Sei sulla pagina 1di 28

EL QUE TENGA OÍDOS

Una edición del Ministerio Pastoral de Iglesia de


Dios Jehová Justicia Nuestra

Guía de oración para 21 días


Prefacio
El Que Tenga Oídos, es una guía para enriquecer su participación en los 21 días de ayuno, del 14 de
enero al 03 de febrero de 2019, esperamos ayunar y orar por el resurgimiento de la presencia de Dios en
nuestra iglesia local. El objetivo será recibir de Dios las palabras que nos permitan realinear nuestras
vidas hacia su santa voluntad para su amada iglesia. Sabemos que una iglesia alineada a la voluntad de
Dios, será de mucha bendición para una comunidad que, con ansias, desea encontrarse con la paz de
Dios.
Cada día en esta guía de oración, encontrará Escrituras tomadas del mensaje que Pablo recibe para la
iglesia, estando en su cautiverio en la isla de Patmos, a través del cual, Dios trata con su amada iglesia
para producir en ella los cambios necesarios para hacerla victoriosa. Del mismo modo, esperamos que
podamos hacer todos los ajustes requeridos para responder positivamente al mensaje de Dios para
nosotros hoy. Nuestra oración, es que nuestros oídos sean abiertos a la voz del Espíritu Santo, quien
habla a su amada iglesia.
Encontrará sugerencias diarias para la oración. La oración es una relación con el Creador del universo.
Jesús quiere que dediques tiempo conociéndole a él, Sus propósitos y Sus caminos, al orar. Él quiere
hablarte sobre tu vida y tu participación en Su plan para la redención del mundo. Usted notará que cada
día se le pide que hable con el Señor acerca de lo que debe hacer para aplicar lo que está escuchando de
Él. No seas oidor solamente; Conviértase en un obediente "hacedor" de la Palabra.
El ayuno puede ser una nueva disciplina para usted. Si es así, haga alguna investigación o pregunte a
alguien sobre el ayuno. Esto puede incluir negarse a sí mismo la comida, o podría incluir un ayuno de la
televisión o de los medios de comunicación durante una temporada. El ayuno aumenta su hambre de
Dios y su enfoque en Él, pero también le provee tiempo adicional para orar. El ayuno y la oración van
juntos - así como el dar.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 2


Introducción al Ayuno
P. Douglas Small
Si usted nunca ha ayunado antes, tiene aquí algunas recomendaciones para su revisión.
Hay varias maneras de ayunar, ayuno de agua (sin alimentos sólidos, también llamado ayuno bíblico),
ayuno parcial (comidas seleccionadas), ayuno de jugos (sólo líquidos), ayuno de Daniel (sin carne o
postres) ayuno de postres (sin dulces o delicias), ayuno de café, ayuno sexual (sin relaciones sexuales,
por mutuo consentimiento), ayuno de entretenimientos (sin televisión, deportes, juegos, etc.), ayuno de
silencio (Compromiso de silencio para horas específicas), ayuno de redes sociales (No facebook, twitter,
email, etc). Puede ayunar durante 21 días, o tres días a la semana, o una comida al día, o veinte de las 63
comidas en el período de 21 días.
Recuerde esto, el ayuno no se trata de no comer. Es un asunto espiritual. Es una declaración de guerra
contra la dominación de la carne sobre el Espíritu, y la carne y el cuerpo no son los mismos. La "carne"
es la energía espiritual de oscuridad que surge de nuestro interior, contra la cual debemos luchar. El
ayuno es también un disparo efectuado sobre la cabeza del Maligno. Y a menudo esto despierta una
resistencia muy real - desde dentro y fuera. No lo sobre-espiritualice. Evite el sensacionalismo de la
resistencia, pero espérala, desde dentro, desde otras personas, desde situaciones que te invitarán a
romper el esfuerzo de ayuno, y desde tu muy real adversario, Satanás.
Tres cosas controlan toda la vida: la oración, el ayuno y el dar. La oración es nuestra relación con Dios,
en el tiempo y la eternidad. Es lo único que seguiremos haciendo después de morir. La oración es una
declaración de que valoramos a Dios y nuestro uso del tiempo - tomamos tiempo para orar. Hacemos
espacio para Dios en nuestro horario diario. El ayuno controla todas las cosas internas. Es un llamado a
disciplinar el cuerpo, y hacer que sea un siervo del Espíritu. Subordinar todos los apetitos por una
mayor hambre de Dios. Dar controla todas las cosas externas. Es nuestra relación con el mundo. Si hay
algo que no podemos regalar, no lo poseemos, ese algo nos posee. En estas tres disciplinas está toda la
vida cristiana. En la oración, nos conectamos con Dios. En el ayuno, sometemos nuestra voluntad a la
voluntad del Padre. Al dar, nos comprometemos con el mundo.
El ayuno no es una dieta. ¡Durante el tiempo que habríamos estado comiendo – debemos tomarlo para
orar! Y la comida que nos habríamos comido, deberíamos regalar. Así, los tres elementos se unen.
Buscando a Dios (oración), rendición a Él (ayuno) y sirviéndole (dar). Así que el camino que ahora
estará transitando es un camino de transformación. Esto es lo que se espera:
1. Se requerirá de una gran disciplina, ya que ese es el camino para convertirse en un verdadero
discípulo.
2. Solo diga 'No', tan consistentemente a la tentación que le presionará y le llevará a una mayor
sensibilidad espiritual. El objetivo no es simplemente decir 'No' al mundo y a la carne, sino
también decir, 'Sí' a la voluntad y el camino de Dios.
3. A medida que las distracciones se apartan y Dios es buscado diariamente, la claridad espiritual
aumentará. El discernimiento crecerá.
4. Cuando te acerques a Dios, espera que se revele a sí mismo. Las escrituras pueden cobrar vida
con nueva claridad. Debes encontrarte orando más, orando a lo largo del día, haciéndote más
consciente de la presencia de Dios.
5. La fe debe aumentar como un sentir de gozo. Si estás en un ayuno total, los primeros tres días
son brutales. Más allá del quinto día, se siente renovada energía. Su cuerpo comienza a
purgarse; Y también lo hace el espíritu. Saldrás de la niebla del hambre y de la confusión
espiritual. Los dolores físicos te dejan, y hay un apetito fresco por las cosas espirituales.
6. La trampa ahora es el orgullo. Exceso de seguridad. Estás derrotando a la carne, diciendo "no"
al mundo. Cuidado con el tercer enemigo. Espera una resistencia misteriosa. Mantente
comprometido. Lo mejor está por venir.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 3


7. El ayuno es sólo una herramienta, una puerta de entrada, una plataforma para invertir la
dinámica de nuestras vidas de ser tan mundana y egocéntrica, a estar consciente de otro
mundo, el espiritual. No es un fin. Es una puerta de entrada a otra dimensión, una forma de
vivir la vida dirigida por el Espíritu. No ayune para luego suspirar, "Me alegro de que haya
terminado". El ayuno no es una experiencia que busques, sino un cambio de estilo de vida.

PRECAUCIONES
Saltar a un ayuno puede ser brutal. Usted puede experimentar los efectos de la abstinencia de la cafeína,
el azúcar y los dulces. Su cuerpo puede reaccionar de forma abrupta. Para algunos, prepararse para un
ayuno es un buen consejo. Cree una rampa de aproximación al ayuno. Días antes, alivie las bebidas y
alimentos adictivos.
El ayuno le da a su cuerpo la oportunidad de purificarse de las toxinas. Usted puede experimentar
dolores de cabeza, incluso por momentos como migraña. Los dolores por hambre son naturales, pero
se alivian después de unos tres días. A veces desaparecen casi por completo. El metabolismo cambia y
su cuerpo se basa en sus reservas, por lo que debe limitar el ejercicio y las actividades extenuantes.
Tómese un tiempo para descansar. Beba abundante agua. Durante un ayuno, el hígado - el filtro del
cuerpo - está trabajando horas extras y necesita líquidos, especialmente agua para funcionar bien. No
confunda los "jugos" de frutas con "punch" de frutas. Este último está cargado con azúcar, más toxinas
y carece de nutrición genuina. Crea un problema en lugar de ayudar.
Su cuerpo a menudo le dirá cuándo necesita romper el ayuno. Si los dolores de hambre severos
regresan antes de que hayan pasado los 21 días, y usted está experimentando desmayos u otros
problemas físicos, considere - por razones de salud - romper el ayuno.
Embarazadas y madres amamantando necesitan consultar a un pediatra antes de decidir entrar en
ayuno, incluso si es parcial. Si usted es diabético o tiene otros problemas de salud, por ejemplo, un
trastorno alimenticio, no tiente su suerte. Sea creativo, pero sabio. Obtenga el consejo de un médico
piadoso que entienda el ayuno, y escuche sus recomendaciones.
Cuando usted complete su ayuno, especialmente un ayuno total. Pasar del ayuno a un banquete puede
resultar traicionero. Su cuerpo puede reaccionar violentamente. Comience con líquidos. Muévase a los
alimentos semi-sólidos. Facilite su regreso hacia una comida normal. Es posible que desee tomar hasta
tres días para hacer la transición.
Es posible que desee renunciar permanentemente a algunas cosas. La vida continúa con el café y los
postres cargados de azúcar. Considere la posibilidad de hacer ayunos regulares- un día a la semana, una
semana del mes, una comida al día durante un período de tres días semanales durante el cual usted ora
regularmente.
¿Listo para comenzar?
1. Tenga un plan - conozca su capacidad de ayuno. Si usted nunca ha ayunado, es posible que no
quiera tomar un ayuno de alimentos sólidos de 21 días. Entonces de nuevo. Elija lo que le
convenga después de haber orado al respecto.
2. Elija el tipo de ayuno que empleará. Consiga los alimentos adecuados si elige por un ayuno
parcial.
3. Haga los ajustes necesarios a su calendario - almuerzos que necesitan ser cambiados, viajes que
tal vez tenga que esperar.
4. Monitoree el ritmo de su cuerpo. Este es un buen momento para aprender a prestar atención a
tu cuerpo, sin permitir que éste le controle. Esto es especialmente cierto si tiene problemas
físicos o problemas de salud.
5. No sea legalista. Sea sensible. Usted puede elegir en el curso del ayuno intensificar su esfuerzo
pasando a un calendario más riguroso, O quizás puede necesitar ajustar su ayuno con cierta

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 4


gracia! Recuerde, la meta no es ayunar, es un encuentro más profundo con Dios, y eso es
siempre por gracia. El ayuno es la disciplina que nos imponemos a nosotros mismos para
'presentarnos en sacrificio vivo' para traer el fuego de Dios, romper el control del mundo y
ofrecernos a Dios.
6. Establezca un tiempo de oración y una meta de lectura de la Biblia junto con su meta de ayuno.
7. Anhele períodos de tiempo para la oración. Comienza a conocer a Dios temprano en la
mañana, cuando hubieras comido el desayuno. Encuentre un lugar para un almuerzo espiritual.
Tómese días enteros para estar a solas, leer la Biblia y orar. Planee un día especial de oración
con su cónyuge y su familia.
Al leer la Escritura, use el modelo LEER – REFLEXIONAR – RAZONAR – DESCANSAR –
RENOVAR. Hagas lo que hagas, no te limites a leerla en forma pasiva. Lee la Biblia y comprométete
con ella. Entre en un diálogo con Dios con su Biblia abierta. Reflexione sobre los significados e
implicaciones que tiene para usted. Razone consigo mismo y con Dios. Y luego descanse, permite que
Dios te lea. Dile que sólo con el poder del Espíritu Santo puedes vivir y ser lo que has leído. ¡Permítele
que te renueve!

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 5


Día 1

Las Cosas Que Viste


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 1.9 – 18
Pensamiento para hoy
En el pasaje de hoy, se describe el encuentro que el Apóstol Juan tuvo con el Cristo Glorificado. Juan,
quien había sido testigo presencial de la encarnación de Cristo, su muerte, resurrección y ascensión,
ahora, estando preso en la Isla de Patmos, en el día del Señor recibe una visión de Jesucristo. Pero,
¿Qué miró Juan en esta visión?
1. Juan miró a un Cristo muy diferente. Juan fue ese discípulo amado que llegó a recostarse al pecho
de Jesús durante la Última Cena. Él ve cumplida, por adelantado, su esperanza en esta visión. Él es el
mismo que años atrás escribió, en su primera carta universal: “sabemos que cuando él se manifieste,
seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es.” (1 Juan 3.2 b). Juan le pudo reconocer, él
había estado tres años con Jesús, él fue uno de los discípulos que estaba con Jesús en la montaña de
oración cuando éste se transfiguró.
Su cabellera blanca indica sabiduría y naturaleza divina (Daniel 7.9); sus ojos ardientes simbolizan
castigo a todo lo malo; el cinto de oro alrededor del pecho lo muestra como el Sumo Sacerdote que va a
la presencia de Dios a obtener el perdón en favor de los que han creído en Él. La espada que sale de la
boca de Jesucristo, simboliza el poder y la fuerza de su mensaje. Sus palabras de juicio son agudas como
las espadas.
2. Juan miró a un Cristo que se pasea en medio de las iglesias (vs. 12, 13). Vio, en medio de los
siete candelabros de oro a uno semejante al Hijo del Hombre. Los siete candelabros son las siete iglesias
de Asia menor, y Jesucristo está en medio de ellas. Que alentador era para la iglesia de ese tiempo, y
para la iglesia de hoy, saber que el Señor está en medio. Cualquiera que sea la circunstancia por la que
estemos atravesando, la iglesia puede estar segura de que el Señor no ha perdido el control y está
presente para darnos la victoria.
3. Juan miró a un Cristo que tiene especial cuidado de sus siervos (v. 16). El Señor tenía en su
mano derecha siete estrellas, quienes son los ángeles (mensajeros) de las iglesias. Su mano derecha
representa un sentido de sostenimiento y protección y, es lo que el Señor espera que la iglesia haga con
sus ancianos y pastores, según podemos leer en 1 Timoteo 5.17-19.
Esta visión cambió la manera de Juan relacionarse con su Señor. Juan pasó de estar recostado al pecho
del Maestro, a estar tirado como muerto a sus pies (v. 17). Es difícil experimentar su gloriosa presencia
y permanecer de pie. Jesús es la luz, y al llegar la luz queda al descubierto nuestra vida tal como somos.
Delante de su santidad quedamos derretidos, solo nos queda clamar por su misericordia y mostrar el
debido arrepentimiento. Un encuentro con Jesús cambia las vidas.
Es tiempo de orar
1. Determínese a tener un encuentro con el Cristo Glorificado. Ore al Espíritu Santo para recibir la
revelación de Jesús, que le vea tal como él es.
2. Pida a Dios le permita cambiar todo lo que quede al descubierto al tener un encuentro con Jesús,
recuerde que él es la Luz del mundo, y en presencia de la luz, las tinieblas tienen que huir.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 6


Día 2

Lo Que Sucede Ahora


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2 y 3
Pensamiento para hoy
Los capítulos 2 y 3 del Apocalipsis, contienen los mensajes a las iglesias en Asia menor. Es lo que
podemos llamar un encuentro con la realidad de las iglesias. Los ojos “como llama de fuego”,
examinaron a las siete iglesias para diagnosticar su estado espiritual, a fin de dar el mensaje que, de
atenderlo, les llevaría a ser la iglesia vencedora.
En un sentido histórico, los mensajes desnudan las cosas que estaban pasando para ese momento en
estas iglesias, y la forma en que el Señor les juzgaba. El Señor les da palabra de fortaleza, exhortación y
consuelo, ajustada a cada situación presentada.
La orden que el apóstol Juan recibe acerca de escribir en un libro lo que acontecía en las iglesias y,
hacérselo llegar para que le sea leído (Apocalipsis 1.10, 11), deja bien claro que el Señor anhelaba que las
iglesias experimentaran un cambio, que el mensaje fuera bien recibido y sobre todo obedecido.
Dice Apocalipsis 1.3 “Dichoso el que lee y dichosos los que escuchan las palabras de este mensaje
profético y hacen caso de lo que aquí está escrito, porque el tiempo de su cumplimiento está cerca.”
En un sentido profético – futurista, estos mensajes representan para nosotros hoy, las posibles
condiciones espirituales que se pueden presentar en la Iglesia de Jesucristo, hasta que Él vuelva.
Los ojos examinadores del Señor, hoy continúan examinando a Su Iglesia, por lo tanto, en ocasiones,
cuando sea necesario, la Iglesia tendrá que recibir mensajes de exhortación. Un ejemplo de esto lo
tenemos en la exhortación que da el Apóstol Pablo a la iglesia en Corintios, con respecto a la Cena del
Señor (1 Corintios 11.21, 22), el apóstol se ve obligado a exhortarles sobre los abusos y el desorden que
reinaba en esta solemne ceremonia. En ocasiones, en la iglesia se presentan situaciones por las cuales no
merecemos ser elogiados, más si exhortados.
No importa lo que los hombres o las denominaciones piensen respecto a una iglesia; ¿qué piensa
Cristo?
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Ore para que los ojos examinadores de Dios le escudriñe. Preguntémosle al Señor ¿Qué piensa de
usted?
2. Pregúntele a Dios lo que Él quiere que haga para poner en práctica lo que Él ha revelado. ¿Qué
medidas va a tomar?

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 7


Día 3

Yo Conozco
Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Salmos 139
Pensamiento para hoy
En el mensaje dado por el Señor Jesucristo a las iglesias de Asia menor, registrado en los capítulos 2 y 3
de Apocalipsis, destaca el conocimiento que el Señor tenía sobre la situación espiritual de estas siete
iglesias. El pleno conocimiento del Señor sobre estas iglesias, se deja ver al leer frases como: "Yo
conozco tus obras", "Sé de tus sufrimientos y pobreza", "Sé dónde vives".
¿Está el Señor interesado en las iglesias?
Por supuesto que sí. En cada mensaje que el Señor da a las iglesias, describe situaciones, menciona
personajes y lugares. Este grado de detalle, muestra, por un lado, que Dios es todo conocimiento y, por
otro, el gran interés que tienen por Su Amada Iglesia.
Sin dudas, el Señor está interesado en Su iglesia. Está interesado en nosotros, en lo que hacemos y en lo
que dejamos de hacer. El Señor conoce nuestras obras. En este sentido, el segundo libro de Crónicas
16.9 dice:
“El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles.” 2
Crónicas 16.9 (NVI)
Esto es lo que en teología se conoce como el atributo de omnisciencia, o todo conocimiento. Atributo
que sólo Dios posee. Esta realidad nos debe llevar a orar de la misma manera en que lo hizo el salmista:
"Sean, pues, aceptables ante ti mis palabras y mis pensamientos, oh Señor, roca mía y redentor mío."
Salmo 19.14 (NVI).
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Pida a Dios que le ayude a nunca perder la perspectiva de su presencia. Él está presente y en pleno
conocimiento de su vida.
2. Pida a Dios examine su vida y que le muestre lo que debe cambiar de ella.
3. Pregúntele a Dios lo que Él quiere que haga para poner en práctica lo que Él ha revelado. ¿Qué
medidas va a tomar?

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 8


Día 4

Tu Primer Amor
Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.1 – 7
Pensamiento para hoy
La iglesia en Éfeso se caracterizaba por su arduo trabajo y perseverancia (Ap. 2.2). Se trataba de una iglesia
muy atareada y con altas normas espirituales, una iglesia que resistía el pecado, probaba a los falsos
maestros y con paciencia perseveraba aún en medio del sufrimiento. Hasta acá todo indicaba que era
una iglesia aprobada.
Sin embargo, el Señor tenía algo en su contra, el Señor tenía una queja contra esta iglesia, que había
abandonado su primer amor (Ap. 2.4), o como lo traduce la Nueva Traducción Viviente (NTV): No me amas
a mí ni se aman entre ustedes como al principio!
Esta observación o queja del Señor nos deja claro ¡cuánto Él nos anhela!
En cierta ocasión el Señor Jesús visitó la casa de Marta (Lc. 10.38 – 41). La historia cuanta que esta
mujer, Marta, tenía una hermana, María, quien con la llegada de Jesús se detuvo de hacer cosas y se
sentó a sus pies para escuchar lo que él decía. Por su parte Marta, se sentía abrumada con muchos que
hacer, por lo que le dijo a Jesús: —Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sirviendo sola? ¡Dile que
me ayude!
Jesús, de una manera muy compasiva, le hizo saber a Marta que ella se encontraba inquietada y
preocupada por muchas cosas, pero que María, en cambio, había escogido la mejor parte, y que nadie se
la quitaría.
No es criticable la actitud de Marta, ella estaba poniendo todo su esfuerzo para preparar la mejor cena
para el Señor. Como la iglesia en Éfeso, arduo trabajo, pero habían dejado de último lo realmente
necesario, la intimidad con Dios.
Como iglesia es claro que debemos ocuparnos en el servicio al Señor, pero nunca esto debe quitar lo
más importante, lo que realmente es necesario, estar a los pies del Jesús para adorarle y recibir de él.
Todo lo que hagamos para el Señor debe estar motivado por el amor que tenemos hacia él, todo debe
comenzar con adoración y oración, y del mismo modo debe terminar.
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Pide a Dios que te revele cualquier cosa en tu vida que le ha robado el primer amor al Señor.
2. Ora al Señor derribando de tu vida todo ídolo.
3. Pregúntele a Dios lo que Él quiere que haga para poner en práctica lo que le ha revelado. ¿Qué
medidas va a tomar?

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 9


Día 5

Vuelve a las Primeras Obras


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.5; Jeremías 6.16
Pensamiento para hoy
En el verso que hoy leemos en Apocalipsis encontramos el consejo del Señor para la iglesia en Éfeso,
que había perdido su primer amor: recuerda… arrepiéntete… y vuélvete.
Si queremos regresar a nuestro primer amor, debemos repetir las primeras obras, esos esfuerzos de
amor que caracterizaron nuestro primer encuentro con Cristo.
A través de profeta Jeremías, el Señor nos manda a detenernos y preguntar por la senda antigua (Jr.
6.16). ¿Qué cosas hacíamos al principio para Dios? ¿Cuál era nuestro ánimo para con las cosas de Dios?
¿Cuánto anhelábamos estar en Su presencia, estar en su casa? ¿Con qué entrega nos dedicábamos a las
disciplinas espirituales (la oración, la lectura de la Biblia, el ayuno?
No solo debemos recordar la senda antigua, sino que debemos reconocer el error de haberla
abandonado. Es por lo que debemos arrepentirnos.
Arrepentimiento, según el Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, deriva de una familia de palabras que
indican un regreso, un cambio de parecer, o un repudio del pecado para volverse a Dios.
Cuando el Señor usa a Jeremías para exhortar al pueblo a preguntar por la senda antigua, por el buen
camino, lo hacía con la intención de que se volvieran a ese camino y no se apartaran de él. Resulta
impresionante ver, que ante tal consejo, el pueblo de Dios en aquel entonces, respondió: no lo seguiremos,
no andaremos de nuevo por esa senda.
Hoy el mismo consejo está delante de nosotros, qué haremos, nos volveremos a las primeras obras.
Si la iglesia no retorna su corazón a su condición correcta, se le quitará el candelabro. La iglesia local
debe brillar como una luz en el mundo, pero sin verdadero amor por Cristo, su luz se apagará.
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"

Es tiempo de orar
1. Ora al Señor con actitud de arrepentimiento por haber abandonado tu primer amor hacia él.
2. Haz memoria de esas cosas que al principio hacías para Cristo. Ora al Señor pidiendo que reavive
ese fuego en tu interior para volver a ellas.
3. Pregúntele a Dios lo que Él quiere que haga para poner en práctica lo que Él ha revelado. ¿Qué
medidas va a tomar?

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 10


Día 6

Verdadera Riqueza
Pr. Gabriel Aguilar
Palaba de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.8 – 11
Pensamiento para hoy
En el pasaje de hoy, el Señor dirige su mensaje al ángel de la iglesia en Esmirna. Debido a que esta era
una iglesia sumergida en sufrimiento por la cruel persecución, el Señor se le presenta como el primero y el
último, el que murió y volvió a vivir. Lo hace no solo para identificarse con su sufrimiento, sino para darle
una palabra de esperanza, pues, como él venció la muerte, ellos y sus mártires también la vencerán, tal
como lo había prometido cuando dijo: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto,
vivirá. (Jn 11.25) A su Amada Iglesia, ni las puertas del hades ni del infierno la podrán vencer. Aleluya!
En el mensaje a esta iglesia, no se encuentran críticas, sin embargo la importancia de este mensaje
reviste en el hecho de que estaban en gran sufrimiento y pobreza. El Señor les dice: Conozco tus
sufrimientos y tu pobreza. ¡Sin embargo, eres rico! (Ap. 2.9)
Esta iglesia pobre y sufrida, contrasta con la iglesia en Laodicea, iglesia rica en lo material y pobre en lo
espiritual, un gran presupuesto y nada de bendición (Ap 3.17). Cuán desalentados debieron estar estos
hermanos por no ser ricos coma la iglesia de Laodicea. Sin embargo, el Señor afirma que ellos eran
ricos.
Este mensaje coloca las cosas en la perspectiva correcta, ¿Cuál tesoro vale más para nosotros, los
materiales o los espirituales?
Muchas veces, no entendemos lo rico que somos en Dios. Y esto se acentúa a la medida que la iglesia
valora más las cosas de acá abajo, las cosas terrenales, caminando en dirección opuesta a lo aconsejado
en la Palabra de Dios, cuando nos dice: Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra…
(Col 3.2)
¿Ha pensado usted en lo rico que es por ser hijo(a) de Dios?
Pablo afirma a los Corintios: ya conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que aunque era rico, por causa de
ustedes se hizo pobre, para que mediante su pobreza ustedes llegaran a ser ricos. (2 Co 8.9)
Se trata de riquezas espirituales que Jesús da a todo los que confían en él como Señor y Salvador:
perdón, justificación, regeneración, santificación, vida eterna, glorificación. Al confiar en Jesús, él nos
rescata y nos da el privilegio de ser hijos de Dios (Juan 1.12) teniendo acceso al Padre para adorarle y
presentarles nuestras peticiones. ¿Existe algo de mayor valor acá en la tierra?
La iglesia es rica, aunque sufrida, pero consideremos que las aflicciones del tiempo presente no son comparables
con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. (Ro 8.18)
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Ore al Señor en agradecimiento por las ricas bendiciones que ha recibido de él (enumérelas)
2. Pida perdón al Señor por las veces que ha quitado su mirada de él, privilegiando las cosas
terrenales antes que las celestiales.
3. Ore al Señor por fortaleza en medio del sufrimiento presente. Apóyese en sus promesas para
vencer.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 11


Día 7

Dicen ser, Pero no Son


Pr. Gabriel Aguilar
Palaba de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.9; Juan 8.31 – 59
Pensamiento para hoy
Se dice que fue durante la guerra civil española que surgió la expresión “Quinta Columna”, utilizada
para designar, en una situación de confrontación bélica, a un sector de la población que mantiene
ciertas lealtades hacia el bando enemigo. Tal característica hace que se vea a la quinta columna como un
conjunto de personas potencialmente desleales a la comunidad en la que viven y susceptibles de
colaborar de distintas formas con el enemigo.1
La iglesia se encuentra en guerra constante contra las tinieblas de afuera, su enemigo, el diablo,
constantemente anda buscando a quien devorar, y en su labor, no descarta la estrategia de establecer su
“quinta columna” dentro de la iglesia. Eso era parte de lo que estaba experimentado la iglesia en
Esmirna, el Señor les dice: …Sé cómo te calumnian los que dicen ser judíos pero que, en realidad, no son más que
una sinagoga de Satanás. (Ap 2.9)
Este es uno de los peligros que como iglesia tendremos que enfrentar, el enemigo dentro de casa.
Muchos sufrimientos causa Satanás, que el Señor lo reprenda, a través de este grupo de personas que
“dicen ser… pero no son”. Dicen ser creyentes pero en realidad son hijos del Diablo, caracterizado por la
mentira, difaman a los siervos de Dios.
En cierta ocasión, Jesús conversaba con unos judíos que decían haber creído en él (Jn 8.31-59). Jesús les
exhortaba a permanecer en Su palabra para que llegaran a ser verdaderos discípulos. Jesús les decía: y
conocerán la verdad, y la verdad los hará libres. (Jn 8.32). Esto bastó para que se desatara una larga discusión
que develó (aunque ya Jesús lo sabía) de quien eran realmente hijos. En medio de la discusión Jesús les
afirma: Ustedes son de su padre, el diablo, cuyos deseos quieren cumplir. (Jn 8.44) Esos judíos, que afirmaban
haber creído en Jesús, al final de la discusión tomaban piedras para arrojárselas (Jn 8.59).
Estas personas, que dicen ser pero no son, al final son purgadas del Cuerpo de Cristo, ya que no
pertenecen a él, como lo afirma el apóstol Juan en su primera carta: Salieron de nosotros, pero no eran de
nosotros… (1 Jn 2.19). Pero antes de salir, generan gran sufrimiento a la amada iglesia.
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Ore al Señor para que se desarrolle en usted un amor por la palabra y firmeza para permanecer en
ella.
2. Clame al Señor por su protección contra los que dicen ser y no son. Que Dios guarde a su iglesia
de la “quinta columna”.
3. Ore por discernimiento espiritual.

1
https://es.wikipedia.org/wiki/Quinta_columna

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 12


Día 8

Sé Fiel Hasta la Muerte


Pr. Gabriel Aguilar
Palaba de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.10; 1 Pedro 1.6 – 9; Hechos 16.16 – 34
Pensamiento para hoy
La iglesia de Esmirna, que por cierto significa “amarga”, se encontraba en gran sufrimiento, en buena
parte por la persecución de los judíos “sinagoga de Satanás”. Aunque el mensaje para ella era de aliento,
en este no se incluyen palabras prometedoras de un cambio. Cuánto habrían deseado oír un mensaje
semejante a los de la prosperidad que hoy tanto abunda, un mensaje tipo “pare de sufrir”.
El Señor les dice: No tengas miedo de lo que estás por sufrir. Te advierto que a algunos de ustedes el diablo los meterá
en la cárcel para ponerlos a prueba, y sufrirán persecución durante diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona
de la vida.” (Ap. 2.10)
La persecución continuaría, pero en medio de ella deberán cobrar fuerzas en el Señor y no tener miedo.
El apóstol Pedro, en su primera carta universal, nos afirma que nuestra fe deberá ser probada, del
mismo modo que es probado el oro, con fuego. El fin es que nuestra fe se fortalezca y sea hallada en
alabanza, gloria y honra. (1 Pe. 1.6 – 9). Pero, cabe la pregunta, ¿Se puede alabar en medio del
sufrimiento?
En el libro de los Hechos de los apóstoles encontramos a Pablo y Silas en lo profundo de una cárcel,
aún padeciendo dolores por los látigos que recibieron por haber liberado a una joven endemoniada,
pero allí no los encontramos quejándose, la Biblia nos dice que: …a eso de la medianoche, Pablo y Silas se
pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban… (Hch. 16.25)
Aún, de lo profundo de aquella cárcel, retumban aquellos cánticos, y aún más retumba la exclamación
que hiciera el apóstol Pablo desde su encarcelamiento en Roma, donde nos aconseja: regocijaos en el Señor
siempre, otra vez os digo, regocijaos (Fil 4.4).
Todos estos testimonios bíblicos nos enseñan que la fidelidad al Señor no debe estar condicionada por
las circunstancias, ni por la acciones de otras personas que dicen ser algo pero no lo son (decían ser
judíos y realmente eran siervos de la Sinagoga de Satanás). En medio del sufrimiento, el llamado es a
mantener la fidelidad a Dios, quien siempre ha sido y será fiel con su Amada Iglesia. Recordemos que si
somos infieles, él permanece fiel, pues él no puede negar quién es. (2 Tim 2.13)
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Pida al Señor fortaleza para permanecer fiel en medio de las circunstancias difíciles.
2. Ore por los cristianos que hoy sufren alrededor del mundo (identifique algún grupo sufrido y ore
en específico por ellos).
3. De gracias al Señor por su inquebrantable fidelidad.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 13


Día 9

Juzgados por la Palabra


Pr. Gabriel Aguilar
Palaba de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.12 – 17; Hebreos 4.12, 13
Pensamiento para hoy
En el mensaje a la iglesia en Pérgamo, el Señor se presenta como el que tiene la espada aguda de dos filos
(Ap. 2.12). El apóstol Juan, al inicio de su visión, vio que de la boca del Señor salía una aguda espada de
dos filos (Ap. 1.16). Esto es muy significativo, pues representa a la Palabra de Dios, por la cual seremos
juzgados, no de manera superficial, sino hasta lo más profundo de nuestro ser, donde se parte el alma y
el espíritu.
El Señor le está hablando a la iglesia en Pérgamo y está listo para juzgarle, con base a Su Palabra, por su
tolerancia al pecado (Ap. 2.14, 15), pues habían aceptado en la iglesia la enseñanza de falsos profetas,
tipificados estos por Balaam, profeta a sueldo del Antiguo Testamento.
La Palabra de Dios, es y siempre será la base por cual seremos juzgados. Ella es ilustrada como una
espada de dos filos, pues corta para allá (hacia quien la recibe) y para acá (hacia quien la proclama). El
escritor a los Hebreos nos declara que: Ciertamente, la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que
cualquier espada de dos filos. Penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta la médula de los huesos, y
juzga los pensamientos y las intenciones del corazón. Ninguna cosa creada escapa a la vista de Dios. Todo está al
descubierto, expuesto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas. (Heb 4.12, 13)
Si amados(as), la vida del cristiano está expuesta a los ojos los ojos de Dios, a quien hemos de rendir cuenta.
La Palabra de Dios, cual espada de dos filos, viene para cortar de nuestras vidas lo que no sirve. Pero
para que éste proceso sea fructífero, debemos tener un corazón moldeable, es por eso que en cada
mensaje a las iglesias se recalca le necesidad de presar oído, pues es el Espíritu Santo quién le está
hablando a la iglesia: El que tenga oídos que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
¿Qué cosas has permitido en tu vida que contravienen la Palabra de Dios?
El apóstol Pablo, al extender su exhorto a la iglesia en Corintio por sus desórdenes al celebrar la Cena
del Señor, aclara que cuando el cristiano se examina sí mismo, no es juzgado (1 Co. 11.31), pero cuando
el cristiano, indolentemente desobedece la Palabra del Señor, él mismo le juzga y le disciplina para que
no muera con el mundo (1 Co 11.32).
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Ore al Señor como lo hizo el salmista, pidiendo le examine su corazón (Sal. 139.23, 24).
2. Identifique las cosas pecaminosas con las que ha sido tolerante. Ore al Señor haciendo una
genuina renunciación a ellas.
3. Pregúntele a Dios lo que debe usted hacer hoy para aplicar lo que le ha revelado. ¿Qué acciones
tomará?

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 14


Día 10

El Lugar no nos Exime


Pr. Gabriel Aguilar
Palaba de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2:13; Génesis 6 y 7
Pensamiento para hoy
La iglesia de Pérgamo estaba, podríamos decir, en el centro de la tormenta. El Nuevo Diccionario
Ilustrado de la Biblia nos indica que en ella destacaba el templo a Esculapio, cuyo símbolo era la serpiente, y cuyo
título era “Esculapio Salvador… igualmente, …otros dioses griegos (Zeus, Atenea, Dionisos) tenían sus altares en un
alto promontorio”. Por si fuera poco, …El primero, y por años el único, templo dedicado al culto imperial se construyó
en Pérgamo en 29 a.C., para honrar a César Augusto y a Roma, razón por la cual, el Señor declara a Pérgamo
como la ciudad donde Satanás, que el Señor lo reprenda, tenía su “trono”.
Se podría decir que esta amada iglesia tenía muy buenas razones para justificar el tolerar algunas cosas, a
fin de armonizar con su entorno.
Sé dónde vives, allí donde Satanás tiene su trono… (Ap. 2.13) El Señor sabía dónde vivían, pero esto no los
eximía del juicio de la Palabra de Dios. Nunca el lugar o las circunstancias que nos rodeen serán una
buena excusa para desobedecer Su Palabra.
¿Cuál es el mejor lugar para encender una luz?
Pues donde abundan las tinieblas. La iglesia de Jesucristo está llamada a ser la luz en medio de las
tiniebla, a ser la sal y la luz del mundo. Nadie enciende una lámpara para colocarla debajo de la mesa,
porque …allí donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia… (Ro 5.20)
La Biblia relata en el Génisis una época terrible en maldad y pecado, dice la Biblia que …la maldad del ser
humano en la tierra era muy grande, y que todos sus pensamientos tendían siempre hacia el mal (Gn 6.5). Pero en
medio de ese terrible escenario, igualmente se describe a Noé como un hombre justo y honrado entre su gente.
Siempre anduvo fielmente con Dios.” (Gn 6.9).
Como hijo(a) de Dios, se debe entender que el lugar donde se vive no exime del llamado y la
responsabilidad de ser sal y luz. En la iglesia de Pérgamo, a pesar de todo, se encontraba un pequeño
remanente que seguía fiel al nombre del Señor, que no había renegado de su fe, aún habiendo
presenciado la muerte como mártir de un consiervo, Antipas (Ap. 2.13).
El llamado para la iglesia del Señor, es a mantenerse fiel y nunca renegar su fe en Él, no importando el
lugar, ni las circunstancias, ni las dificultades o presiones del mundo.
"El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias"
Es tiempo de orar
1. Pida al Señor le perdones por las veces que se ha dejado llevar por su entorno permitiendo que su
luz fuera apagada.
2. Ore por la comunidad donde vive reprendiendo las tinieblas de afuera.
3. Pregúntele a Dios ¿Qué quiere Él que usted haga para aplicar lo que le ha revelado. ¿Qué acciones
tomará?

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 15


Día 11

Sé Intolerante
Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Apocalipsis 2.14 – 16
Pensamiento para hoy
La tolerancia es uno de los valores hoy por hoy promovido por nuestras sociedades modernas. Se le
considera como un valor moral fundamental para la vida en sociedad que implica el respeto íntegro
hacia el otro, hacia sus ideas, prácticas o creencias, independientemente de que choquen o sean
diferentes de las nuestras. En su lucha contra la intolerancia, la Organización de las Naciones Unidas
(ONU) ha establecido el 16 de noviembre como el Día Internacional de la Tolerancia.
Ahora, la intención del devocional de hoy no es contravenir las normas sociales ni sus valores, como la
tolerancia. Pero si nos invita a reflexionar sobre lo tolerante que hemos sido al pecado como creyentes
y como iglesia.
El reclamo que tenía el Señor contra la iglesia en Pérgamo era que habían sido tolerantes a las falsas
doctrinas que promovían el pecado incitándolos a comer alimentos sacrificados a los ídolos y a cometer
inmoralidades sexuales (Ap. 2.14), influencia diabólica comparada por el Señor a la acción del profeta
Balaam, símbolo de falso profeta del Antiguo Testamento, quien guió al pueblo de Israel al pecado a
cambio de la riqueza y el prestigio que recibió.
Dios es paciente con el pecador, Él es paciente esperando que todos procedan al arrepentimiento (2 P
3.9), aún así, su llamado para con los pecadores es a que procedan al arrepentimiento (Lc 5.32).
Hoy los falsos profetas con sus iguales falsas doctrinas están a la orden del día, cumpliéndose lo dicho
por el apóstol Pablo cuando afirmó por el Espíritu que en los últimos tiempos algunos se apartarán de la fe
verdadera; seguirán espíritus engañosos y enseñanzas que provienen de demonios. (1 Tim 4.1) El llamado a la amada
iglesia del Señor es a ser intolerante a esas falsas doctrinas con sus pecados promovidos.
El Señor dice: Por lo tanto, ¡arrepiéntete! De otra manera, iré pronto a ti para pelear contra ellos con la espada que sale
de mi boca. (Ap 2.16) No importa cuánto acomodemos las cosas para complacer o consentir el pecado,
no importa los argumentos que se levanten para justificar la falsa doctrina, la espada que sale de la boca del
Señor, su Santa Palabra jamás cambiará. Lo que el Señor llamó pecado, lo seguirá siendo por siempre, no
hay lugar a enmiendas. Si no hay arrepentimiento, se debe estar consciente y dispuesto a pelear contra
Cristo, y éste, como arma utilizará Su Palabra.
“El que tenga oídos que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”
Es tiempo de orar
1. Ore al Señor pidiendo proteja a su amada iglesia de la apostasía que amenaza la fe verdadera, y
de todo espíritu de engaño y de doctrinas de demonios.
2. Pida al Señor le fortalezca en el espíritu para no ceder ante los ofrecimientos a pecar. Sea
intolerante al pecado, pida por el don de la Templanza.
3. Ore hoy por aquellos que hoy se encuentra bajo el dominio de las falsas doctrinas para que
Dios les libere (menciones los nombres de ellos, si conoce alguno).

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 16


Día 12

Mirada de Fuego, Pisada de Juicio


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.18 – 29, Hebreos 12.14 – 29
Pensamiento para hoy
Las figuras que usa el Señor para presentarse a la iglesia en Tiatira son realmente fuertes. Se les presenta
como aquel que tiene ojos que resplandecen como llama de fuego y pies que parecen bronce al rojo vivo… (Ap 2.18)
Estas figuras, sin lugar a dudas, representan los justos juicios de Dios.
Los ojos del Señor han examinado esta iglesia, su mente y corazón han sido colocados en balanza
quedando descubierta su inclinación hacia el mal, aunque estaba llena de obras: Conozco tus obras, tu amor
y tu fe, tu servicio y tu perseverancia, y sé que tus últimas obras son más abundantes que las primeras. (Ap. 2.19)
La iglesia de Tiatira presenta el amor que había perdido la iglesia en Éfeso, la fe que un grupo en
Pérgamo había negado, y la perseverancia que necesitaban los de Esmirna. Pero todo esto estaba
mesclado con el pecado (fornicación, idolatría, inmoralidad sexual).
El propósito de Dios mirar y examinar no es traer condenación, él mismo Señor Jesús dijo que Dios no
le envió al mundo para condenarlo, sino para que fuera salvo por medio de Él (Juan 3.17), la cuestión
es que seamos hallados fieles, el problema no está en Dios, está en nosotros. El apóstol Pedro, en su
primera carta universal nos aclara que: Los ojos del Señor están sobre los que hacen lo bueno, y sus oídos están
abiertos a sus oraciones. Pero el Señor aparta su rostro de los que hacen lo malo. (1 P 3.12)
Si amados(as), la casa de Dios debe ser juzgada: Pues ha llegado el tiempo del juicio, y debe comenzar por la casa
de Dios; y si el juicio comienza con nosotros, ¿qué terrible destino les espera a los que nunca obedecieron la Buena Noticia
de Dios? (1 P 4.17)
En el presente, cada una de las acciones de las iglesias está siendo examinada por los ojos del Señor,
“ojos que resplandecen como llamas de fuego”. El Señor mira más allá de lo que nosotros podemos ver, y con
base a su incomparable omnisciencia, emite sus justos juicios.
Al hablar de juicio en la Biblia, se sobre entiende que el Juez es Dios mismo, y que su juicio es desde
luego infalible. Él juzga al mundo en dos dimensiones, la histórica y la escatológica. La histórica por
cosas que han sucedido, por la forma en que actuó un pueblo, nación, una persona o grupo de
personas, como en este caso en Tiatira. En la dimensión escatológica, Dios ejecutará sus juicios sobre la
tierra luego del rapto de la iglesia, tal como se describe en este libro de Apocalipsis. Los “pies que parecen
bronce al rojo vivo” un día vendrán con pisada de juicio al lagar de la ira de Dios para ejecutar juicio sobre
las naciones.
Ante tal realidad, la iglesia debe tener cuidado de negarse a escuchar a Aquel que le habla, y en actitud
de agradecimiento, debe servirle al Señor adorándolo con santo temor y reverencia, porque nuestro
Dios es un fuego que todo lo consume. (Heb 12.28, 29)
Es tiempo de orar
1. Pídale a Dios que evalúe tu obediencia. ¿Qué revela eso acerca de tu amor por Él, tu relación
con Él?
2. Pide al Señor que consuma con su fuego toda escoria de tu vida, y que te de las fuerzas para
vivir en paz con todos y en santidad.
3. Pregúntele a Dios lo que Él quiere que haga hoy para aplicar lo que le ha revelado. ¿Qué
acciones tomarás para obedecerle y experimentar Su bendición?

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 17


Día 13

Una Mala Influencia


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.20, 21; 1 Reyes 21.1 – 16; Hebreos 3.7, 8
Pensamiento para hoy
En la iglesia de Tiatira se había tolerado el ejercicio de una falsa profeta. Esta mujer, ilustrada con la
figura de Jezabel, macabro personaje del Antiguo Testamento, ejerció una mala influencia sobre la
iglesia, con artimañas engañó a mucho siervos llevándolos a cometer inmoralidades sexuales y a comer
alimentos sacrificados a los ídolos.
Jezabel fue esposa del rey Acab, y tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo, es un símbolo
de idolatría, deslealtad, traición, maldad y prostitución. Esta mujer ejerció un fuerte liderazgo, más
fuerte que su esposo quien ere en realidad el rey. Era una persona capaz de hacer cualquier cosa para
alcanzar lo que quería, el mejor ejemplo de esto lo encontramos en la forma como se apoderó de la viña
de Nabot (1 Reyes 21.1 – 16).
El Rey Acab, bajo la influencia de su mujer (Jezabel), llegó a ofender al Señor de una forma que nadie le
pudo superar. Nunca hubo nadie como Acab que, animado por Jezabel su esposa, se prestara para hacer lo que ofende
al Señor. (1 Reyes 21.25)
La iglesia de hoy corre el peligro de ser afectada por la manifestación de este espíritu, el espíritu
Jezabelico, o espíritu de Jezabel. Éste es generalmente manifestado en la figura femenina, su principal
objetivo es gobernar la iglesia. Este comienza ganando el reconocimiento y la confianza de los
miembros de la iglesia, luego se levanta contra la autoridad, pues ésta es su principal característica, no
está dispuesto a someterse a ninguna autoridad. Lo más terrible de esta maligna influencia, es que
siempre va acompañada de falsas enseñanza, mal llamados profundos secretos de Satanás (Ap. 2.24), y con
astucia logra engañar a muchos.
A esta falsa profeta que operaba en la iglesia de Tiatira, el Señor, en su infinita misericordia, le extiende
un último llamado al arrepentimiento, aún cuan él sabe, en su omnisciencia, que esta mujer no está
dispuesta a hacerlo.
Le he dado tiempo para que se arrepienta de su inmoralidad, pero no quiere hacerlo. (Ap. 2.21)
La impenitencia (perseverancia en el pecado o falta de arrepentimiento), es otra de las características del
espíritu Jezabélico. No está dispuesto a reconocer su pecado, se enfoca en argumentar y justificar sus
acciones, y por si fuera poco, tratará de quedar como la víctima del que le exhorta.
El corazón endurecido lleva a la rebelión, y la rebelión lleva al juicio de Dios.
“El que tenga oídos que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”
Es tiempo de orar
1. Pida al Señor proteja a su amada iglesia del espíritu Jezabélico.
2. Pida al Señor le dé un corazón moldeable, que cuando escuche la voz de Dios la atienda.
3. Reprenda todo espíritu de rebelión de su vida y de la iglesia.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 18


Día 14

A los Fieles de Tiatira


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 2.24 – 29; Mateo 7.24 – 27, 2 Timoteo 2.11 – 13
Pensamiento para hoy
En la iglesia de Tiatira, había un grupo que se había resistido a seguir las falsas enseñanzas y los
“profundos secretos de Satanás”, a los cuales, el Señor que es justo, no les impone ninguna otra carga. Y les
pide que se dediquen a resistir, a retener, a defender lo que ya tenían. El mayor tesoro que como iglesia
debían retener era el fundamento de la fe cristiana.
La estabilidad y el tamaño de toda construcción, depende y descansa sobre sus fundamentos. La única
manera de resistir ataques tan fuertes como los que recibió la iglesia en Tiatira por parte de esa falsa
profetiza, es contando con sólidos fundamentos, claras doctrinas cristianas que dirijan el diario vivir.
Carean las lluvias, crecerán los ríos, soplarán los vientos y azotarán nuestra casa (fe cristiana), con todo,
la casa no se derrumbará, porque está fundamentada sobre la Roca. (Mt 7.24 – 27)
A los fieles de Tiatira, los que cumplieron la voluntad de Dios, les esperaba una gran victoria. (Ap.
2.26). La victoria está asegurada para los que hacen Su voluntad. El Señor les promete que les dará
autoridad sobre las naciones, y que les dará la estrella de la mañana.
La primera promesa, te daré autoridad sobre las naciones, vincula al vencedor con el reinado milenial de
Cristo (Ap. 20), donde Él reinará sobre todas las naciones de la tierra. La promesa de reinar con Cristo
es para los que mueren en él, para los que son capaces de sufrir por Su causa, para los que no le
negaron y le han sido fieles hasta el fin. (2 Tim 2.11 – 13)
La segunda promesa que reciben los fieles de Tiatira, le daré la estrella de la mañana, se refiere a Cristo. La
estrella de la mañana es Cristo (Ap. 22.16), y esta aparecerá en el momento más oscuro del mundo, es
su segunda venida para reinar sobre las naciones. Los vencedores, en la gloria venidera, tomarán parte
del resplandor de Cristo. Cristo le dará a cada creyente fiel el privilegio de ser como Él.
Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin
embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. (1 Jn 3.2)
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Es tiempo de orar
1. Ore al Señor por firmeza, para retener hasta Su venida todo lo que le ha dado.
2. Pida discernimiento para comprender cuál es la buena voluntad de Dios para su vida, así como,
determinación para dedicarse a cumplirla.
3. Agradezca al Señor por su fidelidad, y pida valor y firmeza para permanecer fiel a él.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 19


Día 15

Un Llamado a Despertar
Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 3.1 – 6; Hechos 20,1 – 12
Pensamiento para hoy
En la Biblia, en el libro de los Hechos de los Apóstoles, encontramos la historia de un joven llamado
Eutico (aforutnado). La historia narra un tremendo culto de avivamiento donde se estaba celebrando la
Cena del Señor (Hch 20.1 – 12). El Apóstol Pablo predicaba y su discurso se alargó hasta la media
noche, aunque todos estaban atentos y el Señor estaba hablando a la iglesia a través de Su Palabra, el
joven Eutico se dejó vencer del sueño. Dice la Palabra que cayó de un tercer piso (ya que estaba
sentado en la ventana) y fue levantado muerto. Podríamos decir, que este es un ejemplo de cómo un
poco de sueño puede llevar a la muerte, como lo afirma el proverbista: un poco de sueño extra, puede
provocar que venga sobre la persona la pobreza como un hombre armado (Pr. 24.33-34). Por supuesto que para el
caso que hoy nos ocupa estaríamos hablando de pobreza o escasez del Espíritu Santo en la vida del
creyente.
El Señor, al dirigirse a la iglesia en Sardis se identifica como el que tiene al Espíritu Santo en sus
diversas manifestaciones (sabiduría, entendimiento, consejo, poder, conocimiento y temor al Señor),
dando a entender que la causa de su letargo espiritual, esa somnolencia profunda y prolongada por la
que atravesaba aquella iglesia, era la carencia del Espíritu Santo, en el sentido de su llenura, unción y
compañerismo.
Esta iglesia, como cada creyente genuino, cuenta con el sello del Espíritu Santo, como lo afirma el
apóstol Pablo en su carta a los Efesios: …habiendo creído en él (el evangelio de vuestra salvación), fuisteis sellados
con el Espíritu Santo de la promesa. (Ef 1.13). Asimismo, dice Juan en su evangelio: …pues Dios no da el
Espíritu por medidas (Jn 3.34). Ya lo tenemos! Pero para una vida avivada y de propósito en el cuerpo de
Cristo, se necesita más, se necesita la llenura del Espíritu Santo, es por esto que el apóstol Pablo nos
anima diciendo: No se emborrachen con vino, que lleva al desenfreno. Al contrario, sean llenos del Espíritu. (Ef 5.18)
Esto era lo que faltaba en la iglesia de Sardis, la llenura del Espíritu Santo, esta era la causa del sueño,
sueño que les estaba llevando a la muerte espiritual: tienes la fama de estar vivo, pero estás muerto (Ap 3.1)
El Señor, con este mensaje le mueve la cama, por así decirlo, a la iglesia en Sardis, así como a las iglesias
que a través de los tiempos han o están experimentado estancamiento espiritual.
Quizás, hoy nos vendría bien el consejo que Pablo extendiera a su discípulo Timoteo, cuando le dijo: te
recomiendo que avives la llama del don de Dios que recibiste cuando te impuse las manos. (2 Tim 1.6)
Despierta! Despierta! Tú que duermes y te alumbrará Cristo. (Ef 5.14)
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Es tiempo de orar
1. Ore a Dios por renovación espiritual para su vida. Tome la decisión de volverse a Dios para
obedecer lo que oíste y creíste al principio.
2. Ore al Señor por avivamiento espiritual. Que el Señor despierte y revitalice a su amada iglesia a
con la llenura del Espíritu Santo.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 20


Día 16

Reputación sin realidad


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 3.1, 2; Proverbios 4.18; Hebreos 10.39
Pensamiento para hoy
En los versículos de hoy se recalcan las quejas que el Señor tenía contra la iglesia en Sardis: “Conozco tus
obras; tienes fama de estar vivo, pero en realidad estás muerto…” (Ap. 3.1) y “…no he encontrado que tus obras sean
perfectas delante de mi Dios.” (Ap. 3.2)
Esta iglesia tenía un nombre, una fama de lo que había sido pero ya no era, pero su fama y reputación
no eran suficientes para mantenerla viva. Su apariencia y su buen nombre le decían al mundo que estaba
viva, pero el Señor al pasearse en medio de ella pudo notar la triste realidad, estaba muerta. Se trataba
de una reputación sin realidad. ¡No es suficiente una buena reputación cuando esta no refleja la realidad
de la iglesia!
La afirmación bíblica en Proverbios 4.18 es que el camino de los justos es como la primera luz del amanecer, que
brilla cada vez más hasta que el día alcanza todo su esplendor.”, y en Hebreos 10.39 dice que nosotros no somos de
los que retroceden para perdición, sino de los que tiene fe para preservación del alma. Lo sano para la iglesia es ir en
aumento, en crecimiento en el conocimiento y la gracia de nuestro Señor Jesucristo, así como en
crecimiento numérico. Debe ir en aumento como la luz de la aurora.
Ahora, ¿Cómo puede una iglesia que estuvo viva, al punto de levantar una buena fama, llegar ser
considerada muerta?
Parte de la esta pregunta la encontramos en las quejas que el Señor ha venido extendiendo a las iglesias
en los mensajes anteriores (Ap 2): falta de intimidad con Dios, infidelidad, tolerancia al pecado, falta de
arrepentimiento. No se trata solo de oír, sino de hacer lo que Dios nos está diciendo. Si una persona no
respira, no come, no se ejercita, se muere. Lo mismo es a la vida espiritual. Alguien lo ilustró de esta
manera: para la vida espiritual, el respirar en la oración devocional (Mt 6.6), el alimento es la Palabra de
Dios (Mt 4.4) y los ejercicios son los ayunos, los matutinos, las vigilias.
Pero no todo está perdido, dice del Señor: ¡Despierta! Reaviva lo que aún es rescatable… (Ap 3.2)
Este ¡Despierta!, es como un sacudón que el Señor da a la cama donde plácidamente duerme esta
iglesia, la cama de la comodidad. Se puede decir que ya amaneció, y Dios hace las cosas nuevas cada
mañana, sólo tenemos que levantarnos, atender el llamado, tomar las decisiones que nos lleven a crecer
en la intimidad, fidelidad, santidad y servicio al Señor.
Es tiempo de orar
1. Pida perdón al Señor si ha descuidado la oración devocional, la lectura y estudio de la Biblia o
los ejercicios espirituales.
2. Ore al Señor por un avivamiento de su vida espiritual. Siga rogando por la llenura del Espíritu
Santo.
3. Haga un compromiso con Dios de priorizar en su vida la oración devocional, la lectura de la
Biblia y las disciplinas espirituales. Establezca metas clara en este sentido.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 21


Día 17

Santidad y Verdad
Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 3.7 – 13
Pensamiento para hoy
El Señor se dirige a su amada iglesia en Filadelfia (cuyo nombre significa amor fraterno) como el Santo y
Verdadero, identificándose así con los rasgos que esta poseía: Santidad y Verdad. Esta amada iglesia vivía
en santidad siguiendo la verdad de la Palabra de Dios. De los siete mensajes dirigidos a las iglesias,
luego de Esmirna, a la iglesia en Filadelfia el Señor no tiene nada que reprocharle.
¿Será que Dios tiene favoritos?
Estoy convencido que la espada de dos filos que sale de la boca del Señor juzgó esta iglesia, así como la
mirada de ojos como llamas de fuego penetraron su realidad, sus obras fueron juzgadas, pero a diferencia de
los casos anteriores, esta iglesia en Filadelfia fue hallada en santidad y verdad.
Dios es un Dios que abre puertas, pero para que las puertas se abran no será necesario manipularle, lo
único que necesitamos es caminar en santidad y en Su verdad, y las puertas se abrirán por sí solas, es
decir, el Señor las abrirá, contaremos con Su favor.
Jesús tiene la autoridad para abrir y cerrar, y esto no lo puede cambiar nadie, él es el que abre y nadie puede
cerrar, el que cierra y nadie puede abrir (Ap 3.7)
El Señor afirmó a sus discípulos que se le había dado TODA POTESTAD en el cielo y en la tierra (Mt
28.18). Su autoridad tiene una connotación que abarca el reino físico y el espiritual, y va más allá, el
universo, todo lo creado en este mundo y en el venidero. “…Dios lo resucitó (a Jesús) de entre los muertos y lo
sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier
otro nombre que se invoque, no solo en este mundo, sino también en el venidero.” (Ef 1.20)
Cuando el Señor Jesús, nuestro Dios todopoderoso, abre una puerta, nadie la puede cerrarla, pues no
existe otro ente que le pueda superar en autoridad. ¡TODA POTESTAD LE HA SIDO DADA!
Dios no solo tiene el poder para abrir puertas a su amada iglesia, sino que desea hacerlo. La iglesia solo
debe reflexionar si está caminando en la santidad y la verdad de Su Palabra, a fin de provocar el favor
de Dios sobre sus vidas.
El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Es tiempo de orar
1. Pida ayuda al Espíritu Santo para su crecimiento en santidad a la luz de la verdad de la Palabra
de Dios.
2. Agradezca al Señor por las puertas que él abrió en el año 2018 y por las que abrirá en el año
2019.
3. Ore al Señor por un avivamiento de su vida espiritual. Siga rogando por la llenura del Espíritu
Santo.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 22


Día 18

Un obrar que abre puertas


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 3.8
Pensamiento para hoy
Es interesante, al igual que todas las otras iglesias incluidas en estos mensajes, la iglesia de Filadelfia
tenía obras, pero, a diferencia de las otras iglesias, las obras de Filadelfia le abrieron una puerta que
nadie podía cerrar. La puerta que Cristo abre nadie la puede cerrar.
¿Qué tenían de especial las obras de esta amada iglesia?
Con base a las quejas emitidas por el Señor a las demás iglesias mencionadas en estos capítulos de
Apocalipsis, podemos decir que el obrar de esta iglesia estaba caracterizado por:
 Motivaciones correctas, pues era movida por su primer y principal amor, Jesucristo.
 Todo lo que hacían llevaba el sello de la fidelidad a Dios. Nada se hacía por contienda ni por
vanagloria.
 Los instrumentos, los miembros de esta amada iglesia, vivían en santidad, eran intolerantes al
pecado y vivían en la Verdad de Dios
 Eran miembros que se equivocaban, pero eran penitentes, estaban dispuestos a arrepentirse
cuando recibían la exhortación.
 Sus vidas de santidad permitían una íntima relación con el Espíritu Santo, estaban llenos de Él,
despiertos y aviados.
Sus obras hicieron la diferencia, lo cual produjo que se abriera la puerta, pero, ¿Qué puerta era esta que
el Señor abrió? Suscritos al contexto, podemos afirmar que el Señor les abrió la puerta para la
predicación del evangelio.
La vida de amor y servicio de esta amada iglesia, movió el corazón del Señor para abrirle las puertas
para la predicación de la Palabra. Era una de esas iglesias a las que el Señor les tiene suficiente confianza
para entregarle la “Perla de Gran Precio”.
Dios nos abre puertas para entrar a su reino y, también nos abre la puerta para ayudar a que otros
puedan entrar. Todas las iglesias de Jesucristo tienen el llamado a realizar la Gran Comisión, pero no
todas lo asumen, pero a las que lo hacen, Dios le abre Puertas. En este proceso de servir y llevar el
Evangelio de la Salvación, Dios también abre los corazones para que el mensaje del evangelio sea
recibido y aceptado, tal como lo hizo con Lidia, quien mientras escuchaba a Pablo, el Señor le abrió el
corazón para que respondiera al mensaje. (Hch 16.14)
La Biblia dice que al que llama, se le abrirá la puerta (Mt 7.8) pero, ¿Qué puertas estas tocando?
Es tiempo de orar
1. Ore al Señor pidiendo examine sus obras, a fin de que estas muevan el corazón de Dios, para
que se abran las puertas para la predicación del Evangelio a los perdidos.
2. Ore por los corazones de los que no han creído, para que Dios los abra al mensaje de
salvación.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 23


Día 19

Una posición intermedia


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 3.14 – 22; Mateo 21.28 – 32
Pensamiento para hoy
En el mensaje del Señor a la iglesia en Laodicea encontramos un cuadro muy triste, el de una
acaudalada iglesia, con todas las ventajas que da contar con un gran presupuesto, pero sin nada de
Unción. Por mucho dinero que tenían, posición social y pompa, no les era suficiente para “comprar el
Don de Dios”.
Laodicea era una próspera ciudad, caracterizada por su comercio, llegó a ser un importante centro
bancario, su industria textil llegó a tomar mucha fama, al igual que su medicina. Pero tenía una
debilidad, carecía de agua potable, estaba obligada a abastecerse de agua desde unas termas de
Hierápolis, a través de una red de tuberías, el agua llegaba tibia y provocaba vómitos en muchos casos.2
El Señor toma esta situación para dar una ilustración de su situación espiritual, comparándola con el
agua tibia que llegaba a la ciudad. De seguro que ellos entendieron perfectamente el mensaje. Vidas
espirituales “Tibias”. No eran ni frío, ni caliente. Es decir, no eran incrédulos, pero tampoco genuinos y
fieles creyentes. Mantenían una peligrosa posición intermedia.
La persona Fría, reconoce su condición, sabe que está mal y que necesita ayuda, sabe y acepta que
debe cambiar su condición o de lo contrario se perderá su alma. Aunque posponga la decisión, aún
cuando no accione para el cambio, sabe que debe hacerlo, sabe que está frío espiritualmente. No
pretende aparentar nada, sabe su necesidad, está vacío de Dios, y debido a esto le es más fácil reconocer
su falta, y humillarse para recibir la ayuda de Dios. Tiene la actitud del hijo de la “Parábola de los dos
hijos” (Mt 21.29), quien el Padre le dijo que fuera a trabajar en su viña, y él respondió “no quiero, pero
después arrepentido fue”.
La persona caliente, no tiene problemas, el fuego del Espíritu Santo la mantiene encendida, sirviendo
con fervor al Señor, una vida ungida, despierta y avivada, una vida de Santidad apartada del mal y
dedicada al desarrollo de la obra de Dios.
La persona tibia, está caracteriza por la indiferencia y el conformismo. Ha entrado en un estado de
“relajación espiritual”, donde no le importa una vida de santidad, permitiendo la práctica del pecado.
Mantiene una vida de rituales, pretendiendo tener lo de Dios y lo del mundo a la vez. Este tipo de vida
o condición espiritual, provocan el vómito del Cuerpo de Cristo, “…estoy por vomitarte de mi boca”. Se
trata de una vida caracterizada por la “satisfacción de necesidades inferiores”. Le aburren las cosas
espirituales: la oración, la lectura de la Palabra, la vida de santidad. Comienza a sentir más interés por las
cosas frívolas, las diversiones, los deportes en exceso, la televisión, etc. Esta actitud, tiene que ver con el
otro hijo de la “Parábola de los dos Hijos” (Mt 21.30). Quien el Padre le dijo que fuera a trabajar en su
viña, y él respondió: “Sí Señor, voy, y no fue.”
Y usted, ¿Con qué tipo de persona se identifica?
Es tiempo de orar
1. Coloque su vida delante del altar y ore al Señor por su condición espiritual. Pídale que le
muestre lo que debe hacer para un reavivar se su fuego en usted.
2. Clame por el Espíritu Santo. Que su unción avive su vida espiritual. Si está “caliente”, que le
“caliente” más.

2
Nuevo Diccionario Ilustrado de la Biblia

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 24


Día 20

Una enfermedad asintomática


Pr Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 3.17, 18; Mateo 6.19 – 21
Pensamiento para hoy
En el verso que hoy consideraremos, encontramos la declaración que hacía la iglesia en Laodicea, decía:
Soy rico; me he enriquecido y no me hace falta nada…” (Ap. 3.17)
Vemos en esta declaración de la iglesia en Laodicea un aire de independencia de Dios y autosuficiencia
(no me hace falta nada). El Señor Jesús llama bienaventurados a los POBRE de espíritu, pero estos
hermanos modelaban una actitud muy diferente. Igualmente se nota una exagerada confianza en las
riquezas terrenales (Soy rico, me he enriquecido). Eran ricos en la tierra, pero pobre en los cielos. A
propósito, el Señor Jesús nos aconseja: No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido
destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el
óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. (Mt 6.19 –
21).
A la declaración de esta iglesia el Señor les contesta: …pero no te das cuenta de que el infeliz y miserable, el
pobre, ciego y desnudo eres tú. (Ap. 3.17)
Alguien llamó la tibieza espiritual como una “enfermedad sumamente contagiosa, y asintomática
para el que la sufre”. La naturaleza misma de esta condición espiritual, impide ver la realidad. La
persona que está tibia piensa que así está bien y tiene suficiente de lo espiritual, con lo que ha alcanzado
está bien, de esta manera tiene lo mejor de Dios y también puede tener lo mejor del mundo, es una
condición extremadamente peligrosa.3
La iglesia en Esmirna se pensaba pobre, pero el Señor le dice que era Rica. Acá sucede lo contrario, la
iglesia en Laodicea se pensaba rica cuando en realidad eran pobres, miserables, infelices, ciegos, y
estaban desnudos.
Jesús les ofrece el verdadero tesoro, le dice: te aconsejo que de mí compres oro refinado por el fuego, para que te
hagas rico; ropas blancas para que te vistas y cubras tu vergonzosa desnudez; y colirio para que te lo pongas en los ojos y
recobres la vista. (Ap 3.18)
El Señor les está diciendo, necesitan de mis productos. Ellos tenían los mejores bancos, donde
guardaban el oro, las mejores textileras, y eran famosos por sus medicinas. El Señor utiliza estas
realidades terrenales para enseñarles que todo lo que necesitaban no lo podían obtener en la tierra. Hay
que comprarlo en el cielo, donde los tesoros no se dañan.
Y usted, ¿Dónde quiere comprar?
Es tiempo de orar
1. Ore por un corazón sensible al hablar del Espíritu Santo.
2. Ore por los tesoros celestiales, oro (La Palabra de Dios), ropas blancas (La justicia de Cristo),
colirio (El discernimiento espiritual).
3. Siga orando por la unción del Espíritu Santo en su vida.

3
Mi Experiencia con la Tibieza Espiritual

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 25


Día 21

Ellos dentro y Jesús fuera


Pr. Gabriel Aguilar
Palabra de Dios para hoy
Lea Apocalipsis 3.20 – 22
Pensamiento para hoy
Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo. (Ap.
3.20)
Estas palabras son con frecuencia citadas para extenderles un llamado a las personas que aún no son
salvas, para que le abran la puerta de su corazón a Jesús. No creo que esté mal esta práctica, pero si nos
apegamos al contexto, encontramos que el Señor estaba dirigiendo estas palabras a su amada iglesia.
Jesús estaba fuera de la iglesia y llamada a su puerta.
La indiferencia que había mostrado la iglesia en Laodicea hacia Cristo era tal, que provocó su salida
(aunque el deseo de Jesús era tener comunión con ellos). No había un lugar para Jesús en el interior de
aquella iglesia, Jesús queda fuera y Su voz se deja oír pidiendo entrar: mira que estoy a la puerta y llamo…
Entonces, el llamado que Jesús estaba haciendo no era a salvación, pues le está hablando a gente salva,
se trataba de un llamado a la intimidad. Esta iglesia decía: Soy rico; me he enriquecido y no me hace falta
nada…” (Ap. 3.17) Ellos no sentían necesidad de Cristo, y satisfechos con las cosas de terrenales (sus
riquezas, aunque en realidad eran muy pobres), suscribieron su relación con el Señor a un mero
ritualismo religioso.
Cristo está a la puerta y llama. Él es paciente y persiste en su intento de llegar a nosotros, sin irrumpir y
entrar, sino llamando. ¿Qué haremos?
El acceso a una intimidad con Cristo, depende de cuál sea nuestra reacción a Su llamado. Si
reaccionamos positivamente, él va entrar a una intima comunión con nosotros y disfrutaremos de Su
presencia, y allí, en su presencia, afirma el salmista que hay plenitud de gozo!
Para finalizar los mensajes a las iglesias, y así también estos devocionales, tenemos una gran promesa de
parte de Jesús para el creyente vencedor: Al que salga vencedor le daré el derecho de sentarse conmigo en mi trono,
como también yo vencí y me senté con mi Padre en su trono. (Ap 3.21)
El mismo Cristo tuvo tentaciones y conflictos; los venció a todos y fue más que vencedor. Los que son
como Cristo en sus pruebas, serán hechos como Él en gloria.4
El Señor ofrece compartir su trono con los vencedores, ¡qué gran promesa! Oro al Señor para que
todos los que participamos de estos ayunos con sus devocionales la alcancemos. Amén
Es tiempo de orar
1. Ore al Señor abriendo la puerta de su corazón para una mayor intimidad con él.
2. Agradezca al Señor por este tiempo de ayuno y oración. Declare la victoria en su vida, su
familia y su iglesia.
3. Siga orando por la unción del Espíritu Santo en su vida.

4
Comentario bíblico de Matthew Henry

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 26


Orando por aquellos que aún no han creído
Al orar por los que aún no han creído, considere algunas de estas oraciones. Dos modelos de oración:

La oración de los corazones


CORAZONES
• Oren por Corazones receptivos y arrepentidos (ver Lucas 8: 5-15).
• Que Dios toque el corazón.
OJOS Y OÍDOS
• Ore para que lo ojos y oídos espirituales sean abiertos a la verdad de Cristo (ver Mateo 13:15;
2 Corintios 4:3-4)
• Dios los haga ver y oír.
CONOCIMIENTO, RECONOCIMIENTO
• Ore para que se hagan conscientes de Dios, de su necesidad de él y de sus pecados.
• Ore para que reconozcan su necesidad de Cristo como Salvador y Señor (ver Juan 16:8).
ARREPENTIMIENTO, REDENCIÓN Y LIBERTAD
• Ore por gracia para arrepentimiento – clamor a Dios.
• Para su redención, reclamando sus vidas por la sangre y muerte del cordero.
• Para que sean liberados del poder del pecado, de su dominio, y liberados para seguir a Cristo.
(ver 2 Corintios 10: 3-4, 2 Timoteo. 2: 25-26)
TRANSFORMACIÓN, ENSEÑANZA
• Ore por una vida transformada (ver Romanos 12: 1-2).
• Ore para que sean enseñables.
SALVADO, SANTIFICADO, ENVIADO, LLENO DEL ESPÍRITU
• Ore para que Dios los salve, santifique y envíe al Su campo para la cosecha (ver Mateo
9: 35-38).

La oración de bendición (BLESS)


B – Dios, te rogamos que bendigas a nuestra familia y amigos. Sólo queremos lo que es bueno y mejor
para ellos.
L – Oramos por sus trabajos. Por un lugar de trabajo bueno y provechoso. Uno que sea seguro y
provechoso. Un trabajo que esa gratificante. Por buenas y piadosas influencias a su alrededor.
E – Oramos por el área emocional, por su vida interior. Por la paz y el gozo. Por una sensación de
bienestar. Para que conozcan que Tú les amas.
S – Oramos por el área social. Por quienes tienen a su alrededor, familia y amigos, que en ese círculo
sean de influencia piadosa, la sal y la luz. Trae cristianos influyentes a sus vidas. Bendícelos con buenos
y cariñosos amigos.
S – Oramos por sus vidas espirituales, por sus almas. Sálvalos. Tócalos. Hágales saber que Usted es
real, y que se preocupa por ellos. Despierta su hombre interior.

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 27


Mis VIPs que aún no han creído
En el transcurso de estos 21 días, haga una lista de al menos 21 personas en sus círculos de relaciones,
quienes son sus personas más importantes. Pide a Dios que asigne un puñado de gente a tu corazón
para orar especialmente por ellos. Enumere a las personas que aún no creen en Cristo, a aquellos cuya
relación con Cristo no puede ser plenamente conocida - pero por los cuales usted se preocupa.
Identifique a familiares, amigos (pasados y presentes), vecinos, asociados y compañeros de trabajo,
compañeros de clase, personas con las que interactúas regularmente, personas que quizás no conozcas
bien pero que sepas sus nombres o rostros.
Comienza por los que Dios ha puesto en ti una preocupación especial

Familia:

Amigos:

Asociados:

Vecinos:

Conocidos:

EL QUE TENGA OÍDOS | Guía de oración para 21 días 28