Sei sulla pagina 1di 1

NOMBRES: María Helena Samboni – Luisa María Ortiz

ONCE A
La probabilidad tiene su origen en los estudios de las posibilidades de ganar en juegos de azar; en el siglo XVII. En el año 1650, De meré un
francés, jugador empedernido, se encuentra con Blaise Pascal y le propone un problema que ya se había discutido durante la Edad Media. Los
métodos estadístico-matemáticos emergieron desde la teoría de probabilidad, la cual data desde la correspondencia entre Pascal y Pierre de
Fermat en el año 1654 (tomado de: https://matematicasynutricion.wordpress.com/2011/10/04/los-origenes-de-la-teoria-de-la-probabilidad/). La
probabilidad es una parte importante en la vida cotidiana de cada ser humano, debido a que tomamos decisiones conscientes o inconscientemente
siempre que vamos a realizar una acción el cerebro está mandando órdenes de que se debe hacer, como se debe hacer, cuando y en qué
momento se debe hacer. La probabilidad y estadística sirve para educar y conocer el razonamiento necesario para enfrentarse al azar de la vida
cotidiana y mejorar las intuiciones y percepciones de nuestro cerebro. La probabilidad es una herramienta muy útil para los seres humanos en
muchos aspectos de su vida ya que sin ella el proceso no sería posible lograr muchos objetivos debido a que cuando realizamos alguna cosa o
algún trabajo los eventos intentados; los resultados que nos arrojarían serían mínima, máxima o nula la solución. El análisis y la interpretación que
arrojan los resultados de los cálculos empleados en un trabajo son de suma utilidad para optimizar desde el tiempo y uso de los recursos hasta
llegar al punto satisfactorio del trabajo o la resolución del problema que teníamos planteado. Un claro ejemplo es un examen de matemáticas,
estadística, geometría o cualquiera de sus ramas, donde tenemos un problema planteado y debemos llegar a una dicha respuesta, las
probabilidades vienen siendo los diferentes métodos que podemos emplear para llegar a la misma respuesta y los numerosos ensayos para
comprobar que está bien. La probabilidad aparece a menudo en situaciones de diario, ya sea en el ámbito profesional, académico o simplemente
cotidiano sin necesidad de emplear alguna función en especial; incluso puede haber momentos en los que nos hace dudar y como consecuencia
tomar decisiones totalmente equivocadas a lo que queríamos en un principio. La práctica y enseñanza de dicho tema que consideramos solo
académico tiene más importancia de la que creemos cuando es fundamental en las matemáticas y en el azar de la vida diaria y como no lo
notamos, tienen mucha relación, en cada momento la estamos utilizando en intentos aleatorios de nuestro entorno. En el colegio tomamos la
práctica de esto solo como una obligación para ganar una buena nota, y empleamos una que otra fórmula con el objetivo de aprobar una materia e
incluso llegamos a tomar fastidio porque muchas veces no somos buenos en ello o no entendemos muy bien, pero es más fácil de lo que
pensábamos cuando nos damos cuenta de que es algo del diario vivir que es tan necesario y nos soluciona muchas situaciones. Una experiencia
que todos hemos vivido y tiene probabilidad en su totalidad es cuando en los juegos de atracción vemos unos puestos donde hay diferentes
recreaciones de desemejantes tipos con contadas oportunidades de ganar cualquier premio del lugar, además de ser cuestión de suerte, agilidad y
puntería, existe la probabilidad en todas sus formas. Otro ejemplo en el que estamos empleando la probabilidad sin darnos cuenta es cuando
planeamos una salida y hacemos un pronóstico del tiempo, estudiamos la probabilidad y nos fijamos en el clima de días anteriores para
asegurarnos un poco más de lo que estamos pensando, en estas situaciones no existe ningún tipo de método físico (tangible) sino que es como
una idea propia que sale desde nuestras creencias. Algunas decisiones en las que tratamos de emplear la probabilidad son incorrectas y nos
dejamos llevar de un pensamiento equivocado que nos engaña y cometemos actos desafortunados y lo solemos corregir con un aprendizaje muy
básico sin darnos cuenta que en otra ocasión podemos volver a cometer el mismo error influenciándonos por la espontaneidad de algunos
pensamientos educativos o costumbres culturales que se emplean desde hace vario tiempo o recientemente. El concepto de probabilidad es
utilizado cotidianamente gracias a que puede ser manejado de numerosas maneras donde se presentan diferentes problemas que se pueden
solucionar asignando una respuesta a cómo resolverlos. La probabilidad es suficiente cuando se adquiere experiencia, aún más cuando aparecen
inseguridades que nos dejan con la duda de saber si la respuesta que le daremos a aquel problema será adecuada, como todo ser humano
planteamos muchas posibles soluciones y todo depende como vemos las cosas con respecto a lo actual, como las tomamos cuando algo malo
sucede, o sorprendente, pero una probabilidad acertada se logra con un estudio lento y detallado de aquella situación; otro claro ejemplo de la
probabilidad en la vida cotidiana es cuando nos hacemos preguntas tan simples como: ¿será que el profesor está de buen humor hoy? ¿Estará
muy difícil el examen? ¿Qué será de almuerzo? ¿Quien ganara el concurso que realizaron en el colegio? Son preguntas y hechos tan simples y de
los cuales nunca nos imaginamos que requieren ser interpretados como pensamientos probabilísticos de los cuales hacen parte del azar, otro de
los tantos ejemplos es: ¿cual será la probabilidad de que en un juego de parques el jugador numero dos saque tres veces seguidas numero par?;
aunque este no es un ejemplo que nos ocurre inconscientemente si es muy común que durante un juego nos formulemos preguntas como estas.
Los ejemplos presentados anteriormente son una muestra muy clara de que el tema de la probabilidad nos indica que es de suma importancia, no
solo para educar al pensamiento racional sino para la intuición de todas las personas para tener la capacidad de enfrentarse a problemas
aparentemente sencillos donde tengamos que usar el azar que sin necesidad de tener un nivel alto de estudio podamos llegar a algo satisfactorio y
placentero. En conclusión en nuestras vida siempre ha existido y existirá la probabilidad, esta es una práctica que se lleva en la mente del ser
humano por naturalidad muchas veces esta se produce inconscientemente es como si el cerebro analizara cada situación propusiera las posibles
soluciones, consecuencias o sucesos, así como una vez dijo Aristóteles, la probabilidad es lo que puede ocurrir, y es verdad sin necesidad de
saber el futuro podemos averiguar, comprobar y mostrar múltiples situaciones que se nos presentan, solemos utilizarla en su gran mayoría para
tomar decisiones, por ejemplo: que probabilidad hay de que al invertir en un negocio las ganancias sean del 50%, o en el caso estudiantil, cual es la
probabilidad de que si nos sacamos mala nota en un examen la materia nos quede con un promedio básico. Aunque no todo sobre la probabilidad
o más específicamente los juegos de azar, de suerte o de habilidades son buenos, ya que muchas veces las personas que juegan muy ha seguido
lo vuelven como un vicio ya que sienten la necesidad de jugar en todo momento y apostar cada vez más, a este evento o enfermedad se le llama
ludopatía esta es una enfermedad naturalmente progresiva y dañina, la persona se ve obligada a jugar, apostar y ganar, además cree que perder
es culpa de el, incluso si ganar o perder depende o no del jugador. El juego de azar puede pasar a ser recreativo y divertido a ser una adicción muy
difícil de evitar y cambiar, esta enfermedad puede ocasionar daños psicológicos, familiares, vocacional afectando de manera negativa la vida
personal del individuo.