Sei sulla pagina 1di 8

INTRODUCCIÓN

Al aplicar agua en determinada superficie del suelo a una velocidad que se incrementa,
se llega a un limite en que la velocidad de aporte excede a la capacidad del suelo en
absorber agua y el exceso se acumula sobre la superficie o escurre si las condiciones de
pendiente lo permiten (Ordaz, 1999). Uno de los principales fenómenos físicos que
interviene en esta dinámica es la infiltración, proceso que consiste básicamente en el
paso del agua desde el ambiente atmosférico al edáfico.
La dinámica de la infiltración se atribuye en gran medida a la intensidad de la
precipitación y propiedades físicas del suelo, cuyas interacciones determinan aspectos
que se relacionan principalmente con la permeabilidad, contenido y retención de
humedad, conductividad hidráulica, perdida de suelo, lamina y volumen de
escurrimiento, tiempo de concentración, tiempo de inicio de escurrimiento y producción
de sedimentos, es decir, parámetros que permiten detectar peligro de erosión hídrica.
También juega un papel de primer orden en la relación lluvia escurrimiento, y como
respuesta a una precipitación de magnitud e intensidad dada en una cuenca, puede
producir caudales diferentes que repercuten en la recarga de acuíferos.
Musgrave (1935) describió el método de doble cilindro para medir la entrada vertical a
un suelo y consiste en colocar dos cilindros concéntricos, llenarlos de agua para medir
la velocidad con que el agua penetra el suelo en el cilindro central, mientras que el
cilindro exterior, sirve para evitar o disminuir el movimiento lateral del agua del cilindro
central en un suelo.
Revisión literaria
Luque (1981) define como el flujo de agua desde el suelo hacia las zonas no saturada y
saturada.
Según Kramer (1974) la infiltración es el proceso por el cual el agua penetra en los
estratos de la superficie del suelo y se mueve hacia el manto freático. El agua primero
satisface la deficiencia de humedad del suelo y después cualquier proceso pasa a ser
parte del agua subterránea.
La infiltración se refiere a la entrada descendente o movimiento del agua a través de la
superficie del suelo (Narro, 1994).
Foth y Turk (1979) define la filtración como “… el movimiento del agua a través de una
columna de suelo, generalmente en condiciones subsaturadas o casi saturadas”.
Según Aparicio (2004) define como “el movimiento del agua, a través de la superficie del
suelo y hacia dentro mismo, producido por la acción de las fuerzas gravitacionales y
capilares”.
De manera general, se puede decir que la infiltración es un proceso físico que consiste
en el paso del agua del ambiente atmosférico al edáfico, sin considerar el flujo hacia los
estratos interiores del suelo (percolación).
Berlijn (1997) describe el proceso de infiltración de la siguiente manera: si se considera
un área de suelo suficientemente pequeña, de modo que sus características (tipo de
suelo, cobertura vegetal, etc.), así como la intensidad de la lluvia en el espacio pueden
considerarse uniforme, aunque la ultima cambie en el tiempo; suponiendo que, al inicio
de la tormenta, el suelo esta seco de tal manera que la cantidad de agua que puede
absorber en la unidad de tiempo (capacidad de infiltración) es mayor que la intensidad
de la lluvia en esos primeros instantes de la tormenta.
Según Mendizábal (1968) plantea que la capacidad de infiltración es la cantidad máxima
de agua que puede absorber un suelo en determinadas condiciones. Una superficie
compacta permite menos infiltración. El impacto de lluvia reduce la infiltración, en
especial en suelos dispensables con facilidad e influye en forma directa sobre la
infiltración, pero no sobre la capacidad de infiltración. La superficie del suelo con capa
vegetativa tiene mas velocidad de infiltración que los suelos sin cubierta vegetal.

Objetivo
 El principal objetivo de la realización de este taller es determinar la velocidad de
infiltración.
Definición
El agua precipitada sobre la superficie de la tierra, queda detenida, se evapora, se
discurre por ella o penetra hacia el interior. Se define como infiltración al paso del agua
de la superficie hacia el interior del suelo. Es un proceso que depende
fundamentalmente del agua disponible a infiltrar, la naturaleza del suelo, el estado de
la superficie y las cantidades de agua y aire inicialmente presentes en su interior.
A medida que el agua infiltra desde la superficie, las capas superiores del suelo se van
humedeciendo de arriba hacia abajo, alterando gradualmente su humedad. En cuanto
al aporte de agua, el perfil de humedad tiende a la saturación en toda la profundidad,
siendo la superficie el primer nivel a saturar. Normalmente la infiltración proveniente
de precipitaciones naturales no es capaz de saturar todo el suelo, solo satura las capas
mas cercanas a la superficie, conformando un perfil típico donde el valor de humedad
decrece con la profundidad.
Cuando cesa el aporte de agua en la superficie, deja de haber infiltración, la humedad en el
interior del suelo se redistribuye, generando un perfil de humedad inverso, con valores de
humedad menores en las capas cercanas a la superficie y mayores en las capas más profundas.

CAPACIDAD DE INFILTRACIÓN Y TASA DE INFILTRACIÓN


El concepto de capacidad de infiltración es aplicado al estudio de la infiltración para diferenciar
el potencial que el suelo tiene de absorber agua a través de su superficie, en términos de lamina
de tiempo, de la tasa real de infiltración que se produce cuando hay disponibilidad de agua para
penetrar en el suelo.

Una curva de tasas reales de infiltración solamente coincide con la curva de las capacidades de
infiltración de un suelo cuando el aporte superficial de agua, proveniente de la precipitación y
de escurrimientos superficiales de otras áreas, tiene una intensidad superior o igual a la
capacidad de infiltración.

Cuando cesa la infiltración, parte del agua en el interior del suelo se propaga a las capas mas
profundas y una parte es transferida a la atmosfera por evaporación directa o por
evapotranspiración. Ese proceso hace que el suelo vaya recuperando su capacidad de
infiltración, tendiendo a un limite superior a medida que las capas superiores del suelo van
perdiendo humedad.

Si la precipitación presenta una intensidad menor a la capacidad de infiltración, toda el agua


penetra el suelo, provocando una progresiva disminución de su capacidad de infiltración, ya que
el suelo se esta humedeciendo. Si la precipitación continua, puede ocurrir, dependiendo de su
intensidad, un momento en que la capacidad de infiltración disminuye tanto que su intensidad
se iguala a la de la precipitación. A partir de ese momento, manteniéndose la precipitación, la
infiltración real iguala a la capacidad de infiltración, que pasa a decrecer exponencialmente en
el tiempo tendiendo a un valor mínimo. La parte no infiltrada de la precipitación escurre
superficialmente hacia áreas mas bajas, pudiendo infiltrar nuevamente, si hubiera condiciones.

Cuando termina la precipitación y no hay mas aporte superficial la tasa de infiltración real se
hace cero rápidamente y la capacidad de infiltración vuelve a crecer, porque el suelo continua
perdiendo humedad hacia las capas mas profundas, además de las perdidas por
evapotranspiración. Los valores de infiltración dependerán del espacio y del tiempo.
Infiltrometros
Para realizar el ensayo de infiltración en el campo se utiliza el infiltrómetro. Es un aparato
sencillo, de uno o dos tubos de chapa de diámetro fijo. Se clava en el suelo a una profundidad
variable, se le agrega una cierta cantidad de agua y se observa el tiempo que tarda en infiltrarse.

Tubos: Es un tubo de cilíndrico de 0,20 a 0,25 cm de diámetro y un alto de 0,60 m, que se hinca
en el suelo, midiéndose el descenso del agua, con el principal inconveniente que el agua
infiltrada por el círculo del fondo, en las zonas del suelo a los lados del aparato participan
también en la infiltración; dando medidas superiores a la realidad.

Infiltrómetros: Son dos anillos concéntricos, usándose el interior, de 23 cm. de diámetro para
determinar la velocidad de infiltración, mientras que el exterior de 35 cm se inunda a las mismas
profundidades para disminuir los efectos de frontera en el anillo interior. Los anillos se insertan
en el suelo a la profundidad mínima necesaria para evitar las fugas de los mismos. La medición
es menor que la anterior y más concordante con la capacidad real del suelo.

El método de Muntz trabaja con los mismos anillos, pero cambia la forma de medir: junto al
cilindro interior se entierra una punta, colocándose una determinada cantidad de agua por
encima y repitiendo la medición en intervalos de tiempo y descenso del agua.

Los principales inconvenientes, aparte del carácter local de la experiencia, son que el suelo se
modifica al clavar el tubo, y no hay efectos de compactación, ni de arrastre de finos, ni del aire.

Se aclara que el terreno no es preparado para el ensayo de infiltración, si no que se hace sobre
el terreno natural. Como la medición varía según el estado de humedad inicial existente al
momento del ensayo, deben realizarse una serie de ensayos para distintos grados de humedad.

Métodos indirectos: Se determina la capacidad de infiltración considerando una cuenca


perfectamente controlada, con datos precisos de precipitación, evaporación y escorrentía, se
puede determinar la infiltración.

Ensayo de infiltración: Los ensayos de infiltración permiten conocer la variación de la


capacidad de infiltración en función del tiempo, decreciente a medida que transcurre el mismo.

Los ensayos más simples y difundidos son los que se desarrollan con los anillos concéntricos. Los
datos obtenidos de campo se vuelcan en una planilla registrándose las distintas alturas de agua
y los tiempos correspondientes. Los intervalos de tiempo dependen del suelo donde se hace la
medición. Con los datos de altura y tiempo se obtienen los deltas de ambos.

La capacidad de infiltración se obtiene haciendo el cociente entre cantidad de agua infiltrada y


el intervalo de tiempo: f = Variación altura / Variación de tiempo.

Se obtienen dos curvas: De lámina acumulada, y la curva de capacidad de infiltración, ambas en


función del tiempo:
Ecuación de Horton: Desarrolló una ecuación matemática para definir la curva de capacidad
de infiltración:

f = fo + (fo - fb) e- K * t

Donde:

fo: Capacidad de infiltración inicial ó máxima.


fb: Capacidad de infiltración básica ó mínima.
K: Constante de decaimiento.
t: Tiempo desde el inicio del ensayo.

Los valores de fo, fb y K están asociados a los suelos y a su cubierta vegetal. Se determina fo en
suelo completamente seco y fb en suelo totalmente saturado.

El postulado de Horton establece que la curva que representa la capacidad de infiltración se


manifiesta de esa manera, solo y solo si la intensidad de precipitación es mayor que la capacidad
de infiltración del suelo analizado. Este principio o postulado es debidamente respetado en el
ensayo de infiltración de doble anillo, porque siempre hay agua en superficie que satisface la
capacidad de absorción que tiene el suelo en su grado máximo o potencial, cualquiera sea el
tiempo que transcurre desde el inicio del ensayo.

Análisis y Resultados
En la irrigación “Ayrampuni”, se desea saber cual es la curva de infiltración y la respectiva
velocidad de infiltración. Para el efecto se cuenta con un infiltrómetro de un cilindro (diámetro
no inferior a 30 cm y de 0.5 cm de grosor). Martillo o comba de 4 libras, balde con agua de 05
galones (3.785 l/gln), regla milimétrica, y cronometro a reloj. Se ha procedido a realizar la prueba
con un intervalo entre cargas hídricas de 25 cm (ver cuadro).

Tiempo Altura Altura


(min) (1) (cm)(2) (cm)(3)
0 25
5 20
10 16.80
15 14.90
20 10.30
25 9.50 25.00
30 24.20
40 23.20
50 21.80
60 20.40
90 19.30
120 18.80

Solución :

Tiempo Altura Altura Diferencial Infiltración


(min) (cm) (cm) (cm) (mm/hr)
0 25 0
5 20 5.0 600
10 16.80 3.2 384
15 14.90 1.9 228
20 10.30 4.6 552
25 9.50 25.00 0.8 96
30 24.20 0.8 96
40 23.20 1.0 60
50 21.80 1.4 84
60 20.40 1.4 84
90 19.30 1.1 22
120 18.80 0.5 10

𝐷ℎ ∗ 600
𝐼=
𝑡
Donde :
I : velocidad de infiltración en mm/hr
Dh: diferencial de altura de agua (cm)
T : diferencial de tiempo (min)
Grafico:
Promedio de infiltración : 65mm/hr.

En relación con los datos encontrados en cada uno de los ensayos, se puede optar por eliminar
los datos que distorsionan el promedio, en este caso: 600, 384, 228 y 552 para así obtener el
valor de infiltración promedio.

Conclusiones:
 Con los datos y realizando los cálculos se obtuvo la velocidad de infiltración para
cada tiempo y obteniendo un promedio de 65 mm/hr.
Referencias Bibliográficas:
 Edgar Vidal HURTADO CHAVEZ “Hidrología de Superficie”.2017.
 Rafael HERAS: “Manual de Hidrología”. Centro de Estudios Hidrográficos. Madrid.1970.
 Rolando SPRINGALL: “Hidrología”. Universidad Autónoma de México. 1976.
 Emilio CUSTODIO - Manual Llamas: “Hidrología Subterránea”. Ediciones Omega.
Barcelona. (España). 1983.