Sei sulla pagina 1di 9

EL ANTIGUO

REGIMEN
EL ABSOLUTISMO
El absolutismo es la forma de gobierno que encontramos en Europa Occidental durante los siglos
XVI, XVII y XVIII Está basada en la centralización del poder en el rey o monarca. En la época
anterior el rey tenía el poder compartido con los señores feudales ya que estos tenían sus propios
ejércitos, administraban justicia, hacían leyes y cobraban sus propios impuestos. A partir del siglo
XV surge en Europa el estado moderno que contará con:
1) Una autoridad central común para todo el territorio.
2) Una burocracia especializada.
3) Un ejército permanente.
4) Reconocimiento de ese estado por parte de otros.
Salvo excepciones estos estados tomarán como forma de gobierno la monarquía, que tendrá
dos etapas: 1) la MONARQUÍA AUTORITARIA, durante el siglo XVI, donde el rey aún tiene
algunos límites a su poder (por ejemplo los derechos o fueros de las ciudades y las regiones; 2)
la etapa ABSOLUTISTA, entre los siglos XVII y XVIII, donde el monarca impone su voluntad sin
rendir cuentas a nadie.
Se le otorga un poder ilimitado al jefe del gobierno, el rey, quien se ubica por encima de las leyes
y por lo tanto no hay casi límites legales a su autoridad

CARACTERÍSTICAS DEL ABSOLUTISMO


1) El rey hace las leyes y administra justicia, siendo entonces fuente de derecho (hace las leyes
y las cambia, está por encima de ellas). El rey concentra en sus manos la función legislativa,
ejecutiva, administrativa y judicial. No se convocan asambleas ni organismos donde la población
pueda estar representada. Si existen asambleas o consejos son sólo consultivos y el rey no está
obligado a aceptar lo que en ellos se resuelva.
2) El rey tiene un ejército permanente y mercenario que le permite imponer su voluntad, dominar
a la población de los territorios que controla y defenderse o atacar a otros monarcas.
3) Para ejercer su gobierno, controlar lo que sucede en su territorio y aplicar sus leyes, el rey
tiene muchos funcionarios (burocracia) que se especializan en las funciones que desempeñan.
4) El rey cobra impuestos, aún sin el consentimiento de sus gobernados, para poder mantener
la burocracia y el ejército.
5) La Iglesia está supeditada a la autoridad del monarca. La Iglesia, de gran influencia y poder,
respondía hasta entonces exclusivamente a la autoridad del Papa, lo cual era visto por los reyes
como un obstáculo para la centralización del poder, ya que el Papa era visto como una autoridad
extranjera y con intereses que muchas veces chocaban con el monarca.
El poder del rey tenía, al menos en teoría, algunos límites como eran el respeto por las leyes
tradicionales surgidas en el reino y los principios morales del cristianismo. Más importantes eran
los límites materiales que tenía; el poder de los monarcas podía ser frenado por la escases de
recursos, las dificultades en las comunicaciones que impedían que sus órdenes llegaran en
tiempo, la existencia de pocos funcionarios o su incapacidad, la resistencia de la población a
aceptar medidas abusivas, etc.

¿COMO Y POR QUE SURGE EL ABSOLUTISMO?


A fines de la Edad Media se combinaron una serie de factores que estimularon la centralización
del poder y crearon la necesidad de un poder fuerte.
En primer lugar la lucha entre los nobles y los burgueses y la luchas internas entre los nobles
convirtieron a los señores principales en árbitros de la situación. Los nobles principales que
querían dominar al resto hicieron alianzas con los comerciantes de las ciudades defendiéndolos
de los otros nobles; a cambio los burgueses dieron a ese noble principal (rey) recursos suficientes
para pagar soldados (así no necesitaba del apoyo de los nobles) que le permitieran llevar
adelante las guerras. Por su parte el rey ennoblecía a la burguesía otorgándoles títulos de
nobleza. La unificación del territorio bajo un mismo gobierno y bajo las mismas leyes, beneficiaba
a los comerciantes porque agrandaba y unificaba el mercado. Hasta ese momento los territorios
de los señores eran regidos por sus propias normas y para pasar de un feudo a otro había que
pagar impuestos al igual que para pasar por sus tierras (peajes). Al centralizarse el poder estas
trabas al comercio se eliminaban y los comerciantes podían llevar sus mercaderías de una ciudad
a otra. La ampliación del número de consumidores aumentó la producción y sus ganancias. Los
gobiernos monárquicos protegieron la producción de su territorio de la competencia que les
podían hacer los productores de otros países mediante impuestos aduaneros (mercantilismo).
Otro factor que impulsó al absolutismo fue la necesidad de un poder fuerte ante la inseguridad
creada por las guerras, las rebeliones y las epidemias. Las supersticiones, los temores
irracionales, alimentados por el fanatismo religioso, propiciaron el miedo y la búsqueda del orden
y la seguridad aunque se impusieran a la fuerza. Los reyes encarnaban ese orden.
El Renacimiento no sólo fue la época del renacer del arte romano, también renació el Derecho
Romano y la organización política que aquel consagró: un príncipe absoluto con todos los
poderes (imperator) cuya voluntad se hacía ley. A fines de la Edad Media los juristas (los
especialistas en derecho), rescataron el Derecho romano escrito que luego de la caída del
Imperio Romano había perdido jerarquía frente al derecho consuetudinario (no escrito, basado
en las costumbres) de los invasores germanos. En Francia, por ejemplo, estos juristas dieron
legitimidad al poder del rey Felipe el Hermoso, lo que le permitió a este desprenderse de la Iglesia
que era, hasta ese momento la que legitimaba el poder de los monarcas.

LAS TEORÍAS ABSOLUTISTAS


En Francia desde Enrique IV, en España a partir de los Reyes Católicos y en Inglaterra con la
dinastía Tudor, la autoridad del rey se fue afirmando. El ejército permanente, el cobro de
impuestos y la multiplicación de funcionarios daba forma a un gobierno y una administración que
se imponen sobre los nobles y las ciudades. Algunos intelectuales contemporáneos al
absolutismo trataron de explicarlo y justificarlo. En algunos casos se trataba de darle una
explicación racional al aumento de la autoridad estatal; en otros era una propaganda para
justificar ante la población el uso y abuso de poder que ejercían los monarcas.

Nicolás Maquiavelo(1469-1527), escritor y diplomático florentino, se dice que su obra más


conocida, “El Príncipe”, se inspiró en el gobierno de César Borgia, justificando su astucia, su
picardía y su falta de escrúpulos para gobernar. Maquiavelo creía que había dos tipos de
gobiernos: aquellos en que la autoridad está sometida a las leyes (repúblicas), y aquellos en que
la autoridad está por encima de la ley (principados). Si bien considera que en teoría, la primera
sería la mejor forma de gobernar, en la realidad un gobierno es efectivo cuando se opta por la
segunda modalidad. Este pensamiento de Maquiavelo se debe en gran parte a la situación de
división en que se encontraba Italia en ese momento y al recuerdo del glorioso pasado del
Imperio Romano. Maquiavelo consideraba que la única manera en que Italia podía lograr la
unidad era mediante un principado o monarquía absoluta. Este autor hace una separación entre
lo que es moralmente correcto y lo que es políticamente necesario: no importa si una medida de
gobierno es injusta o cruel si es buena para el éxito del gobernante; no importan los medios que
se utilicen sino los fines perseguidos, por lo tanto el rey puede usar cualquier medio, la fuerza, el
asesinato, etc, pero siempre con la astucia necesaria para que evitar que la población se rebele.
Por eso recomendaba a los reyes a actuar con “la fuerza del león y la astucia del zorro”.
Para Maquiavelo los hombres eran egoístas, buscaban sólo el provecho personal y esto
provocaba la corrupción social. “Los hombres cometen siempre el error de no saber poner límites
a sus esperanzas”, decía. Consideraba que un gobernante prudente debía basar su política en
ese aspecto de la naturaleza humana y asegurar la propiedad, porque, según sus palabras, el
gobernante prudente puede matar pero no saquear, ya que un hombre olvida más fácilmente el
asesinato de su padre que la confiscación de sus bienes.
Thomas Hobbes (1588-1679), nacido en Inglaterra, es un importante teórico del absolutismo que
se caracteriza por ver la política como un conocimiento separado de la religión y de la moral. Sus
ideas acerca del absolutismo las difundió en un libro llamado “Leviathan”. En este sostiene que
los hombres originalmente vivían en un estado natural, sin gobierno ni leyes, donde luchaban por
defender sus intereses y el más fuerte se imponía. Dice Hobbes que en esa situación la vida era
“solitaria, pobre, impura, brutal y breve”. Para salir de esa vida salvaje, los hombres hicieron un
acuerdo, un contrato, formando la sociedad civil y creando un soberano o gobierno al que se
sometieron a cambio de obtener seguridad. El gobierno no había sido parte de el contrato, había
surgido de él, y se había independizado de sus creadores. Por lo tanto, sostenía que el gobierno
absoluto fue creado por el pueblo pero para someterse a él y los individuos no podía quejarse si
el gobernante era tiránico porque no había ninguna ley natural ni divina que limitara el poder del
gobernante.
Además, como afirmaba que el poder absoluto venía del contrato firmado por los hombres para
lograr la seguridad y poner fin al estado natural, Hobbes sostenía que el poder del rey no es de
origen divino y la Iglesia debía estar sometida a las autoridades del país.
Las ideas de Hobbes se vieron influenciadas por los conflictos políticos de su época; afectado
por las guerras civiles que soportaba Inglaterra, fue partidario de la paz y el bienestar a cualquier
precio, por eso vio en el absolutismo una forma de gobierno útil para el desenvolvimiento de los
individuos.
Bossuet (1627-1704) nacido en Francia, fue Obispo de Meaux y consejero del rey Luis XIV. En
su libro “La política sacada de las Santas Escrituras” expresa que la monarquía se rige por cuatro
características: 1) es sagrada; 2) es absoluta; 3) debe ejercerse paternalmente; 4) debe ejercerse
de acuerdo a la razón.
Sagrada significa que el gobierno viene de Dios, tiene origen divino. Dios creó el poder político y
es su voluntad la que decide quienes son los gobernantes.
Absoluta o ilimitada porque al poder que ha creado Dios mismo, ningún hombre puede ponerle
limites. Los reyes, que gobiernan por la voluntad de Dios, sólo son responsables de sus actos
ante él, no tienen que rendir cuentas de sus actos ante ningún ser humano; nadie puede juzgar
al rey.
El rey está sometido a normas naturales, creadas por Dios, sino sería arbitrario. Esas normas,
que están por encima de la voluntad humana, obligan al rey a gobernar para la felicidad de sus
pueblos y no para satisfacer sus caprichos personales. Por eso dice Bossuet que el monarca
debe actuar como un padre con sus hijos, guiarlos, protegerlos y corregirlos y castigarlos si es
necesario.
Finalmente, la autoridad del gobernante debe ejercerse conforme a la razón; el rey debe ejercer
el gobierno conociendo lo que hace, al decir de Bossuet debe “estudiar las cosas útiles, saber la
ley, conocer los negocios, conocerse a si mismo, hablar y callarse oportunamente, prever, instruir
a sus ministros”.
Absolutismo

ABSOLUTISMO

El absolutismo surge en Europa Occidental en los siglos XVI, XVII y hasta el siglo XVIII
, como nueva forma de organización política-económica sustitutiva del régimen
feudal. Se caracteriza por la centralización del poder en el monarca.

Durante la Edad Media, el centro de organización político y económico era el FEUDO


(extensión de tierra) y la cabeza del mismo era el señor feudal. Económicamente era
una unidad productiva cerrada de subsistencia, donde el comercio era casi
nulo. Socialmente, un sistema de estratificación centrado en el linaje, la movilidad
social era casi imposible. Se centraba en un contrato feudal con obligaciones de
ambas partes: señor feudal debía brindar seguridad y protección, y los vasallos
debían servir al señor, respetarlo y acompañarlo. El estado es de carácter patrimonial,
y es propiedad privada del rey.

Las dificultades comienzan a partir de la implantación lenta y paulatina del sistema


capitalista. Surgen actividades que encuentran trabas (como el usufructo de la tierra) para
crecer. Cada feudo fija su sistema feudal e impositivo, sistema de medidas y moneda
vigente. La falta de un único sistema de medidas, un patrón de moneda y los impuestos,
llevan al encarecimiento de los productos, e interfiere con el libre comercio.

Este sistema nuevo necesitaba una nueva organización política.

Aparecen los Estados Modernos. Estos estados están encarnados por los Monarcas y tiene
su Ejército. El monarca no era por elección sino por sangre, por herencia. El poder de este
monarca es legitimado por Dios, es de origen divino.

En el estado absolutista hay centralización de funciones, un solo ejército dirigido por el rey,
hay jerarquía de funcionarios, cobran impuestos, hay un orden jurídico unitario y debe haber
obediencia de los súbditos. Las relaciones entre los hombres siguen siendo contractuales,
el rey tiene un contrato con cada hombre.

Características del Absolutismo:

 Centralización: El monarca encarna el Estado y es soberano, hace las leyes y administra la


justicia. Dejan de convocarse las Asambleas Representativas que antes representaban a la
nobleza, clero y burguesía.

 Concentración: No hay separación de poderes.

 Recaudador: establece impuestos sin el consentimiento de los gobernados.

 Burocracia: como consecuencia de la necesidad de recaudar, surge una burocracia que


cumplirá con funciones administrativas y judiciales.

 Ejército permanente: constituye el aparato del estado

 Diplomacia: Engrandece su reino de manera diplomática, al formar alianzas matrimoniales


destinadas a unificar reinos sin la conquista mediante la guerra.
 Iglesia: Es subordinada a la autoridad del monarca, ya que muchas veces tenía intereses
opuestos al rey y esto no le convenía.

Sociedad estamental

Estamentos: agrupaciones de personas con funciones muy semejantes dentro de la


sociedad

Hay tres estamentos:

1) Nobleza: Era un grupo aristocrático de gran poder. Eran la minoría junto al clero.
Entregaban su poder feudal al rey y el rey les daba seguridad, les daba tierras y le otorga
protección contra el burgués.

La nobleza no es homogénea. Por un lado está la alta nobleza, que se distingue por su fuerte
capacidad económica. Por otro lado está la baja nobleza que vive mediocremente en sus
posesiones rurales.

Se es noble por nacimiento pero también por la compra de tierras vinculadas a algún título.

Tenían muchos privilegios. El principal fue no pagar impuestos pero también obtuvieron
cargos políticos, mandos militares, altas jerarquías eclesiásticas, consiguió títulos,
pensiones por merced real, prerrogativas judiciales entre otras cosas.

2) Clero: Son, al igual que la nobleza la minoría y los privilegiados.

Se llegaba a ser parte del clero por vocación.

Tenían muchos bienes y estaban libres de impuestos.

Tenían gran influencia en la sociedad y controlaban la enseñanza.

Los que forman parte de este estamento son los sacerdotes, obispos, es decir toda la gente
de la iglesia.

Había una alto y bajo clero.

Los del alto clero eran ricos, cultos y los del bajo clero eran pobres, de origen burgués.

3) Luego encontramos el tercer estamento que está constituido por la burguesía y los
campesinos.

La burguesía está constituida por los que se dedicaban al comercio y a los negocios.

Los burgueses vivían en los Burgos, o sea en las ciudades.

Su deseo es ser como los nobles. Esto únicamente lo pueden conseguir a través del
matrimonio o a través de la venta de títulos que hacía el rey.

Le daban al rey obediencia y apoyo financiero.

La burguesía al igual que los campesinos tenía que pagar impuestos.

Los campesinos eran la gran mayoría y eran muy maltratados.


Pagaban impuestos al rey , también pagaban rentas y producían para el reino.

El campesino recibe del rey la justicia de una administración central.

Con esto el campesino se ve favorecido.

Pensadores

Hobbes

Es un pensador inglés que trata de justificar al estado absolutista.

Según este pensador en la historia de la humanidad se había hecho un proceso, donde


primero vivían los hombres en estado primitivo ubicado en el neolítico al cual
llama “Estado de Naturaleza”. En este estado no existía el orden ni la autoridad, cada
hombre luchaba por lo que quería, reinaba el egoísmo, la lucha sangrienta del interés
personal.

Decía que en este estado era imposible desarrollar el trabajo, la vida cultural, y la vida
económica del hombre en la sociedad.

Por eso los hombres deciden hacer un trato por medio de un contrato. Así le dan a un
tercero los poderes totales para controlar la vida social. De modo que de un contrato nace
la teoría de poder absoluto. Ese contrato lo hacen para construir una sociedad civil. En ésta
uno tiene el poder pero los demás tienen derechos. Este contrato es irrevocable, una vez
que se hace no se puede volver atrás en su decisión.

Su teoría se basa en principios científicos. Podemos describir tres características en el


pensamiento de Hobbes: utilitarismo, contratualismo e individualismo.

Es utilitarista ya que dice que al Estado no hay que amarlo ni adorarlo, sino que únicamente
es útil.

Es a la vez, contratualista ya que se llega al absolutismo mediante un contrato.

Es individualista porque dice que el poder del estado se justifica porque contribuye a la
seguridad de los individuos.

Bossuet

Bossuet era un pensador francés que nació en 1627 y murió en 1704.

Según él, el hombre es por naturaleza un ser social, y la sociedad no puede sobrevivir
sin una autoridad. La mejor forma de gobierno es la monarquía. El monarca tiene el
poder en forma hereditaria por línea masculina, de primogénito a primogénito.

Considera que la monarquía es la mejor forma de gobierno y tiene 4 caracteres:

 Sagrada: Los reyes son ministros de Dios en la Tierra. No se puede atentar contra ellos
porque es un sacrilegio, su persona es sagrada y sus súbditos deben obedecer sin
condiciones, aunque lo que se le ordene sea injusto.

 Absoluta: El monarca no debe rendir cuentas a nadie de sus actos, solo él mismo puede
corregir sus acciones, pero deberá rendir cuentas a Dios.
 Paternal: al ocupar el lugar de Dios, es padre de sus súbditos. Le corresponde como tal cuidar
el bienestar de la nación.

 Racional: Está sometida a la razón, el monarca debe conocer la ley natural y divina, las
necesidades de su reino, como las oportunidades y los caracteres de gobierno, también debe
escuchar, reflexionar, oír consejos, y conocer a sus súbditos.

Mousnier

Según Mousnier, una de las características de la monarquía absoluta es que ésta existe
cuando todo el poder del Estado está concentrado en el rey y éste posee los atributos de la
soberanía.

Este poder es absoluto. El monarca hace lo que quiere, no necesita la aprobación de nadie.
Pero de todas formas su poder es limitado por las leyes divinas.

El rey posee los atributos de la soberanía: puede hacer las leyes, administrar la justicia,
percibir impuestos, puede tener un ejército permanente, nombrar a los funcionarios, y
delegar jurisdicciones de excepción cuando lo considera conveniente.

Se pasa de una organización de funciones fragmentadas en varias personas, de la época


medieval, a una monarquía absoluta, donde todas las funciones del Estado están en manos
de una sola persona: el rey.

La segunda característica que se puede destacar en Mousnier es que el poder absoluto del
monarca es consecuencia de la lucha de clases, ya que él era el equilibrio entre ellas. Tanto
la nobleza como la burguesía necesitaban del rey como él de ellas.

El rey necesita a la burguesía para sus finanzas y sus cuerpos de funcionarios y para resistir
la presión de los señores feudales. Obtiene de ella obediencia y apoyo. A su vez los
enriquece a los burgueses con sus empréstitos, hipotecas de dominio, monopolios de
explotación entre otros.

La burguesía tenía como máxima aspiración ennoblecerse, por lo que necesitan al rey ya
que es el único que les puede proporcionar el ascenso de categoría social.

La nobleza solamente puede defenderse de la burguesía por el favor del rey.

Los nobles necesitaban al rey porque con el surgimiento del capitalismo comienzan a perder
poder económico, ya que su principal riqueza eran las tierras y éstas no eran más la base
de la economía, sino que era el capital poseído por los burgueses, por eso debían
defenderse de ellos. La única manera que tenían de hacerlo era manteniendo buenas
relaciones con el rey pues era el único que les podía brindar funciones armamentistas.

El rey a su vez dependía de la nobleza, porque era la encargada de luchar, por lo tanto le
convenía mantener relaciones, acuerdos para estar asegurado por si acaso una guerra
comenzaba.

El rey aprovechaba ese rol de intermediario para reafirmar su poder.

Perry Anderson

Como primera característica este pensador afirma al Estado absolutista como un gran
cambio en el poder político, en el cual sigue dominando la nobleza. Pero para poder
mantenerse y desarrollarse tuvo que adaptarse al cambio y modificarse junto con él. La clase
de los nobles estuvo particularmente afectada por el capitalismo que vino acompañado de
un gran desarrollo de la burguesía, pero de todas formas se mantuvo como clase dominante.

El Estado absolutista nunca fue un árbitro entre la aristocracia y la burguesía, ni mucho


menos, un instrumento de la naciente burguesía contra la aristocracia: fue el nuevo
caparazón político de una nobleza amenazada.

Anderson ve a la monarquía absoluta como una forma de dominio feudal en una época
donde se desarrollaba la economía de mercado.

Otra de las características es que como modo de adaptarse al cambio estructural, la nobleza,
utiliza como medio para alcanzar mayor poder económico: las guerras.

La producción de mercancías manufacturadas es ilimitada por naturaleza. Por el contrario,


el medio típico de la confrontación interfeudal era militar y su estructura siempre era,
potencialmente, la de un conflicto de suma nula en el campo de tierras.

El nuevo orden económico de la época se basaba en la acumulación de capital y mercancía,


éstos pueden ser ilimitados. Se pueden obtener cantidades cada vez mayores.

En cambio la riqueza del feudo eran las tierras (monopolio natural) las cuales sí eran
limitadas y la única manera de obtener más tierras era ganando las de otros feudos por
medio de la guerra. Ésta era una necesidad social del Estado renacentista.

La guerra no era el deporte de los príncipes, sino su destino.

Los Estados absolutistas eran espacios pensados específicamente como campos de batalla,
debido a la situación a la que se sometía a los nobles.