Sei sulla pagina 1di 7

Historia del Baile Deportivo

Los términos baile de salón de competición, baile deportivo, baile de competición


y DanceSport se usan para denominar el baile como modalidad deportiva.

En cada continente tenemos algo que nos diferencie de los otros, y lo mismo
pasa con los idiomas, dialectos, comidas y por supuesto bailes.

Desde sus inicios, el ser humano ha utilizado la danza como medio de expresión.
Pero a medida que el hombre fue evolucionando, también lo fue haciendo su
capacidad de comprensión, de adaptación y comunicación, omo esto contaba
como medio de comunicación entre nuestros ancestros, no es sorpresa que se
halla estilizado con el pasar de los siglos.

Fue en el siglo XVI, en enormes salones donde se presentaban los reyes, la


nobleza y jóvenes doncellas que comenzamos a registrarlo, cuando nuestros
antepasados comenzaron a formalizar este arte de sociabilizar por medio de la
expresión corporal y la música y a perfeccionarlo para convertirlo en el arte que
hoy conocemos como bailes de salón, para la época el primero en tratar de
incluirse fue el vals, que a pesar de ser poco aceptado en un comienzo,
posteriormente fue apreciado como arte, llevado a los salones y pulido por los
expertos para popularizarlo por el mundo. Para pasar de un intento de inclusión
a una tradición que ha pasado por toda Europa y a lo largo del planeta,

Fue a mediados del siglo XX que comenzó a gestarse el baile de salón como lo
conocemos en la actualidad y en los diferentes concurso a nivel mundial.

Mientras que los bailes de salón son más relajados, más de “ocio”, los bailes
deportivos son eso, un deporte. Fue en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000,
donde se presentó una pequeña demostración de este tipo de bailes, para
estudiar la posibilidad de que algún día se conviertan en un deporte olímpico.

Muchos son los requisitos técnicos y físicos que hay que reunir para convertirse
en un bailarín deportivo de alto nivel, las aptitudes que debe reunir un bailarín
deportivo al más alto nivel son:
 Excelente fuerza y forma física,
 agilidad y coordinación,
 interpretación musical,
 resistencia,
 gracia y estilo,
 disciplina
 y trabajo en equipo, etc.

En este tipo de baile se respetan direcciones y se siguen unas normas


establecidas y escritas (descripción de figuras, alineamientos, etc.), bailándose
en todo el mundo de la misma forma. En esta modalidad solamente están
incluidos 10 bailes. El término “Baile Deportivo”, traducción del alemán
"Tanzsport", designa una forma evolucionada de baile de salón que es objeto de
competiciones de carácter deportivo. Su técnica es fruto de una larga tradición
internacional y comporta a la vez un elevado grado de ejercicio físico así como
un importante componente artístico. Se práctica en cerca de setenta países
repartidos por todo el mundo, los cuales se hallan representados en la World
Dance Sport Federation (WDSF). En muchos de estos países el baile deportivo
está reconocido oficialmente como deporte y en algunos casos como deporte
olímpico.

Seguramente, si alguien nos preguntase en este momento que es bailar le


responderíamos que se trata de mover el cuerpo al ritmo de una música que
suena en el ambiente, y que es una acción que se suele realizar cuando estamos
en una fiesta o discoteca, en alguna celebración, o en algún espectáculo.

Sin embargo, pocas personas caerán en la cuenta de que el baile también puede
ser un deporte, reconocido como tal, que cuenta con numerosas federaciones a
niveles nacional e internacional, en incluso ostenta la categoría de deporte
olímpico.

Fue a mediados del siglo XX que comenzó a gestarse el baile de salón como lo
Fue este filtro lo que le puso en alto a los miles de bailes nacidos entre 1910 y
1930, para que solo los más fáciles de enseñar y aprender perduraran, para
difundirlos en Estados Unidos y Europa y comenzar una revolución artística
inconsciente.
Cada baile popular pasó por un proceso de análisis, codificación, publicación y
enseñanza de prueba “estándar” por bailarines profesionales para poder elegir
cuales prosperarían. Cada uno con pasos básicos que generaran confianza
entre sus practicantes para ser desempeñados incluso con nuevas parejas.

Todo un cambio social ocurrió entre Estados Unidos, Latinoamérica y Europa


durante el tiempo de la guerra mundial dando un vuelco a las costumbres
sociales que para la época se habían forjado.

Latinos

De un carácter radicalmente distinto al del estándar, los bailes latinos expresan


fuerza y, sobre todo, sentimiento. Una fuerza y un sentimiento que toda pareja
debe saber transmitir a todos aquellos que están viendo y evaluando sus
evoluciones sobre la pista. Una de las características que también distingue a
los latinos, es el movimiento de caderas que acompaña a los pasos.

Pasada la fiebre del baile y ya conocida y popularizada esta actividad como


medio social, surge lo que conocemos como baile deportivo o de competencia.

Es parte del ser humano el competir por ser el mejor en algo, por demostrar
técnica y destreza. Ya sea a la hora de cazar, cocinar, cortejar o bailar. Con el
tiempo, algunos bailarines debutantes como otros con más experiencia en su
afán de perfeccionar el arte de la danza, crearon los estilos de competencia.

Pero fue desde los inicios del siglo XIX, debido a la rápida difusión de estilos
alternativos que comenzó a formarse la idea de consagrar los bailes de salón
como actividades deportivas, y por supuesto, para mantener una uniformidad en
el asunto para regularla dado así las pautas de reglamentos.

Esto comenzó a mediados de 1920 debido a la gran cantidad de naciones


europeas pioneras de nuevos estilos, definiendo normas y conceptos para una
regulación más universal. Fue a finales de la década cuando maestros británicos
definieron los estándares para un “estilo inglés” que pronto sería adoptado en
todos lados.

Estilo Estándar

Nos encontramos en la categoría más clásica y elegante dentro del baile


deportivo. Es lo que viene siendo la conversión en deporte, competición y
disciplina, de los bailes clásicos de salón tradicionales.

Se trata de bailes clásicos y tradicionales, de estilo sobrio, elegante, y cuya


indumentaria se encuentra acorde a estas características: traje para los
hombres, y elegantes vestidos de largas faldas para las mujeres, faldas que se
moverán en cada movimiento al compás de los pasos efectuados.

Vals inglés
Aparecido durante las primeras décadas del siglo XX, coincidiendo con la etapa
de la 1ª guerra mundial, el vals inglés pretende aportar más lentitud en los
movimientos respecto al entonces, tradicional vals vienés.

Y, pese a su nombre, su origen no se sitúa en Inglaterra, sino en la ciudad de


Boston, Estados Unidos.

El vals inglés se baila en pareja, enfrentados ambos, con un paso básico de


paso-al lado-cerrar. Los movimientos que se efectúan son ondulatorios,
elegantes y lentos.

Vals inglés

El tango “tradicional” es un baile surgido en Argentina en el siglo XIX, sin


embargo, el tango que se baila en las competiciones de baile deportivo es algo
distinto de este primer baile.
El tango europeo aparece en Francia, donde tras haberse extendido por todo el
país, empezó a mostrar más popularidad en el resto de Europa.

Es un baile en el que se realizan pasos largos, se efectúan vueltas, se realizan


rápidos giros de cabeza y, en definitiva, es algo menos marcado que el tango
argentino tradicional.

Vals vienés

Como ya hemos comentado unos párrafos más arriba, se trata del vals
tradicional, más rápido y movido que el vals inglés al que dio lugar. En este caso
su nombre sí que indica su origen, ya que aparece en el Tirol austríaco sobre el
siglo XII.

Es un baile elegante que combina pasos largos con pasos cortos, de manera
que se forma un paso principal largo-corto-corto, y que se baila en pareja frente
a frente.

Slow Fox

Baile que ya puede resultar un poco más desconocido para algunas personas,
se trata de una variante más lenta del foxtrot o fox, aparecido durante principios
del siglo XX.

El slow fox es un baile que requiere una elevada técnica para llevarlo a cabo,
donde se realizan pasos largos en los que se deslizan los pies sobre el suelo,
junto a lentos movimientos ondulantes.

Quickstep

Este es el que, probablemente, sea el estilo de baile más movido dentro de la


categoría de bailes estándar, aunque no por ello pierde la elegancia.

Formado por rápidos y marcados movimientos, responden a la música alegre


que marca los pasos de este estilo surgido en la década de los años 20 en los
Estados Unidos.

El quickstep es la combinación del estilo slow fox, del cual acabamos de hablar,
del one-step y del charleston, precursor del actual swing.

Cuenta con algunos pases característicos, como por ejemplo los chassés (salto
en el que los bailarines se desplazan y en el cual las piernas se juntan), el cuarto
gira, o el paso de bloqueo.

En 1935 fue fundada la Federación Internacional de Danza Amateur (FIDA) en


Praga por nueve países Europeos, dando inicio al primer campeonato mundial
de danza un año después. Esta asociación existió por veinte años, periodo
marcado por la Segunda Guerra Mundial y en el que surgieron las nuevas
tendencias que más adelante serían aceptadas por organismos del mismo tipo.

Cuando FIDA suspendió sus actividades, Alemania propuso inmediatamente


crear una nueva asociación. En esta ocasión, solo ocho naciones europeas
respondieron el llamado creando el Consejo Internacional de Bailarines Amateur
(ICAD) en mayo del 57.

Al año siguiente de su creación, cuatro nuevas naciones mostraron votos a favor


mostrando un creciente interés en la comunidad europea. Sin embargo, los
intentos de reconciliación entre la danza amateur y profesional se veía distante.

No fue sino hasta 1965 que se firmó el Acuerdo Bremen, estableciendo que el
ICAD sería ahora quien concedería y controlaría las competencias amateur
internacionales y el Consejo Internacional de Bailes de Salón (ICBD) tendría las
mismas responsabilidades con las competencias profesionales.

Fue a finales de siglo cuando luego de ser reconocido por el Comité Olímpico
Internacional como DanceSport e integrado en la Asociación Internacional de
Juegos Mundiales que su nombre fue finalmente cambiado a Federación
Internacional de Baile Deportivo (WDSF).

En la actualidad son estos los organismos encargados de regular ambas


actividades a nivel competitivo. Y fueron las que ellas junto a sus profesionales
capacitados llegaron al consenso sobre las normas internacionales a evaluar.

Hoy conocemos esta disciplina con diferentes nombres, pero ya sea que se
refieran a Baile Deportivo, Baile de Salón de Competición, Baile de Competición
o DanceSport, sabemos que nos referimos a la aplicación deportiva de la danza
como tal, donde se busca cumplir con una serie de requisitos, directrices y
normas previamente establecidas y se pondrán a prueba las figuras, técnica y
actitud de los bailarines.

Estas normativas se crearon para mantener un estándar o línea concreta a


seguir, creando una variante internacional para cada estilo de baile, respetando
en medida de lo posible las tradiciones y características particulares de cada uno
pero formando una guía para bailarines de todo el mundo.

Dando paso al conocido estilo internacional de cada estilo se vio nacer a una
nueva forma de baile, una forma evolucionada de bailar. Y con esto, se creó un
idioma que bailarines de todo el mundo entienden, que ya solo falta añadir estilo
personal y técnica pero haciendo de cada paso algo entendible sin variables en
cada frontera.

Esto generó cierto alivio para los bailarines internacionales ya que con el paso
del tiempo la modalidad deportiva se fue esparciendo por todo el mundo por los
verdaderos atletas amantes de las danzas siendo hoy ya 70 países los que la
practican, pero siendo los mismos pasos y figuras con el toque personal de
aquellos que lo presenten, respetando siempre cada una de las directrices.

Todos ellos implican tener un nivel avanzado en danza y horas y horas de


entrenamiento. Fue en el 2000 en los Juegos Olímpicos de Sidney que surgió la
primera demostración de este deporte con el fin de que formase parte de este
evento en el futuro, estudios que aún siguen en proceso.

Si tu deseo es convertirte en bailarín de bailes de salón de competencia, debes


comenzar desde ya a desarrollar y perfeccionar ciertas habilidades y destrezas
físicas y mentales como fuerza, agilidad, coordinación, resistencia, interpretación
musical, gracia, estilo, disciplina, trabajo en equipo y sobre todo pasión.

Si has probado bailar y te sientes como otra persona, confiado, seguro y libre. Si
sientes que descubriste una parte de ti la primera vez que danzaste o si te sientes
conectado con la música, que tu cuerpo se deja llevar y puedes expresar las
tonadas a la perfección, un don natural, un talento o un placer, entonces el baile
deportivo puede ser una opción para ti.

El baile es una actividad física de excelencia y considerada elitista


profesionalmente hablando, pero si quieres entrar a este mundo de lleno lo único
que debes hacer es bailar, dejarte llevar y conocer tu cuerpo.

Los bailes de salón liberan y te dan incluso la oportunidad de socializar mientras


te pones en forma, de disfrutar cada instante de la música y de salir con un aire
nuevo de cada lección. ¡Nunca es tarde para comenzar a bailar!