Sei sulla pagina 1di 2

Resumen de: Diversidad amenazada. 2011.

Javier Diéguez-Uribeondo, Catherine Sonty-Grosset,


Julian Reynolds, Jesús Muñoz y Francesca Gherardi

Cambios en la biodiversidad.
La extinción de especies, es decir, la pérdida de biodiversidad es un hecho natural. Sabemos que la
mayoría de las especies que han existido se han extinguido, y que la duración media de una especie es
de unos 2-10 millones de años. Por lo tanto, la diversidad biológica, nunca ha sido la misma. La
biodiversidad ha pasado por periodos que han dado lugar a gran generación de formas de vida, y por
periodos de grandes crisis y extinciones masivas en los que un gran número de especies han
desaparecido. Estás extinciones o pérdidas de diversidad no son en sí mismas, ni buenas ni malas, sino
que son un hecho natural. Sin embargo, en la era moderna debido a la acción del hombre, las especies y
los ecosistemas se ven amenazados en una dimensión no antes vista en la historia del planeta tierra
hasta el punto de que se está hablando de la sexta extinción (cerca de 30.000 especies se extinguen cada
año). La actividad y sobrepoblación humana, está poniendo en riesgo no sólo la supervivencia de
nuestra especie, sino también a la propia vida en la tierra.
El término Biodiversidad surgió en un intento del Dr. E. O. Wilson por alertar sobre la pérdida de
diversidad biológica en la tierra y de las extinciones masivas. El inventor del término dijo en 1985:
“Lo peor que podría pasar durante los años 80 no es la pérdida de las fuentes de energía, el colapso de
la economía, una guerra nuclear puntual, o la imposición de un sistema de gobierno totalitario. Aunque
estas catástrofes serían terribles para nosotros, podrían repararse en unas pocas generaciones. El
proceso sin igual que está ocurriendo en los 80 y que llevará millones de años corregir, es la pérdida de
la diversidad genética y de las especies debido a la destrucción de los hábitats naturales. Esta es la
estupidez que con menor probabilidad nos perdonen nuestros descendientes.” - E.O. Wilson, 1985

Amenazas del ser humano


La biodiversidad se encuentra amenazada por una gran variedad de actividades humanas, que a
continuación se mencionan:

La destrucción de hábitats y su pérdida representa la mayor amenaza actual a la biodiversidad.


Algunos ejemplos son la pérdida del bosque tropical, utilizado para terrenos agrícolas y ganaderos o
para la producción de madera y papel. La conversión de humedales en áreas de acuicultura, campos de
arroz o pastos. Las aguas continentales están siendo de arrasadas en busca de pesca.

La contaminación es consecuencia de la producción de desechos, algunos de los cuales acaban en


nuestra atmósfera, ríos y manantiales afectando a los ecosistema y ocasionando la disminución o
pérdida de especies y, por lo tanto, de biodiversidad. Por ejemplo: las actividades agrícolas contaminan
los ecosistemas acuáticos por la adición de fertilizantes y pesticidas, y la generación de desechos
orgánicos. El resultado es que los ecosistemas desaparecen y sus especies se extinguen localmente.

Especies invasoras. Durante gran parte de nuestra historia, el intercambio de especies de plantas y
animales alrededor del mundo se ha considerado como algo bueno. Se han utilizado, principalmente
como recursos alimenticios, médicos, recreacionales y ornamentales. Sin embargo, hoy en día, las
especies alóctonas y, entre ellas, aquellas que se comportan como invasoras se encuentran en todos los
ecosistemas teniendo la capacidad de llegar a ser dominantes sobre las especies autóctonas, y
afectando negativamente a los procesos de los ecosistemas, e incluso a nuestros intereses económicos.
Algunas de las formas que las especies invasoras desplazan a las autóctonas son:
-patogenicidad o actuación como vectores de patógenos. Algunos ejemplos:

1
(1) La malaria aviar y el poxvirus llegaron a través de mosquitos alóctonos a Hawaii provocando
extinciones de poblaciones de de especies de aves autóctonas;
(2) La introducción de ganado de la India en África por las tropas italianas y la introducción del virus
de la peste bovina diezmaron las poblaciones de antílopes y de la ganadería local a finales de 1800.
-Competencia entre especies. Ejemplos:
(1) el visón europeo Mustela lutreola, está en una mala situación por pérdida de hábitat y la caza
desmedida, agravada ahora por la competencia con el introducido visón americano Mustela vison;
(2) en 1997 en el lago St. Clair, EEUU, todas la especies autóctonas de la familia de moluscos
Unionidos se extinguieron al competir con el introducido mejillón cebra Dreissena polymorpha
-Depredación. Ejemplo clásico: En los años 50, en el Lago Victoria fue introducida la perca del Nilo
(Lates niloticus). Especie predadora y voraz, su introducción provocó, casi 20 años después, la
desaparición de más de 200 especies de cíclidos del género Haplocromis. Hasta entonces, se podían
encontrar en el lago más de 300 especies distintas de estos peces endémicos.

Enfermedades emergentes. La pérdida de biodiversidad puede afectar la diversidad genética de las


poblaciones, lo que a su vez afectará su sistema inmunológico facilitando que los microorganismos
patógenos se expandan rápidamente produciendo epidemias con riesgo de pandemia. Un ejemplo de
enfermedad emergente es la gripe aviar (influenza aviar ó IA), que se da en todo el mundo y puede
afectar a todas las especies de aves, así como cerdos, felinos, caballos, mamíferos marinos y al hombre.

Cambio climático es un cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que
altera la composición de la atmósfera mundial. El Cambio Climático es consecuencia del incremento de
los llamados “gases de invernadero”, como el dióxido de carbono, que atrapan el calor y calientan la
superficie de la Tierra. Las emisiones provenientes de actividades humanas como la quema de
combustibles fósiles y los cambios en el uso del suelo son las responsables de este incremento. Es
posible que, antes del fin de este siglo, el Cambio Climático se convierta en la principal causa de
pérdida de la biodiversidad debido a que la rapidez del cambio climático es mayor que la de muchos
organismos para migrar a lugares donde encontrar las condiciones adecuadas para su vida, impidiendo
que puedan adaptarse a las nuevas condiciones. Además, las carreteras, ciudades y otras barreras
asociadas a la presencia humana impiden enormemente la migración de las especies que si pudiesen
desplazarse a los nuevos territorios donde se ha desplazado su clima óptimo.
La gravedad del cambio climático se puede apreciar en la predicción de que a finales de este siglo la
temperatura media global aumentará de 1.5 a 6 °C ocasionando: ascenso global del nivel del mar de 9 a
88 cm, olas de calor, tormentas y huracanes extremos, mayor calentamiento del Ártico y de la
Antártica. En consecuencia, muchos investigadores temen que para el final de siglo una enorme
cantidad de especies desaparezca.