Sei sulla pagina 1di 149

MANUAL ELEMENTAL DE DERECHO CONSTITUCIONAL

ALAN YUPANQUI
ÍNDICE

PRIMERA PARTE
TEORÍA DE LA CONSTITUCIÓN

UNIDAD I
NOCIONES GENERALES DEL DERECHO CONSTITUCIONAL

I.1. Ubicación del derecho constitucional en la ciencia del derecho…........….. 1


I.2. Concepto y definición del derecho constitucional...………….…………...… 1
I.3. Objeto y método del derecho constitucional…………………………........... 1
I.4. Fuentes del derecho constitucional………..………………..………..………. 2
I.5. Derecho constitucional y derecho político………………....……….……..…. 2
I.6. Derecho constitucional y ciencia política………………........……………..... 2
I.7. Ramas del derecho constitucional…….…….………………..…………..….. 2
I.7.1 Derecho constitucional nacional o particular………………............…. 2
I.7.2 Derecho constitucional general o universal………………...…….…… 3
I.7.3 Derecho constitucional comparado……………................................... 3

UNIDAD II
ORIGEN Y FORMACIÓN DEL DERECHO CONSTITUCIONAL

II.1. Evolución del derecho constitucional…………..…........................……….. 4


II.2. En la edad antigua………………………...……..…………………..………... 4
II.3. En la edad media…………………………………………...…....………..…... 4
II.4. En Inglaterra………………………………….....……………..….………….... 5
II.5. En los Estados Unidos de Norte América……...……..…..………..……….. 5
II.6. En Francia…………………………………………………………………..….. 5
II.7. En España……………………………………………………………..……..… 6
II.8. Constitucionalismo contemporáneo y neocontemporáneo……………...… 6
II.9. Constitucionalismo liberal y constitucionalismo social…..……………….... 7
II.10. Las primeras cátedras de derecho constitucional….……...........……...… 7

UNIDAD III
TEORÍA DE LA CONSTITUCIÓN

III.1. Poder constituyente……………...…….………………………………..……. 8


III.2. Concepto y definición de constitución………...….……………………….… 8
III.2.1. Concepto racional-normativo….………………….……..………..… 8
III.2.2. Concepto histórico-tradicional……...………………………….….… 9
III.2.3. Concepto sociológico…...…………..………………………….….… 9
III.3. Clasificación de las constituciones………..……………………..…...…..… 9
III.3.1. Por su forma: constituciones escritas y constituciones
no escritas………………………………………………………….….. 9
III.3.2. Por su contenido y extensión: constituciones sumarías y
constituciones desarrolladas………………..……………………...… 9
III.3.3. Por su mecanismo de reforma: constituciones rígidas y constituciones
flexibles….……..……..………………….…………………………..… 10
III.3.4. Clasificación según Sayt, Kelsen y Loewenstein…...…….…….… 10
III.3.4.1. Constituciones: dispersas o codificadas (Sayt)…..….… 10
III.3.4.2. Constituciones pétreas-eternas (Kelsen).………..…..… 10
III.3.4.5. Constituciones normativas, nominales o
semánticas (Loewenstein)…..………………………....… 10
III.4. Clasificación de las normas constitucionales………………..…….………. 11
III.4.1. Por su condicionalidad o incondicionalidad: normas programáticas
u operativas….…………………………….………………………..… 11
III.4.2. Por su disponibilidad o indisponibilidad: normas discrecionales
o imperativas….…………………………………..………………....… 11
III.5.3. Por los destinatarios: normas de organización o de derechos
Personales…………………………………………………………….. 11
III.5. Supremacía constitucional...……….…………………….……………......… 12
III.5.1. Importancia de la supremacía constitucional…..….….………...… 12
III.5.2. Origen y fundamento de la supremacía constitucional.....……….. 12
III.5.3. Supremacía constitucional y jerarquía normativa………...…….… 12
III.5.4. Control de constitucionalidad………....…………………………..… 13
III.5.5. Supremacía constitucional en Bolivia..…………..……...……….… 13

UNIDAD IV
EL ESTADO CONSTITUCIONAL DE DERECHO Y/O
NEOCONSTITUCIONALISMO

IV.1. Estado legal de derecho y estado constitucional de derecho…….…...… 14


IV.2. Neoconstitucionalismo…………..…………………………….……….......… 14
IV.3. Reglas y principios………..……………………………. .........................…. 14
IV.4. Constitucionalismo principialista y garantista…..……….... …………....… 15
IV.4.1. El constitucionalismo principialista y/o no positivista..………...…. 16
IV.4.2. El constitucionalismo garantista...…...…………………….……….. 16
IV.5. El pluralismo jurídico……………………………..……...…….……....…..… 17
IV.5.1. Algunos antecedentes doctrinales del pluralismo jurídico……….. 17
IV.5.1.1. Eugen Ehrlich y la ficción de la unidad del orden
Jurídico………………………………………………..….… 17
IV.5.1.2. Gurvitch y el pluralismo jurídico……..…………….......... 17
IV.5.1.3. Jean Carbonnier y los fenómenos de
pluralismo jurídico………………………………………… 17
IV.5.1.4. André-Jean Arnaud y el infra-derecho.…….…..……..… 17
IV.5.1.5. Boaventura y el pluralismo cultural..….………….…...… 17
IV.5.1.6. Bobbio y las dos fases del pluralismo jurídico…….....… 18
IV.5.2. El pluralismo jurídico en Bolivia….……………………...…….……. 18
IV.6. Estado constitucional de derecho en Bolivia……………..……...………… 19

SEGUNDA PARTE
PARTE DOGMÁTICA

UNIDAD V
DERECHOS Y DEBERES CONSTITUCIONALES

V.1. Concepto y definición de los derechos…….……………………...……...… 20


V.2. Naturaleza y fundamento de los derechos…………..……………..........… 20
V.2.1. Naturaleza de los derechos…………………….....……………...…. 20
V.2.2. Fundamento de los derechos….....………..……………….……….. 21
V.3. Límites de los derechos constitucionales..……………..…….……....…..… 21
V.4. Clasificación de los derechos constitucionales….…..…………...………… 22
V.5. Deberes constitucionales…………………………………………...………… 22

UNIDAD VI
DERECHOS FUNDAMENTALES, DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS

VI.1. Disposiciones generales……………...…….……………………...……...… 23


VI.2. Derechos fundamentales………….……………………………..…..........… 23
VI.3. Derechos civiles…………………………..………………………….....…..… 24
VI.4. Derechos políticos………………………………….…….………...………… 27
VI.5. Derechos de las personas privadas de libertad………………...……….… 28
VI.6. Derecho a la propiedad………………..………………...………...………… 28

UNIDAD VII
DERECHOS SOCIALES, ECONÓMICOS Y CULTURALES

VII.1. Derecho a la salud y la seguridad social……………....………...……...… 29


VII.2. Derecho al trabajo y al empleo………….……...…………………..........… 29
VII.3. Derecho a la niñez, adolescencia y juventud………………….…....…..… 31
VII.4. Derechos de las familias………………………………….….…...………… 32
VII.5. Derecho a la educación………………….……………...………...………… 32
VII.6. Derecho a la educación superior……..……….….………………..........… 33
VII.7. Derecho a las culturas……….……..…………………..…….……....…..… 34
VII.8. Derecho al deporte y recreación..…..………….………………...………… 35
VII.9. Derechos de las usuarias y los usuarios y de las consumidoras y
Consumidores…………………………,,…………………………………..… 35
VII.10. Derecho a la ciencia, tecnología e investigación.…….…..…...………… 35

UNIDAD VIII
DERECHOS DEL MEDIO AMBIENTE Y DE LAS MINORIAS

VIII.1. Derechos de las naciones y pueblos indígenas originario


Campesinas………………………………………………………………..… 36
VIII.2. Derecho al medio ambiente………….……………...…………..............… 37
VIII.3. Derechos de las personas adultas mayores………………….…....…..… 37
VIII.4. Derechos de las personas con discapacidad……………..…...………… 38
VIII.5. Derecho a la comunicación social……………………….....…...………… 38

UNIDAD IX
NACIONALIDAD Y CIUDADANÍA

IX.1. Concepto y definición de nacionalidad……..…………………….….…...… 39


IX.2. Concepto y definición de ciudadanía....…………….…..……………......… 39
IX.3. Diferencias entre nacionalidad y ciudadanía…………………….....…...… 39
IX.4. Nacionalidad por nacimiento…………..…………………..……...………… 40
IX.5. Nacionalidad por naturalización….………………………...……..………… 40
IX.6. Componentes de la ciudadanía…...……..………………..……...………… 40
IX.7. Suspensión de la ciudadanía….….……………....…….………...………… 42

UNIDAD X
GARANTÍAS JURISDICCIONALES Y ACCIONES DE DEFENSA

X.1. Concepto y definición……..…..…………………………………….….…...… 43


X.2. Garantías jurisdiccionales………….......……..…………………..............… 43
X.3. Acciones de defensa…………………………..…………………..…...…...… 46
X.3.1. Acción de libertad……………………………….………………....…. 46
X.3.2. Acción de amparo constitucional…......…………...……….……….. 48
X.3.3. Acción de protección de privacidad…........……….……….………. 51
X.3.4. Acción inconstitucionalidad……….......…………………….……….. 52
X.3.5. Acción de cumplimiento………………......…..…….……….………. 52
X.3.6. Acción popular…………….………..........……….………….……….. 53
X.4. Jurisprudencia constitucional………………...……………..……...………… 54
X.4.1. La ratio decidendi, el obiter dictum y el decisum…….………....…. 54
X.4.1.1. La diferencia entre vinculatoriedad y los efectos
de la parte resolutiva………………………………………... 54
X.4.1.1.1. Efectos de la parte resolutiva…….……………... 54
X.4.1.1.2. Carácter vinculante de las resoluciones emitidas
por el Tribunal Constitucional Plurinacional..…... 55
X.4.1.2. Distinción entre precedente constitucional y la ratio
Decidendi……………..………………………..…... 55
X.4.2. Análisis dinámico de la jurisprudencia constitucional: las líneas
jurisprudenciales……………………………………………….......…. 56
X.5. Estados de excepción…………..….………………………...……..………… 56

TERCERA PARTE
PARTE ORGÁNICA

UNIDAD XI
EL ESTADO BOLIVIANO

XI.1. Proceso histórico en Bolivia: discursos post-coloniales


(descolonización y decolonialidad)……..………………………...……...… 57
XI.2. Principios, valores y fines del Estado…………..…………………..........… 57
XI.2.1. Concepción, validez, jerarquía normativa, obligatoriedad y
transversalidad de los principios y valores constitucionales....…. 59
XI.2.1.1. Concepción………………………………………………... 59
XI.2.1.2. La validez, jerarquía normativa, obligatoriedad y
transversalidad de los principios constitucionales...…... 59
XI.2.2. Fines constitucionales…………………..………...……………...…. 60
XI.3. La forma de estado de Bolivia…………..……………………….…....…..… 60
XI.4. Estructura y organización territorial del Estado...….……………………… 61
XI.4.1. Autonomía departamental………..……………………………....…. 62
XI.4.2. Autonomía regional……...………………..……………………....…. 62
XI.4.3. Autonomía municipal………………………..…………………....…. 63
XI.4.4. Órganos ejecutivos y legislativos de los gobiernos autónomos… 63
XI.4.5. Autonomía indígena originaría campesina...………..………....…. 63
XI.4.6. Distribución de competencias…………….....…..……………....…. 64
XI.5. La forma y sistema de gobierno de Bolivia...…………………....………… 65

UNIDAD XII
ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN ECONÓMICA DEL ESTADO

XII.1. Organización económica del Estado.....…………..……………..……...… 66


XII.2. Función del Estado en la economía.………………..……………..........… 66
XII.3. Políticas económicas…………..………………………..…….……....…..… 67
XII.4. Política fiscal……………………………………...………………...………… 67
XII.5. Política monetaria…………………………....…………………….………… 67
XII.6. Política financiera…………………....………………..……………..........… 68
XII.7. Políticas sectoriales..………..…………..……………………….…....…..… 68
XII.8. Bienes y recursos del Estado y su distribución………..………………..… 68

UNIDAD XIII
RECURSOS NATURALES ESTRATÉGICOS

XIII.1. Medio ambiente…………………….....…………………………...……...… 69


XIII.2. Recursos naturales………………....……………….…….………..........… 69
XIII.3. Hidrocarburos……...………..…………………………..…….……....…..… 70
XIII.4. Minería y metalurgia…..………………………....….……….…...………… 70
XIII.5. Recursos hídricos...………………………....…………….……...………… 70
XIII.6. Energía……………………………....……………….………………........… 71

UNIDAD XIV
BIODIVERSIDAD, COCA, ÁREAS PROTEGIDAS Y RECURSOS FORESTALES

XIV.1. Biodiversidad……………………….......……….………………...……...… 72
XIV.2. Coca………………………………....……………….……..………..........… 72
XIV.3. Áreas protegidas.....………..…………..………………………..…….…… 72
XIV.4. Recursos forestales…..………………………....….…………….………… 73
XIV.5. Amazonía...………………………....…………………………......………… 73
XIV.6. Tierra y territorio…………………....……………….………………........… 73
XIV.7. Desarrollo rural integral sustentable…...….………………………........… 74

UNIDAD XV
RELACIONES INTERNACIONALES

XV.1. Relaciones internacionales.……….......………………………….……...… 75


XV.2. Fronteras del Estado..……………....……………..………………..........… 75
XV.3. Integración……….....………..…………..…………………….……....…..… 76
XV.4. Reivindicación marítima……………………...…………………...………… 76

UNIDAD XVI
ÓRGANO LEGISLATIVO

XVI.1. Concepto y definición de órgano legislativo……………….…...……...… 77


XVI.2. Composición de la Asamblea Legislativa Plurinacional……………....… 77
XVI.2.1. Cámara de Diputados…...…………………………………....…. 78
XVI.2.2. Cámara de Senadores……….………………………...…......…. 78
XVI.3. Atribuciones de la Asamblea Legislativa Plurinacional..……...……...… 78
XVI.3.1. Atribuciones de la Cámara de Diputados...…….…………...…. 79
XVI.3.2. Atribuciones de la Cámara de Senadores.……………..…..…. 80
XVI.3.3. Atribuciones de las cámaras reunidas en Asamblea
Legislativa Plurinacional……...……………………………….…. 80
XVI.4. Comisión de asamblea...…………………………………...…….………… 81

UNIDAD XVII
PROCEDIMIENTO LEGISLATIVO Y REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN

XVII.1. Procedimiento de la elaboración de la ley………...…………...……...… 82


XVII.2. Procedimiento de reforma de la Constitución………...…………........… 83
XVII.2.1. Reforma total de la Constitución.………..……….………....…. 83
XVII.2.2. Reforma parcial de la Constitución...…………..…………...…. 84

UNIDAD XVIII
ÓRGANO EJECUTIVO

XVIII.1. Concepto y definición de órgano ejecutivo…....……………...……...… 85


XVIII.2. Presidencia del Estado Plurinacional………………………………....… 85
XVIII.3. Vicepresidencia del Estado Plurinacional……………..……..…….....… 86
XVIII.4. Ministerios del Estado Plurinacional..………….……………...………… 86

UNIDAD XIX
ÓRGANO JUDICIAL Y TRIBUNAL CONSTITUCIONAL PLURINACIONAL

XIX.1. Concepto y definición de órgano judicial.....…….……………...……...… 87


XIX.2. Estructura orgánica y funcional.……..…………….…….………..........… 87
XIX.3. Jurisdicción ordinaria………..…………..……….……..…….……...…..… 87
XIX.4. Jurisdicción agroambiental………………………………......…..………… 88
XIX.5. Jurisdicción indígena originaria campesina……………………….……… 88
XIX.6. Consejo de la Magistratura………….….………….…..…………..........… 89
XIX.7. Tribunal Constitucional Plurinacional...…………………….……....…..… 89

UNIDAD XX
ÓRGANO ELECTORAL

XX.1. El sufragio…….……………………..……………………………...……...… 90
XX.1.1. Naturaleza jurídica y definición……...………..…………..........… 90
XX.1.2. Distinción entre sufragio y voto………………………….………... 90
XX.1.3. Clasificación del sufragio………..…………………...………….… 90
XX.1.3.1. Universal o restringido….………..….…………..….… 90
XX.1.3.2. Público o secreto…….….………..….…………..….… 91
XX.1.3.3. Facultativo u obligatorio..………..….…………..….… 91
XX.1.3.4. Directo o indirecto…...….…...…………………..….… 91
XX.1.3.5. Individual o corporativo…...……………………..….… 91
XX.1.3.6. Igual o reforzado…….….…….………………….….… 91
XX.2. Presupuestos procedimentales de la operación electoral..….…....…..… 92
XX.2.1. El cuerpo electoral………………………......………………....…. 92
XX.2.2. Las circunscripciones electorales.………...………………….…. 92
XX.2.3. Los sistemas electorales…………………………………...….…. 92
XX.2.4. Las instituciones electorales……………..…………………....…. 93
XX.3. Régimen electoral boliviano………….…………...……………...………… 93
XX.3.1. El cuerpo electoral………………………..…………………....…. 93
XX.3.2. Las circunscripciones electorales.………...………………….…. 94
XX.3.3. Los sistemas electorales………....………………………...….…. 95
XX.3.4. El órgano electoral………….…………….....………………....…. 96
XX.4. Representación política…...……………………….……………...………… 96

UNIDAD XXI
FUNCIONES DE CONTROL, DE DEFENSA DE LA SOCIEDAD Y DE DEFENSA
DEL ESTADO, PARTICIPACIÓN Y CONTROL SOCIAL

XXI.1. Contraloría General del Estado………........………….………...……...… 97


XXI.2. Defensoría del Pueblo...……….……..…………….……………...........… 97
XXI.3. Ministerio Público………..…..…………...……………..…….……...…..… 97
XXI.4. Procuraduría General del Estado.………………………………………… 98
XXI.5. Participación y Control Social………………………….……......………… 98

UNIDAD XXII
FUERZAS ARMADAS Y POLICIA BOLIVIANA

XXII.1. Estructura orgánica de las Fuerzas Armadas………………………...… 99


XXII.2. Misión fundamental de las Fuerzas Armadas..….………….…..........… 99
XXII.3. Estructura orgánica de la Policía.……..………….…..…….……...…..… 99
XXII.4. Misión fundamental de la Policía.………….………....…..……………… 99
XXII.5. Derechos políticos de los miembros de las Fuerzas Armadas
y de la Policía……………………………………………………………...... 100

Referencias bibliográficas….……………………………………………………..… 101


Sentencias constitucionales consultadas….………………..…………………..… 110
Declaraciones constitucionales consultadas……….…………………………..… 111
Votos disidentes consultadas………...…………………………………………..… 112
Páginas visitadas……………………………..….………………………………..… 112
PRIMERA PARTE

TEORÍA DE LA CONSTITUCIÓN
UNIDAD I

NOCIONES GENERALES DEL DERECHO CONSTITUCIONAL


I.1. UBICACIÓN DEL DERECHO CONSTITUCIONAL EN LA CIENCIA DEL
DERECHO

Desde el derecho romano diversas teorías aceptan la distinción entre el derecho


público y el derecho privado, como ser: a) La Teoría del interés en juego; b) La
Teoría de las normas distributivas y adaptativas; c) Teoría que atiende a la
naturaleza de las relaciones jurídicas entre el Estado y los particulares, entre otras.
Por otra parte, otras teorías se niegan a admitir que exista diferencia entre las
normas del derecho público y las del privado: a) la Teoría alemana; b) La teoría de
Duguit; c) La teoría de Kelsen; d) La teoría de Giner, Calderón y Posada, entre
otras.

En la actualidad, por costumbre, se continúa enseñando la distinción entre derecho


público y de derecho privado en las aulas universitarias. Así la diferencia entre
ambas solamente representa un valor histórico-tradicional; es decir esta distinción
responde únicamente a una mera necesidad didáctica. Por tanto, didácticamente,
podemos decir que el Derecho Constitucional es una rama del derecho público
interno.

I.2. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DEL DERECHO CONSTITUCIONAL

El Derecho Constitucional es la rama del derecho público interno que establece la


estructura jurídica del Estado, determina sus formas institucionales y sus
actividades funcionales, así como asegura el régimen de la libertad de las
personas.

I.3. OBJETO Y MÉTODO DEL DERECHO CONSTITUCIONAL

Para el tratadista Esmein el Derecho Constitucional presenta un triple objeto: 1)


Determinar la forma de Estado; 2) Establecer la forma de los órganos del Gobierno;
y 3) Fijar los límites de los derechos del Estado.

Por otra parte, al Derecho Constitucional, le son comunes todos los métodos de las
ciencias jurídicas y políticas; pero, también tiene métodos que le son específicos,
así tenemos: a) el método histórico, la observación histórica nos muestra cómo se
han formado y evolucionado las instituciones, ya entre los antiguos, ya entre los
modernos; b) el método comparativo, es decir, no ha de limitarse al estudio de
algunas constituciones, sino que debe extenderse a un gran número; y c) el método
1
de observación, que permite deducir ciertos principios, teniendo en cuenta la
constancia con que se repiten determinados hechos.

I.4. FUENTES DEL DERECHO CONSTITUCIONAL

Dentro de las fuentes del Derecho Constitucional tenemos: la historia


constitucional, la costumbre constitucional, la constitución, las leyes
constitucionales, las leyes políticas, la jurisprudencia constitucional, la doctrina
constitucional y el derecho constitucional comparado.

I.5. DERECHO CONSTITUCIONAL Y DERECHO POLÍTICO

La expresión Derecho Político, comenzó siendo utilizada hacia mitad del siglo XVI,
por el teólogo Domingo de Soto, en su obra De iusta et iure, quien utilizó la
expresión ius politicum (derecho político) para referirse, de acuerdo con el concepto
aristotélico, al derecho total de la comunidad política, comprensivo de los derechos
natural, civil y de gentes. En la actualidad, podemos decir que el Derecho Político
enfoca al Estado en abstracto, estudiando la Teoría del Estado; mientras el
Derecho Constitucional considera al Estado en concreto, a través de su
constitución.

I.6. DERECHO CONSTITUCIONAL Y CIENCIA POLÍTICA

Los problemas del gobierno, del ejercicio del poder, inquietan y atraen tanto a los
politólogos como a los constitucionalistas, de esta manera el análisis del poder en
el Estado le es común a ambos profesionales. En concreto, la finalidad del derecho
constitucional es encuadrar jurídicamente los fenómenos políticos, de ahí que
surge una intrínseca relación con las ciencias políticas.

I.7. RAMAS DEL DERECHO CONSTITUCIONAL

I.7.1. DERECHO CONSTITUCIONAL NACIONAL O PARTICULAR

El derecho constitucional nacional o particular es el estudio y conocimiento de los


principios y de las normas jurídicas constitucionales correspondientes a un
determinado Estado, interpretándolas y sistematizándolas en forma realmente
científica. Las normas constitucionales de cada Estado, dan lugar, por
consiguiente, al surgimiento y contenido de un derecho constitucional particular.
2
I.7.2. DERECHO CONSTITUCIONAL GENERAL O UNIVERSAL

El derecho constitucional general es el estudio, conocimiento, sistematización e


interpretación de todos aquellos principios, conceptos e instituciones que con
carácter común se presentan fundamentando los rasgos principales y más
importantes de los Estados en general.

I.7.3. DERECHO CONSTITUCIONAL COMPARADO


El derecho constitucional comparado es el estudio e interpretación de las diversas
instituciones del ordenamiento nacional confrontándolas con los ordenamientos
extranjeros, lo cual facilita (entre otros aspectos) la identificación de principios
inadvertidos en el derecho positivo de un Estado.

3
UNIDAD II

ORIGEN Y FORMACIÓN DEL DERECHO CONSTITUCIONAL


II.1. EVOLUCIÓN DEL DERECHO CONSTITUCIONAL

Desde que se originó el Estado, estos tuvieron sus normas –consuetudinarias,


emergidas de la costumbre social o expresamente legisladas– para su propia
organización. Esas normas fueron siempre su constitución, que ya estaban
provistas, aunque de manera incipiente, de un derecho constitucional rudimentario
y tal vez disperso e inconexo, y no como cuerpo doctrinario compacto.

II.2. EN LA EDAD ANTIGUA

Los Estados de la antigüedad eran todos esclavistas, por consiguiente, en la


Antigüedad, el Estado era válido solamente para los hombres libres; jamás para
los esclavos. En los Estados teocráticos de Oriente, la idea de ley fundamental
tenía un carácter religioso y revestía el significado de una voluntad divina.

Grecia, en general, pero Atenas particularmente, realizó una forma absolutamente


original de organización política y, al mismo tiempo, un desarrollo completamente
excepcional del individuo. El griego era ciudadano libre; estableciendo
ingeniosamente su minúsculo Estado de carácter democrático. De la misma
manera Roma fue políticamente una nación superdotada; que puso de manifiesto
su vocación jurídica y la riqueza de su derecho público, caracterizado por
instituciones estatales completas como la Magistratura, los Comicios y el Senado,
piedra angular de la organización romana.

II.3. EN LA EDAD MEDIA

La organización del Estado, durante la Edad Media, obedece al principio de que el


poder deriva de Dios al rey o príncipe por la Providencia, fue una época dominada
por el pensamiento teológico cristiano, razón por la cual el derecho constitucional
no aparece como rama de especialización ni siquiera doctrinal. Sin embargo, es
durante esta época que la ciudad antigua se convierte en nación moderna a través
de las confederaciones, señoríos patrimoniales y estados regionales. Además, en
las relaciones medioevales surgen los antecedentes de los ensayos
constitucionales de la era moderna, en cuanto a las condiciones y límites para el
ejercicio del poder del príncipe.

4
II.4 EN INGLATERRA

En Inglaterra (1215) surgió el primer instrumento jurídico en la historia, donde el


Monarca reconoció derechos y prerrogativas en favor de los Barones y Prelados,
estableciendo un régimen de gobierno y fijando las normas que debían regir entre
ambas clases, denominado Carta Magna. Posteriormente en 1629 mediante la
petición de derechos, el Rey acuerda reconocer a los miembros del Parlamento los
postulados de la Carta Magna. En 1689 el Bill de derechos declara los derechos y
libertades de los Súbditos y establece la Sucesión a la Corona. Además en este
Estado es donde se estableció el Habeas corpus, que comenzó a usarse en el
reinado de Enrique VII (1485-1509); sin embargo recién esta institución aparece
claramente diseñada en el Habeas Corpus Act de 1679.

II.5. EN LOS ESTADOS UNIDOS DE NORTE AMÉRICA

A comienzos del Siglo XVII numerosos inmigrantes ingleses fundaron diversas


colonias como las de Virginia, Nueva Inglaterra, Massachussets, Connectituc, New
York, New Yersey, Georgias, etc., para lo cual Inglaterra adoptó el sistema de
otorgar Cartas coloniales a quienes realizaban viajes de descubrimientos de tierra
para que tomasen posesión de las no ocupadas en nombre de la Corona británica.
Dichas Cartas no podían ser modificadas sin la anuencia del Rey. De esta manera
los derechos políticos y civiles de los colonos estaban regulados por los monarcas
ingleses mediante las concesiones acordadas en las Cartas.

Después de la derrota británica por los colonos estadounidenses, en 1787 se


organizó una convención constitucional que aprobó la Constitución de los Estados
Unidos la que fue ratificada en 1788. Esta Constitución de carácter federal es la
primera en el sentido moderno. Ese texto se mantiene hasta nuestros días,
habiendo sido reformado o ampliado en algunas partes mediante XXI Enmiendas
sancionadas a lo largo de su historia.

II.6. EN FRANCIA

En 1789 las circunstancias obligaron al rey a convocar los Estados Generales, el


tercer Estado, apoyada por la mayoría nacional y por su preponderancia numérica,
convirtió los Estados Generales, el 17 de junio del indicado año, en la Asamblea
Nacional –iniciado la Revolución Francesa– que cambia una corte de tipo medieval
en una representación pública moderna, de esta manera se convierte en Asamblea
5
constituyente que sanciona la primera Constitución en 1791. Dicho Código político
fundamental fue precedido de la Declaración de los Derechos del Hombre y del
Ciudadano, aprobada el 27 de agosto de 1789, de ahí su importancia dentro del
estudio del derecho constitucional.

II.7. EN ESPAÑA

A comienzos del siglo XIX inicia la invasión napoleónica, que tuvo por finalidad
entronizar el reinado de José Bonaparte, destronando a Fernando VII, generando
acontecimientos políticos de gran resonancia y transcendía. Los patriotas
combatieron al rey francés formando Juntas provinciales en diversos distritos. La
concentración de los delegados de las Juntas provinciales dio origen a la Junta
General, reunida en Cádiz, la que promulgó la Constitución española de 19 de
marzo de 1812, inspirada en los postulados del moderno constitucionalismo.
Asimismo, la invasión napoleónica en España tuvo lógica repercusión en sus
colonias de América, dando pie al inicio de sus luchas por la independencia, que
concluyó en la organización de los nuevos estados republicanos en nuestro
Continente.

II.8. CONSTITUCIONALISMO CONTEMPORÁNEO Y


NEOCONTEMPORÁNEO

El constitucionalismo contemporáneo y neocontemporáneo, es producto de la


finalización de las guerras mundiales y los consiguientes acontecimientos
revolucionarios que caracterizaron el período postbélico. Su principal característica
es el desprecio de todo vestigio de absolutismo, dando la más amplia expansión al
desarrollo de la democracia y la racionalización del poder, asimismo, la
autodeterminación de los pueblos y el principio de las nacionalidades priman y
determinan que sean asambleas constituyentes –expresión de la soberanía
popular– las que fijen las normas fundamentales de los Estados, así como el
surgimiento de nuevos Estados fundados a base de agrupación de naciones.

II.9. CONSTITUCIONALISMO LIBERAL Y CONSTITUCIONALISMO SOCIAL

La doctrina demo-liberal consecuencia de la revolución francesa y la independencia


de los Estados Unidos cumplió un papel histórico en la evolución del derecho
público y en el reconocimiento de los atributos de la persona; pero antes del medio
siglo se hizo claro que el liberalismo individualista conduce a excesos en desmedro
6
del cuerpo social, porque permite a unos pocos acumular poder, dejando a la
mayoría librada a su suerte, sin recursos económicos ni derechos efectivos. Frente
a esta doctrina, surgió el constitucionalismo social, proponiendo dar prevalencia a
los derechos sociales y colectivos sin abolir los derechos individuales, pero
subordinados al bien común. Para este fin, la preocupación básica está en la
justicia social y en la economía de orden público. Esta propuesta se plasmó en
1919 en Alemania (Constitución de Weimar) y en 1910 en México (Constitución de
Querétaro).

II.10. LAS PRIMERAS CÁTEDRAS DE DERECHO CONSTITUCIONAL

El jurista inglés Blackstone inauguró el 25 de octubre de 1758 una cátedra sobre la


Constitución y las leyes de Inglaterra en la Universidad de Oxford. Esta cátedra de
Oxford es aceptada por algunos como la primera de derecho constitucional del
mundo. Posteriormente, la Asamblea Constituyente de 1791 decidió en Francia
que las facultades de derecho deberán enseñar la Constitución francesa;
resolución que no se cumplió.

En 1797 se crearon cátedras de derecho constitucional en Ferrar, Pavía y Bolonia.


La Constitución de Cádiz de 1812 determinó el establecimiento de las primeras
cátedras de la materia en España, en 1813 y 1814, al disponer que el plan general
de enseñanza será uniforme en todo el reino, debiendo explicarse la constitución
de la monarquía en todas las universidades y establecimientos.

7
UNIDAD III

TEORÍA DE LA CONSTITUCIÓN
III.1. PODER CONSTITUYENTE

El poder constituyente es la voluntad política con fuerza o autoridad para adoptar


la decisión de conjunto sobre el modo y la forma de la propia existencia política,
determinando así la existencia de la unidad política como un todo. Una constitución
no se apoya en una norma cuya justicia sea fundamento de validez, sino en una
decisión política surgida de un ser político, acerca del modo y forma propia del ser.

El poder constituyente pude ser originario (no limitado por nomas de derecho
positivo), o derivado, que sí estaría condicionado (en el tiempo, en las materias que
puede tratar, etc.), por normas jurídicas preexistentes. Concretamente, el poder
constituyente originario es aquel que funda un Estado (fundacional) o que cambia
su constitución por un medio no previsto en ella (revolucionario); y el poder
constituyente derivado (reformador) es aquel cuyo ejercicio está regulado y limitado
por el poder constituyente originario a través de la constitución: para reformar el
texto de la constitución se debe cumplir con el procedimiento y respetar los límites
que ella misma establece.

III.2. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE CONSTITUCIÓN

La constitución es el código, norma o ley fundamental de un país que determina la


estructura jurídico-política del Estado, la forma o sistema de su gobierno y los
derechos y deberes de la población. Por otra parte, el maestro Manuel García
Pelayo, presenta la siguiente triple tipología de conceptos de constitución.

III.2.1. CONCEPTO RACIONAL-NORMATIVO

La escuela racionalista considera que en un solo acto y de una vez para siempre
se puede regular el futuro de un Estado plasmado en una constitución pétrea,
basándose en el convencimiento de que la razón puede captar la esencia común
de los acontecimientos variables que se producen en la historia, sostiene que se
constituye un Estado a partir de prescripciones que indican el deber ser y que basta
conocer una constitución averiguando el sentido normativo objetivado en los textos.

III.2.2. CONCEPTO HISTÓRICO-TRADICIONAL

El historicismo considera como constitución al orden que emana del pasado y no


de la razón; es decir, no admite que la libertad del hombre pueda modificar

8
discrecionalmente la historia, ésta le está impuesta al hombre. Se basa en la
tradición, en los usos y costumbres constitucionales o en las convenciones, como
fuente del ordenamiento, pero no en la ley. La constitución no es lo que la ley escrita
quiere, sino lo que manda la costumbre: la ley sólo puede recoger el dictado de la
tradición; ella es declarativa pero no constitutiva.

III.2.3. CONCEPTO SOCIOLÓGICO

Frente al historicismo y al racionalismo, el sociologismo conceptúa a la constitución


como el orden inmanente al ser de la estructura social, esta concepción entiende
a la constitución como surgiendo de la estructura social que se da en el presente y
no como desenvolvimiento del pasado: historicismo, ni de la razón: racionalismo.

III.3. CLASIFICACIÓN DE LAS CONSTITUCIONES

III.3.1. POR SU FORMA: CONSTITUCIONES ESCRITAS Y


CONSTITUCIONES NO ESCRITAS

La constitución escrita es aquella formulada en uno o varios documentos por


escrito. Es decir, se concreta en la hoja de papel impresa o editada. Las
constituciones no escritas o consuetudinarias, en cambio, son las que carecen de
un texto concreto y están integradas principalmente por costumbres, usos, hábitos
y prácticas que, surgidos y perfeccionados durante un largo proceso histórico,
importan todo un sistema de preceptos para guiar la vida del Estado.

III.3.2. POR SU CONTENIDO Y EXTENSIÓN: CONSTITUCIONES


SUMARÍAS Y CONSTITUCIONES DESARROLLADAS

Las constituciones sumarias son aquéllas que contienen las materias en forma
escueta y se limitan a exponer los fundamentos de la organización política. Las
constituciones desarrolladas son las que, además de exponer los fundamentos de
dicha organización, insertan disposiciones relativas a otras materias.

III.3.3. POR SU MECANISMO DE REFORMA: CONSTITUCIONES


RÍGIDAS Y CONSTITUCIONES FLEXIBLES

La Constitución rígida es aquella que sólo puede ser reformada mediante un


procedimiento distinto y más dificultoso que el utilizado para elaborar la legislación

9
ordinaria, es decir, exige un procedimiento especial o agravado. La Constitución
flexible es aquella que para realizar la reforma constitucional no se requiere ningún
órgano especial, sino del procedimiento legislativo común para que pueda ser
modificada, por consiguiente, puede ser anulada u reformada por el mismo órgano
y de la misma manera que cualquier ley.

III.3.4. CLASIFICACIÓN SEGÚN SAYT, KELSEN Y LOEWENSTEIN

IIII.3.4.1. Constituciones: dispersas o codificadas


(Sayt)

La constitución dispersa es aquella formulada en actos producida sin unidad de


sistema, sean legales o consuetudinarias. Por ej.: en Gran Bretaña existen leyes
constitucionales diversas. La constitución codificada es aquella formulada con
unidad de sistema, sólo a través de ley escrita y mediante un procedimiento que
permita identificarla. Por ej.: la del Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina, Estados
Unidos, etc.
IIII.3.4.2. Constituciones pétreas-eternas (Kelsen)

Constitución absolutamente pétrea es aquella que no puede reformarse en ningún


aspecto, con o sin límite temporal. Constitución parcialmente pétrea es aquella que
prohíbe la reforma de una o varias de sus cláusulas.

IIII.3.4.3. Constituciones normativas, nominales o


semánticas (Loewenstein)

La constitución normativa es aquella que proclamando y regulando la limitación del


poder público y el respeto de los derechos fundamentales, es generalmente
aplicada y respetada y se adecúa convenientemente a la realidad que regula. La
constitución nominal es aquella que proclamando la limitación del poder público y
el respeto de los derechos fundamentales, pero no es cumplida. La constitución
semántica es aquella que si bien es cumplida, no regula adecuadamente la
limitación del poder público ni asegura el ejercicio de los derechos fundamentales
ni la democracia.

III.4. CLASIFICACIÓN DE LAS NORMAS CONSTITUCIONALES

10
III.4.1. POR SU CONDICIONALIDAD O INCONDICIONALIDAD:
NORMAS PROGRAMÁTICAS U OPERATIVAS

Las normas programáticas son, las que proponen un programa y, por ende, son
incompletas, viéndose requeridas de otra norma ulterior que las reglamente y les
permita funcionar plenamente. Se suele decir que son de aplicación diferida, hasta
que aquella norma posterior las complete. Las normas operativas (o
autosuficientes, o autoaplicativas), son las que por su naturaleza y formulación
ofrecen aplicabilidad y funcionamiento inmediatos y directos, sin necesidad de ser
reglamentadas por otra norma. La operatividad no impide esa reglamentación:
solamente no la exige como imprescindible.

III.4.2. POR SU DISPONIBILIDAD O INDISPONIBILIDAD: NORMAS


DISCRECIONALES O IMPERATIVAS

Las normas imperativas son las de cumplimiento necesario para sus destinatarios
(órganos públicos o particulares), quienes no pueden disponer discrecionalmente
de ellas. Las normas discrecionales son aquellas cuyo cumplimiento está puesto a
disposición de sus destinatarios (sean órganos públicos o particulares).

III.4.3. POR LOS DESTINATARIOS: NORMAS DE


ORGANIZACIÓN O DE DERECHOS PERSONALES

Las normas de organización son las que se refieren a la creación de los órganos
fundamentales del Estado, a su organización y a la manera como se interrelacionan
entre sí. Las normas de derechos personales pueden ser ejercidas por los
particulares o ser renunciados por ellos, al menos cuando se trate de derechos de
contenido patrimonial.

III.5. SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL

La Constitución es la columna vertebral de todo el ordenamiento jurídico, público y


privado, ya que a ella confluyen y se subordinan todas las leyes y disposiciones
secundarias.

III.5.1. IMPORTANCIA DE LA SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL

11
El principio de la supremacía de la Constitución constituye el más eficiente
instrumento técnico hasta hoy conocido para la garantía de la libertad, al imponer
a los poderes constituidos la obligación de encuadrar sus actos en las reglas que
prescribe la ley fundamental. Por lo tanto, ningún acto legislativo contrario a la
Constitución puede ser válido.

III.5.2. ORIGEN Y FUNDAMENTO DE LA SUPREMACÍA


CONSTITUCIONAL

El principio de supremacía constitucional tiene su origen y fundamento en el caso


Marbury vs. Madison (1803), donde el Juez John Marshall fundamentó la expresión
más fiel del principio de supremacía constitucional, estableciéndola como un pilar
fundamental para la comprensión de su extensión y esencia, es lo que hace de la
Constitución una norma fundante y reguladora del actuar gubernamental,
reflejándolo en un estado de derecho que implica la garantía para el gobernado de
ejercer sus derechos y cumplir sus obligaciones de acuerdo a la voluntad general
expresada en la Constitución.

III.5.3. SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL Y JERARQUÍA


NORMATIVA

La supremacía constitucional y la jerarquía normativa implica que la validez de una


norma se encuentra en otra norma de jerarquía superior, que le otorga ese carácter
de validez, es decir, la norma que representa el fundamento de validez de otra es
caracterizada, metafóricamente, como una norma superior en relación con una
inferior. En otras palabras, la constitución tiene supremacía y jerarquía sobre las
demás normas, llámense estas leyes, decretos supremos, resoluciones supremas,
resoluciones ministeriales, resoluciones y ordenanzas de las autoridades
regionales y locales etc.

III.5.4. CONTROL DE CONSTITUCIONALIDAD

En los Estados Unidos de América surgió el principio de judicial review, que


consiste en la facultad y obligación que tienen los jueces para inaplicar las leyes
invocadas en los casos concretos de que conocen, cuando consideren que dichas
normas son contrarias a la Constitución, pero con efectos inter-partes, en base al
famoso caso Marbury vs Madison. Este sistema fue denominado como americano,

12
además ha servido como base en las construcciones de diversos sistemas jurídicos
del continente.

En Europa Continental a través de la Constitución Federal de Austria de 1920, que


introdujo la Corte Constitucional como un organismo judicial especializado en la
aplicación de la Constitución y en la solución de los conflictos derivados de esta,
así como las temáticas correspondientes a la impugnación de normas legales en
contradicción a la Constitución, estableciendo la naturaleza erga-omnes de sus
resoluciones que declaraban la inconstitucionalidad de una norma legal. Este
sistema fue denominado como austriaco o europeo continental.

III.5.5. SUPREMACÍA CONSTITUCIONAL EN BOLIVIA

El principio de supremacía constitucionalidad en Bolivia alcanza al texto de la


Constitución Política del Estado y a las normas que forman parte del bloque de
constitucionalidad consiguientemente, deberán considerarse las normas
contenidas en pactos internacionales sobre derechos humanos, así como la
jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que también
forma parte del bloque de constitucionalidad. Por tanto, el principio de
constitucionalidad y de convencionalidad exige a las autoridades interpretar las
normas desde y conforme a la Constitución Política del Estado y a las normas del
bloque de constitucionalidad, precautelando el respeto a los derechos
fundamentales y garantías constitucionales.

13
UNIDAD IV

EL ESTADO CONSTITUCIONAL DE DERECHO Y/O


NEOCONSTITUCIONALISMO
IV.1. ESTADO LEGAL DE DERECHO Y ESTADO CONSTITUCIONAL DE
DERECHO

El Estado de Legal de Derecho identifica plenamente el derecho con la ley,


respaldada y legitimada por el iuspositivismo jurídico, quien separa del derecho los
contenidos axiológicos o/y teleológicos.

El Estado Constitucional de Derecho, eleva la constitución desde el plano


programático que ocupaba en el Estado de Derecho Legal al mundo de las normas
jurídicas vinculatorias y, por consiguiente, no sólo acoge el principio de primacía
de la ley, sino que lo complementa con el principio de la primacía de la constitución
sobre la ley y, por tanto, a legalidad positiva no es ya únicamente condicionante,
sino que ella misma está condicionada por límites y vínculos jurídicos no sólo
formales sino también sustantivos de la constitución.

IV.2. NEOCONSTITUCIONALISMO

Neoconstitucionalismo es una etiqueta que, a finales de los años noventa del siglo
pasado, unos integrantes de la escuela genovesa de teoría del derecho (Susanna
Pozzolo, Mauro Barberis y otros) comenzaron a utilizar para clasificar y criticar
algunas tendencias post-positivistas de la filosofía jurídica contemporánea, que
presenta rasgos comunes, pero también diferencias entre sí.

Paolo Comanducci, concibe al Neoconstitucionalismo tanto una ideología, una


metodología y una teoría. La primera pone en segundo plano la limitación del poder
y garantiza los derechos humanos, (Ferrajoli y Alexy); una metodología porque
sostiene que los principios constitucionales y los derechos fundamentales son un
puente entre el Derecho y la Moral; y es una teoría porque al abandonar el
estatalismo, el legicentrismo y el formalismo interpretativo adopta un modelo no
sólo descriptivo de la norma constitucional sino axiológica.

IV.3. REGLAS Y PRINCIPIOS

Los principios desempeñan un papel propiamente constitucional, es decir,


constitutivo del orden jurídico. Las reglas, aunque están escritas en la Constitución,
no son más que leyes reforzadas por su forma especial.

14
Las reglas nos proporcionan el criterio de nuestras acciones, nos dicen cómo
debemos, no debemos, podemos actuar en determinadas situaciones específicas
previstas por las reglas mismas; los principios, directamente, no nos dicen nada a
ese respecto, pero nos proporcionan criterios para tomar posición ante situaciones
concretas pero que a priori aparecen indeterminadas. Puesto que carecen de
supuesto de hecho, a los principios, a diferencia de lo que sucede con las reglas,
sólo se les puede dar algún significado operativo haciéndoles reaccionar ante algún
caso concreto. Su significado no puede determinarse en abstracto, sino sólo en los
casos concretos, y sólo en los casos concretos se puede entender su alcance. Se
podría indicar señalando simplemente que son las reglas, y sólo las reglas, las que
pueden ser observadas y aplicadas mecánica y pasivamente.

La contraproposición, entre principios-reglas o principios-principios, se resuelve


mediante los métodos de la ponderación y la subsunción. Los defensores de la
ponderación siempre señalan que ese proceder tiene dos pasos. En el primero se
pondera propiamente, para establecer, a la luz de las circunstancias del caso que
se enjuicia, si pesa más o prevalece uno u otro de las reglas o principios que se
enfrentan. De esa ponderación resulta una regla, cuyo supuesto de hecho está
formado por las circunstancias de ese caso concreto y cuya consecuencia jurídica
es la contenida en o derivada del principio vencedor. En un segundo paso, el caso
se resuelve subsumiendo los hechos que se juzgan, los de tal caso, bajo la regla
así resultante en el paso anterior. Por consiguiente, en el proceso de la
ponderación hay una primera etapa de pesaje de principios y una segunda de
subsunción bajo la regla así surgida. Por otra parte, la subsunción consistente nada
más que en esa simple mecánica de subsumir o encajar los hechos bajo el
supuesto de la norma general y abstracta preexistente, de manera que la solución
del caso aparecería con un tan simple proceder, meramente mecánico o
únicamente guiado por las más elementales reglas de la lógica deductiva.

IV.4. CONSTITUCIONALISMO PRINCIPIALISTA Y GARANTISTA

IV.4.1. EL CONSTITUCIONALISMO PRINCIPIALISTA Y/O NO


POSITIVISTA

El constitucionalismo principialista es argumentativo y de clara matriz anglosajona,


se caracteriza, por un lado, por el ataque al positivismo jurídico y a la tesis de la
separación entre derecho y moral; luego, por la tesis de que los derechos

15
constitucionalmente establecidos no son reglas sino, antes bien, principios en
virtual conflicto y, por ello mismo, objeto de ponderación y no de subsunción; y, en
fin, por la consiguiente concepción del Derecho como una práctica social confiada,
sobre todo, a la actividad de los jueces. En efecto, pues, consideran, que el derecho
es en realidad lo que hacen los tribunales y, más en general, los operadores
jurídicos, y consiste, en última instancia, en sus prácticas interpretativas y
argumentativas.

IV.4.2. EL CONSTITUCIONALISMO GARANTISTA

El constitucionalismo neopositivista o garantista equivale a un proyecto normativo


que requiere ser realizado a través de la construcción de garantías idóneas e
instituciones de garantía, mediante políticas y leyes de actuación. Asimismo, se
presenta como un positivismo reforzado, debido a la presencia de normas
constitucionales no sólo formales sino también sustanciales que regulan y
positivizan no sólo el ser sino también el deber ser del Derecho. Concretamente,
en relación con el poder legislativo, el constitucionalismo garantista se caracteriza
por los límites rígidos e inderogables impuestos por las normas constitucionales y,
en particular, por las que establecen los derechos fundamentales. En cambio, en
relación con el poder judicial, se caracteriza por la configuración siempre como
subsunción de la jurisdictio, es decir, de los juicios sobre la invalidez de las leyes
en contraste con los principios regulativos constitucionalmente establecidos,
incluso en los casos en los que tales juicios, por la escasa determinación de los
principios aplicados, resulten fuertemente opinables y controvertidos.

IV.5. EL PLURALISMO JURÍDICO

Por pluralismo jurídico se entiende la posibilidad de que en un mismo momento


coexistan varios sistemas jurídicos, lo que supone un pluralismo de sistema y no
una pluralidad de mecanismos o de normas jurídicas.

IV.5.1. ANTECEDENTES DOCTRINALES DEL PLURALISMO


JURÍDICO

Resulta difícil reconstruir los antecedentes doctrinales del pluralismo jurídico, sin
embargo, se pueden identificar algunos autores paradigmáticos con contribuciones
originales (Eugen Ehrlich, Jean Carbonnier, André-Jean Arnaud y Norberto Bobbio)
que nos permiten entender el nacimiento de una visión pluralista del derecho.
16
IV.5.1.1. Eugen Ehrlich y la ficción de la unidad del
orden jurídico

Eugen Ehrlich señala que el punto central del derecho no se encuentra en la


legislación, ni en la ciencia jurídica, ni en la jurisprudencia, sino en la sociedad
misma. Existe un derecho viviente que puede ser conocido utilizando diferentes
fuentes, particularmente la observación directa de la vida social, las
transformaciones, los hábitos, los usos de todos los grupos, no solamente de
aquellos reconocidos jurídicamente sino también de los grupos ignorados o
despreciados por el derecho e incluso condenados por el derecho.

IV.5.1.2. Gurvitch y el pluralismo jurídico

Gurvitch fundamenta el pluralismo jurídico en la teoría de los hechos normativos,


es decir, en la teoría que ubica el poder jurídico en todas las comunidades que en
un solo y mismo acto generan el derecho y fundan su existencia sobre el derecho,
en las comunidades que, en otros términos, crean su ser generando el derecho
que les sirve de fundamento.

IV.5.1.3. Jean Carbonnier y los fenómenos de pluralismo


jurídico

Para Carbonnier no existe un pluralismo jurídico, sino más bien fenómenos de


pluralismo jurídico, es decir, fenómenos múltiples, salientes de categoría diversas
y concurrenciales del derecho estatal. Los fenómenos de pluralismo jurídico
pueden ser colectivos o individuales, de concurrencia o de recurrencia, categóricos
o difusos.

IV.5.1.4. André-Jean Arnaud y el infra-derecho

Para André-Jean Arnaud la hipótesis de pluralismo jurídico sólo tiene sentido


cuando los fenómenos que constituyen un conjunto de reglas contrarias, no son
consideradas por el sistema jurídico ni integradas a él. El pluralismo jurídico se
podría encontrar más allá de los hechos, dejando de oponer reglas entre sí, se
opone, para una misma regla, maneras diferentes de aplicarla. Por lo que el
pluralismo jurídico se encontraría a nivel de la jurisprudencia.

17
IV.5.1.5. Boaventura y el pluralismo cultural

Cuando se habla de la noción de pluralismo jurídico cultural, se está frente a la idea


de que el discurso jurídico es el reflejo de una cultura determinada, por ejemplo, la
cultura occidental tiene un discurso jurídico producto de su cultura. Se trata sólo de
un discurso jurídico de entre tantos existentes, si bien cierto, dominante y
hegemónico. De esta manera, un discurso jurídico, perteneciente a una cultura, no
debería ser impuesto a otras sociedades —léase culturas— por muy racional y
universal que pretenda ser. Aunque tales culturas pueden adoptar una tradición
jurídica diferente a la suya —colonialismo jurídico— no quiere decir que la hayan
aceptado.

IV.5.1.6. Bobbio y las dos fases del pluralismo jurídico

Según Bobbio, el pluralismo jurídico ha recorrido dos fases: la primera fase


corresponde al nacimiento y desarrollo del historicismo jurídico, principalmente a
través de la Escuela Histórica del Derecho que afirma que los derechos emanan
directa o indirectamente de la conciencia popular. Existe, no sólo uno, sino muchos
ordenamientos nacionales, porque existen muchas naciones que tienden a
desarrollar cada una un ordenamiento estatal propio. Esta primera forma de
pluralismo jurídico tiene cierto carácter estatista. La segunda fase corresponde a la
etapa institucional, que parte del supuesto de que existe un sistema jurídico donde
quiera que haya una institución, es decir, un grupo social organizado. La
consecuencia de la teoría institucionalista es una fragmentación ulterior de la idea
universal del derecho, así como un enriquecimiento del problema de las relaciones
de los sistemas jurídicos, puesto que ya no sólo se parte de relaciones entre
diferentes sistemas estatales sino también de los diferentes a los estatales: supra-
estatales, infra-estatales, colaterales al Estado y anti-estatales.

IV.5.2. EL PLURALISMO JURÍDICO EN BOLIVIA

El pluralismo jurídico de Bolivia, significa la existencia de una pluralidad de


jurisdicciones igualitarias reconocidas por la Constitución, pero supeditadas a un
sistema único de justicia constitucional, y que irá concretando la doctrina provenida
de las resoluciones emanadas del Tribunal Constitucional Plurinacional.

El reconocimiento transversal de los derechos de las naciones y pueblos indígena


originario campesinos, implica un reconocimiento del pluralismo jurídico igualitario
18
que deriva del reconocimiento constitucional de la igual jerarquía de la jurisdicción
indígena originaria campesina con la ordinaria y del sistema jurídico ordinario con
el sistema indígena originario campesino.

IV.6. El ESTADO CONSTITUCIONAL DE DERECHO EN BOLIVIA

El modelo de Estado asumido en Bolivia, se constituye en un verdadero Estado


constitucional de Derecho, establecido sobre valores universales y el principio
fundamental de legalidad, sin desechar los principios generales de soberanía
popular en el ejercicio del poder público y reforzando el principio de respeto y
vigencia de los Derechos Humanos.

Las normas constitucionales-principios en la Constitución del 2009, representa un


verdadero quiebre de Constituciones con pretensiones de homogeneidad (Estado
legal de Derecho), o Constituciones integracionistas (Estado social de Derecho),
para afirmar que estamos ante la presencia de una Constitución plural (Estado
Constitucional de Derecho).

Las normas constitucionales-principios en la Constitución boliviana, son la


pluralidad de valores, principios, derechos fundamentales no sólo individuales
(liberales y sociales) sino un amplio catálogo de derechos y garantías, principios y
valores plurales y colectivos que la Constitución representa como un pacto de
postulados distintos y hasta a veces contradictorios, pero que al final deben
coexistir.

19
SEGUNDA PARTE
PARTE DOGMÁTICA
UNIDAD V

DERECHOS Y DEBERES CONSTITUCIONALES


V.1. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE LOS DERECHOS

El término de derechos es difuso, debido a que su compresión es diversa, de


acuerdo a las situaciones y a su fundamento filosófico. En su primera concepción
los derechos surgieron como derechos públicos subjetivos del hombre frente o
contra el Estado. El sujeto pasivo era el Estado, y la obligación fundamental que
había de cumplir para satisfacer aquellos derechos era la de omisión: no debía
violarlos, ni impedir su goce, ni interferir en su ejercicio. Por eso se lo diseñó como
un estado abstencionista. Paulatinamente, el horizonte se fue ampliando, hasta: a)
considerar que también los particulares son sujetos pasivos, junto con el estado,
obligados a respetar los derechos del hombre; b) añadir a la obligación de omitir
violaciones, la de dar o de hacer algo en favor del titular de los derechos.

Por otra parte, es importante puntualizar la diferencia conceptual, en relación a lo


que se debe entender por derechos humanos, derechos fundamentales y derechos
constitucionales. Cuando se trata de la expresión derechos humanos entendemos
los derechos en el plano internacional, es decir en los tratados y convenios
internacionales, por otra parte, derechos fundamentales y derechos
constitucionales, nos referimos a los derechos en el plano del ordenamiento jurídico
interno de un Estado concreto.

V.2. NATURALEZA Y FUNDAMENTO DE LOS DERECHOS

V.2.1. NATURALEZA DE LOS DERECHOS

El hombre es titular de eso que llamamos derechos, en consecuencia, estos


mismos son oponibles frente a otros individuos, esta oponibilidad implica el deber
o la obligación que debe que cumplir el sujeto pasivo a favor del titular, para que
los derechos de éste sean efectivos. Esta obligación, deber o débito, implica una
prestación que puede consistir en: a) omitir conductas violatorias o impeditivas del
derecho que titulariza el sujeto activo; b) cumplir una prestación positiva de: 1) dar
algo; 2) hacer algo a favor del sujeto activo.

Cada vez que se proponga un derecho determinado, habrá que detectar con
precisión cuál es el sujeto pasivo ante el que su titular puede hacer exigible el goce
y ejercicio, y cuál la obligación que aquel sujeto debe cumplir a su favor. Cualquier
error en ese campo puede desnaturalizar, devaluar, exagerar o desvirtuar el

20
derecho, tanto si se equivoca la correcta señalización del sujeto pasivo, como si se
pone a su cargo un deber indebido.

V.2.2. FUNDAMENTO DE LOS DERECHOS

Desde un fundamento ius naturalista, los derechos no necesitan ser declarados,


sino que al formar parte de la naturaleza del ser humano, estos se encuentran
implícitos en los textos constitucionales, por tanto esta concepción considera que
es innecesario y hasta sobreabundante consignar por escrito en un catálogo de
derechos. Es decir, considera que lo que queda silenciado o implícito en la
constitución formal equivale a un espacio donde la interpretación y la integración
deben alcanzar a descubrir e incluir derechos, valores y principios.

El fundamento ius positivista, tiene por afición el derecho escrito considera que es
necesario incorporar normas expresas sobre derechos. Es esta normativa la que
recibe el nombre de declaración de derechos, es decir los derechos se declaran.

El fundamento histórico, considera que los derechos son fenómenos históricos que
tienen cronologías que dan testimonio de su aparición y de su seguimiento. Lo que
con anterioridad al constitucionalismo no existía, empezó a existir con él en las
constituciones escritas, que también fueron novedad respecto del pasado.

V.3. LÍMITES DE LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES

La doctrina alemana ha configurado la Wesensgehaltsgarantie como un


Schranken-Schranken, es decir como un límite a los límites o como una restricción
a las restricciones de los derechos fundamentales. La doctrina alemana ha previsto
la posibilidad que un derecho fundamental pueda ser limitado, restringido por una
ley de manera constitucional siempre que la ley se adecue a determinadas
exigencias, entre ellas, que la ley no afecte el contenido esencial del derecho
fundamental que limita.

V.4. CLASIFICACIÓN DE LOS DERECHOS CONSTITUCIONALES

Toda clasificación que de los derechos se haga, es arbitraria, incompleta y no


absoluta, porque tanto la formulación de los distintos criterios de clasificación como
el ingreso de los derechos en una u otra categoría dependerán del sujeto que
realice la clasificación.

21
El punto de partida de las clasificaciones de los derechos es la clásica
diferenciación que hiciera George Jellinek, según este iuspublicista alemán, en la
historia del hombre se pueden advertir tres etapas en cuanto al reconocimiento de
sus derechos se refiere, las mismas que pueden agruparse en: los derechos de
libertad; derechos civiles; derechos políticos y derechos sociales.

V.5. DEBERES CONSTITUCIONALES

Los deberes constitucionales son aquellas conductas o comportamientos de


carácter público, exigibles por la ley a la persona o al ciudadano, que imponen
prestaciones físicas o económicas y que afectan la esfera de su libertad personal.

Los deberes constitucionales se clasifican de la siguiente manera:

1. Los deberes de la personalidad, que son aquellos que se derivan de la


condición de ciudadano o miembro de la comunidad.
2. Los deberes de función, que son aquellos establecidos para quienes asumen
determinados cargos.
3. Los deberes de prestación, entre los que se encuentran los generales (que
son válidos para todos los ciudadanos, como el servicio militar o el pago de
tributos) y los especiales (que existen respecto a algunos de ellos como el
caso de los vinculados a los funcionarios públicos).

22
UNIDAD VI

DERECHOS FUNDAMENTALES, DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS


VI.1. DISPOSICIONES GENERALES

Los preceptos descritos en la Constitución, garantizan el goce de los derechos


constitucionales objetivos, sin discriminación de ninguna índole.

Los derechos no poseen un alcance ilimitado, sino que se hallan sujetos a un


examen ponderativo cuando se encuentran en colisión; es decir, ninguna persona,
puede sobreponer sus derechos sobre otras personas.

La progresividad de los derechos, debe ser entendida como la posibilidad de un


mayor desarrollo normativo que involucre una ampliación del catálogo de derechos
ya establecido.

Todos los derechos tienen la misma jerarquía, por lo que, los mismos, son
directamente aplicables y directamente justiciables.

El derecho a la igualdad, no consiste en la identidad absoluta, sino en la


proporcionalidad equivalente entre dos o más entes, es decir, en dar a cada cual
lo adecuado según las circunstancias de tiempo, modo y lugar.

El principio de legalidad, consigna que nadie puede ser obligado a hacer lo que la
ley no manda, ni privado de lo que ella no prohíbe. La ley predetermina las
conductas debidas o prohibidas, de forma que los hombres puedan conocer de
antemano lo que tienen que hacer u omitir, y quedar exentos de decisiones
sorpresivas que dependan solamente de la voluntad ocasional de quien manda.

Los Tratados y Convenios Internacionales que reconocen derechos humanos,


prevalecen en el orden interno y, los derechos y deberes constitucionales
consagrados en la Constitución se interpretaran de conformidad con los mismos.

VI.2. DERECHOS FUNDAMENTALES

El derecho a la vida comprende, no sólo el derecho de todo ser humano de no ser


privado de la vida arbitrariamente, sino también el derecho a que no se le impida
el acceso a las condiciones que le garanticen una existencia digna.

El sexo es una característica biológica, resultado de determinantes genéticos


universales que definen dos categorías en nuestra especie: hombre y mujer. Las
normas y valores de cada sociedad definen para hombres y mujeres los

23
comportamientos adecuados, las esferas de actividad, el acceso a infraestructuras
y servicios, incluidos los relacionados con la educación y la salud, al poder
personal, social y político.

Considerando la deuda histórica-cultural, la falta de reconocimiento a las


actividades desarrollados por las mujeres, el contexto de discriminación a las
mujeres, el Estado debe adoptar las medidas idóneas para prevenir y erradicar la
referida situación de vulnerabilidad hacia la mujer.

El agua es un recurso vital, es un bien común universal, patrimonio vital, derecho


básico, individual, indivisible, imprescriptible y colectivamente inalienable, que cada
persona requiere para su uso personal y doméstico y al que pueda acceder por un
precio adecuado y razonable.

El derecho a la alimentación es un derecho que permite que las personas tengan


acceso a una alimentación adecuada, sana y suficiente para que tengan un nivel
de vida adecuado para sí y su familia. El Estado es el responsable de garantizar la
seguridad alimentaria de toda la población de manera inmediata y de forma
gradual.

El derecho a la vivienda implica: a) La protección legal contra actos injustificados


de desalojo; b) Acceso a servicios de agua potable, sanitarios, electricidad y gas
domiciliario, extensible a los materiales, equipamiento e infraestructura necesaria;
c) El costo accesible, incluso mediante subsidios para vivienda, y protección contra
arrendatarios que se excedan: d) La habitabilidad, incluida la protección contra el
frío, la humedad, el calor, la lluvia, el viento y las enfermedades; e) El acceso fácil
para los grupos desfavorecidos; y f) Estar alejado de fuentes de contaminación
cercanos a los servicios básicos.

VI.3. DERECHOS CIVILES

El derecho a la autoidentificación cultural, implica la libertad de todas las personas


de establecer su identidad cultural, lo que conlleva a una manifestación voluntaria
y plena de la identidad. No existen trámites legales ni requisitos formales para la
autoidentificación de una persona con un determinado grupo indígena. La
autoidentificación cultural de cada uno de los miembros de un colectivo indígena,
si así lo desearan, podrá inscribirse junto a la ciudadanía boliviana en sus
documentos de identidad.
24
El derecho de intimidad presupone la tutela jurídica de la vida privada. Debemos
diferenciar el derecho a la intimidad y el derecho a la privacidad; la intimidad es la
esfera personal que está exenta del conocimiento generalizado de terceros, y la
privacidad es la posibilidad irrestricta de realizar acciones privadas (que no dañan
a otros) por más que se cumplan a la vista de los demás y que sean conocidas por
éstos. Se trata siempre de una zona de reserva personal, propia de la autonomía
del ser humano.

El derecho a la dignidad de la persona es una cualidad intrínseca, irrenunciable e


inalienable de todo ser humano, es aquel derecho que tiene toda persona por su
sola condición de humano, para que se la respete y reconozca como un ser dotado
de un fin propio, y no como un medio para la consecución de fines extraños, o
ajenos a su realización personal.

La libertad de pensamiento, espiritualidad, religión, culto y expresión, es un


derecho que abarca la libertad de pensamiento sobre todas las cuestiones, las
convicciones personales y el compromiso con la religión o las creencias, ya se
manifiesten a título individual o en comunidad con otras personas y la facultad de
expresarlas. Por otra parte, la conciencia es el conocimiento que el ser humano
tiene de su propia existencia y en consecuencia de sus actos, y el conocimiento
personal sobre una determinada cosa, situación, circunstancia o hecho; es relativa
a lo más íntimo del fuero interno de cada ser humano.

La libertad de reunión y asociación, implica el reconocimiento de un nivel de


autogobierno efectivo pero limitado a la regulación interna de las entidades
colectivas de derecho privado, empresariales o no, a condición del cumplimiento
de unos determinados requisitos para su reconocimiento legal.

El derecho a la libertad de expresión no sólo implica el derecho de emitir o expresar


las ideas y pensamientos, sino que también abarca el derecho a difundirlos
libremente, derecho que puede ser ejercido de forma oral, escrita o visual,
individual o colectiva por cualquier medio de comunicación.

El derecho de petición constituye un derecho que reviste la dignidad humana, no


siendo permisible que la autoridad o particular a quien se dirige una solicitud de
diversa índole, rehúse conocer o recibir la presentación de una petición, o no la
atienda de manera clara y congruente, debiendo incluso poner a conocimiento del

25
peticionante el resultado positivo o negativo de su solicitud, elementos que hacen
a la real configuración de este derecho.

El derecho de locomoción comprende la facultad de desplazamiento por todo el


territorio nacional, de entrar y salir del país, y la libertad de residencia comprendida
como el derecho a determinar el lugar donde se desea fijar el domicilio principal de
los negocios, como el domicilio.

El derecho a la comunicación previa y detallada de la acusación en su contra sea


penal o administrativa, se encuentra establecida como un límite temporal para la
notificación (previa) de la acusación, como así también, sobre el contenido y
calidad de la misma (detallada).

El derecho de la inviolabilidad del domicilio, abarca no sólo a la casa en una


concepción restringida de habitación, sino en la acepción general de domicilio,
alcanzando incluso al lugar donde una persona desempeña una actividad laboral
o profesional. Ahora bien, este únicamente puede ser restringido por dos vías: a)
la reserva legal, es decir, que la limitación por la vía del allanamiento esté definida
por Ley; y b) la intervención judicial.

El derecho a la inviolabilidad de las conversaciones y comunicaciones privadas


está referida a que ninguna autoridad pública, persona u organismo puede
interceptar conversaciones o comunicaciones privadas mediante instalación que
las controle o centralice, por lo que la protección constitucional que se brinda en
este aspecto, presupone la concurrencia de dos condiciones: a) Por una parte, que
se trate de telecomunicaciones, es decir, que se refiera a comunicaciones o
conversaciones a distancia efectuada entre personas por cualquier sistema de
comunicación sin necesidad de trasladarse del lugar donde se encuentran; y b) Por
otra, que sea un tercero ajeno a esa comunicación o conversación el que intercepte
o penetre su contenido por cualquier medio. De ahí la protección constitucional de
las comunicaciones privadas no puede ser invocada u opuesta respecto a uno de
los sujetos que participa en la comunicación.

VI.4. DERECHOS POLÍTICOS

Los derechos políticos se refieren a la facultad de concurrir como elector para


expresar su voluntad respecto a un representante; asimismo el derecho de

26
presentarse como una opción (elegible) para participar en la vida política estatal,
desempeñando los cargos o funciones de carácter público.

Los residentes bolivianos en el extranjero, para ejercer sus derechos políticos


deben empadronarse, acudiendo a los Consulados Generales, Consulados y
Secciones Consulares del Estado Plurinacional de Bolivia en el Exterior donde se
realiza el voto en las diferentes elecciones.

A nivel municipal los extranjeros residentes en Bolivia tienen derecho a sufragar en


las elecciones municipales, esto en razón a que el vínculo del habitante de la
localidad con su gobierno deviene de la proximidad; por consiguiente, a este nivel
prima la condición de residencia antes que la de nacionalidad para el ejercicio del
derecho político de elegir a las autoridades locales.

Las personas refugiadas tienen el deber de abstención de participar en actividades


políticas, el Consejo Nacional de Refugiados (CONARE) se constituye en la
instancia competente para determinar la condición de refugiada de una persona,
así como la exclusión, cesación, cancelación, revocatoria y expulsión del mismo.

VI.5. DERECHOS DE LAS PERSONAS PRIVADAS DE LIBERTAD

Toda persona privada de libertad tiene derecho a vivir en condiciones de detención


compatibles con su dignidad personal y el Estado debe garantizarle el derecho a la
vida y a la integridad personal. En consecuencia, el Estado, como responsable de
los establecimientos de detención, es el garante de estos derechos de los
detenidos, sin que puedan alegar la falta de recursos humanos, económicos,
técnicos o de otra naturaleza.

VI.6. DERECHO A LA PROPIEDAD

El núcleo esencial del derecho de propiedad presenta tres elementos esenciales:


a) El derecho de uso; b) El derecho de goce; y, c) El derecho de disfrute. Por su
parte, este núcleo esencial del derecho de propiedad, genera a su vez las
siguientes obligaciones negativas tanto para el Estado como para particulares: 1)
Prohibición de privación arbitraria de propiedad; y, 2) Prohibición de limitación
arbitraria de propiedad.

27
La propiedad individual o colectiva, sólo puede ser afectada por medio de
expropiación, por causa de necesidad o utilidad pública o cuando la propiedad no
cumple una función social, situación que deberá ser calificada conforme a ley y
previa indemnización justa; de donde se infiere que la afectación del derecho
propietario procede ante dos supuestos: i) Cuando el Estado considere necesario
destinarla al uso de interés público; y, ii) Cuando la propiedad privada no cumple
una función social; cualquier otra forma que atente contra la propiedad privada y
que no se encuentra prevista en una ley, vulnera ese derecho.

28
UNIDAD VII

DERECHOS SOCIALES, ECONÓMICOS Y CULTURALES


VII.1. DERECHO A LA SALUD Y LA SEGURIDAD SOCIAL

El derecho a la salud implica la obligación ineludible del Estado de promover


políticas públicas orientadas a mejorar la calidad de vida, el bienestar colectivo, el
acceso gratuito de la población a los servicios de salud, y el acceso a los
medicamentos. Asimismo, los servicios de salud no pueden ser privatizados ni
concesionados.

El principio de continuidad en la prestación de los servicios de salud, supone la


garantía de las personas que reciben determinada atención médica o iniciaron un
tratamiento médico respecto de una determinada enfermedad, no se vean
afectados con la privación del mismo.

La medicina tradicional al ser parte del sistema único de salud, debe ser
garantizada, promovida y difundida por todos los niveles del Estado, de acuerdo a
las competencias que les fue asignada a cada uno por mandato constitucional.

El derecho a la seguridad social debe desplegar su ámbito de protección de


acuerdo a los principios universalidad, integralidad, equidad, solidaridad, unidad de
gestión, economía, oportunidad, interculturalidad y eficacia; correspondiendo su
ejecución al Estado quien sostiene, dirige y administra, por tanto, también es
responsable de su cumplimiento.

La mujer embarazada y el ser en gestación, hasta el primer año de su nacimiento,


cuentan con el derecho a la seguridad social, misma que comprende también las
asignaciones familiares como la prenatal, natal y de lactancia, por estar
íntimamente relacionadas con el derecho a la vida de la mujer y el nuevo ser en
gestación.

VII.2. DERECHO AL TRABAJO Y AL EMPLEO

Toda persona tiene derecho a una fuente laboral estable, en condiciones


equitativas y satisfactorias bajo dicho mandato constitucional se prohíbe el despido
injustificado y toda forma de acoso laboral.

Los derechos laborales, son irrenunciables, de pago preferente, inembargables,


imprescriptibles y son nulas las convenciones contrarias o tengan la pretensión
velada de burlar sus efectos.

29
La Constitución establece principios de protección de las trabajadoras y de los
trabajadores: El in dubio pro operario que se explica en el sentido de que cuando
una norma se presta a más de una interpretación, debe aplicarse la que resulte
más favorable al trabajador; La regla de la norma favorable, según la cual
aparecieran dos o más normas aplicables a la misma situación jurídica, se aplicará
la que resulte más favorable al trabajador; La regla de la condición más beneficiosa
según la cual, ninguna norma debe aplicarse si esta tiende a desmejorar las
condiciones en que se encuentra el trabajador.

De la misma manera, la Constitución estableció: la prohibición de despido de toda


mujer trabajadora en situación de embarazo; la inamovilidad de la mujer
trabajadora en gestación y por un lapso de un año de edad; e inamovilidad del
progenitor varón por un lapso de un año, computable desde el nacimiento de su
hijo o hija, en resguardo de la hija o hijo nacido y hasta su primer año de edad.

Las organizaciones sindicales son el resultado de la organización de la clase


trabajadora, en ese sentido la Constitución reconoce los derechos asociativos de
las trabajadoras y los trabajadores.

El fuero sindical representa la garantía otorgada a los trabajadores que, actuando


en cargos directivos o representativos de sindicatos legalmente constituidos,
necesitan, por razón del contrato de trabajo que los vincula a un empresario o
patrono, constituyéndose en una protección suficiente para el ejercicio de su
actividad sindical.

El derecho a la libre asociación empresarial, garantiza su personalidad jurídica, así


como las formas democráticas organizativas empresariales de acuerdo con sus
estatutos y reglamentos internos.

El derecho a dedicarse al comercio, es una manifestación del derecho al trabajo,


actividad comercial a la que puede acceder toda persona sea natural o jurídica,
dentro de los márgenes constitucionales y legales.

El derecho de huelga es el ejercicio de la facultad legal de los trabajadores de


suspender labores para la defensa de sus derechos, previo cumplimiento de las
formalidades legales.

El cooperativismo se rige por los principios de: a) reciprocidad y equidad en la


redistribución de los excedentes, beneficios y servicios; y, b) La participación en la
30
creación del fondo social, lo que implica la inversión equitativa de recursos para la
formación del patrimonio cooperativo.

VII.3. DERECHO A LA NIÑEZ, ADOLESCENCIA Y JUVENTUD

Es deber del Estado, la sociedad y la familia garantizar la prioridad del interés


superior de la niña, niño y adolescente, que comprende la preeminencia de sus
derechos, la primacía en recibir protección y socorro en cualquier circunstancia, la
prioridad en la atención de los servicios públicos y privados, y el acceso a una
administración de justicia pronta, oportuna y con asistencia de personal
especializado.

El derecho la identidad, surge del nacimiento de todo ser humano, extendiéndose


a la vida adulta e incluso se extiende después de la muerte, para efectos de
sucesión en el campo jurídico, de ahí que aun dejando de existir la persona no
puede privársela de su identidad como derecho, porque este derecho se extiende
a sus sucesores.

El derecho al nombre, es una facultad constitucional sobreentendida o tácita.


Considerándose que en la elección del nombre entran en juego tanto el interés
general, en pro de la individualización de las personas y de la preservación del
idioma, como el interés de los padres del nacido, y del portador del nombre
después, ya que el nombre se relaciona con la personalidad del sujeto en cuestión.

VII.4. DERECHOS DE LAS FAMILIAS

La familia es en el núcleo esencial de nuestra sociedad, por lo tanto, su integralidad,


así como el respeto de todos los derechos e intereses familiares, constituyen un
deber primordial que deben encontrarse insertas, dentro de las políticas de
protección del Estado.

La unión conyugal libre o de hecho es reconocida tradicionalmente por la sociedad


boliviana como convivencia, constituyendo su existencia en una realidad latente e
innegable, razón por la cual fue recogida por el constituyente, que como se sabe,
refleja el contexto social, económico y político de nuestro país.

31
La presunción de paternidad posibilita el establecimiento del vínculo que une a
padres e hijos, en el entendido que resulta suficiente la simple indicación del padre
para establecer la misma.

La norma constitucional, garantiza a las mujeres y a los hombres el ejercicio de sus


derechos sexuales y sus derechos reproductivos; derechos que abren las puertas
a los propósitos de autodeterminación sobre el propio cuerpo.

VII.5. DERECHO A LA EDUCACIÓN

El derecho a la educación implica el acceso al sistema educativo en todos sus


niveles, así como la permanencia en condiciones de igualdad. De la misma se
infieren los siguientes dos aspectos esenciales en cuanto a su vigencia: 1) La
existencia de un único sistema educativo en el territorio nacional, estableciendo la
consolidación de un solo modelo educativo, sin dejar de lado las particularidades
de cada región; y 2) El reconocimiento de las unidades educativas privadas como
componentes del sistema educativo, no existiendo distinción alguna entre unidades
educativas públicas y privadas y que ambas están orientadas al ejercicio del
derecho a la educación.

El derecho que les asiste a los padres, de poder elegir la educación que convenga
para sus hijos; les permite que tenga la obligación de precautelar el desarrollo
integral del menor eligiendo al efecto la educación que considere más conveniente
para él.

La educación se fundamenta en lo intracultural, intercultural y plurilingüe en todo el


sistema educativo. La educación intracultural obliga a que en el currículo del
sistema educativo se incorporen los saberes y conocimientos de las cosmovisiones
de las naciones y pueblos indígena originario campesinos. La educación
intercultural promueve la cohesión y la convivencia armónica y equilibrada entre
todos los pueblos y naciones con respeto a las diferencias y en igualdad de
condiciones. La educación plurilingüe permite la reincorporación, preservación,
desarrollo, aprendizaje y divulgación de las diferentes lenguas de las naciones y
pueblos indígena originario campesinos.

Es atribución del nivel central del Estado, el emitir la reglamentación para la


apertura y funcionamiento de los Institutos Técnicos, Institutos Tecnológicos y
Escuelas Superiores de Formación Tecnológica.
32
VII.6. DERECHO A LA EDUCACIÓN SUPERIOR

La educación superior está conformada por las universidades, las escuelas


superiores de formación docente, y los institutos técnicos, tecnológicos y artísticos,
fiscales y privados.

El derecho a la autonomía universitaria se concreta mediante la elaboración de sus


reglamentos o normativa interna, otorgándoles la posibilidad de determinación
filosófica, académica, administrativa y presupuestal.

Las universidades públicas están autorizadas para extender diplomas académicos


y títulos en provisión nacional; consiguientemente, tienen la potestad de decisión
respecto al otorgamiento de títulos en provisión nacional o diplomas académicos,
o en su caso, a observar fundadamente los mismos, velando por el cumplimiento
de los requisitos legales y estatutarios vigentes de la universidad y de los de la
carrera que el alumno cursó, a fin de evitar que eventualmente, una persona sin
cumplir con los requisitos y exigencias académicas pretenda graduarse u obtener
un título sin estar legalmente habilitado para ello, todo esto, en resguardo de los de
derechos de la comunidad que prevalecen sobre el interés individual. Las
universidades públicas serán obligatoria y suficientemente subvencionadas por el
Estado; ahora bien, la gratuidad obligatoria para el ejercicio del derecho a la
educación superior, impone al Estado el deber de subvencionarla.

Las universidades privadas prestan un servicio público, rigiendo el principio de la


autodeterminación personal, y con ello un régimen contractual de tipo civil.

VII.7. DERECHO A LAS CULTURAS

La interculturalidad es el instrumento de cohesión y descolonización en el Estado,


siendo la diversidad reconocida, el carácter intercultural es el aspecto que
sobresale y se constituye en la línea transversal y característica para la
configuración del nuevo modelo de Estado.

El patrimonio cultural, es inalienable, inembargable e imprescriptible, por lo que,


los bienes de dicho patrimonio, constituyen propiedad del pueblo boliviano,
correspondiendo ser regulados por ley del nivel central del Estado, en cuanto a su
calificación, inventario, administración, disposición, registro obligatorio y formas de
reivindicación.

33
El patrimonio cultural, está constituido por todos los bienes culturales intangibles
que emanan de una comunidad cultural fundada en la tradición, expresadas por un
grupo o por individuos que reconocidamente responden a las expectativas de la
comunidad en cuanto a expresión de su identidad cultural y social. Por su parte, el
patrimonio intangible comprende el conjunto de memorias colectivas, mitos, usos
y costumbres, saberes y creencias, lenguas indígenas y fiestas tradicionales que
permiten el desarrollo de las expresiones estéticas, capacidades artísticas y
tecnológicas, lingüísticas y organizativas de los distintos grupos sociales, con las
que estructuran sus identidades particulares.

El patrimonio natural se encuentra constituidos por los recursos mineralógicos


metálicos y no metálicos, así como las especies nativas de origen animal y vegetal.

La diversidad folklórica y cultural se ve reflejada y transmitida a través de distintas


manifestaciones que precisamente constituyen la riqueza cultural, en las que los
participantes demuestran su fe religiosa y respeto por todas las creencias en sus
diversas expresiones culturales, es decir, exteriorizan en un baile o danza las
características de un pueblo.

VII.8. DERECHO AL DEPORTE Y RECREACIÓN

El Estado debe prestar especial atención a las prácticas deportivas en general, sin
ningún tipo de discriminación así como en todas sus formas de expresión;
asignando a todos los niveles de gobierno la competencia exclusiva sobre el
deporte en general y en el ámbito de cada jurisdicción territorial, de manera que
cada gobierno, goza de la facultad legislativa para delinear las políticas más
apropiadas para promover el ejercicio físico y la práctica del deporte en todas sus
áreas, en el marco de la política de Estado.

VII.9. DERECHOS DE LAS USUARIAS Y LOS USUARIOS Y DE LAS


CONSUMIDORAS Y CONSUMIDORES

Los derechos de usuarios y consumidores se fundan en los principios


constitucionales del vivir bien, justicia social, pluralismo económico y solidaridad.
Los derechos de los consumidores y usuarios son de contenido complejo, por
múltiples razones; entre ellas, porque la protección del usuario y consumidor se
extiende no sólo al ámbito patrimonial, sino abarca también a la salud, a la vida, a
la integridad física, a la alimentación, etc. de todos los miembros de la comunidad.
34
VII.10. DERECHO A LA CIENCIA, TECNOLOGÍA E INVESTIGACIÓN

La Declaración sobre la utilización del progreso científico y tecnológico en interés


de la paz y en beneficio de la humanidad, proclamada por la Asamblea General de
las Naciones Unidas el 10 de noviembre de 1975 (resolución 3384), toma nota de
la urgente necesidad de utilizar al máximo el progreso científico y tecnológico en
beneficio del hombre. Por tanto, basta el reconocimiento constitucional del derecho
a la ciencia y a la tecnología, que surgió ante el progreso científico y avance
tecnológico, por lo que su vigencia no requiere de reglamentación alguna previa.

35
UNIDAD VIII

DERECHOS DEL MEDIO AMBIENTE Y DE LAS MINORIAS


VIII.1. DERECHOS DE LAS NACIONES Y PUEBLOS INDÍGENAS ORIGINARIO
CAMPESINAS

Las naciones y pueblos indígena originario campesinos por razones de orden


socio-histórico, pueden estar compuesta por organizaciones campesinas, juntas
vecinales u otras modalidades organizativas que reflejen un proceso de mestizaje
vivido en el País, en estos casos, el reconocimiento de derechos colectivos como
naciones y pueblos indígena originario campesinos, responderá a la concurrencia
de cualquiera de los elementos de cohesión colectiva, es decir a la existencia de
identidad cultural; idioma; organización administrativa; organización territorial;
territorialidad ancestral; ritualidad y cosmovisión propia, entre otras.

El hábitat de los indígenas, comprende no solo la tierra, sino también el territorio;


es decir, abarca el espacio ancestral en la que desarrolla sus específicas formas
de vida, donde se desarrolla su cultura, espiritualidad, su organización social y
política, así como sus conocimientos en relación a los recursos naturales y se
despliegan todas sus instituciones.

El territorio, comprende a los recursos naturales existentes en él, por ello, los
pueblos indígenas poseen derecho a los recursos naturales existentes en sus
territorios mismos que deberán protegerse especialmente. Estos derechos
comprenden el derecho de esos pueblos a participar en la utilización,
administración y conservación de dichos recursos.

Conforme a la concepción integral de territorio, se desprende que este derecho se


encuentra vinculado con los derechos a la consulta previa, pues toda definición
sobre el mismo necesariamente deberá ser consultada al pueblo indígena en
cuestión, el Estado está obligado a implementar procesos de diálogo de buena fe
con los pueblos indígenas antes de adoptar medidas administrativas o legislativas
concretas que puedan afectarles.

Los pueblos en aislamiento son pueblos o segmentos de pueblos indígenas que no


mantienen contactos regulares con la población mayoritaria y que además suelen
rehuir todo tipo de contacto con personas ajenas a su grupo. También pueden ser
grupos pertenecientes a diversos pueblos ya contactados que tras una relación
intermitente con las sociedades envolventes deciden volver a una situación de
aislamiento como estrategia de supervivencia y rompen voluntariamente todas las
relaciones que pudieran tener con dichas sociedades.
36
VIII.2. DERECHO AL MEDIO AMBIENTE

Actualmente, una de las grandes transformaciones en el lenguaje de derechos, es


el introducido a través del reconocimiento de derechos a otros seres vivos además
de los seres humanos. Es en este marco en el que se encuentran los derechos de
la Madre Tierra (Casa Grande o Loma Santa o Tierra Sin Mal).

Se debe tener en cuenta que la violación a los derechos medio ambientales genera
también una violación a los derechos humanos, principalmente al derecho a la vida.
Sin embargo, no debe defender los derechos de la naturaleza basándose sólo en
una visión antropocéntrica, es decir que la defensa de la naturaleza no debe
limitarse a los derechos humanos sino también a la defensa de todos los seres
vivos.

VIII.3. DERECHOS DE LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES

El derecho a la vejez digna se constituye en la potestad o capacidad de toda


persona para acceder a los sistemas de protección y resguardo de su vida y salud
física y mental; su seguridad económica, vivienda, descanso y la protección de su
núcleo familiar; cobertura a contingencias inmediatas y mediatas; vale decir, las
coberturas de salud preventiva y curativa, coberturas de riesgos profesionales y
accidentes de trabajo; rentas de invalidez, de vejez, de derechohabientes, y las
demás asignaciones familiares.

El derecho a la jubilación asegura los medios que le permitan vivir con dignidad,
constituyéndose en un medio para que la persona beneficiaria pueda cubrir sus
necesidades básicas, teniendo relación estrecha con el derecho a la vida, a la salud
física y mental y la propia dignidad del ser humano.

Se prohíbe y sanciona toda forma de maltrato, abandono, violencia y discriminación


a las personas adultas mayores.

VIII.4. DERECHOS DE LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Las personas con discapacidad tienen los siguientes derechos: 1) al trabajo y a la


estabilidad laboral; 2) los que prestan servicios en una institución pública o entidad
privada, no pueden ser removidos de sus funciones, siendo extensible a aquellas
que tengan bajo su cuidado y dependencia personas con capacidades diferentes,

37
salvo que concurran las causales establecidas en la ley; y, 3) si la relación de
trabajo concluye por el vencimiento del plazo para el que fue contratado, el
empleador está obligado a mantener el vínculo laboral bajo otra modalidad o
función, pero sin afectar su escala salarial y dignidad; vale decir, que la persona
quien tiene a su cargo una persona con discapacidad tiene garantizada su
estabilidad laboral, salvo no existan causales establecidas en la ley.

VIII.5. DERECHO A LA COMUNICACIÓN SOCIAL

El derecho a la comunicación social solo puede ser restringido o suprimido por


razones extremadamente graves, como la protección de la seguridad nacional, el
orden y moral pública; no así por razones de carácter administrativo, cuyas normas
el Estado en uso de su poder de imperio, puede hacerlas cumplir eficientemente a
través de otros medios que no impliquen directa lesión a estos derechos,
estrechamente vinculados con la libertad y dignidad de las personas, en cuanto a
que como seres libres, podamos pensar y opinar como mejor nos parezca y difundir
este nuestro pensamiento a través del medio de comunicación que consideremos
más pertinente, para lo cual el Estado, debe garantizar la más amplia gama de
medios, para que el ciudadano pueda escoger libremente a través de cuales
ejercerá estos sus derechos.

La Constitución establece el derecho a la rectificación y a la réplica, que se


constituyen en medios idóneos para desvirtuar las falsedades o la información
incompleta vertida en contra de una persona particular o pública.

38
UNIDAD IX

NACIONALIDAD Y CIUDADANÍA
IX.1. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE NACIONALIDAD

El concepto de nacionalidad está íntimamente relacionado con el de nación, es


decir la identidad con un conglomerado social que se identifica por diferentes
características comunes. Así la nacionalidad se le considera un vínculo natural que
por efecto de nacer en un territorio o de la vida en común y de intereses sociales
idénticos, hacen al individuo miembro del grupo que forma una Nación o de un
Estado.

IX.2. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE CIUDADANÍA

Georg Jellinek perfila la distinción entre: la ciudadanía en sentido genérico (status


civitatis), que comprende el conjunto de derechos públicos subjetivos de los
ciudadanos; y el sentido estricto de la ciudadanía (status activae civitatis), que hace
inmediata referencia a los derechos políticos. Entre estos últimos, destacan los de
sufragio activo y pasivo, es decir, aquellos derechos regulados por el ordenamiento
jurídico que facultan a los ciudadanos para ser electores y elegidos en los procesos
democráticos que contribuyen a la formación de la voluntad política del Estado.

IX.3. DIFERENCIAS ENTRE NACIONALIDAD Y CIUDADANÍA

La nacionalidad es un presupuesto condicional para que exista la ciudadanía. La


calidad de ciudadano no es inherente al hombre, ya que no posee las
características de inalienabilidad y universalidad. Por tanto, la titularidad del estatus
de ciudadano puede circunscribirse perfectamente al cumplimiento de
determinados requisitos y supuestos.

La nacionalidad condiciona a la ciudadanía, pues sin esta es imposible adquirir el


estatus de ciudadano; ya que todo ciudadano requiere ser nacional del Estado al
cual pertenece o se encuentra vinculado para hacer efectivas las prerrogativas que
le corresponde conforme dicho estatus. Como consecuencia de esto, sin el vínculo
político de ciudadano es imposible el desarrollo de los derechos políticos y
electorales.

IX.4. NACIONALIDAD POR NACIMIENTO

La Constitución establece en la nacionalidad por nacimiento que se puede llamar


también nativa, natural, o de origen, los sistemas de ius soli y ius sanguinis. El ius

39
soli, o de derecho de suelo, es la primera manera de adquirir la nacionalidad, es
decir que son bolivianos aquellos que nazcan dentro de su territorio; aquí se toma
en cuenta el lugar donde nació la persona para atribuirle su nacionalidad. El ius
sanguinis asigna la nacionalidad basada en la nacionalidad genealógica de los
padres. Este principio de descendencia refuerza la nacionalidad de los emigrantes
al poder transmitir su nacionalidad a los hijos nacidos fuera del territorio boliviano.

IX.5. NACIONALIDAD POR NATURALIZACIÓN

La nacionalidad por naturalización es voluntaria, los extranjeros no están obligados


a adquirir la nacionalidad; pero pueden obtener la nacionalización residiendo tres
años continuos en el país, pudiendo la autoridad acortar ese término en favor de
quien lo solicite, alegando y probando las tres situaciones previstas en la norma
constitucional.

IX.6. COMPONENTES DE LA CIUDADANÍA

El derecho a ejercer una función pública se encuentra íntimamente ligado al


derecho a la ciudadanía: en primer lugar, consiste en el derecho de concurrir como
elector o como elegible a la formación; en segundo lugar, es el derecho al ejercicio
de funciones en los órganos del poder público; y como consecuencia de ello se
establece el derecho de ejercer las funciones públicas sin otro requisito que la
idoneidad, salvo las excepciones establecidas por ley.

Así tenemos que, para acceder al desempeño de funciones públicas, se requiere


contar cumplir con las siguientes condiciones generales de acceso al servicio
público: poseer nacionalidad boliviana; ser mayor de edad; haber cumplido con los
deberes militares; no tener pliego de cargo ejecutoriado, ni sentencia condenatoria
ejecutoriada en materia penal, pendientes de cumplimiento; no estar comprendida
ni comprendido en los casos de prohibición y de incompatibilidad establecidos en
la Constitución; estar inscrita o inscrito en el padrón electoral y hablar al menos dos
idiomas oficiales del país.

Para acceder a la candidatura a la Presidencia o a la Vicepresidencia del Estado


se requiere cumplir con las condiciones generales de acceso al servicio público,
contar con treinta años de edad cumplidos al día de la elección, y haber residido
de forma permanente en el país al menos cinco años inmediatamente anteriores a
la elección.
40
Para acceder a la candidatura de la Asamblea Legislativa Plurinacional se requiere
cumplir con las condiciones generales de acceso al servicio público, contar con
dieciocho años de edad cumplidos al momento de la elección, haber residido de
forma permanente al menos los dos años inmediatamente anteriores a la elección
en la circunscripción correspondiente.

Para optar a la magistratura del Tribunal Supremo de Justicia es necesario cumplir


con condiciones generales de acceso al servicio público, haber cumplido treinta
años de edad, poseer título de abogado, haber desempeñado, con honestidad y
ética, funciones judiciales, profesión de abogado o cátedra universitaria durante
ocho años y no contar con sanción de destitución del Consejo de la Magistratura.

Para optar a la magistratura del Tribunal Agroambiental es necesarios cumplir con


los mismos requisitos del Tribunal Supremo de Justicia, además de contar con
especialidad en estas materias y haber ejercido con idoneidad, ética y honestidad
la judicatura agraria, la profesión libre o la cátedra universitaria en el área, durante
ocho años.

Para ser miembro del Consejo de la Magistratura de Justicia se requiere, además


de las condiciones generales de acceso al servicio público, haber cumplido treinta
años de edad, poseer conocimientos en el área de sus atribuciones y haber
desempeñado sus funciones con ética y honestidad.

Para optar a la magistratura del Tribunal Constitucional Plurinacional se requiere,


además de las condiciones generales de acceso al servicio público, haber cumplido
treinta y cinco años y tener especialización o experiencia acreditada de por lo
menos ocho años en las disciplinas de Derecho Constitucional, Administrativo o
Derechos Humanos.

Para ser candidata o candidato a un cargo electivo de los órganos ejecutivos de


los gobiernos autónomos se requiere cumplir con las condiciones generales de
acceso al servicio público, haber residido de forma permanente al menos los dos
años inmediatamente anteriores a la elección en el departamento, región o
municipio correspondiente, en el caso de la elección de la Alcaldesa o del Alcalde
y de la autoridad regional haber cumplido veintiún años, en el caso de la elección
de Prefecta o Prefecto y Gobernador o Gobernadora haber cumplido veinticinco
años.

41
Para ser candidata o candidato a los concejos y a las asambleas de los gobiernos
autónomos deberán cumplir con las condiciones generales de acceso al servicio
público, haber residido de forma permanente al menos los dos años
inmediatamente anteriores a la elección en la jurisdicción correspondiente y tener
18 años cumplidos al día de la elección.

De tal manera concluimos que, para ejercer la ciudadanía plena, se requiere contar
con 35 años, edad en las que se puede ejercer en su totalidad los derechos
políticos de acceso a todos los cargos públicos.

IX.7. SUSPENSIÓN DE LA CIUDADANÍA

La ciudadanía puede ser suspendida cuando exista sentencia ejecutoriada en


aquellos casos donde el funcionario público haya tomado armas y haya prestado
servicios en fuerzas armadas enemigas en tiempos de guerra, cuando haya
incurrido en defraudación de recursos públicos y cuando haya incurrido traición a
la patria.

El Diccionario de la Real Academia Española define a la suspensión como acción


y efecto de suspender. A su vez, suspender se define como detener o diferir por
algún tiempo una acción u obra y privar temporalmente a alguien del sueldo o
empleo que tiene. Por lo tanto, debemos entender que la palabra suspensión se
refiere a diferir por algún tiempo o privar temporalmente del derecho en cuestión.

42
TEMA X

GARANTÍAS JURISDICCIONALES Y ACCIONES DE DEFENSA


X.1. CONCEPTO Y DEFINICIÓN

El sistema de derechos exige la existencia del sistema de garantías


constitucionales, debido a que de poco o nada vale un buen sistema de derechos
si el sistema de garantías no ofrece disponibilidad para que quien cree que debe
defender un derecho suyo cuente con las vías idóneas para acceder a la justicia.
De esta manera, las garantías constitucionales son medios o mecanismos técnicos
jurídicos, tendientes a la protección de la normativa constitucional, cuando sus
disposiciones son infringidas, reintegrando el orden jurídico violado.

X.2. GARANTÍAS JURISDICCIONALES

El principio de aplicación directa de los derechos es una garantía íntimamente


ligada con el valor axiomático de la Constitución, por la cual, a partir de esta
concepción puede sustentarse la eficacia del valor normativo de la Constitución.

El principio de la reserva legal es la institución jurídica que obliga al legislador a


regular aquellas materias que por disposición de la Constitución deben ser
desarrolladas en una ley.

Los actos cometidos contra la seguridad de las personas, en cumplimiento de una


orden ilegítima, no quedarán en la impunidad, y los autores deben ser juzgados por
un juez imparcial, en un debido proceso, con el fin de establecer su participación y
responsabilidad.

La calificación de daños y perjuicios emergentes de la vulneración de derechos,


deben ser conocidos por la vía civil, debido, a que la finalidad de las acciones de
defensa es otorgar tutela efectiva al accionante restituyendo su derecho lesionado.

Nadie será sometido a tortura ni a penas o tratos crueles, inhumanos o


degradantes. Las pruebas obtenidas mediante tortura, son nulas, no pudiendo
generar o fundar derechos de terceras personas, pues de hacerlo se quebrantaría
la base del sistema constitucional y se permitiría que las acciones de hecho, lesivas
de derechos y garantías, entre ellas, la que sostiene que, en el ejercicio de los
derechos, nadie será obligado a hacer lo que la Constitución y las leyes no manden,
ni privarse de lo que éstas no prohíban.

La garantía de no declarar contra uno mismo, implica que la declaración del


imputado u otro acto investigativo o procesal que lo incrimine y lo perjudique, es
43
nulo de pleno derecho. Asimismo, la obtención ilegítima de la prueba, carece de
toda eficacia y también es nulo de pleno derecho.

La tutela judicial efectiva comprende la posibilidad de activar o iniciar ante los


órganos jurisdiccionales un proceso, en el que obtenga una sentencia
fundamentada que declare el derecho de cada una de las partes conforme
corresponda en justicia, además implica la posibilidad de poder interponer los
recursos que la ley establezca y la eventualidad de obtener el cumplimiento efectivo
de la sentencia, con el objeto de garantizar el restablecimiento de una situación
jurídica vulnerada, evitando la indefensión, involucrando el acceso a los tribunales;
la efectividad de las decisiones judiciales; y el ejercicio del recurso previsto en la
ley.

El derecho-garantía a la defensa alcanza a los siguientes ámbitos: i) el derecho a


ser escuchado en el proceso; ii) el derecho a presentar prueba; iii) el derecho a
hacer uso de los recursos; y, iv) el derecho a la observancia de los requisitos de
cada instancia procesal.

El debido proceso está destinado a proteger al ciudadano de los posibles abusos


y/o arbitrariedades de las autoridades, como resultado de sus actuaciones u
omisiones procesales, en la aplicación de las normas sustantivas, y en las
decisiones que se adopten a través de las distintas resoluciones dictadas para
dirimir situaciones jurídicas o administrativas. En este último caso, cobra especial
importancia, el derecho a una resolución debidamente fundamentada y motivada.

La favorabilidad en la aplicación de la ley penal en el tiempo, se parte del supuesto


de que la vigencia de la ley penal es hacia el futuro, pues debe estar vigente al
tiempo en que se comete el hecho punible. La ley penal no rige en principio hacia
el pasado (retroactividad) y no tiene vigencia después de ser derogada
(ultractividad). No obstante, es posible su aplicación retroactiva o ultractiva cuando
es favorable al agente del punible.

La presunción de inocencia es la garantía de todo aquel contra quien pesa una


acusación, para ser considerado inocente mientras no se compruebe su
culpabilidad a través de medios de prueba legítimamente obtenidos, dentro de un
debido proceso.

44
El principio non bis in ídem implica, consiste la imposibilidad de que el Estado
sancione dos veces a una persona por los mismos hechos (penal o
administrativamente), implica la prohibición de imponer una doble sanción, cuando
existe identidad de sujeto, del hecho y del fundamento respecto a una conducta
que ya fue sancionada con anterioridad. En el principio se debe distinguir el aspecto
sustantivo (nadie puede ser sancionado doblemente por un hecho por el cual ya ha
sido absuelto o condenado) y el aspecto procesal o adjetivo (nadie puede ser
juzgado nuevamente por un hecho por el cual ya ha sido absuelto o condenado).
En este sentido, existirá vulneración al non bis in ídem, no sólo cuando se sanciona
sino también cuando se juzga nuevamente a una persona por un mismo hecho.

La Constitución establece que nadie será detenido por deudas como una garantía;
sin embargo, este principio no limita los mandatos de autoridad judicial competente
dictados por incumplimiento de deberes alimentarios u obligaciones laborales.

El derecho-garantía a la igualdad de las partes procesales, como uno de los


elementos que conforman el debido proceso; presupone que los sujetos
intervinientes en la contienda judicial se hallan dotados de los mismos derechos,
posibilidades y cargas, sin que exista ningún tipo de privilegios a favor o en contra
de alguno de ellos; es decir, cada una de las partes del proceso, es titular de
similares deberes y derechos procesales y por lo tanto, deben ser sometidos a un
mismo trato por el juez o tribunal que conozca el proceso; esto implica que la
autoridad jurisdiccional, no puede favorecer con sus actos a ninguna de las partes
en conflicto, por el contrario, se ve obligada a mantener una posición neutral
respecto a ellos, asegurando el equilibrio procesal entre contrarios y materializando
el valor justicia en toda su dimensión.

La garantía del juez natural claramente establece que toda persona tiene el
derecho a ser oída por una autoridad jurisdiccional competente, independiente e
imparcial, y que no podrá ser juzgada por comisiones especiales ni sometida por
autoridades jurisdiccionales que las establecidas con anterioridad al hecho de la
causa.

Toda persona sometida a un proceso debe ser juzgada en su idioma;


excepcionalmente, de manera obligatoria, deberá ser asistida por un traductor o
intérprete, esta garantía es tanto para el imputado y también para la víctima.

45
La víctima en un proceso penal podrá intervenir de acuerdo con la ley, y tendrá
derecho a ser oída antes de cada decisión judicial. En caso de no contar con los
recursos económicos necesarios, deberá ser asistida gratuitamente por una
abogada o abogado asignado por el Estado.

La sujeción de la actividad estatal a la Constitución y a la ley a efectos de controlar


el poder y evitar la arbitrariedad, configura la nulidad de los actos administrativos y
jurisdiccionales que hayan sido pronunciados o ejecutados sin jurisdicción ni
competencia asignada por la Constitución y las leyes como una garantía
constitucional.

X.3. ACCIONES DE DEFENSA

X.3.1. ACCIÓN DE LIBERTAD

La Acción de Libertad es un mecanismo de defensa oportuno y eficaz para la tutela


de los derechos a la vida, a la integridad física, a la libertad personal y a la
circulación de toda persona que crea estar indebida o ilegalmente perseguida,
detenida, procesada, presa o que considere que su vida o integridad física está en
peligro. La jurisprudencia constitucional estableció la siguiente tipología:
reparadora, preventiva y correctiva.

En la Acción de Libertad reparadora, es necesario que se hubiere configurado una


situación de privación de libertad física ilegal por haber sido dispuesta al margen
de los casos previstos por la ley y/o incumpliendo los requisitos y formalidades de
ley. La Acción de Libertad preventiva, se configura cuando la detención aún no se
ha producido, pero puede presuponerse que es inminente, en tanto que la amenaza
pueda demostrarse positivamente. La Acción de Libertad correctiva, que es aquel
que protege al detenido de aquellas condiciones que agravan en forma ilegítima la
detención, violando su condición humana.

Adicionalmente, la jurisprudencia constitucional estableció la Acción de Libertad


restringida de dos maneras: instructiva y la traslativa o de pronto despacho.

La Acción de Libertad instructiva; hace referencia a los supuestos, en que el


derecho a la libertad se encuentra vinculado al derecho a la vida,
fundamentalmente en los casos de desaparición forzada de personas, y tiene como
objeto identificar el paradero de la víctima, disponer su libertad e individualizar a

46
los autores del hecho, garantizándose el derecho a la vida y también el derecho a
la integridad física. La Acción de Libertad traslativa o de pronto despacho, a través
del cual lo que se busca es acelerar los trámites judiciales o administrativos cuando
existen dilaciones indebidas, para resolver la situación jurídica de la persona que
se encuentra privada de libertad.

La Acción de Libertad presenta las siguientes características: 1. El informalismo,


pues actualmente se amplía la posibilidad de presentación oral de la acción de
libertad, que antes estaba reservada sólo a los supuestos en que la persona fuera
menor de edad o incapacitada, analfabeta o notoriamente pobre y; 2. La
inmediación, ya que; la autoridad judicial, una vez presentada la acción, debe
disponer que el accionante sea conducido a su presencia o acudir al lugar de la
detención, que es fundamental para comprobar las condiciones en que la persona
se encuentra privada de libertad, especialmente cuando existe denuncia de
torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes, o si se ha vulnerado el derecho
a la integridad física o existe amenaza a su vida.

En la regulación de su trámite, se instituye en un mismo nivel de trascendencia


procesal, la garantía que la audiencia sea llevada a cabo sin demora –dentro de
las veinticuatro horas de interpuesta la acción–, que la persona o personas
accionantes sean conducidas a presencia del juez o tribunal de garantías, y que se
practique la citación –personal o por cédula– a las autoridades codemandadas.

La audiencia de la Acción de Libertad no debe suspenderse en ningún caso, aun


cuando el accionante no concurriere a dicho acto procesal sea por inasistencia o
abandono de la acción, en resguardo de los derechos que tutela dicha acción,
debiendo el tribunal o juez de garantías continuar con el trámite procesal
correspondiente.

Se tendrán por probados los extremos denunciados cuando las autoridades


denunciadas, no desvirtúen los hechos demandados, situación que concurre
cuando no obstante su legal notificación no comparece a la audiencia ni presten su
informe de ley.

A los fines de garantizar la plena vigencia y la eficacia de la acción de libertad,


como un mecanismo apto para la protección inmediata de los derechos objeto de
su tutela, queda claramente establecido que, las sentencias pronunciadas por los
tribunales y jueces de garantías en las demandas de las acciones tutelares y
47
particularmente en la acción de libertad, deben ser cumplidas y obedecidas, tan
pronto como fueran dictadas. No obstante, de esta característica, ellas deben ser
remitidas en el plazo de veinticuatro horas al Tribunal Constitucional Plurinacional,
a efectos de su revisión.

En los casos de desobediencia a las resoluciones dictadas en las acciones de


libertad, se debe acudir al Tribunal que conoció el recurso y que dio origen a la
Sentencia, que será ante el cual se solicitará se haga cumplir el fallo constitucional
y para el caso de resistencia o incumplimiento, pedir la remisión de antecedentes
al Ministerio Público para su respectivo procesamiento penal de los demandados.

X.3.2. ACCIÓN DE AMPARO CONSTITUCIONAL

La acción de amparo constitucional es una acción de defensa cuyo objeto es el


restablecimiento inmediato y efectivo de los derechos y garantías restringidos,
suprimidos o amenazados, a través de un procedimiento judicial sencillo, rápido y
expedito, frente a situaciones de lesión provenientes de la acción u omisión de
servidores públicos o particulares; siempre que el ordenamiento jurídico ordinario
no prevea un medio idóneo y expedito para reparar la lesión producida.

Para que los actos ilegales u omisiones indebidas que se denuncian puedan ser
objeto de análisis en la jurisdicción constitucional y reciban la tutela solicitada, el
accionante o agraviado debe: i) Aportar los elementos de prueba suficientes en los
que acredite y demuestre la existencia del acto y/u omisión denunciado de ilegal,
y, ii) Acreditar que la autoridad o persona recurrida es la responsable del acto y/u
omisión denunciado por haber tenido intervención y decisión. Sólo ante la
concurrencia de estos supuestos, y de ser evidentes, podrá concederse la tutela
solicitada; caso contrario, existe la imposibilidad de otorgar el amparo, toda vez que
no puede dictarse una Resolución de procedencia, cuando no se constata la
vulneración de derechos o garantías fundamentales.

La acción de amparo constitucional, se configura en un medio de tutela de carácter


extraordinario, que se encuentra regido por los principios de: a) Subsidiariedad
entendido como el agotamiento previo de los medios ordinarios de defensa, sean
en la vía judicial o administrativa, a efectos de que las lesiones denunciadas se
reparen en la misma instancia donde se suscitaron los supuestos actos ilegales; e,
b) Inmediatez que implica que la acción de amparo constitucional, es la vía
jurisdiccional para la protección inmediata, efectiva y oportuna de los derechos
48
fundamentales y garantías constitucionales, que hayan sido lesionados de manera
ilegal e indebida; por lo que, su activación se encuentra atada en el tiempo; es
decir, seis meses desde la vulneración alegada o desde notificada con la última
resolución.

Asimismo, la jurisprudencia constitucional, estableció las siguientes reglas y sub


reglas de improcedencia del amparo por subsidiariedad, cuando: 1) Las
autoridades judiciales o administrativas no han tenido la posibilidad de
pronunciarse sobre un asunto porque la parte no ha utilizado un medio de defensa
ni ha planteado recurso alguno, así: a) Cuando en su oportunidad y en plazo legal
no se planteó un recurso o medio de impugnación; y, b) Cuando no se utilizó un
medio de defensa previsto en el ordenamiento jurídico; y, 2) Las autoridades
judiciales o administrativas pudieron haber tenido o tienen la posibilidad de
pronunciarse, porque la parte utilizó recursos y medios de defensa, así: a) Cuando
se planteó el recurso pero de manera incorrecta, que se daría en casos de
planteamientos extemporáneos o equivocados; y, b) Cuando se utilizó un medio de
defensa útil y procedente para la defensa de un derecho, pero en su trámite el
mismo no se agotó, estando al momento de la interposición y tramitación del
amparo, pendiente de resolución. Ambos casos, se excluyen de la excepción al
principio de subsidiaridad, que se da cuando la restricción o supresión de los
derechos y garantías constitucionales denunciadas, ocasionen perjuicio
irremediable e irreparable, en cuya situación y de manera excepcional, procede la
tutela demandada, aún existan otros medios de defensa y recursos pendientes de
resolución.

Una vez cumplido estas exigencias formales, el accionado debe ser citado de
manera personal o por cédula; entendiéndose, empero en este último supuesto,
dada la naturaleza de la acción de amparo constitucional, la característica de
sumariedad y el principio de inmediatez, será suficiente entregar la cédula a las
personas demandadas o fijarla en la puerta del domicilio.

La audiencia debe llevarse a cabo a las 48 horas de presentada la demanda; sin


embargo el plazo de cuarenta y ocho horas para la presentación del informe y
correspondiente celebración de audiencia se computa desde la admisión de la
acción de amparo constitucional; aclarándose, empero, que para precautelar el
derecho a la defensa de los demandados y terceros interesados, las citaciones y

49
notificaciones deben ser practicadas por el oficial de diligencias dentro de las
veinticuatro horas de admitida la acción de amparo constitucional.

Celebrada la audiencia, el juez o tribunal de garantías deberá mediante resolución


conceder o denegar la tutela, en el primer supuesto se deberá ordenar la restitución
de los derechos y garantías restringidos, suprimidos o cuya restricción o supresión
es amenazada, pudiendo establecer indicios de responsabilidad civil o penal de la
accionada o accionado. Asimismo, en caso de promoverse la acción por un acto
ilegal o indebido, la sentencia determinará la nulidad del acto y la restitución del
derecho; en caso contrario, al tratarse de una omisión ilegal o indebida, la sentencia
ordenará el cese de la omisión. Dictada la resolución concediendo o denegando la
tutela solicitada está deberá ser remitida de oficio al Tribunal Constitucional
Plurinacional para su respectiva revisión.

La ejecución de una resolución constitucional corresponde exclusivamente al


juzgado o tribunal competente de origen que conoció el proceso constitucional; de
darse demora o incumplimiento en la referida ejecución por el tribunal de origen,
compete al Tribunal Constitucional Plurinacional conocer y resolver las quejas, que
pudieran presentarse, ello en la eventualidad de que el tribunal de origen no ejecute
e incumpla, demore o sea negligente con esa obligación.

X.3.3. ACCIÓN DE PROTECCIÓN DE PRIVACIDAD

La Acción de Protección a la Privacidad, tiene la finalidad de brindar tutela efectiva,


inmediata e idónea a la persona en el ejercicio de su derecho a la
autodeterminación informática, se encuentra regida por el mismo procedimiento de
la Acción de Amparo Constitucional. La protección que brinda esta Acción abarca
los siguientes ámbitos:

a) Derecho de acceso a la información o registro de datos personales obtenidos y


almacenados en un banco de datos de la entidad pública o privada, para
conocer qué es lo que se dice respecto a la persona que plantea la Acción de
Protección de Privacidad, de manera que pueda verificar si la información y los
datos obtenidos y almacenados son los correctos y verídicos; si no afectan las
áreas calificadas como sensibles para su honor, la honra y la buena imagen
personal;
b) Derecho a la actualización de la información o los datos personales registrados
en el banco de datos, añadiendo los datos omitidos o actualizando los datos
50
atrasados; con la finalidad de evitar el uso o distribución de una información
inadecuada, incorrecta o imprecisa que podría ocasionar graves daños y
perjuicios a la persona;
c) Derecho de corrección o modificación de la información o los datos personales
inexactos registrados en el banco de datos público o privado, tiene la finalidad
de eliminar los datos falsos que contiene la información, los datos que no se
ajustan de manera alguna a la verdad, cuyo uso podría ocasionar graves daños
y perjuicios a la persona;
d) Derecho a la confidencialidad de cierta información legalmente obtenida, pero
que no debería trascender a terceros porque su difusión podría causar daños y
perjuicios a la persona;
e) Derecho de exclusión de la llamada ‘información sensible’ relacionada al ámbito
de la intimidad de la persona, es decir, aquellos datos mediante los cuales se
pueden determinar aspectos considerados básicos dentro del desarrollo de la
personalidad, tales como las ideas religiosas, políticas o gremiales,
comportamiento sexual; información que potencialmente podría generar
discriminación o que podría romper la privacidad del registrado.

X.3.4. ACCIÓN DE INCONSTITUCIONALIDAD

La Acción de Inconstitucionalidad es una acción de puro derecho en la que el


juzgador debe confrontar el texto de la norma impugnada con el de la Constitución
para ver si hay contradicción entre sus términos. La Acción de Inconstitucionalidad
puede ser de carácter abstracto o de carácter concreto; la primera de ellas sin
mayores requisitos previos; la segunda, para el caso de la acción concreta, se
exige su vinculación a un proceso judicial o administrativo; lo que impone una carga
procesal adicional al interesado en activar esta garantía jurisdiccional
constitucional.

En las acciones de inconstitucionalidad; por una parte, la sentencia que declare la


inconstitucionalidad de una norma general, hace inaplicable la disposición
impugnada puesto que la expulsa del orden normativo ya sea en forma total –de
carácter abrogatorio– o en forma parcial –de carácter derogatorio– y surte plenos
efectos respecto a todos, alcanzando por consiguiente, la calidad de cosa juzgada,
de tal manera que respecto al mismo precepto legal no es posible volver a realizar
un juicio de constitucionalidad por carecer éste, de objeto material, porque la norma
eventualmente impugnada se encuentra fuera del ordenamiento jurídico vigente,

51
con el agregado de que, lo contrario implicaría generar una incertidumbre y la
inobservancia del principio de seguridad jurídica.

X.3.5. ACCIÓN DE CUMPLIMIENTO

La Acción de Cumplimiento está orientada a darle eficacia al ordenamiento jurídico,


a través de la exigencia del cumplimiento de la ley y la Constitución. El objeto de
esta Acción es sin duda alguna, lograr que se acate una norma concreta, ya sea
constitucional o legal, que procede en caso de incumplimiento de disposiciones
constitucionales o de la ley por parte de servidores públicos con el objeto de
garantizar la ejecución de la norma omitida.

La presente acción de defensa asume el mismo trámite de la acción de amparo


constitucional; sin embargo no le es aplicable los principios de inmediatez y
subsidiariedad como elementos rectores del trámite de la presente acción de
defensa, extremo que armoniza con la esencia y naturaleza de la acción de
cumplimiento, dado que el acatamiento a las disposiciones constitucionales y
legales no puede estar condicionado al transcurso del tiempo y menos al
agotamiento de procesos judiciales y administrativos.

X.3.6. ACCIÓN POPULAR

La Acción Popular es una acción de defensa idónea para la tutela de los derechos
e intereses colectivos y difusos relacionados con el patrimonio, el espacio, la
seguridad y salubridad pública, el medio ambiente y otros de similar naturaleza;
sus reglas procesales marcan una tendencia hacia un proceso especial revestido
de informalidad y flexibilidad; esto es, visibilizando normas procesales flexibles.
También tiene en cuenta el goce efectivo de los derechos e intereses colectivos y
difusos, que pasa primero por potenciar el acceso a la justicia con reglas flexibles
que garanticen su protección ante su violación o amenaza.

Esta acción de defensa puede ser presentada por cualquier persona cuando se
alegue lesión a derechos o intereses difusos, legitimación amplia que se justifica
por la naturaleza de dichos derechos resguardados por la acción popular, que debe
su nombre precisamente a esa característica.

Esta acción puede interponerse sin necesidad de agotar la vía judicial o


administrativa que exista al efecto. Eso quiere decir que la acción popular tiene
carácter autónomo o principal; es decir, no es subsidiaria ni residual. De la misma
52
manera, podrá interponerse durante el tiempo que subsista la vulneración o la
amenaza a los derechos e intereses colectivos o difusos protegidos por esta
acción. Lo que significa que no existe plazo de caducidad, por lo mismo, es posible
buscar la tutela de derechos e intereses difusos y colectivos hasta tanto persista la
lesión, sin plazo.

X.4. JURISPRUDENCIA CONSTITUCIONAL

El derecho jurisprudencial es de carácter obligatorio, vinculante, de acuerdo con


las siguientes subreglas, normas adscritas o concretas normas de la sentencia que
desarrollaron el derecho jurisprudencial, en sus diversas comprensiones:

a) La jurisprudencia constitucional tiene valor de fuente directa del Derecho, de ahí


que se reconoce su carácter vinculante para los órganos del poder público y
particulares.
b) El respeto y aplicación del precedente constitucional está vinculado al respeto
del derecho a la igualdad en la aplicación de la ley y la garantía de seguridad
jurídica.
c) La importancia del precedente vinculante es que da coherencia y unidad al
sistema jurídico.
d) El respeto a los precedentes constitucionales, no implica que el Tribunal
Constitucional Plurinacional petrifique su jurisprudencia, impidiendo el
replanteamiento de problemas jurídicos aparentemente ya resueltos; por el
contrario, puede cambiarla, mutarla, siempre que sea con motivación suficiente.

X.4.1. LA RATIO DECIDENDI, EL OBITER DICTUM Y EL DECISUM

X.4.1.1. La diferencia entre vinculatoriedad y los efectos


de la parte resolutiva

X.4.1.1.1. Efectos de la parte resolutiva

Los efectos de la parte resolutiva son dos:

1) inter partes, que implica la obligatoriedad para las partes intervinientes, es


decir, solo afecta a ellas, como ocurre en las sentencias de acciones de
defensa, declaraciones y autos del Tribunal Constitucional Plurinacional; y,

53
2) erga omnes, que implica la obligatoriedad para todos, es decir, tiene efecto
general, como ocurre en el caso de las acciones de inconstitucionalidad y
el recurso contra tributos.

X.4.1.1.2. Carácter vinculante de las


resoluciones emitidas por el Tribunal
Constitucional Plurinacional

Si bien todo fallo que emite este Tribunal en acciones de defensa tiene efectos inter
partes, los fundamentos determinantes del fallo o rationes decidendi, son
vinculantes y, por tanto, de obligatoria aplicación para todos Órganos del poder
público en todos sus niveles jerárquicos.

X.4.1.2. Distinción entre precedente constitucional y la


ratio decidendi

La ratio decidendi es la parte de las resoluciones constitucionales que es


vinculante, debido a que todas las resoluciones tienen una o varias razones
jurídicas de la decisión, empero, no todas crean Derecho –Derecho de origen
jurisprudencial–, a través de la interpretación, integración e interrelación de las
normas. Por ello, que existe diferencia entre ratio decidendi y precedente
constitucional. Entonces, es vinculante el precedente constitucional contenido en
la ratio decidendi. Es decir, en la ratio decidendi se encuentra el precedente
constitucional. El precedente constitucional es vinculante siempre que exista un
supuesto fáctico análogo.

Los precedentes constitucionales están sólo en las sentencias relevantes. Se


identifican a las sentencias relevantes porque son sentencias fundadoras,
moduladoras, que reconducen o cambian una línea jurisprudencial expresamente
o tácitamente. En el precedente constitucional se consignan: las subreglas de
Derecho, normas adscritas o concreta norma de la sentencia, resultantes de la
interpretación, interrelación o integración de las normas de la Constitución Política
del Estado o de las disposiciones legales. Estas tienen más jerarquía y fuerza
jurídica que las propias leyes, porque el Tribunal Constitucional es el último
aplicador del Derecho. Es el corazón de la decisión, de la cosa decidida.

54
X.4.2. ANÁLISIS DINÁMICO DE LA JURISPRUDENCIA
CONSTITUCIONAL: LAS LÍNEAS JURISPRUDENCIALES

Las líneas jurisprudenciales, son la técnica para hacer el análisis dinámico de la


jurisprudencia constitucional. Son las respuestas o soluciones que la jurisprudencia
ha dado a determinado problema jurídico, está conformada por un conjunto de
sentencias que abordaron determinada temática. La jurisprudencia constitucional
al ser en esencia evolutiva, se va modulando, ya sea extendiendo, o en su caso,
restringiendo sus alcances, de ahí que es preciso hacer un recorrido entre las
sentencias básicas o creadoras de líneas, sentencias moduladoras de líneas,
sentencias confirmadoras o reiteradoras de línea, sentencias mutadoras o
cambiadoras de línea y sentencias reconductoras de línea, porque sólo con este
análisis dinámico de las sentencias que conforman la línea jurisprudencial se
identifica el precendente constitucional en vigor.

X.5. ESTADOS DE EXCEPCIÓN

Los Estados de Excepción fueron introducidos por el derecho público francés y


tiene sus orígenes en la Asamblea de 1791. Fue entonces cuando, por primera vez,
se utilizó la expresión état de siége para referirse a la situación constitucional en la
que las autoridades y la población civiles quedaban subordinadas a las autoridades
y a la jurisdicción militar. En la práctica, el estado de excepción evoca una especie
de suspensión de derechos, mediante el cual se suspenden los mecanismos que
ofrecen protección sobre todo a la libertad personal. De hecho, la finalidad
primigenia del estado de excepción era suspender los derechos y sus garantías
para facilitar la detención y traslado forzoso de las personas durante los conflictos
bélicos.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre los Estados de Excepción


señaló lo siguiente: a) si bien la suspensión de garantías puede ser una medida
necesaria; b) debe operar en el marco del paradigma democrático y; c) no puede
traducirse en la suspensión de la titularidad de los derechos sino, en todo caso, de
su ejercicio.

55
TERCERA PARTE
PARTE ORGÁNICA
UNIDAD XI

EL ESTADO BOLIVIANO
XI.1. PROCESO HISTÓRICO EN BOLIVIA: DISCURSOS POST-COLONIALES
(DESCOLONIZACIÓN Y DECOLONIALIDAD)

El origen del pensamiento de la descolonización lo encontramos entre 1945 y 1965


en diferentes países de África y Asia, no surge como una teoría sino como una
vivencia de carácter independentistas, debido a su carácter de países colonizados
por potencia extranjeras. Estas teorías surgen en el periodo pos-colonial de los
estados independizados, como un conjunto de actos descolonizadores de carácter
histórico, patentando una nueva racionalidad descolonizadora. Entre los primeros
teóricos señalamos a: L.S. Senghor, A. Césaire y L. Damas. Sin embargo, es
legítimo considerar a Frantz Fanon como el más importante teórico de la
descolonziación.

El proceso de descolonización consiste en la construcción de un gobierno


plurinacional, sobrepasando la colonialidad, esto se debe lograr al eliminar de la
estructura estatal su centro monocultural, que se coloca por encima de otras
culturas, de esta manera en el horizonte donde converjan las plurinacionalidades
de manera igualitaria, sin que una sobrepase a otra.

Del colonialismo nace la colonialidad que comprende una serie de fenómenos:


desde los psicológico y existencial, hasta lo económico y militar, y su principal
característica es: la dominación y la determinación de uno por otro, de una cultura,
filosofía, cosmovisión, religiosidad y un modo de vivir, por otros del mismo tipo.

La decolonialidad es un proyecto de interculturalidad, de plurinacional. La


interculturalidad se convierte en la base principal de lo plurinacional, como un
principio ideológico-político, que consiste en la transformación de las estructuras
institucionales del Estado. Sin transformación intercultural no es posible hablar de
decolonialidad, debido a que se debe romper el modelo monocultural hegemónico.

XI.2. PRINCIPIOS, VALORES Y FINES DEL ESTADO

La soberanía es un principio que se desprende como un factor inherente al poder


del pueblo, componente del Estado y por tanto directamente relacionado con el
concepto de unidad e integración del Estado Plurinacional en su conjunto, de este
se desprende el principio de unidad, como un elemento fundamental del modelo de
Estado, razón por la cual de ninguna manera debe asociarse a la autonomía con
la consecución de soberanía.
56
Los principios y valores que asume y promueve el Estado Plurinacional de Bolivia,
de carácter ético-morales de la sociedad plural son: el 'ma qhilla, ama llulla, ama
suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón)'; máximas milenarias que
resumen de manera extraordinaria la moral que toda persona, natural o jurídica
debe practicar en todas sus actividades.

El suma qamaña puede ser comprendido bajo una triple dimensión: como principio,
valor y fin. En su dimensión de principio, debe ser entendido como base,
fundamento del ordenamiento jurídico, de los actos públicos y privados,
comunitarios e individuales; en su dimensión de valor, como orientación, como
objetivo a cumplir en la realización de dichas actividades, y como finalidad, debe
ser comprendido como el fin último proyectado por el Estado para la buena
convivencia de toda la población. El suma qamaña, es entendido como una filosofía
de convivencia colectiva, pacífica, armónica, consustancial al entorno que es parte
del todo y en similar dimensión es definido por la filosofía del pueblo quechua como
el sumajkawsay y/o qhapajñan.

La reciprocidad es un principio que caracteriza a las culturas andinas significa una


relación basada en el bienestar de la comunidad que se expresa en ámbitos de
trabajo comunitarios, a los cuales las comunidades aymaras denominan ayni, de lo
que se trata es comprender la reciprocidad como principio que significa una lógica
de relación comunitaria que permite la reproducción social, material, política
religiosa de una comunidad humana, evitando que una sola persona, familia, o
grupo humano posea más que el resto, o menos que el resto, asimismo, la
reciprocidad en otros términos es un lenguaje que se expresa en la subjetividad del
propio ser humano'.

La armonía es un valor que niega las concepciones individualistas en la comunidad


humana y que está vinculada con la relación de esta comunicad con la madre
naturaleza.

XI.2.1 CONCEPCIÓN, VALIDEZ, JERARQUÍA NORMATIVA,


OBLIGATORIEDAD Y TRANSVERSALIDAD DE LOS
PRINCIPIOS Y VALORES CONSTITUCIONALES

57
XI.2.1.1. Concepción

Las normas constitucionales-principios, no son otra cosa que los valores,


principios, derechos fundamentales y garantías constitucionales, es decir, la moral
objetivada-positivada, meta-normas que informan, orientan al poder público y a la
convivencia social, las relaciones entre el ciudadano y el Estado y entre
particulares, que si bien se agotan en su positivización constitucional, empero
encuentran una construcción judicial constante, siempre y cuando se salvaguarde
la unidad del ordenamiento, es decir, su coherencia.

El constitucionalismo boliviano apunta, en favor de un constitucionalismo


moderadamente positivista. Al moralizar el derecho o juridificar la moral, lo que
queda es: la moral juridificada que se agota en la Constitución. Es decir, a crear un
nexo entre moralidad y derecho. Sí, pero no una moralidad que esté deambulando
en la cabeza del intérprete, sino que está positivada objetivada –por decisión del
constituyente– en la Constitución (en sus valores, principios, que no es otra cosa
que la moral positivada). Moral positivada que se agota en la Constitución.
Evidente. Empero, puede ser desarrollada y reconstruida jurisprudencialmente
limitada a ella.

XI.2.1.2. La validez, jerarquía normativa, obligatoriedad y


transversalidad de los principios
constitucionales

Las normas constitucionales-principios, establecidas en el texto constitucional


tienen validez normativa, prelación jerárquica y son obligatorias respecto a las
normas constitucionales-reglas y con mayor razón con relación a las normas
legales-reglas (contenidas en las leyes en sentido general sustantivas o
procesales) por el sólo hecho de estar inscritas en la Constitución.

Las normas constitucionales-principios, tienen un efecto de irradiación y


transversalidad en el resto de las normas constitucionales y todo el ordenamiento
jurídico. En efecto, la base principista, fundamentalmente contenida en la parte
dogmática de la Constitución (principios, valores, derechos y garantías), guían la
acción de los órganos del poder público y de la propia convivencia social, o lo que
es lo mismo, la organización del poder (parte orgánica) que debe desarrollarse
sobre la base de la parte dogmática.

58
XI.2.2 FINES CONSTITUCIONALES

Los fines señalados en la Constitución, comprometen al Estado a garantizar e


implantar la justicia, armonía, no discriminación, no explotación, desarrollo,
seguridad, respeto e igualdad, entre otros, cuyo propósito es también establecer el
‘vivir bien’ entre los habitantes del territorio nacional.

Bolivia es un Estado pacifista, que promueve la cultura de la paz y el derecho a la


paz; no obstante, existe la remota posibilidad, que eventualmente nuestro Estado
pueda ser objeto de una agresión militar extranjera, en cuyo caso, Bolivia se
reserva el derecho a la autodefensa.

XI.3. LA FORMA DE ESTADO DE BOLIVIA

La forma de Estado de Bolivia, plasmada en la Constitución la muestra como un


Estado Unitario con Autonomías, que se palpa en la nueva organización territorial
nacional, a través de los niveles de gobierno sub nacionales.

El Estado es independiente de la religión, lo que implica que el Estado al ser laico


debe comportarse de manera neutral e imparcial procurando el mantenimiento del
pluralismo para materializar la democracia, por esta razón y por regla general tiene
la obligación de valorar y garantizar la legitimidad de las creencias religiosas y/o
sus modalidades de expresión.

Las bases del Estado Plurinacional, son las lenguas o idiomas que junto al
castellano, son en los hechos los medios o vehículos de comunicación de los
pueblos y naciones indígena originario campesinos que ancestralmente habitaron
y habitan el territorio boliviano.

La capital del Estado Plurinacional de Bolivia es la ciudad de Sucre desde el 18 de


julio de 1839. El reconocimiento de la diversidad en el Estado Plurinacional,
también pasa por el reconocimiento de diferentes símbolos que identifican a las
diferentes naciones, culturas e identidades agrupadas en un Estado diverso.

XI.4. ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN TERRITORIAL DEL ESTADO

Las unidades territoriales son espacios geográficos delimitados para la


organización del territorio del Estado, pudiendo ser departamento, provincia,
municipio, territorio indígena originario campesino o región; por otra parte, la
59
entidad territorial es la institucionalidad que administra y gobierno en la jurisdicción
de una unidad territorial, de acuerdo a las facultades y competencias que le
confieren la Constitución y la ley.

La autonomía no es una cualidad que se adjudica a la unidad territorial, sino a la


entidad territorial; es decir, no es autónomo el territorio sino el gobierno que
administra en esa jurisdicción territorial, por lo que no siempre la entidad territorial
coincide con una unidad territorial; por lo que la organización territorial no debe
confundirse con la dimensión político-administrativa de esa organización, es decir,
con la distribución territorial del poder público.

La Constitución reconoce cinco niveles de organización territorial: departamental,


regional, provincial, municipal e indígena originario campesino (en adelante IOC);
cinco niveles de gobierno: nacional, departamental, regional, municipal y el
Indígena Originario Campesino; y, cinco unidades territoriales: departamental,
regional, provincial, municipal y territorio indígena originario campesino (en
adelante TIOC), pero sólo sobre cuatro de ellas, a excepción de la provincia,
existirá una entidad territorial autónoma (en adelante ETA).

Todas las ETAs son igualmente autónomas, evitando cualquier tipo de jerarquía o
subordinación entre ellas; sin embargo, lo que no elimina es la posibilidad de
existencia de diferencias organizativas, de dimensión y de alcance competencial
entre una y otra.

XI.4.1. AUTONOMÍA DEPARTAMENTAL

La autonomía departamental es aquella cualidad gubernativa que adquiere una


entidad territorial de jurisdicción departamental, que conlleva la elección directa de
sus autoridades por las ciudadanas y los ciudadanos; la administración de sus
recursos económicos, y el ejercicio de facultades legislativa, reglamentaria,
fiscalizadora y ejecutiva por sus órganos de gobierno autónomo, en el ámbito de
su jurisdicción territorial y de las competencias y atribuciones. El Gobierno
Autónomo Departamental, cuenta con los siguientes órganos de igual jerarquía
constitucional: Órgano Legislativo o Asamblea Departamental, y Órgano Ejecutivo,
cuya máxima autoridad ejecutiva es la Gobernadora o Gobernador.

60
XI.4.2. AUTONOMÍA REGIONAL

La región es concebida como aquel espacio territorial constituido por un conjunto


de municipios o provincias con continuidad geográfica, la misma no debe
trascender límites departamentales y se constituye como un espacio de
planificación y gestión, también pueden formar parte de la región las entidades
territoriales indígena originario campesinas que así lo decidan por normas y
procedimientos propios.

Respecto a sus competencias, éstas deben ser conferidas por el órgano


deliberativo departamental, asimismo la región, una vez constituida como
autonomía regional, puede recibir competencias transferidas o delegadas de otros
niveles autonómicos como del propio nivel central del Estado.

La Constitución no establece competencias propias ni recursos propios para la


autonomía regional; por lo que, la misma recibirá las competencias que les sean
transferidas o delegadas, misma que deberá estar acompañada de la definición de
los recursos económicos para su ejercicio; además la autonomía regional no tiene
facultades legislativas sino solamente normativo administrativas, es decir,
reglamentarias, sobre las competencias que se les confieran; por ello, es que no
puede hablarse de órganos dentro de una autonomía regional, ya que si bien se
tiene una asamblea regional, ésta no tiene una función legislativa, sino solamente
deliberativa, y un órgano ejecutivo.

XI.4.3. AUTONOMÍA MUNICIPAL

Todos los municipios existentes en el país y aquellos que vayan a crearse de


acuerdo a ley, tienen la condición de autonomías municipales sin necesidad de
cumplir requisitos ni procedimiento previo. Esta cualidad es irrenunciable y
solamente podrá modificarse en el caso de conversión a la condición de autonomía
indígena originaria campesina por decisión de su población, previa consulta en
referendo.

La autonomía municipal, es aquella cualidad gubernativa que adquiere una ETA,


que implica: a) La elección directa de sus autoridades por las ciudadanas y los
ciudadanos; b) La administración de sus recursos económicos; y, c) El ejercicio de
las facultades legislativa, reglamentaria, fiscalizadora y ejecutiva, por sus órganos

61
de gobierno autónomo, en el ámbito de su jurisdicción territorial y de las
competencias y atribuciones.

XI.4.4. ÓRGANOS EJECUTIVOS Y LEGISLATIVOS DE LOS


GOBIERNOS AUTÓNOMOS

Para ser candidatos y candidatas a los concejos y a las asambleas de los gobiernos
autónomos, así como para ser candidata o candidato a un cargo electivo de los
órganos ejecutivos, se debe cumplir con las condiciones generales y específicas
contenidas en la Constitución, no pudiendo establecerse en la Carta Orgánica o
Estatuto Autonómico, otros requisitos distintos y adicionales. La suplencia temporal
de una autoridad ejecutiva de un gobierno autónomo, debe ser ejercida por un
miembro del Concejo o Asamblea, conforme establezca un Estatuto Autonómico o
la Carta Orgánica; es decir que en este caso tratándose del nivel municipal será la
Carta Orgánica la que determine que miembro del Concejo ejercerá la suplencia
temporal.

XI.4.5. AUTONOMÍA INDÍGENA ORIGINARÍA CAMPESINA

La Autonomía Indígena Originaria Campesina en razón a sus propias


peculiaridades, está constituidas a partir de los TIOC o de las circunscripciones
municipales en caso de conversión y cuyo correlato organizativo formal, les es
propio y especial, distinto a los restantes tipos de autonomía. El procedimiento de
acceso de la autonomía de los TIOC, son los siguientes: 1) Certificado ancestral
del territorio, otorgando por el Ministerio de Autonomías; 2) Viabilidad gubernativa,
otorgado por el referido Ministerio; 3) Base poblacional, según los datos del último
censo; y, 4) Consulta de acceso a la autonomía, certificada por el Servicio
Intercultural de Fortalecimiento Democrático (SIFDE), instancia que certifica que la
consulta fue llevada adelante en el marco de sus normas y procedimientos propios.

XI.4.6. DISTRIBUCIÓN DE COMPETENCIAS

Existen cuatro tipos de competencia: 1. Privativas; 2. Exclusivas; 3. Concurrentes


y, 4. Compartidas, en ese sentido toda competencia que no esté incluida en la
Constitución será atribuida al nivel central del Estado, el que podrá transferirla o
delegarla por Ley.

a) Competencias privativas.

62
Las competencias privativas son aquellas cuya legislación, reglamentación y
ejecución no se transfiere ni delega, y están reservadas para el nivel central del
Estado; es decir, existe una concentración de todas las facultades en el órgano de
gobierno del nivel central.

b) Competencias exclusivas

Las competencias exclusivas son aquellas en las que un nivel de gobierno, ya sea
el nivel central o autónomo, tiene sobre una determinada materia facultades
legislativa, reglamentaria y ejecutiva, pudiendo transferir o delegar las dos últimas.

Dentro de las competencias exclusivas, cabe destacar que la autonomía indígena


originaria campesina además de las facultades legislativa, reglamentaria,
fiscalizadora y ejecutiva otorgadas a las entidades territoriales tiene para sí el
ejercicio de la jurisdicción indígena originaria campesina para la aplicación de su
justicia.

c) Competencias concurrentes

Las competencias concurrentes son aquellas que se ejerce entre el gobierno


nacional y el gobierno autónomo, correspondiendo al nivel central del Estado la
facultad legislativa, en tanto que los otros niveles ejercen simultáneamente las
facultades reglamentaria y ejecutiva. Esta clase de competencia suele
estructurarse respecto de materias que por su importancia o complejidad se
desarrollan y controlan mejor desde una instancia superior que tenga mayor visión
del interés colectivo o de conjunto antes que de intereses particulares.

d) Competencias compartidas

Son aquellas sujetas a una legislación básica nacional que recae en la Asamblea
Legislativa Plurinacional y la legislación de desarrollo, la reglamentación y
ejecución corresponde a las entidades territoriales autónomas, de acuerdo a su
característica y naturaleza. Consecuentemente se advierte una doble titularidad en
la legislación; es decir, la legislación básica, que delimite los principios, la
regulación general de la materia, etc. corresponde a la Asamblea Legislativa, en
tanto que la legislación de desarrollo es potestad de las entidades territoriales
autónomas.

63
XI.5. LA FORMA Y SISTEMA DE GOBIERNO DE BOLIVIA

La forma de gobierno de Bolivia es la democracia representativa, junto a las formas


de democracia directa, participativa y comunitaria.

El sistema de gobierno de Bolivia está basado en el principio de división de


poderes, en este caso órganos, Legislativo, Ejecutivo, Judicial y Electoral. La
organización del Estado está fundamentada en la independencia, separación,
coordinación y cooperación de estos órganos.

La división de poderes en nuestro derecho constitucional responde a la ideología


de seguridad y control que organiza toda una estructura de contención del poder
para proteger a los hombres en su libertad y sus derechos. Es importante reconocer
que la estructura divisoria debe interpretarse en torno de la finalidad básica que
persigue: evitar la concentración que degenera en tiranía (o autoritarismo), y
resguardar la libertad de las personas.

64
UNIDAD XII

ESTRUCTURA Y ORGANIZACIÓN ECONÓMICA DEL ESTADO


XII.1. ORGANIZACIÓN ECONÓMICA DEL ESTADO

El modelo económico boliviano es plural y está constituida por las formas de


organización: estatal, privada, comunitaria y cooperativa.

a) La economía estatal implica la participación del Estado en la economía local,


para lo cual, se podrán crear empresas estatales en ámbitos estratégicos de la
economía local, mediante las cuales podrá prestar servicios, producir,
industrializar y comercializar bienes y servicios, fortaleciendo de la democracia
económica y el logro de la soberanía alimentaria de la población local,
garantizando la participación y el control social sobre su organización y gestión.
b) La economía privada implica la participación individual de las personas, en la
economía.
c) La economía comunitaria implica la participación colectiva de la comunidad en
la economía local.
d) La economía cooperativa implica las formas de trabajo solidario y de
cooperación, sin fines de lucro, principalmente la organización de cooperativas
en actividades de producción, fomentando y promocionando el área comunitaria
de la economía como alternativa solidaria en el área rural y urbana.

Estas formas de organización económica conforman el Modelo Económico, Social,


Comunitario y Productivo: es social porque hace énfasis en resolver los problemas
sociales, antes que los problemas individuales; es comunitario porque recoge
tradiciones y valores de los pueblos originarios, campesinos; es productivo porque
la única manera digna, responsable, sustentable, de salir de la pobreza es
produciendo.

XII.2. FUNCIÓN DEL ESTADO EN LA ECONOMÍA

La función del Estado en la economía consiste en conducir el proceso de


planificación productivo identificando las potencialidades y limitaciones, con
participación y consulta social. La participación ciudadana y la planificación
participativa operan en la determinación del gasto; así mismo se entiende que el
Ejecutivo Nacional, es quién establecerá las normas destinadas a la elaboración y
presentación de los proyectos de presupuesto de todo el sector público, incluidas
las autonomías.

65
XII.3. POLÍTICAS ECONÓMICAS

La política económica del Estado se vincula con las siguientes políticas: a) Política
industrial; b) Política comercial; c) Política de promoción de inversiones; d) Políticas
destinadas a fomentar la productividad; e) Protección de consumidor; f) Protección
de derechos intelectuales individuales y colectivos.

En ese orden, el Estado debe dirigir la economía y regular, conforme con los
principios establecidos en la Constitución, los procesos de producción, distribución,
y comercialización de bienes y servicios; y ejercer la dirección y el control de los
sectores estratégicos de la economía.

XII.4. POLÍTICA FISCAL

La implementación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo, permite


al Estado recobrar el rol protagónico en la economía a través de la aplicación de
una serie de políticas para recuperar los recursos naturales. Estas políticas
permiten generar excedentes, realizar la redistribución de los ingresos a los
sectores generadores de empleo e ingresos e iniciar la diversificación de la matriz
productiva a través de la industrialización de los recursos naturales.

XII.5. POLÍTICA MONETARIA

El Banco Central de Bolivia es la única autoridad que define la política monetaria y


cambiaria del país. Estos dos instrumentos se complementan y son las
herramientas principales del BCB. La política monetaria se entiende como un
instrumento que regula la circulación de dinero que requiere la política económica
del gobierno. La política cambiaria, en tanto, es un instrumento que ayuda a
mantener la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional y apoya al
normal funcionamiento de los pagos internacionales de Bolivia.

XII.6. POLÍTICA FINANCIERA

El Estado es un actor importante dentro del sistema financiero como rector, lo que
le permite realizar modificaciones normativas, acordes con las políticas de
desarrollo económico y social y de protección de los usuarios de los servicios
financieros.

66
Los alcances del nuevo modelo económico sobre el sistema financiero se pueden
agrupar en los siguientes rubros: a) La inclusión financiera y la democratización de
los servicios financieros; b) El financiamiento al sector productivo y promoción del
desarrollo rural; c) El enfoque macroprudencial de los servicios financieros y el
fortalecimiento de los criterios de solidez de las entidades; y d) La redistribución
del excedente.

XII.7. POLÍTICAS SECTORIALES

El Estado en el marco de las políticas sectoriales protegerá y fomentará las micro


y pequeñas empresas, así como las organizaciones económicas campesinas y las
organizaciones o asociaciones de pequeños productores, quienes gozarán de
preferencias en las compras del Estado. En ese entendimiento, el Estado
determina estímulos en beneficio de los pequeños y medianos productores con el
objetivo de compensar las desventajas del intercambio inequitativo entre los
productos agrícolas y pecuarios con el resto de la economía.

XII.8. BIENES Y RECURSOS DEL ESTADO Y SU DISTRIBUCIÓN

Los bienes de patrimonio del Estado –constituidos por el patrimonio cultural, el


patrimonio natural, el patrimonio histórico y el patrimonio materia– son propiedad
del pueblo boliviano, protegidos por el Estado, esto es, por la administración pública
central y los gobiernos autónomos, quienes están obligados a proteger y defender
su patrimonio.

Las rentas del Estado se dividen en nacionales, departamentales, municipales e


indígena originario campesinas, que se invertirán de acuerdo al Presupuesto y Plan
de Desarrollo Económico y Social y de acuerdo a Ley.

67
UNIDAD XIII

RECURSOS NATURALES ESTRATÉGICOS


XIII.1. MEDIO AMBIENTE

El medio ambiente es el espacio en el que se desarrolla la vida de los seres vivos,


abarca, además, seres humanos, animales, plantas, objetos, agua, suelo, aire y las
relaciones entre ellos, así como elementos tan intangibles como la cultura. En ese
sentido, la población tiene derecho a la participación en la gestión ambiental, a ser
consultada e informada previamente sobre decisiones que pudieran afectar a la
calidad del medio ambiente; así, el derecho al medio ambiente sano garantiza el
mantenimiento de aquellas condiciones de la naturaleza que permitan preservar la
existencia de la vida humana.

XIII.2. RECURSOS NATURALES

La Constitución permite el uso racional de los recursos naturales renovables y no


renovable, para preservar la vida no únicamente del ser humano sino del resto de
los animales, plantas y otras formas de vida que conforman los diferentes
ecosistemas. La industrialización y comercialización de los recursos naturales es
prioridad del Estado. Las utilidades obtenidas de la explotación e industrialización
de los recursos naturales serán distribuidas y reinvertidas para promover la
diversificación económica en los diferentes niveles del Estado.

Las actividades de exploración, explotación, refinación, industrialización, transporte


y comercialización de los recursos naturales no renovables tiene el carácter de
necesidad estatal y utilidad pública; además, por ser propiedad social del pueblo
boliviano, ninguna persona ni empresa extranjera ni ninguna persona o empresa
privada boliviana puede inscribir la propiedad de los recursos naturales bolivianos
en mercados de valores ni utilizarlos como medios para operaciones financieras de
titularización o seguridad. La anotación y registro de reservas es una atribución
exclusiva del Estado.

La Constitución reconoce el derecho de consulta a favor de las naciones y pueblos


indígena originario campesinos, estableciendo que estos tienen derecho a ser
consultados mediante procedimientos apropiados, y en particular a través de sus
instituciones, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas
susceptibles de afectarles. En este marco, se respetará y garantizará el derecho a
la consulta previa obligatoria, realizada por el Estado, de buena fe y concertada,
respecto a la explotación de los recursos naturales no renovables en el territorio
que habitan.
68
XIII.3. HIDROCARBUROS

Bolivia en lo que hace a la actividad hidrocarburífera, es un país eminentemente


gasífero, con una participación de este energético en su matriz productiva de
alrededor del 84%, estando el resto de la oferta compuesta básicamente de
condensado y licuables asociados a su producción. La Constitución, en lo que hace
a los contratos de exploración y producción, determina una modalidad de servicio,
a cambio de una retribución o pago, y que la suscripción de los contratos no podrá
significar en ningún caso pérdida para YPFB y el Estado. Actualmente las formas
de aplicación, el pago, la distribución, las transferencias y el tipo de gasto que se
hacen con las regalías e impuestos hidrocarburíferos, basadas en varias leyes,
normas y decretos supremos que regulan sobre todo la distribución y el gasto de
la ganancia hidrocarburífera.

XIII.4. MINERÍA Y METALURGIA

La minería es uno de los sectores económicos más dinámicos del país, en el que
se comprometen importantes inversiones y que genera fuentes de empleo. La
planificación sectorial se ha estructurado tradicionalmente a partir de la cadena
productiva minero-metalúrgica, basada en los eslabones de prospección y
exploración, concentración, minería extractiva, metalurgia, y comercialización. Sin
embargo, la industrialización es el objetivo estratégico del sector.

XIII.5. RECURSOS HÍDRICOS

Los recursos hídricos en todos sus estados, constituyen recursos finitos,


vulnerables, estratégicos, que cumplen una función social, cultural y ambiental,
como tales están sujetos a un régimen de licencias, registros y autorizaciones
conforme disponga una ley, existiendo dicha reserva de ley, la misma es una ley
que provenga del nivel central. El Estado es quien gestiona, regula, protege y
planifica el uso adecuado y sustentable de los recursos hídricos, con la
participación social, siendo la ley, la que establece las condiciones y limitaciones
para su uso.

XIII.6. ENERGÍA

La energía, es un recurso que permite al hombre llevar a cabo trabajos que sin ella
no serían realizables. En la actualidad, el desarrollo de máquinas térmicas ha sido
69
imparable y los procedimientos de producción de energía, desde la combustión
inicial de madera y carbón, a otros combustibles o formas de producción han
ocupado intensamente a investigadores y tecnólogos.

La energía nuclear, las energías renovables y otros procedimientos de producción


de energía, como la fusión termonuclear, han sido y son objeto de investigación y
desarrollo y se presentan como alternativas energéticas a los procedimientos
actuales.

70
UNIDAD XIV

BIODIVERSIDAD, COCA, ÁREAS PROTEGIDAS Y RECURSOS FORESTALES


XIV.1. BIODIVERSIDAD

Bolivia se encuentra entre los 15 países con mayor diversidad biológica a nivel
global, esta diversidad biológica es reconocida constitucionalmente como un
recurso estratégico, por lo que se debe establecer las medidas necesarias para
asegurar su conservación y el aprovechamiento sustentable de sus componentes.
La biodiversidad de interés público y de carácter estratégico para el desarrollo
sustentable del país; su conservación y aprovechamiento se encuentran
destinados al beneficio de la población y son responsabilidad y atribución exclusiva
del Estado, sin comprometer la soberanía sobre los recursos naturales.

XIV.2. COCA

El uso y costumbre de la hoja de coca en Bolivia obedece a un proceso histórico


que empieza desde la época pre-inca, inca, la colonia y la actualidad. En la época
preincaica, la hoja de coca era consumida por todos los habitantes en general, sin
embargo, en la época incaica fue restringida solo para un sector privilegiado o
nobleza. Ya en la época colonial, la hoja de coca se convirtió en un producto
importante para la comercialización no solo en las minas sino en todo el territorio,
ya que, la utilizaban en mates para curar resfríos, dolores de muelas, heridas,
fracturas de huesos y otros. En la actualidad, la hoja de coca sigue siendo usada
por los pobladores bolivianos en sus actividades cotidianos como el trabajo en el
campo (amplios sectores de la población mastican coca para combatir el
cansancio, los efectos de vivir en la altura y para otros usos medicinales), aunque,
también es utilizado como parte de sus ceremonias tradicionales o de costumbres.

XIV.3. ÁREAS PROTEGIDAS

Las áreas protegidas constituyen un bien común y forman parte del patrimonio
natural y cultural del país, además cumplen funciones ambientales, culturales,
sociales y económicas para el desarrollo sustentable. Las áreas protegidas,
reconocidas constitucionalmente, comprenden entre otros, a los parques naturales,
que por su significativa vinculación con el medio ambiente y la biodiversidad son
declarados parques nacionales.

71
XIV.4. RECURSOS FORESTALES

Los recursos forestales son el conjunto de elementos potencialmente útiles de los


bosques, están constituidos por las tierras forestales y recursos naturales
existentes con todos sus productos y subproductos, donde los bosques son la
máxima expresión de su riqueza, con árboles, arbustos y hierbas. Los bosques
naturales en estado primario, poco o no intervenidos en sus especies maderables,
todavía cubren una extensa área del país, constituyen uno de los recursos más
valiosos tanto por su contenido de biomasa, como por su carácter renovable,
siempre que sean aprovechados racionalmente con un rendimiento sostenido.

XIV.5. AMAZONÍA

La amazonia boliviana constituye un espacio estratégico de especial protección


para el desarrollo integral del país por su elevada sensibilidad ambiental,
biodiversidad existente, recursos hídricos y por las ecoregiones. El Estado
priorizará su desarrollo integral sustentable, a través de una administración integral,
participativa, compartida y equitativa de la selva amazónica. Tal administración
estará orientada a la generación de empleo y a mejorar los ingresos para sus
habitantes, en el marco de la protección y sustentabilidad del medio ambiente,
donde el Estado fomentará el acceso al financiamiento para actividades
ecoturísticas y otras de emprendimiento regional.

XIV.6. TIERRA Y TERRITORIO

La propiedad de la tierra agraria individual se clasifica en pequeña, mediana y


empresarial en función a la superficie, a la producción y a los criterios de desarrollo.
Sus extensiones máximas y mínimas, características y formas de conversión serán
reguladas por ley. La pequeña propiedad es indivisible, constituye patrimonio
familiar inembargable y no está sujeta al pago de impuestos a la propiedad agraria.
La indivisibilidad no afecta el derecho a la sucesión hereditaria en las condiciones
establecidas por ley. El Estado reconoce, protege y garantiza la propiedad
comunitaria o colectiva, que comprende el territorio indígena originario campesino,
las comunidades interculturales originarias y las comunidades campesinas. La
propiedad colectiva se declara indivisible, imprescriptible, inembargable,
inalienable e irreversible y no está sujeta al pago de impuestos a la propiedad
agraria. Las comunidades podrán ser tituladas reconociendo la complementariedad
entre los derechos colectivos e individuales respetando la unidad territorial. El
72
trabajo es la fuente fundamental de la adquisición y conservación de la propiedad
agraria. Las propiedades deberán cumplir con la función social o con la función
económica social para salvaguardar su derecho de acuerdo a la naturaleza de la
propiedad.

El territorio es el soporte donde se desarrolla la reproducción social y el espacio


que forma una matriz de organización donde los pueblos indígenas originaros
campesinos generan su propia identidad. En este sentido, el territorio no es un
recurso explotado para la obtención de riquezas, sino, principalmente es un
espacio de vida. En ese sentido, se les reconoce el derecho a la tierra, al uso y
aprovechamiento exclusivo de los recursos naturales renovables; a la consulta
previa e informada y la participación en los beneficios por la explotación de los
recursos naturales no renovables que se encuentran en sus territorios; la facultad
de aplicar sus normas propias, administrados por sus estructuras de
representación y la definición de su desarrollo de acuerdo a sus criterios culturales
y principios de convivencia armónica con la naturaleza.

XIV.7. DESARROLLO RURAL INTEGRAL SUSTENTABLE

El desarrollo rural integral sustentable, prioriza sus acciones para el fomento de


todos los emprendimientos económicos comunitarios y del conjunto de los actores
rurales con énfasis en la seguridad y la soberanía alimentaria, a través de: 1) El
incremento sostenido y sustentable de la productividad agrícola, pecuaria,
manufacturera, agroindustrial y turística, así como su capacidad de competencia
comercial. 2) Articulación y complementariedad interna de las estructuras de
producción agropecuarias y agroindustriales. 3) El logro de mejores condiciones de
intercambio económico del sector productivo rural en relación con el resto de la
economía boliviana. 4) La significación y el respeto de las comunidades indígena
originario campesinas en todas las dimensiones de su vida. 5) El fortalecimiento de
la economía de los pequeños productores agropecuarios y de la economía familiar
y comunitaria.

73
UNIDAD XV

RELACIONES INTERNACIONALES
XV.1. RELACIONES INTERNACIONALES

Las relaciones internacionales, en sus facetas de negociación, suscripción y


ratificación de tratados Internacionales, deben responder a los fines del Estado en
función de su soberanía y de los intereses del pueblo boliviano. Así, la negociación
y ratificación se rigen por: 1) la independencia e igualdad entre los Estados, la no
intervención en asuntos internos y la solución pacífica de los conflictos; 2) el
rechazo y la condena a toda forma de dictadura, colonialismo, neocolonialismo e
imperialismo; 3) la defensa y promoción de los derechos humanos, económicos,
sociales y culturales y ambientales, con repudio a toda forma de racismo y
discriminación; 4) el respeto a los derechos de los pueblos indígenas originarios
campesinos; 5) la cooperación y solidaridad entre los Estados y los pueblos; 6) la
preservación del patrimonio, capacidad de gestión y regulación del Estado; 7) la
armonía con la naturaleza, defensa de la biodiversidad, y prohibición de formas de
apropiación privada para el uso y explotación exclusiva de plantas, animales,
microorganismos y cualquier materia viva; 8) la seguridad y soberanía alimentaria
para toda la población, prohibición de importación, producción y comercialización
de organismos genéticamente modificados y elementos tóxicos que dañen la salud
y el medio ambiente; 9) el acceso a toda la población al acceso a todos los
medicamentos, principalmente los genéricos; y 10) la protección y preferencias
para la producción boliviana, y fomento a las exportaciones con valor agregado.

El establecimiento de los parámetros para la celebración de Tratados


Internacionales es un aspecto novedoso de la Constitución.

XV.2. FRONTERAS DEL ESTADO

Los límites y fronteras son de competencia exclusiva del nivel central de gobierno
en lo que hace a la línea fronteriza propiamente dicha, es decir, a la delimitación
precisa y concertada, con el país vecino que corresponda, de los hitos, accidentes
geográficos o coordenadas geodésicas que constituyen el límite entre ambos
países.
Es deber del Estado la integridad territorial, la preservación y el desarrollo de las
zonas fronterizas. La zona de seguridad fronteriza es una franja de cincuenta
kilómetros a partir de la línea de frontera sujeta a un régimen jurídico, económico,
administrativo y de seguridad especial. Es deber fundamental de las Fuerzas
Armadas la defensa, seguridad y control de las zonas de seguridad fronteriza.

74
XV.3. INTEGRACIÓN

La actual convergencia de los procesos de integración asigna a Bolivia un papel de


bisagra entre la CAN y el Mercosur. El proceso de incorporación al Mercosur
implica la adopción de una agenda flexible que otorga cuatro años para llevar a
cabo las adecuaciones necesarias en relación a la normativa base, el arancel
externo común y el régimen de origen. Durante este período, se desarrollará un
proceso de concertación interna y se mantendrán los beneficios con los que Bolivia
cuenta en otros espacios de integración como la Comunidad Andina y el ALBA-
TCP.

La diplomacia de los pueblos por la vida es un concepto a través del cual se


amplían los sujetos de las relaciones internacionales, con su adopción y práctica
no se niega que los estados sean los sujetos encargados de la implementación de
la política exterior sino que se los complementa y amplía de modo que sean los
pueblos en su acepción más amplia y los movimientos sociales en su nivel más
restringido los que se constituyen igualmente en sujetos de las relaciones inter-
estatales y de su respectiva articulación en el ámbito internacional.

XV.4. REIVINDICACIÓN MARÍTIMA

La Constitución incorpora dentro de sus disposiciones que la reivindicación


marítima como una aspiración y una política de Estado de carácter constitucional.

En cumplimiento de este mandato constitucional el 24 de abril de 2013, Bolivia


presentó su demanda marítima contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia,
con el objetivo de buscar la reintegración marítima.

75
UNIDAD XVI

ÓRGANO LEGISLATIVO
XVI.1. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE ÓRGANO LEGISLATIVO

El Órgano Legislativo es la parte del Estado con potestad de regular, en nombre


del pueblo, los derechos y las obligaciones de sus habitantes, en consonancia con
las disposiciones constitucionales que condicionan el ejercicio de esa potestad,
cuyo ejercicio está investido de una incuestionable autoridad que deriva de ser la
expresión y representación de la voluntad popular.

Doctrinalmente, el Órgano Legislativo puede ser una sola si es un parlamento


unicameral (como el de Venezuela o Perú) con diputados (asambleísta o
congresistas), o dos si es bicameral (como el de Argentina, Colombia o EEUU) con
un senado. Además, cuentan con comisiones permanentes que atienden y trabajan
en diferentes áreas (seguridad, economía, ambiente, derechos humanos, defensa,
familia, servicios públicos, cultura, etc.), pueden designar comisiones especiales y,
en períodos de receso, operan a través de las llamadas comisiones delegadas.

En Bolivia, la Asamblea Legislativa Plurinacional es la denominación del Órgano


Legislativo, presidida por el Vicepresidente del Estado, las sesiones ordinarias son
inauguradas el 6 de Agosto de cada año, las sesiones ordinarias son permanentes
y cuentan con dos recesos de quince días cada uno, por año, además podrán
sesionar en un lugar distinto al habitual dentro el territorio del Estado, por decisión
de la Plenaria y a convocatoria de su Presidente.

XVI.2. COMPOSICIÓN DE LA ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL

La Asamblea Legislativa Plurinacional detenta con exclusividad la función


legislativa en sentido material, pero no agota en ella todo el cúmulo de sus
competencias, en las que también aparece función administrativa, ocasionalmente
función jurisdiccional, y actividad política.

La Asamblea Legislativa Plurinacional es un órgano del poder. Es órgano


colegiado, porque se compone de varios individuos (diputados y senadores), y es
órgano complejo porque cada una de sus cámaras tiene naturaleza de órgano.
Aceptando esta categoría, decimos que: a) los actos de la Asamblea Legislativa
Plurinacional que exigen competencia compartida de ambas cámaras, son actos
complejos (el acto de cada cámara compone al acto complejo de la Asamblea
Legislativa Plurinacional); b) los actos de cada cámara que no requieren la

76
competencia compartida de la otra son actos simples de la cámara que los cumple;
por eso, no pueden denominarse actos del congreso, ni tienen naturaleza compleja.

XVI.2.1. CÁMARA DE DIPUTADOS

La Cámara de Diputados se compone de 130 miembros elegidos. La Cámara de


Diputados ejerce en lo que le corresponde, la soberanía y la representación
popular, así como las funciones legislativas de fiscalización, de gestión y de
coordinación que señala la Constitución, su organización, atribuciones y
funcionamiento se rigen por lo establecido en la Constitución, las leyes pertinentes,
el Reglamento General de la Cámara de Diputados y las normas internas que
emitan sus órganos y autoridades competentes.

XVI.2.2. CÁMARA DE SENADORES

El Senado tiene 36 miembros, cuatro representantes de cada Departamento. Los


senadores son elegidos de listas partidarias. El tiempo del mandato de las y los
senadores es de cinco años pudiendo ser reelectas y reelectos por una sola vez
de manera continua. Ejercen en lo que les corresponden, la soberanía y la
representación popular, así como las funciones de fiscalización, de gestión y de
coordinación de conformidad con la Constitución y el Reglamento General de la
Cámara de Senadores, además, está ultima norma prescribe su organización,
atribuciones y funcionamiento.

XVI.3. ATRIBUCIONES DE LA ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL

Las principales atribuciones o funciones de la Asamblea Legislativa Plurinacional


de manera didáctica pueden ser clasificadas de la siguiente manera:

a) Función legislativa, una de las más importantes, la básica, aunque no la única,


como la función financiera.
b) Función de representación, a través de elecciones para defender los intereses
de sus representantes. Su postulación generalmente se hace por partidos, como
funciona la democracia moderna. Los intereses representados pasan a formar
parte del conjunto para que mediante su integración se puedan tomar decisiones
consensuadas.
c) Función deliberativa, es un foro de discusiones donde están representados los
diversos intereses nacionales para discutir y llegar a decisiones.

77
d) Función financiera, esta se ejerce a través de la aprobación del presupuesto
general del Estado.
e) función administrativa, maneja un amplio aparato administrativo.

Finalmente, la Asamblea Legislativa Plurinacional también tiene las siguientes


funciones: función de control; función de dirección política, función de investigación;
y funciones jurisdiccionales.

XVI.3.1. ATRIBUCIONES DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS

La Cámara de Diputados tiene como atribuciones: Elaborar y aprobar su


Reglamento; calificar las credenciales otorgadas por el Órgano Electoral
Plurinacional; elegir a su directiva, determinar su organización interna y su
funcionamiento; aplicar sanciones a las diputadas o a los diputados, de acuerdo
con el Reglamento; aprobar su presupuesto y ejecutarlo; nombrar y remover a su
personal administrativo y atender todo lo relativo con su economía y régimen
interno; iniciar la aprobación del Presupuesto General del Estado; iniciar la
aprobación del plan de desarrollo económico y social; Iniciar la aprobación o
modificación de leyes en materia tributaria, de crédito público o de subvenciones;
iniciar la aprobación de la contratación de empréstitos que comprometan las rentas
generales del Estado, y la autorización a las universidades para la contratación de
empréstitos; aprobar en cada legislatura la fuerza militar que ha de mantenerse en
tiempo de paz; acusar ante la Cámara de Senadores a los miembros del Tribunal
Constitucional Plurinacional, del Tribunal Supremo y del Control Administrativo de
Justicia por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones; proponer ternas a la
Presidenta o al Presidente del Estado para la designación de presidentas o
presidentes de entidades económicas y sociales, y otros cargos en que participe el
Estado, por mayoría absoluta de acuerdo con la Constitución; preseleccionar a los
postulantes al Control Administrativo de Justicia y remitir al Órgano Electoral
Plurinacional la nómina de los precalificados para que éste proceda a la
organización, única y exclusiva, del proceso electoral.

XVI.3.2. ATRIBUCIONES DE LA CÁMARA DE SENADORES

La Cámara de Diputados tiene como atribuciones: elaborar y aprobar su


Reglamento; calificar las credenciales otorgadas por el Órgano Electoral
Plurinacional; elegir a su directiva, determinar su organización interna y su
funcionamiento; aplicar sanciones a las Senadoras y los Senadores, de acuerdo al
78
Reglamento; aprobar su presupuesto y ejecutarlo; nombrar y remover a su personal
administrativo, y atender todo lo relativo con su economía y régimen interno; Juzgar
en única instancia a los miembros del Tribunal Constitucional Plurinacional, del
Tribunal Supremo, del Tribunal Agroambiental y del Control Administrativo de
Justicia por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones, cuya sentencia será
aprobada por al menos dos tercios de los miembros presentes, de acuerdo con la
ley; reconocer honores públicos a quienes lo merezcan por servicios eminentes al
Estado; ratificar los ascensos, a propuesta del Órgano Ejecutivo, a General de
Ejército, de Fuerza Aérea, de División y de Brigada; a Almirante, Vicealmirante,
Contralmirante y General de Policía Boliviana; aprobar o negar el nombramiento
de embajadores y Ministros plenipotenciarios propuestos por el Presidente del
Estado.

XVI.3.3. ATRIBUCIONES DE LAS CÁMARAS REUNIDAS EN


ASAMBLEA LEGISLATIVA PLURINACIONAL

La Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores se reunirán en Asamblea


Legislativa Plurinacional para ejercer las siguientes atribuciones: inaugurar y
clausurar sus sesiones; recibir el juramento de la Presidenta o del Presidente del
Estado, y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado; admitir o negar la
renuncia de la Presidenta o del Presidente del Estado, y de la Vicepresidenta o del
Vicepresidente del Estado; considerar las leyes vetadas por el Órgano Ejecutivo;
considerar los proyectos de ley que, aprobados en la Cámara de origen, no fueran
aprobados en la Cámara revisora; aprobar los estados de excepción; autorizar el
enjuiciamiento de la Presidenta o del Presidente, o de la Vicepresidenta o del
Vicepresidente del Estado; designar al Fiscal General del Estado y al Defensor del
Pueblo.

XVI.4. COMISIÓN DE ASAMBLEA

La Constitución ha previsto el funcionamiento de la Comisión permanente durante


el receso de la Asamblea Legislativa Plurinacional, asimismo tanto la Cámara de
Senadores y la Cámara de Diputados cuenta con Comisiones Permanentes y
Especiales que coadyuvan al cumplimiento de sus atribuciones constitucionales.

79
UNIDAD XVII

PROCEDIMIENTO LEGISLATIVO Y REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN


XVII.1. PROCEDIMIENTO DE LA ELABORACIÓN DE LA LEY

El procedimiento legislativo es una serie de vías, etapas y actos que conducen a la


expedición de una ley, siendo la esencia del procedimiento la decisión de la
asamblea. Estas etapas son: la iniciativa, la discusión, la votación, la promulgación
y la publicación.

La Iniciativa es la potestad legislativa que se ejerce mediante proyectos de ley


presentados ante una de las cámaras la misma que será la de origen,
constituyéndose la otra en Cámara revisora, estas pueden ser presentadas por :
iniciativa ciudadana presentada ante la Asamblea Legislativa Plurinacional luego
de cumplidos los procedimientos de Ley; los asambleístas en forma individual o
colectiva; el Órgano Ejecutivo; el Tribunal Supremo en el caso de iniciativas
relacionadas con la administración de justicia; y los gobiernos autónomos de las
entidades territoriales.

Los proyectos de ley serán discutidos en dos estaciones, la primera en grande y la


segunda en detalle, tanto en la cámara de origen como en la cámara revisora.
Cumplida las formalidades el Pleno de la cámara respectiva procederá al debate y
aprobación en grande y en detalle. Una vez aprobado por la cámara de origen será
remitido a la Cámara revisora para su discusión. Si la cámara revisora lo aprueba,
será enviado al Órgano Ejecutivo para su promulgación.

Si la cámara revisora enmienda o modifica el proyecto, éste se considerará


aprobado si la cámara de origen acepta por mayoría absoluta de los miembros
presentes las enmiendas o modificaciones. En caso de que no las acepte, las dos
cámaras se reunirán a requerimiento de la cámara de origen dentro de los veinte
días siguientes y deliberarán sobre el proyecto. La decisión será tomada por el
Pleno de la Asamblea Legislativa Plurinacional por mayoría absoluta de sus
miembros presentes.

La ley sancionada por la Asamblea Legislativa Plurinacional y debe ser remitida al


Órgano Ejecutivo, la misma podrá ser observada por el Presidente del Estado en
el término de diez días hábiles desde el momento de su recepción. Las
observaciones del Órgano Ejecutivo se dirigirán a la Asamblea.

Si la Asamblea Legislativa Plurinacional considera fundadas las observaciones


modificará la ley conforme a éstas y la devolverá al Órgano Ejecutivo para su
80
promulgación. En el caso de que considere infundadas las observaciones, la ley
será promulgada por el Presidente de la Asamblea. Las decisiones de la Asamblea
se tomarán por mayoría absoluta de sus miembros presentes.

La ley que no sea observada dentro del plazo correspondiente será promulgada
por el Presidente del Estado. Las leyes no promulgadas por el Órgano Ejecutivo en
los plazos previstos serán promulgadas por el Presidente de la Asamblea.

La ley promulgada será publicada en la Gaceta Oficial de manera inmediata. La ley


será de cumplimiento obligatorio desde el día de su publicación, salvo que en ella
se establezca un plazo diferente para su entrada en vigencia.

XVII.2. PROCEDIMIENTO DE REFORMA DE LA CONSTITUCIÓN

El procedimiento de reforma constitucional tiene como finalidad, la modificación de


la Constitución existente. La reforma puede ser parcial o total, de acuerdo a las
siguientes posibilidades: a) la introducción de una norma nueva; b) la supresión de
una norma preexistente, y c) la sustitución de una norma preexistente (es decir la
supresión de una norma vieja combinada con la introducción de una norma nueva).

XVII.2.1. REFORMA TOTAL DE LA CONSTITUCIÓN

La reforma total en nuestro ordenamiento constitucional se configura como el


ejercicio del poder constituyente (Asamblea Constituyente ad referéndum), cuando
la reforma afecte a sus bases fundamentales, a los derechos, deberes y garantías,
o a la primacía y reforma de toda la Constitución.

A diferencia del órgano legislativo, la asamblea constituyente es un órgano


extraordinario, elegido por el pueblo para que elabore una Constitución o para que
la reforme. Este carácter extraordinario es que la Constitución sea aprobada por
una asamblea constituida ad hoc, esto es, con esa específica finalidad –asamblea
constituyente– que se disuelve tras la entrada en vigor de la Constitución.

XVII.2.2. REFORMA PARCIAL DE LA CONSTITUCIÓN

La reforma parcial de la Constitución la realiza la Asamblea Legislativa


Plurinacional, la misma que no puede introducir cambios radicales en el régimen
político, social y económico que garantiza la Constitución y, con mayor razón,
limitar o restringir el régimen jurídico de los derechos fundamentales, lo cual es
81
competencia exclusiva de una asamblea constituyente a través del procedimiento
de reforma total.

La reforma parcial o total de la Constitución Política no se refiere a la cantidad de


normas reformadas, sino que apunta a un aspecto cualitativo, no cuantitativo. De
modo tal que, si una reforma implica variación de aspectos esenciales de la vida
política o socioeconómica del Estado, o restricción de derechos políticos y
garantías de tutela de los derechos fundamentales, entre otros, aun cuando lo sea
de una sola norma constitucional o de uno de sus incisos, no podría el órgano
legislativo, a través del procedimiento de reforma parcial a la Constitución, aprobar
la reforma sin violentar al propio texto constitucional.

Por tanto, la distinción entre reforma parcial y general, a pesar de su nombre, no


puede ser cuantitativa sino cualitativa, porque de lo contrario, por vía de la primera
podría reformarse o irse reformando todas y cada una de las normas
constitucionales, inclusive aquellas que definen la fuente del propio Órgano
Legislativo que las promulga, lo cual sería una contradictio in absurdum, porque
implicaría la posibilidad de que el órgano legislativo se despojara de su propia
competencia constitucional, e incluso alterara la fuente misma del poder
constituyente, es decir, la titularidad de la soberanía.

82
UNIDAD XVIII

ÓRGANO EJECUTIVO
XVIII.1. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE ÓRGANO EJECUTIVO

La función administrativa radica fundamentalmente, en el órgano ejecutivo (aunque


no exclusivamente). Su actividad suele descomponerse en dos rubros: a) la
actividad política en su sentido más puro, o actividad gubernamental, y b) la
actividad administrativa. Ambas son actividades vitales, continuas y permanentes.
Ambas importan conducir y dirigir realmente la empresa estatal, y accionar sin
paréntesis el poder político.

El órgano ejecutivo resume una triple actividad: 1º) la política gubernativa,


vinculada a la constitución, pero libre en su iniciativa y en su desarrollo; 2º) la
administración, que tampoco es siempre meramente de ejecución, porque si bien
es sub-legal (o sea, que debe moverse en un plazo inferior, vinculado por la ley)
presupone también en amplias zonas un poder de iniciativa; 3º) la ejecución, o
decisión ejecutoria, que recae en la aplicación y el cumplimiento de una decisión,
sea ésta emanada de otro órgano —legislativo o judicial—o del mismo órgano
ejecutivo.

El órgano ejecutivo puede organizarse de manera unipersonal, colegiado o


directoral, la mayoría de los países adopta el sistema unipersonal: el Jefe del Poder
Ejecutivo es el Jefe del Estado (Presidente) o el Jefe de Gobierno (Primer Ministro
en Inglaterra, Rusia, Italia, etc.; Canciller en Alemania y Austria). El sistema
colegiado o pluripersonal, es aquel donde el órgano ejecutivo está a cargo de varias
personas (Presidente y Ministros); el sistema directoral en la actualidad lo
encontramos en Suiza.

En Bolivia, el Presidente del Estado, el Vicepresidente y los Ministros conforman el


Órgano Ejecutivo (colegiado o pluripersonal), que tiene como función principal la
promulgación y publicación de las leyes, así como ejercer el derecho al veto en
contra de las leyes, además tiene su cargo entre otros, cumplir y hacer cumplir las
leyes del Estado, proveer la defensa y la seguridad del Estado, ejercer el mando
de la fuerza pública, etc.

XVIII.2. PRESIDENCIA DEL ESTADO PLURINACIONAL

El Presidente del Estado Plurinacional, dirige la administración pública, administra


las rentas y decreta su inversión, nombra al Contralor General del Estado, a los
Presidentes de empresas públicas, designa al Comandante en Jefe de las Fuerzas
83
Armadas y a los Comandantes de las Fuerzas Armadas, designa al Comandante
General de la Policía, designa a los Ministros de Estado, designa al Procurador
General del Estado, ejerce el mando de Capitán General de las Fuerzas Armadas,
ejerce la autoridad máxima del Servicio Boliviano de Reforma Agraria y otorga
títulos de distribución y redistribución de tierras.

XVIII.3. VICEPRESIDENCIA DEL ESTADO PLURINACIONAL

La situación del Vicepresidente puede enfocarse desde dos perspectivas, que


arrojan resultado diferente. El Vicepresidente como presidente de la Asamblea
Legislativa Plurinacional forma parte del Órgano Legislativo, o sea, está dentro, y
no fuera, de uno de los tres órganos —el legislativo—. Asimismo, El Vicepresidente
integra el Órgano Ejecutivo, además de reemplazar al presidente en caso de
ausencia, enfermedad, muerte, renuncia o destitución del primero.

XVIII.4. MINISTERIOS DEL ESTADO PLURINACIONAL

Los Ministerios de Estado tienen a su cargo la gestión de la administración pública


en el ramo correspondiente. Los Ministerios, están dotados de una estructura
integrada por Viceministerios, Direcciones Generales y Jefaturas de Unidad.

Los Ministros de Estado son designados y removidos del cargo por el Presidente
del Estado mediante decreto presidencial, y son responsables de los actos de
administración adoptados en sus respectivas carteras y solidariamente por las
decisiones adoptadas o acordadas en Consejo de Ministros. Los Viceministros son
designados y removidos del cargo por el Presidente mediante resolución suprema.
A su vez, el Ministro de Estado mediante Resolución Ministerial designa y remueve
del cargo al Director General de Ministerio. Los jefes de unidad, serán incorporados
de acuerdo con los procedimientos establecidos en las Normas de Administración
de Personal.

84
UNIDAD XIX

ÓRGANO JUDICIAL Y TRIBUNAL CONSTITUCIONAL PLURINACIONAL


XIX.1. CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE ÓRGANO JUDICIAL

El Órgano Judicial tiene como esencia el ejercicio la función judicial del Estado, a
la cual se la denomina administración de justicia, jurisdicción o función
jurisdiccional. La función judicial se sustenta en el principio de la unidad, la se
concibe más como una garantía de certeza para el ciudadano en relación a una
organización judicial única, que monopoliza la potestad de impartir justicia y
establece un margen de seguridad y previsibilidad a partir de la independencia
judicial, no admitiéndose en este sentido la existencia de tribunales especiales o
de excepción al margen de dicha estructura.

XIX.2. ESTRUCTURA ORGÁNICA Y FUNCIONAL

El Órgano Judicial se estructura orgánicamente de la siguiente manera: la


jurisdicción ordinaria, la jurisdicción agroambiental, el Tribunal Constitucional
Plurinacional, el Consejo de la Magistratura y la jurisdicción indígena originaria
campesina, todos estos integran una estructura horizontal, donde la representación
del órgano judicial lo tiene: el Tribunal Supremo de Justicia.

La administración de justicia funcionalmente se estructura de la siguiente manera:

a) Funciones jurisdiccionales o de impartición de justicia propiamente dichas,


entendida como la actividad principal del Órgano Judicial, relacionada
esencialmente con la actividad específica de dirimir conflictos mediante la
identificación e interpretación de la normativa aplicable al caso en cuestión y la
emisión de un fallo argumentado que lo resuelva, desarrollada por jueces y
tribunales; y,
b) Funciones de administración o de gobierno judicial, referidas a la actividad de
apoyo jurisdiccional, consistentes en la administración de los recursos
humanos, financieros y materiales, sin lo que la labor jurisdiccional sería poco
menos que inviable.

XIX.3. JURISDICCIÓN ORDINARIA

La jurisdicción ordinaria es aquel conjunto de juzgados y tribunales de alcance


particular, por la que se resuelven controversias con fuerza de verdad legal,
mediante sentencias, autos de vista y autos supremos. Concretamente, la
jurisdicción ordinaria se ejerce a través de:

85
1. El Tribunal Supremo de Justicia, máximo tribunal de justicia de la jurisdicción
ordinaria, que se extiende a todo el territorio del Estado Plurinacional, con sede
de sus funciones en la ciudad de Sucre;
2. Los tribunales departamentales de justicia, de segunda instancia, con
jurisdicción que se extiende en todo el territorio del departamento y con sede en
cada una de sus capitales; y,
3. Tribunales y juzgados públicos, de primera instancia con jurisdicción donde
ejercen competencias en razón del territorio y materia.

XIX.4. JURISDICCIÓN AGROAMBIENTAL

La jurisdicción agroambiental es una jurisdicción especializada encargada de


impartir justicia en materia agraria, pecuaria, forestal, ambiental, aguas y
biodiversidad; que no sean de competencias de autoridades administrativas. Sus
atribuciones se encuentran restringidas a conflictos emergentes de la posesión y
derecho de propiedad agrarios y de conocer procesos contencioso-administrativos
en materias agraria, forestal y de aguas, se ven ampliadas en el nuevo marco
institucional también a temas ambientales y de biodiversidad. La jurisdicción
agroambiental se ejercitará por:

1. El Tribunal Agroambiental, se constituye en el máximo tribunal especializado de


la jurisdicción agroambiental que se extiende a todo el territorio del Estado; y,
2. Los Juzgados agroambientales, se constituyen en realidad en juzgadores de
única instancia para el procesamiento de asuntos en la materia.

XIX.5. JURISDICCIÓN INDÍGENA ORIGINARIA CAMPESINA

La jurisdicción indígena originario campesina es competente para la administración


de justicia en el marco de los criterios materiales, personales y territoriales
disciplinados por la Constitución y la jurisprudencia, su ejercicio se encuentra
limitado al respeto de derechos fundamentales los cuales deben ser aplicados e
interpretados en contextos inter e intraculturales, a cuyo efecto, se colige que para
la tutela de los mismos, esta jurisdicción se somete al control plural de
constitucionalidad de acuerdo a pautas de interpretación intercultural.

XIX.6. CONSEJO DE LA MAGISTRATURA

86
El Consejo de la Magistratura es el responsable del régimen disciplinario de las
jurisdicciones ordinaria, agroambiental y especializadas; del control y fiscalización
de su manejo administrativo y financiero de la formulación de políticas de su
gestión.

Las funciones de control disciplinario que se extiende a todas las jurisdicciones,


excepto a la JIOC, cuyas especiales características la distinguen y separan de las
otras justificando un tratamiento normativo muy distinto y a las funciones de control
jurisdiccional que, en esencia, no forman parte de la administración de justicia en
el sentido estricto del término, pues, como se tiene dicho, se constituye en un
sistema de control que abarca a todos los niveles estatales y no estatales de la
sociedad.

XIX.7. TRIBUNAL CONSTITUCIONAL PLURINACIONAL

El Tribunal Constitucional Plurinacional es el último y máximo guardián del bloque


de constitucionalidad y de los derechos fundamentales, con roles destinados a la
materialización de la Constitución axiomática a través del ejercicio plural del control
de constitucionalidad, consolidando el mandato constitucional, la vigencia de un
sistema jurisdiccional plural y concentrado de control de constitucionalidad.

La Constitución, adopta un sistema jurisdiccional concentrado y plural de control


de constitucionalidad, en manos del Tribunal Constitucional Plurinacional, instancia
que ejerce sus roles propios del control plural de constitucionalidad a partir de la
posesión de sus Magistradas y Magistrados con composición plural y electos por
sufragio popular.

87
UNIDAD XX

ÓRGANO ELECTORAL
XX.1. EL SUFRAGIO

XX.1.1. NATURALEZA JURÍDICA Y DEFINICIÓN

Respecto de la naturaleza del sufragio, este puede ser entendido desde una
perspectiva política o jurídica. Entendido como figura política se considera como
una función (obligación), mientras que, si se lo hace desde la perspectiva jurídica,
entonces, se reconoce su naturaleza jurídica como la de un derecho (factultad).

El sufragio es el ejercicio del derecho electoral activo por parte de los ciudadanos.
Mediante él no solo se expresa la voluntad del pueblo para elegir a sus
representantes, sino también para manifestar su opinión a través de los
mecanismos de democracia.

XX.1.2. DISTINCIÓN ENTRE SUFRAGIO Y VOTO

La distinción entre sufragio y voto radica en que el sufragio es la institución y el


voto es el mecanismo, mediante el cual se instrumentaliza o se ejercita el sufragio.
El voto constituye el acto por el cual un ciudadano elige a sus gobernadores
aprueba y rechaza las leyes, mediante referéndum, decide cuestiones
fundamentales, siendo esta una expresión cultural política.

XX.1.3. CLASIFICACIÓN DEL SUFRAGIO

XX.1.3.1. Universal o Restringido

El sufragio universal reconoce el derecho de sufragar a todos los ciudadanos, salvo


las exclusiones que taxativamente establece la misma ley. Por su parte, el sufragio
restringido condiciona el derecho de voto por determinados requisitos. Por eso, se
le otorga sólo a los electores que reúnen ciertas condiciones, como ser a) de orden
económico (pago de una determinada suma de impuestos, disfrute de una renta,
propiedad o posesión de bienes inmuebles); b) un cierto grado de instrucción
(saber leer y escribir); c) en determinado status social, profesión o título.

XX.1.3.2. Público o Secreto

Es público cuando se emite en una forma que permite conocer a individualizar al


elector. Es secreto cuando se impide conocer al elector. Mediante procedimientos

88
especiales (cuartos aislados, sobres oficiales, etc.) se asegura la independencia
del elector.

XX.1.3.3. Facultativo u Obligatorio

Es facultativo cuando el elector puede abstenerse de votar sin que sea sancionada
su omisión. Es obligatorio cuando su incumplimiento se lo castiga con fines
sociales, políticas o económicas.

XX.1.3.4. Directo o indirecto

El directo (de primer grado) establece que el ciudadano elige por sí mismo, sin
participación de intermediarios, o los representantes que ejercerán las funciones
públicas. En el indirecto (de segundo grado) el ciudadano elige nuevos electores
que son los que designan a los representantes definitivos.

XX.1.3.5. Individual o Corporativo

Es individual cuando se considera sólo a los individuos como electores. Es


corporativo, cuando grupos o asociaciones intermedias son las que votan, se
propone representar los intereses particulares y profesionales en que se ordena el
pueblo.

XX.1.3.6. Igual o Reforzado

El igual se apoya en la idea igualitaria de que todo individuo es poseedor del


derecho de votar y lo tiene en las mismas condiciones y en la misma medida que
los demás electores. Es decir: un hombre, un voto. El reforzado otorga más votos
a determinados individuos, según ciertas condiciones.

XX.2. PRESUPUESTOS PROCEDIMENTALES DE LA OPERACIÓN


ELECTORAL

El proceso electoral exige la adopción de una serie de medidas que permitan su


realización adecuada.

89
XX.2.1. EL CUERPO ELECTORAL

El cuerpo electoral, es el conjunto de ciudadanos aptos para votar, debidamente


inscritos en el censo, padrón o registro de electores, y que tienen la posibilidad de
participar efectivamente en la elección. Asimismo, el cuerpo electoral se compone
también por el electorado pasivo, es decir los individuos que tienen capacidad
política para ser elegibles.

XX.2.2. LAS CIRCUNSCRIPCIONES ELECTORALES

Las circunscripciones electorales son el conjunto de electores referido


generalmente a un marco físico, que sirve de base para la elección; el órgano de
autoridad que habrá de surgir en el proceso electoral determina las características
de la división territorial, pudiendo ser pueden ser uninominales, si se elige un
escaño o plurinominales, si se elige más de un escaño.

XX.2.3. LOS SISTEMAS ELECTORALES

Los sistemas electorales se definen como mecanismos para transformar votos en


cargos o votos en bancas. Tradicionalmente se dividen en mayoritarios y
minoritarios, de modo que los primeros tienden a asegurar la gobernabilidad del
sistema político a partir de la fácil conformación de mayorías en los cuerpos
colegiados en tanto que los segundos tratan de reflejar lo más fielmente que sea
posible la composición pluralista de una determinada sociedad política.

En los sistemas mayoritarios, encontramos las siguientes modalidades:

• Mayoría absoluta, tiende a estar relacionada con la segunda vuelta porque el


ganador necesita la mitad más uno de los votos.
• Mayoría relativa, no requiere la segunda vuelta, gana el candidato que tenga
más votos.
• Mayoría ponderada, exige un porcentaje de votos menor al 50% más uno, por
ejemplo 40%, para evitar la segunda vuelta. También puede regular un
porcentaje de votos mínimo para ganar, más un porcentaje de votos de
diferencia entre el primero y el segundo lugar, por ejemplo 10%.

En los sistemas minoritarios, presentamos las principales modalidades:

90
• Procedimiento de divisor, por ejemplo, en la elección parlamentaria de España
o de Suecia.
• Procedimiento de cuota, por ejemplo, en la elección legislativa de México.
• El procedimiento creado por el belga Víctor D’Hontd, es conocida como “sistema
D’Hontd”. Se trata de un sistema de listas, de manera que los electores votan
por una lista ordenada de candidatos que presenta cada partido. Por el mismo,
la totalidad de los votos alcanzados por cada partido se dividen por uno, dos,
tres y números sucesivos; determinándose una cifra repartidora o número base,
por encima del cual se ubican tantas bancas como parciales haya obtenido cada
partido.

XX.2.4. LAS INSTITUCIONES ELECTORALES

Las instituciones electorales son los organismos encargados de la preparación,


vigilancia, desarrollo y escrutinio de la votación.

XX.3. RÉGIMEN ELECTORAL BOLIVIANO

XX.3.1. EL CUERPO ELECTORAL

En Bolivia el cuerpo electoral está integrado por un total aproximado de 6.502.169


votantes, los mismos que componen el electorado activo, es decir son los
ciudadanos aptos para votar, que se encuentran debidamente inscritos a partir de
sus 18 años en el padrón biométrico a cargo del Tribunal Supremo Electoral. Por
otra parte, para formar parte del cuerpo electoral como electorado pasivo la
Constitución establece las condiciones en función a cada cargo público.

XX.3.2. LAS CIRCUNSCRIPCIONES ELECTORALES

El sistema electoral boliviano cuenta con dos modelos de circunscripción


uninominal: (a) el correspondiente al régimen nacional; (b) el correspondiente al
régimen departamental. Asimismo, se encuentran establecidas circunscripciones
nacionales y departamentales plurinominales. De la misma manera se encuentra
establecida la circunscripción nacional. A continuación, observamos a detalle las
circunscripciones establecidas en nuestro ordenamiento jurídico:

1. La Cámara de Diputados, elegidos en cada Departamento, la mitad en


circunscripciones uninominales. La otra mitad se elige en circunscripciones

91
plurinominales departamentales, de las listas encabezadas por los candidatos
a Presidente, Vicepresidente y Senadores de la República.
2. En cada departamento se eligen 4 Senadores en circunscripción departamental.
3. El Presidente y El Vicepresidente del Estado son elegidas o elegidos en
circunscripción nacional.
4. Los miembros del Tribunal Supremo de Justicia y del Tribunal Constitucional
Plurinacional se los elige en circunscripciones departamentales.
5. Los miembros del Tribunal Agroambiental y del Consejo de la Magistratura son
elegidos en circunscripción nacional.
6. Los Gobernadores son elegidos en circunscripción departamental.
7. Los asambleístas departamentales son elegidos en circunscripciones
plurinominales y uninominales de acuerdo a su Estatuto, donde se establecerán
circunscripciones especiales para los pueblos indígenas originarios
campesinos.
8. Los asambleístas regionales son elegidos en cantidad igual al número de
circunscripciones municipales que formen parte de la región, donde se
establecerá representantes de los pueblos indígenas originarios campesinos.
9. El Alcalde es elegido en circunscripción municipal.
10. Los concejales son elegidos en circunscripción municipal.
11. Los miembros del gobierno autónomo indígena originario campesino son
elegidos en circunscripción indígena originario campesino.

XX.3.3. LOS SISTEMAS ELECTORALES

En Bolivia se encuentran establecidos los sistemas mayoritarios y minoritarios, en


función a cada cargo elegible específico de la siguiente manera:

1. Los Diputados uninominales son elegidos por simple mayoría de sufragios.


2. Los Diputados plurinominales son elegidos mediante el sistema de proporcional
D’Hontd.
3. Los Senadores son elegidos mediante el sistema de proporcional D’Hontd.
4. El Presidente y el Vicepresidente del Estado son elegidos por mayoría absoluta
o que haya obtenido un mínimo del cuarenta por ciento de los votos válidos, con
una diferencia de al menos diez por ciento en relación con la segunda
candidatura. En caso de que ninguna de las candidaturas cumpla estas
condiciones se realizará una segunda vuelta electoral entre las dos

92
candidaturas más votadas, donde serán elegidos la candidatura que haya
obtenido la mayoría de los votos.
5. Los miembros del Tribunal Supremo de Justicia, Tribunal Agroambiental,
Consejo de la Magistratura y Tribunal Constitucional Plurinacional son elegidos
por simple mayoría de votos.
6. Los Gobernadores son elegidos por mayoría absoluta de votos válidos emitidos.
En caso de que ninguna de las candidaturas haya obtenido la mayoría absoluta
de votos válidos emitidos, se realizará una segunda vuelta electoral entre las
dos candidaturas más votadas, aplicando para el efecto las disposiciones
establecidas para la segunda vuelta en la elección del Presidente del Estado
Plurinacional.
7. Los Asambleístas Departamentales territoriales o uninominales son elegidos por
el sistema de mayoría simple.
8. Los Asambleístas Departamentales plurinominales, son elegidos mediante el
sistema de proporcional D’Hontd.
9. Los asambleístas regionales son elegidos por mayoría simple.
10. El Alcalde es elegido por mayoría simple.
11. Los concejales son elegidos mediante el sistema de proporcional D’Hontd.
12. Los representantes indígenas originarios campesinos son elegidos mediante
procedimientos propios.

XX.3.4. EL ÓRGANO ELECTORAL

El Órgano Electoral Plurinacional está compuesto por:

1. El Tribunal Supremo Electoral, es el máximo nivel del Órgano Electoral, tiene


jurisdicción nacional.
2. Los tribunales electorales departamentales, son el máximo nivel y autoridad del
Órgano Electoral Plurinacional a nivel departamental, con jurisdicción y
atribuciones en sus respectivos departamentos.
3. Los juzgados electorales, son las autoridades judiciales designadas por el
Tribunal Electoral Departamental para cumplir las funciones de preservar los
derechos y garantías en procesos electorales referendos y revocatorias de
mandato.
4. Los jurados de las mesas de sufragio, son la ciudadana o el ciudadano que se
constituye en la máxima autoridad electoral de cada mesa de sufragio y es
responsable de su organización y funcionamiento.

93
5. Los notarios electorales, son las autoridades electorales designadas por el
Tribunal Electoral Departamental para cumplir las funciones de apoyo logístico
y operativo y para dar fe de los actos electorales en procesos electorales,
referendos y revocatorias de mandato en los recintos que les son asignados.

XX.4. REPRESENTACIÓN POLÍTICA

Las organizaciones políticas son todos los partidos políticos, agrupaciones


ciudadanas y organizaciones de las naciones y pueblos indígena originario
campesino, con personalidad jurídica otorgada por el órgano electoral plurinacional
que intermedian la representación política en la conformación y ejercicio de los
poderes públicos. En consecuencia, se advierte que el concepto de organizaciones
políticas aglutina a las tres formas de representación política que reconoce la
Constitución Política del Estado. Asimismo, ningún candidato podrá postularse
simultáneamente a más de un cargo electivo, ni por más de una circunscripción
electoral al mismo tiempo.

94
UNIDAD XXI

FUNCIONES DE CONTROL, DE DEFENSA DE LA SOCIEDAD Y DE DEFENSA


DEL ESTADO, PARTICIPACIÓN Y CONTROL SOCIAL
XXI.1. CONTRALORÍA GENERAL DEL ESTADO

La Contraloría General del Estado es la institución técnica que ejerce la función de


control de la administración de las entidades públicas y de aquéllas en las que el
Estado tenga participación o interés económico. La Contraloría está facultada para
determinar indicios de responsabilidad administrativa, ejecutiva, civil y penal; tiene
autonomía funcional, financiera, administrativa y organizativa. La Contraloría
General del Estado, en su condición de Órgano Rector del Sistema de Control
Gubernamental, tiene a su cargo la dirección y supervisión de la implantación del
Sistema de Control Gubernamental.

XXI.2. DEFENSORÍA DEL PUEBLO

La Defensoría del Pueblo es una institución cuya función es velar por la vigencia,
promoción, difusión y cumplimiento de los derechos humanos, individuales y
colectivos, que se establecen en la Constitución, las leyes y los instrumentos
internacionales.

El ámbito de acción de la Defensoría del Pueblo alcanza a la actividad


administrativa de todo el sector público y la actividad de las instituciones privadas
que presten servicios públicos.

XXI.3. MINISTERIO PÚBLICO

El Ministerio Público defiende la legalidad y los intereses generales de la sociedad,


y ejercerá la acción penal pública. El Ministerio Público tiene autonomía funcional,
administrativa y financiera, dicha entidad estatal, se constituye en un órgano de
defensa al servicio de la sociedad, cuya intervención se encuentra garantizada por
mandato constitucional, en toda investigación relativa a la comisión de delitos de
orden público, función que debe cumplir con amplio respeto a las garantías
procesales y en estricta observancia de la ley.

El rol del Ministerio Público conlleva: una triple finalidad: a) dirigir y desarrollar la
investigación eficientemente, precautelando que la labor de recolección de pruebas
sea intachable; b) preservar en el ejercicio de sus funciones, el respeto y resguardo
de derechos fundamentales y garantías constitucionales; y, c) promover la
necesaria coherencia y seguimiento de las actividades policiales en relación a la
investigación.

95
XXI.4. PROCURADURÍA GENERAL DEL ESTADO

La Procuraduría General del Estado, es la institución de representación jurídica


pública, cuyas atribuciones son las de promover, defender y precautelar los
intereses del Estado, siendo estos roles el objeto orgánico de esta entidad; en ese
contexto y en una interpretación sistémica, debe establecerse que los medios para
conseguir este objeto funcional, están dados por las funciones propias de este
órgano, las cuales siguiendo una taxonomía acorde y armonizable con el objeto
orgánico de la entidad, podrían catalogarse en dos esenciales: a) el ejercicio de la
representación del Estado, cuya gran manifestación se plasma en el rol de parte
procesal atribuida a la Procuraduría General del Estado; y, b) el ejercicio de roles
de supervisión.

XXI.5. PARTICIPACIÓN Y CONTROL SOCIAL

La Participación y Control Social amplían los alcances de la participación y control;


así el pueblo soberano, por medio de la sociedad civil organizada, participará en el
diseño de las políticas públicas; también la ley establecerá en el marco general
para el ejercicio del control social” y que la sociedad civil se organizará para definir
la estructura y composición de la participación y control social.

Es decir, será la propia sociedad civil, la que defina su estructura y composición,


para ejercitar este derecho, condición fundamental en la democracia;
consiguientemente, no corresponde que las cartas orgánicas o estatutos
autonómicos, regulen aspectos relacionados a la composición, organización y
funcionamiento de la participación y control social, sin que esto implique el
desconocimiento de los principios de transparencia y participación y control social,
propios de la autonomía.

96
UNIDAD XXII

FUERZAS ARMADAS Y POLICIA BOLIVIANA

.
XXII.1. ESTRUCTURA ORGÁNICA DE LAS FUERZAS ARMADAS

Las Fuerzas Armadas están orgánicamente constituidas por el Comando en Jefe,


Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada Boliviana, cuyos efectivos serán fijados por
la Asamblea Legislativa Plurinacional a propuesta del Órgano Ejecutivo. Dependen
del Presidente del Estado y reciben sus órdenes, en lo administrativo, por
intermedio del Ministro de Defensa y en lo técnico, del Comandante en Jefe.

XXII.2. MISIÓN FUNDAMENTAL DE LAS FUERZAS ARMADAS

Las Fuerzas Armadas tienen como misión fundamental ser garante de la paz y la
seguridad internacional, asimismo tienen el mandato constitucional inalienable de
la defensa de la soberanía nacional, el control y dominio del territorio y la defensa
de los recursos naturales.

XXII.3. ESTRUCTURA ORGÁNICA DE LA POLICÍA

La Policía Boliviana es una institución fundamental del Estado que cumple


funciones de carácter público, esencialmente preventivas y de auxilio, fundada en
los valores sociales de seguridad, paz, justicia y preservación del ordenamiento
jurídico en forma regular y continua, asegurando el normal desenvolvimiento de
todas las actividades de la sociedad. La Policía Boliviana del Presidente del Estado,
quien ejerce autoridad por intermedio del Ministro de Gobierno.

XXII.4. MISIÓN FUNDAMENTAL DE LA POLICÍA

La Policía Boliviana tiene por misión fundamental, conservar el orden público, la


defensa de la sociedad y la garantía del cumplimiento de las leyes, con la finalidad
de hacer posible que los habitantes y la sociedad se desarrollen a plenitud, en un
clima de paz y tranquilidad.

99
XXII.5. DERECHOS POLÍTICOS DE LOS MIEMBROS DE LAS FUERZAS
ARMADAS Y DE LA POLICÍA

Las organizaciones de las Fuerzas Armadas y de la Policía Boliviana descansan


en su jerarquía y disciplina. Es esencialmente obediente, no delibera y está sujeta
a las leyes y a los reglamentos militares. Como organismo institucional no realiza
acción política; individualmente, sus miembros gozan y ejercen los derechos de
ciudadanía en las condiciones establecidas por la ley.

100
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. AHUMADA, Ma. Ángeles, Neoconstitucionalismo y constitucionalismo (A


propósito de “Constitucionalización y Neoconstitucionalismo” de Paolo
Comanducci), En: COMANDUCCI, Paolo, AHUMADA, Ma. Ángeles,
GONZÁLEZ LAGIER, Daniel, Positivismo jurídico y neoconstitucionalismo,
Madrid, Fundación Coloquito Jurídico Europeo, 2009.

2. ARANDIA, Iván (Coord.), Estructuras de administración de justicia en


estados compuestos un estudio comparativo, Sucre, Instituto de la
Judicatura, 2010.

3. ARAUJO FRIAS, Jaime, Entre el estado de derecho legal y el estado de


derecho constitucional, Arequipa, Universidad Nacional de San Agustín,
2010.

4. ASAMBLEA NACIONAL DE LA REPÚBLICA DE NICARAGUA, Síntesis del


conflicto marítimo territorial entre la República de Chile y el Estado
Plurinacional de Bolivia, Managua, 2016.

5. BARRAGÁN BARRAGÁN, José, CONTRERAS BUSTAMANTE, Raúl,


MATEOS SANTILLÁN, Juan José, SOTO FLORES, Armando, FLORES
TREJO, Fernando, Teoría de la Constitución, México DF, Porrúa, 2010.

6. BAUTISTA DURÁN, Ruth (Coord.), Acceso a la tierra y territorio en


Sudamérica, La Paz, Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica,
2017.

7. BIDART CAMPOS, German J, Manual de la Constitución reformada, t. 1.,


Buenos Aires, Ediar, 2006.

8. ----------------------------------------, Manual de la Constitución reformada, t. 2.,


Buenos Aires, Ediar, 2006.

9. BIDART CAMPOS, German J, Manual de la Constitución reformada, t. 3.,


Buenos Aires, Ediar, 2006.

101
10. ----------------------------------------, Teoría general de los derechos humanos,
México DF, UNAM, 1989.

11. BERTRAND GALINDO, Francisco, TINETTI, José Albino, KURI DE


MENDOZA, Silvia Lizette, ORELLANA, María Elena, Manual de Derecho
Constitucional, t. I., San Salvador, Ed. UCA, 1998.

12. BOLIVIA, Constitución Política del Estado, La Paz, Gaceta del Estado
Plurinacional, 2009.

13. ------------, Ley Nº 1716 de 5 de noviembre - Ley de donación y trasplante


de órganos, células y tejidos, La Paz, Gaceta del Estado Plurinacional,
1996.

14. ------------, Decreto Supremo Nº 1115 de 21 de diciembre - Reglamento a la


Ley Nº 1716, La Paz, Gaceta del Estado Plurinacional, 2011.

15. ------------, Decreto Supremo Nº 09537 de 6 de enero, La Paz, Gaceta del


Estado Plurinacional, 1971.

16. ------------, Decreto Supremo Nº 1997 de 14 de mayo, La Paz, Gaceta del


Estado Plurinacional, 2014.

17. ------------, Decreto Supremo Nº 2353 de 6 de mayo, La Paz, Gaceta del


Estado Plurinacional, 2015.

18. ------------, Plan Nacional de Desarrollo: Bolivia Digna, Soberana, Productiva


y Democrática para Vivir Bien, La Paz, Ministerio de Planificación del
Desarrollo, 2006.

19. ------------, Ley Nº 026 de 30 de junio de 2010 - Ley del Régimen Electoral,
La Paz, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional.

20. ------------, Ley Nº 929 de 27 de abril de 2017 - Ley de modificación a las


leyes N° 025 del Órgano Judicial, N° 027 del Tribunal Constitucional
Plurinacional y N° 026 del Régimen Electoral, La Paz, Gaceta Oficial del
Estado Plurinacional.

102
21. ------------, Ley Nº 018 de 16 de junio de 2010 - Ley del Órgano Electoral
Plurinacional, La Paz, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional.

22. ------------, Ley N° 1405 de 30 de diciembre de 1992 - Ley Orgánica de las


Fuerzas Armadas de la Nación "Comandantes de la Independencia de
Bolivia", La Paz, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional.

23. ------------, Ley N° 734 de 8 de abril de 1985 - Ley Orgánica de la Policía


Nacional, La Paz, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional.

24. BORJA, Rodrigo, Derecho Político y Constitucional, 2da ed., México DF,
Fondo de Cultura Económica, 1991.

25. CÁRDENAS GRACIA, Jaime, Constituyente y Constitución, México DF,


UNAM, 2010.

26. CASTILLO CÓRDOVA, Luis, Los derechos constitucionales elementos


para una teoría general, Lima, Palestra, 2007.

27. CENTRO DE CAPACITACIÓN JUDICIAL ELECTORAL, Sistemas


electorales y de partidos manual del participante, México DF, Tribunal
Electoral del Poder Judicial de la Federación, 2010.

28. CHÁVEZ L., Patricia, Cómo pensar la descolonización en un marco de


interculturalidad, En: VICEPRESIDENCIA DEL ESTADO
PLURINACIONAL, Descolonización en Bolivia Cuatro ejes para
comprender el cambio, La Paz, Vicepresidencia del Estado Plurinacional,
2010.

29. CHOQUE CANQUI, Roberto, Proceso de descolonización, En:


VICEPRESIDENCIA DEL ESTADO PLURINACIONAL, Descolonización en
Bolivia Cuatro ejes para comprender el cambio, La Paz, Vicepresidencia
del Estado Plurinacional, 2010.

30. CLAROS, Luis y VIAÑA, Jorge, La interculturalidad como lucha


contrahegemónica Fundamentos no relativistas para una crítica de la
superculturalidad, En: MORA, David (Dir.), Interculturalidad crítica y
descolonización. Fundamentos para el debate, La Paz, III-CAB, 2009.
103
31. COMANDUCCI, Paolo, Constitución y teoría del derecho, México DF,
Fontamara SA, 2007.

32. CONTRALORÍA GENERAL DEL ESTADO, Ley N° 1178 compendio


didáctico, La Paz, CENCAP, 2009.

33. CORREA NORIEGA, Patrocinio L., Métodos y fuentes del derecho


constitucional, Chimbote, ULADECH, 2010.

34. COX A., Ricardo (Coord.), Estado de la gestión socio-ambiental del sector
hidrocarburos en pueblos indígenas del Chaco y Norte de La Paz,
Cochabamba, CEADESC, 2013.

35. DALLA VÍA, Alberto Ricardo, El régimen electoral y los partidos políticos,
México DF, UNAM, 2011.

36. DAZA ONDARZA, Ernesto, 12 temas de Derecho Constitucional,


Cochabamba, Universitaria, 1973.

37. DEFENSORÍA DEL PUEBLO, ¿Qué es? ¿Qué hace? ¿Cuándo actúa?, La
Paz, Defensoría del Pueblo, 2012.

38. DEL ROSARIO RODRÍGUEZ, Marcos Francisco, El derecho a la


nacionalidad, Mendoza, Revista Internacional de Derechos Humanos,
2011.

39. DERMIZAKY PEREDO, Pablo, Derecho Constitucional, 3ra ed.,


Cochabamba, Serrano, 1996.

40. ENCICLOPEDIA JURIDICA OMEBA, Enciclopedia Juridica Omeba:


Apendice, t. VI, Buenos Aires, Driskill, 1986.

41. ESCOBAR FORNOS, Iván, Manual de Derecho Constitucional, Managua,


Ed. Impreandes Presencia SA, 1998.

42. ESMEIN, Adhemar, Éléments de Droit Constitutionnel Francais et


Comparé, Paris, Recueil Sirey, 1921.
104
43. ESTERMANN, Josef, Colonialidad, descolonización e interculturalidad
Apuntes desde la Filosofía Intercultural, En: MORA, David (Dir.),
Interculturalidad crítica y descolonización. Fundamentos para el debate, La
Paz, III-CAB, 2009.

44. FERRAJOLI, Luigi, Constitucionalismo principialista y constitucionalismo


garantista, Alicante, Universidad de Alicante, 2014.

45. FERRER ARROYO, Francisco Javier, El debido proceso desde la


perspectiva de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Buenos
Aires, Universidad de Buenos Aires, 2015.

46. FLORES F., Juan Pablo, Impuestos y regalías Hidrocarburíferas en Bolivia,


La Paz, Centro de Estudios y Apoyo al Desarrollo Local, 2014.

47. FORNET-BETANCOURT, Raúl, En torno a la cuestión del concepto de


cultura Un intento de clarificación desde la perspectiva de la filosofía
intercultural, En: MORA, David (Dir.), Interculturalidad crítica y
descolonización. Fundamentos para el debate, La Paz, III-CAB, 2009.

48. GARCÍA BECERRA, José Antonio, Curso de Garantías Individuales y


Sociales, Facultad de Derecho, Universidad Autónoma de Sinaloa, 2010.

49. GARCÍA BELAUNDE, Domingo, Derecho Constitucional y Ciencia Política


(a propósito de la relación entre fenómeno jurídico y fenómeno político),
México DF, UNAM, 1978.

50. GARCÍA LAGUARDIA, Jorge Mario, Génesis del Constitucionalismo,


México DF, UNAM, 2000.

51. GIL RENDÓN, Raymundo, El neoconstitucionalismo y los derechos


fundamentales, México DF, UNAM, 2010.

52. GOIG MARTÍNEZ, Juan Manuel, La constitucionalización de deberes,


Madrid, Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2011.

105
53. GONZÁLES, Valentín, La energía, un recurso estratégico, Madrid,
Universidad Autónoma de Madrid, 2014.

54. GUARIGLIA, Carlos E., Derecho público y derecho privado ¿Dicotomía o


falsa antinomia?, Montevideo, Universidad de Montevideo, 2005.

55. GUASTINI, Riccardo, Estudios de teoría constitucional, México DF,


Fontamara, 2001.

56. HERNÁNDEZ VALLE, Rubén, El poder constituyente derivado y los limites


jurídicos del poder de reforma constitucional, Valencia, Ed. Tirant lo Blanch,
2000.

57. -----------------------------, RUBÉN, Reforma constitucional y control de


constitucionalidad, México DF, UNAM, 2015.

58. HERRERA ORELLANA, Luis A., El poder legislativo y sus funciones en


democracia, Caracas, 2013.

59. INSTITUTO NACIONAL DE REFORMA AGRIARIA, Breve historia del


reparto de tierras en Bolivia, La Paz, Ed. Excélsior SRL, 2010.

60. KELSEN, Hans, Teoría Pura del Derecho, México DF, UNAM, 2012.

61. LEPE LIRA, Luz María, Colonialidad y decolonialidad en la literatura


indígena mexicana. El pensamiento fronterizo en Natalio Hernández,
Michoacán, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 2012.

62. LOEWENSTEIN, Karl, Teoría de la Constitución, Barcelona, Ed. Ariel,


1961.

63. LORENZO G., Ángel, y RODRÍGUEZ A, Jeison, La hoja de coca en Bolivia


¿un dilema de la convención de Viena o la defensa del akulliku?, Lima,
Revista Andina de Estudios Políticos, 2011.

64. MALDONADO-TORRES, Nelson, Sobre la colonialidad del ser:


contribuciones al desarrollo de un concepto, Carolina del Norte,
Universidad de Carolina del Norte, 2003.
106
65. MARTÍNEZ BRAVO, Juan Alberto, Derecho administrativo boliviano, Santa
Cruz de la Sierra, Ed. El País, 2010.

66. MEJIA, Henry Alexander, Evolución Histórica del Derecho Constitucional,


San Salvador, Universidad de El Salvador.

67. MINISTERIO DE DEFENSA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE


BOLIVIA, Bolivia conmemora el día del Mar, con la misma convicción de
hace 133 años, de lograr el ejercicio pleno de Soberanía sobre el Océano
Pacífico, La Paz, Ministerio de Defensa del Estado Plurinacional de Bolivia.

68. MINISTERIO DE ECONOMÍA Y FINANZAS PÚBLICAS, Dossier Fiscal N°


12, La Paz, Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, 2014.

69. MINISTERIO DE EDUCACIÓN, Unidad de Formación “cosmovisiones y


filosofías”, La Paz, Ministerio de Educación, 2012.

70. MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y AGUA, IV informe nacional


convenio de las naciones unidas sobre la diversidad biológica, La Paz,
Ministerio de Medio Ambiente y Agua, 2014.

71. MINISTERIO DE MINERÍA Y METALURGIA, Plan sectorial de desarrollo


integral minero metalúrgico 2016-2020, La Paz, Ministerio de Minería y
Metalurgia, 2016.

72. MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES DEL ESTADO


PLURINACIONAL DE BOLIVIA, La Revolución Democrática y Cultural y su
Política Exterior Memoria 2006-2013, La Paz, Ministerio de Relaciones
Exteriores del Estado Plurinacional de Bolivia, 2014.

73. MOKRANI, Leila, Reformas de última década en el sector de hidrocarburos


en Bolivia: esquemas de apropiación y reproducción de la renta, La Paz,
CIDES-UMSA, 2015.

74. MOMMSEN, Teodoro, Compendio de Derecho Público Romano, Buenos


Aires, Ed. Impulso, 1942.

107
75. MOUCHET, Carlos, ZORRAQUÍN BECÚ, Ricardo, Introducción al derecho,
20va. Ed., Buenos Aires, Abeledo-Perrot, 2010.

76. NUÑEZ, Juan Carlos (Dir.), Análisis del sector y normativa minera en
Bolivia, FUNDAJUB, La Paz, 2015.

77. OFICINA DEL ALTO COMISIONADO DE LOS DERECHOS HUMANOS DE


NACIONES UNIDAD, Derechos de las minorías: Normas internacionales y
orientaciones para su aplicación, Naciones Unidas, Ginebra, 2010.

78. OJESTO MARTÍNEZ PORCAYO, José Fernando, Evolución y perspectiva


del derecho electoral mexicano. La Justicia Electoral, México DF, UNAM,
1998.

79. OLANO V., Carlos Alberto, Derecho Constitucional e Instituciones Políticas,


2da ed., Bogotá, Temis SA, 1987.

80. OLVERA MATEOS, Jorge Antonio, La extensión de la titularidad del


derecho de sufragio activo en el ordenamiento jurídico mexicano, México
DF, UNAM, 2011.

81. OYARTE MARTÍNEZ, Rafael, La asamblea constituyente, Quito, UASB,


2007.

82. PÉREZ LUÑO, Antonio-Enrique, Ciudadanía y definiciones, Alicante,


Universidad de Alicante, 2010.

83. PORTUGAL MOLLINEDO, Pedro, Descolonización: Bolivia y el


Tawantinsuyu, En: VICEPRESIDENCIA DEL ESTADO PLURINACIONAL,
Descolonización en Bolivia Cuatro ejes para comprender el cambio, La Paz,
Vicepresidencia del Estado Plurinacional, 2010.

84. PROCURADURÍA GENERAL DEL ESTADO PLURINACIONAL DE


BOLIVIA, ¡La Patria no se vende se defiende!, El Alto, Procuraduría
General del Estado Plurinacional de Bolivia, 2015.

85. QUINTANA ADRIANO, Elvia Arcelia, Derecho público y derecho privado,


México DF, UNAM, 2012.
108
86. QUIROGA LAVIÉ, Humberto, BENEDETTI, Miguel Ángel,
CENICACELAYA, María de las Nieves, Derecho Constitucional Argentino,
t. I, Santa Fe, Ed. Rubinzal - Culzoni, 2009.

87. RAMÍREZ MILLÁN, Jesús, Derecho Constitucional Sinaloense, México DF,


UNAM, 2010.

88. REGALSKY, Pablo, NUÑEZ DEL PRADO, José, VÁSQUEZ ROJAS,


Sergio, CHUMACERO, Juan Pablo, La problemática de la tierra luego de
18 años de titulación: Territorios, minifundio, individualización, La Paz,
TIERRA, 2015.

89. RESTREPO, Eduardo y ROJAS, Axel, Inflexión decolonial: fuentes,


conceptos y cuestionamientos, Bogotá, Universidad Javeriana, 2010.

90. RODRÍGUEZ, Gloria Amparo (Ed.), Temas de derecho ambiental: una


mirada desde lo público, Bogotá, Universidad del Rosario, 2012.

91. RODRÍGUEZ Y RODRÍGUEZ, Jesús, El proceso legislativo, México DF,


UNAM, 2010.

92. SAGÜÉS, Néstor Pedro, Teoría de la Constitución, Buenos Aires, Astrea,


2004.

93. SALAZAR UGARTE, Pedro, Estado de excepción, suspensión de derechos


y jurisdicción, México DF, UNAM, 2013.

94. SÁNCHEZ-CASTAÑEDA, Alfredo, Los orígenes del pluralismo jurídico,


México DF, UNAM, 2012.

95. SÁNCHEZ VIAMONTE, Carlos, Manual de Derecho Político, Los


problemas de la democracia, Buenos Aires, Ed. Bibliográfica Argentina,
1959.

96. SÁNCHEZ VIAMONTE, Carlos, Derecho Constitucional, t. I, Buenos Aires,


Ed. Bibliográfica Argentina, 1989.

109
97. SCHMITT, Carl, Teoría de la Constitución, Madrid, Alianza, 2015.

98. TAPIA MEALLA, Luis, Consideraciones sobre el Estado Plurinacional, En:


VICEPRESIDENCIA DEL ESTADO PLURINACIONAL, Descolonización en
Bolivia Cuatro ejes para comprender el cambio, La Paz, Vicepresidencia
del Estado Plurinacional, 2010.

99. -----------------------, La velocidad del pluralismo, La Paz, Muela del Diablo,


2002.

100. -----------------------, La invención del núcleo común. Ciudadanía y gobierno


multisocietal, La Paz, Muela del Diablo, 2006.

101. TRIBUNAL SUPREMO ELECTORAL, Guía para el registro de ciudadanos


bolivianos residentes en el exterior, Tribunal Supremo Electoral, 2014.

102. TRIGO, Ciro Félix, Derecho Constitucional Boliviano, La Paz, Cruz del Sur,
1951.

103. URQUIDI BARRAU, Fernando, Los recursos hídricos en Bolivia un punto


de vista estratégico sobre la problemática de las aguas transfronterizas, En:
JIMÉNEZ CISNEROS, Blanca y GALIZIA TUNDISI, José, Diagnóstico del
agua en las Américas, México DF, Foro Consultivo Científico y Tecnológico,
AC, 2012.

104. VALENCIA VEGA, Alipio, Manual de Derecho Constitucional, 6ta ed., La


Paz, Juventud, 1989.

105. VALENZUELA CASTAÑOS, Carlos Ricardo, Tierra y Territorio en Bolivia,


La Paz, CEDIB, 2008.

106. VARGAS GAMBOA, Nataly Viviana, Los tratados internacionales de


derechos humanos en la nueva Constitución Política del Estado
Plurinacional de Bolivia, Tarija, Universidad Juan Misael Saracho, 2013.

107. VARGAS GAMBOA, Nataly Viviana y ALBA, Shirley Gamboa, El derecho


de los «pueblos y naciones indígena originario campesinos» en la

110
Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia, Tarija, Universidad
Autónoma Juan Misael Saracho, 2015.

108. VIAÑA, Jorge y CLAROS, Luis, La interculturalidad como lucha


contrahegemónica, En: MORA, David (Dir.) Interculturalidad crítica y
descolonización. Fundamentos para el debate, La Paz, III-CAB, 2009.

109. VICENTE OIENI, Roland Anrup, Ciudadanía y nacionalismo: una


introducción a la temática, Madrid, Anales, 2010.

110. WALSH, Catherine, Interculturalidad, plurinacionalidad y decolonialidad: las


insurgencias político- epistémicas de refundar el Estado, Bogotá, Tabula
Rasa, 2008.

111. ZAVALA EGAS, Jorge, Manual de Derecho Constitucional, Guayaquil,


Edino, 1992.

SENTENCIAS CONSTITUCIONALES CONSULTADAS

0664/2004-R de 6 de mayo, 0217/2006-R de 7 de marzo, 0022/2006 de 18 de abril,


0029/2006 de 3 de mayo, 0031/2006 de 10 de mayo, 0043/2006 de 10 de mayo,
0019/2010-R 13 de abril, 0044/2010-R de 20 de abril, 0080/2010-R de 3 de mayo,
0108/2010-R de 10 de mayo, 0110/2010-R de 10 de mayo, 0242/2010-R de 31 de
mayo, 0286/2010-R de 7 de junio, 0876/2010-R de 10 agosto, 1491/2010-R de 6
de octubre, 0122/2011-R de 21 de febrero, 0258/2011-R de 16 de marzo,
0390/2011-R de 7 de abril, 0523/2011-R de 25 de abril, 0805/2011-R de 30 de
mayo, 1495/2011-R de 11 de octubre, 0112/2012 de 27 de abril, 0338/2012 de 18
de junio, 0452/2012 de 4 de julio, 0699/2012 de 13 de agosto, 0708/2012 de 13 de
agosto, 0846/2012 de 20 de agosto, 0886/2012 de 20 de agosto, 0933/2012 de 22
de agosto, 0975/2012 de 22 de agosto, 1159/2012 de 6 de septiembre, 1205/2012
de 6 de septiembre, 1250/2012 de 20 de septiembre, 1419/2012 de 24 de
septiembre, 1474/2012 de 24 de septiembre, 1678/2012 de 1 de octubre,
1714/2012 de 1 de octubre, 1777/2012 de 1 de octubre, 2004/2012 de 12 de
octubre, 1227/2012-R de 7 de septiembre, 1422/2012 de 24 de septiembre,
2252/2012 de 8 de noviembre, 0014/2013 de 3 de enero, 0033/2013-S2 de 4 de
111
enero, 0069/2013 de 11 de enero, 0103/2013 de 17 de enero, 0136/2013 de 1 de
febrero, 0014/2013-L de 20 de febrero, 0278/2013 de 13 de marzo, 0106/2013-L
de 20 de marzo, 0162/2013-L de 2 de abril, 0548/2013 de 14 de mayo, 0627/2013
de 27 de mayo, 0632/2013 de 28 de mayo, 0689/2013 de 3 de junio, 0696/2013 de
3 de junio, 0698/2013 de 3 de junio, 0859/2013 de 17 de junio, 0996/2013 de 27 de
junio, 0610/2013-L de 3 de julio, 1205/2013 de 1 de agosto, 1225/2013 de 1 de
agosto, 1278/2013 de 2 de agosto, 1303/2013 de 8 de agosto, 0903/2013-L de 19
de agosto, 1453/2013 de 19 de agosto, 0924/2013-L de 26 de agosto, 0949/2013-
L de 26 de agosto, 1023/2013-L de 28 de agosto, 1082/2013-L de 30 de agosto,
1105/2013-L de 30 de agosto, 1624/2013 de 4 de octubre, 1775/2013 de 21 de
octubre, 1907/2013 de 29 de octubre, 1946/2013 de 4 de noviembre, 1969/2013 de
4 de noviembre, 2133/2013 de 21 de noviembre, 2157/2013 de 21 de noviembre,
0001/2014 de 3 de enero, 0045/2014 de 3 de enero, 0100/2014 de 10 de enero,
0260/2014 de 12 de febrero, 0432/2014 de 25 de febrero, 0487/2014 de 25 de
febrero, 0519/2014 de 7 de marzo, 0572/2014-R de 10 de marzo, 0614/2014 de 25
de marzo, 0626/2014 de 25 de marzo, 0778/2014 de 21 de abril, 0858/2014 de 8
de mayo, 1283/2014 de 23 de junio, 1416/2014 de 7 de julio, 1560/2014 de 1 de
agosto, 1604/2014 de 19 de agosto, 1782/2014 de 15 de septiembre, 1853/2014
de 25 de septiembre, 0035/2014-S1 de 6 de noviembre, 0130/2014-S2 de 11 de
noviembre, 0152/2014-S2 de 20 de noviembre, 0009/2015 de 12 de febrero,
0152/2015-S2 de 25 de febrero, 0047/2015 de 26 de febrero, 0049/2015 de 26 de
febrero, 0322/2015-S1 de 6 de abril, 0387/2015-S2 de 8 de abril, 0498/2015-S3 de
4 de mayo, 0496/2015-S3 de 19 de mayo, 0541/2015-S2 de 22 de mayo,
0549/2015-S1 de 1 de junio, 0611/2015-S2 de 3 de junio, 0572/2015-S3 de 10 de
junio, 0644/2015-S1 de 22 de junio, 0736/2015-S3 de 1 de julio, 0726/2015-S1 de
10 de julio, 0822/2015-S1 de 4 de agosto, 0834/2015-S2 de 12 de agosto,
0068/2015 de 20 de agosto, 0859/2015-S2 de 25 de agosto, 0079/2015 de 9 de
septiembre, 0182/2015 de 22 de septiembre, 0891/2015-S1 de 29 de septiembre,
0085/2015 de 30 de septiembre, 1061/2015-S1 de 3 de noviembre, 1132/2015-S1
de 6 de noviembre, 1135/2015-S1 de 6 de noviembre, 1257/2015-S2 de 12 de
noviembre, 1286/2015-S2 de 13 de noviembre, 1133/2015-S3 de 16 de noviembre,
1263/2015-S1 de 14 de diciembre, 1479/2015-S2 de 23 de diciembre, 0102/2016-
S3 de 15 de enero, 0001/2016-S2 de 18 de enero, 0103/2016-S1 de 29 de enero,
0014/2016 de 1 de febrero, 0019/2016 de 11 de febrero, 0099/2016-S2 de 15 de
febrero, 0033/2016 de 3 de marzo, 0335/2016-S3 de 8 de marzo, 0037/2016 de 23
de marzo, 0265/2016-S2 de 23 de marzo, 0040/2016 de 29 de marzo, 0042/2016
de 1 de abril, 0379/2016-S1 de 7 de abril, 0403/2016-S1 de 13 de abril, 0370/2016-
S2 de 25 de abril, 0468/2016-S1 de 4 de mayo, 0491/2016-S1 de 4 de mayo,
112
0468/2016-S2 de 9 de mayo, 0502/2016-S2 de 13 de mayo, 0587/2016-S2 de 30
de mayo, 0734/2016-S3 de 22 de junio, 0758/2016-S3 de 4 de julio, 0758/2016-S2
de 22 de agosto, 0064/2016 de 1 de septiembre, 0065/2016 de 1 de septiembre,
0861/2016-S1 de 20 de septiembre, 0993/2016-S3 de 22 de septiembre,
0871/2016-S2 de 26 de septiembre, 1084/2016-S3 de 4 de octubre, 0934/2016-S2
de 5 de octubre, 0067/2016 de 6 de octubre, 0936/2016-S2 de 7 de octubre,
0951/2016-S2 de 7 de octubre, 0990/2016-S2 de 7 de octubre, 0993/2016-S2 de 7
de octubre, 1073/2016-S1 de 7 de noviembre, L-0978/2016-S1 de 19 de octubre,
1013/2016-S1 de 21 de octubre, 1060/2016-S2 de 24 de octubre, 1085/2016-S2 de
3 de noviembre, 1100/2016-S2 de 3 de noviembre, 1131/2016-S2 de 7 de
noviembre, 1138/2016-S2 de 7 de noviembre, 1174/2016-S2 de 7 de noviembre,
1146/2016-S1 de 16 de noviembre, 1148/2016-S1 de 16 de noviembre, 1210/2016-
S1 de 17 de noviembre, 1187/2016-S2 de 22 de noviembre, 1230/2016-S2 de 22
de noviembre, 1232/2016-S2 de 22 de noviembre, 1249/2016-S2 de 22 de
noviembre, 0154/2016 de 1 de diciembre, 0156/2016 de 1 de diciembre,
1226/2016-S1 de 1 de diciembre, 1232/2016-S1 de 1 de diciembre, 1258/2016-S1
de 2 de diciembre, 1287/2016-S2 de 5 de diciembre, 1310/2016-S2 de 5 de
diciembre, 1415/2016-S3 de 6 de diciembre, 0162/2016 de 14 de diciembre,
1356/2016-S1 de 15 de diciembre, 1390/2016-S1 de 15 de diciembre, 0017/2017-
S2 de 6 de febrero, 0058/2017-S2 de 6 de febrero, 0067/2017-S1 de 15 febrero,
0104/2017-S2 de 20 de febrero, 0008/2017-O de 24 de febrero, 0103/2017-S3 de
24 de febrero, 0171/2017-S2 de 6 de marzo, 0126/2017-S1 de 9 de marzo,
0137/2017-S1 de 9 de marzo, 0191/2017-S2 de 13 de marzo, 0006/2017 de 16 de
marzo, 0254/2017-S2 de 20 de marzo, 0203/2017-S3 de 21 de marzo, 0222/2017-
S1 de 24 de marzo, 0234/2017-S1 de 28 de marzo, 0271/2017-S3 de 5 de abril,
0259/2017-S1 de 10 de abril, 0293/2017-S3 de 12 de abril, 0294/2017-S3 de 12 de
abril, 0376/2017-S2 de 17 de abril, 0334/2017-S1 de 19 de abril, 0318/2017-S3 de
20 de abril, 0320/2017-S3 de 20 de abril, 0321/2017-S3 de 20 de abril, 0336/2017-
S3 de 20 de abril, 0376/2017-S3 de 2 de mayo, 0403/2017-S1 de 10 de mayo,
0412/2017-S1 de 12 de mayo, 0414/2017-S1 de 12 de mayo, 0432/2017-S1 de 24
de mayo, 0440/2017-S3 de 26 de mayo, 0457/2017-S3 de 26 de mayo, 0487/2017-
S3 de 1 de junio.

DECLARACIONES CONSTITUCIONALES CONSULTADAS

0008/2013 de 27 de junio, 1746/2013 de 21 de octubre, 0026/2013 de 29 de


noviembre, 0001/2014 de 7 de enero, 0009/2014 de 25 de febrero, 0010/2014 de
25 de febrero, 0432/2014 de 25 de febrero, 0022/2014 de 12 de mayo, 0032/2014
113
de 28 de mayo, 0034/2014 de 13 de junio, 0035/2014 de 27 de junio, 0081/2014
de 8 de diciembre, 0006/2015 de 14 de enero, 0009/2015 de 14 de enero,
0011/2015 de 16 de enero, 0019/2015 de 16 de enero, 0020/2015 de 16 de enero,
0021/2015 de 16 de enero, 0029/2015 de 29 de enero, 0005/2015 de 6 de febrero,
0031/2015 de 6 de febrero, 0033/2015 de 23 de febrero, 0038/2015 de 25 de
febrero, 0039/2015 de 25 de febrero, 0043/2015 de 26 de febrero, 0045/2015 de
26 de febrero, 0075/2015 de 10 de marzo, 0078/2015 de 10 de marzo, 0080/2015
de 11 de marzo, 0126/2015 de 30 de junio, 0128/2015 de 30 de junio, 0133/2015
de 8 de julio, 0149/2015 de 28 de julio, 0157/2015 de 28 de julio, 0160/2015 de 28
de julio, 0165/2015 de 28 de julio, 0075/2015 de 3 de septiembre, 0181/2015 de 22
de septiembre, 0201/2015 de 5 de noviembre, 0214/2015 de 16 de diciembre,
0230/2015 de 17 de diciembre, 0016/2016 de 15 de marzo, 0032/2016 de 11 de
abril, 0036/2016 de 18 de abril, 0047/2016 de 4 de mayo, 0051/2016 de 9 de mayo,
0070/2016 de 24 de junio, 0076/2016 de 19 de julio, 0113/2016 de 11 de agosto,
0115/2016 de 18 de agosto, 0134/2016 de 15 de noviembre, 0139/2016 de 15 de
noviembre, 0119/2016 de 19 de septiembre, 0121/2016 de 19 de septiembre,
0149/2016 de 1 de diciembre, 0153/2016 de 1 de diciembre, 0154/2016 de 1 de
diciembre, 0155/2016 de 1 de diciembre, 0158/2016 de 1 de diciembre, 0162/2016
de 14 de diciembre, 0165/2016 de 14 de diciembre, 0166/2016 de 14 de diciembre,
0167/2016 de 14 de diciembre, 0006/2017-DCP de 27 de enero, 0007/2017 de 8
de febrero, 0070/2017-S3 de 24 de febrero,0006/2017 de 16 de marzo, 0018/2017
de 24 de marzo.

VOTOS DISIDENTES CONSULTADAS

0300/2012 de 18 de junio, 1303/2013 de 8 de agosto, 1905/2013 de 29 de octubre,


0206/2014 de 5 de febrero, 0297/2014 de 12 de febrero, 0055/2014 de 21 de
octubre.

PÁGINAS VISITADAS

1. http://bv.ujcm.edu.pe/links/cur_derecho/DereAdministrativo-I.htm.

2. http://www.senapi.gob.bo/QuienesSomos.asp?lang=ES.

3. http://www.opinion.com.bo/opinion/articulos/2016/0711/noticias.php?id=19
4708.

114
4. biblioteca.utec.edu.sv/siab/virtual/auprides/35215/capitulo%20II.pdf.

5. http://www.defensoria.gob.bo/archivos/La%20descolonizaci%C3%B3n%2
0y%20la%20despatriarcalizaci%C3%B3n%20como%20reto%20del%20E
stado%20Plurinacional.pdf.

6. istmat.info/files/uploads/53238/anuario_estadistico_2012_-_bolivia.pdf.

7. http://medios.economiayfinanzas.gob.bo/MH/documentos/Materiales_UCS
/Revistas/Revista_01.pdf.

8. www.aevivienda.gob.bo/biblioteca/CPE/files/res/downloads/page_0124.pd
f.

9. http://www.ftierra.org/index.php?option=com_mtree&task=att_download&li
nk_id=48&cf_id=46.

10. www.planificacion.gob.bo/uploads/PEI-MPD-2012-2015.pdf.

11. www.planificacion.gob.bo/pdes/.

12. www.cepb.org.bo/wp.../InversionCrecimientoBoliviaDesencuentrosRecurre
ntes.pdf.

13. https://www.bcb.gob.bo/webdocs/publicacionesbcb/elbcb04.pdf.

14. https://www.bcb.gob.bo/webdocs/publicacionesbcb/2016/06/38/13-
El%20rol
%20del%20sistema%20financiero%20en%20el%20nuevo%20modelo%2
0economico.pdf.

15. http://www.revistasbolivianas.org.bo/scielo.php?pid=S1819-
1632201300010 0002&script=sciarttext.

16. http://www.escuelapedia.com/recursos-naturales-estrategicos/.

17. http://www.economiayfinanzas.gob.bo/index.php?opcion=com_contenido&
ver=contenido&id=1224&seccion=306&categoria=446
115
18. http://www.bivica.org/upload/ag_gestion-agua_peru_bolivia.pdf.

19. www.abc.gob.bo/sites/default/files/eeia_actualizado.pdf.

20. http://www.bankinformationcenter.org/wp-
content/uploads/2013/07/Experien cias-EAE-en-Bolivia.pdf.

21. www.cedib.org/wp-content/uploads/2013/10/pablo-villegas.pdf.

22. http://www.movimientom4.org/wp-content/docs/Normativa-
%20Minera_Boliv ia.pdf.

23. http://www.bolivianland.net/UserFiles/File/Dest2Comun/Bolivia_Recursos_
Forestales_Esp.pdf.

24. http://www.worldagroforestry.org/latinamerica/sites/worldagroforestry.org.l
atinamerica/files/politicas_publicas.pdf.

25. www.revistasbolivianas.org.bo/pdf/rts/n30/n30a05.pdf

26. https://www.bcb.gob.bo/webdocs/publicacionesbcb/2016/06/38/13-
El%20ro
l%20del%20sistema%20financiero%20en%20el%20nuevo%20modelo%2
0economico.pdf.

27. www.cma.gva.es/areas/educacion/educacion_ambiental/educ/sensibilizaci
on/pdf/MANUALDE_1.PDF

28. http://www.diputados.bo/asamblea-legislativa/marco-normativo

29. http://senado.gob.bo/content/reglamentos-y-manuales-de-la-
c%C3%A1mara-de-senadores

30. galeon.com/normativa/14a24.doc

31. https://derechopoliticomoron.files.wordpress.com/2016/03/el-sufragio1.pdf

116
32. catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/ledi/de_t_me/capitulo5.pdf

33. http://www.nuevacronica.com/politica/escanos-circunscripciones-
electorales-y-regiones-/

34. http://www.mindef.gob.bo/mindef/sites/default/files/cartilla%20FFAA%20E
N%20LA%20NCPE.pdf.

35. http://www.garciamado.es/2014/06/ponderacion-y-subsuncion-metodos-
intercambiables/

36. http://www.diputados.bo/asamblea-legislativa

117