Sei sulla pagina 1di 2

Introducción:

Dice un viejo refrán, “de tal palo tal astilla”, o “hijo de tigre sale rayado”, esto
haciendo alusión a las similitudes que tienen los hijos con sus padres. Es por eso
que cuando una nueva vida viene al mundo el lógico escuchar a los familiares,
amigos y padres de la criatura decir: “Ah, es igualita a su madre”, otros dicen, “no
a su padre” o “tiene de ambos”. Esta reacción es común ya que se espera que
esta nueva criatura tenga los mismos rasgos de sus padres. Esto me llama la
atención pues cuando hablamos de la Iglesia de Jesucristo esperamos encontrar
en ella algunos rasgos que la identifiquen con su progenitor. Es en esta búsqueda
que trataremos de analizar una de las iglesias más ejemplares que podemos
encontrar en el Nuevo Testamento, la iglesia de Antioquía, es en ella que
encontraremos “Una Iglesia conforme al corazón de Dios”.

Contexto Histórico

Cuando hablamos de Una Iglesia conforme al corazón de Dios” al instante de nos


viene a la mente el nombre de David. es la única persona en la Biblia que fue
llamada “Un hombre conforme al corazón de Dios” pero que significa tener un
corazón conforme al de Dios, bien Pablo nos dice en Hechos 13: 22 “...He hallado
a David hijo de Isaí, varón conforme a mi corazón, quien hará todo lo que yo
quiero” por lo tanto una Iglesia conforme al corazón de Dios, debe de ser una
iglesia que haga lo que Dios quiere.

Para comenzar esta búsqueda, debemos de recordar lo que esta pasando en


Jerusalén. El Señor Jesús ya había ascendido a la gloria, ya había pasado
pentecostés, ya había una iglesia inmensa en Jerusalén, ya había oposición, ya se
había dado la muerte de Esteba, ya había comenzado la persecución de la Iglesia,
Pablo ya había sido salvo, y el evangelio ya se había predicado en algunos
pueblos aledaños por parte de Pedro, Felipe y por los que fueron dispersos. Es
acá que comienza el relato que vamos a considerar., donde encontraremos la
descripción de una Iglesia conforme al corazón de Dios.

Bosquejo

I. Una Iglesia que comunica las verdades de Dios (Hch 11:19-24)

· A través de la predicación del evangelio

· A través de sus frutos

· A través de su fidelidad
II. Una Iglesia deseosa de conocer a Dios (Hch 11:25-26)

· Que recibieron a los siervos de Dios

· Que escucharon a los siervos de Dios

· Que fueron llamados siervos de Dios

III. Una Iglesia dadivosa como Dios (Hch 11:27-30)

· Que atendieron a la necesidad

· Que dieron sacrificialmente

· Que enviaron para la necesidad

IV. Una Iglesia que expande la obra de Dios (Hch 12:13: 1-3)

· A través de buscar el rostro de Dios

· A través de escuchar la voz de Dios

· A través de llevar a cabo la voz de Dios

Conclusión