Sei sulla pagina 1di 25

Procesos que modifican la composición de los magmas primarios

4.1 Introducción

En el Capítulo 3 discutimos los orígenes del espectro de magmas primarios básicos y


ultrabásicos generados por procesos de fusión parcial dentro del manto superior. Una vez que
tales magmas se han segregado de su región de origen, pueden someterse a una variedad de
procesos complejos de fraccionamiento, mezcla y contaminación en el camino a la superficie,
durante el transporte y posterior almacenamiento en cámaras de magma de alto nivel. Estos
procesos son de fundamental importancia para producir la diversidad de rocas ígneas
actualmente expuestas en la superficie de la Tierra.

A medida que los magmas primarios progresan hacia arriba desde su profundidad de
segregación, que puede variar de más de 100 km a menos de 50 km en diferentes
configuraciones tectónicas (canales 5-12), comenzarán a enfriarse y finalmente a cristalizar.
Cuando un magma se solidifica, lo hace en un rango de temperatura más que a una
temperatura específica (figura 4.1). La temperatura a la cual comienza la cristalización se llama
liquidus, y aquella a la cual se completa la cristalización solidus. Tanto el liquidus como el
solidus dependen de la presión y los dos son subparalelos en el espacio P-T. En general, las
primeras etapas de la trayectoria de ascenso probablemente sean aproximadamente
adiabáticas y, por lo tanto, dada la pendiente P-T del líquido (Fig. 4.1), los magmas basálticos
pueden no cristalizar significativamente hasta que alcancen las profundidades de la corteza.
Sin embargo, más magmas primarios picríticos pueden cristalizar cantidades significativas de
olivino en el camino a la superficie (O'Hara 1968).

Al ingresar a las rocas de la corteza de baja densidad, los magmas basálticos en ascenso
pueden alcanzar un estado de flotabilidad cero y negativo y un estanque, formando una
cámara de magma. Para simplificar en la figura 4.1, las condiciones dentro de dicha cámara se
consideran isobáricas (es decir, presión constante). Sin embargo, dentro de sistemas grandes
de varios kilómetros de extensión vertical, debe haber claramente un pequeño gradiente de
presión desde la base hasta la parte superior. El magma dentro de la cámara se enfría al perder
calor en las rocas de la pared, y cuando su temperatura cae por debajo del liquidus, comienza
a cristalizar. Dependiendo del grado de subenfriamiento debajo del liquidus, el magma
contendrá cantidades variables de cristales suspendidos. Si la cámara se repone
posteriormente mediante un nuevo lote de magma primitivo, esto puede desencadenar una
erupción del magma de la cámara porfídica (trayectoria A). Alternativamente, el lote de
magma puede solidificarse completamente dentro de la corteza, formando una roca ígnea
plutónica o hypabyssal (trayectoria B).

Claramente, cualquier magma que exista a una temperatura entre su liquidus y solidus debe
consistir en una mezcla de cristales y líquido. A partir de estudios petrográficos y
experimentales, es evidente que los diversos minerales que cristalizan a partir de la masa
fundida no suelen formarse simultáneamente. En general, un solo mineral se cristaliza primero
y con enfriamiento se determina por un segundo, luego un tercio y así sucesivamente. Para los
sistemas basálticos, la presión de confinamiento puede ejercer un control importante sobre la
naturaleza y las secuencias de los minerales que cristalizan. La figura 4.2 muestra el intervalo
de cristalización de un basalto de la llanura del río Snake (canal 10) entre 0 y 35 kbar de
presión (0 a 120 km de profundidad), determinado experimentalmente por Thompson (1972).
A presión atmosférica (0 kbar) con temperatura decreciente, la secuencia de cristalización es
olivina <plagioclasa <clinopiroxeno <ilmenita. Tal secuencia se puede observar en la masa de
un basalto erupcionado en la superficie. Al aumentar la presión, la plagioclasa reemplaza al
olivino como fase liquidus entre S y 10 kbar y, a su vez, se reemplaza por clinopiroxeno entre
10 y 32 kbar. Por encima de 32 kbar, el granate se convierte en la fase líquida estable, es decir,
la primera fase cristalina (mineral) que precipita desde la masa fundida libre de cristales con la
temperatura decreciente.

Como la masa fundida y los cristales precipitantes no suelen ser de la misma composición, el
líquido residual cambiará de composición durante la cristalización, siguiendo una línea de
descenso de líquido en algún diagrama de fase multicomponente. La cristalización puede ser
de equilibrio o fraccional (Capítulo 3, y ver Cox y otros 1979, Maalne 1985). Durante la
cristalización en equilibrio, los cristales se requilibran continuamente con la masa fundida, y la
composición global del sistema permanece constante, es decir, no hay oportunidad para la
diferenciación magmática. Por lo tanto, un magma de composición basáltica cristalizará para
formar un basalto, dolerita, gabro o eclogita dependiendo de la profundidad. Sin embargo, si
un proceso opera dentro del cuerpo del magma que efectivamente separa las fracciones de
cristal y líquido, previniendo el equilibrio, entonces puede ocurrir una diferenciación
magmática. Este proceso se llama cristalización fraccional. El uso de este término no implica
ningún mecanismo particular para la separación cristal-líquido, y se han propuesto una
variedad de alternativas que incluyen sedimentación de cristales gravitacionales, separación
de flujo, prensado de filtros, reacción incompleta entre cristales y fusión donde las dos fases
no están aisladas mecánicamente y fraccionamiento convectivo Estos serán considerados con
más detalle en las secciones siguientes.

El sistema pseudoternario CaMgSi106 (diopsido) - MgZSi04 (forsterita) - CaAleiZOX (anortita)


(Figura 4.3) puede usarse para comparar procesos de equilibrio versus cristalización fraccional
en magmas basálticos. Un magma de la composición A debe cristalizar en una mezcla de
diópsido (clinopiroxeno), forsterita (olivino) y anortita (plagioclasa), en las proporciones fijadas
por la composición A, para la cristalización en equilibrio. Sin embargo, para la cristalización
fraccionada, la composición global del sistema puede cambiar, dependiendo de la proporción
de fases sólidas eliminadas del equilibrio con el líquido. Tanto para el equilibrio como para la
cristalización fraccionada, el primer mineral que cristaliza en el líquido A es el olivino y el
líquido residual se aleja de A a lo largo de la línea A-A 'hasta que se interseca la curva cetáctica
forsterita-diopsida.

Oliw'ne y piroxeno luego se cristalizan juntos a medida que desciende la temperatura hasta
que se alcanza la eutéctica E, cuando la plagioclasa se une al conjunto. En el caso de una
cristalización fraccionada perfecta (fraccionamiento de Rayleigh), donde el magma y los
cristales se separan continuamente, el líquido residual finalmente alcanzará la composición E.
Esta es también la composición de las últimas heces de líquido en el caso de la cristalización en
equilibrio. De este modo, mediante un proceso de cristalización fraccionada, podríamos
generar claramente un espectro continuo de composiciones líquidas situadas a lo largo de las
líneas A-A 'y A'-E, cada una de las cuales podría cristalizar como una roca ígnea. Si, en cambio,
la composición global del magma basáltico original fuera B, la matriz de posibles
composiciones líquidas diferenciadas sería ahora B-B'-E, ya que la secuencia de fases de
fraccionamiento ha cambiado. La ruta B puede representar esquemáticamente la
diferenciación de un basalto toleítico y la ruta A de un basalto alcalino.
Claramente, tales diagramas de fase ternarios no nos permiten predecir tendencias de
fraccionamiento cuantitativo para composiciones de magma reales, ya que estos son sistemas
multicomponentes en los que las relaciones de fase de los minerales pueden diferir
significativamente de las de los sistemas simples. Sin embargo, como hemos visto
anteriormente en el Capítulo 3, son muy útiles para comprender las consecuencias químicas de
los procesos de fraccionamiento. Casi todos los minerales de importancia petrológica en la
evolución de los magmas basálticos (olivino, piroxeno, plagioclasa, anfíbol y granate) muestran
amplios rangos de solución sólida, y por lo tanto las tendencias de fraccionamiento de los
magmas no pueden restringirse sin tomar en consideración la composición cambiante de las
fases de fraccionamiento. Esta es una tarea compleja, incluso en sistemas ternarios con fases
que muestran una solución sólida (Cox et al., 1979, Maaloe 1985).

La mayoría de los basaltos tienen composiciones de elementos principales que parecen estar
controladas por equilibrios cristalinos a baja presión (O'Hara 1968). Estos magmas deben
haber evolucionado químicamente en las cámaras de magma de la corteza, además de
cualquier evento de fraccionamiento que pueda haber ocurrido a mayores profundidades. La
diferenciación de los magmas basálticos en tales cámaras, combinada con cantidades variables
de contaminación de la corteza (Sección 4.4) en algunas provincias, parece ser el mecanismo
dominante para producir el espectro de tipos de magma más rico en SiOZ que el basalto, tanto
alcalino como subalcalino. serie de magma (Capítulo 2).

Uno de los principales objetivos de los estudios petrogenéticos de las suites de rocas
volcánicas cogenéticas (canales 5-12) es caracterizar la región fuente de los magmas primarios
generados en un entorno tectónico particular. Claramente, para hacer esto debemos ser
capaces de ver a través de los efectos de los procesos de cristalización fraccional a baja y alta
presión y la contaminación de la corteza. Por lo tanto, es de fundamental importancia
comprender la evolución química de los magmas almacenados durante cualquier período de
tiempo en yacimientos de magma de alto nivel, y cuantificar los procesos involucrados si es
posible.

Desafortunadamente, no podemos estudiar los procesos que operan en las cámaras de magma
directamente y, por lo tanto, debemos usar líneas indirectas de evidencia. Una variedad de
técnicas geofísicas permiten restringir la ubicación, forma y tamaño de las cámaras de magma
debajo de las regiones del volcanismo cuaternario (Iyer 1984). Tales estudios son limitados en
la actualidad, pero los datos disponibles sugieren que pueden existir en muchas formas y
tamaños diferentes, ubicados a profundidades que van desde unas pocas decenas de metros
por debajo de la superficie hasta debajo de la interfaz corteza-manto (el Moho). Los estudios
detallados de las zonas de raíz plutónicas profundamente erosionadas de volcanes activos
anteriores también incluyen datos valiosos, incluido el grupo de intrusiones estratiformes
básicas y ultrabásicas conocidas como "rocas ígneas estratificadas" (Sección 4.3.2).

Estos nos proporcionan muestras directas de los productos de cristalización de magmas


almacenados en depósitos de alto nivel. En áreas de fuerte relieve vertical, podemos estudiar
tanto la geometría tridimensional como la estructura interna de dichas cámaras de magma
fósil.
Por ejemplo, los inmensos batolitos de granito andino (capítulo 7) representan las zonas de
raíz plutónica de los estratovolcanes andesíticos anteriormente activos. Como tal, su estudio
tiene un tremendo potencial para comprender la diferenciación de los magmas calcáreos
alcalinos. En contraste, muchas intrusiones básicas y ultrabásicas en capas grandes parecen
estar asociadas con las provincias de inundación continental de basalto (Capítulo 10), y han
proporcionado datos fundamentales sobre la evolución de las cámaras de magma basálticas de
reflujo continuo. Las restricciones adicionales en los procesos de la cámara de magma, en
particular la naturaleza de las fases de fraccionamiento durante la cristalización progresiva,
provienen de la inversión de datos geoquímicos para conjuntos de rocas volcánicas
cogenéticas (Sección 4.3.3).

En la última década, el modelado experimental de procesos fluidos en sistemas de agua salada


ha influenciado radicalmente nuestras ideas sobre los mecanismos de diferenciación
magmática (Sparks et al., 1984, Turner y Campbell 1986). Sigue habiendo un consenso general
de opinión de que la cristalización fraccional es el proceso dominante involucrado en la
diversificación del espectro de magma primario, generando la gran variedad de composiciones
de rocas ígneas observadas. Hasta hace poco, el proceso físico involucrado se consideraba
sedimentación de cristales gravitacionales (Sección 4.3.1). Sin embargo, Sparks et al. (op.cit.)
consideran que este es un mecanismo inadecuado y en algunos casos improbable, ya que los
movimientos convectivos en las cámaras de magma (Sección 4.2.1) suelen ser lo
suficientemente vigorosos para mantener los cristales en suspensión. En su lugar, proponen
que durante la cristalización, que tiene lugar predominantemente en capas límite en los
márgenes de la cámara de magma, el magma adyacente a los cristales crecientes desarrolla
una densidad diferente al magma de la cámara y se aleja. Esto separa eficientemente cristales
y líquidos, al igual que la sedimentación de cristales gravitacionales. Sparks et al. (op.cit.) han
propuesto el término fraccionamiento conectivo para describir este proceso.

Es muy poco probable que las cámaras de magma debajo de las principales estructuras
volcánicas puedan permanecer como sistemas cerrados. En cambio, se deben inyectar
periódicamente lotes frescos de magma relativamente primitivo en la base de la cámara desde
la fuente subyacente del manto, lo que puede desencadenar una erupción volcánica
contemporánea. El grado de mezcla entre tales flujos y el magma de la cámara residente
depende de la tasa de entrada y de las densidades relativas y viscosidades de los dos magmas
(Turner y Campbell 1986, y ver la Sección 4.2.2). Las cámaras magmáticas en general deben
considerarse como sistemas abiertos que se reabastecen periódicamente, se tapan
periódicamente y se fraccionan continuamente (O'Hara 81 Mathews 1981). O'Hara (1977)
considera que, en tal sistema, las composiciones de los magmas en erupción deben
aproximarse a un estado estable si la composición parental de magma y la cantidad
suministrada en cada ciclo y la relación de cristalización de magma a escape de magma se
mantienen constantes. En general, puede haber grandes diferencias en las concentraciones de
elementos principales y traza entre el magma en estado estacionario y el magma parental
(O'Hara y Mathews op cit.).

Turner 81 Campbell (1986) ha presentado una revisión exhaustiva de la amplia gama de


procesos de fluidos que se cree que son importantes en las cámaras de magma. Se ha
demostrado que la geometría de la cámara y las variaciones en la densidad y viscosidad de los
magmas dentro de ella desempeñan un papel importante en la determinación del
comportamiento dinámico del sistema y la composición de los productos en erupción y
solidificados. A pesar de la existencia de convección turbulenta (Sección 4.2.1), estos autores
consideran que el magma en la mayoría de las cámaras de alto nivel es probable que esté
estratificado verticalmente en términos de densidad, composición y temperatura. Los
gradientes en estas propiedades se pueden configurar directamente durante el llenado o
reabastecimiento, o mediante diversos mecanismos de fraccionamiento impulsados por la
interacción del magma de enfriamiento y cristalización con los límites de la cámara. Dichos
cuerpos de magma estratificados pueden descomponerse en una serie de capas horizontales
bien mezcladas, separadas por interfaces difusivas delgadas. Estos se conocen como sistemas
de doble difusión (Sección 4.2.1).

En cualquier etapa durante su ascenso de la fuente a la superficie, los magmas pueden


contaminarse de forma variable por la asimilación de sus rocas de la pared (Sección 4.4). Tal
asimilación requiere calor, que puede ser proporcionado por el calor latente de cristalización
emitido durante la cristalización simultánea del magma. La combinación de asimilación y
cristalización fraccionaria proporciona un mecanismo poderoso para la diferenciación
magmática, conocido como AFC (DePaolo 1981, y ver la Sección 4.4.1). Dentro del manto,
dicha contaminación se puede considerar como una variante del refinado de la zona (Sección
4.5) y puede ser difícil de probar sobre la base de datos de elementos principales solos. Sin
embargo, los enriquecimientos extremos en elementos incompatibles en los magmas
basálticos primitivos pueden sugerir que tal interacción ha ocurrido. Dentro de la corteza
continental, es probable que las rocas de la pared tengan características isotópicas principales
y de elementos traza y Sr-Nd-Pb significativamente diferentes de las de los magmas basálticos
ascendentes, y es en este entorno donde los efectos de la contaminación cortical deberían
reconocerse más fácilmente. Por el contrario, en el entorno oceánico, las cámaras de magma
de la corteza tendrán en general rocas de pared de basaltos del fondo oceánico (MORE y OIB) y
la contaminación por tales materiales será mucho más difícil de detectar.

En general, parece que la cristalización fraccional en combinación con diversos grados de


asimilación de wallrock, tanto en la corteza como en el manto, es el proceso dominante
involucrado en la diferenciación de los magmas primarios. Los procesos de inmiscibilidad
líquida local (Sección 4.6) y transferencia gaseosa (Sección 4.7) pueden ser importantes, pero
no pueden considerarse como agentes principales de la diferenciación magmática.

4.2 Convección y mezcla en cámaras de magma

4.2.1 Convección

Antes de finales de 1970, casi todas las aplicaciones de la teoría de la convección al estudio de
los procesos de fluidos en las cámaras de magma suponían que los magmas podrían
describirse como sistemas simples de un componente (por ejemplo, Shaw 1965). Sin embargo,
en realidad, son sistemas multicomponente y, como tales, pueden exhibir una amplia variedad
de fenómenos convectivos que no se encuentran en fluidos de un componente (McBirney &
Noyes 1979, Sparks at al. 1984, Turner 8: Campbell 1986, Martin et al. 1987).
La forma de convección en una cámara de magma llena está controlada por el tamaño y la
forma de la cámara, la densidad y viscosidad del magma y por procesos que operan en los
límites de la cámara, es decir, las paredes, el techo y el piso (Turner & Campbell op. cit.).
Desafortunadamente, la modelización teórica detallada de los patrones de flujo convectivo y
las velocidades, incluso en cuerpos modelados simplemente, es difícil debido al
comportamiento complejo de las masas fundidas de silicato multicomponente.

Las diferencias de densidad inducidas térmicamente y composicionalmente influyen en los


movimientos convectivos en los magmas, y pueden expresarse en términos de dos parámetros
adimensionales, el número térmico de Rayleigh (R) y el número de composición de Rayleigh
(Rs) (Martin et al., Op. Cit. ) El número efectivo de Rayleigh del sistema, que puede usarse para
predecir su comportamiento convectivo, es la suma de R3 y R ,. Turner y Campbell (op. Cit.)
Consideran que la convección puramente térmica en grandes cámaras basálticas de magma
con dimensiones verticales superiores a 1 km será altamente turbulenta (Ra> 106) en las
primeras etapas después de que la cámara se llene o rellene. Sin embargo, dicha turbulencia
puede disminuir a medida que avanza la cristalización, debido a los efectos combinados de
aumento de la viscosidad, disminución de la temperatura y disminución del tamaño de la
cámara.

Cuando ocurre la cristalización en un magma, la capa de fluido inmediatamente adyacente a


los cristales en crecimiento puede enriquecerse o agotarse en componentes pesados,
dependiendo de la cristalización de los minerales. La densidad de esta capa será, por lo tanto,
diferente de la del magma de la cámara principal y, como consecuencia, se convendrá lejos de
las caras de cristal. Martin et al. (op.cit.) han demostrado que cuando ocurre la cristalización R,
puede ser hasta un factor de 106 mayor que R ,, y por lo tanto esa convección composicional,
debido al fluido liberado durante la cristalización, a menudo domina sobre la convección
térmica. Sparks er al. (1984) llaman a este proceso fraccionamiento convectivo. Consideran
que es capaz de generar líquidos altamente diferenciados en una etapa temprana en la
evolución de una cámara de magma, sin requerir grandes cantidades de crysrtallization de
todo el sistema. Claramente, en los sistemas sometidos a una convección dominada por la
composición, los movimientos del fluido pueden ser incluso más turbulentos que en el caso
puramente térmico.

Una propiedad importante de los fluidos multicomponente es que los componentes


individuales (incluido el calor) pueden tener diferentes difusividades. Como consecuencia,
tales fluidos pueden estratificarse verticalmente con respecto a la densidad, composición y
temperatura. Si se establecen gradientes opuestos de dos componentes con diferentes
difusividades, el sistema puede separarse en una serie de capas de convección independientes,
delimitadas por interfaces difusas agudas, a través de las cuales el calor y los componentes
químicos se transportan por difusión molecular. Este fenómeno se conoce como convección
doblemente difusiva, y Sparks et al. (1984) consideran que inevitablemente ocurrirá en
magmas de silicato.
Es la influencia de los gradientes en los componentes en la densidad del sistema, que es el
factor de control en el desarrollo de sistemas de doble difusión. Esto se muestra
esquemáticamente en la Figura 4.4. La situación más importante para los sistemas magmáticos
es aquella en la que los gradientes compositivos se estabilizan (es decir, hacen que la densidad
disminuya desde la base hasta la parte superior de la cámara), mientras que los gradientes de
temperatura son desestabilizadores (causando que la densidad aumente desde la base hasta la
parte superior) Turner 8: Campbell 1986). Los gradientes de composición tienen un efecto
mucho mayor sobre la densidad del magma de cámara que los gradientes de temperatura y,
como consecuencia, la distribución de densidad global disminuye desde la base hasta la parte
superior.

Se puede formar una interfaz doblemente difusa cuando una capa de magma caliente denso
está cubierta por una capa de magma más frío y menos denso. Tal situación puede ocurrir
cuando se inyecta un nuevo pulso de magma primitivo en la base de la cámara a través de
respiraderos en el piso. El calor se transporta entre las capas más rápido que los componentes
químicos, impulsando la convección en ambas capas y manteniendo una interfaz nítida entre
ellas (Turner y Campbell op.cit.). Eventualmente, la cristalización de la capa inferior ocurrirá,
causando una reducción en su densidad, y luego puede mezclarse con la capa superior. Existe
evidencia sustancial para sugerir que muchas cámaras de magma silícico están divididas tanto
en la composición como en la zona térmica (Hildreth 1979, Smith 1979). Gran parte de esto se
deriva de estudios geoquímicos detallados de erupciones voluminosas de flujo de cenizas, en
las que la parte más temprana de la secuencia eruptiva se deriva de las partes más frías de la
cámara más frías, más silícicas y más volátiles, y los productos sucesivos provienen de fuentes
más calientes, más máficos niveles más profundos. La aparición de gradientes de composición
estables y gradientes de temperatura inestables sugiere que los efectos de doble difusión
deberían ser importantes en tales sistemas. Los magmas en tales cámaras pueden mostrar
grandes variaciones en los contenidos de oligoelementos de arriba a abajo (Hildreth op. Cit.)
Con cambios comparativamente pequeños en la química de los elementos principales. Estos
son difíciles de conciliar en términos de mecanismos de diferenciación convencionales como el
fraccionamiento y la asimilación de cristales, y Sparks et al. (1984) consideran que los
mecanismos de fraccionamiento convectivo pueden ser importantes en su desarrollo.

4.2.2 Mezcla

En los últimos años, la mezcla de magma ha desempeñado un papel cada vez más importante
en los modelos petrogenéticos para conjuntos cofogénicos de rocas ígneas de una amplia
variedad de entornos tectónicos. Por ejemplo, muchas de las características geoquímicas y
pelográficas de los basaltos de cresta oceánica (Capítulo 5) pueden explicarse si las cámaras de
magma del eje de la cresta se refluyen periódicamente con nuevos pulsos de magma primitivo,
que se mezclan con lotes de magma fraccionado en la cámara (Dungan 84 Rhodes 1978,
Walker et al., 1979). De forma similar, estudios detallados de capas cíclicas (Sección 4.3.2) en
intrusiones básicas en capas (Campbell 1977, Palacz 1985) sugieren que cuando nuevos pulsos
de magma ingresan a la cámara, eventualmente se mezclan con el magma residual de la
cámara. En general, parece que los magmas básicos se pueden mezclar con bastante facilidad
y, por lo tanto, podemos predecir que los productos eruptivos de las cámaras de magma
basálticas frecuentemente refluidas pueden ser mezclas predominantemente bien
homogeneizadas. El grado de mezcla entre el magma que entra y el magma de la cámara
depende del caudal y de las densidades y viscosidades relativas de los dos magmas (Turner y
Campbell 1986). Las entradas lentas y densas pueden mezclarse muy poco con un magma
residente de viscosidad comparable. Sin embargo, un magma similar inyectado con un alto
impulso ascendente formará una fuente turbulenta que es un mecanismo muy eficiente para
la mezcla de magma (Campbell 8: Turner 1986). Los experimentos de laboratorio sugieren que
la mezcla de magma se ve inhibida por las grandes diferencias de viscosidad entre los dos
magmas. Hay una amplia evidencia de campo para la mezcla incompleta de magmas básicos y
ácidos para apoyar esto. Por ejemplo, las intrusiones mixtas son comunes en la Provincia
Volcánica Terciaria Británica (Capítulo 10), ya sea como diques compuestos o como almohadas
de roca básica encerradas en una matriz de felsite o granófilo.

Cuando el magma en una cámara se estratifica composicionalmente, la cristalización puede


hacer que cambie la densidad y la composición de una capa, lo que puede conducir a la mezcla
con una capa superpuesta. Si el magma primitivo caliente se inyecta en la base de dicho
cuerpo de magma zonificado, la perturbación térmica se transmitirá a la zona superior, pero
sin una mezcla inmediata de los magmas antiguos y nuevos.

Eventualmente, sin embargo, la densidad de la capa inferior se reducirá por cristalización, y se


producirá un vuelco convectivo y la mezcla de las dos capas. En tal situación, Turner &
Campbell (op. Cit.) Consideran que la mezcla se limitaría a las partes inferiores de la cámara.

El volcamiento de una capa máfica rica en volátiles en una capa de silicio más fría puede causar
un enfriamiento repentino, con la disolución de una fase gaseosa, que podría desencadenar
una erupción volcánica explosiva. Esto puede ser particularmente importante en la evolución
de los magmas calcáreos alcalinos (Huppert et al., 1982, Turner et al., 1983).

Algunas de las mejores pruebas de la existencia de capas de doble difusión y su vuelco en


sistemas naturales provienen de estudios detallados de la distribución de elementos traza
compatibles en secuencias rítmicamente estratificadas en intrusiones estratificadas (Sección
4.3.2, y Cawthorn & McCarthy 1981, Hiemstra 1985). En general, los perfiles de oligoelementos
compatibles en minerales como la magnetita y la cromita muestran un patrón de diente de
sierra en función de la altura estratigráfica (figura 4.5) que puede estar relacionado con la
cristalización y la mezcla de las capas de doble difusión. Palacz (1985) ha observado tendencias
similares en la relación 87Sr / '3 "Sr de acumulaciones de la intrusión del Rhin terciario,
noroeste de Escocia (figura 4.6), que pueden atribuirse a la mezcla de pulsos de magma
primitivo derivado del manto con residuos contaminados por la corteza lotes de magma en la
cámara (Sección 4.4).

4.3 cristalización fraccional

En la Sección 4.1 demostramos que la separación de cristales de líquido en un cuerpo de


magma proporciona un mecanismo poderoso para la diferenciación magmática. Este proceso
generalmente se denomina cristalización fraccional. La forma más simple de lograr la
separación es mediante la sedimentación de cristales gravitacionales. Sin embargo, según lo
propuesto por Sparks er al. (1984), una alternativa importante implica la separación convectiva
del líquido residual de los cristales (Sección 4.2.1). En términos simples, podríamos concluir
que las conciencias geoquímicas de estos dos procesos deberían ser las mismas, ya que son
simplemente métodos físicos diferentes para separar cristales de líquido. Sin embargo, Sparks
et al. (op. cit.) consideran que el fraccionamiento convectivo y la sedimentación de cristales
gravitatorios pueden tener consecuencias geoquímicas fundamentalmente diferentes. Hasta
que haya más datos experimentales disponibles para restringir los procesos de
fraccionamiento convectivo, esto debe seguir siendo un tema de especulación. Si es correcto,
esto claramente tiene implicaciones importantes con respecto a la modelización teórica de las
características geoquímicas de las suites de rocas volcánicas cogenéticas en términos de
fraccionamiento de las fases de fenocristato observadas (Sección 4.3.2).

4.3.1 Colocación de cristales gravitacionales

La separación gravitatoria de cristales de líquido normalmente implica el hundimiento de los


cristales en virtud de su mayor densidad. Ocasionalmente, sin embargo, la flotación puede ser
el proceso si la densidad de los cristales es menor que la del líquido. Las tasas de
sedimentación son una función del tamaño del cristal, la viscosidad del líquido y el contraste
de densidad entre el líquido y los cristales. Si asumimos la dinámica de fluidos newtoniana,
entonces para las partículas esféricas, la velocidad de asentamiento, v, viene dada por la
ecuación de la Ley de Stokes:

donde g es la aceleración debida a la gravedad, r es el radio de la esfera, Ap es el contraste de


densidad entre cristales y líquido, yn es la viscosidad del líquido. Las velocidades de
asentamiento calculadas usando esta ecuación podrían permitir el fraccionamiento efectivo
del cristal en la escala de tiempo en la cual los grandes cuerpos de magma deben enfriarse (10
^ 4- 10 ^ 6 años). Por ejemplo, los fenocristales típicos de los magmas basálticos (óxidos de
plagioclasa, olivino, augita y Fe-Ti) de 1 mm de radio deberían asentarse a tasas de
aproximadamente 20 (plagioclasa) a 500 (magnetita) metros por año (Cox et al., 1979). . Sin
embargo, es importante reconocer que la Ley de Stokes solo se aplica a los fluidos
newtonianos, y que solo los magmas basálticos cercanos a su líquido pueden comportarse
como tales. Los magmas basálticos parcialmente cristalizados, y aquellos con más
composiciones ricas en SiO2, tienen un límite elástico significativo que puede ser suficiente
para inhibir la sedimentación de cristales (McBirney 8: Noyes 1979).

Algunas de las mejores pruebas para la ocurrencia de sedimentación de cristales provienen de


descripciones de campo de flujos de lava máficos y ultramáficos de alta temperatura y
alféizares delgados, en los que los cristales más densos de olivino se concentran claramente
hacia la base. Además, existe una fuerte evidencia geoquímica de que algunas lavas básicas
altamente porfíricas han acumulado cristales de olivino, clinopiroxeno y plagioclasa (por
ejemplo, Wright 1971). Sin embargo, en ambos casos también es posible que los cristales se
hayan podido concentrar durante el flujo.

Hasta finales de 1970, la evidencia más ampliamente citada para el asentamiento de cristales
provino de estudios de intrusiones ígneas estratificadas (Wager & Brown 1968, y ver la Sección
4.3.2). Se pensó que estos representaban las pilas de cristales (acumulados) que se posaban en
los pisos de grandes cámaras de magma bajo la influencia de la gravedad. Sin embargo, se han
utilizado estudios más recientes de las mismas intrusiones para argumentar en contra de la
importancia del asentamiento de cristales (Campbell 1978, McBirney y Noyes 1979, Irvine
1980a). El tema central de tales argumentos es la baja probabilidad de que existan condiciones
estáticas en la mayoría de las cámaras de magma. En general, la convección será altamente
turbulenta (Sparks et al., 1984, Turner 81 Campbell 1986) y esto tenderá a mantener los
cristales en suspensión. Sparks et al. (op.cit.) han demostrado que, en general, las velocidades
convectivas probablemente sean órdenes de magnitud mayores que las velocidades de
asentamiento de los cristales individuales, calculadas usando la ecuación de la Ley de Stokes.

Los estudios de intrusiones ígneas estratificadas pueden proporcionar claramente importantes


restricciones sobre la cristalización y la evolución química de las apuestas de la cadena de
magma cortical. A diferencia de los productos eruptivos de los volcanes, estas rocas
acumulativas pueden preservar un registro continuo de la diferenciación del magma de la
cámara, involucrando afluencias de nuevos lotes de magma primitivo, procesos de mezcla y
efectos de contaminación de roca de pared.

Muchas de estas intrusiones en capas son de un tamaño inmenso. Por ejemplo, la intrusión
Precambrian Bushveld en Sudáfrica está expuesta en un área de 65 000 km2, con un espesor
máximo de 7 km. En contraste, la intrusión Terciaria Skaergaard en Groenlandia es
relativamente pequeña, con un área de 170 km2 y un volumen estimado de 500 km3. La
mayoría de estas intrusiones parecen tener forma de embudo, aunque el diámetro del
embudo en relación con su altura varía mucho. La formación de capas, en general, es
discordante con las paredes del embudo. Se remite al lector a Wager & Brown (1968),
McBirney y Noyes (1979) e Irvine (1980a, b, 1982) para obtener descripciones detalladas de las
relaciones de campo, la mineralogía y las estructuras internas de las intrusiones estratificadas
clásicas.

Hay muchas variedades diferentes y escalas de capas en intrusiones máficas y ultramáficas y,


por consiguiente, es probable que una variedad de procesos participe en su producción.
Parece imitar la estratificación en rocas sedimentarias, con capas individuales que varían de
milímetros a cientos de metros de espesor. En algunas de las intrusiones más grandes, las
capas distintivas pueden trazarse lateralmente durante varias decenas de kilómetros. La
formación de capas generalmente se define por las variaciones en las proporciones relativas
de los minerales constituyentes. Además, puede haber variaciones gradacionales dentro de
una sola capa, análoga a la clasificación en rocas sedimentarias. Los cristales con un hábito
tabular, como el feldespato plagioclasa, a veces pueden mostrar una orientación preferida
marcada dentro de una capa, lo que sugiere fuertemente la sedimentación del cristal. En
algunas intrusiones actuales, la canalización y canalización, la clasificación del tamaño de los
granos y el hundimiento proporcionan una evidencia inequívoca de la sedimentación de las
corrientes de densidad magmática (McBirney y Noyes 1979, Irvine 1980a, b, 1982).

Dentro de las partes inferiores de muchas de las intrusiones más grandes suele haber una
repetición regular de secuencias de capas acumuladas (por ejemplo, una capa rica en olivino,
cubierta por una capa de olivino + clinopiroxeno, cubierta por una capa de olivino +
clinopiroxeno + plagioclasa; Fig. 4.6). ), que se denomina estratificación macrorítmica o cíclica.
Esto ocurre en una escala de metros a decenas de metros, y se ha atribuido al reflujo de la
cámara con nuevos lotes de magma primitivo. Los estudios detallados de estas capas cíclicas
(por ejemplo, Campbell 1977, Irvine 1980a, Palacz 1985) sugieren que cada unidad registra la
afluencia de un nuevo pulso de magma y su posterior mezcla con el magma de cámara más
diferenciado. Durante la reposición, el magma más caliente, más denso y más primitivo forma
una capa en la base de la cámara, donde se enfría y cristaliza intercambiando calor a través de
una interfaz de doble difusión con el magma de cámara residual más fraccionado. Una vez que
su densidad se ha reducido por cristalización a la de la capa suprayacente, puede producirse
una mezcla (Huppert 8: Sparks 1980, Sparks & Huppert 1984).

Por el contrario, McBirney y Noyes (1979) consideran que gran parte de la formación de capas
micrítmicas a pequeña escala (mm-cm) se forma por oscilaciones periódicas en la nucleación y
crecimiento de diferentes minerales en capas límite a lo largo de los márgenes de la cámara.
Carmichael et al. (1974) han sugerido que el orden de nucleación de los minerales en los
magmas basálticos debería ser óxidos de Fe-Ti <olivino <clinopiroxeno <plagioclasa, lo que
podría explicar la secuencia de minerales que se produce comúnmente en las capas
micrítmicas en las intrusiones estratiformes. Esta secuencia es la misma que se produciría
mediante la clasificación por gravedad de cristales de igual tamaño. Si, durante dicha
cristalización in situ, el fluido en contacto con los cristales en crecimiento pudiera separarse,
entonces podrían desarrollarse gradientes de composición en la cámara de magma, como se
considera en la Sección

4.2.1. A lo largo de los años ha habido un considerable debate sobre si la acumulación de


cristales en la parte inferior de las intrusiones en capas se debe a la sedimentación de cristales
o al crecimiento in situ. Irvine (1980b) y McBirney y Noyes (1979) han señalado deficiencias
significativas en los modelos simplistas de sedimentación de cristales gravitacionales. Por
ejemplo, de acuerdo con la explicación original de la estratificación en la intrusión de
Skaergaard (Wager & Brown 1968), las corrientes de convección cíclica transportaron cristales
que crecían cerca de la zona del techo por las paredes y por el suelo de la intrusión. Aquí,
debido a su mayor densidad, se asentaron fuera de la masa fundida y se clasificaron
hidráulicamente de acuerdo con su tamaño y densidad. Sin embargo, el análisis cuidadoso de
las densidades minerales y el tamaño de los granos en algunas capas de intrusiones
estratiformes indica que, en muchos casos, los granos no se clasifican según los procesos
hidráulicos. Esto sugiere que la sedimentación de granos en los sistemas magmáticos puede no
ser completamente análoga a los procesos de sedimentación elástica.

En general, la mayoría de la evidencia ahora parece favorecer el crecimiento in-sizu (por


ejemplo, Campbell 1978, McBirney & Noyes 1979, Irvine 1980a, b, Sparks et al. 1984). De
hecho, algunos autores ya no creen que la sedimentación del cristal sea el proceso dominante
durante la cristalización en las cámaras de magma (Sparks 91 al. Op. Cit.). En cambio, se cree
que los cristales se nuclean y crecen en el borde en el piso y las paredes de la cámara (Turner y
Campbell 1986, McBirney et al. 1985, Nilson et al. 1985). Si este es el caso, entonces la
cristalización fraccionada del magma de la cámara solo es posible si el líquido agotado se
elimina del contacto con los cristales en crecimiento mediante una combinación de procesos
difusivos y convectivos (Sparks et al., Op. Cit.). Tal fraccionamiento convectivo se ha descrito
en la Sección 4.2.1. Claramente, esto no excluye la posibilidad de que el cristal se asiente en la
evolución de los magmas basálticos, pero este no necesariamente tiene que ser el proceso
dominante.

Estas nuevas ideas sobre procesos de cristalización en cámaras de magma obviamente


presentan problemas para el modelado petrogenético de conjuntos de rocas volcánicas en
términos de simples procesos de cristalización fraccional (Sección 4.3.3). Las composiciones de
lavas que brotaron desde la parte superior de una cámara de magma pueden estar
relacionadas con las de los cumulados que se forman en la base, pero solo por procesos
complejos y hasta ahora pobremente restringidos.

4.3.3 Modelización petrogénica de conjuntos volcánicos en términos de procesos de


cristalización fraccionada Las suites de rocas volcánicas que están estrechamente asociadas en
el espacio y el tiempo a menudo muestran variaciones químicas coherentes que pueden
interpretarse en términos de procesos de cristalización fraccionada. Estos se ilustran más
sencillamente en términos de diagramas de variación de Harker (Capítulo 2), en los que el
peso. El% de un óxido constituyente, o ppm de un elemento traza, se representa gráficamente
frente a un índice de diferenciación, habitualmente wt. % SiOZ. La existencia de correlaciones
marcadas entre elementos apoya fuertemente el funcionamiento de los procesos de
cristalización fraccionada. En general, SiOz es el índice de diferenciación más útil en suites de
rocas que varían desde básicas hasta ácidas en composición. Sin embargo, si se trata de un
conjunto de lavas predominantemente básicas, entonces el MgO es más útil. Los
oligoelementos altamente incompatibles como Zr también se pueden usar para este propósito.

Implícito en el estudio de tales diagramas de variación es que ilustran el curso de la evolución


de los líquidos verdaderos: una línea de descenso líquida. En general, solo los análisis de rocas
volcánicas afrias deben considerarse representativos de las composiciones líquidas. Sin
embargo, como las rocas aphíricas son bastante raras, debemos usar datos para las muestras
menos porfídicas disponibles. Esto presenta problemas particulares para el modelado
petrogenético de conjuntos volcánicos calcálicos alcalinos que son invariablemente altamente
porfiríticos.

En general, dentro de la secuencia eruptiva de un volcán, no hay progresión de tiempo con


respecto a la aparición de magmas básicos y ácidos, y los dos son frecuentemente
erupcionados contemporáneamente. Por lo tanto, la línea de descenso de líquido aparente
mostrada en el diagrama de Harker no representa la evolución de un solo lote de magma, sino
de una serie de lotes similares, que evolucionan por procesos similares en una cámara de
magma de alto nivel. En raras ocasiones, como en la erupción de algunas tobas de flujo de
cenizas ácidas zonificadas, encontramos evidencia que puede apoyar el fraccionamiento de un
solo lote de magma.

Las tendencias lineales en los diagramas de variación de Harker pueden ser continuas en todo
el conjunto o pueden mostrar inflexiones marcadas, que corresponden a cambios importantes
en el conjunto de minerales de fraccionamiento (figura 4.7, y ver capítulo 2). Con respecto a
los diagramas de elementos principales. las suites volcánicas intermedias típicamente
muestran tendencias libres de inflexión, a pesar de las amplias variaciones en el ensamblaje de
cristalización. A la inversa. magmas basálticos. en el que el número de fases que cristalizan es
normalmente bajo, con frecuencia muestran tendencias fuertemente inclinadas. Al modelar
tales tendencias, tendemos a utilizar los fenocristales presentes en las propias lavas para
restringir la composición y la mineralogía modal del ensamblaje de fraccionamiento. Sin
embargo, en términos de ideas actuales sobre procesos de cristalización en cámaras de
magma (Secciones 4.3.1 y 2) esto puede ser sustancialmente incorrecto. Los fenocristales se
consideran convencionalmente como cristales que se nuclearon en un magma homogéneo. Sin
embargo, en términos de modelos recientemente desarrollados para procesos fluidos en
cámaras de magma (Sparks et al. 1984, Turner y Campbell 1986), también podrían resultar de
la redistribución de cristales nucleados y cultivados en los márgenes de la cámara, a partir de
la cristalización consecuente mezcla de magma o por nucleación en interfaces de doble
difusión. La observación común de que los fenocristales en las rocas volcánicas se zonifican de
manera variable sugiere que pueden representar cristales formados por una variedad de
procesos. Estos pueden ser bastante diferentes de aquellos involucrados en la formación de
cumulados contemporáneos en el piso de la cámara, lo que en realidad puede limitar el
proceso de fraccionamiento. En consecuencia, debemos adoptar un enfoque algo cauteloso
con respecto a la modelización teórica de los procesos de cristalización fraccionada. A este
respecto, es importante reconocer que la cristalización fraccionada no es el único proceso
capaz de generar tendencias coherentes en los diagramas de variación de Harker. La fusión
parcial, la contaminación de la corteza y la mezcla de magma pueden tener efectos similares.

Es posible restringir el conjunto mineral dominante que puede ser responsable del desarrollo
de una tendencia particular mediante el uso de combinaciones de diagramas de variación de
Harker (Cox et al., 1979). Sin embargo, es importante reconocer desde el principio que una
tendencia dada está compuesta en general por una serie de muestras que pueden variar
ampliamente en su contenido de SiO2. Es claramente poco realista, por ejemplo, imaginar que
la separación de un conjunto mineral de composición constante podría ser responsable de la
diferenciación de un basalto a una andesita. De los estudios petrográficos de rocas volcánicas,
sabemos que la mineralogía del fenocristal y las composiciones minerales cambian con la
diferenciación progresiva del magma. Por lo tanto, si deseamos modelar una tendencia
particular en términos de procesos de cristalización fraccionada, debemos dividirla en
intervalos realísticamente pequeños, de modo que el líquido diferenciado pueda derivarse del
líquido original en un solo paso.

El enfoque general se ilustra en la Figura 4.8, en la que representamos las dos composiciones
de lava (PM y DM) que deseamos relacionar en un diagrama de Harker, junto con las
composiciones de las posibles fases minerales de fraccionamiento. Los últimos se obtienen
normalmente a partir de análisis de fenocristales en la lava más primitiva (PM), es decir, el
magma padre. Claramente, hay una suposición incorporada de que los minerales que no
ocurren en el ensamblaje de los fenocristales no son importantes. En algunos casos, como se
consideró anteriormente, esto puede ser fundamentalmente incorrecto. Un ejemplo útil a este
respecto es la cristalización de anfíboles de algunos magmas basálticos calcálicos alcalinos. El
anfíbol es una fase estable a presiones apropiadas para la cristalización en cámaras de magma
subvolcánicas, y como consecuencia los xenolitos cumulativos anfíboles son comunes en
muchos basaltos relacionados con la subducción (capítulo 6). En general, se considera que
estos últimos se derivan de la fragmentación de acumulados en la cámara de magma. Sin
embargo, a bajas presiones, el anfíbol se vuelve inestable y, por lo tanto, rara vez está
presente en el conjunto de fenocristales, excepto como cristales fuertemente reabsorbidos
que pueden ser xenocistos. Por lo tanto, al usar la mineralogía del fenocristal para restringir el
ensamblaje de fraccionamiento, en este caso pasaríamos por alto la importancia del anfíbol.
La figura 4.8 muestra las consecuencias de cristalizar fraccionalmente diferentes cantidades de
minerales del magma padre. En la Figura 4.8a, un extracto monomineralico (E) se elimina de la
PM, lo que obliga al líquido residual a seguir la tendencia PM-DM. La proporción del extracto
que necesitamos eliminar para generar el magma DM diferenciado se puede calcular
simplemente usando la Regla de palanca:

Ecuación

En la Figura 4.8b, dos minerales, P y Q, se eliminan en proporciones tales que la composición


global del extracto se traza en E. La trayectoria del líquido nuevamente evoluciona lejos de E a
lo largo de la línea PM-DM. En la Figura 4.8c, se eliminan tres minerales, P, Q y R. La
composición a granel del extracto en este caso debe estar dentro del triángulo definido por las
composiciones minerales, y de nuevo el líquido evoluciona a lo largo de PM-DM. Claramente,
la tendencia PM-DM en la Figura 4.8c también podría ser generada por el fraccionamiento de
los conjuntos biminerales P + Q y R + Q, además del ensamblaje trimineralico P + Q + R. Si
tuviéramos que agregar un cuarto mineral, S, para el ensamblaje de cristalización, entonces la
composición del extracto debe encontrarse dentro del polígono PQRS.

En el caso general de un sistema en el que n minerales cristalizan fraccionalmente, la


composición global del extracto debe encontrarse dentro del polígono definido por las
composiciones minerales y a lo largo de la proyección posterior de la línea PM-DM (línea
discontinua en la Figura 4.8ac) . En tal caso, para un solo diagrama de variación, claramente no
hay una solución única para el problema de extracción. Sin embargo, si tenemos n diagramas
de variación independientes, deberíamos poder restringir las proporciones minerales en el
extracto de manera única. El lector es referido a Cox et a1. (1979) para una discusión más
detallada de este enfoque. Los sistemas geológicos siempre están excesivamente restringidos
en que tenemos un mayor número de óxidos y oligoelementos analizados que el número de
minerales que cristalizan. Las consecuencias matemáticas de esto son consideradas por
Maalpe (1985).

En el caso de extractos multifásicos donde n> 3, las soluciones gráficas al problema se vuelven
cada vez más complejas y debemos usar métodos basados en computadora (por ejemplo,
Bryan y otros 1969, Wright y Doherty 1970, Le Maitre 1980). La base de dichos cálculos implica
el cálculo, mediante métodos de mínimos cuadrados, de la mezcla de minerales (cuyos análisis
forman parte de los datos de entrada) que producirán el mejor ajuste a una línea de regresión
a través de las composiciones de lava analizadas. Claramente, al aumentar la cantidad de
minerales en los datos de entrada, siempre será posible encontrar una solución. Sin embargo,
esto no significa necesariamente que el extracto calculado sea un fiel reflejo de los procesos de
cristalización fraccionada que realmente operan en la cámara de magma. Dada la aparente
complejidad de los fenómenos de cristalización en las cámaras de magma (Secciones 4.3.1 y 2),
deberíamos tratar tales cálculos como a lo sumo semicuantitativo. Ha habido varios intentos
en los últimos años para cuantificar ciertos aspectos de los equilibrios de fusión mineral que
implican líquidos de silicatos naturales con el fin de
modelos de procesos de cristalización fraccionada (por ejemplo, Nathan 8 (Van Kirk 1978,
Hostetler y Drake 1980, Langmuir y Hanson 1981, Nielsen 8: Dungan 1983). Todos estos
métodos implican formulaciones matemáticas empíricas o semiempíricas de datos de
equilibrio de fase experimental. 1985) ha desarrollado un algoritmo para describir la
transferencia de masa química en sistemas magmáticos que pueden usarse para modelar
procesos de cristalización fraccionada y asimilación (Ghiorso y Carmichael 1985).

Esto es mucho más complejo que los métodos anteriores ya que incorpora modelos
termodinámicos para las fases sólida y líquida. Sin embargo, su uso está limitado por la falta de
datos termodinámicos para muchos de los minerales de interés en los sistemas magmáticos.

Los modelos petrogenéticos que intentan explicar las características geoquímicas de las suites
de rocas volcánicas en términos de cristalización fraccional tienden a suponer que el proceso
es isobárico (es decir, presión constante). Sin embargo, O'Hara (1968) considera que muchos
basaltos pueden haber evolucionado a partir de magmas primarios picríticos por
fraccionamiento de olivino polibérico en el camino a la superficie. Esto se puede explicar
fácilmente en términos de la Figura 3.23, la proyección de enstatite en el plano MzS-Azsg-Czsg
en el sistema CMAS (Capítulo 3). Un magma picrítico primario generado a una profundidad de
100 km debería tener una composición que sobresalga hacia el lado del manto del puente
invariante de 30 kbar, ya que el granate y el clinopiroxeno deberían eliminarse del residuo
durante los grados relativamente altos de fusión parcial necesarios para generar un
derretimiento de esta composición. La marcada expansión del campo de la fase olivina con
presión decreciente significa que a medida que el magma picrítico se eleva hacia la superficie,
solo podrá cristalizar el olivino (+ ortopiroxeno) hasta que se estanque en una cámara de
magma de alto nivel. En general, el último sitio principal de cristalización fraccional tenderá a
difuminar si no borrar por completo la historia de eventos de fraccionamiento previos a
mayores profundidades. Sin embargo, en algunas suites volcánicas, la evidencia de una fase
precursora de fraccionamiento a alta presión puede permanecer impresa en su características
geoquímicas, particularmente en la geoquímica de elementos traza.

Un objetivo fundamental en los estudios geoquímicos de conjuntos de rocas volcánicas es


determinar si todos los miembros de un conjunto particular son cogenéticos, es decir, si están
relacionados por cristalización fraccionada con un elemento parental común (o posiblemente
por fusión parcial a una fuente común). El enfoque es normalmente considerar primero los
diagramas de variación de elementos principales, restringir las posibles fases minerales de
fraccionamiento y luego considerar los datos de elementos traza para ver si son consistentes.
Para demostrar una relación genética de manera concluyente, también necesitamos datos
isotópicos de Sr-Nd-Pb para las lavas. Las proporciones isotópicas de estos elementos deben
ser idénticas en todos los miembros del conjunto, siempre que no haya ocurrido
contaminación de la corteza, ya que no están modificados por los procesos de fraccionamiento
cristalino líquido (Capítulo 2).

Si los miembros individuales de un conjunto de rocas volcánicas están relacionados por


procesos de cristalización fraccionada, los contenidos de elementos traza y las proporciones
deberían variar de forma consistente a lo largo de la serie. Por ejemplo, la Figura 4.9 muestra
la variación de los patrones de REE normalizados con condrita y los contenidos de Cr, Ni, Ba y
Sr en un conjunto de lavas alcalinas que van desde basalto (A) a hawaiita y rnugearita a
traquita (G y H), después de Cox et Alabama. (1979) La marcada caída en la abundancia de
elementos traza compatibles como Ni y Cr de A a C sugiere fuertemente que la cristalización
fraccionada de olivino y clinopiroxeno ha sido importante en la evolución temprana del
conjunto. Los patrones de REE son subparalelos, con abundancias normalizadas que aumentan
con la diferenciación progresiva (es decir, de basalto a traquita). Esto es de esperar, ya que los
REE son incompatibles con las fases principales de cristalización (olivino, clinopiroxeno,
plagioclasa, feldespato alcalino y magnetita) y, por lo tanto, se concentran cada vez más en los
líquidos más evolucionados. La anomalía negativa de Eu y la caída en los contenidos de Ba y Sr
en las traquitas sugiere el fraccionamiento de feldespato en esta etapa.

En muchas suites de rocas volcánicas, a pesar de una aparente coherencia en las principales
tendencias de los elementos, es difícil explicar los datos del elemento traza en términos de
modelos simples de fraccionamiento cristalino-líquido, ya sea durante la cristalización o la
fusión parcial. En tales casos, debemos considerar la posibilidad de que los magmas se deriven
de una fuente de manto heterogénea y de que exista una gama de magmas primarios
similares, cada uno de los cuales puede experimentar cristalización fraccional subsiguiente en
una cámara de magma de alto nivel. Los datos isotópicos Nd-Sr-Pb deberían proporcionar
restricciones importantes para dicho modelo. Se ha demostrado que la heterogeneidad del
manto es importante en la pegénesis de muchos magmas de basalto terrestres, incluidos
MORB (Capítulo 5), OIB (Capítulo 9) y basaltos continentales generados tanto en el interior de
la placa (canales 10-12) como en la subducción. relacionados (capítulo 7) configuraciones
tectónicas.

4. 3.4 Modelado de elementos de trazado

La distribución de oligoelementos en un magma cristalizante puede predecirse usando las


siguientes ecuaciones. Si todos los productos cristalinos permanecen en equilibrio químico con
el magma (cristalización en equilibrio), la concentración de un oligoelemento en el líquido (6),
en relación con la del líquido original (C01) antes de comenzar la cristalización viene dada por:

donde F es la fracción del líquido restante y D es el coeficiente de distribución masiva (D = 2 Xa


Du, ver Ch. 3).

Para el caso de cristalización fraccionada perfecta (fraccionamiento de Rayleigh):


La figura 4.10 muestra que el enriquecimiento en elementos incompatibles (D <1) para la
cristalización fraccionada perfecta es comparable al de la cristalización en equilibrio hasta que
cristaliza más del 75% del magma. Sin embargo, para elementos traza altamente compatibles
(D> 1) los dos modelos difieren significativamente.

Dado un conjunto de datos de elementos traza para un conjunto de lavas y datos de


coeficientes de partición de fundición mineral (Da), debería ser posible invertir la ecuación de
Rayleigh para calcular las proporciones de fases que cristalizan (Xu) para una cantidad dada de
cristalización fraccionada ( eg Allegre y otros 1977, Allegre & Minister 1978). En la actualidad,
dichos cálculos están limitados por la falta de datos de coeficientes de partición de mineral
fundido de alta calidad para muchos de los elementos de interés.

4.4 Contaminación de la corteza

En la Sección 4.1 observamos que los magmas derivados del manto ascendente pueden
contaminarse por la asimilación de sus rocas en cualquier etapa de su camino de ascenso de la
fuente a la superficie. Sin embargo, la importancia del proceso en relación con otros, como la
cristalización fraccionada, en la producción la diversidad de las composiciones de magma sigue
siendo controvertida (McBirney 1979). La interacción entre los magmas y las rocas de su pared
dentro del manto superior no se conoce convencionalmente como contaminación, y no se
considerará más en esta sección. El lector se remite a la Sección 4.5 para obtener información
adicional.

Los efectos de dicha contaminación en las características geoquímicas de los magmas deben
ser más marcados cuando el elemento principal y traza y la composición isotópica Sr-Nd-Pb de
las rocas de la pared contrasta fuertemente con la del magma. Como consecuencia, en esta
sección centraremos nuestra atención en la contaminación de los magmas derivados del
manto durante su paso por la corteza continental. Los procesos de contaminación pueden ser
igualmente importantes en el ambiente oceánico, pero sus efectos son en general mucho más
difíciles de reconocer. Por ejemplo, en las cámaras de magma situadas debajo de los ejes de
las dorsales oceánicas (Capítulo 5), el MORB toleítico puede estar continuamente asimilando
las rocas del techo de basalto alterado previamente con agua de mar. Esto también puede ser
un proceso significativo en las cámaras de magma de la corteza debajo de los volcanes
oceánicos (isla 9) e isla-arco (Ch.6).

La contaminación de la corteza puede explicar algunas de las diferencias geoquímicas entre las
toleolitas oceánicas (MORB + 01B) y las toleolitas continentales (capítulo 10). Estos últimos
típicamente muestran mayores enriquecimientos en SiO2 y elementos incompatibles y pueden
tener composiciones isotópicas de Nd-Sr-Pb similares a las de las rocas de la corteza
continental (Campbell 1985). Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que las
fuentes enriquecidas del manto superior subcontinental pueden ser igualmente importantes
para crear estas diferencias (Capítulo 10).
Hay varias formas en que los magmas derivados del manto pueden interactuar con las rocas de
la corteza (Huppert y Sparks 1985):

(a) Los derretimientos parciales de las fuentes de la corteza y el manto se pueden mezclar en
cámaras de magma o conductos.

(b) Las paredes, el techo y el piso de una cámara de magma (o las paredes de un conducto)
pueden comenzar a derretirse, cuando se excede su temperatura solidificada y, en
circunstancias dinámicas dinámicas favorables, esta fusión puede contaminar el magma de la
cámara al mezclar.

(c) Los bloques de rocas de pared se pueden detener en el magma y asimilarse mediante
fusión completa (asimilación a granel).

En (b) y (c) se requiere energía térmica para derretir las rocas de la pared, y esto debe provenir
del propio magma. Como consecuencia, el magma debe enfriarse y, por lo tanto, puede
comenzar a cristalizar. La asimilación en las cámaras de magma se asocia comúnmente con la
cristalización fraccional simultánea (DePaolo 1981). En general, la cantidad de asimilación de
las rocas de la pared más fría está limitada por la energía térmica del magma y, en
consecuencia, es poco probable que sea extensa, ya que los magmas rara vez se
sobrecalientan. Las cantidades máximas raramente superarán el 10-20% en los argumentos
térmicos.

En cualquier contacto en el que el punto de fusión de las rocas de la pared sea menor que la
temperatura del magma, se producirá una fusión parcial. Si este fundido se puede alejar del
límite, en virtud de su contraste de densidad con el magma de la cámara, el proceso
continuará hasta el inicio de la cristalización en el contacto (Turner 8: Campbell 1986). Una vez
que comienza la cristalización, las rocas de la pared estarán protegidas por una capa de roca
cristalina que debe fundirse antes de que pueda producirse una mayor asimilación.

Esto solo será posible si el sistema recibe un flujo de calor adicional por la inyección de un
nuevo lote de magma más primitivo. En general, la asimilación de las rocas del techo en las
cámaras de magma de la corteza no es un proceso eficiente de contaminación, ya que la masa
fundida de menor densidad se estancará contra el techo, protegiéndolo de una mayor erosión.

Cuando el magma fluye en conductos similares a diques, la magnitud de la asimilación pared-


roca puede controlarse por la naturaleza del flujo (Huppert 8t Sparks op.cit.). Si el flujo es
laminar, es probable que el magma se solidifique contra las paredes, evitando la
contaminación significativa. Sin embargo, si el flujo es turbulento, los productos de la fusión
parcial de las rocas de la pared serán barridos continuamente por el movimiento convectivo,
permitiendo que continúe la asimilación. Huppert 81 Sparks (op.cit.) Y Campbell (1985) indican
que los flujos de magma primitivo a alta temperatura serán completamente turbulentos si el
ancho del dique excede los 3 m. Se podría esperar una interacción extensa de pared-roca en
tales cuerpos.

Estudios recientes de las provincias continentales de basalto (capítulos 10 y 11) han revelado la
existencia de dos estilos contrastantes de contaminación cortical (Huppert y Sparks op.cit.). En
uno, la contaminación se acompaña de una cristalización fraccionada concurrente, y esto se
considera ampliamente que ocurre en las cámaras de magma, donde el calor liberado por la
cristalización permite la fusión de las rocas de la pared. DePaolo (1981) ha denominado este
proceso AFC (asimilación y cristalización fraccional). AFC ha sido ampliamente utilizado para
interpretar isótopos radiogénicos y variaciones de elementos traza en suites de rocas
volcánicas. En tales suites, existen correlaciones positivas entre los índices de diferenciación,
tales como porcentaje de SiOz y Fe / (Fe + Mg), y proporciones de elementos traza
incompatibles o relaciones isotópicas S-Nd-Pb que reflejan la contaminación.

El segundo estilo de contaminación cortical aparentemente ocurre en aquellas provincias en


las que se desarrollan cámaras de magma profundas en la base de la corteza o dentro del
manto superior. Los procesos de cristalización fraccionada pueden ocurrir en tales cámaras sin
contaminación cortical significativa debido a la naturaleza refractaria de las rocas de la pared.
Cuando los magmas de estas cámaras ascienden posteriormente a niveles superiores en la
corteza, pueden contaminarse con rocas de la corteza superior fusibles con mayor facilidad.
Sin embargo, a diferencia del estilo de contaminación AFC, en este caso solo los magmas más
primitivos y más calientes pueden contaminarse significativamente. Por lo tanto, los
parámetros geoquímicos que reflejan la contaminación deben correlacionarse negativamente
con los que reflejan el grado de fraccionamiento.

En general, los estudios geoquímicos y de isótopos estables y de elementos traza son


invaluables para identificar el papel de la contaminación de la corteza en la petrogénesis de
conjuntos volcánicos. Desafortunadamente, no siempre pueden proporcionar evidencia
inequívoca sobre la naturaleza del proceso de contaminación. Se remite al lector a los
Capítulos 7, 10 8t 11 para obtener casos de estudio más

4.4.1 Modelización teórica de los procesos AFC DePaolo (1981) y Powell (1984) han
desarrollado ecuaciones que describen las consecuencias isotópicas y de elementos traza de la
asimilación simultánea y la cristalización fraccionada.

Para cualquier elemento traza:

donde (3'1). es la concentración del elemento traza en el magma original; CI, es la


concentración del elemento traza en el magma contaminado; C. es la concentración del
elemento traza en el contaminante; r es la relación entre la velocidad de asimilación y la tasa
de cristalización fraccionada; D es el coeficiente de distribución masiva para el ensamblaje de
fraccionamiento; f = F- "'- 1" "W' l); y F es la fracción de magma restante. Tenga en cuenta que
la derivación de esta ecuación supone que ryd son constantes.
Para cualquier isótopo radiogénico:

cuyos subíndices se definen más arriba.

Estas ecuaciones son generalmente aplicables a cualquier magma y cualquier contaminante, y


por lo tanto también se pueden usar para modelar la interacción del aumento

magmas basálticos con sus rocas de la pared del manto. Cuando r = 1, esto es análogo al
refinado de la zona (Sección 4.5). Las ecuaciones (1) y (2) también se pueden usar para
modelar la evolución de un cuerpo de magma que se está recargando con magma fresco al
mismo tiempo que cristaliza fraccionadamente. En este caso, C. es la composición del nuevo
lote de magma. Las ecuaciones de AFC también se pueden usar para describir la asimilación de
una fusión parcial de la roca de pared además del caso de asimilación a granel, siendo C. la
concentración del elemento de traza en la fusión parcial.

Para el caso de cristalización fraccionada perfecta sin asimilación concurrente, r = 0 y la


ecuación (1) se reduce a la ecuación de fraccionamiento de Rayleigh (Sección 4.3.4):

Al modelar las consecuencias isotópicas de la contaminación de la corteza, muchos autores


simplemente asumen la asimilación masiva del contaminante sin la cristalización fraccional
simultánea. Este es claramente un caso límite, pero probablemente de naturaleza poco
realista. La ecuación (3) siguiente permite calcular la relación isotópica de un elemento en un
magma contaminado por dicho proceso.

Para una mezcla simple, por balance de masa:


donde X% es la fracción en peso del magma original en la mezcla; y (l - X2) es la fracción en
peso del contaminante en la mezcla. Sustituyendo la relación:

podemos eliminar X0L de la ecuación (3) para generar la siguiente ecuación (4), que es más
fácilmente comparable con la ecuación AFC (2) (Powell 1984):

Dado que, por ejemplo, 5., CE y C. son


constantes, entonces para una mezcla simple:

Por lo tanto, para un conjunto de lavas contaminadas por mezcla a granel sin cristalización
fraccionada concurrente, deberíamos esperar ver tendencias lineales en los diagramas de, por
ejemplo. 8 "Sr /" Sr versus l / Sr. En general, este no será el caso para un conjunto de lavas
relacionadas por AFC, que mostrarán una tendencia curva.

La Figura 4.11 muestra los enriquecimientos de elementos traza que pueden generarse
mediante procesos AFC, en comparación con los generados por cristalización fraccionada
perfecta, para un elemento traza altamente incompatible (D = 0.001) y un elemento traza
altamente compatible (D = 10). En ambos casos, 1 '(la relación de la tasa de asimilación a la
tasa de cristalización fraccional) se establece en 0,5. Las curvas se dibujan para diferentes
contaminantes, cuyas composiciones se expresan en términos de su enriquecimiento en
relación con el magma original (C./C(fi).

Cuando D <1 (Fig. 4. 1 la), los elementos incompatibles se enriquecieron mucho más a medida
que el magma evoluciona por AFC, en comparación con la simple cristalización fraccionada, el
enriquecimiento en el magma aumenta con la concentración del elemento traza en la roca de
la pared aumenta (es decir, a medida que aumenta C./C · L). En el caso en que D> I las
concentraciones de elementos traza compatibles en la masa fundida alcanzan un estado
estable para AFC, dada por la expresión (DePaolo 1981):

Esto se muestra en la Figura 4.11b, en la que el estado estable se alcanza entre el 10 y el 20%
de cristalización fraccional, dependiendo de la composición del contaminante. Como
consecuencia, podemos ver claramente que los magmas con composiciones de elementos
traza compatibles constantes podrían desarrollar enriquecimientos de elementos
incompatibles ampliamente variables como una consecuencia de AFC. Sin embargo, en
realidad, ninguno de los dos D puede permanecer necesariamente constante con el
fraccionamiento progresivo y, por lo tanto, es posible que nunca se alcance el estado
estacionario. Por ejemplo, durante las primeras etapas de la cristalización fraccionada de los
magmas basálticos, D3 puede ser mucho menor que 1, ya que el olivino y el clinopiroxeno
dominan el ensamblaje de fraccionamiento. Sin embargo, una vez que la plagioclasa comienza
a cristalizar, Sr se vuelve compatible y D5r puede llegar a ser mayor que 1.

4.4.2 Características del elemento traza de los magmas contaminados

En el Capítulo 2, consideramos el uso de diagramas de variación de elementos de trazas


manténormalizados (diagramas de araña) al comparar las características de elementos traza de
diferentes tipos de rocas volcánicas. Estos también se pueden emplear para ilustrar las firmas
características del elemento traza de los magmas contaminados. La Figura 4.12 muestra el
patrón del diagrama de araña de un basalto toleitiítico típico de cresta oceánica (MORB) en
comparación con dos rocas cruciformes continentales típicas, un gneiss de facies de anfibolita
cortical superior

(a) y un gneiss de facies de granulita cortical inferior

(segundo). Los análisis principales y de oligoelementos de los gneises se presentan en la Tabla


4.1, mientras que los análisis de MORB típicos se pueden encontrar en el Capítulo 5. Se ha
elegido MÁS para ilustrar las características del elemento traza de un magma basáltico,
derivado de la fusión parcial del manto astenosférico superior. que no puede haber
interactuado con las rocas de la corteza continental en el camino a la superficie. Las rocas de la
corteza continental están enriquecidas de forma variable en toda la gama de elementos
incompatibles desde Ba hasta Hf en relación con MORB y de forma variable agotados en los
elementos Ti a Yb. Sus patrones de diagrama de araña son notablemente similares de K a Yb,
pero difieren significativamente para los elementos Rb y Th, que están fuertemente
concentrados en la corteza superior.

Para el caso más simple posible de contaminación, el de la asimilación a granel del


contaminante sin cristalización fraccionada concurrente, la Figura 412 muestra patrones de
diagrama de araña calculados para basaltos contaminados que contienen 5 y 15% de

facies de anfibolita y granulita componentes de la corteza (en peso). La Figura 4.13 compara
los patrones del 15% de los basaltos contaminados con los del magma no contaminado. Esto
revela algunas características importantes sobre los efectos de la contaminación de la corteza
en basaltos toleíticos. Los elementos Ti, Tb, Y, Tm e Yb parecen esencialmente no modificados,
incluso en grados de contaminación significativos. Por lo tanto, estos son elementos
importantes si deseamos ver a través del proceso de contaminación las características del
elemento traza del magma derivado de la capa primaria. Por el contrario, todo el grupo de
elementos de Ba a Hf se enriquece de forma variable en los magmas contaminados. Los de Nb
a Hf claramente no discriminan entre contaminantes corticales superiores e inferiores. El canal
marcado en el patrón del diagrama spider de ambos magmas contaminados en Nb-Ta es una
firma distintiva para todos los magmas que han sido contaminados por las rocas de la corteza
continental. Como veremos en los capítulos 6 y 7, este es también un rasgo característico de
los magmas relacionados con la subducción, en los cuales la firma puede ser heredada de
rocas sedimentarias subducidas. El grupo de elementos Ba, Rb, Th y K muestra patrones muy
diferentes para la contaminación cortical superior e inferior, como consecuencia del
agotamiento relativo de Rb y Th en las rocas de la corteza inferior. En los capítulos 10 y 11,
esto se ha utilizado para inferir la profundidad aproximada de la contaminación de la corteza
(es decir, la corteza superior frente a la inferior) para muchos magmas basálticos de placas
intracontinentales.

Claramente, como hemos discutido en secciones anteriores, es improbable que se produzca


contaminación de la corteza sin la cristalización fraccional concomitante. Por lo tanto, si
deseamos modelar patrones de diagrama spider de forma realista, realmente deberíamos usar
la ecuación AFC para hacerlo (Sección 4.4.1, Ecuación (1)). Esto implica suposiciones
adicionales con respecto a la tasa de asimilación relativa a la tasa de cristalización fraccional (r)
y también la mineralogía del ensamblaje de fraccionamiento con el fin de calcular los valores
D.

4.5 Refinación de la zona

Una vez que los magmas primarios se han segregado de su fuente del manto, deben atravesar
volúmenes considerables de rocas del manto antes de llegar a la corteza. En general, es difícil
imaginar cómo pueden hacerlo sin interactuar con ellos de ninguna manera. El proceso de
interacción de los magmas ascendentes con las rocas del manto a veces se denomina
refinación de zonas (Cox et al., 1979). Es simplemente una variante de los procesos de
contaminación que ya hemos discutido en la Sección 4.4.

De acuerdo con los conceptos originales del proceso (Harris 1957), los magmas pueden
avanzar a través del manto derritiendo las rocas de la pared al frente y depositando
acumulados cristalinos detrás de ellas. Como hemos considerado en la Sección 4.4.1, este es
simplemente un caso especial de AFC en el que r (la relación entre la tasa de asimilación y la
tasa de cristalización fraccional) es igual a 1. Claramente, para que un magma avance de esta
manera requeriría una cantidad considerable de sobrecalentamiento para asimilar el material
sólido del manto. Como consecuencia, su significado geológico debe ser algo dudoso. Los
mecanismos alternativos para el ascenso de los magmas a través del manto se discuten en el
Capítulo 3.

Algunos autores han sugerido que se podría lograr el mismo efecto sin derretirse como
resultado de la difusión de elementos incompatibles en el magma desde las paredes del
conducto por el que asciende (Green y Ringwood 1967). Esto podría ser importante para
elementos como K y Rb, como lo sugiere Watson (1982) para la asimilación selectiva de las
rocas de la corteza. Sin embargo, es difícil prever velocidades de difusión suficientemente altas
para otros elementos incompatibles, como el REE. Además, podría argumentarse (Cox et al.,
1979) que en el entorno inmediato del conducto las rocas de la pared se agotarían
rápidamente en elementos incompatibles, lo que limitaría el proceso de manera significativa.

El enriquecimiento de elementos incompatibles en un magma que asciende mediante un


proceso de refinación de zona viene dado por la siguiente ecuación (Cox et al., 1979):

donde n es el número de volúmenes equivalentes de roca del manto procesados por el


magma. Este enriquecimiento tiene un valor límite de ND donde n es grande.

4.6 Inmiscibilidad líquida

La aceptación de la inmiscibilidad del líquido como un proceso petrogenético viable para la


diversificación de los magmas ha variado ampliamente a lo largo de los años (Roedder 1979).
Los estudios experimentales han demostrado que puede ocurrir en dos tipos de masa fundida
de silicato:

(a) En derretimientos basálticos ricos en Fe, donde un líquido es rico en Fe y P y pobre en Si, y
el otro es rico en Si pero pobre en Fe y P.

(b) En derretimientos altamente alcalinos.

Los criterios para la existencia de inmiscibilidad en los sistemas naturales se basan en datos
texturales, mineralógicos y químicos. Claramente, dos líquidos inmiscibles deben coexistir
inicialmente como gotitas de la fase menor suspendida en el mayor. Por lo tanto,
textualmente, la inmiscibilidad debe reconocerse por la presencia de glóbulos redondeados de
una fase en una matriz de la otra. Si existe un contraste de densidad entre dos líquidos
inmiscibles, existe la posibilidad de migración ascendente y concentración de la fase menos
densa. Sin embargo, es poco probable que sea un proceso petrogenético importante.

La evidencia de la existencia de líquidos ricos en Fe conjugados y ricos en Si se puede


encontrar en la base de muchos basaltos toleíticos, en los que se colocan diminutos glóbulos
de vidrio marrón oscuro en una matriz de vidrio pálido (Philpotts 1979). Además, los estudios
petrográficos y experimentales han establecido la inmiscibilidad de los derretimientos de
sulfuro y silicato, que pueden tener implicaciones para la génesis de algunos depósitos de
mineral magmático (Hughes 1982). Existe un campo sustancial de dos líquidos en sistemas
simples de álcali silicato alcalino (Edgar 1987), que pueden explicar los orígenes de algunos
magmas de carbonatita (Le Bas 1987).

4.7 Procesos de transferencia gaseosa

Los magmas contienen cantidades variables de compuestos volátiles disueltos,


predominantemente H20 y C02, cuya solubilidad aumenta al aumentar la presión. A medida
que disminuye la presión durante su ascenso a la superficie, la solubilidad de los componentes
volátiles disminuye notablemente y puede desarrollarse una fase gaseosa, en algunos casos
desencadenando una erupción volcánica explosiva. La pérdida de esta fase gaseosa del sistema
es claramente un importante proceso de fraccionamiento, y por lo tanto los contenidos de H20
y C02 registrados en los análisis de rocas volcánicas pueden no ser necesariamente un reflejo
fiel de los contenidos volátiles de los magmas que cristalizaron para formarlos.

Los fluidos acuosos a alta temperatura son capaces de disolver cantidades considerables de
componentes de silicato, particularmente álcalis y sílice. Esto puede demostrarse por la
existencia de aureolas intensamente fenitizadas en las rocas del país que rodean los complejos
alcalinos plutónicos y subvolcánicos (Woolley 1982, Rubie & Gunter 1983, Le Bas 1987).
Macdonald (1987) considera que los equilibrios que involucran un fluido alcalino de este tipo
pueden ser importantes en la evolución geoquímica de los magmas peralcalinos silícicos.
Además, la migración de fluidos hídricos dentro de la litosfera continental (Capítulo 12) y en el
manto por encima de las zonas de subducción (canales 6 8t 7) puede ser un agente importante
del metasomatismo del manto (Capítulo 3).