Sei sulla pagina 1di 30

Mural de la iglesia de San Juan Bautista en el río Jordán que muestra el nacimiento de Jesucrist

d e

l a s

C u l t u r a s

d e l

M u n d o

Vol. VIII, número 74, 15 de noviembre de 2010.

CEDICULT

Director : Leonel Durán Solís

noviembre de 2010. CEDICULT Director : Leonel Durán Solís Pieza expuesta en Rutas de Arabia En

Pieza expuesta en Rutas de Arabia

En este número:

• Exposición: Rutas de Arabia

• Pide Arundhati Roy justicia para Cachemira

• Imágenes de Cachemira

• Diálogo entre los primeros pueblos de Canadá y México

• El arte, esencial para la inmigración

• El Museo de la Evolución impulsará la creación de centros similares

• Dona Nueva Zelanda una pieza maorí al Museo Nacional de las Culturas

correodelasculturas@gmail.com

Exposición

Rutas de Arabia

La Obra Social La Caixa presenta “Rutas de Arabia. Tesoros arqueológicos del reino de Arabia Saudí”. Una muestra excepcional que reúne más de 300 piezas arqueológicas, muchas de las cuales salen por primera vez de su país para exhibirse internacionalmente, primero en el Museo del Louvre y ahora en Caixaforum. Las rutas comerciales y de peregrinaje constituyen el hilo conductor de esta exposición, que desvela un tesoro arqueológico poco conocido y ofrece al visitante un panorama inédito de las distintas culturas que se sucedieron en la península Arábiga, desde la prehistoria hasta los inicios del periodo moderno. Estelas funerarias, joyas preciosas encontradas en tumbas o esculturas monumentales. Son algunas de las obras que los visitantes encontrarán en “Rutas de Arabia”, una exposición organizada por la Obra Social “La Caixa” junto con el Museo del Louvre y el Reino de Arabia Saudí. La muestra, que han inaugurado el Príncipe de Asturias y el Príncipe saudí bin Salman bin Abdulaziz, reúne el fruto de las recientes excavaciones arqueológicas en Arabia Saudí, en las que han aflorado ciudades fortificadas, templos, palacios adornados con frescos, esculturas monumentales, vajillas de plata y joyas preciosas depositadas en tumbas. El objetivo de esta exposición, que estará abierta al público hasta el 6 de febrero de 2011, es desvelar ese tesoro arqueológico poco conocido y ofrecer una panorámica de las culturas que se sucedieron en la península arábiga desde la prehistoria hasta los inicios del período moderno.

Hilo conductor

Las rutas comerciales y de peregrinación constituyen el hilo conductor de una muestra que propone un recorrido cronoespacial por los grandes oasis de la península que albergaron a poderosos Estados o se convirtieron en lugares santos del islam. En ese recorrido, el visitante pasea por los poblamientos prehistóricos; el arte nómada; las comunidades de pescadores de la isla de Tarut; la influencia mesopotámica; los oasis y las ciudades fortificadas del desierto; los reinos de Dedan y Lihyán, con sus santuarios y esculturas colosales; la antigua Hegra, donde Arabia entró en contacto con Roma; las metrópolis comerciales del corazón del subcontinente; los palacios de Medina y las estelas funerarias de La Meca. Realizada en colaboración con la Comisión Saudí para el Turismo y las Antigüedades, la exposición se inscribe en el marco de la cooperación cultural entre España y Arabia Saudí y constituye la primera exposición a partir del acuerdo firmado el año pasado entre la Obra Social la Caixa y el Museo del Louvre. Tras su exhibición en Barcelona, la exposición se mostrará en San Petersburgo, Berlín y Estados Unidos. Fuente: EFE / www.abc.es/20101112/cultura-arte/

Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.
Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.

Derechos Humanos

Pide Arundhati Roy justicia para Cachemira

Antecedentes: Tras la retirada de los británicos del Subcontinente Indostánico en 1947, la India y Pakistán se disputaron el estado nativo de Jammu y Cachemira. Con el comienzo de una invasión de tribus pakistaníes, el maharajá solicitó la adhesión a la India. Pakistán se implicó en la guerra y el estado quedó dividido en dos. Desde entonces, el estado de Jammu y Cachemira, la parte que fue integrada en la India, protagoniza un conflicto doble. Por un lado, en la provincia mayoritariamente musulmana de Cachemira varios grupos armados luchan por la integración en Pakistán o por la Independencia. Pero las comunidades hindú y budista, predominantes en las otras dos provincias del estado, desean su permanencia en la India. Por otro lado, Pakistán reivindica la celebración del plebiscito de autodeterminación que estipularon varias resoluciones de la ONU. Esta disputa no fue ajena a los sistemas de alianzas de la guerra fría, ha generado tres enfrentamientos bélicos, y hoy en día supone la principal causa de confrontación entre dos países nuclearizados. Transcribimos a continuación el texto de la declaración hecha por Arhundati Roy.

Escribo esto en Srinagar, Cachemira. Los periódicos de esta mañana dicen que puedo ser arrestada bajo cargos de sedición por lo que he dicho en las reuniones públicas recientes sobre Cachemira. Dije lo que millones de personas dicen aquí a diario. Dije lo que yo, al igual que otros comentaristas, hemos escrito y dicho durante años. Cualquiera que se tome la molestia de leer las transcripciones de mis discursos verá que eran fundamentalmente llamados a la justicia. Hablé sobre la justicia debida a la población de Cachemira que vive bajo una de las ocupaciones militares más brutales del mundo; a los Kashmiri Pandits que viven la tragedia de la expulsión de su patria; a los soldados de Dalit, muertos en Cachemira, y cuyos sepulcros visité entre montones de basura en sus aldeas en Cuddalore; a los pobres indios que pagan

Cachemira, y cuyos sepulcros visité entre montones de basura en sus aldeas en Cuddalore; a los

4

el precio de esta ocupación de manera material y que ahora están aprendiendo a

vivir en el terror de lo que se está convirtiendo en un Estado policial. Viajé ayer a

Shopian, la ciudad-manzana en Cachemira del sur, que se había mantenido cerrada

durante 47 días el año pasado en protesta contra la violación brutal y el asesinato

de Asiya y de Nilofer, las jóvenes mujeres cuyos cuerpos fueron encontrados en una

corriente baja cerca de sus hogares y cuyos asesinos todavía no han sido llevados

ante la justicia. Conocí a Shakeel, que es marido de Nilofer y hermano de Asiya.

Nos sentamos en círculo de gente enloquecida con la pena y la cólera que habían

perdido la esperanza de conseguir nunca insaf –justicia– de la India, y ahora creían

que la Azadi –libertad– era su única esperanza. Hallé jóvenes talladores de piedra

que habían recibido disparos a través de los ojos. Viajé con un hombre joven que

me dijo cómo tres de sus amigos, adolescentes del distrito de Anantnag, habían sido

apresados y tenían las uñas arrancadas como castigo por haber lanzado piedras.

En los periódicos, algunos me han acusado de dar “discursos de odio”, de querer

que la India se resquebraje. Al contrario, lo que digo viene de amor y de orgullo.

Viene de no querer que la gente sea asesinada, violada, encarcelada o sufrir que sus

uñas les sean arrancadas para forzarlas a decir que son indios. Viene del deseo de

vivir en una sociedad que se está esforzando por ser justa. Compadezco a la nación

que tiene que silenciar a sus escritores por expresar sus pensamientos. Pobre de la

nación que necesita encarcelar a los que piden justicia, mientras que los asesinos

comunes, los asesinos de Cultura masas, ibérica. los inescrupulosos Finales S. III, corporativos, inicios S. II a.C. los saqueadores,

los violadores, y los que expolian como aves de rapiña al más pobre de los pobres,

andan por ahí sueltos y libres.

Fuente: The Times of India / Traducción de Mariano Flores Castro

Imágenes

Cachemira

Imágenes Cachemira Bailarines en la Cachemira paquistaní Pintura mural, Ladakh, India. 6

Bailarines en la Cachemira paquistaní

Imágenes Cachemira Bailarines en la Cachemira paquistaní Pintura mural, Ladakh, India. 6

Pintura mural, Ladakh, India.

Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.
Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.
Hemis gompa, un monasterio budista tibetano del linaje Drukpa, establecido en 1672 por el rey

Hemis gompa, un monasterio budista tibetano del linaje Drukpa, establecido en 1672 por el rey de Ladakhi, Senge Namgyal.

Mujeres musulmanas de Cachemira observan los funerales de un soldado indio. En el distrito Cultura

Mujeres musulmanas de Cachemira observan los funerales de un soldado indio. En el distrito

Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.

de Kupwara, en la provincia india de Cachemira, muchas personas fallecen a diario debido a los enfrentamientos entre soldados indios y militantes islámicos.

Véase también:

http://www.letraslibres.com/index.php?art=12681

http://www.nuevaalejandria.com/01/sanluisg/Conflictos/Pakind/

9

Arqueología

Arqueología Las autoridades arqueológicas del estado indio septentrional de Cachemira descubrieron, en diciembre de

Las autoridades arqueológicas del estado indio septentrional de Cachemira descubrieron, en diciembre de 2009, varias esculturas de roca de Buda de unos 1,400 años de antigüedad en esa región, informó una fuente oficial. Según la fuente, citada por la agencia IANS, el hallazgo tuvo lugar en Zanskar, en la zona cachemira de Ladakh, de mayoría budista. Las estatuas, esculpidas en roca, guardan parecido con los famosos Budas que fueron destruidos por los talibanes en marzo de 2001, en la provincia central afgana de Bamiyán, zona arqueológica declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Los arqueólogos han acogido con entusiasmo el descubrimiento, que consideran servirá para revitalizar el turismo en la zona, agregó IANS.

10

Cooperación

Diálogo entre los primeros pueblos de Canadá y México

por Leonel Durán Solís

P ara el Museo Nacional de las Culturas es un hecho excepcional que en su

reapertura se dé la presencia de la Embajada de Canadá en México, la Comisión

Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, del Instituto Nacional de

Antropología e Historia y el Instituto Tecnológico Autónomo de México, y se

presenten en esta casa las Obras Maestras de los Primeros Pueblos de Canadá,

guardadas amorosamente por el Museo Canadiense de las Civilizaciones. También,

que se haya propiciado el Diálogo Entre los Primeros Pueblos de México y Canadá,

con el propósito de llevar a cabo una reflexión conjunta entre representantes de

los pueblos originarios de nuestros dos países, para abordar los temas de la lengua

y la cultura tradicional, el arte, la historia y los sistemas de creencias, así como la

preservación de la cultura y la influencia de la tecnología en esa materia.

El día 6 de octubre, al inaugurar la exposición, tuvimos la oportunidad de escuchar

al Excelentísimo Sr. Embajador Guillermo Rishchynski, al Dr. Victor Rabinovitch,

presidente del Museo de las Civilizaciones y al Director General del INAH, el Lic.

Alfonso de Maria y Campos. Cultura Sus palabras ibérica. Finales nos han S. permitido III, inicios valorar S. II a.C. la reapertura del

Museo Nacional de las Culturas, así como la importancia de las Obras Maestras que

hoy se exhiben en este recinto y conocer los esfuerzos que en Canadá se llevan a

cabo para reforzar el diálogo entre las diversas instituciones del gobierno canadiense

con los pueblos originarios de su país, y el aprecio que tienen a sus valores culturales

e históricos.

Por todo lo anterior, señoras y señores, amigos todos, a nombre del Museo

Nacional de las Culturas y de todos sus trabajadores, les doy la bienvenida.

Les ruego me permitan expresarles que el diálogo que hoy se inicia se ubica en

el predio que perteneció a Moctezuma Xocoyotzin, el gran tlatoani o gobernante

del extenso dominio territorial humano y político de los mexica, con una extensión abarcante de la mitad actual de la superficie de la República Mexicana y de toda

Centroamérica, hasta la actual República de Costa Rica en su actual colindancia con Panamá: ¡más de un millón de kilómetros cuadrados!, extensión donde se localizaron numerosos pueblos que muestran la gran diversidad cultural prehispánica. Comentar

a ustedes que esta casa se ubica en el corazón del México antiguo, en la pequeña

isla en donde se fundó en 1325 la gran ciudad de México-Tenochtitlan, situada en medio de un extenso y bello lago, al que arribaron los migrantes del mítico Aztlán

y detenerse al encontrar el águila sobre un nopal comiéndose una serpiente, hecho

anunciado por sus profetas, y que constituye el mayor símbolo sobre el origen de México, y que vemos representado en el centro de la bandera mexicana. Esta isla se encontraba en el sitio que hoy denominamos el Centro Histórico de nuestra ciudad, y fue la capital de los nahua-mexica –que en menos de doscientos años se convirtió en una de las mayores ciudades de su época en todo el mundo–, cabeza del poderoso estado que dominó gran parte de Mesoamérica. También, en este lugar se ubicó el recinto del Templo Mayor, el centro absoluto de la vida política, económica, religiosa y ceremonial del México-Tenochtitlan. El recinto del Templo Mayor era un espacio de 250,000 m2 en donde confluían los aspectos más importantes de la vida pública inseparable de su mitología. En el recinto sagrado tenían lugar las fiestas más importantes y las que marcaban la entronización de los tlatoanis y los funerales de los

viejos gobernantes. Un recinto con una extraordinaria arquitectura que nos maravilla; allí se ubicaban las construcciones más importantes, como el gran teocalli con una altura semejante a la actual Catedral Metropolitana. También se localizaron ahí los centros de educación más importantes: el calmécac, en donde los discípulos eran

enseñados por sabios llamados tlamatinime, bajo una férrea disciplina; el telpochcalli con una educación aplicada a desarrollar los oficios, y el cuicacalli, escuela dedicada

al canto y al desarrollo musical. En este edificio del museo donde nos encontramos,

formó parte de las Casas Nuevas de Moctezuma Xocoyotzin, gobernante de los extensos dominios mexica entre 1503 y 1519; extensa construcción con diversas salas para las tareas y funciones del huey tlatoani o gran señor resguardado por doscientos

principales, sobre todo cuando el soberano se refugiaba en la Casa Denegrida,

nombrada así porque eran salones oscuros pintados de negro y enlutados, a los que

Moctezuma se retiraba para meditar sobre los destinos de su nación y consultar a los

dioses sobre los acontecimientos más trascendentes.

A la caída de la Gran Tenochtitlan, Hernán Cortés se adjudica este predio, que al

pasar posteriormente a la Corona representó el centro principal del poder colonial al

construirse el Palacio Virreinal, hoy Palacio Nacional, y la Casa de Moneda, después

de 1562. Desde entonces, en este gran espacio el Palacio Nacional y la Casa de

Moneda representaron el centro del dominio colonial político y económico durante

300 años. Este establecimiento como Casa de Moneda fue la más importante en el

mundo, hasta el siglo XVIII, por los gigantescos volúmenes de acuñación de oro y

plata que se esparcieron por todas las direcciones del planeta.

Ya en el México Independiente; el primer presidente de la República, el general

Guadalupe Victoria, impulsa en 1825 la creación del Museo Nacional de nuestro

país, y que tiene como segunda sede, en 1865, el recinto de la antigua Casa de

Moneda. El Museo Nacional durante 100 años fue el centro de las mayores iniciativas

en la investigación de la historia antigua y colonial y de las investigaciones sobre la

arqueología y etnografía, estudios y exposiciones en sus salas que contribuyeron

ideológicamente al desarrollo de la identidad nacional. Sus importantes colecciones

dieron lugar a la fundación de otros museos: el primer Museo de Historia Natural, en

el edificio del Chopo, el Museo Cultura Nacional ibérica. Finales de Historia, S. III, en inicios el Castillo S. II a.C. de Chapultepec,

y el Museo Nacional de Antropología en el bello recinto que todos conocemos. Y

desde 1965 este inmueble se transforma en el Museo Nacional de las Culturas, único

en el país y que propicia el acercamiento de sus visitantes a la diversidad cultural del

mundo y que hoy recibe a todos ustedes con brazos fraternales.

En nuestros países convergen y divergen muchas identidades culturales, unas

fuertes y otras debilitadas por largos siglos de explotación, aislamiento, incomprensión,

eurocentrismo recalcitrante y, hay que decirlo, en un afán desenfrenado por

apoderarse de su alma y sus recursos naturales. Por fortuna, en los países de toda

América ha habido políticas de reivindicaciones de los valores fundamentales de

nuestros pueblos originarios como las que ustedes expresarán en el Diálogo que hoy se lleva a cabo en el museo que ahora se convierte en un refugio para investigar, resguardar y difundir los destellos de los otros, con el fin de contribuir a la educación de nuestro pueblo y ampliar su visión universal, conocimiento y valoración. En nuestro caso en México, hay una tradición arraigada de defensa de los grupos étnicos, pero no únicamente de México sino del mundo, incluyendo los programas orientados a la investigación de los indígenas sobre sí mismos y de otros diferentes puntos del orbe, cuestión clave para entender la razón de ser del Museo Nacional de las Culturas. Al fundar el Museo Nacional de las Culturas hace 45 años, sus fundadores pensaron, a mi juicio correctamente, que este museo debería abrirse a otros ámbitos internacionales dedicados al conocimiento, rescate, preservación y difusión de las más diversas y antiguas culturas del mundo, a la valoración de sus aportaciones, a los conocimientos tradicionales, usos, lenguas, artes y ciencia: vínculos entre naturaleza, vida cotidiana y expresiones estéticas, así como aspectos de la multiculturalidad, las migraciones, y muy destacadamente, el papel que desempeña la tecnología en la conformación de un mundo globalizado, sin demérito de sus propios valores.

De ahí que hemos pensado que el Diálogo de hoy debería conducirnos a dos principales objetivos:

a) Un programa de cooperación entre los Primeros Pueblos de Canadá y México y b) un programa de trabajo con propuestas curatoriales que para nuestros museos incorporen los grandes temas de la diversidad cultural de distintas regiones del mundo, muestras referidas a los temas de interacción, fusión, mestizajes, migraciones, identidades, diferencias, etc., que enriquezcan la visión panorámica comparativa de estas entidades humanas hasta donde se conocen por las investigaciones de diversas disciplinas, abordadas en numerosos centros académicos y en museos de numerosos países. Todo lo anterior con el propósito de asegurar que este Diálogo entre los Primeros Pueblos de Canadá y México no quede congelado en el tiempo ni sujeto a las

circunstancias políticas de nuestros respectivos países, sino que sea fundacional y

líder de una cooperación permanente promovida por Canadá y México.

Finalmente, leeré a ustedes y para todos nosotros, las palabras de Nezahualcóyotl,

que viviera de 1402 a 1472, “poeta, arquitecto y sabio de las cosas divinas” -como

lo describe nuestro sabio Miguel León Portilla- y expresado en su poema “Poneos de

Pie”:

¡Amigos míos, poneos de pie!

Desamparados están los príncipes,

yo soy Nezahualcóyotl,

soy el cantor,

soy el papagayo de gran cabeza.

Toma ya tus flores y tu abanico.

¡Con ellos parte a bailar!

Tú eres mi hijo,

tú eres Yoyontzin.

Toma ya tu cacao,

la flor del cacao,

¡que sea ya bebida!

¡Hágase el baile,

comience el dialogar de los Cultura cantos!” ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.

Amigos todos: que bajo esas antiguas palabras imborrables, principie el Diálogo de

nuestros pueblos.

Antrop. Leonel Durán

Museo Nacional de las Culturas

Centro Histórico de la Ciudad de México

21 de Octubre de 2010

Máscaras de indígenas Haida. Costa Noroeste de Canadá. 16

Máscaras de indígenas Haida. Costa Noroeste de Canadá.

Inmigración

El arte, integrador por naturaleza, es esencial para la inmigración

por Javier López Iglesias

Habla. Su voz resuena y el mundo se hace eco del pensamiento y actividad de Sami Naïr. Hijo de un militar del ejército francés, nació accidentalmente en Argelia hace 64 años, “aunque a los seis meses ya vivía en Francia”, y es hoy referente cultural y sociológico y una de las voces europeas más respetadas a la hora de analizar la inmigración y los movimientos migratorios. Ha publicado centenares de artículos periodísticos sobre el tema y es autor de una abundante bibliografía cuya última entrega titula La Europa mestiza. Doctor en Filosofía Política y en Letras y Ciencias Humanas por la Sorbona y

catedrático en Ciencias Políticas de la Universidad de París, ha ejercido como experto de la Comisión Europea, asesor del ministro del Interior francés en integración de los inmigrantes, delegado interministerial en Migraciones Internacionales y Codesarrollo, (concepto del que ha sido creador), diputado europeo y consejero de Estado. Ligado a España desde hace décadas, “vine por primera vez en 1970 y desde 1990 paso épocas en éste país en el que me siento como en casa”, en la actualidad es, además, director

Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.

del Centro Mediterráneo Andalusí de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

¿Qué le empujó a dedicar su actividad al ámbito de la inmigración? Parece como si mi destino estuviera escrito al margen de mí mismo. Si hace 40 años me hubieran dicho que iba a dedicar una parte substancial de mi trabajo y de mi vida a luchar por la consideración y el reconocimiento de los derechos y la libre integración de los inmigrantes en las sociedades democráticas, no lo hubiera creído. Por eso digo lo del destino, porque la realidad es que tras estudiar filosofía y sociología y especializarme en teoría política todo me llevaba a pensar que en la docencia estaba

mi futuro y mi tarea principal. Si bien es cierto que siempre he estado ligado a la

Universidad, la posibilidad de conectar con intelectuales tras la convulsión del Mayo

parisino del 68 fue variando mi destino.

¿Pero, cuáles fueron los determinantes? Suelo decir que fue la conjunción de dos elementos lo que me llevó a asumir y volcarme en lo que podría llamarse la batalla de los derechos. Por una parte fue la aparición, con gran empuje, de la extrema derecha francesa encarnada en Le Pen, que pasó en las elecciones municipales de 1983 de ser un grupo de fanáticos a

un partido de masas. A través de este hecho, un país demócrata como Francia le

abría camino a un partido que se declaraba radicalmente xenófobo, que apostaba por el odio y la violencia y que, sin remilgos, preconizaba la aniquilación de todo lo extranjero y, muy especialmente, de los inmigrantes. Esto es patético si se tiene en

cuenta que siete de cada diez franceses tienen antepasados extranjeros. El segundo elemento clave fue entrar en contacto con los miembros de la

redacción de la revista Les Temps Modernes, que dirigían Simone de Bauvoir y Claire Etcherelli. Estas personas me pidieron que coordinase un número especial sobre la inmigración en Francia. Acepté encantado y me lancé a ello en una atmósfera

de desengaño con la izquierda que, tras vencer en las elecciones presidenciales de

1981, impulsó dos años más tarde una política ultraliberal que chocaba frontalmente

con sus propuestas electorales. La crisis de entonces y el desempleo en aumento colocaron a Francia en un galimatías de identidad que todavía hoy no está ni mucho menos resuelto. Concluía de modo repentino un período largo de verdadera integración social

y de progreso. Francia miraba a una Europa en construcción y daba la espalda al Mediterráneo y al hacerlo a las poblaciones provenientes de sus antiguas colonias del Magreb y del África subsahariana. Como explico en mi libro La Europa mestiza, en este contexto social y cultural arraigó la idea de los inmigrantes como competidores

en un mercado laboral en crisis. Una idea que la extrema derecha, como está pasando

ahora, convertiría en baza electoral.

Usted ha apelado a la responsabilidad a la hora de hacer ciertas afirmaciones…

Así es y lo he hecho con toda la rotundidad porque ciertas afirmaciones además de

injustas son falsas. En su momento, en lugar de reconocer que había una crisis de

integración que afectaba a todos los sectores de la sociedad, una crisis, que como en

cualquier crisis son los inmigrantes los que la pagan más porque generalmente son

los primeros que pierden el trabajo y su pobreza se ve agravada porque culturalmente

también suelen tener menos capacidad de respuesta, en el colmo del cinismo y de la

mentira, ciertos sectores de la derecha y la extrema derecha proclamaban que la crisis

de integración era causa directa de la inmigración y que los extranjeros e inmigrantes

no querían integrarse.

He escrito y contado siempre que he tenido oportunidad que, en el colmo del

cinismo, el presidente de la República Francesa, Giscard d´Estaing, llegó a afirmar

que los inmigrantes son “inasimilables”. Hay que apelar a la responsabilidad porque

afirmaciones de ese tipo hacen cargar con la culpa de la crisis a quien lejos de ser

culpable, es víctima.

Es muy injusto porque las sociedades europeas necesitaban y necesitan

para su desarrollo de la inmigración.

No hay un problema de integración porque exista un problema de inmigración, sino

que hay un problema de inmigración porque existe un problema de integración. Esa

es la realidad. La integración Cultura no tiene ibérica. que Finales ver solamente S. III, inicios con los S. II inmigrantes a.C. sino con

el conjunto de toda la sociedad. Los mismos ciudadanos y trabajadores alemanes,

franceses o españoles que no veían ningún tipo de problema en la inmigración cuando

no había desempleo, se muestran ahora, que hay paro, totalmente en contra de los

inmigrantes, lo que demuestra que la cuestión central es la relación social, de toda

la sociedad, y la integración social. Insisto; el problema es de todos. La inmigración

es un tema humano que es preciso despolitizar. En los últimos 20 años no hemos

sabido legitimizar, dar auténtica legitimidad a la presencia de los inmigrantes que

hemos necesitado para construir nuestra riqueza económica y nuestro bienestar. Los

poderes políticos han dejado la inmigración en manos del mercado.

En el momento actual y a nivel mundial hay un proceso de empobrecimiento de las clases medias y esta situación hace que sea más fácil que calen los mensajes populistas. Pero el mensaje que debemos asumir es que los inmigrantes de hoy serán mañana los ciudadanos de pleno derecho del país que los ha acogido. Eso, por suerte, es así. Porque vivimos juntos tenemos que buscar valores comunes y no empeñarnos en remarcar los hechos diferenciadores. No se trata de defender a unos y atacar a otros, ni a la inversa, sino, y partiendo de que las sociedades son organizaciones muy complejas y es muy complejo articular y variar creencias, ideas y pasiones, apelar al respeto, a la vida en común y al derecho de todos a la vida en situación de igualdad.

¿Estamos ante una cuestión excesivamente politizada? Por supuesto y para mal. Creo en y pido la despolitización de la inmigración aunque

es evidente que a los partidos políticos, que buscan argumentos para captar votos, les interesa esa inaceptable politización. La inmigración no es una cuestión de derechas

o de izquierdas, sino de humanismo, de solidaridad y de justicia. El discurso perverso

de la exclusión y del racismo en las batallas políticas debe ser considerado no como una opinión, sino como un delito. Se van implementando leyes que especifican de un modo más o menos camuflado como delito el usar el color o el origen de una persona para despreciarla o excluirla. Nadie es responsable del color de su piel, de la religión en la que se crió o del lugar en el que vino al mundo. Los inmigrantes no han venido para robar el trabajo de los ciudadanos de los países desarrollados. Han venido porque había una oferta de trabajo. Nosotros los hemos

llamado. Los reclamábamos. Hubo dos oleadas de inmigración en Europa tras la Segunda Guerra Mundial. La primera en Francia y Alemania con la llegada de españoles, italianos, portugueses, turcos, magrebíes… Sin esos inmigrantes ni Francia ni Alemania hubieran podido afrontar sus retos de crecimiento económico y social y, por supuesto, no hubieran podido alcanzar el estado de bienestar que alcanzaron y no serían hoy lo que son. A mitad de los años 70, a partir de que las sociedades europeas empezaron a transformarse

y vivieron una gran expansión, y España es un ejemplo en este sentido por su gran desarrollo desde ese momento, se produce la segunda gran oleada de inmigrantes.

¿Y la identidad?

No se puede plantear el problema de la inmigración en términos de identidad.

Cuando se plantea así no hay solución. Nadie tiene las claves para definir de manera

absolutamente formal lo que es un inmigrante como ciudadano identitariamente

integrado. ¿Para integrarse debe renunciar a su religión o a su nombre? Creo que no.

Puedo llamarme Mohamed y sentirme plenamente español y ciudadano de este país

y compartir el pasado, el presente y el futuro de la sociedad en la que vivo.

Nadie tiene la clave absoluta para definir realmente la identidad, por lo que

plantear los problemas de inmigración en términos de identidad es muy peligroso

porque en esa situación suele salir victorioso el que tiene la visión más extremista

porque argumenta que representa la pureza de la identidad, de la lengua, de las

costumbres, etc. etc. La experiencia me ha llevado a la conclusión de que para

avanzar hay que separar completamente la cuestión de la inmigración con lo que

tiene que ver con las identidades. Y separar el espacio privado del espacio público.

El espacio público debe regirse a través de los derechos comunes, es decir, derechos

y deberes iguales. Ni más ni menos, sino iguales. En el terreno privado el marco que

debe presidir es el del respeto de los valores individuales.

Hablemos de arte. ¿Qué conexiones tiene la inmigración, el arte y la actividad

artística?

Es éste un tema interesantísimo Cultura sobre ibérica. el que Finales he trabajado S. III, inicios he impartido S. II a.C. recientemente

una conferencia. El arte es hoy en día cada vez más una forma de expresión basada

en el mestizaje. El arte y el artista siempre han sido autónomos en relación con la

sociedad. Muchos de nuestros más grandes artistas han sido inmigrantes. Una de

las grandes luchas “artísticas” entre Francia y España es que Picasso, habiendo

nacido en España, es sentido como francés por muchos ciudadanos de mi país. Por

responder con concreción le diré que el arte juega un papel esencial en relación con

la inmigración y es, hoy en día, uno de los medios a través del que se consolida la

integración. El arte es, por naturaleza, integrador; una actividad que fomenta la

integración del inmigrante.

¿Existe en Europa una visión uniforme sobre la inmigración? Decididamente, no. Europa no existe como conjunto uniforme. Eso lo pagamos a nivel

cultural, político y económico. No hemos sabido establecer una política coordenada frente a la crisis y han ganado las políticas liberales en cada país. Ocurre lo mismo a nivel de los derechos. La Europa vigente gira en exceso en torno a Francia y Alemania. Eso establece una relación de fuerza determinante a la hora de tomar decisiones. Se explican en ese sentido determinadas actuaciones del gobierno español, como el no censurar de forma clara el vergonzoso papel del gobierno de Sarkozy

a la hora de la expulsión de los rumanos. España juega un papel importante en el

continente. El problema de Europa no es Grecia, ni Portugal, ni Irlanda. El problema de Alemania y de Europa se llama España por su endeudamiento, por su importancia estratégica y porque, realmente, es un trozo esencial en el gran pastel europeo. Europa está inmersa en una estrategia que contempla que la situación española mejore a cualquier precio. España responde con solidaridad a sus aliados europeos

y por ello, probablemente, no puede criticar como correspondería ciertas decisiones que vulneran derechos esenciales. En conjunto, el balance de la política europea de inmigración es gris y decepcionante. La Unión Europea proclama su adhesión decidida a la preservación

de los derechos humanos y el respeto a la libertad. Pero, ante los retos que plantea

el desarrollo de las inmigraciones en masa y descontroladas, hace como que no ve

y pasa por alto esas buenas intenciones. La inclinación natural de la UE es alinearse con las políticas nacionales más represivas y defender las condiciones del mercado

migratorio, preconizando el respeto a los derechos humanos pero de un modo cínico, porque cierra los ojos ante las violaciones de éstos. Impera el objetivo de hacer de la inmigración un depósito de mano de obra flexible, barata y adaptada a las estrictas necesidades del mercado laboral. Como insisto en mi libro La Europa mestiza, a diferencia de los Estados miembros,

la Unión Europea, al carecer de la visión en profundidad y de la riqueza humana que

constituye la esencia de una nación, tiene una concepción estrictamente administrativa y burocrática del extranjero en general y del inmigrante en particular, y lo que es peor,

una percepción utilitarista del refugiado que solicita asilo. Sólo concibe al inmigrante

en el marco de las relaciones de la oferta y la demanda. Esto es grave porque si

ignoramos la dimensión humana no podremos comprender los flujos migratorios

y la dimensión humana es para la Unión una cuestión secundaria, aunque sobre el

papel y de cara a la galería vele con firmeza por los valores fundamentales. En teoría

existe libre circulación de ciudadanos, pero la realidad es que los mejor preparados

(investigadores, universitarios, trabajadores de alto nivel) tienen facilidades y los

más desfavorecidos y menos formados tienen serias dificultades, son hacinados en

guetos y campos de internamiento o, simplemente, directamente expulsados. La

gran política migratoria de Europa, que es indispensable y vital, no se ha elaborado

y mucho menos llevado a la práctica todavía.

¿Tiene España peculiaridades?

En España, el fenómeno de la inmigración se ha producido de una manera muy

rápida, en no más de los últimos diez años y eso es un condicionante. Un tema de

tanta trascendencia debe ser abordado y asumido con paciencia, con coherencia

y con serenidad. Hasta hace seis años no había política de inmigración. Se puso

después en marcha una Ley de Extranjería y ahora estamos en el momento de

implementar el reglamento que articule lo legislado.

Pese a ese poco tiempo de abordaje, creo que en España las cosas en relación

con la inmigración han funcionado Cultura ibérica. razonablemente Finales S. III, bien. inicios Es S. ahora, II a.C. en los últimos

tiempos y en plena crisis, cuando se oyen algunas voces alarmantes, sobre todo

en Cataluña. El antiguo ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Sr. Corbacho, está

en el límite de lo aceptable en su discurso sobre la inmigración ilegal. Dicho esto,

no condeno a nadie y creo que en general las cosas se han hecho bastante bien y

la población ha dado, también en general porque excepciones lamentablemente

siempre existen, muestras sobradas de cordura y sentido común. Ahora, nadie puede

predecir lo que puede ocurrir, porque en épocas de crisis y de crisis dura como esta

en la que estamos pueden aflorar posturas inesperadas.

¿Cómo explica lo sucedido en Francia? El partido en el poder había perdido las elecciones regionales en Francia. Tras este fracaso decidió buscar una estrategia para volver a captar a los votantes y al electorado del Frente Nacional. Hay que partir de este hecho para analizar lo sucedido y entenderlo. Sarkozy ganó las elecciones presidenciales en 2007 con el apoyo mayoritario y trascendental de los votantes –en torno al 80%– del Frente Nacional. Por eso los resultados del Frente Nacional entonces fueron muy malos, nunca habían sido tan bajos. Para llevarlos a su terreno, Sarkozy hizo una campaña basada fundamentalmente en la seguridad. Para enmascarar ese giro estratégico histórico en la derecha francesa, que nunca se había servido tanto de la extrema derecha. Para hacer olvidar este hecho, al llegar al poder el presidente nombró a dos ministras procedentes de la inmigración. Fue una cuestión de imagen porque esas ministras en realidad no representaron a la comunidad de inmigrantes ni sus intereses. Entre 2007 y hoy, Sarkozy fue perdiendo y no logró recuperar el apoyo de aquellos votantes del Frente Nacional. Desde entonces ha ido perdiendo todas las

elecciones municipales y regionales, que en Francia tienen mucha importancia. Frente

a esta situación, tras una serie de reuniones el pasado junio, el Gobierno decidió

poner en marcha una estrategia para recuperar al electorado radical de la derecha y hacer de la inmigración ilegal un vehículo de movilización política. El gran error es que el primer objetivo fueron los gitanos rumanos que, como ciudadanos europeos, no son inmigrantes ilegales y tienen derecho a la libre circulación. Es un error dramático y un hecho muy grave que la primera directiva que

salió del Ministerio del Interior fuese contra una etnia concreta, la gitana, porque choca frontalmente contra las reglas del Estado de Derecho. Por otra parte, el error

al focalizarse en ciudadanos europeos habla de la ineptitud de alguna gente. Como

es obvio, todo esto ha levantado una gran polvareda en el país.

Sostiene usted que las sociedades siempre han estado mezcladas, que son mestizas. Efectivamente. Este punto atraviesa todo mi trabajo a lo largo de estos años. Las sociedades siempre han vivido mezcladas. Siempre han sido mestizas. Dicho esto

Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.
Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.

hay que considerar que vivimos en sociedades nacionales en las que la pertenencia política supone una pertenencia étnica y cultural absolutamente diferenciada. Alemanes, españoles o franceses consideran que tienen rasgos muy diferentes que los hacen distintos del resto. Pero si uno entra y analiza cada nación comprobará un grado excepcional de mezcla y de mestizaje entre grupos humanos de todas partes del mundo. Eso es lo que vivimos hoy. El sentimiento nacional en Francia está muy arraigado, pero como ya he apuntado, la realidad es que más del 70% de los franceses tienen y tenemos antepasados extranjeros. El ciudadano francés más admirado hoy es Zidane, una persona de origen argelino. La mezcla étnica, por ejemplo en Alemania, ha funcionado de manera permanente. Por esta razón el problema del multiculturalismo no debe ser reducido a un problema de etnicidad. La mezcla es positiva y debe constituir la base de la construcción de los derechos humanos y de los correspondientes deberes en la sociedad europea. Europa es mestiza porque, por suerte, las poblaciones se han mezclado. La cuestión es ahora y a partir de este mestizaje estructurar juntos valores comunes.

¿Cuáles serían esos valores fundamentales? Igualdad de género en hombres y mujeres; separación de lo espiritual de modo que no se haga de las religiones un elemento de competencia política; valores relativos a la libertad personal en la esfera privada, a la igualdad ante el derecho y, por supuesto, solidaridad, una cuestión vital difícil de mantener en épocas de crisis. Estos valores nos conducen a un humanismo basado en la realidad actual del género humano. Hay que tener en cuenta que Europa inventó en el siglo XVIII un concepto realmente extraordinario que hizo de este continente el espacio de civilización más importante del planeta. Hablo del concepto de universalismo de los derechos del hombre. No podemos dejar en el ámbito de lo abstracto un concepto tan esencial. La universalidad supone, en mi opinión, el respeto del otro, ya sea inmigrante, extranjero, mujer, aquel que no tiene el mismo comportamiento sexual que yo, el que no tiene mis mismas costumbres… El respeto en la relación con el otro.

Finalmente y en el marco actual, ¿por dónde deberían pasar las soluciones? No hay fórmulas mágicas ni soluciones determinantes. Pero hay que potenciar las políticas de ciudadanía, una ciudadanía plural e inclusiva. El acceso a la ciudadanía es esencial. Insisto en que hay que tener claro que el porvenir del inmigrante es volverse ciudadano del país de acogida y no constituir minorías. No podemos seguir ignorando el déficit de legitimidad. Seguir segmentando derechos y creando infraciudadanos, porque entramos en contradicción con las garantías elementales del Estado de Derecho, con la universalidad de los derechos humanos y con las exigencias de la democracia en sociedades cada vez más plurales. Hay que explicar las cosas, las cuestiones que nos diferencian porque, comprendiéndolas, es más fácil que sean socialmente aceptadas. También los inmigrantes deben asimilar los valores y las normas de la comunidad de acogida. Hay que definir lo aceptable y lo no aceptable y llevar a cabo, en las escuelas, en los colectivos, etc. una labor educativa real desde la evidencia de que la condición del inmigrante ni es ni debe ser eterna. Su porvenir es el acceso al “nosotros” común.

Fuente: www.hoyesarte.com

Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.

http://correodelasculturas.wordpress.com

Museos

El Museo de la Evolución impulsará una red de centros similares

El objetivo es aunar colaboración científica y turística entre las ciudades

El Museo de la Evolución Humana de Burgos y otros centros como el Museo de Altamira, en Cantabria, el Museo de Neandertal de Mettman, en Alemania o el Museo del Hombre de París, podrían formar parte de una Red Europea que les permitiría colaborar en el plano científico y turístico, según propuso el director del Museo del Neandertal, Gerd-Christian Weniger, que participó en la primera reunión del comité de asesoramiento científico del MEH. Este comité científico cuenta con especialistas nacionales e internacionales

y entidades relacionadas con el ámbito del Museo. Entre ellos, los tres codi- rectores de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro, Eudald Carbonell

y Juan Luis Arsuaga, David Lordkipanidze, director del Museo Nacional de

Georgia o Manuel Toharia, director científico de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. La consejera de Cultura, María José Salgueiro, admitió la posibilidad de crear esta red de museos, en la línea de la colaboración que se ha establecido con el Museo Zhoukoudian, en Beijing, un acuerdo suscrito durante la última exposición universal de Shanghai. Juan Luis Arsuaga, codirector de Atapuerca, sugirió también la realización de grandes eventos en el Museo de la Evolución, asociados al Auditorio y Palacio de Congresos. El comité científico del Museo de la Evolución Humana tendrá funciones consultivas y de asesoramiento técnico-científico sobre el centro.

Fuente: www.nortecastilla.es

Patrimonio

Dona Nueva Zelanda pieza maorí al Museo Nacional de las Culturas

U na escultura de arte contemporáneo de la etnia maorí, que narra el viaje de la vida de un recién nacido, fue donada por la embajada de Nueva

Zelanda al Museo Nacional de las Culturas ubicado en el Centro Histórico de

la ciudad de México.

El donativo, una pieza de madera del artista contemporáneo maorí Ngatai Taepa, es el primero que recibe México de ese país y pertenece a una serie de 10 obras llamada “Te Pitau a Tiki”.

La curadora Rafaella Cedraschi, del Museo Nacional de las Culturas, afirma que en esta obra el escultor repite la iconografía de las piezas tradicionales de su comunidad en una especie de narración por el nacimiento de su hijo, en tanto muestra la figura del padre con el recién nacido entre sus piernas. La representación, donde el artista recurre a varios elementos escultóricos

y pictóricos del imaginario tradicional, es muy recurrente en los paneles decorativos que adornan las paredes de las casas de reunión de los maorí, aseguró Cedraschi. “El artista reconstruye esa idea de su hijo recién nacido a través de los ante- pasados míticos maoríes de Nueva Zelanda, y lo presenta como el niño que

llega al presente por medio de sus padres”, afirmó la antropóloga.

Por su parte, Leonel Durán Solís, director del Museo Nacional de las Culturas,

expresó el interés de intercambiar exposiciones con Australia y Nueva Zelanda,

al tiempo que adelantó que para 2012 se pretende traer una muestra sobre el

pueblo maorí, la primera exposición de este tipo en México. La obra de arte fue entregada por Cecile Hillyer, embajadora de Nueva Zelanda en México, a Alfonso de Maria y Campos, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia, como testimonio de amistad y con moti- vo de los festejos del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución mexicana.

Fuente: La Jornada

Cultura ibérica. Finales S. III, inicios S. II a.C.

Directorio

Directorio INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA DIRECTOR GENERAL ALFONSO DE MARIA Y CAMPOS CASTELLÓ SECRETARIO

INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA

DIRECTOR GENERAL ALFONSO DE MARIA Y CAMPOS CASTELLÓ

SECRETARIO TÉCNICO

MIGUEL ÁNGEL ECHEGARAY

SECRETARIO ADMINISTRATIVO

EUGENIO REZA SOSA

COORDINADORA NACIONAL DE MUSEOS Y EXPOSICIONES

LOURDES HERRASTI

DIRECTOR DEL MUSEO NACIONAL DE LAS CULTURAS Y DEL CORREO DE LAS CULTURAS DEL MUNDO

LEONEL DURÁN SOLÍS

EDITOR

MARIANO FLORES CASTRO

correodelasculturas@gmail.com

ÉSTA ES UNA PUBLICACIÓN DEL CENTRO DE ESTUDIOS SOBRE LA DIVERSIDAD CULTURAL (CEDICULT) DEL MUSEO NACIONAL DE LAS CULTURAS

©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR LOS RESPECTIVOS AUTORES DE LOS ARTÍCULOS, NOTAS Y FOTOGRAFÍAS.

MÉXICO, D.F., 15 DE NOVIEMBRE DE 2010.