Sei sulla pagina 1di 4

Mortero

Masa constituida por agregado fino, cemento y agua que eventualmente puede contener algún
producto de adición para mejorar sus propiedades.

 Se usa para unir elementos como ladrillos, piedra, bordillos, pavimentos, etc.
 Su resistencia depende de la calidad del cemento, proporciones de sus componentes y
del proceso de curado.

Fluidez del Mortero


Resulta muy difícil calificar la trabajabilidad de una mezcla con una simple prueba, sin embargo
se ha logrado evaluar de manera indirecta la trabajabilidad de una mezcla por medio de la prueba
de fluidez, aunque en realidad la prueba de fluidez se relaciona más concretamente con lo
aguado de la mezcla. La prueba de fluidez se realiza en una mesa de fluidez.

En esta prueba se obtiene el porcentaje que aumenta el diámetro original de la base de un cono
truncado formado previamente con un molde al centro de la mesa de fluidez, la medición del
diámetro final se hace después de que la mesa ha sido sometida a una serie de caídas por medio
de una hélice truncada que la levanta y la deja caer súbitamente.

Dosificación del Mortero


Los morteros pueden dosificarse por peso o por volumen, debiéndose conciliar una gran cantidad
de factores que hacen verdaderamente imposible definir un método de diseño de mezclas con
validez universal, ya que si el método proviene de datos estadísticos generados con mezclas de
ensaye, no existe ninguna garantía de que los materiales usados en dichos ensayos sean similares
a los que el usuario del método tendrá a su alcance. Por otro lado, los métodos
eminentemente teóricos tampoco son aplicables pues carecen de validez real. Lo más
aconsejable es generar mezclas representativas por medio de ensayes de laboratorio, para esto
se deben emplear los materiales disponibles pero adecuados para el trabajo, también se debe
tratar de simular las condiciones ambientales que regirán en la obra, y finalmente, se deben
realizar los ajustes de campo necesarios para controlar la calidad del producto final.
Algunos principios fundamentales en la dosificación de morteros incluyen lo siguiente:

 Morteros con altos consumos de cemento generan altas resistencias, pero también
pueden agrietarse excesivamente durante el secado. Este tipo de morteros fraguan muy
rápido, son muy densos, durables e impermeables y poseen una gran capacidad de
adherencia.
 Los morteros con bajo contenido de cemento son muy estables a los cambios
volumétricos, pero poseen muy baja adherencia, también son muy absorbentes y por su
baja resistencia son menos durables y rigidizan menos a estructuras como la mampostería
de tabique.
 Los morteros con altos contenidos de arena son más económicos y más estables a los
cambios volumétricos, siempre y cumplan con la resistencia deseada.
 La granulometría, textura y forma de los granos de arena son muy importantes en el
comportamiento de los morteros en estado fresco y tienen que ver tanto en el consumo
de pasta de cemento como en la resistencia final del producto.
 Los morteros que poseen aire introducido son muy trabajables y son más durables al
intemperismo.
 Los morteros pueden proporcionarse con la incorporación de una gran variedad de
aditivos (sustancias diferentes al cemento, el agua y la arena) según las propiedades que
se requieran de él, ya sea en estado fresco o en estado endurecido.

Mezclado del Mortero


El mezclado es una etapa muy importante en la elaboración de los morteros, frecuentemente
esta etapa se maneja descuidadamente pensando que no influye en la calidad del producto final,
cuando resulta exactamente lo contrario. Es común observar que los morteros se elaboran
directamente sobre el suelo, lo que contamina el material y causa una baja en resistencia. Cuando
los morteros se mezclan a mano, el trabajo se debe hacer sobre plataformas impermeables o
sobre charolas grandes cuando la consistencia de la mezcla es aguada. Preferentemente se deben
emplear mezcladoras mecánicas para garantizar una uniformidad en el mezclado y evitar que el
agua o la lechada se pueda perder. En el laboratorio es común emplear en la elaboración de
morteros una mezcladora como la mostrada en la Figura 8.8, con la cual se realizan mezclas de
prueba hasta obtener la mezcla con las propiedades físicas y mecánicas adecuadas para el
trabajo.
Posteriormente la mezcla seleccionada se ajusta a las condiciones de campo, y normalmente se
emplea para el caso una mezcladora adecuada tanto en capacidad como en potencia. La Figura
8.9 muestra una mezcladora con eje horizontal, del eje salen unas paletas metálicas que giran en
el sentido indicado por las flechas para proporcionar un mezclado intenso al mortero. Cuando se
tiene la posibilidad de comprar el mortero premezclado, los problemas potenciales se
disminuyen aún más, y los cuidados se reducen a disponer los arreglos necesarios para recibir el
mortero y distribuirlo con cuidado dentro de la obra.

Mescladora de Aspas para Mortero Hidráulico Mezcladora de Laboratorio para Mortero


Hidráulico
Resistencia del Mortero
La resistencia, a compresión, es generalmente el criterio más empleado para identificar y
prescribir un mortero. La razón se debe a que es una de sus propiedades más importantes y a
que es fácilmente medible. Además, de ella pueden deducirse otras características.
En el caso de muros portantes su dimensionado debe ajustarse a soportar esfuerzos de
compresión, tratando de evitar flexiones o tracciones en su sección. Ante las solicitaciones de
compresión el muro responde con una resistencia que depende de las resistencias de sus
componentes, es decir, los ladrillos o bloques y el mortero. El aumento de la resistencia a
compresión de las resistencias parciales elevará hasta cierta parte la resistencia del conjunto.
El aumento de la resistencia del mortero supone un incremento de la resistencia final de la
fábrica. Sin embargo, esta ganancia no es extrapolable linealmente al aumento de resistencia de
una fábrica debido a la convergencia de las otras variables incidentes. Con todo, resistencias del
mortero bajas no son recomendables. Lo aconsejable es prescribir la resistencia suficiente que
asegure la respuesta mecánica proyectada sin excesos, pues podrían comprometerse otras
propiedades descritas en los siguientes apartados.
En la obra, establecer una mezcla ponderal de los componentes del mortero para alcanzar una
resistencia no siempre es seguro, pues comúnmente aparecen múltiples factores negativos a la
hora de llevarlo a la práctica:
 Falta de rigor en las dosificaciones.
 Mano de obra poco cualificada.
 Escaso control de los componentes.
 Desprotección de los mismos.
 Exceso de los tiempos de uso.
 Añadido de agua para recuperar trabajabilidad, etc.
Las variables que inciden en la resistencia del mortero son múltiples, entre las más destacadas
podemos distinguir las siguientes:

 contenido en cemento.
 contenido en agua.
 relación agua/cemento.
 retención de agua.
 contenido en aire.
 contenido en cal hidratada.
 aditivos.
 curado