Sei sulla pagina 1di 3

Guatemala, 25 de enero del 2020.

Las Redes sociales y el daño que han causado a la Familia.

Introducción:
Consideremos por un momento el enorme desarrollo tecnológico de estos
años.
El hombre y la humanidad entera se encuentran ante un gran dilema, acerca de
que es lo que se debe priorizar, las redes sociales o la familia.

Sera necesario que el mismo hombre aprenda a “separar el trigo bueno de la


cizaña” en el momento oportuno. La formación del hombre y en particular su
formación de valores éticos y morales es un tema demandado por Dios y la
sociedad.
La crisis de la verdad, de certezas y de valores humanos son característicos del
tiempo actual, pueden llegar a ser revertidos con la acción de valores, de
unidad, de solidarismo y familiares. Pero sobre todo con fundamentos bíblicos
sólidos.
Las redes sociales son sin duda un mar tentador en el que todos anhelan
navegar, sin embargo, algunos se ahogan en la tentación.
Recordemos según la historia, que el internet tuvo su Genesis en los años 60
del siglo pasado con fines militares. En nuestros días se ha establecido como
un cimiento fundamental de las comunicaciones. En ese contexto, a principios
de la década pasada surgieron las famosas “redes sociales”, fenómeno todavía
en incontrolable crecimiento, pero capaz de convertir asuntos secretos, en
públicos, a tal punto que hay muchas personas que no pueden estar
desconectados de las “redes”.
Preguntamos entonces ¿Qué es una red social? Sencillamente un conjunto de
lazos entre diversas personas físicas o jurídicas, que intercambian y comparten
una misma información y de acceso público, de intereses, preocupaciones,
necesidades, diversiones, o simples saludos.
Una red social no es un grupo de personas que se reúnen en algún lugar, sino
que se concentran y se comunican virtualmente, movidos y motivados por un
objetivo, siguiendo algunas normas.
Cuando se habla de redes sociales, rápidamente se hace referencia a la
comunicación, socialización y todo tipo de información, de organizaciones,
sociedad y entes estatales. Como hemos visto en el caso de algunos asuntos
que tenían carácter privado por ser de interés nacional e internacional, que
simple y sucesivamente quedaron al descubierto, plazas fantasmas,
corrupción, etc.
Pero entonces… ¿Qué es lo que realmente esta sucediendo con las redes
sociales? ¿Funcionan de manera positiva, o es por el mal uso que le damos?
Hay que tener presente que al usar estas herramientas sociales nos exponemos
a los riesgos que estos tienen. Y uno de ellos es el mas común, el robo de
identidad, problema al que se ven expuestos hasta los usuarios más
cuidadosos.
De allí la importancia y precaución de utilizar este tipo de comunicación,
cuidarse de manera personal y también cuidar a la familia.
Otro gran problema que existe es la adicción, ya que por ello hay un gran
deterioro en las relaciones personales en nuestro entorno, principalmente con
la familia, ¿Por qué? Porque la tendencia es comunicarnos cada vez más por el
móvil o la computadora y no de manera personal y esto involucra a nuestros
hijos en su actuar, la falta de control sobre ellos y más si son mayores.
Las consecuencias que genera la falta de comunicación verbal entre la familia
son irreparables. Tampoco se puede dejar de mencionar el efecto que estas
redes sociales provocan en las actividades laborales, en el ministerio cristiano,
o aun en la iglesia. Hacen perder nuestro tiempo, provocando bajo
rendimiento.
Claro queda entonces que el mal uso de estas redes esta llevando a la sociedad
a un callejón sin salida, con pocas alternativas de recuperar el tiempo y las
relaciones perdidas.
La adicción, o el uso excesivo de las redes, puede radicar en un patrón dañino
que repercute en interferencias en el tiempo familiar y estudio, lo que provoca
división.
Varios investigadores destacan que las redes sociales han alterado las
relaciones familiares, al permitir una vía de comunicación con los parientes
mas lejanos, pero por otro lado se produce un alejamiento de aquellos
miembros del hogar más cercanos.
La caída en Genesis capitulo 3, ha producido en la humanidad una aversión a
la sumisión, la humanidad sin Dios buscara siempre ser independiente y evitar
responsabilidad, manifestando su descontento y opinión en las redes, pero
dejándose influenciar por otras opiniones de personas que son consideradas
liberales, la debilidad resultante no es debido a una falta de conocimiento, sino
debido al pecado.
Las nuevas tecnologías permiten comunicarse inmediatamente en contextos
cada vez mas amplios, en el trabajo, en el ministerio, o en cuestiones
familiares, pero las nuevas tecnologías afectan también la solidaridad familiar.
Por lo tanto, debemos ser cuidadosos, “todo es licito, mas no todo conviene.”
Si los usamos deberá ser con responsabilidad, pero también se debe
aprovechar ese espacio para algo mas que enterarnos, publicar algo que
edifique y que ayude a la sociedad necesitada. No ser del montón, ser la
diferencia, que impacte en un mundo necesitado.

En Cristo.

Lic. MA. Alberto Guillen.