Sei sulla pagina 1di 5

NECESIDADES BÁSICAS EN EL PERÚ

I. INTRODUCCIÓN:

En el Perú llamamos servicios básicos a aquellos servicios como el agua potable,


alcantarillado o desagüe y la energía eléctrica con los que gozan las familias para poder
vivir con un estándar de calidad de vida en sus hogares. El país ha crecido, en un gran
porcentaje, tan informalmente que la gente ha preferido construir casitas de esteras sobre
terrenos inadecuados y además sin estos servicios, generando que la brecha en este tipo
de infraestructura nunca se cierre y por el contrario se acreciente.

Este problema es una realidad con los que siempre se ha tenido que lidiar, surgiendo
nuevos dilemas como los relacionados a la salud y estilos de vida que también se alejan
de la educación. Esto, a pesar de las cifras económicas favorables que se puedan tener,
no nos acerca a un país desarrollado, por el contrario, nos estanca en una imagen de
pobreza que trasciende fronteras.

II. OBJETIVOS:
 Conocer los servicios básicos existentes en nuestro país.
 Conocer como está distribuido los servicios básicos en el Perú.

III. DESARROLLO:
A) SERVICIOS BÁSICOS

 SERVICIO DE SALUD

Son aquellas prestaciones que brindan asistencia sanitaria. Puede decirse que la
articulación de estos servicios constituye un sistema de atención orientado al
mantenimiento, la restauración y la promoción de la salud de las personas.

Es importante tener en cuenta que los servicios de salud no contemplan sólo el diagnóstico
y el tratamiento de enfermedades o trastornos. También abarcan todo lo referente a la
prevención de los males y a la difusión de aquello que ayuda a desarrollar una vida
saludable.

Los resultados del Censo 2017, revelan que el 75,5% de la población del país cuenta con
algún tipo de seguro de salud, es decir, 22 millones 173 mil 663 personas, mientras que
el 24,5% que equivale a 7 millones 208 mil 221 no tiene seguro de salud.

En el período intercensal 2007-2017, la cobertura de seguro de salud se incrementó en


91,2% que equivale a 10 millones 574 mil 965 personas, con una tasa de crecimiento
promedio anual de 6,7%.

Según área de residencia, la población del área rural presenta mayor cobertura con 83,2%
(5 millones 49 mil 329); en tanto en el área urbana este servicio alcanzó al 73,5% (17
millones 124 mil 334) para la población de este ámbito.

En el período intercensal 2007-2017, el área urbana presenta mayor incremento con


106,0% (8 millones 810 mil 695), y el rural 53,7% (1 millón 764 mil 270).
Población con cobertura de seguro de salud según departamento A nivel departamental,
se observa en cinco departamentos, donde más del 85% de su población tiene

cobertura de seguro de salud, entre ellos: Huancavelica 320 mil 802 (92,3%), Apurímac
363 mil 639 (89,6%), Ayacucho 532 mil 887 (86,5%), Amazonas 326 mil (85,9%) y
Loreto 757 mil 196 (85,7%); mientras que los departamentos con menor cobertura son:
Junín 859 mil 346 (69,0%), Madre de Dios 95 mil 970(68,0%), Arequipa 910 mil 262
(65,8%), Puno 763 mil 765 (65,1%) y Tacna 199 mil 759 (60,7%).

En el periodo intercensal 2007-2017 se ha registrado mayor incremento en los


departamentos de Madre de Dios 56 mil 136 personas (140,9%), Junín 492 mil 160
(134,0%), Áncash 495 mil 354 (129,9%), San Martín 382 mil 414 (129,7%), Puno 422
mil 794 (124,0%), Piura 724 mil 63 (102,9%), Ucayali 187 mil 520 (101,7%) y Región
Lima 344 mil 654 (100,8%), entre los principales.

 SERVICIOS DE EDUCACIÓN

La Educación es un servicio que puede ser ofrecido a través de instituciones públicas,


fiscomisionales y particulares, con lo cual se garantiza la libertad de enseñanza y se
consagra la existencia de la educación particular (confesional o laica), así como de la
educación fiscomisional, siempre que cumplan con ciertas condiciones que responden al
carácter público del servicio educativo, entre las que se destaca que en todos los centros
educativos se debe ofrecer, sin costo, servicios de carácter social y de apoyo psicológico,
en el marco del sistema de inclusión y equidad social.

El Perú está rumbo al bicentenario y aunque ha dado pasos gigantes en ciertos aspectos,
la educación aún es un tema pendiente. Según el Informe global de competitividad 2017-
2018 del Foro Económico Mundial, Perú ocupa el puesto 127 en calidad del sistema e
ducativo, de 137 países estudiados.

Siendo la base para el desarrollo del país, existen muchos retos urgentes que aún están
pendientes para mejorar la educación y poder consolidarnos como un país estable
económica y socialmente. Algunos de estos desafíos son:

1) Reducir el analfabetismo

De acuerdo con datos del Ministerio de Educación (MINEDU), la tasa de analfabetismo


en el Perú es de 5.9%, siendo más de 1 millón 300 mil las personas que no saben leer ni
escribir. Reducir esta brecha es uno de los temas pendientes desde hace mucho años.

Las personas analfabetas tienen probabilidades muy reducidas de tener un trabajo formal
y son más propensas a que sus familiares presenten las mismas dificultades.

Las regiones con mayores niveles de analfabetismo en el país son: Apurímac,


Huancavelica, Huánuco y Ayacucho con tasas que varían entre 12% y 15%, superando el
promedio nacional.

Las Tasas de analfabetismo según departamento Los siguientes departamentos presentan


las tasas más altas de analfabetismo: Apurímac (15,2%), Huancavelica (13,8%), Huánuco
(13,1%), Ayacucho (11,7%) Cajamarca (11,5%), Cusco (10.9%) y Ancash (10,0%) y
Puno (9,5%); mientras los departamentos con menor tasa de analfabetismo son: La
Provincia de Lima (2,0%), Provincia Constitucional del Callao (2,2%), Ica (2,6%), en
estos departamentos prácticamente se ha erradicado este problema.

2) La inversión en educación

Según datos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Perú es el país que menos
invierte en educación en Sudamérica, tomando en cuenta el porcentaje del PBI.

Apenas el 3.7% del PBI es destinado a actividades educativas, así, el presupuesto


promedio de una escuela regular por alumno es de 459 soles.

Si hacemos una comparación con países vecinos, tenemos que Venezuela, Bolivia y
Brasil destinan al menos 6%. Sin inversión no se puede hacer mucho, más que tratar de
usar los recursos que ya se tienen al máximo.

3) Niveles de compresión lectora y matemáticas

La prueba PISA de la OCDE mide cada 3 años el nivel educativo de estudiantes de 15


años. Aunque en los últimos resultados de 2015, los escolares peruanos mejoraron en
ciencias (63), matemáticas (61) y comprensión lectora (62) respecto al 2012, Perú
mantuvo puestos bajos en un total de 69 países estudiados.

Esto tiene muchos problemas detrás, como la calidad educativa, la preparación de los
docentes, los métodos de enseñanza, entre otros. Solo para cerrar los datos preocupantes,
el Ministerio de Cultura indica que los peruanos leen menos de un libro al año.

4) Acceso a la educación superior

Según la Estadística de la Calidad Educativa (ESCALE) del Ministerio de Educación,


solo 3 de cada 10 jóvenes accede a educación superior en el Perú. Una cifra realmente
baja que se debe principalmente al tema económico.

El hecho de que no estudien dificulta el acceso a un trabajo estable y formal, lo cual se


refleja en la estadística: 1,4 millones de jóvenes entre 15 y 29 años no estudia ni trabaja.
Esto da paso muchas veces a que los jóvenes caigan en vicios como adicción al juego o
drogas. En este sentido, el apoyo de la empresa privada a través de becas e inversión
constituye una de las principales formas de reducir la brecha y apoyar el talento.

5) Continuar con el licenciamiento de universidades

Uno de los pasos más importantes en cuanto a educación superior es asegurar la calidad
educativa. Si bien SUNEDU ha iniciado el licenciamiento a nivel nacional de
universidades, aún quedan muchas que están en camino a lograrlo.

De 143 universidades que existen en el país, 54 cuentan con licenciamiento, es decir, más
de la mitad aún no realizan este proceso. Es importante que lo hagan pues de esta manera
confirman que cuentan con las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) para poder brindar
el servicio educativo.
Los puntos que deben sustentar comprenden la existencia de objetivos académicos,
grados y planes de estudio; infraestructura y equipamiento; personal docente calificado;
mecanismos de inserción laboral, entre otros. Todos estos factores clave para garantizar
una enseñanza de calidad.

VIVIENDA

El 76% de las viviendas en el Perú son propias.El Instituto Nacional de Estadística e


Informática (INEI) dio a conocer que de acuerdo con los resultados de los Censos
Nacionales 2017, en el país existen 10 millones 102,849 viviendas particulares, lo que
significa un incremento de 33.5% con respecto al 2007, cifra que se traduce en 2 millones
536,707 viviendas adicionales en una década.

Viviendas particulares censadas, según departamento En el periodo intercensal 2007-


2017, los departamentos de Madre de Dios (5,5%), Arequipa (5,1%), Tacna e Ica (4,2%
en cada caso), Tumbes (3,8%), Ucayali (3,7%), Moquegua (3,6%), Provincia de Lima
(3,5%), Piura (3,2%), San Martín (3,1%) y Región Lima (3,0%) presentan tasas de
crecimiento de viviendas particulares, que se encuentran por encima del valor nacional
(2,9%). Por otro lado, Huancavelica (1,1%) y Huánuco (1,5%) son los departamentos que
muestran menores tasas de crecimiento. Cabe también señalar que son cinco
departamentos y la Provincia de Lima las que concentran más de la mitad de viviendas
particulares del territorio nacional (53,3%), entre las que destacan Provincia de Lima (2
millones 607 mil 336), Puno (605 mil 303 viviendas), Arequipa (565 mil 799 viviendas),
Piura (558 mil 102 viviendas), La Libertad (549 mil 365 viviendas) y Cajamarca (503 mil
426 viviendas).

B) SERVICIOS BÁSICOS

 SERVICIO BÁSICO DE AGUA

En el sector de agua potable y saneamiento del Perú, se han logrado importantes avances
en las últimas dos décadas del siglo XX y primera del siglo XXI, como el aumento del
acceso de agua potable del 30% al 62% ocurrido entre los años 1980 al 2004 y el
incremento del acceso de saneamiento del 9% al 30% entre los años 1985 al 2004 en las
áreas rurales.3 Asimismo, se han logrado avances en la desinfección del agua potable y
el tratamiento de aguas negras. Sin embargo, quedan muchos retos en el sector, tal como:

*Insuficiente cobertura de servicios


*Mala calidad de la prestación de servicios que pone en riesgo la salud de la
población
*Deficiente sostenibilidad de los sistemas construidos
*Tarifas que no permiten cubrir los costos de inversión, operación y mantenimiento
de los servicios
*Debilidad institucional, financiera.
*Recursos humanos en exceso, poco calificados y con alta rotación.

Los resultados del Censo de 2017: XII de Población y VII de Vivienda, revelan que en el
país existen 7 millones 698 mil 900 viviendas particulares censadas con ocupantes
presentes, de este total el 78,3%, es decir 6 millones 30 mil 161 viviendas, tienen acceso
al agua por red pública domiciliaria: 67,1% tiene conexión a red pública dentro de la
vivienda, que representa a 5 millones 162 mil 821 viviendas y el 11,3% red pública fuera
de la vivienda pero dentro de la edificación que equivale a 867 mil 340 viviendas. Por
otra parte, el 4,7% de las viviendas particulares (362 mil 121) se abastecen de agua a
través de pilón de uso público. El 7,3% de las viviendas particulares que equivale 562 mil
275, obtienen agua para consumo humano de pozo (subterráneo).

El Censo de 2017, revela que existe un déficit de cobertura de abastecimiento de agua de


9,7% que representan a 744 mil 343 viviendas particulares, las que consumen agua
proveniente de: camión cisterna u otro similar (324 mil 832 viviendas) de rio, acequia,
manantial o similar (347 mil 283) y otras formas de abastecimiento como solicitar al
vecino u otra forma (72 mil 228 viviendas).

Durante el período intercensal 2007-2017, se ha incrementado las viviendas con acceso a


agua por red pública dentro de la vivienda en 1 millón 658 mil 163, que equivale a una
variación porcentual intercensal de 47,3%, con una tasa promedio anual de 3,9%. Las
viviendas particulares que se abastecen de agua por red pública fuera de la vivienda pero
dentro de la edificación aumentaron en 52,5% en el período intercensal, a una tasa
promedio anual de 4,3%.

Las viviendas particulares que consumen agua de pilón de uso público aumentó en 48,9%
(118 mil 880 viviendas) a una tasa promedio anual de 4,1%. En tanto, las viviendas que
se abastecen de agua

subterránea (pozo) aumentaron en 9,1% (46 mil 686 viviendas) en el período intercensal
y en 0,9% en promedio anual.

Por otro lado, disminuyeron en 66,1% (677 mil 371) las viviendas particulares que se
abastecen de agua proveniente de río, acequia o manantial y en 73,9% (204 mil 302
viviendas) los que obtenían agua de vecino o de otra forma. En tanto, las viviendas
particulares que compran agua de camión cisterna se incrementaron en 21,8% (58 mil 173
viviendas) y creció a una tasa promedio anual de 2,0%.

El Censo de 2017 registró 6 millones 30 mil 161 viviendas particulares con ocupantes
presentes que tienen conexión domiciliaria de agua por red pública (dentro y fuera de la
vivienda). Según departamentos, en ocho de ellos más del 80% de las viviendas
particulares tienen conexión de agua por red pública destacando la provincia de Lima con
88,4%, lo que equivale a 1 millón 923 mil 300 viviendas, la Provincia Constitucional del
Callao con 88,3%, es decir 216 mil 203 viviendas, además de Apurímac con 84,6% (102
mil 27 viviendas), Ica con 84,0% (186 mil 258 viviendas), Ayacucho con 83,6% (144 mil
959 viviendas), Lambayeque con 82,2% (238 mil 253 viviendas), La Libertad con 82,1%
(362 mil 609 viviendas) y Áncash con 80,3% (237 mil 551 viviendas). En tanto, la menor
cobertura se detectó en los departamentos de: Ucayali con 59,6% (70 mil 140), Huánuco
58,8% (111 mil 564), Loreto con 50,1% (94 mil 947) y Puno con 47,2% (182 mil 479).