Sei sulla pagina 1di 4

Sábado 14 de diciembre de 2019

Tema: Emmanuel. Con nosotros está Dios.


Oración:
Bendito seas, Señor, porque viniste al mundo para salvarlo. Que tu Palabra nos mantenga
en vela aguardando tu venida y salvación, para que con la fuerza de tu espíritu seamos
testigos de tu llegada a todos los pueblos. Te lo pedimos a ti que vives y reinas por los
siglos de los siglos.
Lectura bíblica: Isaías 7:14
Por tanto, el Señor mismo os dará una señal: He aquí, una virgen1 concebirá y dará a luz un
hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel2a.
Introducción:
Contexto: Acaz es hijo de Jotam. Pertenece al linaje davídico. El reino de Judá se encuentra
rodeado por Siria y Efraín. La intención de Siria y Efraín es obligar a Judá a que se una a
ellos y así puedan pelear contra Asiria. Sin embargo, a pesar de que Isaías le ha advertido
del terrible error, Acaz se alía con Asiria. Las consecuencias son desastrosas. Judá queda
siendo siervo de Asiria y pagando impuestos sumamente altos y Asiria destruye a Samaria,
capital de Efraín, en el 722 a.C.
Dios le está hablando a Acaz por medio de Isaías para que recuerde que la promesa del
Señor continúa vigente: “...te daré reposo de todos tus enemigos, y el Señor también te hace
saber que el Señor te edificará una casa... (2 Sa 7:11)”. La palabra de Dios por medio del
profeta Isaías para Acaz, es un voto de confianza. Dios quiere mostrar su fidelidad con la
casa de David, y a pesar de que Acaz es perverso, Dios quiere librar a Judá.
En el peligro Dios le dice a Acaz que confié en él. Le ofrece mostrarle una señal, pero el
rey, con un acto ambiguo, la rechaza. Sin embargo, Dios da la señal: una virgen concebirá.
Su hijo se llamará Emmanuel. Dios está con nosotros. Él traerá verdadera libertad al pueblo
de Dios. Esto puede estar relacionado con Ezequías.
Antes de todo esto, Dios ha visto la situación que está enfrentando su pueblo a causa del
pecado de sus dirigentes. La pregunta suena un tanto apremiante: ¿Quién irá por nosotros?
Isaías responde: Yo iré, envíame a mí.
Su tarea es proclamar la Palabra del Señor delante de los opresores.
Ilustración:
Con todo lo que ha pasado en nuestro país durante esta década, creo que el pueblo de Dios
se ha hecho cada vez más notable ante la sociedad. Para bien o para mal, así ha sido. Quiero
resaltar tres eventos: la marcha en contra de las cartillas de adoctrinamiento en ideología de
género, el proceso de paz y la creciente fuerza electoral que ha elegido representantes
políticos en los diferentes cargos públicos. En estas esferas algunos sectores de la iglesia no
han sido agentes de salvación y mucho menos representantes de Dios. Por el contrario, se
han convertido en opresores, en violentos y en individuos auto-contradictores.
- Ataque a personas más que a argumentos
- División entre facciones cristianas a favor o en contra de los acuerdos firmados.
- Divisiones por ideologías políticas.
El clamor del Señor frente a la situación de nuestro país, frente a la situación de América
Latina sigue siendo el mismo: ¿Quién irá por nosotros? El rol de la iglesia, sin duda, es el
rol del profeta. Dios envió a Isaías, luego de que este se ofreciera, a predicar un mensaje de
justicia, observancia de la ley y futura restauración como resultado de la obediencia.

I. ¿Qué significa para Acaz oír el nombre Emmanuel?


Sin duda, este nombre en los oídos de Acaz le recuerda que todo su pecado está delante del
Señor. Que no hay nada oculto ante él. Pero también debe hablarle de su soberanía. Nada
de lo que está pasando pasa a sus espaldas. Él está presente, conoce la situación, lo que
pase, pasará porque él lo habrá permitido.
Me gusta el término que usa el profeta Zacarías. Zac 3:8: “Escucha ahora, Josué, sumo
sacerdote, tú y tus compañeros que se sientan ante ti, que son hombres de presagioa, pues he
aquí, yo voy a traer a mi siervo, el Renuevob.”
El renuevo= Ebed Tsemá
Ebed (hebreo) dulos (griego)= significan esclavo. La intención no es decir que la persona
pierde la capacidad de pensar. Es que se le niega esa facultad. El siervo de Dios no podía
ser autónomo en sus decisiones.
Ejemplos negativos: Nadab y Abiú
Uza
Con el tiempo la palabra siervo ha recibido una carga semántica diferente. Ahora, en
muchos lugares, siervo es un título que otorga un estatus elevado a quien lo posee. No
cumple su rol original.
II. ¿Qué se entendía cuando se hablaba de salvación y qué esperaban del Mesías
los judíos?
En primer lugar, para los judíos que escuchan a Isaías, es imposible relacionar a Emmanuel
con Dios. Ellos no pueden imaginar al Señor estando entre ellos. Ni siquiera Isaías mismo
podría pensar de esta manera.
Consideramos la salvación como algo individualista, hay regocijo por el infierno, porque
sabemos que el impío irá a ese lugar.
Esto nos impide pensar en la visión cosmológica y ecológica de la salvación.
Hoy la salvación es no ir al infierno. En el AT salvación era redimir una deuda a
alguien. La salvación es ser liberado del poder de los enemigos (político-militar),
era ser redimido de la esclavitud por un pariente cercano.
No tiene que ver con ir al cielo.
Isaías con sus poemas del siervo, nos habla de un Mesías que traerá salvación a las
naciones, reconciliación entre las especies visibles,
El Mesías es aquel que trae la justicia y aplica la justicia.
El Mesías es aquel que hace un sacrificio vicario (sustituto)
El Mesías es aquel que propicia la restauración de un nuevo universo. Es una
recreación. Esta es la restauración cósmica de Isaías.
Si nosotros vemos el Mesías (cristología) en el AT, podemos ver que este podría ser un rey,
sacerdote o profeta. No vemos la figura de un Dios encarnado que podría ser Emmanuel. El
profeta no tiene la idea de que YHVH se encarnará y que morirá. Cuando se piensa en ese
pasaje ellos piensan en que algún profeta será quien cumplirá todo esto. Otros piensan que
hace referencia a Israel en los tiempos del exilio. Cuando se habla del siervo sufriente, ellos
no piensan en que sea Dios el que se encarne y venga a sufrir.
III. Emmanuel para nosotros.
Desde este lado del mundo, con nuestro bagaje cultural, con nuestros estudios, con los años
de historia que han pasado sobre la humanidad; es justo preguntarnos qué significa
Emmanuel para nosotros hoy. Dios con nosotros. Tómese un minuto y piense en esto. Dios
está contigo hoy. La época del año nos facilita este recuerdo. Estamos a un día de iniciar las
novenas, se aproxima la fecha de navidad y, sin importar la forma como lo vea cada uno de
ustedes, el mundo entero celebra, o intenta celebrar, el cumplimiento de esta profecía de
Isaías. Una virgen concebirá y dará a luz a Emmanuel. Pero ¿qué significa esto?
El Mesías siempre, en todas las profecías del AT traía salvación. Ya vimos todas las esferas
de la salvación. No solo se ha limitado a librarnos del castigo eterno preparado para quienes
se niegan a obedecer. También ha saldado la deuda, nos ha hecho nuevas criaturas, nos ha
dado un propósito, una razón para levantarnos de la cama cada mañana. Él es nuestra
justicia, nuestra paz, nuestra satisfacción. Literalmente, Emmanuel, Dios con nosotros,
significa la plenitud de Dios contigo y conmigo. Dios está presente.
Conclusión:
En esto conocemos que Dios nos ama. En que, siendo aún pecadores, el murió por nosotros.
Que gracia tan maravillosa la que Dios derramó sobre nosotros.
Él creó el mundo, nos dio vida, nos dio libertad moral. Y a pesar de nuestras malas
decisiones, él sigue amando su creación. Emmanuel está representando la realidad de Dios.
Nunca se alejó. Estuvo presente en toda la historia de la humanidad. Hasta el día de hoy
sigue presente. Aquí está él. Está cuando le adoramos, está cuando somos agradecidos, está
cuando confiamos en él. Pero también está cuando no somos los mejores hijos. Cuando
hemos pecado, cuando no estamos creyéndole, cuando dudamos, cuando somos
desagradecidos. Su realidad, la realidad de ser Dios con nosotros, implicó sufrimiento.
Morir, experimentar quebranto. Probar el rechazo. Esa es todavía su realidad.
El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no
es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta
el mal recibido; no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo
sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero si hay
dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará.
(1 Corintios 13:4-8 LBLA)
Oración:
P. Tú que viniste al mundo para
salvarnos: Señor, ten piedad.
P. Tú que nos visitas continuamente con
la gracia de tu Espíritu: Cristo ten
piedad.
P. Tú que vendrás un día a juzgar
nuestras obras: Señor, ten piedad.