezas son
de igual longitud con cortes parciales a lo largo de sus ejes, o mediante
21) (ver Fig. 18-A, y Fig. 18-B)
22) (ver Fig. 18-C)
23) (ver Fig.: 19-A, y Fig. 19-B)

46
24) (ver Fig. 20-A, y Fig. 20-B)
25) (ver Fig. 21)
26) (ver Fig. 22-A); Fig. 22-B, y Fig. 22-C)

colocación de tuercas, tornillos, clavos, etc., en la masa explosiva: los niples,27 hechos con
tubos de hierro cerrados en sus extremidades, que pueden ser simples, fragmentarios, o de
percusión28, en los cuales el detonante suele ser un cartucho de escopeta desprovisto de los
perdigones, con un clavo que hace de percutor; las bombas incendiarias,29 con dispositivos
químicos, así como un sinnúmero de objetos muchas veces con una inocente apariencia
exterior.

Instrucciones

Cuando una bomba hace explosión, pueden ocurrir fragmentaciones incalculables, pero
jamás habrá una completa desintegración. Por consiguiente, tanto el sitio donde se hallaba
colocado el artefacto, como todas las zonas adyacentes, serán cuidadosamente examinadas.
Se tomarán fotografías del lugar del suceso y de toda el área de influencia de la explosión.
Los testigos serán interrogados sobre la presencia o ausencia de humo, color del mismo, y
efectos sobre las mucosas. Es posible hallar un número indeterminado de orificios o
cráteres, grietas, diversos tipos de fragmentos o partes enteras del mecanismo, piezas de
metal, dispositivo de seguridad, envolturas, trozos de mecha, alambres, restos de pilas
eléctricas, fragmentos de fulminantes, piezas de reloj, tipo de recipiente utilizado, como
también, trazas de la sustancia explosiva, residuos del material combustionado, o ataques
producidos por ácidos.
Por una u otra circunstancia, un artefacto explosivo puede ser hallado intacto. Todo
paquete, bolsa, maleta, cesta, caja de máquina de escribir, o cualquier receptáculo que
sospechosamente es hallado en un sitio donde resulta extraño, plantea el problema de su
contenido, y debe ser tratado con sentido común y gran cuidado. A menos que el
funcionario posea suficiente entrenamiento y experiencia, nunca intentará desmantelar un
artefacto explosivo; en ningún caso el artefacto será movido de su posición, a menos que
un especialista lo entregue inactivo.

47
Preservación

Piezas incrustadas en paredes, techo o cielo raso, muebles, u otras superficies, serán
colectadas y preservadas conforme las indicaciones señaladas para proyectiles alojados.
Todos los residuos o materiales dudosos serán protegidos de posibles contaminaciones; los
embalajes serán practicados en forma individual.

Registro

Las notas y observaciones serán realizadas con mucha claridad y precisión, con
referencia a los sitios donde han sido localizados los diversos fragmentos, o partes
integrántes del artefacto;

27) (ver Fig. 23-A)


28) (ver Fig. 23-B)
29) (ver Fig. 24, y Fig. 25)
Envío

Aunque el artefacto haya sido desmantelado y entregado inactivo, nunca será enviado a
través de un servicio postal, sino conducido personalmente al Laboratorio.

9.- PRENDAS DE VESTIR

Generalidades

Las prendas de vestir constituyen evidencias físicas virtualmente utilizables en todo tipo de crimen. Estas
piezas pueden ser localizadas en el mismo momento de ser portadas por la víctima o por la persona
sospechosa, pueden haber sido abandonadas en el escenario del crimen, en el interior de un vehículo utilizado
en la comisión del hecho, ocultas en habitaciones que pertenecen al autor u otros domicilios relacionados, o
pueden haber sido desechadas en una gran variedad de sitios -matorrales, alcantarillas, zanjas o fosos,
incinerador, pipote s de basura, techos, etc.- con la finalidad de deshacerse o destruir la pieza de convicción.
Como evidencia física, la prenda de vestir encierra un gran potencial: además de ofrecer importantes

48
orientaciones en la identificación personal, puede suministrar toda una serie de informaciones acerca de las
circunstancias bajo las cuales ocurrió el hecho delictivo.
De inicio, el pesquisa tendrá en mente la posibilidad de localizar en la prenda de vestir, todos aquellos
materiales, objetos, o substancias que la pieza puede portar, relacionados con el caso que se investiga. La
ropa exterior de una persona que va a consumar un hecho punible, se contaminará con aquellos materiales
sobre los cuales actúa. Al penetrar a la vivienda o local elegido, corta o cincela a través de una superficie, en
cuyo caso su ropa se contaminará con pintura, yeso, cemento, materiales aislantes, limaduras, aserrín, etc, o
entonces, penetra mediante fractura de una puerta o ventana de cristal, en cuyo caso, minúsculos fragmentos
de vidrio caen sobre su vestimenta.
En ambas situaciones, mientras la persona camina a través del área, los mismos materiales también se
adhieren a las suelas de sus zapatos. El delincuente puede luchar y golpear a la víctima, en cuyo caso su ropa
exterior puede adquirir pelos, fibras, o sangre de la persona agraviada, como también, es posible hallar en el
interior de los bolsillos de sus prendas de vestir, objetos incriminados o documentos comprometedores.
Las observaciones practicadas en relación al tipo de vestimenta, así como la clase de materiales u objetos
localizados en los bolsillos, pueden ofrecer indicaciones acerca de la ocupación, profesión, o “hobby” del
sospechoso, así como también, permitir establecer relaciones con determinados sitios o lugares.
La ropa de un individuo sospechoso, no solamente puede ser fuente de evidencias físicas, esto es, no
solamente puede permitir que sobre su superficie sea colectada toda una serie de hallazgos, como también,
puede transferir elementos a la escena o a las áreas adyacentes, permitiendo así la comprobación de otros
hallazgos. Es el caso de un delincuente que realiza escalamiento y al penetrar, puede dejar huellas de la trama
de su ropa exterior en el umbral de la ventana, o, accidentalmente, rasgar su vestimenta u dejar fibras en los
sitios menos sospechados. Al caminar a través del área, podrá dejar huellas de sus zapatos, así como también,
depositar pelos, fibras, o sangre en la ropa de la víctima, con motivo de haber sostenido alguna lucha.
En virtud de la facilidad con que las prendas de vestir pueden ofrecer y distribuir elementos de
convicción, y por lo tanto, expeditamente ser contaminables, es imperativo que cada prenda de vestir sea
manejada con extremo cuidado.

Instrucciones

NOTA: Las instrucciones en el manejo y preservación de cada tipo de evidencia física localizable en las
prendas de vestir, serán suministradas en los respectivos puntos de este manual.
Cada pieza ha de ser colectada y manejada individualmente. Si la prenda se encuentra húmeda, se tomarán
las provisiones necesarias a fin de secarla al aire, a temperatura ambiente y bajo techo, antes de proceder a
su embalaje. Es obvio que se evitará todo tipo de contaminación, o cualquier contacto con superficies del
medio circundante.

Preservación

49
Las piezas serán preservadas individualmente en bolsas de papel adecuadas en tamaño y resistencia, o en
cajas apropiadas. Cada bolsa o caja jamás debe contener más de una prenda.

10.- SANGRE

Generalidades

Las manchas de sangre pueden ofrecer informaciones fehacientes siempre que se las trate
con prudencia y esmero. Es necesario tener presente que este tipo de material debe ser
enviado con prontitud al Laboratorio. Particularmente, las contaminaciones o el deterioro
de esta sustancia, conducen a errores o a resultados dudosos, con la consiguiente
problemática en la evaluación de los hallazgos analíticos.
Una de las propiedades de esta sustancia es su carácter adhesivo, de tal manera que
cualquier instrumento utilizado para colectar este material, puede conservar trazas que, al
ser de nuevo utilizado, contaminará por transferencia la nueva muestra; en estas
condiciones, cuando la sustancia es sometida a estudio, lo probable es que ocurran falsas
reacciones.
Muchas otras contaminaciones perjudican notablemente los análisis hematológicos. Una
mancha de sangre contaminada, conducirá a graves errores cuando se desea saber si la
mancha ha sido originada o no por sangre humana, como también, es capaz de producir
falsas reacciones cuando se estudia su propiedad grupo-específica.
Un problema relacionado con las contaminaciones, se refiere a las interferencias
causadas por los llamados “secretores”; cada persona es portadora de substancias llamadas
A, B, AB, Y O, que le confieren a la sangre de un determinado grupo. Muchas de las
personas secretan estas mismas sustancias en su saliva, en el sudor, semen, lágrimas,
estando también presentes en los tejidos orgánicos, (pero no en el líquido cefaloraquídeo)
por cuya razón, son llamados secretores, que constituyen el 80% de las personas de raza
blanca. Si el pesquisa- o cualquier otra persona- pone en contacto sus dedos con la mancha
que será sometida a estudio, puede ocurrir un depósito de sudor sobre la misma, y esto se
traduce en una contaminación mediante la cual, el resultado obtenido puede corresponder al
grupo al cual pertenece el sudor contaminante, y no al de la sangre que forma la mancha en
cuestión.

50
Al lado de las innumerables fuentes de contaminación, la sangre puede también ser
deteriorada por la acción de la luz solar, el tiempo, o la proliferación bacteriana; de tal
manera que la intercorrencia de aquellos factores físicos, al igual que la putrefacción,
actúan destruyendo o inactivando algunos de sus más importantes elementos. Por tal
motivo, se comprende que mientras más pronto es examinada una mancha de sangre, mejor
será la evaluación de los resultados obtenidos.

Instrucciones

El área manchada no debe ser separada del resto del soporte mediante cortes practicados
alrededor de la misma. Si la mancha se encuentra fresca sobre la superficie de un objeto
intransportable, el material será colectado por imbibición en un papel de filtro, o mediante
el uso de pipetas si la cantidad lo permite; volúmenes apreciables pueden ser colocados en
tubos de ensayo, pero habrá que tratados por un anticoagulante. Ver nota en pág. 163.
Aquellas muestras de sangre obtenidas directamente de la vena, como ocurre cuando se
solicitan análisis para determinar la exclusión o no exclusión de la paternidad, serán
igualmente adicionadas de un anticoagulante, el material es conservado bajo refrigeración,
y correctamente etiquetados los tubos de ensayo. Un centímetro cúbico de sangre es un
volumen suficiente para realizar estos análisis, cuyas muestras serán colectadas de la
madre, el niño, y naturalmente, del presunto padre. El niño debe tener más de un año de
edad.
Cuando la sangre fresca se halla mezclada con tierra, restos vegetales, arena, etc., los
materiales que la contienen serán colocados en un recipiente adecuado de cristal,
agregándose agua en cantidad suficiente hasta cubrir la superficie necesaria. Una tira de
papel de filtro es entonces introducida en el seno de la mezcla, manteniéndose
exteriorizada una buena parte de la misma; se observará que después de cierto tiempo, la
fracción hemática quedará separada en la tira de papel, donde podrá ser colectada.30 Este
mismo procedimiento podrá ser utilizado para colectar muestras de sangre seca hallada en
las mismas condiciones, en cuyo caso, la tira de papel deberá permanecer mayor tiempo en
contacto con la mezcla.
Si la mancha se encuentra seca sobre una superficie intransportable, el material puede ser
disuelto en cierta cantidad de solución salina normal -9 grs. de cloruro de sodio (NaC1),

51
para 1000 ml. de agua destilada-, cuyo tiempo de contacto dependerá de la edad de la
mancha; luego se procederá a colectar el material mediante imbibición, con una pequeña
porción de algodón o papel de filtro.
En la colección de manchas secas, también puede ser utilizado un escalpelo
meticulosamente limpio, para obtener la muestra por raspado; no obstante, esta operación
requiere mucho cuidado para no cargar con
30) (ver Fig. 26)
materiales propios del soporte, o elementos contaminantes del escalpelo.

Espécimen de control

En aquellos casos en los cuales la mancha se encuentra en superficies tales como pisos,
muebles, paredes, etc., es necesario colectar muestras del área vecina no manchada. Esta
área deberá ser, igualmente, preservada. Como se trata de superficies difíciles de obtener o
transportar, aquella zona adyacente, muy próxima a la mancha, se dejará en remojo con
solución salina normal, por un tiempo prudencial que depende de la edad de la mancha,
cuyo producto de maceración será luego colectado con papel de filtro o algodón. Esta
conducta, de colectar muestras de posibles materiales ubicados en las proximidades de la
mancha, obedece a la necesidad de chequear o controlar con estas muestras, si el área que
contiene la mancha no presenta alguna sustancia capaz de originar interferencias; he aquí la
notable importancia de estos especímenes de control. Igual procedimiento es realizado en el
Laboratorio con las áreas adyacentes a la mancha de sangre que presenta una prenda de
vestir.

Preservación

Todas las piezas húmedas de sangre, prendas de vestir, lencería, etc., están expuestas a la
putrefacción por proliferación bacteriana; de tal manera que la pieza no será embalada
hasta cuando las manchas no se encuentren completamente secas, lo que se realizará al
aire, a temperatura ambiente, y bajo techo. Al someter a secado las piezas húmedas, se
evitarán dobleces en las mismas.

52
No debe permitirse que las superficies de dos o más manchas se pongan en contacto
entre sí, ya que una de ellas ha podido originarse con la sangre del autor del hecho. Es
obvio que' cada pieza ha de ser embalada en forma individual. Jamás un paquete debe
contener más de un objeto o pieza.
Cuando por razones justificadas, no es posible enviar al Laboratorio con prontitud
aquellas muestras de sangre fresca contenidas en tubos de ensayo, -muestras tomadas al
indiciado, muestras para exámenes de exclusión de paternidad, etc.-, el material debe ser
conservado bajo refrigeración.

11.- MANCHAS SEMINALES

Generalidades

Las manchas de semen constituyen evidencias físicas cuyo manejo debe ser realizado
con prevista consideración. Es el tipo de material cuya identificación le imprime el carácter
de un testimonio acusador incontrovertible en los delitos de naturaleza sexual.
El valor de esta evidencia depende exclusivamente de la presencia del espermatozoide en
el material sospechoso, con la particularidad, de que la célula debe ser observada íntegra o
completa, ésto es, que el segmento cefálico o cabeza se continúe con su porción más
característica que es la cola o segmento caudal.31
31) (ver Fig. 27)
El espermatozoide es una célula muy resistente a los ácidos, álcalis, y a ciertas
temperaturas, pero cuando el medio donde vive y se desplaza se convierte en un material
seco, el espermatozoide se hace particularmente frágil a nivel de su cuello, o parte de unión
entre la cabeza y la cola. El hallazgo de células incomp1etas en las preparaciones
microscópicas, carece de valor probatorio, toda vez que sus componentes, aislados, pueden
ser fácilmente confundidos con bacterias u otros microorganismos.
El semen también posee las mismas propiedades grupo-específicas de la sangre,
permitiendo, por lo tanto, la posibilidad de determinar el grupo al que pertenece
determinada persona.
A veces, debido a enfermedades o a la senilidad, el material seminal no contiene
espermatozoides, sin embargo, debido a la gran actividad de la fosfatasa ácida en el semen,

53
fácilmente detectable por métodos laboratoriales, es posible señalar el origen seminal de
una mancha.

Instrucciones

Debido a la fragilidad del espermatozoide en las manchas seminales secas, éstas deben
ser manejadas con especial diligencia, particularmente en lo que respecta a fricción, roce, o
manoseo, lo que induce a la rotura de la célula, y por lo tanto, a la pérdida de una evidencia
tan demostrativa.
Si la mancha se encuentra en un objeto transportable, como son las prendas de vestir,
sábanas, fundas de almohada, toallas, pañuelos, etc., toda la pieza será colectada evitándose
dobleces y fricciones en las zonas manchadas. No se intentará separar la mancha mediante
cortes practicados alrededor de la misma.
Si las manchas -secas o frescas- son localizadas en superficies de objetos grandes y
difíciles de transportar, como alfombras, pisos, paredes, muebles, etc., el material puede ser
colectado mediante adición de agua destilada, cuyo producto de maceración será tomado
por imbibición en algodón o papel de filtro. Naturalmente, se omitirá todo raspado de la
superficie manchada cuando el producto se encuentra seco.
Cuando el producto requiere ser colectado en ciertas cavidades naturales, como la
vagina, el recto, etc., el médico practicará algunos extendidos en portaobjetos, cuyas
láminas serán llevadas al Laboratorio para su estudio microscópico.
En aquellos lugares sospechosos podrá ser diligenciado el hallazgo de papeles de
tocador, lienzos, etc., que han podido ser utilizados para limpiar una superficie manchada
de semen.

Preservación

Una mancha presumiblemente de semen, debe ser preservada mediante las mismas
normas señaladas en la protección de los diseños dejados por la pólvora en los disparos
próximos. ,
Si se trata de un material fresco y no puede ser enviado al Laboratorio con prontitud, el

54
soporte que lo contiene debe ser sometido a secado a temperatura ambiente, antes de
proceder a su embalaje. Muestras frescas abundantes, que permiten ser colocadas en tubos
de ensayo mediante el uso de pipetas, deben ser conservadas bajo refrigeración.

12.- MANCHAS OBSTETRICAS

Generalidades

En aquellos casos relacionados con la interrupción criminal del embarazo, o con la


muerte intencional del feto a término, cobra especial interés el estudio de ciertas manchas
localizadas en sábanas, toallas, colchones, gasas quirúrgicas, prendas de vestir, o ubicadas
en el suelo, originadas por impregnación o por contacto con líquido amniótico, meconio, y
material de revestimiento sebáceo fetal o vernix caseosa; estas substancias forman
manchas, usualmente mezcladas con sangre, y con cierta frecuencia contaminadas por
materia fecal de la madre.
En el sitio del suceso o en áreas relacionadas, otros hallazgos permiten establecer nexos
con el caso que se investiga, como sucede con la localización de ciertos instrumentos que
pertenecen al arsenal del .tocólogo o del obstetra, principalmente cuando han sido hallados
en sitios o locales extraños al ejercicio profesional. Entre estos instrumentos o utensilios
destacan las curetas, dilatadores, pinzas de cuello uterino, diversos tipos de sondas,
cilindros de laminaria, guantes quirúrgicos, jeringas, antisépticos, productos anestésicos,
etc.32
En las maniobras criminales tendientes a la expulsión del producto de la concepción, las
manchas pueden incluir ciertos tejidos orgánicos cuyo estudio permite reconocer e
identificar su origen.
En otras circunstancias, la muerte de un feto ya a término, puede ser producida por la
propia madre durante el parto o durante el puerperio. No es infrecuente el hallazgo del feto
muerto en pipotes destinados a los desperdicios, en colectores de basura, incineradores, en
matorrales, zanjas o fosos, cuando no, el cadáver del feto es lanzado a las aguas de un río.
El estudio de la talla del feto puede proporcionar el conocimiento acerca de la viabilidad
fetal, aunque no es necesario que el niño haya nacido viable para que el hecho no sea
calificado de infanticidio. Con respecto a la madurez del feto, una talla menor de 40 cms. lo

55
señala con imposibilidad de sobrevivir a su nacimiento debido a una inmadurez o madurez
insuficiente.
La perinecroscopia o examen exterior del cadáver, como la autopsia médico-legal,
proporcionarán informaciones acerca de las circunstancias y mecanismo de la muerte, en
relación a estrangulamiento, sofocación, violencias cráneo-encefálicas, heridas, o
envenenamiento.
Por otro lado, el cadáver del feto puede suministrar datos acerca del trato recibido: si el
cordón umbilical fue ligado o arrancado, si fue protegido o no con pañales, si su piel
recibió un tratamiento adecuado, informaciones que contribuyen a orientar la
reconstrucción del hecho.

Instrucciones

Las manchas obstétricas son producidas por impregnación o por contacto, exhiben variados
colores, e imprimen- diferentes consistencias al soporte, en razón a la edad de las mismas.
El área manchada no será separada de la pieza por canes practicados en la misma: toda la
pieza será colectada.
32) (ver Fig., 28, y Fig. 29)
Si la mancha se encuentra húmeda y no puede ser enviada con prontitud al Laboratorio,
será sometida a secado natural bajo techo.
Cuando las manchas se encuentran en el piso u otra superficie intransportable, el material
podrá ser macerado en agua destilada, para proceder a su colección mediante imbibición en
papel de filtro; en todo caso, el material debe estar seco antes de proceder a su envío.

Presentación

De una manera general, las mismas indicaciones señaladas para la preservación de


manchas de sangre, son aplicables en las manchas obstétricas.
A fin de prevenir los fenómenos de putrefacción, cualquier tejido orgánico localizado en
piezas de lencerías, gasas quirúrgicas, prendas de vestir, interior de cubos o recipientes.
etc., será debidamente preservado en refrigeración.

56
Antes de proceder al embalaje de sábanas, prendas de vestir, toallas, etc., que presenten
manchas húmedas, se evitarán dobleces en las piezas y serán sometidas a secado al aire a
temperatura ambiente, con la finalidad de evitar la proliferación bacteriana.
Una vez libres de toda humedad, las piezas serán embaladas en cajas o receptáculos
individuales, con el consiguiente registro de los datos informativos acerca del hecho que
se investiga.

13.- PELOS

Generalidades

Los pelos, como evidencia física, pueden ser hallados en una gran variedad de
situaciones. Podrán ser encontrados adheridos a la superficie de algún objeto, en la mano
cerrada de la víctima, en peines y cepillos, almohadas, sábanas, prendas de vestir, o
firmemente retenidos por la untuosidad de ciertas sustancias.
Los apéndices pilosos pueden exhibir importantes elementos relacionados con estados
patológicos, o inherentes a la traumatología del mismo; estos hallazgos, completados con
las características estructurales del pelo, permiten la posibilidad de establecer una
individualidad.

Instrucciones

A los propósitos de comparación, necesariamente serán tomados ejemplares de pelo,


tanto del cuerpo de la víctima como del cuerpo de la persona sospechosa. En un mismo
cuero cabelludo, los pelos presentan notables diferencias en diámetro y color, razón por la
cual es necesario colectar standards de comparación en ambas regiones parietales, en la
región occipital, como .también, en los límites de la región frontal y área coronal.33
33) (Ver fig. 30)
La colección de ejemplares en otras zonas del cuerpo, depende del tipo de pelo hallado
como evidencia. En cualquier situación, las muestras deben ser manejadas con cuidado, a
fin de evitar nuevos contactos con otras superficies, contaminaciones, o pérdida.
Si los ejemplares de pelo se encuentran adheridos a algún objeto metálico, de madera,

57
arma de fuego, fragmento de vidrio, asociados o no a cualquier material untuoso, como
grasa para el cabello, aceite, sangre, semen, etc., las muestras deben ser conservadas en su
medio original, colectándose el objeto o la pieza que los contiene. Si la superficie donde
están los pelos corresponde a un objeto que, por su tamaño y peso, resulta intransportable,
podrá intentarse separar la zona que los contiene; en caso contrario, serán cuidadosamente
separados mediante el uso de un escalpelo, sin lesionar su estructura, para luego proceder a
colectarlos con una pinza adecuada, especialmente desmagnetizada. No es necesario ni
recomendable añadir soluciones acuosas con la finalidad de despegarlos de la superficie.

Preservación

Los pelos colectados serán envueltos en un pedazo de papel fino y limpio, sin ningún
tratamiento previo, y luego depositados en un sobre adecuado. Cuando los ejemplares se
encuentran firmemente adheridos a la superficie de un objeto transportable, la zona en
cuestión será debidamente protegida de todo roce o contacto, antes de proceder al embalaje
del objeto. Es obvio que cada muestra será enviada en embalajes individuales, con etiqueta
en la cual se ofrecerán informaciones acerca del sitio del hallazgo, condiciones de la
colección, etc.

“Standards” de comparación

Cuando las muestras deben ser colectadas directamente del cuero cabelludo, se hará por
arrancamiento, y no mediante el uso de tijeras, con la finalidad de que el pelo conserve su
raíz o bulbo; los ejemplares obtenidos con instrumentos cortantes tienen una utilidad
limitada. En la mayoría de las personas es posible obtener muestras mediante el uso de un
peine meticulosamente limpio; ambas muestras, tanto por arrancamiento como por
peinado, deben ser obtenidas.
Cuando es necesario colectar muestras de pelo en personas lesionadas en el cuero
cabelludo, los ejemplares serán tomados lo más próximo posible a la lesión; esto toma
especial interés en las heridas por arma de fuego, o en las originadas por instrumentos
contundentes. El pesquisa será persuasivo en las conversaciones con el médico, a fin de

58
obtener su colaboración. En la colección de los “standards” de comparación, practicada por
el pesquisa, éste hará uso en todo momento de las normas obvias de ética.

14.- FIBRAS

Generalidades
Las fibras son evidencias físicas muy difíciles de hallar y muy fáciles de perder. Muchas
fibras son más finas que la generalidad de los pelos, y más susceptibles de sufrir daños.
De una manera general, pueden ser clasificadas en (1) fibras de origen animal, (2) fibras
de origen vegetal, y (3) fibras sintéticas; sin embargo, muchas fibras son materiales
modificados, como es el caso del Aralac, que son monofilamentos procedentes del
principio albuminoso de la leche o caseína, pero sometidos a procedimientos sintéticos, y
por lo tanto, no de un exclusivo origen animal; o el caso del rayón, que es elaborado a
partir de la celulosa, pero a través de síntesis química que impide clasificarlo como de
origen vegetal puro; otras fibras, como es el caso del nylon, son de exclusivo origen
sintético.
Pero independientemente de su origen, todo material que pueda ser elaborado en forma
de hilos con los cuales se confecciona un tejido, es de nuestro interés, toda vez que la
presencia o el contacto directo entre el autor de un crimen y la víctima, -homicidios, delitos
sexuales, robos, asaltos-, son situaciones en las cuales pueden quedar fibras en la escena
del hecho, o en los sitios menos sospechados. El pesquisa tendrá oportunidad de realizar el
hallazgo de esta evidencia, conforme a las normas señaladas para la secuencia y orden de
colección –ver punto 2.
Las fibras deben ser buscadas no solamente en el interior de viviendas o locales, como
también en el interior de automóviles, muros, cercos de alambre, o en la propia ropa de la
persona indiciada, en la cual, fibras de la víctima han podido ser transferidas.
Es común que la superficie de las prendas de vestir porten fibras sueltas de su propio
tejido, de tal manera que los contactos corporales son propicios para que ocurra un
intercambio de fibras, o caigan en el sitio de los hechos.
Existe una muy extensa gama de colores en los procesos de teñido de las fibras, pero
siempre habrá diferencias reales de tonalidad, aunque sutiles, principalmente debido a- los
efectos del lavado, o al deterioro o desgaste por el uso.

59
Los textiles más comunes son los siguientes: el algodón, con su típico aspecto de fibra
torcida y achatada; la lana, o pelo de las ovejas y carneros, normalmente cubierta por
escamas cuya apariencia es nítida en las fibras finas; la seda, que es un producto glandular
del gusano llamado Bombyx mori; el rayón, fibra procedente de la celulosa, con grandes
variantes en su tratamiento que originan numerosos derivados; el lino, con sus
característicos nudos a lo largo de su eje; el nylon, cuyo término es una denominación
genérica para designar a un vasto grupo de productos químicamente relacionados; este
término tan popular, generalmente se refiere al nylon 66; el dacrón, que es un compuesto
químico cuya polimerización e hilatura son similares a los utilizados en la manufactura del
nylon.
Muchas otras fibras entran en la confección de tejidos- reservados a prendas de vestir,
lencería, tapetes, etc., unas de origen vegetal como las fibras de ramio o el sisal; otras, de
origen animal como son los apéndices pilosos de una gran variedad de animales, como el
visón, la foca, el camello, el leopardo, la nutria, el zorro, el armiño, u otros animales de piel
suave y delicada.
En la investigación de ciertos hechos criminales, se han identificado fibras y apéndices
no textiles. Kirk señala en un caso de violación el hallazgo de pelos naturales de ardilla,
tanto en la ropa de la víctima como en la del indiciado, elemento que sirvió para ubicar un
parque donde vivían ardillas, y confirmarse el sitio del hecho; en otro caso de violación se
hallaron pelos teñidos, de gato, en la ropa de dormir de la niña; el hallazgo fue identificado
con pelos similares colectados en la ropa del indiciado. A través de la investigación se
conoció que los pelos procedían de un juguete alusivo a un perro, perteneciente a la niña.

Instrucciones

Se tendrá la precaución de no colectar fibras directamente con los dedos, como tampoco,
mediante el uso de cintas adhesivas. En esta tarea deben ser utilizadas pinzas,
especialmente, aquellas desmagnetizadas. Se tendrá cuidado en evitar contaminaciones con
los polvos empleados en, la activación de huellas dactilares latentes, -ver punto 2, respecto
al orden y secuencia en la colección-. Por las condiciones inherentes a tamaño y diámetro,
las mismas normas señaladas para pelos serán aplicadas para el manejo de las fibras.

60
“Standards” de comparación

En todo caso relacionado con fibras deben se; adquiridos ejemplares de comparación. Se
obtendrá una buena sección o trozo del tejido de la posible área dadora, en los casos en
que no es posible trasladar toda la pieza al Laboratorio: la importancia de colectar una
parte del tejido, o mejor, toda la pieza, obedece a la circunstancia de que la trama puede
estar elaborada con fibras de diferentes orígenes y colores, como también, permitir la
obtención de los dibujos o diseños de la superficie.

15.- RASGADURAS Y CORTES

Generalidades

Las rasgaduras o los cortes que se observan en muchas' piezas de convicción, pueden
reflejar las circunstancias a través de las cuales ha ocurrido el hecho, al ofrecer
informaciones objetivas acerca de la modalidad de actos de violencia, concurrencia o no de
instrumentos cortantes, tracciones, etc.
Estas alteraciones o signos en las prendas de vestir pueden haberse originado con motivo
de una lucha o riña, pero también son susceptibles de haberse producido por maniobras
realizadas en los puestos asistenciales, con el sano propósito de despojar al cuerpo de sus
ropas para facilitar las actuaciones del médico. Otra circunstancia que habrá de tenerse en
cuenta, es aquella en la cual las rasgaduras o los cortes son hechos por el ayudante del
patólogo antes de la autopsia, en cuya eventualidad la prenda puede contaminarse con
substancias tóxicas del grupo de los conservadores.
Los cortes o' rasgaduras que guardan relación con hechos punibles, no se limitan sólo a
las prendas de vestir. En su trabajo de investigación, el pesquisa podrá hallar estos mismos
signos en un importante documento, en cintas o telas adhesivas, como ocurre en tiras de
esparadrapo que han sido utilizadas para amordazar o para fijar o inmovilizar las
extremidades de la víctima. El hallazgo de materiales similares en la escena del suceso, o
en áreas relacionadas, puede permitir el establecimiento de una fuente de origen al ser
comparados los bordes de la evidencia. En otras circunstancias, las características de los
cortes, por instrumento filoso ó por tracción, pueden permitir establecer relaciones de

61
notable significación, al someter a estudio cajas o receptáculos que se relacionan con otros
casos, envolturas de artefactos explosivos, o cintas adhesivas que cerraban sobres
portadores de cartas anónimas, etc.
Por tal motivo, es de un extraordinario interés la protección de los bordes cortados de
una cinta, así como de todo signo de rasgadura, no sólo porque permite estudiar la
modalidad del corte y su origen, como también, porque concede la valiosa oportunidad de
practicar irrefutables acoplamientos físicos con la sección a la cual está relacionada.
También, puede la superficie de la pieza seccionada, contener importantes huellas latentes,
u otros materiales de significación.

Instrucciones

Se estará prevenido a fin de evitar alteraciones o cambios importantes en este tipo de


evidencia. Todas las piezas que muestren signos de haber sido cortadas o rasgadas, serán
colectadas con las precauciones del caso, a fin de determinar la circunstancia que dio
origen a tales soluciones de continuidad, y realizar los exámenes de comparación.
Como se comprende, son de una gran utilidad las telas adhesivas en general, fijas o no a
algún objeto o caja. El hallazgo de una de estas piezas adheridas a determinada superficie,
debe conservarse intacto. No se intentará desprender una cinta adhesiva, a menos que sea
absolutamente necesario; todo el objeto debe ser colectado.

Preservación

Estas evidencias serán preservadas en sus condiciones originales de hallazgo. Se evitarán


intentos por “enderezar” la pieza, así como todo roce o presión que pueda modificar sus
características. El embalaje de estas piezas ha de practicarse por separado, en cajas
resistentes cuyas paredes no deben tocar la zona a ser analizada.

16.- CUERDAS Y SOGAS

Generalidades

62
La presencia de cuerdas y sogas en el sitio del suceso, generalmente conduce a los
siguientes hallazgos, o combinación de los mismos:
(a) El objeto ha sido utilizado para. atar a la víctima, o para fijar otros cuerpos o
materiales. En este caso, las cuerdas o sogas usualmente presentan sus originales
vueltas y nudos.

(b) La cuerda o la soga presenta signos evidentes de haberse roto, con hallazgos
inequívocos de una discontinuidad originada por tracciones ejercidas, por el peso, o
por forcejeos.

(c) Aun cuando la cuerda o la soga exhiba sus nudos originales, presenta en
determinado punto de su eje una alteración en la continuidad de sus fibras,
originada por un instrumento cortante, o por alguna arista sobre la cual se produjo
un roce por oscilaciones.

Las extremidades cortadas, o los signos de desarreglo de las fibras en un punto de su eje,
cuando se han conservado las características originales de hallazgo, permiten conocer el
medio y las circunstancias de su origen.
Estas piezas pueden presentar, además, diversos tipos de manchas, como también, células
epiteliales de descamación, u otros elementos de gran significación para la pesquisa.
Instrucciones

Las cuerdas o sogas halladas en la escena del suceso, serán conservadas con sus
características originales. Su manejo ha de permitir que las extremidades de corte se
mantengan intactas. Se tendrá mucho cuidado a fin de evitar contaminar las manchas
presentes, o el desprendimiento de materiales adheridos.
Se tomará debida nota de los tipos y secuencia de nudos, posición de la pieza, contactos,
signos presentes a lo largo del eje de la cuerda, lazos corredizos, etc.
Los cabos o extremidades cortadas serán introducidos intactos en receptáculos cuya
rigidez permita protegerlos; cada punta será embalada individualmente.

Preservación

63
Toda característica física en estas piezas ha de preservarse contra desarreglos o
contaminación. Las manchas frescas presentes serán sometidas a previo secado natural
antes de embalar la pieza. Toda información o dato referente a cuerdas o sogas
relacionadas con el caso que se investiga, ha de ser registrado con detalles en la libreta
personal de notas.

17.- VIDRIO

Generalidades

Los fragmentos de vidrio constituyen hallazgos frecuentes en la mayoría de los hechos


punibles, principalmente en relación con robos, asaltos, y accidentes del tránsito.
Cuando un vehículo choca contra una superficie fija, o contra el cuerpo de una persona,
usualmente sufre desperfectos en el renglón de sus accesorios de cristal; igualmente,
cuando un delincuente penetra al interior de un local o una vivienda puede fracturar de ex-
profeso o accidentalmente el vidrio de una puerta o ventana, o pueden ocurrir
fragmentaciones en una botella utilizada como medio de defensa o de agresión. En cada
una de estas situaciones aunque grandes pedazos de vidrio pueden ser hallados en la escena
del suceso la mayor importancia se concentra en los diminutos fragmentos que tienden a
permanecer adheridos a la ropa debido a sus bordes finos y dentados.
Tales partículas no se desprenden con facilidad de las heridas o de las prendas de vestir;
pueden también ser halladas en la suela de los zapatos, cuando la persona ha caminado
sobre el área donde han caído pequeños fragmentos.
Jamás será omitida su búsqueda y colección, toda vez que las partículas de vidrio, una
vez estudiadas sus constantes físicas, ofrecen informaciones o datos tan fehacientes, que
permiten conocer con exactitud su fuente de origen.
Con respecto a los grandes fragmentos, su gran utilidad radica en las características de
sus bordes, pudiendo ser utilizados para practicar acoplamientos en áreas de origen, o como
fuente de ejemplares de comparación.
Cuando un cuerpo agudo, o un proyectil, hacen impacto perpendicularmente sobre una
lámina de vidrio, las fracturas se diseminan alrededor del orificio, en disposición radial, y
con uniforme distribución. Las fracturas radiales aparecen cruzadas por facturas

64
concéntricas que se originan en un segundo tiempo: las líneas radiales son continuas,
mientras que las concéntricas están interrumpidas en los puntos de cruzamiento con las
anteriores.34
Pero si el balazo se sucede en dirección oblicua, desde el lado derecho, por ejemplo,
pocas fracturas serán producidas de ese lado, observándose la mayoría de las mismas hacia
el lado izquierdo;35 lo contrario sucede si el impacto incide por el lado izquierdo. Mientras
más agudo es el ángulo de incidencia, mayor .es el número de astillas proyectadas en el
lado opuesto.
Las fracturas radiales por impactos perpendiculares originadas por cuerpos u objetos de
superficie roma -una pelota, el puño, etc.-, no presentan una línea regular como lo hace un
cuerpo agudo; en estos casos, el estudio de la sección transversal de un fragmento, mostrará
una secuencia de líneas curvas, correspondientes a las fracturas radiales, abiertas en
abanico hacia el lado opuesto al impacto 36
En robos simulados, o en persecuciones de vehículos; puede surgir el problema de
determinar si la perforación de un cristal fue hecha desde dentro o desde afuera; la
observación del orificio permitirá fácilmente conocer la dirección del balazo o de la fuerza
que originó el orificio o la fractura: en el lado opuesto a la superficie de impacto, se
desprende mayor número de astillas. 37
Experimentos realizados por Nelson y Revell en Nueva Zelandia, han demostrado que
cuando se aplica una fuerza -un martillo, una bala, o el puño sobre una lámina de vidrio, la
fuerza de compresión o impacto arquea la lámina hasta donde lo permite su límite de
elasticidad; en la cara opuesta a la compresión, se origina una fuerza de tensión que da
inicio a las fracturas radiales, ésto es, la lámina comienza a fracturarse en la cara opuesta -
lado convexo-, donde se originan las líneas radiales de fractura.

34) (ver Fig. 31)


35) (ver Fig. 32)
36) (ver Fig. 33)
37) (ver Fig. 34)

65
Estas fracturas radiales circunscriben fragmentos triangulares de vidrio, los cuales se
doblan en dirección opuesta al impacto, dando origen a un segundo tipo de fractura, cuyas
líneas son concéntricas al punto de impacto u orificio, y se producen en la cara de la
compresión inicial -lado cóncavo-. Estas fracturas concéntricas son las que proyectan los
fragmentos de vidrio que caen en dirección a la persona que motivó la fuerza compresiva,
en cuya ropa se hallarán diminutas partículas en razón a la intensidad de la fuerza, a la
distancia en que se encuentra la persona, y al grosor o calidad de la lámina de vidrio.38
Cuando el cristal de una ventana se fractura debido a la acción del calor intenso, como
puede suceder en los incendios, las astillas de vidrio san proyectadas en dirección a la
fuente del calor. Se podrá saber si las fracturas han sido originadas por acción del calor o
fueron producidas por un impacto exterior, mediante la observación del tipo de línea en la
fractura: las líneas de fractura originadas por acción de un calor intenso, son líneas
onduladas.39
Los llamados cristales de “seguridad”, usualmente tienen mucha importancia por el tipo de
lesión que pueden originar cuando son fracturados, en razón a su modalidad o clase. Se
distinguen con dos denominaciones: el cristal templado y el cristal laminado, conforme la
aprobación de la American Standards Association. El cristal de seguridad laminado está
constituido por dos paneles de vidrio unidos entre sí por una o más capas de un material
plástico, de tal manera que al romperse, se producirá una fractura focal, con limitadas
líneas radiales.40 Cuando el impacto es considerable, pueden desprenderse grandes
fragmentos capaces de originar lesiones incisas. Este tipo de vidrio es especialmente
vulnerable a los golpes producidos por objetos grandes y redondeados. En uno de los
bordes de este cristal se rallará una sigla designada AS-l, indicando que se trata de un
cristal de seguridad laminado, que ha sido sometido a pruebas de resistencia y distorsiones
ópticas.
El cristal de seguridad templado consta de una sola pieza de vidrio, sometida al calor, y
posteriormente endurecida por enfriamiento rápido a la acción de una corriente de aire.
Este cristal es de tres a ocho veces más fuerte que el tipo laminado, pero cuando se fractura,
especialmente debido a la acción de objetos pequeños y agudos, los fragmentos se
proyectan en forma de “lluvia” interesando todo el cristal;41 cuando estos pequeños
fragmentos no son proyectados, debido a una fuerza o impacto de poca intensidad, dificulta

66
la visibilidad del conductor de un vehículo, razón por la cual en los Estados Unidos, todo
parabrisas o vidrio delantero de automóviles debe ser de cristal laminado. El tipo de lesión,
como se comprende, es el de las múltiples escoriaciones, con incrustaciones de pequeños
fragmentos o partículas de vidrio en la intimidad de los tejidos. La sigla AS-2 distingue al
cristal templado, y significa que el cristal ha sido sometido a pruebas de impactos, pero no
a pruebas ópticas de distorsión. La mayoría de los automóviles europeos lleva este tipo de
cristal en su parabrisas. Con excepción de los vehículos blindados, o ciertos automóviles de
elevado precio, la gran mayoría lleva AS-2 en las ventanas laterales y traseras.

38) (ver Fig. 35)


39) (ver Fig. 36)
40) (ver Fig. 37)
41) (ver Fig. 38)
El color que presentan ciertos vidrios se debe a la adición de óxidos, como el de plata,
uranio, manganeso y níquel, que confieren al vidrio un color amarillo; los de cobre, hierro
y cobalto, que originan un color azul; el óxido de oro y el protóxido de cobre que dan un
color rojo, o el óxido de cromo y el protóxido de hierro que confieren al vidrio un color
verde.

Instrucciones

Todos los objetos, prendas de vestir, calzados, etc., sospechosos de contener partículas
de vidrio, serán colectados. No se intentará buscarlos en dichas piezas, ésta es una función
del personal de Laboratorio; sin embargo, cuando los fragmentos son hallados en
superficies intransportables, serán colectados mediante el uso de pinzas adecuadas,
evitándose nuevas fracturas.
En accidentes del tránsito, no omitir la colección de todos los fragmentos,
particularmente aquellos que podrían corresponder a faros delanteros y a las luces de
“stop”.
En los puestos asistenciales, el pesquisa debe solicitar de los médicos la obtención de

67
partículas de vidrio extraídas de las heridas relacionadas con el caso que se investiga.

Preservación

Todas las piezas o prendas de vestir que puedan contener partículas de vidrio, serán
preservadas por separado. No mezclar los fragmentos hallados en la escena del suceso con
otros localizados en áreas vecinas. Cada hallazgo será enviado en embalaje individual.
Los bordes de los grandes fragmentos serán meticulosamente preservados en especial los
de botellas, vasos, faros de automóviles, por la extraordinaria importancia de posibles
acoplamientos con la fuente de origen.

18 - TIERRA

Generalidades

Como evidencia física, el material de que normalmente se compone el suelo natural,


ofrece datos insospechables en las posibilidades de establecer exacta relación entre objeto
que contiene el material, y el escenario del crimen. De allí su gran significación, un
respecto a neumáticos y calzados.
En la modalidad de arena, también encierra positivo interés en las prendas de vestir.
Debido al impacto producido en los accidentes del tránsito, es posible encontrar suficientes
muestras del material en el sitio del hecho.
Este material es una mezcla de innumerables componentes, pero con ciertas
particularidades físicas que permiten establecer notables diferencias entre áreas sumamente
próximas. Es posible señalar localizaciones o puntos con una separación de cincuenta
centímetros, debido a las diferencias de densidad presentadas por las diversas zonas de una
misma área.
Instrucciones

Si la tierra se encuentra firmemente adherida a un objeto bajo la condición de lodo o


fango, nunca se tratará de aislar el material de la superficie que lo contiene; todo el objeto
debe ser recuperado. Si se sospecha que el material es muy blando o fácilmente

68
desprendible, como ocurre en la modalidad de arena o polvo, se procederá a colectar el
material en un pedazo de papel limpio, o sobre adecuado. Se tendrá mucho cuidado de no
mezclar las muestras concentradas en diversas áreas del objeto.
En accidentes del tránsito, todas las muestras halladas en el sitio del suceso serán
colectadas por separado. Cuando la muestra de tierra es hallada en superficies de objetos
grandes e intransportables, el material será colectado mediante el uso de instrumentos
meticulosamente limpios, a fin de evitar contaminaciones.

“Standards” de comparación

En el sitio donde se sospecha que un vehículo ha sido conducido, o en aquellas zonas


donde se supone que ha caminado el indiciado, serán tomados los “standards” o
muestras de comparación. Normalmente, es suficiente colectar la cantidad que cabe en
una mano cerrada. Es obvio evitar todo tipo de contaminación, por la sensibilidad de las
determinaciones de Laboratorio.

Preservación

Muestras de tierra húmeda, no serán embaladas hasta cuando el material haya sido
secado a temperatura ambiente. Cada muestra será preservada por separado en bolsas de
papel resistente o sobres apropiados y limpios.

Registro

Las informaciones acerca de la exacta localización de la muestra, deben ser detalladas en


la libreta personal de notas, así como también, deben ser suministradas en las etiquetas
individuales que acompaña a cada muestra.

19.- PINTURA Y OTROS BARNICES

Generalidades

Como evidencia física, la pintura es particularmente útil cuando se presenta bajo la forma

69
de costras o escamas. Tales fragmentos se originan cuando la superficie pintada sufre
deformaciones debido a la acción de fricciones o impactos violentos, como son los defectos
producidos por la acción de herramientas, o por las colisiones en los accidentes de tránsito.
El material puede también ser hallado en forma de polvos, o en la producción de
manchas, entre las cuales deberán incluirse las originadas por productos cosméticos,
barnices protectores, y lacas.
De una manera general, la pintura puede ser de tipo oleoso, como ocurre con la mayoría
de los productos corrientes; pueden ser emulsiones elaboradas en un medio acuoso, como
son casi todas las pinturas destinadas a interiores, o entonces, aquellas cuyo colorante está
disuelto en un compuesto volátil, como sucede con las lacas y una gran variedad de
barnices.
El número, secuencia, y colores de los estratos presentes en una costra de pintura, son
elementos de gran significación en los estudios de esta evidencia física, al lado del
comportamiento ante los diversos solventes. Por otro lado, los fragmentos de pintura
ofrecen la posibilidad de realizar acoplamientos físicos sobre el área de donde provienen -a
manera de rompecabezas-, cuando se ha tenido la precaución de colectar todas las costras
halladas en el sitio del hecho, proporcionando así un dato inequívoco acerca de su fuente de
origen.43
En muchos casos las costras de pintura presentan muestras del material de que está
constituida la superficie sobre la cual fue aplicada la pintura, observándose entonces la
presencia de pequeños fragmentos de madera, material calizo, material plástico, etc.,
hallazgos que contribuyen poderosamente a completar las pruebas en su identificación.
En los vehículos automotores, la capa inicial de pintura aplicada como base,
generalmente de color marrón, gris, o rojo, juega igualmente un importante papel en los
estudios de Laboratorio, a la par que la ubicación, número, y tonalidades de los estratos en
las diversas capas subsiguientes; los análisis de tales particularidades ofrecen
informaciones de gran utilidad cuando un automóvil ha sido repintado total o parcialmente,
razón por la cual, en la colección de los “standards” de comparación, deben ser obtenidas
muestras representativas de las superficies pintadas en las diversas áreas de la unidad.
Una información solicitada a la Nason Automotive Finishes, indica que tanto la Ford
Motor Company, como la Chrysler, la Studebaker, y la American Motors (Nash), utilizan

70
en sus productos un esmalte sintético. La General Motors pintó sus vehículos con una laca
a base de nitrocelulosa hasta el año de 1958, pero a partir de 1959, sus modelos llevan
como pintura una laca acrílica.

Instrucciones

Jamás se intentará desprender una muestra de pintura localizada en la superficie de un


instrumento o herramienta. Las costras de pintura o las trazas de este material adheridas
firmemente a piezas o a fragmentos de objetos, serán convenientemente preservadas en su
totalidad, colectándose todo el objeto o pieza que las contiene, sin mezclarlos o unirlos.44
Cuando el material es hallado sobre la superficie de un objeto intransportable, se tomarán
todas las precauciones a fin de evitar pérdida o contaminaciones por el uso de un
instrumento inadecuado o sucio. Todas las costras localizadas en el sitio del suceso, serán
colectadas con acuciosidad mediante el uso de pinzas adecuadas, evitándose toda fractura o
adición de substancias extrañas. Particular importancia merecen los casos relacionados con
vehículos que se han dado a la fuga.
43) (ver Fig. 40)
44) (ver Fig. 41)
“Standards” de comparación

Muestras de fuentes conocidas serán colectadas a los requerimientos de una comparación


ulterior. En la obtención de estas muestras, los ejemplares deben incluir todas sus capas o
estratos.
Cuando un vehículo sospechoso es localizado, las muestras serán tomadas en diversas
áreas de la unidad: maleta, capó, techo, cada una de las puertas, .y cada guardafango,
debido a la posibilidad de haber sido repintado. Cuando el automóvil exhibe desperfectos
en su pintura por abolladuras presentes, las muestras serán colectadas en los bordes mismos
de la avería, así como en las zonas ya mencionadas.

Preservación

Si la mancha de pintura es aún fresca, debe ser secada a temperatura ambiente. Los

71
bordes de cada costra colectada no deben sufrir modificaciones por fracturas secundarias.
Los objetos transportables que presentan muestras del material, serán preservados
individualmente. Los fragmentos o costras de pintura serán conservados en pequeñas cajas
sobre un lecho de algodón. Se evitará todo tipo de contaminación y, obviamente, la pérdida
de las muestras.

20.- YESO Y OTROS MATERIALES DE CONSTRUCCION

Generalidades

Estos materiales consisten en polvos agregados de partículas o fragmentos, entre los


cuales destacan el concreto, el yeso, y el cemento, así como sus derivados. En relación
principalmente con robos, la identificación de estos materiales en ciertas áreas de aquellos
instrumentos o herramientas utilizados, permite establecer sus relaciones con el sitio del
hecho. En el mismo sentido, otros materiales presentan igual interés, como son las
baldosas, ladrillos, maderas, plásticos, ciertos tipos de fibra, barras metálicas, materiales
aislantes, etc.
Partículas de estos materiales pueden ser localizadas en taladros, cinceles, martillos,
serruchos, picos, etc., como también es posible el hallazgo de muestras en las propias
bolsas o cajas destinadas a guardar tales herramientas, o entonces, en la superficie de
prendas de vestir.

Instrucciones

Todo instrumento de este tipo presuntamente utilizado en el caso que se investiga, será
manejado con mucho cuidado a fin de evitar la pérdida de partículas de estos materiales
adheridas en ciertos puntos de su superficie. Las prendas de vestir, y en especial los
calzados, deben ser manejadas con mucha suspicacia.
Cuando las herramientas son localizadas dentro de su bolsa o caja, deben ser mantenidas
en su sitio, colectándose todo el conjunto. Será evitada toda contaminación por adición de
cuerpos extraños, así como los roces o contactos, que además de ocasionar el
desprendimiento de trazas adheridas, pueden dañar la presencia de posibles huellas

72
dactilares latentes.
Cuando se supone que el material adherido puede desprenderse con facilidad, éste será
colectado en un pedazo de papel fino, con la consiguiente indicación o referencia acerca del
punto exacto del hallazgo.

“Standards” de comparación

Serán obtenidas muestras de cada tipo de material presente en el área afectada o


intervenida por el autor del hecho, que servirán como elementos de comparación con las
partículas halladas en las herramientas incriminadas, o en la superficie de prendas de
vestir.

Preservación

Aquellas zonas del instrumento o herramienta que exhiban partículas o trazas del
material, serán protegidas de acuerdo a las particularidades de cada superficie, con la
condición de impedir contactos o roces. Cada ítem será protegido en forma individual. Los
embalajes de las muestras de comparación, deben contener referencias en sus etiquetas
individuales, acerca del sitio exacto de la colección.

21.- OBJETOS METALICOS Y PLASTICOS ROTOS

Generalidades

Piezas metálicas o de material plástico que han sufrido desperfectos en la comisión de un


hecho punible, no necesariamente son halladas en .el sitio del suceso. Cuando un vehículo
arrolla a una persona y se da a la fuga, es .posible localizar en la escena una que otra pieza
metálica, generalmente con desperfectos en su superficie; pero con más frecuencia, estas
piezas son renovadas en talleres mecánicos, donde resulta posible localizarlas.
Entre las pertenencias de una persona sospechosa, en relación con robos o asaltos,
pueden ser halladas porciones o restos de piezas metálicas y plásticas, cuyo estudio permite
establecer sus relaciones de origen. En relación a accidentes del tránsito, estas piezas
generalmente se refieren al renglón de los ornamentos niquelados.

73
Instrucciones

Todas las piezas o los restos de las mismas serán colectados; los manejos encaminados a
su traslado o embalaje deben permitir el mantenimiento o conservación de sus
irregularidades o forma original de hallazgo. Se tendrá mucho cuidado de no originar
contactos o roces con su superficie, a fin de evitar la contaminación o dañar las posibles
huellas dactilares latentes. La superficie de estas piezas puede contener, además, huellas de
trama .de tejidos debido a impactos violentos contra la ropa de la víctima en casos de
automóviles que se dan a la fuga. A la par, estas superficies pueden contener manchas de
muy diverso origen, pelos, fibras, u otros hallazgos de interés.

Preservación

La forma original de la pieza debe ser preservada de dobleces secundarios. Cuando la


superficie de la evidencia contiene manchas u otros elementos de interés, su embalaje ha de
permitir la conservación de tales hallazgos. Toda mancha fresca será 'sometida a previo
secado natural bajo techo. Cada una de las piezas colectadas será embalada y etiquetada por
separado.

22.- GRASAS Y SUBSTANCIAS SIMILARES

Generalidades

Los materiales oleaginosos pueden ser hallados en forma de manchas, finas películas, o
formando pequeñas masas esféricas. En ciertas circunstancias, las grasas pueden servir de
base o medio en la formación de huellas, como también, guardar una relación directa o
particular en la comisión de ciertos hechos punibles. La ropa de una persona arrollada por
un vehículo puede presentar muestras del' material; barras o lápices cosméticos para el
maquillaje transfieren con facilidad el producto a prendas de vestir o en áreas relacionadas,
pueden contener pelos u otros elementos de interés en el caso que se investiga.
Innumerables son las situaciones en las cuales los materiales grasos pueden constituir

74
importantes evidencias; muchas de estas substancias pueden ofrecer valiosas informaciones
acerca de la ocupación, o contactos ocurridos, permitiendo establecer nexos de gran
importancia para la pesquisa.

Instrucciones

Pequeñas porciones de este material pueden ser colectadas por raspado suave de la
superficie que las contiene; cuando posible, la zona o el área que aloja la sustancia grasa
puede ser separada mediante cortes practicados a su alrededor.
Antes de colectar el material, se practicarán fotografías de la superficie que contiene la
sustancia grasa, como también tomar nota de la presencia o no de posibles huellas
dactilares.

Preservación

El área que contiene el material ha de ser protegida antes de proceder al embalaje del
objeto o pieza, evitando cualquier contacto con zonas vecinas. Aquellos cuerpos extraños,
como pelos, fibras, u otros elementos presentes en la intimidad de la sustancia, serán
conservados en sus condiciones de hallazgo.

23.- INSTRUMENTOS CORTANTES E INSTRUMENTOS


CONTUNDENTES

Generalidades

Tanto los instrumentos cortantes como los contundentes, figuran entre los objetos más
comunes en la comisión de hechos punibles, dando origen a heridas incisas y contusas
respectivamente. La extensa gama de estos objetos, tales como cuchillos, navajas, puñales,
machetes, tijeras, sierras, objetos de superficie roma, cabillas, piedras, etc., dejarán signos
indicativos del tipo de instrumento utilizado, y la gravedad de las heridas producidas
dependerá de la región anatómica afectada, así como también, de la intensidad de la acción.
Un destornillador, una llave inglesa, un cincel, una cabilla, una llave “en cruz”, o un

75
punzón, son instrumentos frecuentemente utilizados para defenderse o para atacar. Las
lesiones corporales pueden ser una combinación de heridas contusas, incisas, y punzo-
penetrantes, o puras en su modalidad.
Al mismo tiempo, materiales o substancias que proceden de la superficie interesada o de
la intimidad de la zona comprometida, se adhieren al instrumento, ya en trazas o en
cantidades apreciables. El hallazgo de estos materiales juega un importante papel en el
estudio del arma incriminada, de tal manera que la clave en la colección y la preservación
de estos agentes vulnerantes, radica en la observancia de las normas de protección de
manchas, partículas, huellas, y toda sustancia presente en estos instrumentos.

Instrucciones

Todo instrumento o pieza sospechosa será colectado y manejado con esmero,


principalmente en lo que se refiere a las contaminaciones, ya por adición de materiales
extraños, alteraciones intrínsecas en las manchas presentes, o pérdida de materiales o
sustancias adheridas al objeto.

Presentación

Toda la superficie y los bordes del instrumento incriminado, recibirán una cuidadosa
protección; si se sospecha que algún material o sustancia presente en la pieza puede
desprenderse con facilidad, se procederá a su separación mediante el uso de pinzas o
utensilios apropiados para ser luego preservado en un envase o receptáculo adecuado. Cada
pieza o instrumento será embalado individualmente, evitándose todo contacto entre los
mismos antes de proceder a su embalaje. Los envíos estarán acompañados de su etiqueta,
con indicaciones exactas acerca del sitio donde fueron hallados, dentro o fuera de la escena
del suceso.

76
24.-MARCAS DE HERRAMIENTAS

Generalidades

Las herramientas están confeccionadas de un material de gran cohesión molecular, de tal


manera que las acciones ejercidas por aplicación de estos instrumentos, dejarán marcas en
las superficies sobre las cuales ejercen presión.
Naturalmente, mientras más blanda, suave, y fina es la superficie intervenida, mejores y
más características son las marcas dejadas. Usualmente las áreas marcadas corresponden a
superficies de madera o de metal.
Es así como el uso de un cincel, un martillo, una “pata de cabra”, taladros, hachas,
pinzas, cuchillos, sierras, etc., dejarán marcas .sobre un material más blando que el de la
herramienta en cuestión, marcas que presentarán particularidades tan características, que
permiten identificar el instrumento que las ha producido. Los recursos de la
fotomicrografía, aplicados en las comparaciones de estas marcas, permiten señalar pruebas
tan .convincentes como es posible hacerlo en las comparaciones del rayado de un proyectil.
Por otra parte, se tendrá en mente que la herramienta misma puede colectar material de la
superficie sobre la cual ejerció presión, cuyas trazas quedarán adheridas en los puntos de
contacto, como pintura, aserrín, material plástico, etc., que son elementos de gran utilidad
para relacionar el instrumento incriminado con la superficie intervenida.
En el barniz o en la madera de una puerta o ventana, de una gaveta, o en las secciones de
corte de un alambre, serán halladas las marcas que permitirán la identificación de la
herramienta utilizada.45 A veces, el pesquisa podrá hallar parte de la herramienta en el sitio
del suceso, por abandono involuntario del delincuente.
El estudio de estas marcas ofrece también la oportunidad de su clasificación, lo que
permite .efectuar registros en el Laboratorio, a los propósitos de ulteriores requerimientos
desde el punto de vista del modus operan di de los delincuentes.
Las marcas dejadas por las herramientas son clasificables en dos tipos: (a) por compresión,
y (b) por fricción. Las marcas por compresión constituyen depresiones que son una
reproducción tridimensional negativa de la superficie del instrumento. Desde luego, estas
marcas consisten en una reproducción del área aplicada, con sus Irregularidades e
imperfecciones. Un martillazo, o una punzada, por ejemplo, deja este tipo de marca. Las

77
marcas por fricción resultan cuando los bordes de-la herramienta rasguñan la superficie de
un objeto, originándose estriaciones muy características; es el caso de las marcas dejadas
por un alicate, una lima, o una sierra.

45) (ver Fig. 42-A y Fig. 42-B)

Instrucciones

Siempre que sea posible, toda la superficie que presenta la marca será colectada; en caso
contrario, se practicarán moldes de la marca en cuestión. La sustancia más indicada para
este tipo de moldeado es la goma de silicona, - ver Apéndice V -; sin embargo, es mejor
trasladar al Laboratorio la superficie o zona que exhibe la marca, donde se practicarán los
moldes. Jamás se intentará acomodar el borde del instrumento o herramienta sospechosa
sobre el lecho de la marca a ser estudiada, debido a las alteraciones que pueden ocurrir en
la misma.

Preservación

Aquellos objetos que portan marcas de herramientas, serán colocados en receptáculos


rígidos, cajas de cartón resistente, etc., evitándose cualquier daño en la zona que presenta la
marca. Debe tenerse mucho cuidado para no perder algún material adherido, generalmente
trazas, en el lecho o en las proximidades de la marca.
Aunque las fotografías de las marcas de herramientas son adecuadas a los propósitos de
informes y registro, naturalmente no tienen ningún valor en los exámenes de comparación.
(Ver Apéndice V)

25.- HUELLAS DE NEUMATICOS, CALZADOS, TRAMAS

Generalidades

78
La comparación de las huellas dejadas por los neumáticos de vehículos, los calzados, como
también, por la trama de los tejidos, no siempre son tareas fáciles de realizar; pero las
informaciones que pueden ofrecer son suficientes para permitir el establecimiento de las
relaciones de origen.
La formación de estas huellas puede ocurrir bajo muy diversas circunstancias: cuando un
automóvil se desplaza sobre un terreno blando; cuando el vehículo es frenado
violentamente sobre un pavimento duro y liso; cuando a través de la deambulación los
zapatos ejercen presión, por la cual, además de dejar constancia de las pisadas, ofrece
indicios de si la persona iba o no corriendo, o si desconocía el lugar, ante los signos de
haber tropezado; cuando la persona cae sobre tierra blanda o arena, al dejar en la superficie
de contacto los detalles de sus prendas de vestir; o entonces, cuando el anillo niquelado del
faro delantero de un automóvil choca con violencia con el cuerpo de una persona, en cuya
superficie quedarán signos evidentes de la trama de los tejidos de la ropa.
Estas huellas se originan debido a la presión que el objeto ejerce sobre una superficie, o
por la resistencia que ofrece el cuerpo a una acción violenta.
Se distinguen dos modalidades de huella:
1.- Pueden producirse cuando el objeto imprime sus características mediante una acción
directa sobre una superficie dura y lisa, en cuyo caso se origina una huella impresa. Es el
tipo de huella que produce un frenazo sobre el pavimento, como también, aquella que se
forma cuando la superficie de un cuerpo, untada de pintura, sangre, grasa. etc., toca por
presión otra superficie dura y lisa.46
2.- El otro tipo de huella ocurre cuando el objeto ejerce presión o resistencia sobre una
superficie blanda, en cuya superficie quedarán las características, accidentes, o detalles del
objeto reproducidos en las tres dimensiones; en este caso la huella es denominada huella
plástica; como ocurre cuando un neumático, un zapato, o el pie desnudo, ejerce presi6n
sobre el fango, la arena, la nieve, etc.,47 lo mismo que sucede cuando las crestas y los
surcos dactilares dejan el dibujo del pulpejo en el jabón, la cera, la grasa, la pintura fresca,
el alquitrán, etc.

Huellas de neumáticos

79
El estudio tendiente a la identificación de neumáticos por medio de las huellas, no se
basa estrictamente en los diseños presentes en la parte central de la banda de rodamiento,
ya que tales dibujos pueden desaparecer total o. parcialmente de acuerdo al uso o desgaste
de la pieza, aunque cuando están presentes, son de mucha utilidad. Interesan sobre todo,
aquellos surcos que se encuentran situados en el borde exterior de la banda de rodamiento,
cuyas estriaciones están normalmente orientadas en sentido perpendicular a la dirección de
desplazamiento normal.48
Todo neumático de vehículo automotor exhibe en su banda lateral una numeración de
clase; sea por ejemplo un neumático 6.70-15; ésto significa que el diámetro del rin es de 15
pulgadas, y el número 6.70 representa la anchura del neumático en pulgadas, medida que
va desde la pestaña del neumático hasta el borde exterior de la banda de rodamiento. Con
estos valores se determina el diámetro externo del neumático mediante el siguiente cálculo:

6.70 x 2 + 15 = 28.40 pulgadas

El valor de la anchura del neumático se multiplica por 2, toda vez que la pieza presenta
dos bandas laterales.
Los “standards” de comparación, que son los diferentes tipos de neumáticos utilizados
en los vehículos, son clasificados en el Laboratorio a fin de poseer un registro de archivo.
La clasificación de cada muestra es elaborada en base a la siguiente fórmula general:
N=M/C en la cual, M representa el número total de surcos presentes en el borde exterior
del neumático, y C es la circunferencia del mismo. N es el valor clave de registro para cada
neumático, cuyo número es fácil conocer cuando se ha calculado la circunferencia de la
siguiente manera: el valor del diámetro externo del neumático (28.40 pulgadas) es
multiplicado por el valor de Π (3.1416).

46) (ver Fig. 43)


47) (ver Fig. 44)
48) (ver Fig. 45)
En una huella determinada se procede a contar el número de surcos o estriaciones
presentes, cuyo valor se designa con la letra n, que es luego dividido entre la longitud L que
presenta la huella de tales estriaciones.49 La relación n/L es el valor de N para el neumático

80
que ha originado esa huella, de tal manera que con ayuda de los valores de N que se tienen
como registro de archivo para los “standards” de comparación, se conoce la clase o tipo de
neumático que produjo la huella.
Los otros hallazgos presentes en la huella, relativos a los diseños propiamente dichos,
servirán para confrontaciones y estudios referentes a ciertas particularidades, cuando
presentes.

Huellas de calzado

En la deambulación, el tacón es la primera parte del zapato que asienta sobre el suelo,
para luego hacerlo la planta; en seguida el pie es levantado, ejerciendo presión final sobre
el área que corresponde a los dedos.
En una gráfica de pisadas es fácil comprobar que las huellas de una persona que corre,
son menos aparentes que aquellas originadas a través de la marcha normal; pero cuando la
persona está bajo el efecto del cansancio, y disminuye el ritmo de la carrera, las huellas se
van haciendo más claras a medida que asienta todo el pie.
En una gráfica de pisadas se estudiarán (a) la línea de orientación, (b) la línea de paso, y
(c) la línea de pisada.50
La línea de orientación señala la dirección de la marcha o sentido de desplazamiento. La
línea de paso es la distancia existente entre los centros de los tacones en dos huellas
consecutivas; esta línea será mayor en las personas de elevada estatura, con las reservas que
es necesario tener .en cuenta, ante la posibilidad de ciertos estados patológicos del
abdomen, que también originan una línea de paso mayor. Generalmente, cuando esta línea
supera la longitud de 1 metro, corresponde a personas que se desplazan corriendo. La línea
de pisada es aquella que une los bordes internos de las huellas de los tacones; ésta es una
línea quebrada, cuyas irregularidades se incrementan en las personas obesas, o de mucho
peso; esta línea está en función de la mayor o menor separación de los pies durante la
marcha.

Instrucciones

81
Tanto las huellas impresas como las huellas plásticas serán fotografiadas de acuerdo a las
instrucciones señaladas en el Apéndice IV, donde también se estudia el moldeaje de las
huellas plásticas, operación que ha de practicarse con todo cuidado y esmero.
Si se trata de una huella impresa sobre una superficie transportable, todo el objeto debe
ser colectado; en caso contrario, se procederá a “desprender” la huella por estarcimiento
con una película fotográfica previamente fijada con hiposulfito. Para ello, la hoja
transparente es humedecida y puesta a secar por sí sola; en estas condiciones la hoja se
torna adhesiva y lista para ser aplicada sobre la huella impresa.
49) (ver Fig. 46)
50) (ver Fig. 47)
La hoja ha de cubrir toda la huella, ejerciéndose suave presión sobre la misma, para luego
desprenderla tirando de uno de sus bordes hacia atrás.51 La hoja se preservará colocándola
sobre una lámina resistente de tamaño adecuado, procediéndose entonces a marcarla o
codificarla. De acuerdo a los diferentes tipos de huellas impresas, puede ser utilizado
cualquier medio propio para “desprender” huellas dactilares.
Los “standards” de comparación en calzados pueden ser realizados mediante entintado
con un rodillo, pero es conveniente que se tomen previamente algunas muestras haciendo
caminar a la persona indiciada sobre un papel blanco.
La preservación de estas evidencias se ajusta a las normas señaladas en el punto Nº 26 y
el Apéndice IV.

26.- HUELLAS Dactilares

Generalidades

La huella dactilar constituye una evidencia física cuyo hallazgo es posible en cualquier
tipo de delito. Esta evidencia puede estar presente como huella visible, o como huella
latente; sin embargo, esta última, en muchas ocasiones puede hacerse visible mediante el
auxilio de una iluminación tangencial.
No solamente la secreción sudorípara a través de los poros permite dejar constancia de
las particularidades de las crestas papilares u otras superficies del cuerpo, como también, la
concurrencia de materiales untuosos y substancias colorantes; de tal manera que el dibujo

82
dactilar puede quedar sobre una superficie lisa y dura, a merced de materiales grasos o de
substancias cuyo color confiere visibilidad al dibujo, para constituir un diseño impreso,
como también, en superficies dúctiles, como es el caso de las huellas dejadas en el jabón, la
cera, pintura fresca, etc., donde los detalles del pulpejo quedarán reproducidos en las tres
dimensiones. Es así como las características papilares reproducidas en superficies duras y
lisas, constituyen huellas impresas, y aquellas reproducidas en superficies maleables o
dúctiles, constituyen huellas plásticas, como podría ocurrir también con un neumático o un
zapato sobre el fango. -ver punto Nº 25.
Con respecto a lo anteriormente expuesto, es de hacer notar que algunos investigadores
reservan la expresión de “huella” dactilar, para significar aquellos dibujos papilares dejados
sin la expresa voluntad de la persona, sin su conocimiento, accidentalmente, como puede
ocurrir en un hecho punible, y por otro lado, designan como “impresión” dactilar, a los
dibujos dejados de ex profeso, con la colaboración de la persona, y con una finalidad
determinada. Disentimos de ese criterio, toda vez que los indicios y evidencias que resultan
del contacto entre dos superficies, son clasificados en función a la naturaleza de los
mismos, en base a un criterio físico, real, demostrativo, y de ninguna manera en razón a
circunstancias ajenas al razonamiento objetivo. De tal manera que la voluntad y el
consentimiento de una persona, no puede ser punto de partida para clasificar una evidencia
física. Los dibujos obtenidos en la confección de una ficha o una cédula de identidad, son
sencillamente, huellas impresas, como, lo son también los dibujos tomados en cadáveres,
toda vez que han sido realizados mediante entintado del pulpejo sobre una superficie lisa y
dura.

51) (ver Fig. 48)

Instrucciones

Aquellos objetos sospechosos de contener huellas dactilares latentes, serán colectados


con el esmero que este tipo de hallazgo merece. Se evitará la contaminación de la
superficie del objeto por contactos con los dedos, o mediante roces, que originarán estrías
de fricción que dañan por completo el hallazgo.

83
Cuando la huella está presente en la superficie de un objeto intransportable, se intentará
separar por cuidadoso corte la parte que la contiene; en caso contrario, necesariamente la
huella será activada en el sitio del suceso.
Toda huella visible o toda huella latente activada, debe ser fotografiada antes de
procederse a su “desprendimiento”; la importancia de esta fotografía radica en el hecho de
contar con una prueba de haberse hallado huellas en determinado objeto o superficie.
Generalmente, son las huellas latentes las que merecen la mayor atención, y existen
muchos medios o procedimientos para activarlas, principalmente en función a la naturaleza
y color del soporte, como a la edad de la huella. Los polvos utilizados deben ser muy finos,
uniformes, y de un color que establezca contraste.
Estos polvos son esparcidos mediante el uso de un fino pincel o brocha de pelo de
camello, sobre todas las áreas sospechosas de contener huellas latentes, hasta lograr que
resalten los detalles. Mediante colocación de la cinta adhesiva sobre el área activada, y por
suave presión sobre la huella, el dibujo formado por el polvo se fija a la cinta por adhesión,
pudiendo luego ser separada de la superficie y enviada al gabinete de Dactiloscopia para su
estudio e identificación. La brocha a base de apéndices pilosos utilizada para aplicar los
polvos corrientes, es reemplazada con provecho y ventajas por la brocha magnética,
proporcionando un trabajo mas limpio y de mejores resultados. Especialmente cuando la
superficie es satinada, barnizada por aplicación de productos transparentes, superficies
plásticas, de madera, papel celofán, etc., resulta particularmente útil la brocha magnética,
por la aplicación de polvos especiales que son fabricados de acuerdo al color y porosidad
de la superficie a ser analizada, que incluye los tipos fluorescentes indicados para las zonas
multicolores.
Una huella latente sobre papel, puede ser también activada mediante el uso del nitrato de
plata -AgN03. Las soluciones acuosas de este compuesto deben ajustarse a la calidad del
papel; huellas latentes en papel Bond y en papel de seda, resultan mejor cuando se tratan
con una solución al 5%; si el soporte es áspero y muy absorbente, como sucede con el
papel de periódico, podrá utilizarse una concentración al 8%. El nitrato de plata es útil en
solución al 10% para activar huellas en soportes ásperos como prendas de vestir o piezas de
lencería. La operación debe realizarse en cuarto oscuro; se usarán guantes de goma para
evitar el contacto del reactivo con la piel, y el papel debe ser tomado con pinzas adecuadas.

84
Se introduce el soporte dentro de la cubeta que contiene la solución de nitrato de plata
durante un minuto; el papel es entonces secado entre dos hojas de papel de filtro, y
sometido a la acción de una luz artificial potente. Esta huella persiste por muchos años.
Otros métodos permiten eliminar el cuarto oscuro.
Soportes absorbentes son también tratados por los vapores de yodo después que han sido
ligeramente humedecidos; estos vapores son absorbidos por las substancias grasas del
sudor. McMorris, de Pasadena, California, divulgó a mediados de la década de 1930-1940
el método de transposición de las huellas por el yoduro de plata. Este proceso permite
trasladar la huella activada por los vapores de yodo a una placa pulimentada de plata, la
cual es presionada sobre el dibujo dactilar durante algunos segundos. Una vez transferida la
huella a la superficie metálica, ésta es expuesta a la acción de una luz artificial potente, que
permitirá su completo revelado; luego se procederá a fotografiada. Naturalmente, este
método requiere que la superficie a ser tratada sea completamente plana. Hemos obtenido
magníficos resultados con este método, el cual tiene especial aplicación en aquellas
superficies que contienen grabados impresos, que dificultan o imposibilitan la percepción
de las características papilares. Foley ha reportado resultados satisfactorios con huellas de
105 horas.
Huellas antiguas o recientes pueden ser tratadas por la ninhydrina, que actúa sobre los
aminoácidos del sudor, para lo cual se disuelve en 100 cc. de alcohol etílico, o acetona, 0,4
gr. del producto; la solución es aplicada sobre el papel por atomización, el cual es luego
introducido en una estufa a 80 grados centígrados, durante 10 minutos, o menos. Otras
soluciones incluyen la ninhydrina a 0,5% en 10% de Metanol y 90% de Tolueno. Han sido
muy utilizadas las soluciones que tienen por vehículo el Metanol, como el método original
de disolver 5 gramos de ninhydrina en 20 cc. de Metanol y 980 cc. de éter etílico. Pero,
ante la posibilidad de que estén presentes en el soporte ciertas clases de tinta susceptibles
de producir corrimientos o difusión de sus colorantes debido a la acción del metanol,
Donald Mooney, de Washington D.C., aconseja preparar la solución de 5 gramos de
ninhydrina en 20 cc. de Metanol y 1000 cc. de éter etílico, cuyo reactivo, desprovisto de
metanol, permite evitar los inconvenientes ya señalados. Somos de opinión de que la
concentración de ninhydrina debe oscilar entre 0,3 y 0,4 por ciento. En todo caso,
tratándose de activaciones de huellas dactilares latentes en documentos, escritos

85
mecanográficos, o manuscritos en general, esta operación debe siempre ser realizada por el
propio especialista grafotécnico, quien planificará su trabajo de tal manera que sean
realizadas con antelación otras observaciones sobre los elementos escriturales, susceptibles
de experimentar alteraciones por el contacto con las soluciones. De esta manera, todas las
informaciones analíticas de los documentos son aprovechables.
Hemos comprobado la posibilidad de activar huellas dactilares latentes sobre el vidrio,
después de haber permanecido en el agua por varias semanas. El reactivo utilizado es una
solución de 5 gr. de violeta de genciana en 50 cc. de alcohol a 96%, a la cual se agregan 10
gr. de ácido fénico. Esta solución se diluye en 500 ml. de agua destilada y se filtra después
de 24 horas. Mediante el uso de una pipeta, se deja caer el reactivo sobre el área que
contiene la huella. El violeta de genciana puede ser substituido por otros colorantes;
obtuvimos buenos resultados con el azul de metileno.
Otros métodos, con los cuales se han obtenido activaciones de huellas en hojas vegetales
y frutas, son ciertos procedimientos fluorescentes a base de nitrato o acetato de uranio, a la
acción de la radiación ultravioleta en cuarto oscuro, donde es posible realizar las
correspondientes fotografías.

“Standards” de comparación

El descarte de huellas será realizado mediante la obtención de los dibujos dactilares de la


víctima, familiares de la misma, o de cualquier persona que probablemente haya dejado sus
huellas en el sitio del suceso.

Preservación

Toda superficie sospechosa de portar huellas dactilares latentes, será convenientemente


protegida de contaminaciones, roces, o frotamientos. El embalaje del objeto se ajustará a
cada casa en particular, con la condición de que su superficie no. establezca ningún tipo de
contacto. Ver Apéndice VIII.

27.- DOCUMENTOS

86
Generalidades

Par una gran variedad de razones las documentos pueden estar vinculados a hechas
punibles, ya cama piezas de origen dudoso, total a parcialmente, a coma elementas
concurrentes de origen desconocida.
La firma que suscribe un documento es la expresión gráfica a la cual se subordina la
validez del mismo así como el sentido y alcance de una obligación, dependen de la
autenticidad de esa expresión autógrafa.
Las procedimientos que se hallan al alcance del juez y del abogado, para conocer acerca
de la falsedad a autenticidad de un documenta manuscrita, dactilográfico, a producida por
medio de otros sistemas de impresión, cuando amparados por una rigurosa asistencia
técnica y científica, responden a normas de valorización que descansan sobre bases
perfectamente fundadas e irrefutables.
El estudia pericial de los documentos incluye dos grandes aspectos:
(1) Análisis física y química de la pieza.
(2) Identificación del autor de la escrita.
En lo que respecta al punto (1), las técnicas relativas al estudio del soporte, las tintas, los
medios de inscripción, la determinación del orden o secuencia de lo escrito, la detección de
alteraciones practicadas por el falsario, etc., son realizadas a través de procedimientos que
se llevan a cabo de una manera relativamente rutinaria y objetiva. Lo tocante al punto (2)
se refiere a la individualización de lo escrito o impreso, su origen o procedencia, así como
la determinación de la persona autora o ejecutante de la escritura, parte en la cual entran en
juego factores de intuición, no rutinarios, pero, del mismo modo, basada en hechos
demostrables objetivamente. Particularmente en lo que respecta a la autoría de un escrito o
firma, el especialista concluye en base al estudio que hace de aquellas peculiaridades que
responden a la motricidad automática del ejecutante. La base en la cual reposa toda
conclusión de autoría, se refiere a la evaluación que hace el perito de aquellas
características que se repiten en forma reiterada en el grafismo, que dependen
exclusivamente de la manera individual de mover los músculos, por acción combinada de
movimientos de flexión, extensión, y rotación, que imprime al trazo manuscrito las
características de individualidad. En este sentido, no importan a perito en documentos

87
aquellos movimientos voluntarios del ejecutante, los cuales originan la estructuración
exterior de la grafía mediante la vigencia de la atención; todo ello puede ser imitado o
disfrazado, y he aquí que la autoría no responde a la morfología exterior, sino al hallazgo
de aquellas peculiaridades que son una respuesta de la motricidad automática del autor,
imposible de ser suplantada o desfigurada.
Sobre la base del estudio físico y químico de un documento, el perito demostrará sus
conclusiones en base al cuestionario judicial, cuyos pedimentos se relacionan con
alteraciones practicadas en la pieza, substituciones, añadiduras, cambio de tintas,
superposiciones, si papeles o tintas han sido fabricados en una fecha posterior a la que lleva
el documento, etc., cuyo estudio es suficiente para permitir calificarlo o no de fraudulento.
En lo que respecta a la parte relacionada con la identificación del autor de una firma o
escrito, el perito concluye en base al estudio exhaustivo que habrá de realizar en aquellos
trazos y rasgos que son una respuesta al automatismo del ejecutante, y jamás en base a
conjeturas o apreciaciones subjetivas. He aquí que la prueba de falsedad o autenticidad de
una firma u otro manuscrito, requiere, como en el punto (1), la demostración concluyente
de todas y cada una de las afirmaciones del perito.

Instrucciones

Todo documento que tiene o pudiera tener relación con el caso que se investiga, ha de ser
colectado. Cualquier documento puede portar huellas dactilares latentes: jamás será tomado
directamente con los dedos; el manejo de toda pieza ha de practicarse mediante el uso de
pinzas adecuadas, aplicadas a las aristas de los ángulos o esquinas.
Jamás se añadirán dobleces a un documento, como tampoco, se le practicarán
perforaciones. No intentar reparar algún daño observado, ni agregar hojas, cortarlo, o
rasgarlo. Con excepción de especialistas calificados, no se practicará análisis químico o
físico en un documento dubitado. Incluso, las activaciones de posibles huellas dactilares
latentes, deben ser realizadas por el propio perito en documentos, para luego entregar
dichos dibujos al Departamento de Dactiloscopia, donde serán debidamente procesados.
Las reproducciones o copias de un documento tienen un limitado valor: son adecuadas
para acompañar los informes, así como para propósitos de registro o archivo; todo análisis

88
será practicado directamente sobre el original, el cual será recuperado y convenientemente
protegido.

Marcas

Las marcas codificadas del pesquisa serán colocadas en una zona muy próxima a una de
las esquinas o ángulos de la pieza; ninguna otra marca será aplicada sobre el documento.
Cuando se desee señalar algún aspecto importante en el cuerpo de un documento, jamás se
hará con lápiz, tinta, u otro medio directamente sobre la pieza. No grapar o colocar “clips”
con la finalidad de sostener las hojas en estudio, evitándose así toda marca extraña y ajena
a la que debe llevar la evidencia.

Preservación

Los documentos serán protegidos en sobres adecuados, sin doblados. Aunque el papel de
manila es un material satisfactorio para preservar un documento, cubiertas plásticas pueden
ser utilizadas, con la condición de que su almacenamiento no sea definitivo. El lugar donde
se guarda un documento debe contar con Ciertos requisitos, debe ser seco, evitándose el
calor y la luz excesiva.
Un documento quemado, total o parcialmente, será preservado en una caja adecuada de
paredes rígidas, cuyo lecho es una capa de algodón, donde ha quedado depositado a través
de maniobras cuidadosas, con auxilio de un abanico para operar su movilización.
En el almacenamiento de documentos de importancia histórica, o de otros valores, el
deterioro de los mismos está principalmente relacionado con el uso de un papel de calidad
inferior y tintas baratas, aunque la contaminación de la atmósfera, la humedad, el ataque
por parte de insectos, bacterias, y hongos, contribuyen a dañar los documentos manuscritos
e impresos. La acidez es un factor importante en el papel, lo que justifica ciertos
'tratamientos químicos en bibliotecas, museos, y bancos, a fin de preservar libros y
documentos importantes.
(Ver Apéndice 1)

89
28.- DROGAS Y OTRAS SUSTANCIAS SOSPECHOSAS

Generalidades
De una manera general, las investigaciones policiales relacionadas con drogas y otros
preparados sospechosos, se refieren a casos de envenenamiento -suicidios, homicidios, o
accidentes- así como también, a la venta o uso de drogas sujetas a leyes o reglamentos
especiales.
En los casos de envenenamiento, la recuperación de la evidencia es relativamente fácil.
La actuación preliminar del pesquisa debe concentrarse en la obtención de posibles
“standards” de comparación, ésto es, en la colección de todos aquellos materiales o
sustancias sospechosas, tales como polvos, pastillas, comprimidos, cápsulas, soluciones, o
cualquier material similar que la víctima haya podido tener y posteriormente consumir.
Estos hallazgos son de un valor inestimable en la identificación de la sustancia tóxica.
Sin embargo, al tratarse de casos relacionados con el uso o la venta de drogas sujetas a
reglamentos especiales, el panorama se torna un tanto más complicado. Usualmente la
sustancia se halla escondida en los sitios más insólitos, guardada bajo tierra, etc.,52
generalmente en la forma de polvos, picaduras, o soluciones. Es posible hallar, en relación
con el caso que se investiga, ciertos atavíos, adornos accesorios, o utensilios empleados
para consumir o administrarse la droga.
Instrucciones

Particularmente en aquellos casos de envenenamiento, todo envase, papeleta, paquete, o


material sospechoso, será colectado tanto en la escena del suceso como en las áreas
relacionadas. Con frecuencia, tales hallazgos son operados en el dormitorio, la cocina,
cuarto de baño, bolsos, maletines, monederos, o en los propios bolsillos de prendas que
pertenecen a la víctima.
Todo utensilio sospechoso, aparejos, jeringas, agujas hipodérmicas, indumentarias
dudosas, etc., serán colectados.
52) (ver Fig. 49; Fig. 50; Fig. 51; Fig. 52 y Fig. 53)
No intentar la obtención de muestras aisladas localizadas en fibras o en la trama de los
vestidos: cuando un material sospechoso se encuentra adherido a las fibras de una prenda
de vestir, o es hallado en el interior de bolsillos, se colectará todo el objeto que lo contiene.

90
En la obtención de este tipo de evidencia, el material puede ser colectado en función a
las siguientes situaciones: (a) en sujeto vivo, en cuyo caso las muestras pueden ser de
naturaleza biológica, como sucede con la colección de muestras de sangre, orina, vómito,
saliva, o lavado gástrico, o entonces, muestras accesorias, como son los hallazgos de
pastillas, cápsulas, soluciones, etc.; (b) en sujeto fallecido, en cuya circunstancia, las
muestras podrán ser obtenidas antes de la inhumación del cadáver, como es la obtención de
vísceras y otros materiales mediante autopsia; o entonces, después de la exhumación, que
permitirá la obtención de muestras de vísceras aciertos materiales relacionados que pueden
ser hallados en el féretro.
La investigación de drogas estupefacientes, sedantes, estimulantes, etc., es realizada en
el Laboratorio por los análisis practicados en orina y sangre. En un envase adecuado se
colectará por micción el contenido de la vejiga urinaria; en cuanto a la cantidad de sangre,
diez centímetros cúbicos es un volumen suficiente, aún para la dosificación de alcohol,
cuando necesario. Esta muestra debe ser heparinizada inmediatamente después de
colectada.
Otro análisis relativamente frecuente en nuestro medio, se refiere a la investigación de la
resina de “cannabis” o marihuana53 en sujetos presumiblemente drogados. El hallazgo de
una reacción positiva, sólo indica contacto con la marihuana, pero no su consumo, ya que
el único medio de que se dispone en la actualidad para investigar el principio activo en las
personas, es el llamado “raspado” de los dedos. La operación de colección de muestras en
tales casos, se realiza humedeciendo los dedos índice, medio, y anular, con éter de petróleo,
para Juego proceder a raspar la epidermis mediante un portaobjetos y colectar el producto
en un pequeño envase de cristal. Este material, debidamente preservado y embalado, es
remitido al Laboratorio para su estudio.54

Preservación

Todo material sospechoso localizado en la escena del suceso o en las áreas relacionadas,
será preservado en forma individual en un envase o receptáculo adecuado. Cuando el
material obtenido es un líquido o un producto de consistencia pastosa, proveniente de
cavidades naturales, se preservará en un envase de cristal o de material plástico, cuyo envío

91
al Laboratorio debe hacerse con prontitud; si por alguna causa razonable no puede ser
enviado e inmediato, el material colectado será preservado en refrigeración
Todos los productos farmacéuticos localizados, generalmente en gabinetes destinados a
tal fin, serán colectados y preservados en una caja de cartón resistente.
Las muestras para estudio toxicológico, no deben ser adicionadas de ningún
desinfectante o sustancia conservadora.

53) (ver Fig. 54-A, y Fig. 54-B)


54) (ver Fig. 55)
Envío

El envío de las muestras debe incluir ciertos datos referentes a fecha, nombre del
indiciado o agraviado, tipo de muestra, objeto del análisis, así como otras informaciones o
datos conmemorativos.
De ser posible, se anexará copia del Protocolo de Autopsia, así como toda indicación o
referencia que contribuya a planificar el trabajo de los peritos en el Laboratorio. Ciertos
datos susceptibles de ser obtenidos por la pesquisa, como ocurre con el suministro de
informaciones acerca de la intercorrencia de vómitos, convulsiones, depresión profunda,
etc., contribuirá positivamente en la planificación del trabajo de laboratorio.

29.- MADERA Y OTROS PRODUCTOS VEGETALES

Generalidades

El estudio de la madera como evidencia física, reviste un especial interés dentro de los
materiales de origen vegetal. Este tipo de hallazgo puede ocurrir en la forma de partículas,
astillas, pequeños fragmentos, o piezas completas, cuya identificación está basada
principalmente en la forma y disposición de su componente celular, mediante la
observación de preparaciones microscópicas que permiten conocer los detalles de sus
elementos estructurales.55 Otros análisis pueden ser realizados en función a las propiedades
físicas de la madera, como su color, lustre, suavidad, dureza, olor, sabor, peso, y densidad:
aunque tales propiedades pueden presentar variaciones, especialmente el peso, que suele

92
modificarse en razón a la infiltración orgánica y mineral de la madera, como también
debido al grado de humedad de la misma.
Evidentemente, los exámenes más completos son realizados cuando la madera se presenta
en fragmentos, aunque bajo la forma de aserrín, pueden encontrarse pequeñas partículas
adheridas a la ropa, al calzado, o a una herramienta utilizada, capaces de permitir la
ejecución de preparaciones microscópicas, que constituyen en definitiva, el gran valor en la
identificación de la madera. Los fragmentos permiten, además, la práctica de
acoplamientos físicos de la superficie de corte o sección, con el área de origen o
procedencia.
Comercialmente, la madera suele ser clasificada de una forma general, en dos categorías:
(a) Maderas blandas, llamadas también no porosas, que corresponden a árboles de hojas
aciculares, lanceoladas, o puntiagudas. Los vendedores de madera distinguen entre las del
tipo blando, una clase fina, generalmente destinada a la fabricación de muebles, como son
el cedro, la caoba, y el pardillo, y una clase de mediana calidad destinada al encofrado,
como el apamate, mijao, samán y jabillo. (b) Maderas duras, o porosas, que corresponden a
una gran variedad de árboles distribuidos en numerosas familias, cuyas hojas generalmente
son anchas, como el carreto, curarire o alcapro, el roble, canalete, vera, bálsamo, y
cañaguate. Estas maderas son también llamadas “de corazón”, destinadas generalmente a la
confección de techos, paredes, y pisos.
Los poros o canales presentes en la madera dura son visibles a simple vista, pero no
deben ser confundidos con los conductos resinosos observados en la estructura de las
maderas blandas.
55) (ver Fig. 56)
Es de señalar que esta designación de madera blanda y dura, no traduce realmente las
características físicas de solidez de la madera, y es así como la madera del Pinus palustris,
por ejemplo, que pertenece a la categoría de madera blanda, tiene mayor dureza y solidez
que muchas de las maderas clasificadas como duras.
La madera es estudiada en razón a sus tres planos de corte o sección; un bloque de
madera presenta tres planos básicos: (1) el plano tangencial, que es la sección paralela a la
corteza del árbol; este plano corta en ángulo recto a la veta de la madera presente en su
cuerpo fibroso; (2) el plano transversal, o sección practicada a lo largo de la veta, que es

93
perpendicular al plano tangencial; y (3) el plano radial, que corta en ángulo recto a los dos
anteriores, en dirección a la médula del árbol.56
Los elementos característicos que pueden ser estudiados en una preparación
microscópica, dependen de las secciones o planos de corte que resultan de hendir la madera
en las tres direcciones básicas; desde este punto de vista, los planos más importantes son el
tangencial y el radial.57
En tomo a la médula del árbol se dispone una sucesión de anillos de crecimiento, cuyo
número representa aproximadamente la edad del mismo, si se toma en cuenta que por lo
menos uno de ellos es producido por año.

Instrucciones

En la colección: de este tipo de material, se incluirá el hallazgo de fragmentos de hojas,


restos de corteza o tallos, semillas, ramas, pasto, hierba, césped, aserrín, etc” que pueden
indicar contacto o presencia de un sujeto en determinado lugar; como también, el hallazgo
de astillas y fragmentos de madera.
En razón a la cambiante distribución de las plantas en determinados parajes, se tendrá la
precaución de colectar muestras representativas de la zona.
Se pondrá especial interés en conservar intactas las superficies de la ropa y los zapatos
de la persona indiciada, en cuyas piezas es posible hallar muestras de polen, pequeñas
semillas, y otros productos botánicos.
“Standards” de comparación serán obtenidos de la madera en cuestión, a los fines de
cotejos con los hallazgos incriminados.

30.- VEHICULOS AUTOMOTORES

Generalidades

Los automóviles, así como otros vehículos, son medios que a menudo están relacionados
con hechos punibles, por participación que puede corresponder a una de las siguientes
situaciones:
1.- Apoderamiento ilegítimo por parte de zagaletones, quienes generalmente utilizan el

94
vehículo por pocas horas, en paseos o viajes cortos, para luego dejarlo abandonado,
usualmente chocado.
56) (ver Fig. 56)
57) (ver Fig. 57)
2.- Apoderamiento ilegítimo con la finalidad de utilizar el vehículo en la comisión de
otros delitos: (a) venta del automovi1: (b) venta de las piezas por separado: (c) atracos; (d)
homicidios; (e) secuestros; (f) instalación de artefactos explosivos en su interior; (g) delitos
sexuales; (h) contrabando.
Los hallazgos de indicios y evidencias físicas, son una consecuencia de los contactos que
necesariamente se producen entre el autor o autores, víctima o víctimas, herramientas o
instrumentos utilizados, el vehículo, y el lugar del suceso. Debido a tales contactos físicos,
con o sin violencia, es posible hallar huellas dactilares, documentos, huellas de neumáticos
y de calzados, marcas de herramientas, limaduras, piezas o restos metálicos, manchas de
sangre, aceite o grasa, residuos de tierra, fragmentos de vidrio, ejemplares de pelo, semen,
fibras, y efectos personales. Muchas veces, el vehículo ha sido repintado, como también,
cambiadas algunas piezas accesorias y borrados o alterados sus números seriales.
En tales circunstancias, las evidencias físicas pueden ser colectadas (1) en el área
circunvecina al vehículo; (2) en el automóvil, y (3) en el cuerpo de la víctima.

En el área adyacente

1.-- Piezas o fragmentos metálicos desprendidos del vehículo y que servirán para ulteriores
cotejos.
2.- Signos de deslizamientos de frenado: ubicación longitud, y dirección; muy útiles en la
reconstrucción del hecho.
3.- Huellas de neumático, para, estudio de los diseños de la banda de rodamiento.
4.- Costras de pintura, capaces de indicar el modelo y la manufactura.
5.- Fragmentos de vidrio, para estudios de comparación.
6.- Muestras de tierra o arena desprendidas del ve hículo, para ser cotejadas con
“standards” de comparación.
7.- Huellas de calzado, para ulteriores estudios con muestras conocidas.

95
8.- Signos de impactos o colisiones con superficies vecinas.
9.- Manchas de sangre.
10.- Objetos y efecto personales.

En el vehículo

1.- Daños mecánicos, abolladuras, rayas, desconchaduras.


2.- Recambio de piezas.
3.- Nuevas reparaciones.
4.- Marcas de herramientas.
5.- Muestras de tierra, restos vegetales, semen.
6.- Materiales que proceden de la víctima:
(a) huellas dactilares.
(b) sangre.
(c) pelos.
(d) fibras, o fragmentos de ropa.
(e) botones.
(f) documentos.
(g) efectos personales.
(h) huella de trama de vestidos, especialmente en el anillo niquelado de un faro
delantero.

En el cuerpo de la victima

1.- Huellas de neumático sobre la superficie de las prendas de vestir, o directamente sobre
la piel.
2.- Fragmentos de vidrio.
3.- Costras o trazas de pintura.
4.- Manchas de grasa, aceite, sangre, o semen.
5.- Fibras.
6.- Pelos.

96
En la apropiación ilegítima de un vehículo, el autor del hecho puede penetrar al interior
del mismo por los siguientes medios:
a.- Encuentra que las puertas no han sido cerradas con “seguro”.
b.- Por palanqueo de una ventanilla deriva-brisa.
c.- Por inserción de alambres al “seguro” de la cerradura.
d.- Por fractura de los cristales.
e.- Por el uso de llaves duplicadas.
f.- Por el uso de una llave “maestra”.
g.- A través de la maleta del vehículo.
h.- Mediante cortes en una capota convertible.
i.- Mediante el uso de instrumentos de cerrajería.
Una vez logrado el intento, el vehículo puede ser puesto en marcha, ya mediante el uso
de la propia llave que fue olvidada en su sitio, o realizando el contacto por detrás del
“switch” utilizando monedas, láminas metálicas, por instalación alámbrica, o
sencillamente, por remolque.

Instrucciones

En la individualización del vehículo juega un papel fundamental la restauración de los


números seriales alterados -ver Apéndice VII-. Estos análisis deben ser compaginados con
la determinación de la pintura original del automóvil, el conocimiento de cambios o
modificaciones hechas en el vehículo, estudio de las huellas de neumáticos, y los análisis
relativos a vidrio, tierra, limaduras, y metales en general.
En la individualización del autor, el material de estudio comprende el hallazgo de huellas
dactilares, la comparación de fibras, pelos, sangre, huellas de calzado, identificación de
objetos, documentos, y efectos personales, hallados en el interior del vehículo y/o en las
áreas adyacentes al mismo.
Una vez cumplidas meticulosamente las reglas generales de protección, fijación, y
aislamiento de la escena, se tomarán por escrito todas las observaciones preliminares del
hecho.
A partir del descubrimiento del vehículo, éste será mantenido en las mismas condiciones

97
de hallazgo hasta cuando se proceda a su registro. No se permitirá penetrar al interior del
vehículo; ninguna superficie del vehículo será tocada; serán alejadas del sitio las personas
no autorizadas hasta cuando el registro haya terminado. Se tomarán medidas contra ciertos
factores circunstanciales, como la lluvia y el fuego.
El éxito de la investigación depende generalmente de un registro organizado y minucioso
del vehículo y su área adyacente. Los materiales más abundantes son usualmente vidrio,
pintura, y sangre, de tal manera que la mayor atención se volcará al hallazgo de marcas de
herramientas, fibras, pelos, y huellas dactilares latentes.
El vehículo debe ser estudiado de acuerdo a esta secuencia:
1.- Se examinará primero su superficie exterior. Esta área es dividida en cuadrantes a fin
de realizar una pesquisa metodizada: cuadrantes ántero-izquierdo, ántero-derecho, póstero-
derecho, y posterior-izquierdo respectivamente.58
2.- Luego se examinará la superficie y el área de proyección del chasis.
3.- En seguida se procederá a examinar el compartimiento del motor.
4.- El compartimiento de la maleta y sus áreas relacionadas.
5.- Luego el área interior del vehículo, la cual es dividida igualmente en cuadrantes.
Primero se examinarán las zonas visibles, como la superficie de los asientos, puertas, techo,
piso, alfombras, tablero de instrumentos, para luego examinar las zonas ocultas, como son
la guantera, ceniceros, área inferior de los asientos, y el compartimiento de la capota
convertible. .
El orden de colección se realizará conforme, a las pautas señaladas en el punto Nº 2, Y la
preservación, marca, embalaje, etiquetaje, y envío de los hallazgos, se ajustará a las normas
expuestas en los diversos puntos de este manual.

31.- INCENDIOS

Generalidades

En la investigación de incendios suelen surgir numerosas dificultades de orden técnico,


tanto mayores cuanto más extensa es el área devastada. Durante el año fiscal de 1966-67,
las pérdidas materiales ocasionadas por el fuego en el Distrito Federal
58) (ver Fig. 58)

98
ascienden a 14.350.890 bolívares, en 739 incendios registrados, de los cuales, solamente 65
quedaron sin conocerse sus causas.

Ante el deber de verificar el origen de un incendio, el perito acumulará una serie inicial
de probabilidades por exclusión, tomando en consideración aquellas causas incompatibles
con las circunstancias, como también, el hecho de que todo incendio criminal es concebido
en forma tal para que aparezca fortuito.
Los locales de incendio se distinguen en fijos y móviles. Entre los primeros se
encuentran las diversas edificaciones, los terrenos, montes, o cualquier área fija; los locales
móviles se refieren a aquellas áreas sujetas a locomoción, como los navíos, automóviles,
trenes, aviones, etc. Las causas y motivaciones de los incendios permiten clasificarlos en
(1) fortuitos, cuando no hay intervención humana; (2) culposos, cuando el incendio se
produce o se propaga por descuido o por omisión; y (3) criminales, cuando el incendio se
origina por una acción deliberada o intencional.
1.- Entre las causas fortuitas pueden ser mencionadas las siguientes: (a) el rayo, cuya
descarga eléctrica se deja sentir en puntos altos, y en aquellos sitios donde hay agua
subterránea; (b) la combustión espontánea o auto-combustión, por calor excesivo o por
variaciones bruscas de la presión barométrica, mediante reacciones químicas de oxidación
lenta, fermentaciones, y formación de gases; (c) la energía solar, aunque discutida; y (d)
ciertos animales, entre los cuales se ha citado el ratón, cuando al roer fósforos puede, por
fricción, originar fuego mediante contacto con desperdicios o residuos grasos de fácil
combustión, como también en las proximidades de fuga de gases.
2.- Como causas de incendios culposos están (a) las prácticas tradicionales de elevar
globos en ciertas festividades, así como el uso de fuegos de artificio en general; (b) la
impericia o negligencia en instalaciones de gases, cuyas fugas pueden dar lugar a la
producción de fuego por combustiones próximas; (c) vicios de construcción de chimeneas,
o defectos en la limpieza de las mismas que permiten el cúmulo de detritos; (d) impericia
en instalaciones eléctricas, por corto-circuitos debidos al uso de fusibles inadecuados, o
instalaciones mal hechas; (e) imprudencias en el uso de substancias combustibles, cuyos
vapores forman mezclas muy sensibles con el aire; (f) descuidos en la utilización de
aparatos o dispositivos eléctricos o gaseosos en general; (g) defectos o vicios en el

99
almacenamiento de productos inflamables, o explosivos; (h) otras causas, como el hábito
de lanzar fósforos encendidos, o colillas de cigarro; velas en santuarios, o utilizadas como
medio de iluminación, etc.
3.- En lo que respecta a los incendios criminales, éstos son siempre precedidos de una
cuidadosa planificación. La observación inmediata del lugar del hecho permitirá conocer si
el fuego se produce sólo en el interior o en áreas exteriores del local, como también, si en
uno o varios sitios al mismo tiempo; esta verificación tiene gran importancia, ya que los
incendios de varios focos son generalmente de índole criminal, pudiendo estar relacionados
los de propagación exterior con actos de sabotaje. Los incendios intencionales pueden tener
motivaciones muy variadas: (a) el cobro de indemnizaciones a compañías de seguro; (b)
encubrimiento de otros delitos, como medio de preparar o facilitar otros crímenes; (c) para
destruir las pruebas de convicción de otro hecho punible, como libros de contabilidad u
otros documentos; (d) por odio o despecho; y (e) por piromanía, encuadrable entre las
psicopatías (maníaco-depresivos, paranoicos, alcoholizados, retrasados mentales), en cuyo
caso la producción del fuego no tiene una causa aparente.
Cuando el incendiario utiliza un determinado procedimiento con éxito, lo repite en otros
casos siguiendo el mismo patrón, lo que constituye su modus operandi. De una manera
general, el incendiario practica uno de los siguientes métodos: (1) Método directo,
mediante colocación de sólidos o líquidos inflamables en cuerpos absorbentes, como
alfombras, tapetes, colchón, almohadas, acolchados de sillones o butacas, etc., que puede
constituir el foco de origen; pero con la finalidad de incitar o avivar las llamas, el autor
elabora ciertos enrollados con papel de periódico, trapos, estopa, paja, astillas de madera,
etc” que ubica en sitios estratégicos como paneles, rincones, techo, o paredes, empapados
de un líquido combustible que al gotear, aceleran el fuego; estos enrollados son
denominados “acelerantes”. (2) Método indirecto, por la utilización de dispositivos que
permitan originar al fuego alimentado por substancias combustibles, a un tiempo que el
incendiario considera conveniente, a fin de hacer acto de presencia y ser visto en
determinado lugar alejado del sitio del hecho, a la hora de producirse el incendio, Como
procedimiento retardado puede ser utilizado un segmento de vela, colocado en medio de un
material absorbente empapado de gasolina.

100
Steinmetz ha calculado el tiempo probable en que una vela demora en derretirse, tomando
en cuenta su composición y su diámetro:

Composición Diámetro Tiempo


Sebo 3/4” 60 m.
Cera 7/8” 57 m.
Parafina 13/16” 63 m.

Con este procedimiento, alguien habrá podido notar la presencia de luz en el local antes
de producirse el incendio, como también, resto del material derretido puede ser hallado en
hendiduras o grietas, o adherido a una superficie en el foco de origen. Fósforos acoplados a
un cigarrillo encendido pueden actuar del mismo modo, o entonces, puede ser utilizado un
“camino” de pólvora, u otras mezclas químicas. Procedimientos más retardados se refieren
al uso de envases con ciertos ácidos que corroen lentamente una tapa de corcho.
Dispositivos eléctricos, de relojería, así como una extensa gama de ingeniosos recursos
pueden ser utilizados en la producción de fuego.

Instrucciones

El trabajo pericial debe limitarse a la descripción del método o ardid utilizado por el
incendiario para originar el siniestro, sin la influencia de prejuicios humanos o intereses
personales. El avalúo de los daños es función de otros peritos.
Es obvio que las pericias en los locales incendiados, igual que en toda investigación
criminal, deben comenzar lo más pronto posible. La intensidad y el color de las llamas
pueden ofrecer importantes informaciones: un brillo amarillo o blanco corresponde a una
temperatura superior a los 1000 grados centígrados; el brillo rojo encendido o vivo indica
una temperatura entre 500 y 1000 grados, y el brillo rojizo es propio de las temperaturas
por debajo de 500 grados. Las substancias alcohólicas dan llamas de color anaranjado
cuando se queman en volúmenes considerables, y de color azul si se trata de una pequeña
cantidad.
Como en todo caso, el local de un incendio será preservado de visitas bajo cualquier

101
pretexto. Se tomará nota de la hora de inicio y extinción de las llamas, lo que permitirá
calcular el tiempo de progresión el siniestro. Se realizarán fotografías y planos del local,
incluyendo paredes, escaleras, ascensores, puertas, ventanas, que darán noción de entradas
de aire, como también, se tomará nota de los materiales de construcción a fin de calcular la
resistencia de los mismos al fuego, así como de todo el material en existencia, pues la
substancias queman a diferentes temperaturas, pudiéndose conocer discrepancias con
respecto al color observado en las llamas.
Después de realizadas las observaciones generales, se procurará localizar el foco de
origen, así como los focos activadores. Descubrir el foco originario en un incendio, es la
tarea más importante del perito; allí será posible hallar indicios del sistema utilizado,
cuando no, restos de dispositivos y otros materiales. Generalmente, el foco de origen es
ubicado en aquel sitio donde se operaron los mayores estragos. .
El fuego siempre se propaga a partir del foco original o focos activadores, en sentido
vertical. El desprendimiento de fragmentos en estado de combustión puede propagar el
fuego a una área interior del local.
Todo envase, garrafa, papeles. u otros materiales que podría haber contenido un líquido
inflamable, será colectado con las precauciones de no contaminar o dañar posibles huellas
dactilares. Igualmente, se colectarán suficientes muestras de cenizas, con especial atención
hacia aquellos objetos o materiales parcialmente quemados, próximos al foco de origen, o
cerca de algún foco propagador.
En ocasiones, aunque raras, es posible hallar latas o garrafas sin destapar, del líquido
combustible utilizado, como también un envase desechado cerca del local siniestrado con
posibles trazas del producto.
Mediante procedimientos químicos, es posible aislar e identificar la sustancia
combustible en el Laboratorio.

Preservación

Todo envase que contiene aún cierta cantidad de líquido o material sospechoso, será
tapado con firmeza, especialmente con tapas de goma. Toda cubierta o tapa será revisada a
fin de constatar que se encuentra fuertemente apretada. Cuando por algún motivo

102
razonable, es necesario trasladar una muestra líquida a otro envase, el nuevo recipiente, de
tamaño adecuado, debe ser de vidrio o de material plástico, en cuya etiqueta se darán
informaciones acerca de la localización exacta del hallazgo.
Si no es posible hacer llegar con prontitud una muestra líquida sospechosa al
Laboratorio, ésta debe ser preservada bajo refrigeración.
Muestras combustibles no serán enviadas a través de servicios postales, debiendo ser
entregadas personalmente en el Laboratorio.

(Nota a la Pág. 76)

Entre los anticoagulantes, tenemos el oxalato potásico C2 O4 K2, el oxalato sódico C2 O4,
o el oxalato de amonio C2 O4 (NH4)2 . Puede usarse el oxalato de potasio colocando una
pequeña cantidad de la sustancia en el fondo de un tubo de ensayo; la sangre recién
extraída se deposita en el tubo, y éste se agita suavemente durante un minuto sin hacer
espuma. La proporción es aquella que corresponde a 2 gr. por litro de sangre. Un buen
anticoagulante es también el citrato de sodio Na3 C6 H5 O7 en solución al 3,8 por ciento,
que se utiliza en la proporción de una parte de solución de citrato para cuatro partes de
sangre.

103
104
105
106
107
108
109
110
111
112
113
114
115
116
117
118
119
120
121
122
123
124
125
126
127
128
129
130
131
132
133
134
135
136
137
138
139
140
141
142
143
144
145
146
147
148
149
150
151
152
153
154
155
156
157
158
APENDICE I.
COLECCION DE MUESTRAS DE MANUSCRITOS

Generalidades

Como una regla general, es el perito en documentos quien tiene a su cargo el dictado de
los cuerpos de escritura, a través de un plan previamente elaborado en razón a -la
naturaleza y sentido del documento dubitado. Interesa al perito programar con antelación
todo el material que considera adecuado para su estudio, a la par de observar las
peculiaridades o hábitos del ejecutante al escribir, datos que revisten notable interés. El
pesquisa debe, no obstante, estar familiarizado con los principios básicos en la
identificación de manuscritos, así como con las normas que rigen la colección de este tipo
de material.
Un manuscrito es definido como el resultado del “acto por el cual se originan letras
visibles y caracteres hecho a mano”. Dentro de este concepto, podemos distinguir tres
formas básicas de manuscritos:
1.- El manuscrito normal, que es aquel en el cual se obtiene la escritura de las palabras
mediante un movimiento continúo de la mano, con enlace gráfico de las letras.
2.- La firma, que pudiendo ser también ejecutada con la boca, o el pie, su estudio se basa,
particularmente en las características de su singular trazado.
3.- Los letreros, que se caracterizan porque cada letra manuscrita conserva su
independencia.
En el estudio de los manuscritos deben analizarse cuatro aspectos:
a).- La primera consideración se refiere a que cada una de las tres formas básicas de
manuscritos, podrá ser comparada sólo con un homólogo, esto es, no podemos comparar un
manuscrito normal con un letrero, o viceversa, pero sí con una escritura hecha a mano con
movimiento continuo de letras enlazadas.
b). - La segunda consideración es la que se refiere a la identificación -o mejor dicho, a la
individualización- del manuscrito, la cual ha de realizarse mediante, comparación de letras
o combinaciones de las mismas, halladas en similares posiciones en el original. Por
ejemplo: Supongamos que en el original se halla la palabra “intención”. La comparación se

159
realizará con la misma palabra tomada por dictado, como también, con palabras dictadas de
ex profeso que contengan un grupo de por lo menos tres letras en la misma posición en que
aparecen n la palabra “intención” ,como son los grupos “int”, “enc” e “ión”, por lo que
podrían ser dictadas las palabras “intermediario” y “prevención”. Así, las -palabras dictadas
por el pesquisa para colectar la muestra, deben contener la secuencia de letras, con
antelación, estudiadas.
c).- La tercera consideración se refiere a que el manuscrito original tendrá que ser, en
todos los casos, enviado al técnico en documentos para el estudio en cuestión; debe
recordarse que las copias fotográficas o reproducciones de los documentos, sólo tienen un
valor muy limitado: no permiten el examen de la profundidad y secuencia de las líneas,
análisis a la luz tangencial, áreas de borraduras u otras alteraciones, obliteraciones, o
procedimientos químicos en el estudio del soporte y las tintas.
d).- La cuarta consideración es de los “standards” de comparación colectados, deben ser
en una cantidad considerable a fin de tener margen para detectar las propias variaciones del
autor.
Las muestras a ser colectadas para los exámenes de manuscritos son de dos tipos:
1.- En primer lugar los llamados especimenes de comparación, que son aquellos
manuscritos ya realizados por el autor, como cheques, notas, cartas, formularios, tarjetas de
registro en hoteles, etc.: este material, si bien es cierto que ofrece elementos de notable
interés por ser elaborado en ausencia de todo factor emotivo, generalmente resulta un poco
escaso.
2.- El otro tipo de muestra se refiere a los “standards” de comparación, que son las
muestras obtenidas por dictado en presencia del pesquisa. Este tipo de material es mejor
controlado en su cantidad y variación.

Instrucciones

Con respecto a los espécimen de comparación, se realizará todo intento con la finalidad
de conseguir el mayor número de ellos. Naturalmente, son preferidas aquellas piezas que
guardan similitud con el documento incriminado, esto es, si la pieza en estudio es un
cheque, se hará todo esfuerzo por lograr cheques emitidos por la persona indiciada: si el

160
documento en estudio es una carta anónima, se tratará de conseguir cartas escritas por el
presunto autor, etc.
Es necesario lograr los especímenes de comparación bajo la forma básica en que está
escrito el documento incriminado, esto es, si la carta ha sido escrita en forma de letreros, el
espécimen de comparación deberá ser de la misma modalidad de escritura.
La fecha transcurrida entre la escritura del documento en estudio y la de los especímenes
de comparación no debe corresponder a más de dos o tres años de intervalo, si posible, Es
obvio que la autenticidad de los espécimen de comparación es esencial para que puedan ser
utilizados como material de estudio.
En lo que respecta a los “standards” de comparación, estos serán colectados mediante
dictado, no solamente de aquellas palabras claves o combinación substancial de letras,
como también, no serán dictados los signos de puntuación, como tampoco deletrear las
palabras, o indicar que se use letra mayúscula al comienzo de cualquiera de una de ellas.
Es recomendable interrumpir una o dos veces el dictado, a fin de prevenir fatiga de la
persona indiciada. El material debe corresponder a aquellas palabras o grupo de letras
combinadas, como se hallan en e] documento a ser sometido a estudio: por ello, e! mejor
material es el mismo texto dubitado, que será también dictado al presunto autor.
Es conveniente que todo el material dictado sea repetido varias veces, con la finalidad de
obtenerlo en su mismo contenido más de una vez. Dos o tres páginas, así como veinte o
veinticinco firmas, es un material suficiente.
Es obvio que en la escritura de los “standards” de comparación, será utilizado el mismo
tipo de instrumento con el cual fue escrita la pieza incriminada: si la escritura aparece
hecha con bolígrafo en el documento original, los “standards” de comparación serán
escritos con bolígrafo, etc.
Si el documento a ser estudiado “es un cheque, las muestras serán colectadas en
soportes similares, cuyos modelos en blanco serán suministrados por el banco en particular.
Cada una de las hojas correspondientes a los “standards” de comparación, será firmada y
fechada por la persona de quien se ha obtenido el manuscrito. Luego se procederá a marcar
o codificar cada pieza, conforme se ha expuesto en el punto 27.
A los efectos de la identificación de la persona indiciada, quien ha de suministrar el
material necesario para el cotejo, reproducimos el modelo que aparece en el Manual de

161
Instrucción Policial del-Proceso Penal, del Dr. Gabriel Perozo Piñango, Supervisor
Nacional de Instrucción del Cuerpo Técnico de Policía Judicial:
En esta misma fecha siendo las…………….horas, de la…………….presente en el
Despacho, una persona que juramentada en forma legal dijo ser y llamarse como queda
escrito…………….portador (a) de la Cédula de Identidad Nº…………….ampliamente
identificada (a) en autos. Impuesto (a) del motivo de su comparecencia, así como el
contenido del auto que antecede, en el cual, se ordena recibirle PRUEBA MANUSCRITA,
para fines relacionados ton la presente averiguación; a tal efecto, manifestó estar
dispuesto(a) a suministrar la misma, en consecuencia, se precede a elaborar la prueba
requerida por el Despacho: …………….
Terminó, se leyó y conformes firman.

APENDICE II.-
COLECCION DE MUESTRAS MECANOGRÁFICAS

Generalidades

Los tipos de letras y signos encontrados en las primeras máquinas de escribir,


mostraban patrones que poseían un número muy limitado de caracteres. Hoy en día, sin
embargo, es posible seleccionar una máquina de escribir entre cientos de diferentes estilos,
cuyos tipos de registro varían en tamaño, forma e inclinación, como también, permiten
controlar la medida de los espacios de impresión.
Aunque es obvia la existencia de rasgos distintivos en las impresiones, en muchos casos
la diferenciación es muy sutil, siendo particularmente compleja cuando se carece de
entrenamiento y experiencia.
Se distinguen dos tipos de muestras a ser colectadas:
(a). Los especimenes de comparación, que son todas aquellas piezas elaboradas a
máquina con antelación, por e autor. Generalmente este material es escaso, pero tiene la
importancia de ofrecer buenas orientaciones en la identificación de la máquina utilizada.
(b). Los “standards” de comparación, que son las muestras o piezas elaboradas por el
pesquisa mediante el uso de la máquina sospechosa. Este material es siempre adecuado en
cantidad. Es de un valor real en las comparaciones que conducen a la identificación de la

162
máquina utilizada en la elaboración del documento incriminado.

Instrucciones

En lo que respecta a los especímenes de comparación, será procurado el mayor número


posible de piezas. Se preferirá aquel material cuyas palabras o combinaciones de letras
guarden relación con las palabras y combinaciones encontradas en el original.
La evaluación de este material puede conducir a situaciones eminentemente críticas,
cuando se observan grandes diferencias entre las fechas de su elaboración, debido a que
con mucha facilidad los tipos de registro presentan modificaciones a través del uso.
Con respecto a los “standards” de comparación, alguna exigencia particular puede surgir
en el Laboratorio, lo que requiere y justifica el envío de la máquina sospechosa al técnico
en documentos, en cuyo traslado se evitará rigurosamente que la misma sea golpeada.
Antes de utilizar la máquina en la elaboración de los “standards” de comparación, el
pesquisa debe realizar una inspección de la cinta, ya que ésta ha podido ser cambiada, y en
muchas ocasiones es posible hallar en la propia cinta utilizada, las impresiones de ciertas
palabras incriminadas.
Cuando la máquina sospechosa es hallada sin cinta, se procederá a instalar una nueva;
algunos autores aconsejan también, realizar las impresiones directamente sobre una hoja de
papel carbón acoplada a la hoja de papel que colectará el material escrito.
Si la cinta se encuentra muy desgastada, se realizará alguna muestra utilizando dicha
cinta, para luego elaborar otros “standards” después de instalar una nueva cinta.
Cuando por algún desperfecto de la máquina no se logra una aceptable coaptación de
registro, se procederá a colocar en el cilindro tantas hojas de papel cuantas sean suficientes
para .obtener una buena impresión.
Cuando el pesquisa elabora los “standards” de comparación, es necesario tener la
seguridad de eliminar cualquier registro o modalidad personal de impresión, debido a
factores individuales en el modo peculiar de presionar las teclas. Para evitar esta
eventualidad, se aconseja pulsar la tecla deliberadamente, sin movimientos rápidos o
bruscos, y usando solamente un dedo. Los “standards” de comparación serán elaborados
sin prisa, tomándose todo el tiempo necesario, a fin de obtener un buen material.

163
El papel utilizado en la colección de las muestras, ha de ser similar al que sirve de
soporte al cuerpo del documento en estudio.
El contenido de este material incluirá, desde luego, las mismas palabras encontradas en
el original incriminado, así como también, impresiones de cada uno de los dos símbolos
que se encuentran en las barras “porta-letras” o “porta-tipos”.
En la obtención de las impresiones de cada uno de los dos símbolos hallados en cada
pulsador en el teclado universal, se procederá de la siguiente manera:

(1). Comenzar con la hilera superior, de izquierda a derecha, dejando un espacio entre
cada símbolo; una vez para los tipos inferiores de las teclas, y otra para los tipos superiores.
Ambas secuencias serán colectadas dos veces, para cada hilera de teclas.

(2). Si el contenido del documento en estudio es demasiado largo, se copiará en su


totalidad tres veces, pero si el texto está compuesto por pocas palabras o signos, como
sucede en un cheque de banco o una nota breve, se copiará cada palabra o signo ocho
veces.
(3). En cada hoja de papel que ha servido para colectar las muestras, deberá registrarse la
manufactura, modelo, y tipo de máquina; si portátil o de oficina; eléctrica o no: seriales;
código de inventario, si presente; fecha de la colección; nombre y firma del pesquisa que
.realizó la muestra, así como también, un código en cada página u hoja, que instruirá acerca
del orden de la colección.
Ejemplo de “standard” de comparación: Un cheque ficticio fue emitido. Su texto
mecanográfico lleva fecha “11 de octubre de 1967” por la suma de “Bs. 265,75” –
“Doscientos sesenta y cinco con 75/100” - pagaderos a “Plásticos Ca”. En la casa de
habitación de un sospechoso fue localizada una máquina de escribir. Los “standards”
colectados por el pesquisa aparecen a continuación;

1/2 2 3 4 5 6 7 8 9 - ¡ = 1/2 2 3 4 5 6 7 8 9 - ¡ =
¼” Bs $ % - & ! () ¼” Bs $ % - & ! ()
qwertyuiop´` qwertyuiop´`
QWERTYUIOP¨^ QWERTYUIOP¨^
a s d f g h j k l ñ :’ a s d f g h j k l ñ :’

164
ASDFGHJKLÑ:# ASDFGHJKLÑ:#
zxcvbnm,.£ zxcvbnm,.£
ZXCVBNM?/+ ZXCVBNM?/+

11 de octubre de 1967 Plásticos Ca


11 de octubre de 1967 Plásticos Ca
11 de octubre de 1967 Plásticos Ca
11 de octubre de 1967 Plásticos Ca
11 de octubre de 1967 Plásticos Ca
11 de octubre de 1967 Plásticos Ca
11 de octubre de 1967 Plásticos Ca
11 de octubre de 1967 Plásticos Ca

Bs. 265,75 Doscientos sesenta y cinco con 75/100


Bs. 265,75 Doscientos sesenta y cinco con 75/100
Bs. 265,75 Doscientos sesenta y cinco con 75/100
Bs. 265,75, Doscientos sesenta y cinco con 75/100
Bs. 265,75 Doscientos sesenta y cinco con 75/100
Bs. 265,75 Doscientos sesenta y cinco con 75/100
Bs. 265,75 Doscientos sesenta y cinco con 75/100
Bs. 265,75 Doscientos sesenta y cinco con 75/100

El presente material fue elaborado con una máquina Olympia Werke AG, Modelo 58, de
oficina, sin mecanismo eléctrico, serial Nº 456741, por el Sub-Inspector José A. López
Méndez, Delegación de Cumaná, el día 30.de Octubre de 1967.

165
APENDICE III.
COLECCION DE MUESTRAS EN OTROS EQUIPOS DE IMPRESION

Generalidades

Además de los impresos elaborados con máquinas de escribir, otros tipos de documentos,
realizados con equipos similares más especializados, son frecuentemente sometidos al
examen pericial. Entre la gran variedad de los mismos destacan los cheques ficticios de
banco, billetes de juegos de azar, boletos, formularios, etc., en cuyo soporte se pueden
observar también los registros de fechadores y sellos diversos.

Instrucciones

A los fines de una inspección preliminar, el pesquisa podrá realizar dos o tres pruebas de
impresión, pero se recomienda no operar la máquina más de lo necesario, debiendo ser
enviada al Laboratorio donde se completarán los “standards” de comparación.
Cuando son hallados más de un ejemplar de sellos con el mismo diseño, todos serán
colectados. Los diferentes utensilios localizados en la escena o área relacionadas, como
envases que contienen tintas, almohadillas, frascos con diversas soluciones, etc., serán
recuperados y enviados al Laboratorio.

APENDICE IV.
EL MOLDEADO EN YESO

Generalidades

Las huellas plásticas dejadas por los calzados, o por los neumáticos de vehículos,
contienen finos detalles de un gran valor probatorio. Es el tipo de huella cuyas
características pueden dañarse con gran facilidad, de tal manera que su valor dependerá de
la protección del sitio, así como de la ejecución de operaciones metódicas a fin de plasmar
en moldes las particularidades de tan notables hallazgos.
Cuando el moldeado es realizado por una persona poco experimentada, pueden surgir

166
grandes dificultades y frustraciones relacionadas principalmente con la manera de efectuar
el vaciado; por otro lado, el molde podría no haber sido convenientemente reforzado, lo
que conduciría a fracturas en el momento de ser levantado del terreno.1 Por lo tanto, el
pesquisa debe realizar todo empeño en ensayar gran número de vaciados, hasta lograr
habilidad en la obtención de moldes correctos. Aún más. al saberse de ciertas
particularidades inherentes al terreno, se aconseja la práctica de vaciados preliminares en
áreas adyacentes a manera de ensayo, antes de proceder con la huella en cuestión.

Fotografías
Además de las tomas fotográficas realizadas a los propósitos de orientación, cada huella
será fotografiada a escala antes de emprender el vaciado, para lo cual se tomarán en cuenta
los siguientes puntos:
1.- La cámara será colocada en un trípode bien situado con respecto a la pisada de
calzado o a la rodada de neumático.
2.- El plano de la película debe ser paralelo a la superficie de la huella, para cuyos
propósitos, el uso de un nivel de carpintería resulta satisfactorio. Toda el área del negativo
debe estar ocupada por la imagen de la huella, incluyendo la regla decimétrica.
3.- La luz debe incidir oblicuamente. Es preferible el “photoflood” al “flash” de
bombillo o al “flash” electrónico. Conviene protegerse de las “luces parásitas”
procedentes de los rayos solares. El foco será fijado correctamente, y el obturador debe ser
accionado por cable.2
El moldeado

Cuando varias huellas son localizadas, el moldeado se practicará en una serie


representativa, mediante previa selección de aquellas huellas más completas y con mejores
detalles. Si es posible, se tomarán dos moldes correspondientes al mismo calzado.

Si se trata de huellas de neumáticos, mejores estudios podrán ser realizados mientras mayor
es la longitud del molde; aun hechos los moldes en forma seriada o por secciones, conviene

1) (ver Fig. 59)


2) (ver Fig. 60)

167
que el conjunto de los mismos corresponda a toda la circunferencia del neumático, y así
para cada llanta por separado.

a). Materiales: El tipo y la cantidad de material a ser utilizado dependerá de la textura y


las condiciones del suelo, así como del número y tamaño de las huellas. La pasta de azufre
sublimado es utilizada para los vaciados en la nieve, pero el yeso sigue siendo el material
más generalizado, por su bajo costo y fácil manipulación. Para realizar un moldeado debe
tenerse agua limpia, yeso, una vasija adecuada, un cucharón para, mezclar, reforzadores -
pequeños fragmentos de alambre, aplicadores de madera, trozos de malla metálica-, tablas
de contención, y “shellac” o atomizador plástico.

b).- Procedimiento:
1.- Cuando la huella se halla inundada o contiene agua, se procederá a practicar un pequeño
canal que permita drenar el líquido. Es obvio que la superficie de la huella debe
conservarse intacta, por lo cual se proscribe el uso de papeles secantes o absorbentes, así
como los utensilios destinados a la succión, a fin de evitar cualquier daño accidental.
2.- Con los listones de madera se construirá un rectángulo de retención, cuyas paredes
limitan la huella.
3.- Las piedras, trozos de madera, ramas, u otros restos vegetales de gran tamaño o
volumen, serán extraídos; sin embargo, no deben quitarse las cosas pequeñas situadas en el
lecho de la huella, para evitar el riesgo de destruir o alterar los finos detalles.
4.- Cuando la huella es localizada en un terreno poco firme, como ocurre en los suelos de
arena o polvo, el lecho de la huella será tratado inicialmente por aplicación de “shellac” o
aerosol plástico, lo que permite la formación de una fina película protectora que reviste y
endurece la superficie en cuestión. El producto no debe ser aplicado directamente sobre la
huella, sino que se permitirá que la “niebla” caiga suavemente sobre la superficie.
5.- La mezcla a ser vaciada se preparará añadiendo al agua pequeñas cantidades de yeso,
mientras Se bate constantemente el producto. Todos los terrones de yeso deben disolverse
por completo en el seno de la mezcla. Se continuará agregando yeso y batiendo hasta
cuando el producto adquiera la consistencia de una crema espesa. Si la mezcla queda
demasiado gruesa, el molde tenderá a agrietarse.

168
6.- La mezcla será vaciada con el cucharón mediante un movimiento lento y circular sobre
toda la superficie de la huella, muy próximo a la misma, pero sin tocada.
7.- Una vez que la mezcla se ha distribuido en tal proporción que adquiera un grosor de
aproximadamente dos centímetros, se procederá a depositar sobre la superficie de la
mezcla pequeños fragmentos de alambre, aplicadores de madera” o pequeños trozos de
malla metálica, colocados al azar, en posición cruzada.
8.- Añadir luego una segunda capa de la mezcla hasta un grosor aproximado de cuatro
centímetros.
9.- Se permitirá que el yeso se endurezca suficientemente por un tiempo de 25 a 30
minutos, para luego proceder a marcar o, codificar el molde en su cara visible. Cuando
varios moldes han sido procesados, serán enumerados de acuerdo al orden de ejecución.
10.- El molde será levantado con cuidado; en las maniobras tendientes a desprenderlo del
terreno, no se hará uso de la fuerza, evitándose todo movimiento brusco.

Envío

Antes de proceder con el envío del molde, el yeso ha debido secar completamente a
temperatura ambiente. Si se observan adherencias de tierra u otros elementos, se cuidará de
no cepillar o lavar el molde. Los embalajes se efectuarán por separado, colocando el molde
sobre un lecho acolchado. La superficie exterior visible del embalaje debe exhibir la
palabra “FRAGIL”.

APENDICE V.
EL MOLDEADO EN GOMA DE SILICONA

Generalidades

Las marcas dejadas por las herramientas, ya sea por fricción o por compresión, presentan
una superficie con rasgos distintivos sumamente finos y altamente característicos.
Estas marcas permiten la posibilidad de plasmar en moldes todos los detalles de su lecho.
Si bien es cierto que el yeso es el material de elección cuando se trata de huellas plásticas
dejadas por calzados o por neumáticos de vehículos, la mezcla para este tipo de vaciado no

169
es capaz de registrar las finas estriaciones y los detalles sutiles que presenta una marca de
herramienta. Estas marcas son generalmente localizadas en la armadura de una ventana o
puerta, esto es, ordinariamente en superficies verticales, y frecuentemente sobre el borde de
una esquina del objeto.
Algunos compuestos han resultado muy útiles en estos moldeados, como el “moulage”,
que es una mezcla a base de agar utilizada en marcas sobre la madera y otras superficies
porosas; antes de proceder con el moldeado utilizando este compuesto, la marca es tratada
previamente con uña solución de benceno y parafina, que deja una película protectora al
evaporarse el primer miembro de la solución. Otro material es el llamado “metal de
Wood”, que es un compuesto de bajo punto de fusión, a base de bismuto, cadmio, plomo, y
estaño. Sin embargo, estos compuestos no son prácticos, por razones económicas y por su
complicado manejo.
La goma de silicona, por el contrario, es utilizada corrientemente por su fácil
manipulación y su ágil plasticidad; esta mezcla es bastante acomodadiza a los finos
detalles, y es adquirible a bajo costo.
El producto es suministrado bajo un juego de envases, uno de los cuales contiene el
material espeso, de base viscosa, y un segundo envase que está ocupado por la sustancia
catalítica, más liviana. La mezcla de ambos productos se endurece adoptando la
consistencia de una goma dura.
Comercialmente, los envases pueden ser adquiridos de la manufactura L.D. Caulk's
“Jelcone”, cuyos productos vienen en tubos, de color rosado para la base viscosa, y de
color azul para la sustancia catalítica.
El empleo del “Jelcone” debe hacerse de la siguiente manera:
1.- Sobre una lámina de cartulina se deposita una porción en forma de columna de la
sustancia base rosada. Paralelamente y a una distancia de más o menos un centímetro, se
coloca una columna similar del producto catalítico azul. La longitud de las columnas
dependerá de la cantidad de material a ser utilizado. A partir de una de las extremidades
ambas substancias son mezcladas mediante el uso de una espátula de metal. Este
procedimiento, aconsejado por la casa productora, permite controlar la proporción en que
debe entrar cada componente para ajustar la consistencia deseada, y obtener una mixtura de
coloración uniforme.

170
2.- El momento oportuno para colocar la mezcla en la marca, depende de la temperatura
ambiente, así como de la relativa proporción en que se encuentran ambas substancias. La
mixtura se considera en buenas condiciones de operabilidad cuando ha adquirido la
consistencia de una goma dura, lo que puede ser calculado mediante chequeo del resto del
material adherido a la espátula.
3.- La mezcla es introducida en el lecho de la marca con ayuda de la espátula, cubriendo
toda la superficie de la misma. El molde resultará con mejor consistencia y mejor acabado,
si la mezcla es embutida bajo cierta presión, para lo cual, un portaobjeto colocado sobre la
parte prominente de la mezcla, será suavemente presionado hasta lograr que el material se
asiente por completo en toda la superficie de la marca.
4.- Una vez endurecido el material, el molde puede ser desprendido con facilidad
mediante suaves movimientos, teniendo el cuidado de no alterar la configuración original
del mismo.

APENDICE VI.
EL GUANTELETE DE PARAFINA

Generalidades

La pólvora, tanto la negra como la moderna sin humo, al entrar en estado de combustión,
desprende una gran cantidad de nitratos. En 1914 Iturrioz ya utilizaba en Cuba la parafina
para colectar de la piel los nitratos originados en el disparo de un arma de fuego, cuyo
procedimiento fue popularizado en México por González en 1931. Posteriormente, Israel
Castellanos, a la sazón Director de Identificación Nacional en La Habana, Cuba, refinó la
técnica por la confección de un guantelete utilizando el mismo material. De esta forma, se
logró localizar en sitios bien definidos la presencia del nitrato en ciertas zonas de la mano.
El valor del método radica en esta especial distribución o ubicación de las partículas,
pues en verdad, la reacción química utilizada no hace distinción entre los residuos dejados
por la pólvora y aquellas partículas que pueden derivarse de fertilizantes, blanqueadores de
tintorería, tabaco, u otras substancias que contienen nitrógeno, como tampoco del sudor de
personas a quienes se les ha administrado medicamentos nitratados, que pueden,
igualmente, dar una reacción positiva. Pero la ubicación o distribución de las partículas en

171
zonas bien definidas de la mano, permite la posibilidad de descartar posibles
contaminaciones.
Este procedimiento es aplicable también a las prendas de vestir; algunos autores han
evidenciado residuos en los puños de la camisa y en corbatas, cuando el arma ha sido
disparada en su proximidad.

Una reacción negativa, sin embargo, no permite eliminar la posibilidad de que un arma
de fuego haya sido disparada, toda vez que las armas de mecanismo cerrado, así como
también muchos revólveres, no dejan residuos de descarga.

Procedimiento

La parafina, químicamente pura, es derretida preferentemente en una cápsula de


porcelana meticulosamente limpia. Los dedos de la mano sobre la cual se practicará el
guantelete, serán colocados en extensión. Con ayuda de una brocha suave se aplica una
capa de parafina caliente sobre la piel del dorso de la mano, y las caras laterales de los
dedos: a continuación se colocarán trozos de gasa para reforzar la pieza, que son luego
cubiertos por nueva capa de parafina. La operación se repite hasta obtener un guantelete
que, retirado al enfriarse el material, será preservado de toda contaminación.3

Activación

Los reactivos químicos utilizados son básicamente el ácido sulfúrico y la difenilamina,


en la proporción de 0,5 gr. o 1 gr. de difenilamina para 100 cc. de ácido sulfúrico
químicamente puro. Soluciones preparadas con difenilbencidina presentan mayor
sensibilidad que la clásica solución de Lunge; el reactivo debe ser conservado en envase de
vidrio de color oscuro, a fin de prevenir la acción de la luz.
Mediante el uso de una pipeta fina, o atomizador adecuado, la solución es aplicada sobre
la superficie del guantelete que ha estado en contacto directo con la piel. En estas
maniobras se evitará toda contaminación.

3) (ver Fig. 61)

172
Una reacción positiva está indicada por la aparición de ciertos gránulos de color azul
intenso; estas partículas, que delatan la presencia de nitratos, son mejor observadas
mediante el uso de una lente.

Instrucciones

Los guanteletes de parafina serán tomados tanto en la mano derecha como en la


izquierda. Ambas piezas serán rigurosamente protegidas de toda contaminación.
Inmediatamente después de la confección de los mismos, serán envueltos en papel fino
antes de proceder a su embalaje, en forma individual.
El memorando u oficio en el cual se solicita la activación, .debe especificar los
conmemorativos del caso: nombre completo de la persona indiciada, su cédula de
identidad, y la fecha de elaboración de' los guanteletes, como también, el nombre del
funcionario que los elaboró, y la División u Oficina a la cual el funcionario está adscrito.4

Otro procedimiento disponible para conocer si un arma de fuego ha sido o no disparada por
determinada persona, consiste en la identificación de los residuos metálicos que deja el
fulminante, principalmente, plomo, bario, y antimonio. La colección del material se realiza
mediante “lavado” de la piel de la mano con trozos de tela húmeda en 0,l/M de acido
clorhídrico. Harold Harrinson y Robert Gilroy realizaron estos estudios en 1958, basando la
identificación del antimonio por medio del yoduro de trifenilmetilarsonium, con
producción de un anillo color naranja en la tela. La muestra se deja secar al aire y se
agregan dos gotas de rodizonato de sodio a 5% en alcohol, en medio del anillo anaranjado;
un color rojo indicará la presencia de bario o de plomo -o de ambos juntos-; nuevamente se
deja secar la tela, pero esta vez en cuarto oscuro por la sensibilidad del rodizonato sódico a
la luz. Se agregan una o dos gotas de ácido clorhídrico a 5% en el centro de la zona
coloreada en rojo. La aparición de un color azul confirma la prueba de plomo, y la
persistencia del color rojo confirma la presencia de bario. Para la investigación del
antimonio, el yoduro de trifenilmetilarsonium no es adquirible comercialmente, y debe ser

4) (ver Fig. 62)

173
preparado en el Laboratorio; para ello se disuelven 10 gr. de trifemlarsino en 10 cc. de
alcohol metílico; se agregan 10 cc. de yoduro metílico, y después de 3 horas, se agrega éter
sulfúrico para precipitar la sal; unas gotas de ácido sulfurosa eliminarán las trazas de yodo
que tienden a formarse.

Según estudios realizados en el Laboratorio de Criminalística de Alleghany, Pittsburg,


U.S.A., el método es útil como medio presuntivo en los disparos realizados con revólveres,
y de utilidad limitada en los disparos hechos con pistolas.
Los ataques dirigidos a la llamada “prueba de Iturrioz”, son, en verdad, discutidos; el
propio Kirk dice que no es posible afirmar categóricamente que la prueba es válida o que es
inútil; que debe ser dicho con énfasis que poco se puede concluir acerca de esta prueba sin
la necesaria experiencia y sin tests cuidadosos en condiciones variables; que no es
improbable que el método sea útil cuando todos los factores pertinentes son considerados.
El propio Castellanos nos ha comunicado personalmente el mismo criterio. Una modalidad
que tomó el método de la parafina, se refiere a la investigación y dosaje de las trazas
metálicas que deja el fulminante, estudiadas en los guanteletes de parafina por
espectrofotometría de absorción atómica, considerada superior en ciertos casos, a los
resultados obtenidos por activación, en virtud de su bajo costo, rapidez y simplicidad, a lo
que se suma la detección del plomo, que por activación no puede ser evidenciado.

APENDICE VII.
RESTAURACION DE NUMEROS SERIALES

Generalidades

En la identificación judicial de algunos productos manufacturados, en especial armas de


fuego, vehículos automotores, y ciertas maquinarias, la actuación pericial muchas veces
concierne a la restauración de marcas, códigos, números de manufactura, y números
seriales, que han sido alterados o borrados mediante ciertos procedimientos tendientes a
modificarlos o destruirlos, generalmente por el uso de limas, cinceles, y empastaduras.
La restauración de un número serial puede establecer elementos de relación con otros
delitos. De una Delegación del interior del país, se recibió un revólver Smith & Wesson

174
Special. 38 relacionado con la investigación de un homicidio. A través del examen pericial,
se supo que el número serial que presentaba el arma incriminada no había sido realizado
con una matriz de fábrica. Se procedió a la restauración del serial, averiguándose que el
arma había sido originalmente asignada a un funcionario de la Policía Municipal, quien
había sido muerto sorpresivamente en plena vía pública. Se comprobó que ese revólver
había sido comprado de buena fe a cierto sujeto que, identificado luego, resultó ser el autor
del crimen del funcionario policial.
Existen tres tipos principales de marcas en los números seriales:
1.- Marcas por moldeado, que son formaciones ejecutadas a molde en la superficie del
metal, generalmente en alto relieve; a veces, estas marcas pueden presentarse en
depresiones, o cóncavas. Las marcas por moldeado no son individuales, esto es, pueden
corresponder a un número de manufactura que identifica un modelo o clase, pero no
constituyen números seriales. Evidentemente, cuando estas marcan en alto relieve son
desprendidas, no pueden ser restauradas.5
2.- Marcas labradas, entre las cuales tenemos los tallados hechos a mano sobre metales
blandos, como Son los grabados de joyería, o aquellos ejecutados con un instrumento
eléctrico sobre metales duros, como ocurre con algunos seriales encontrados en chasis de
vehículos automotores, aunque sobre estas piezas también se ejecutan seriales por
troquelado.
3.- Marcas a presión, que son las más importantes, y constituyen grabados ejecutados
mediante el uso de un troquel que es golpeado fuertemente sobre la superficie metálica.
Naturalmente, estas marchas son siempre en bajo relieve, en las cuales, la fuerza aplicada a
la matriz origina compresiones y distorsiones en el metal alrededor de las cifras o letras,
limitando así una zona llamada de “esfuerzo”, que también se extiende aproximadamente a
1 mm. de profundidad del área sometida a presión.
Los intentos encaminados a borrar un serial que ha sido ejecutado a presión, originarán
siempre una superficie desigual, de tal manera que cuando se aplican ciertos reactivos
sobre la superficie intervenida, el metal responde desuniformemente, es decir, es atacado a
velocidades diferentes, debido a que en el metal existen zonas comprimidas y
distorsionadas con respecto al resto del soporte.
5) (ver Fig. 63)

175
En este hecho se basa la restauración de un serial alterado.
Los procedimientos de obliteración consisten en cubrir la marca con otro metal, como
sucede en las soldaduras, para luego marcar la superficie con un serial ficticio sobre el
número original.

Métodos de restauración

Inicialmente, la superficie en estudio se somete a limpieza con acetona, benceno, o xilol,


a fin de desprender cualquier sustancia grasa, pintura, u óxido. Una vez seca la superficie,
y en función a las obliteraciones y su profundidad, el área es convenientemente pulida
mediante el uso de una lanilla de acero o una lija fina, con movimientos suaves y
uniformes.
Existen tres métodos principales de restauración:
1.- La superficie es tratada por soluciones especiales de composición y concentraciones
variables, que atacan de manera desigual a las zonas metálicas conforme estén o no
sometidas a distorsión, permitiendo así el aparecimiento de los contornos originales. Este
es el método más generalizado.
2.- El segundo método es un circuito propuesto por Turner y Arai, mediante utilización
de soluciones electrolíticas, funcionando el cátodo sobre el área a ser restaurada. A través
de los electrodos se aplica un voltaje que luego es incrementado de acuerdo a las diferentes
soluciones, y cuyo valor óptimo es determinado experimentalmente. La lectura de los
números restaurados puede hacerse en 3 o 4 minutos.
3.-El otro método está basado en los fundamentos del magnetismo. Finas limaduras de
hierro en suspensión, son colocadas sobre el área en estudio, y sometidas a vibraciones en
un campo magnético. Debido a las diferencias del metal en torno al troquelado, las
limaduras de hierro se fijan o arreglan de tal manera en la superficie, que delimitan los
contornos de las cifras o letras originales, casi instantáneamente. Este método fue
propuesto por Wolfer y Lee en California, U.S.A., quienes refieren que es particularmente
útil en la restauración de seriales en carabinas y sub-ametralladoras, en las cuales el método
de los reactivos solos, generalmente falla; como también apuntan que tales reactivos
pueden resultar más útiles en otras circunstancias.

176
En lo que respecta al método de las soluciones aisladas, que constituye el procedimiento
más .popular, cuando se trata de una superficie de hierro, acero inoxidable, o acero dulce,
Nickolls recomienda que no se sometan a previo pulimento; la zona en estudio es
inicialmente templada por la acción del fuego de un mechero de Bunsen, hasta lograr un
color amarrillo claro -sin llegar al rojo-o A esa temperatura de ± 300 grados centígrados, la
superficie se deja enfriar lentamente, para luego proceder a su activación,
aproximadamente por un minuto, mediante un aplicador de algodón utilizando la solución
de Fry:
Cloruro cúprico.. . . . . . . . . . . ... . … 90 gr.
Acido clorhídrico concentrado. .. . 120 ml.
Agua. . . . . . . . . . . . . . . . …….. . . 100 ml.

Después de 'in minuto de aplicación, la superficie es secada, y luego tratada en la misma


forma con una solución de ácido nítrico a 10-20 por ciento. La operación se repite
utilizando de nuevo la solución de Fry, y así sucesivamente, hasta lograr una restauración
que permita ser fotografiada.
En superficies de aluminio es utilizado el reactivo de Villilla:
Acido clorhídrico. . . . . . . . . . .. 100 ml.
Acido nítrico. . . . . . . . . . . . . . . . 50 ml.
Glicerina. . . . . . . . . . . . . . . . . .. 150 ml.
Otro reactivo más enérgico para superficies de aluminio es la fórmula de Hume-Rothery:
Cloruro cúprico…….. . . . . . . . .. 200 gr.
Acido clorhídrico. . . . . . . . . . . . . . 5 ml.
Agua. . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . .. 1000 ml.
Para restauraciones en superficies de bronce suele utilizarse la siguiente fórmula:
Sulfato de sodio anhidro. . . . . . . 1,5 gr.
Acido crómico. . . . . . . . . . . . . . . 20 gr.
Agua. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 ml.
Superficies de cobre, latón, níquel, y plata, son tratadas por el siguiente reactivo:
Acido clorhídrico. . . . . . . . . . .. 12 ml.
Alcohol metílico. . . . . . . . . . . .100 ml.

177
Cloruro ferroso. . . . . . . . . . . . ... 8 gr.
Cloruro cúprico. . . . . . . . . . . . .. 6 gr
En todo caso, el éxito obtenido en la restauración de seriales borrados depende de la
naturaleza del metal, de los reactivos utilizados, de la concentración de sus componentes, y
del tiempo de permanencia o contacto de las soluciones con la superficie en estudio6

Instrucciones

Los números seriales que deben ser restaurados en superficies de objetos transportable s,
deben ser procesados en el Laboratorio. Cuando se trata de vehículos automotores, la
restauración de los seriales será realizada en el estacionamiento de la Central, Comisaría, o
Delegación.
En todos los casos, se practicarán fotografías de las áreas borradas o de los números
ficticios antes de someter a tratamiento la superficie en estudio, y obviamente, de los
seriales originales después de la restauración.

APENDICE VIII.
NECRODACTILIA

Generalidades

La reproducción impresa de los dibujos dactilares en cadáveres, depende del estado físico
en que se encuentren las estructuras anatómicas del pulpejo; de tal manera que el éxito en
esta tarea está en función de la mayor o menor conservación de la zona de contacto, así,
como de los métodos utilizados en la restauración de la superficie.
La disposición de las crestas papilares y el conjunto individual de sus características, se
hacen permanentes a partir del 4° mes de vida intrauterina, sin alteraciones biológicas a
través de la existencia, es decir, las líneas sólo se agrandan y acentúan con el crecimiento,
pero no sufren ningún cambio en su arreglo original, de tal manera que constituyen diseños
individuales e inmutables. Sólo cuando se procesa la desintegración
6) (ver Fig. 64 y Fig. 65)

178
de los tejidos orgánicos como una consecuencia post-mortem, desaparecen las líneas de
contacto y se pierde el dibujo dactilar.
Sin embargo, aún cuando la epidermis se ha desprendido, un tratamiento paciente de la
dermis puede ofrecer la posibilidad de ser utilizada en la obtención del dactilograma.

Instrucciones

Todo cadáver que amerite una investigación policial, debe ser identificado
principalmente por medio de la necrodactilia, o en su defecto, mediante otros recursos tales
como los estudios odontológico, los exámenes de las estructuras óseas, y el reconocimiento
de los efectos personales.
La necrodactilia será practicada en todas las investigaciones relativas a homicidios, en
todos aquellos casos de muerte por enfermedad sin asistencia médica, como también, en
casos de accidentes y siniestros. Jamás será omitido este examen en cadáveres que han
permanecido cierto tiempo en el agua, a la intemperie, o hallados en la vía pública, como
también, en aquellos cuerpos mutilados o carbonizados en accidentes aéreos, o cadáveres
relacionados con naufragios, incendios, terremotos, o muertes colectivas.
En todo caso, las impresiones dactilares deben ser tomadas lo antes posible. De acuerdo
a su estado físico en el cadáver, los dedos pueden ser clasificados en cuatro categorías:
1.- Dedos flexibles e intactos. Es el caso de personas que han muerto hace pocas horas.
En estas circunstancias, la tarea de obtener los dibujos dactilares se facilita colocando el
cadáver en decúbito ventral, y la técnica es la misma empleada en sujetos vivos: la
superficie del pulpejo es cuidadosamente lavada con agua y jabón, y luego secada con una
toalla. Buenas impresiones se obtendrán utilizando una placa metálica pulimentada, o de
cristal, sobre la cual es extendida una delgada capa de tinta de imprimir, con ayuda de un
rodillo. El pulpejo es “rodado” de izquierda a derecha sobre la superficie entintada, y
después en igual forma, sobre la ficha, teniendo el cuidado de tomar todo e! dibujo de un
lado a otro del pulpejo, para resaltar muy bien los deltas. Cuando no se tienen modelos
timbrados para este fin, resulta conveniente cortar dos tiras de cartulina blanca o de papel
adecuado, divididas en cinco cuadrados debidamente enumerados, los cuales servirán de
soporte a cada impresión en particular.

179
2.- Dedos rígidos. Después de la muerte se origina una acidificación progresiva de los
tejidos orgánicos, que es la causa del endurecimiento y contractura que caracteriza a la
rigidez cadavérica. Este fenómeno se inicia generalmente entre la 3a. y 4a. hora, siendo
total después de transcurridas 12 o 14 horas.
Cuando la rigidez se extiende a los miembros superiores, los dedos de la mano se fijan
en semiflexión. Puede entonces intentarse una extensión forzada a fin de vencer el rigor de
la rigidez; pero si la maniobra resulta inoperante, se practicará una incisión a nivel de la
articulación, que permitirá poner al descubierto la superficie del pulpejo, procediéndose
luego a la toma de la impresión en la forma habitual.
3.- Dedos deshidratados. La rigidez cadavérica va asociada a una deshidratación
tecidual, con fijación de la piel del pulpejo a los planos profundos; en estas condiciones, la
piel se torna seca y se modifica la superficie de contacto. Es necesario, entonces,
“desarrugar” y suavizar la zona. Después de lavado con agua y jabón, se procederá a
inyectar en el espacio subcutáneo cierto volumen de glicerina, vaselina líquida, o agua
caliente; la infiltración lenta de estas substancias permitirá que la superficie del pulpejo se
haga blanda, con eliminación de las rugosidades presentes; permitiendo así la obtención del
dibujo dactilar.
4.- Dedos putrefactos. Con la autolisis de los tejidos por la acción de fermentos sobre la
materia orgánica, sobreviene una proliferación bacteriana que conduce rápidamente a la
putrefacción. En muchos casos la descomposición de la materia es muy avanzada, y surgen
entonces los grandes problemas en la obtención de las impresiones dactilares. Los dedos
son inicialmente examinados a fin de determinar sus condiciones físicas, siendo que
generalmente es necesario amputar los dedos o la mano completa, dependiendo la toma del
dibujo del estado de la superficie: si está o no presente la epidermis. El dedo, amputado,
deberá ser tratado inicialmente por determinadas soluciones. La soda cáustica o hidróxido
de sodio (NaOH), en solución al 20%, permitirá la restauración de la superficie dactilar,
cuyo tiempo de permanencia en contacto dependerá del grado de destrucción tisular. Una
solución de formaldehido o metanal (H.CHO), al 5%, también puede ser utilizada cuando
se observa que falta la epidermis;7 la riel es separada con ayuda de un bisturí, mediante
cortes practicados desde el pliegue de flexión hasta el borde ungueal.
7) (ver Fig. 66 y Fig. 67)

180
Una vez separada la pieza es colocada en un tubo de ensayo en el seno de la solución, cuya
permanencia se determina experimentalmente, para luego ser transferida a la superficie de
una cartulina, donde será cuidadosamente extendida y sometida a secado. El dibujo
dactilar, ya restaurado, podrá fotografiarse con luz tangencial. Cuando se procesan varios
pulpejos, cada tubo de ensayo será etiquetado a fin de ubicar cada dedo en particular.
Si la piel del pulpejo se encuentra momificada, el dedo puede ser colocado a la acción
del agua hirviente; Juego se separará la zona con bisturí, para ser extendida sobre una
superficie adecuada, someterla a secado, y proceder al entintado.
Cuando una epidermis desprendida es utilizable, puede ser colocada sobre la yema del
dedo índice del operador, para proceder a realizar la impresión dactilar en la forma
acostumbrada.

En ciertos casos la piel puede ser macerada en glicerina y ácido acético glacial al 10%; el
procedimiento requiere la observación diaria de la zona, hasta cuando las líneas papilares
se hagan visibles; luego se procederá a fijar el tejido en formal al 2%, se lava con agua, se
somete a secado, y se practican las incisiones para luego extender la pieza entre porta y
cubre-objeto. La fotografía por transparencia permitirá la obtención del dibujo dactilar.
Puede recurrirse también a los rayos X. La superficie ya restaurada del pulpejo se somete
a lavado con agua y luego con éter; una vez seca, se cubre con polvo fino de plomo, cuyo
exceso se retira mediante suaves y continuos toques en el borde lateral del dedo; en estas
condiciones, sólo los surcos conservarán el polvo radio-opaco.8 Este método permite omitir
la disección de la piel, así como también, las maniobras tendientes al entintado. También
ofrece buenos resultados el carbonato de plomo.
Cuando los dedos se encuentran en muy mal estado físico, las piezas serán colocadas en
el seno de cualquier sustancia preservadora, como alcohol al 5% o formaldehido, para ser
enviadas al Laboratorio. La etiqueta que ha de acompañar cada dedo en particular -con la
indicación acerca de su denominación-, debe fijarse a la pieza por medio de un alambre
fino, y no mediante un cordel, pues éste tiene la propiedad de absorber el líquido en que se
encuentran las piezas, e incorporarlo a la etiqueta, dañándola.

8) (ver Fig. 68)

181
182
183
184
185
186
187
188
189
190
191
BIBLIOGRAFIA

Anon., Evidence Collection Outlines, Crime Laboratory, Sheriff’s Department, County of


San Bernardino, California, U.S.A.

Anon., Physical Evidence, Sheriff's Academy, Department of Sheriff, County of Los


Angeles, California, U.S.A.

Anon., Physical Evidence Manual, Crirninalistics Laboratoy, Departrnent of Justice, State


of California, U.S.A.

Anon., Tips on Making Cast of Shoe and Tire, Print, FBI Law Enforcement Bulletin,
october 1963

Hilton, Ordway, Scientific Examination of Questioned Documents, Callaghan & Co.,


Chicago, III, 1956.

Kirk, Paul L., Crime Investigation. lnterscience Publishers Inc., New York, 1953.

Nickolls, L.C., The scientific Investigation of crime, Butterworth & Co., London, 1956.

O'Hara, Charles E., and James W. Osterburg, An In troduction to Criminalistics, The


MacMillan Co.,
New York, 1949.

Snyder, LeMoyne, Homicide Investigation, Charles C. Thomas Publisher, Springfield, III;


1959.

Wilson, C.M. Evidence in Firearms Cases, Tire American Rifleman, Brochure,


Washington, D.C.

192