Sei sulla pagina 1di 36

Olimpia Varela y Varela 

Compilación hecha por Amy R. Upshaw 
Clase Apreciación Literaria 
7 de Noviembre, 2010 
La Universidad Tecnológica Centroamericana 
 
 
Upshaw  2 

Según Pineda de Galvez, Adaluz 
(1998):

 
Thais, Eva. (Photographer). Olimpia Varela y Varela.  
(p 119) 
 
Upshaw  3 

 
 
Olimpia Varela y Varela 
(Yoro, 1899‐1986) 
 
  Olimpia Varela y Varela, la última de las poetas nacidas en el siglo pasado 
incluidas en esta antología, ella se desempeñó como Maestra de Educación Primaria.  
Obtuvo honoris causa el título de Profesora de Educación Media en Letras de la 
Escuela Superior del Profesorado “Francisco Morazán”, actualmente Universidad 
Pedagógica Nacional. 
  La labor más importante de Olimpia Varela y Varela, la desarrolló en pro de 
la reivindicación de la mujer hondureña.  Conocida es su participación y 
representación en organizaciones femeninas a nivel nacional e internacional. Llegó a 
ser Directora General de Mesas Redondas Panamericanas a nivel continental. 
  Funda en La Ceiba la revista Pan América, la que dirigió por espacio de 20 
años.  También es fundadora de la revista femenina de la letras Ideas, la cual recoge 
la labor poética de variados estilos que va produciendo la mujer hondureña en estos 
últimos tiempos. 
En 1955, Olimpia Varela y Varela publicó su poemario Corazón abierto, de 
reminiscencias románticas e intimistas. Sobresale el tema patriótico y de ella es la 
frase: “Patria mía: Primero tú, después tu, y siempre tú.”  
 
(p121) 
 
INEFABLE 
 
Yo también, como Juana Borrero, 
la dulce y doliente poetisa cubana, 
he soñado la dicha suprema 
de un amor imposible, irreal, extrahumano. 
 
Yo también en mis noches de ensueño 
he creído sentir en la frente 
que un beso se posa, castísimo, en ella, 
sin fiebre y sin ansias, sin sed y sin fuego. 
 
¡Oh, delicias de amor inefable, 
oh, el amado de dulce mirada 
que el besarnos sin ansia en la boca, 
nos embriaga de paz infinita! 
 
¡Qué dicha, Dios mío; sentirse posesa 
del hondo deliquio de un amor divino, 
en un éxtasis verse adorada, 
sin fiebre y sin ansias, sin sed y sin lágrimas! 
¡Qué dicha, Dios mío! 
Upshaw  4 

 
(p 124) 
 
SIGNOS 
 
Amor que quiste ser 
y dominar mi albedrío; 
amor que fueras, ¡bien mío! 
mi esperanza y mi querer: 
¿por qué no pudiste ser 
bienandanza allá en mi alma, 
sonrisas y luz y calma 
a mi espíritu volver? 
 
Las cenizas del ayer 
han sepultado mi vida 
bajo la luz bendecida 
de un lejano atardecer. 
¡Mas hoy siento renacer 
la potencia de mis alas 
cual si ellas fuesen las galas 
de un risueño amanecer! 
 
Y siempre me has de querer, 
pues hay en tu sino un hado 
misterioso o malhadado 
que te vincula a mi ser. 
¡Y así habremos de volver, 
en continuas espirales, 
a los planos siderales 
en un eterno ascender! 
 
(pp 124 y 125) 
 
A FRANCISCO MORAZÁN EN LA HORA CENTENARIA 
 
Suena. la hora centenaria: 
fulgen rayos de leyenda 
sobre el mármol de una lápida; 
rondan alas de apoteosis 
junto al marco de esa tumba, 
y una sombra se estremece 
jubilosa y conmovida, 
en las rejas del misterio 
de ultratumba. 
 
Upshaw  5 

Suena la hora justiciera 
e infalible de la historia 
Vibra en tonos de epopeya 
y en raudales de lirismo 
ardiente y fúnebre, 
porque hay gasas enlutadas 
en los símbolos sagrados 
y caen lágrimas silentes, 
de reproche y de recuerdo, 
en el suelo entristecido 
de la Patria, acongojada. 
 
Y ante el fúlgido aleteo 
enfebrecido, de la gloria 
en la fecha centenaria, 
de rodillas está el alma 
nacional de Centro América,  
enlutada. 
Porque hay una dualidad  
de maravilla 
en la fúnebre congoja 
de la fecha que recuerda 
la caída del coloso 
Paladín de nuestra historia: 
 
Simbolizan la caída 
dolorosa del caudillo 
las coronas del martillo 
y los fastos de la gloria. 
En el cívico desfile 
de recuerdos de esta hora, 
hay rumores de tragedia 
y hay clarines de victoria. 
 
E un símil de odisea 
la epopeya del Ulises 
que se evoca 
en esta hora centenaria. 
Cayó el Héroe, destrozado 
bajo un hórrido huracán 
de incomprensiones; 
abatió sus alas recias, 
solitaria y fatigada 
la altiva águila caudal 
de nuestra historia, 
y se hundió trágicamente, 
Upshaw  6 

en las nubes purpurinas 
e inmortales de la gloria. 
 
Pebetero de recuerdos, 
incensario de alabanzas 
y plegarias fervorosas, 
es el alma colectiva 
de la tierra americana 
ante el brillo esplendoroso 
de la sombra bendecida 
del guerrero, del profeta, 
del apóstol encendido 
y del Mártir visionario, 
que dejara el tesoro 
de su obra malograda, 
a las fuertes juventudes 
del mañana. 
 Al guerrero que legara 
la vehemencia de su ideal 
por las luchas libertarias, 
por las grades deomacracias, 
a la hidalga y valerosa, 
a la brava y ardorosa 
juventud americana. 
 
Ante el fúlgido aleteo 
conmovido, de la gloria, 
de rodillas está el alma 
nacional de Centro América 
enlutada. 
 
Suena la hora centenaria: 
fulgen rayos de leyenda 
sobre el mármol de una lápida; 
rondan alas de apoteosis 
junto al marco de una tumba, 
y una sombra se levanta, 
con el alma estremecida, 
de las rejas del misterio, 
en el frío de ultratumba. 
 
(pp. 125‐127) 
 
OFRENDA 
A mi madre, doña Rita V. de Varela en el Día de la Madre. 
 
Upshaw  7 

¡Madre! lo único cierto siempre mío, 
lo sólo verdadero que en la vida encontré; 
en los días crueles y en las horas felices, 
siempre…siempre a mi lado tu bálsamo y tu fe! 
 
Conmigo en mis tristezas y conmigo en mis glorias, 
eternamente mía la llama de tu amor 
como faro en la noche de mis desolaciones 
orientando el sendero y ahuyentando el dolor. 
 
¡Oh, qué maravillosa corriente de armonía 
la del materno seno ¡singular intuición! 
sin que nada te diga, tú lo comprendes todo 
y está junto a mi vida, guardián, tu corazón! 
 
Allá en las alboradas felices de la infancia, 
tú me diste el legado de más alto valor, 
llevándome a los templos sagrados de Minerva 
donde forjé mis escudo con el oro mejor. 
 
Y bien: ¿Cómo pagarte todos tus sacrificios, 
cómo recompensarte toda tu abnegación, 
si sólo tengo el alma cuajada de ternuras, 
si sólo puedo darte esta gran devoción?... 
 
Si sólo en el “sanct forum” que a tu imagen elevo 
dirijo mis plegarias hasta el reino de Dios 
para que me conceda rodearte de venturas 
en los últimos días que vivamos de los dos. 
 
(pp. 127 y 128) 
 
TIERRA DE MIS MAYORES 
 
Tierra de mis mayores: 
cuando a ti vuelvo, 
con la sencilla ofrenda 
de mis cantares, 
traigo una flor 
prendida entre mis sueños 
y un sol de claridades 
dentro del alma 
 
¡Tierra que me brindaras 
todas tus savias, 
en las prístinas ansias 
Upshaw  8 

de mis quimeras; 
y has visto doblegarse 
sobre tus predios 
el impoluto lirio 
de mis ideales! 
 
¡Tierra mía, morena, 
que me vieras más tarde 
partir serena, 
llevando por bagaje 
sólo mis sueños, 
con los que fui forjando 
uno por uno, 
los recios eslabones 
de mi destino! 
 
Hoy vuelvo a ti 
y traigo entre mis manos 
con el sencillo broche 
de mis cantares, 
la blanca flor 
que aroma todos mis sueños 
y el sol de amor que llena toda mi alma 
para ofrendarte, ¡oh, tierra de mis mayores! 
 
(pp. 128 y 129) 
 
RECORDANDO LA HABANA 
 
Como una gasa endrina 
cuajada de penumbras 
soñolienta, opalina, 
era la tarde aquella 
del día que llegara 
de la patria lejana 
a la playa divina 
de la perla antillana. 
 
Playa azul de mi vida 
a do llegué, impulsada 
por fuerzas del destino, 
a escrutar el mañana 
y a embriagarme del vino 
de este alcázar de ensueño 
y delicias: ¡La Habana! 
 
Upshaw  9 

¿Vino?... ¡Sí, de armonías, 
de dulzura de trinos 
de grandeza y de altura, 
de esplendor y alegrías! 
¡Habana!... maravilla 
de luces en que brilla 
la magia de tus lares: 
tus mujeres hermosas, 
tus jardines, tus playas, 
tus palmeras graciosas 
y danzas singulares. 
Mas…resulta un lucero 
que de tus maravillas 
entre todas prefiero: 
 
Es el Dios tutelar 
que allí bajo tu cielo 
aprendí a venerar; 
es el divino Apóstol 
que su sangre te diera, 
es el poeta inmortal 
que nos dio su cuento en flor: 
“¡La niña de Guatemala, 
la que se murió de amor!” 
 
(pp. 129 y 130) 
 
ELEGÍA 
A mi hermano Medardo Varela V. en el primer aniversario de su muerte 
 
Arde la vela y arde el alma mía 
cuando escribo, doliente, mi elegía. 
 
Hermano mío: desde que te fuiste 
es mi vida una eterna noche triste. 
Fuertes rachas de penas y de duda 
desatan sobre mí, tormenta ruda. 
 
Mas, hay algo a mi lado, en ronda buena, 
suavizando los roces de mi pena. 
Hay algo que mitiga mis pesares 
y cual faro guiador sobre los mares, 
es una vos que orienta 
y que calma el furor de la tormenta, 
cuando la barca de la vida mía 
zozobre sola entre la mar bravía. 
Upshaw  10 

 
Siento algo que me inspira poniendo nuevas notas en mi lira, 
en tanto que mi ánimo levanta 
y lo impulsa a la lucha sacrosanta 
tras el ideal, hasta que al fin se adueña 
de las cimas azules con que sueña. 
 
¿Es acaso tu espíritu que viene, 
y junto a mi detiene 
su paso misterioso 
para darme valor, y poderoso, 
a las fuerzas del mal les corta el paso 
librándome en la luz de su regazo? 
 
(pp. 130 y 131 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Upshaw  11 

 
Según Navas, Paca., Quintanz, Litza & Varela y Varela, Olimpia: 

 (Navas, portada del libro) 
Upshaw  12 

 
 
 

(ntroducción) 
Upshaw  13 

Olimpia Varela y Varela 
(Yoro, Yoro, 1899‐1976.‐) 
 
Poeta y Periodista. – Fundadora del Grupo Cultural Femenino “Ideas”.  Dirigió 
durante más de 20 años la Revista Cultural “Pan América”.‐ Fue Precursora del 
movimiento feminista que dio por resultado la obtención de los Derechos Políticos 
de la Mujer Hondureña. 
OBRA: Corazón Sangrante (Antología Personal) 1956 
 
(contraportada del libro) 
 
¿FANTASMAS EN LAS CUEVAS DEL DRANCH? 
 
“Per un bate de l’ansia que de ten cor expir dariem les centurias de calma que 
tenim”. 
 
Por el postrer latido de tu agonía daríamos las centurias de calma que tenemos. 
 
Fantasmas en la sombra y en la luz de las 
            /cuevas, 
fantasmas espectrales en un dormir de siglos 
fantasmas que se quejan con voces sin sonido, 
que gimen en silencio y claman a los vivos 
siquiera por un latido del existir humano 
a cambio de centurias de su calma eternal… 
 
Visión de realidad en las cavernas, 
o sueño en el abismo recreado?... 
 
Manos de artista en la penumbra ardidas 
grabando entre la roca las creaciones 
que en la mente divina se gestaron: 
almas geniales esculpiendo la obra 
que la Parca traidora les truncara 
y en el ansia febril de los astrales 
la vida vuelven a frustradas formas? 
 
¿Por eso ambulan en la sombra quieta 
fantasmales figuras silenciosas 
decorando con místicas imágenes 
la sombría amplitud de las estancias? 
 
Dante o Murillo, Vinci o Miguel Ángel, 
están allí con su cincel magnifico, 
formas de pensamiento iluminando 
y su paleta mágica extendiendo? 
Upshaw  14 

 
Resplandecientes, Paraíso y Cielo, 
Infierno y Purgatorio, estremecidos, 
yacen allí con su presencia vaga 
en el fondo abismal de la cantera, 
taller de los espíritus geniales 
que se fueron del mundo con la pena 
de haber truncado su labor postrera 
y arden en ansia de volcar la idea 
de la culminación de sus creaciones. 
 
Allí la Virgen con el Niño en brazos, 
Cristo expirante en el madero santo, 
el arcángel guardián en los abismos 
y el demonio burlón en las tinieblas! 
 
Frutos que se desgajan de los árboles, 
ángeles custodiando los altares, 
cascadas descendiendo de las cumbres, 
celajes de oro y rosa en el ocaso, 
maravillas de luz y de colores 
en los juegos espléndidos del alba!... 
 
¿Cómo guardar en la retina ansiosa 
todo el embrujo de aquél mundo en sueños? 
 
(pp. 2‐4) 
 
PLEGARIA 
 
Vencida por las olas adversas de mi sino 
estoy aquí, Señor, toda deshecha en llanto, 
y en la ansiedad febril de un paliativo cauce 
a mi dolor, termino desbordándolo en canto. 
 
Si obedece a designios ocultos de tu mano 
este infortunio eterno que a llorar me condena, 
sea, Señor, mas dadme por piedad una leve 
emanación divina de santidad serena 
 
que me done el secreto de olvidar los rigores, 
acallar toda humana, interna rebeldía 
y trocar la tristeza en perenne alegría; 
 
bendecir el destino que me abruma a dolores 
y apresando en mi ego la dulzura y la calma, 
Upshaw  15 

ir a Ti, por la escala libérrima del alma! 
 
(p. 6) 
 
EN LOS BOSQUES DE VIENA 
 
Viena, con sus boscajes adormecidos 
y las ondas azules del Danubio, 
valses de Straus, bajo su cielo creados 
y en las alas del tiempo retenidos! 
 
Viena, la de los regios festivales 
donde bajo la luz de las estrellas, 
con sus valses, sus ritmos, sus cantares, 
rinden culto a sus genios inmortales. 
 
Artistas del ideal, atormentados, 
el músico genial, ensordecido. 
Goethe, el insigne, con su gran tragedia 
y Mozart, el del alma incomprendida. 
 
Y se fueron los genios que vinieran 
por dar al mundo su caudal divino; 
más, volverán un día en ronda eterna, 
peregrinos el arte y del ensueño. 
 
Rota la oruga de su astral dejaron 
y ascendieron al Cielo, victoriosos 
entre un rielar de luces y armonías, 
¡almas en vuelo, libres de miseria! 
 
¡Oh los bosques románticos de Viena 
y las ondas azules del Danubio, 
valses de Straus, bajo su cielo creados 
y en las alas del tiempo retenidos! 
 
(pp. 8) 
 
MI CRISTO ROTO 
 
CRISTO roto que yaces a mi cabecera 
como vigilante de mi cuerpo denso 
cuando por las noches de insomnia y de pena, 
liberada y se leve se va mi alma entera. 
 
Santo crucifijo, que en un día bueno, 
Upshaw  16 

con la mansedumbre de su alma de niño 
te puso en mis manos, ¡regalo divino! 
aquel hijo mío que hoy está en los cielos. 
 
¡Quién entonces pudo predecir que un brazo 
de tu sacro cuerpo se desmembraría 
y que ya por siempre, en mis horas grises, 
horas desoladas, me acompañarías! 
 
Crucifijo amado, que junto a mi lecho 
atestiguas mudo mis visiones locas, 
fantasmagorías de cosas que fueron 
como sueños vanos de esta vida mía. 
 
¡Oh CRISTO simbólico que tienes la magia 
de traerme el recuerdo tenaz de aquel día 
cuando el hijo amado, con gesto risueño, 
pleno de cariño, te dejó en mi mano! 
 
(pp. 8) 
 
 
 
 
 
 
 
Upshaw  17 

Según Varela y Varela, Olimpia (1956): 

 
(Portada del Libro) 
Upshaw  18 

 
 
Ilustración por Dante Lazzaroni 
 
(introducción) 
 
Upshaw  19 

Índice de poemas en el libro Corazón Abierto. 
 
I MADRE 
Ofrenda 
Verdad desnuda 
Gracias, Señor 
 
II PATRIA MIA 
 
Ofrenda al Padre Reyes 
A Francisco Morazón 
La Feria del Patrón Santiago 
Tierra de mis mayores 
Es justicia lo que pido 
Recordando La Habana 
Hermanas 
Himno Oficial de la Escuela Minerva 
Bandera de la Raza 
 
III PETALOS DISPERSOS 
 
Sombras y Duelos 
Elegía 
De Ultratumba 
Fue en noviembre 
Nora y Silvia 
Postal, para Nora 
Poema Elegíaco 
La fuga de las rosas 
Tarde será 
Inefable 
¡Oh, amado! 
Pordiosero de amor 
¡Cuidad, corazón! 
Signos 
Tristeza 
Espíritu que guías 
Plegaria 
Despedida a la embajadora lírica cubana Mary Morandeyra 
Encuentro 
Noches de gloria 
Saludo fraternal 
Contesatndo 
Invocación 
Homenaje a Franklin Delano Roosevelt 
Homenaje a Francisco P. Figueroa 
Upshaw  20 

Mi sueño 
En el libro de la vida 
Diálogo carnavalesco 
Añoranzas 
Canto a Cuscatlán 
Añoranzas de Costa Rica 
Bariloche 
Era bello mi canto…y yo no lo sabía 
Sueños 
A los Maestros sampedranos 
Mensajes 
Ramillete 
La Sonrisa de Dios 
Navidad 
Despedida 
Mi regalo al niño pobre 
Desfile blanco 
En el cumpleaños de Irma Machado Valle 
Ante al Lago de Yojoa 
Cuando a México fuimos 
Postal en el cumpleaños de doña Adelina de Mejía 
Elegía, a la memoria de don Jesús María Rodríguez h. 
Vaticinio 
Para María Elena Murillo Díaz 
Para mi sobrina Silvia Varela 
Perdón 
 
(Índice) 
 
ES JUSTICIA LO QUE PIDO 
 
Cuando voy por los caminos que recorro enardecida, 
implorando de los hombres el auxilio que requiero, 
en tenaz perseguimiento de mis férvidos anhelos 
tras la meta que persigue la Revista “Pan América” 
¡no es favor lo que yo pido, es justicia lo que quiero! 
 
Cuando voy bajo el influjo de esta llama que me abrasa 
a inquirir por los senderos dolorosos de la espera 
por llegar hasta la cima de la ruta idealizada 
que persigue en esta hora la revista “Pan América”, 
¡no es favor lo que yo pido, es justicia lo que quiero! 
 
Cuando sigo tenazmente esta senda luminosa 
en labor por la cultura, por la dicha y la grandeza, 
por los fueros nacionales, por el crédito de Honduras, 
Upshaw  21 

que ha trazado en sus idearios la Revista “Pan América”, 
¡no es favor lo que yo pido, es justicia lo que quiero! 
 
Cuando plena de optimismo y arrollando los prejuicios, 
enarbolo el estandarte redentor de la mujer 
en afán de liberarla y por siempre engrandecerla 
desde un faro como guía, la Revista “Pan América”, 
¡no es favor lo que yo pido, es justicia lo que quiero! 
 
Cuando siento el acicate de esta lumbre que me abrasa 
y camino enfebrecida sobre enhiestos valladares 
mientras sangra el alma trémula en las zarzas de la espera, 
implorando porque viva la Revista “Pan América” 
¡no se favor lo que yo pido, es justicia lo que quiero! 
 
(p. 27) 
 
BANDERA DE LA RAZA 
 
Un sol incaico en lo alto, por el indio de América; 
tres cruces alineadas, por las tres carabelas 
que surcaran las aguas en pos del mismo ideal; 
fondo blanco, emblema de la serenidad, 
y morado en las cruces: modestia y humildad, 
Tal el conjunto armónico del símbolo racial. 
 
Bandera de una raza, de una estirpe leal 
que fusionó el destino bajo el sol tropical; 
bandera en que se anudan las glorias del mañana 
y las conquistas ciertas que fueran del ayer. 
¡El latino, el indiano, en ti ven renacer 
el milagro del indio y la gloria de España! 
 
¡Tras el sol, una sombra, la de un ser visionario, 
como tras de los sueños que fueran su calvario 
parece levantarse por sobre de esa luz… 
cruzar mares ignotos en sus tres carabelas, 
llegar a nuestras playas bajo sus blancas velas 
llevando entre sus manos el signo de la cruz…! 
 
(p. 33) 
 
  
 
 
 
Upshaw  22 

¡CUIDADO, CORAZÓN! 
 
¡Cuidad, corazón! Cierra tus puertas 
y olvida tus quimeras. 
¡Es en vano que quieras, 
con los despojos de las cosas muertas 
reconstruir la ilusión! 
 
¿O es que prefieres 
volver con loco empeño, 
lleno de ideales y de fantasías, 
a ensombrecer tus días 
tras la ruta de un sueño 
que más se aleja cuanto más le quieres? 
 
¿Acaso olvidas que eres la flor que se marchita entristecida, 
al roce aleve de los cierzos fríos; 
y que jamás gozaste en los impíos 
o alegres cantos que ofrendó la vida 
a través de la dicha y los placeres? 
 
¡Olvida, corazón, tus desventuras; 
sepulta en lo más hondo de tu vida 
la llama del amor, 
y ríe de las íntimas ternuras 
con que te quiso arrebatar, prendida 
la flama del dolor! 
 
(p. 59) 
 
CONTESTANDO 
A Lida Valiente. 
 
(ACROSTICO) 
 
Lidia: cuando a mí vienes desde las lejanías, 
Intensa es la dulzura de tu lírica voz, 
Deshojando encendida tus rosales secretos, 
Inquietos, dolorosos, de grandes rosas raras, 
Ante mis ventanales soñadores e inquietos. 
 
Vamos cual peregrinas ascendiendo a una altura, 
Ardiendo el alma trémula en pos de un Ideal, 
Los labios sitibundos de infinita ternura… 
Inmensa es nuestra brega por áspero camino 
Entre zarzales crueles que hieren a las dos… 
Upshaw  23 

No encontraremos tregua, ¡oh, hermana!, es nuestro sino 
Tomar la acerba copa que nos brinda el destino 
En aras de un designio: acercarnos a Dios! 
(p. 71) 
 
¡PERDÓN! 
En memoria de mi hermano Olegario Varela V. (QDDG) 
 
¡Perdona, hermano mío, si en tu postrer momento 
no me viste a tu lado; 
si la onda de tu espíritu, perdida, 
el mensaje extravió de tu llamado; 
y apenas, tu cabeza ya dormida, 
tibia aun encontré… 
y tu faz, con la mía enternecida, 
oprimiéndola leve, acaricié! 
 
¡Perdona que en la hora de tu muerte, 
cuando ansiabas llevar tu despedida 
a los seres amados, no escuchamos 
tu voz desesperada, en la partida… 
¡Oh, dolor! Oh, ansiedad! 
llamar, llamar en vano, 
cabe el ambiente extraño 
de un rincón de hospital! 
 
Dios te perdonará por tu amargura 
y a su reino de amor te llevará; 
mientras mi corazón, en su ternura, 
ante el recuerdo aquel de tu agonía 
plena de soledad, 
su mística plegaría aquí te envía; 
es un ruego…una voz 
¡Que me perdones tú! ¡Que me perdone Dios! 
 
Tegucigalpa, D.C., 27 de julio de 1956. 
 
(p. 118) 
 
 
 
 
 
 
 
 
Upshaw  24 

Según Varela y Varela, Olimpia (1945): 
 
La Aurora de la Paz 
 
Ha terminado la guerra.  El rojo sol de una época nefasta para el mundo, se ha 
hundido tras las llameantes olas de un incendio…y de esa sima purpúrea surge hoy 
radiante la chispa milagrosa de una aurora: la Aurora de la Paz! 
  He aquí pues cómo, si a la humanidad de hoy le ha tocado la suerte de asistir 
al espectáculo horrible de la más sangrienta lucha de nuestra historia, también ha 
tenido la dicha de contemplar, en el momento de trascendental transición evolutiva, 
el resplandor vivísimo con que se anuncia el Mundo de la Paz! 
  He aquí cómo, de pié sobre el punto de transición histórico evolucional, como 
desde un estratégico mirador propicio, y, con el oído atento a las voces proféticas 
idealistas que ondulan sutilmente en las ondas espirituales del Cosmos, podemos 
contemplar el nacer de una aurora! 
  Quedan para siempre en el pasado, como en la sombra de una larga pesadilla, 
los horrores de la hecatombe mundial que empapara de sangre la tierra extremecida 
y cuajara de lágrimas las pupilas de un mundo en agonía… 
  Las potencias totalitarias ensoberbecidas, Italia, Alemania, el Japón, cayeron 
sucesivamente al borde de la lucha, vencidas definitivamente por la fuerza 
incontrarrestable del Derecho y la Justicia, en epílogo justiciero y triunfal. 
  Lo que todos los idealistas ante la causa aliada auguramos al mismo tiempo 
como bajo un tácito acuerdo inspirador, igual que si la unísona luz de una visión 
profética nos irradiase a mágica iluminación de una lámpara votiva, es hoy un hecho 
rotundo, un acontecimiento palpitante que nos llena de regocijo y de esperanza ante 
la espléndida promesa de un mundo mejor. 
  Queda ahora la responsabilidad de una nueva organización mundial que 
asegure la paz permanente y el encauce de la humanidad por senderos hacia la 
civilización, la cultura y la dicha universales.  Queda para legisladores, gobernantes, 
maestros periodistas, escritores, poetas, para todos los responsabilizados en la 
orientación de las masas sociales, la plasmación acertada de esa obra patriótica, el 
nuevo mundo de la postguerra. 
  Las Naciones Unidas, en la acción conjunta de una epopeya resonante, han 
forjado la victoria definitiva, con un saldo incontable de sacrificios, de heroísmos 
inauditos, cuando han caído inmolados ante la santa causa libertadora, los héroes de 
la guerra, tantos los dirigentes de la batalla gigantesca, como también ¡ay! los 
numerosos héroes ignorados que en el postrer volar de sus espíritus ascendieron a 
lo alto con el adiós emocionante de una oración poema, como la del soldado poeta 
desconocido: 
  “Yo no sé si tú, Dios, estrechecharás mi mano 
  pero voy a explicarte y me comprenderás… 
    Es bien curioso; en este horrible infierno 
he encontrado la luz para mirar tu faz”! 
  ¡Gloria a las Naciones Unidas en la guerra y en la paz!  ¡Gloria a todos los 
forjadores de la victoria, a los héroes que legaron la inmortalidad de su nombre al 
ideal liberticida y a los héroes desconocidos cuyo nombre perdióse en la oscuridad 
Upshaw  25 

de la horrible contienda!  ¡Gloria a todos los que con la llama del patriotismo y de la 
fé en la noble causa por la Libertad, la Justicia y el Derecho, encendieron la antorcha 
de esta aurora: la Aurora de la Paz! 
 
(pp. 1 y 2) 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1949). Impresiones: 

 
 
(p. 29) 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1949). Sobre Nuestros Problemas Sociales: 
 
Sobre Nuestros Problemas Sociales “El Día del Niño Hondureño” 
 
  El 25 de Diciembre, aniversario del nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, es la 
fecha marcada por el calendario cívico hondureño para celebrar el Día del Niño, 
haciendo coincidir de esta manera la demostración del reconocimiento exaltativo de 
las virtudes del gremio infantil, con la significancia del reconocimiento y aceptación 
universal de la verdad del espíritu divino, encendido en el Niño Dios el Enviado, con 
el más bello mensaje de la Divinidad, para redimir al mundo, envilecido en el fango 
de todos los vicios y los crímenes, bajo el reinado abominable de dos espíritus 
diabólicos: César Augusto en Roma y Herodes el Grande en Judea. 
Upshaw  26 

  Pero esta celebración que simboliza el acatamiento a ese valor patrio 
encarnado en el alma del niño, envuelve en sí el compromiso moral de atender a las 
necesidades del mismo, de establecer sus derechos, de forjar esa fuerza espiritual, 
embrión del futuro, promesa del mañana, en la vida de las colectividades.   Es una 
responsabilidad que pesa sobre las autoridades, la sociedad de este problema social 
asistencia social y de labor cultural, la urgente solución de este problema social 
nuestro: el desampara de la niñez que no ha tenido la suerte de nacer en 
condiciones favorables de salud, comodidad, confort y felicidad hogareños. 
  La celebración del Día del Niño es ya una institución general en todos los 
países en donde la civilización marcha acorde con la efectividad de la protección al 
gremio infantil.  En Buenos Aires, Argentina, la obra de asistencia social que sostiene 
y dirige la Sra. Eva María Duarte de Perón, tiene como dependencia importante la 
asistencia del niño pobre, dentro de una obra exclusiva para éste, denominada “La 
Ciudad Infantil.”  En una extensa área de la enorme ciudad de Buenos Aires, se ha 
edificado, singularmente bella, graciosa y confortable, esta ciudad miniatura donde 
se da alojamiento, alimentación, vestido, educación e instrucción y cariño a los niños 
pobres de las barriadas bonaerenses. 
  La ciudad infantil, en Buenos Aires, resuelve así el problema de la miseria y 
orfandad de la niñez, en una forma amplia, humanitaria y completa, pues no sólo se 
cubren las necesidades materiales de los niños sino que además se atiende a la 
orientación de su vida espiritual, empleando entre otros medios, la recreación de su 
mente soñadora.  Así, los cuentos de hadas tienen allí su más linda y exacta 
representación, a través de pinturas al fresco en las paredes de comedores y 
dormitorios, de las sugestivas escenas miliunanochescas.  De tal manera es acabada 
y vivida esta maravillosa creación de la ciudad infantil, que el visitante se siente al 
punto transportado al mundo luminoso y fantástico de las “Mil y Una Noches.” 
  En Honduras, el problema de la miseria infantil, que tiene como consecuencia 
inmediata una alarmante mortalidad de este gremio, vendrá muy pronto a 
resolverse, pues la creación del Día del Niño, habrá de sugerir la verdadera obra 
solucionadora en este sentido, tal como la fundación de sociedades de asistencia 
social ha generado obra de protección para adultos y ancianos.  Y bien está que se 
amparen y dulcifiquen los últimos días de la ancianidad, en premio a su esfuerzo 
constructivo en el cumplimiento de su misión humana; mas, urge al mismo tiempo la 
protección para esa otra parte desválida de la sociedad, la niñez, cuya vida, embrión 
del mañana, es valor preciosos que debemos preservar, fortificar y superar.  Bien 
está que se rinda culto a la vida, en el otoño venerable y melancólico, pero que 
asimismo se le ofrende en la primavera prometedora y pura… Porque la antorcha 
simbólica de la existencia humana, en su eterna ascensión rotativa por el mundo, 
debe pasar de mano en mano, cada vez más alta y fúlgida, en pos de la suprema 
armonía… 
  Ojalá que el desgarrante espectáculo de madres hondureñas, ambulando por 
las calles citadinas con sus hijos en brazos o tomados de la mano, en lacrimoso 
grupo, sucio, desgarrado, implorando un pan o un medicamento, no se ofrezca más a 
nuestros ojos. Que se instituya formalmente la protección de la infancia, en los 
hogares que el destino selló con la miseria, para que la celebración del Día del Niño 
Upshaw  27 

no envuelva una ironía para los homenajeados, ni un sarcasmo para el decoro 
nacional. 
  Damas y Damitas de sendas agrupaciones sociales, culturales, benefactoras, 
en la capital y en los departamentos de Honduras: Cruz Roja, Cruz Blanca, Mesa 
Redonda Panamericana, Rotarias, Leonas, Voluntarias, Vicentinas, del Perpetuo 
Socorro, etc., aunemos esfuerzos en una sola, comprensiva voluntad creadora 
afrontando esta necesidad social.  Damas altruistas, que habéis enaltecido el nombre 
de vuestra institución, levantando un monumento a la más grande de las 
personificaciones del amor y el sacrificio: la Madre; un esfuerzo más y lo habréis 
consagrado plenamente, cooperando ahora a la redención del fruto de esa madre, 
que lo contempla y arrulla en sus brazos: el hijo de su entraña, santificada por el 
dolor y el amor maternal, inconmensurable y único. 
  Sea nuestra voz, desde esta femenina atalaya hondureña, no una amargada 
censura a nuestras instituciones, que nada edificaría ni tendría razón de ser, ya que 
nuestro país está aún en plan de formación y perfeccionamiento, sino una llamada al 
corazón sensible de la sociedad y una sana crítica constructiva que a todos nos hiere 
por igual, desde luego que todos, hombres y mujeres, somos factores sociales, 
responsables de un labor civilizadora y cultural de la patria.  Porque es de todos y 
para todos la obra nacional cuyo desenvolvimiento progresivo ha de colocar al país 
en digna posición paralela a la de los más avanzados de la gran patria americana del 
porvenir. 
 
(pp. 3‐4) 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1950). En el Día de las Américas: 
 
En El Día de las Américas 
 
Celebran las Américas en este día, 14 de Abril, un aniversario más de haber 
instituido el pacto de unidad y solidaridad americanas, acordado con el plausible 
objeto de asegurar su soberanía y su tranquilidad en momentos en que la paz del 
mundo necesita de estos vigorosos baluartes de la fe en su estabilidad, como 
testimonio y promesa de su asentimiento y adhesión a las normas administrativas 
surgidas por influencia del nuevo espíritu democrático que alienta a las naciones, en 
la radiante aurora de esta Nueva Era. 
  Y por imperativa asociación de ideas vuelve a nosotros en este día el 
recuerdo de aquellos que con la videncia de su espíritu predestinado profetizaran la 
realización de esta bella y pura convivialidad americana de actualidad. Vuelve asía la 
memoria de nuestro máximo Sabio José Cecilio del Valle, el precursor 
panamericanista.  Vuelve Simón Bolívar, a darnos la impresión de su potencia 
visionaria, al planear la confederación del continente, para segurar la libertad y la 
prosperidad y la grandeza integral de las Américas.  Vuelve la visión de Roosevelt, y 
de Monroe y de todos aquellos insignes varones que anhelaran la unidad de la 
Américas y que aconsejaran acertados planes resolutivos de los problemas comunes 
que hoy como ayer han amenazado la vida moral, económica, cultural y social de 
nuestro hemisferio. 
Upshaw  28 

  América del Norte, América del Centro, América del Sur, trilogía de unidad 
geográfica creada por la Mano Suprema, imagen inspiradora de la unidad política 
mundial, bajo ideales pautas de convivialidad humana, ha encendido en las mentes 
despiertas de los hombres de la época, la idealidad y la realización de este magno 
sistema de confraternidad de los pueblos, base de su felicidad.  Porque unidas las 
naciones en un solo bloque, serán fuertes, respetadas y felices.  Porque todas serán 
una en el peligro y en la seguridad, en la guerra y en la paz, en las adversidades y en 
las glorias.  Porque el ataque a la una por fuerzas extranjeras, será reprobado y 
rechazado por todas, a una sola voz y acción defensivas.  Porque se harán realidad 
las bellas palabras de Cristo:  “Amáos los unos a los otros” y habrá dicha y paz entre 
los hombres. 
  Pan América, al congratularse por la celebración del magno suceso 
interamericano que dio vida al “Día de las Américas”, adhiérese a las 
manifestaciones festivas que en Honduras han presentado las varias instituciones 
culturales de gran responsabilidad: la prensa, el Instituto Hondureño de Cultura 
Interamericana, la Mesa Redonda Panamericana, Sección de Honduras, dedicando su 
presente edición de Honduras, dedicando su presente edición de Abril, a consagrar 
el recuerdo de los visionarios del pasado: Bolívar, del Valle, Monroe, Roosevelt, por 
la virtualidad infinita que prendió en sus espíritus, la visión del mañana… 
 
(pp. 3‐4) 
 

(p. 24) 
Upshaw  29 

 
 
 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1951): 
 
El Homenaje a la República de El Salvador 
 
  Revista “PAN AMERICA” dedica este número a la hermana República de El 
Salvador, en expresión de agradecimiento por la espléndida hospitalidad que 
ofreciera con sin igual gentileza, a las Delegaciones de los países asistentes al Primer 
Seminario Regional de la Comisión Interamericana de Mujeres, que tuvo por sede la 
ciudad de San Salvador. 
  Al rendir “PAN AMERICA” este sincero homenaje, en su nombre, y en el de la 
Delegación de Honduras a dicho Seminario, está comprobando la verdad de los fines 
de acercamiento y fraternización que se propone, a través de sus Seminarios 
Regionales, la Comisión Interamericana de Mujeres; está constatando que estos 
eventos constituyen una oportunidad de crear ambiente propicio en cada país de 
América, para la consecución de la obra de profundo sentido humano, que se ha 
impuesto este organismo femenino continental. 
  No podremos entrar en detalle para la presentación en toda su grandeza, de 
la actitud fraternal, amplia y sincera, forjada por todos los elementos que se 
constituyeron en factores de esta actitud, el Excmo. Señor Presidente de la 
República, Teniente Coronel, don Oscar Osorio, de la Primera Dama, doña Leticia R. 
de Osorio, de las integrantes de la Delegación de El Salvador, de todas las mueres y 
hombres que hicieron grata y memorable la permanencia de las Seminaristas norte 
y centroamericanas, en la linda ciudad capital, San Salvador.  No sería posible, 
dentro de las limitaciones de este editorial, dar la extensión necesaria para 
considerar detalladamente todas y cada una de las múltiples demostraciones de 
cultura y de confraternidad, que esplendieron en la sede de este Seminario. 
  Pero la sencilla dedicación de este número de “PAN AMERICA” a la República 
de El Salvador, es en sí una viva demostración de simpatía, a la vez que de 
reconocimiento a este noble país hermano que hace efectivas y sagradas las normas 
de la fraternidad de los pueblos de nuestro Continente. 
  “PAN AMERICA”, además, contribuye en esta misma edición, a la obra 
divulgadora de la importancia y trascendencia del Primer Seminario Regional 
presentando una exposición de las labores del mismo, a fin de que pueda servir de 
información y de estudio a la mujer hondureña, de su propia posición, de sus 
propios problemas frente a la vida nacional. 
  De esta manera, “PAN AMERICA”, hoy como ayer, da cumplimiento a los 
sagrados principios de su Ideario Panamericanista: por la Confraternidad 
Americana y por la Superación de la Mujer. 
 
(p. 1) 
 
 
Upshaw  30 

Según Varela y Varela, Olimpia (1952): 
 
En el Centenario de Una Ciudad de Honduras 
 
  Un gran suceso, por su significado histórico y su sentido cultural, ha 
palpitado jubilosamente en una quieta y prometedora ciudad de Honduras: YORO. 
Fue la celebración de su primer centenario.  Las campanas de sus altas torres 
esparcieron al viento el tañer llamativo de sus bronces sonoros, y en el Salón 
Municipal se oyó la lectura del Decreto Legislativo y del Ejecutivo, que dieran el 
título de ciudad a la antigua Villa de Santiago de Yoro, el 10 de febrero de 1852.  En 
solemne acto cívico, autoridades eclesiásticas, civiles y militares, en unión de los 
vecinos, escucharon con respetuosa atención la lectura del precioso documento 
histórico que, hace un siglo, sellaran las armas del Estado de honduras y rubricaran 
las manos blancas del “Caballero sin tacha y sin miedo”: JOSE TRINIDAD CABAÑAS. 
  El interesante motivo de esta festividad, propicio era al recuerdo histórico 
del pasado de esta ciudad de las maravillas, de sus hombres ilustres y sus hechos 
significantes: propicio era al vuelo del pensamiento tras la gasa azulina de los años 
que fueron en el patrio solar.  Y adecuado también para hacer manifiesto el estado 
actual del pueblo, con la realización de obras que, al influjo del ritmo de la época, 
atestiguan el avance y evolución de las ideas que aunque lentamente, van siguiendo 
la norma de las nuevas concepciones que modernizan la vida, orientan inquietudes y 
cristalizan esperanzas. 
  Porque Yoro, la quieta ciudad centenaria, de la singular “lluvia de peces”, se 
apresta para una vida mejor, bajo la dirección de sus gobernantes inmediatos de 
hoy: hombres del pueblo  para el pueblo, que anhelan sinceramente el progreso de 
su solar nativo, que laboran con honradez y sin egoísmos, libres de inmoderadas 
ambiciones, sin afán de predominio sobre la vida y hacienda de sus gobernados: 
hombres de sana moral, de rectitud de intenciones, de altitud y pureza de ideales.  
Por eso YORO, importante ciudad de Honduras, donde yacen ocultas casi, riquezas 
de imponderable valor material y moral, se encamina ya por senderos abiertos—
‘pues su hora ha llegado’—hacia la plenitud de su feliz destino. 
  
(p. 1) 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1955): 
 
Ha Pasado un Centenario 
 
Ha pasado un centenario cuya conmemoración debió revestir características 
apoteósicas.  El Padre de la cultura patria, el Fundador de la Universidad Nacional, el 
Precursor feminista hondureño, cumplió cien años de haber pasado a la morada 
eterna, el 20 de Septiembre de 1955, y la relativa solemnidad que pudo imprimirse a 
la recordación de este suceso histórico de tan vasta importancia y trascendencia 
para Honduras, muy débilmente ha correspondido a la altura de nuestra deuda 
moral con el gran Sacerdote revolucionario de su pueblo. 
Upshaw  31 

  Al presenciar la representación magnífica de la pastorela “ELISA”, por 
alumnas de la Escuela Normal de Señoritas y comprobar ahí la actualidad del 
concepto sobre feminismo, que el genial autor pusiera en labios de los cándidos 
pastores, a cien años pasados, no puede menos de maravillarnos y conmovernos la 
potencia visionaria y el alto espíritu del sacerdote ultracivilizado, que pudiera 
conciliar la austeridad de la ideología clerical con la liberalidad avanzadísima a su 
tiempo, del credo feminista. 
  Y al observar la escasa colaboración de la mujer en este centenario, de 
inmediato nos asalta la idea de una dolorosa interrogante: ¿Ha cumplido su deber la 
mujer hondureña frente a la significancia que le concierne en el centenario del 
primer feminista de su Patria? ¿Hemos sabido corresponder en esta oportunidad a 
quien tuviera el valor, la comprensión y la entereza requeridas para hacer valer 
públicamente, por sobre el medio hostil de aquella época obscurantista, las ideas 
avanzadas de la igualdad de derechos de la mujer frente a los del hombre, con la 
franqueza vehemencia y convicción profundas con la expusiera, bajo el pseudónimo 
de Sofía Seyers? 
  Mediaba el año 1951, cuando la Federación de Asociaciones Femeninas 
Hondureñas lanzó una Encuesta sobre la forma en que debería celebrarse el primer 
centenario de la muerte del Padre Reyes, y al momento obtuvo respuestas valiosas, 
que llegaban de diferentes lugares de la República, con muy interesante opiniones, 
plenas de fervoroso patriotismo. 
¿Qué motivo asistió a la “FAFH”, entidad rectora del acutal movimiento 
feminista en el país, para silenciar la encuesta después de lanzarla a la consideración 
pública, en lugar de propiciar la continuidad de ella y promover la realización de 
una obra de trascendencia tal, que respondiese a la grandeza del recuerdo de aquel 
gran defensor de nuestra causa? 
¡Padre Reyes: perdónanos que a un centenar de años distantes de la 
dispersión de tu semilla luminosa, no hayamos alcanzado las mujeres de tu pueblo, 
la suficiente fuerza espiritual para recompensarte adecuadamente por la nobleza de 
tu gesto hidalgo cuando defendiste nuestros derechos! ¡Perdónanos, oh Sacerdote 
incomparable, y ayúdanos a pensar más alto para saber hacerle frente a las 
situaciones que nos ponen de cara al deber patrio, inspirándonos cómo practicar el 
reconocimiento y la humildad, propicias a la bienaventuranza, que nos enseñara el 
Hijo de Dios! Y como intermediario divino, bendice nuestros pasos para que sigamos 
serenos y en paz con nosotros mismos, el camino de la vida! 
¡Padre Reyes: a cien años de tu muerte, apenas si estamos glorificando tu 
recuerdo en la santa intimidad de nuestro espíritu, e implorando la presencia 
perdurable de tu guía espiritual, a nuestro lado! 
 
(p. 3) 
 
 
 
 
 
 
Upshaw  32 

 
 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1959): 
 
Saludo por la Directora Profa. Olimpia Varela y Varela en la Inauguración de 
Labores del Instituto Departamental “Santiago” 
 
Reverendísimas Autoridades Eclesiásticas, 
Respetables Autoridades Locales, 
Honorables Padres de Familia, 
Estimados Profesores y alumnos: 
 
  Un saludo que lleva en sí toda la sincera expresión del aprecio y del afecto 
paisano, es el que estamos dirigiendo a la distinguida concurrencia que tiene la 
gentileza de escucharnos en estos momentos.   Y habrá en la voz un dejo de dulzura 
para quienes con tanta presteza y buena voluntad han atendido nuestro llamado 
asistiendo a este sencillo pero significativo acto inaugural del Instituto Santiago que 
abre hoy sus puertas de luz para irradiarla hacia todos los rumbos posibles, para 
darla sin medida a los alumnos que vienen sedientos de ella, a abrevarse en sus 
fuentes divinas, y también a los que fuera de este templo del saber, están no 
obstante vinculados a él íntimamente: padres de familia, autoridades, vecinos, etc.  
Porque este Instituto no deberá limitarse a impartir la enseñanza dentro de sus 
aulas; su deber va más allá, su deber lo lleva a extender su acción hasta el recinto 
mismo de los hogares, hasta el amplísimo campo del conglomerado social yoreño, 
para que sea completa, íntegra, cabal, la misión educadora que se le ha confiado y 
que debe desarrollar con toda la fe, el entusiasmo y el ardor vocacional con que se 
abrazan y se siguen, las banderas de un apostolado.  De la comunidad de intereses 
entre los elementos afines, podemos decir, al Instituto Santiago: maestros, alumnos, 
padres de familia, autoridades locales, etc., se desprende que todos ellos constituyen 
factores determinantes en el desenvolvimiento gradual de la obra educadora del 
mismo.  Que todos contribuirán en la medida de sus posibilidades de varia índole, 
moral, económica, intelectual, al éxito de la tarea de este centro, que posee el 
privilegio de responder al nombre sin mácula de nuestro Patrono, el Apóstol 
Santiago… La sola pronunciación de este nombre sagrado basta para que nos 
revistamos de actitud respetuosa, de unción divina, ante el recuerdo del Discípulo 
de Cristo que aparece en las históricas páginas sagradas, con gallarda apostura 
militar, sobre corcel guerrero… 
  Animado e inspirados por antecedentes tan hermosos, estamos aquí en el 
inicio de un gran ciclo docente: el año escolar lectivo que principio con un rebullir 
de ideas optimistas, con un sin número de planes que anhelamos realizar, contando 
siempre con el valioso concurso de todos los factores a que ya nos hemos referido: 
autoridades, padres de familia, vecinos, etc., y que, conforme nuestra sana intención, 
tenderán a revolucionar esta comunidad yoreña dentro de la más activa campaña 
cultural, social y patriótica, de que seamos capaces por nuestro esfuerzo profesional, 
decidido y por nuestro amor al terruño natal. 
Upshaw  33 

  Mas, por sobre todos estos factores de éxito, por sobre todas las ventajas y 
beneficios que estarán a nuestro alcance en el círculo e nuestra labor docente, 
prevalece y descuella una sola, alta, serena y poderosa: la Rectoría del plantel, en las 
manos puras y en la mentalidad vigorosa de un gran sacerdote que es y debe ser, 
orgullo de este pueblo, el ilustre Reverendo Padre Federico Schuller, quien, como 
todos sabemos, en unión de sus compañeros, los Reverendos Padres Luis Hebert, 
Santiago Brennan práctican su apostolado con el más encendido espíritu de 
vocación sacerdotal. 
  Y ahora, un voto de agradecimiento para el pueblo yoreño que nos ha 
recibido con simpatía, que nos ha estimulado con la dádiva de su confianza en el 
éxito de la obra que hoy emprendemos y que el destino trajo a nuestras manos en 
momentos jamás sospechados… 
  Un voto también, muy ferviente, ante el Altísimo, porque estemos siempre 
unidos en esta labor patriótica de la superación yoreña, que seamos uno para todos 
y todos para uno, que las pequeñas diferencias de clase, de raza, de credos políticos 
y religiosos, no marquen líneas de separación entre nosotros, porque las 
discriminaciones de cualquier clase que sean, sólo sirven para entorpecer la marcha 
de las cosas buenas que Dios nos concede para que sepamos conllevarlas.  Y de esta 
manera, iremos siempre adelante en el camino que nos toca seguir por voluntad 
Divina, pero haciendo todos una sola obra humana, que a la postre consiste en la 
evolución de las almas a través de la vida, con la orientación que nos dan nuestros 
padres, nuestros maestros y nuestras lecturas instructivas. 
  Que el Instituto Santiago sepa levantar con dignidad su bandera de 
reivindicación. Que haga labor de paz y de amor para todos, forjando las mentes y 
las almas de quienes se cobijen bajo el ala de luz de su techo… ¡ Que sea así para bien 
de todos! 
  Salud, Reverendísima Autoridades Eclesiásticas, Salud, Respetables 
Autoridades Locales, Salud Honorables Padres de Familia y distinguidos vecinos, 
Salud estimados colegas y jóvenes alumnos. 
 
  ¡Salud para todos! 
 
  OLIMPIA VARELA Y VARELA 
    Directora 
  Yoro, 15 de febrero de 1959. 
 
(pp. 11‐12) 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1961): 
 
Búsqueda 
 
Cuando busqué entre pliegues escondida 
de un bardo excelso la genial poesía, 
ella emergió… ¡radiante sinfonía 
en páginas vetustas recogida! 
Upshaw  34 

 
Y al tenerla en mis manos, yo diría 
que entre la onda resonó secreta 
la voz emocionada del Poeta 
entonando sus cantos todavía… 
 
¡Prodigiosa virtud de este santuario: 
resguardar en su blanco relicario 
el tesoro del canto sempiterno 
 
que es soplo de lo Alto recibido 
y en vuelo emocional queda prendido 
en las alas inmensas de los Eterno! 
 
(contraportada) 
 
Según Varela y Varela, Olimpia (1962): 
 
Adiós al Instituto “Santiago” 
 
Vine a tus puertas llena de congoja 
por sofocar el llanto de mi pena 
y enredar en las alas de tu antena 
el rosal que en mi pecho se deshoja. 
 
Me absorbí en las fontanas de tu arteria 
y me embriagué en la miel de tus cariños 
mientras la fresca risa de los niños 
resonaba en tus aulas placentera. 
 
Y hoy que te dejo porque fue cumplido 
el mandato del Cielo recibido 
y hacia otras sendas mi destino rueda, 
 
Llevo conmigo el hálito que exhalas 
sobre el aura gloriosa de tus salas 
donde Minerva con sus dones queda. 
 
Último Adiós al Inst. “Santiago” 
 
Otra vez como ayer, tierno y sincero, 
frente a la aureola que en tus ondas prenda, 
a la luz de tu espíritu se enciende 
la llama de mi cántico viajero. 
 
Otra vez bajo el aura de tu alero, 
Upshaw  35 

de súbito en el alma se deshoja 
la blanca flor de un sutil congoja 
hasta turbarme el corazón entero. 
 
Mientras oigo que gima lastimero 
el anhelo fabril de transportarme 
en alas del ideal a otro sendero. 
 
Y ante esta dualidad, pues que te quiero, 
vuelve el llanto los ojos a nublarme 
con la tristeza de un “Adiós” postrero. 
 
(portada)
Upshaw  36 

 
Bibliografía 
 
Navas, Paca., Quintanz, Litza & Varela y Varela, Olimpia. Antología: Olimpia Varela y 
Varela, Paca Navas, Litza Quintaz. Cuadernos de Poesía Hondureña 40. 
Tegucigalpa: Secretaría de Cultura & Dirección General de Cultura. 
 
Pineda de Galvez, Adaluz (1998). Honduras: Mujer y Poesía: Antología de Poesía  
Escrita por Mujeres 1865­1998. Tegucigalpa: Guardabarranco. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1945). La Aurora de la Paz. Pan América, 13. 1‐2. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1949). Impresiones. Pan América, 63­65, 29. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1949). Sobre Nuestros Problemas Sociales ‘El Día del Niño  
Hondureño’. Pan América, 66­67, 3‐4. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1950). En el Día de las Américas. Pan América, 71, 3‐4. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1950). Pan América, 71, 29. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1951). El Homenaje a la República de El Salvador. Pan  
América, 81. 1. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1952).  En el Centenario de una Ciudad de Honduras. Pan  
América, 93, 1. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1955). Ha Pasado un Centenario. Pan América, 137, 3. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1956). Corazón Abierto (Poemario Antológico).  
Tegucigalpa, D.C., Honduras, C.A: Publicaciones de la Secretaría de 
Gobernación. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1959). Saludo por la Directora Profa. Olimpia Varela y  
Varela en la Inauguración de Labores del Instituto Departamental “Santiago”. 
Pan América, 179, 11‐12. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1961). Búsqueda. Pan América, 201­202, contraportada. 
 
Varela y Varela, Olimpia (1962). Despedidas: a) Adiós al Instituto “Santiago”, b)  
Último Adiós al Inst. “Santiago”.  Pan América, 213­214, portada.