Sei sulla pagina 1di 13

El cambio climático es el gran desafío ambiental al que nos enfrentamos

en la actualidad. Aunque desde inicios de los años 80 ya empezaba a


mencionarse como una seria amenaza para el planeta, no ha sido hasta
hace poco que hemos comenzado a ser conscientes de su magnitud y de
los efectos que podría generar a medio y largo plazo. ¿Sabes de qué
efectos estamos hablando?

Descárgate aquí nuestra guía gratuita sobre el


calentamiento global y descubre sus causas y
consecuencias.

No solo se trata de la progresiva degradación de la capa de ozono a


causa de los gases de efecto invernadero. Tampoco del aumento de las
temperaturas ni la ruptura de los ciclos naturales del planeta. ¡Es mucho
más que eso!

En realidad, cuando hablamos de cambio climático nos referimos tanto a


sus síntomas más directos como a los efectos secundarios o
colaterales que puede generar, a veces mucho más nocivos que los
primeros. Hoy, en el siguiente post, nos proponemos contártelos
detenidamente.
Cambio climático, pobreza y desigualdad
Además de los daños medioambientales irreversibles, el cambio
climático también tiene una incidencia directa en los movimientos
migratorios que observamos actualmente en varios puntos del planeta, así
como en las crisis alimentarias, las guerras territoriales o el aumento de la
desigualdad, por citar solo algunos.
De hecho, podríamos pensar en una categoría que englobara nuevos
inconvenientes de tipo medioambiental que aquejan notoriamente el
bienestar de miles de personas en el mundo. ¿Qué tal la idea? Veamos
algunos de ellos:

1) Desaparición de fuentes hídricas


Las altas temperaturas han provocado la sequía de ríos, lagos, lagunas y
otras fuentes hídricas que durante siglos fueron indispensables para la
supervivencia y el desarrollo de pueblos enteros. Muchos de los que quedan
están contaminados, igual que los océanos y las costas. Esto también
podría explicar el abandono progresivo de algunas zonas por parte de
millones de familias, la ampliación de los desiertos y la creciente migración
hacia los grandes centros urbanos. El agua es fuente de vida y de
prosperidad.

2) Contaminación
Ni la tierra, ni el aire, ni el resto de recursos tienen la misma calidad que
hace unos años. Los gases de efecto invernadero han deteriorado dichos
recursos y han obligado a que muchas personas abandonen las actividades
relacionadas con la agricultura y la producción de alimentos de forma
natural.
3) Deforestación
Cada año desaparecen miles de kilómetros de bosques en el mundo. Se
calcula que, desde 1990, se han destruido más de la mitad de los que
observamos ahora. Además, los árboles mueren a un ritmo acelerado
debido a la contaminación del aire, la sequía de fuentes hídricas aledañas y
los cambios bruscos de temperatura. En muy pocos casos existen
programas alternativos de siembra, repoblación y protección de las tierras
cultivables.

4) Sobreexplotación de los recursos naturales


Los recursos naturales pronto serán insuficientes para la supervivencia
de las personas que habitan la Tierra. La sobreexplotación de los recursos,
el consumo irresponsable y el aumento de la población mundial, que se ha
triplicado en los últimos 60 años y continúa creciendo a un ritmo acelerado,
son las principales causas de este agotamiento. El agua y la energía
disponibles no darán abasto para suplir tales necesidades. Además, la
explotación de dichos recursos sigue en manos de empresas de países
desarrollados que generan escasos beneficios en los sitios donde las
extraen, lo que aumenta la desigualdad y obliga a muchas personas a
abandonar su sitio de residencia en busca de zonas más aptas para la
supervivencia.

5) Uso de fertilizantes químicos y métodos


artificiales de cultivo
Las sequías, los huracanes y otros fenómenos ambientales impiden la
producción y el cultivo de alimentos en condiciones normales. Con el fin de
enmendar estos efectos y multiplicar la producción, se han sustituido los
métodos de producción natural por otros de tipo artificial y en los que
predomina el uso de sustancias químicas. Estos métodos de cultivo hacen
que los alimentos sean de peor calidad y afectan negativamente a nuestra
salud y la del medioambiente, pues contaminan los alimentos, la tierra y el
aire.
¿Hay soluciones para los problemas
ambientales actuales?
Como habrás notado, todas las causas y consecuencias del cambio
climático están relacionadas entre sí y afectan en mayor o menor medida
a nuestra salud y bienestar. ¿Cuál es nuestro papel, entonces, como
habitantes del planeta?

Es difícil hablar de una sola solución para frenar los principales problemas
ambientales que actualmente aquejan la Tierra. Sin embargo, sí que
podemos hablar de un primer paso esencial para ello: la conciencia que
como habitantes del mundo nos corresponde.

¿Conciencia de qué? Básicamente de nuestra relación con los entornos y la


naturaleza, la cual se hace manifiesta en los artículos que compramos, las
redes de comercio que apoyamos y las iniciativas que individual y
socialmente salgan adelante.

Hablamos, por ejemplo, de llevar a cabo una agricultura sostenible que


conserve los recursos naturales, el consumo responsable basado en
necesidades reales, el cuidado de los ecosistemas, la reducción de los
desperdicios y el reciclaje, la reutilización de todos aquellos materiales y
productos que ya no usamos, entre otras opciones.

También es importante evitar al máximo el uso de combustibles que


generan gases de efecto invernadero, el uso de químicos o
conservantes y, claro, reforzar la educación ambiental desde las
primeras edades.

Ya sabes que a pequeña escala puedes aportar tu granito de arena a


través de acciones cotidianas basadas en la sostenibilidad y el ahorro
energético. Solo tenemos un planeta: ¡cuidémoslo antes de que sea
demasiado tarde!

Los problemas ambientales son los efectos nocivos sobre el ecosistema que
se desprenden de las distintas actividades humanas, generalmente como
consecuencias indeseadas y más o menos accidentales.

Cuando este tipo de problemas no se corrigen a tiempo, ocasionan un cambio


impredecible en el medio ambiente que, a la larga, suele traducirse en
desastres medioambientales, esto es, situaciones trágicas y catastróficas que
involucran (y provienen de) el deterioro del medio ambiente.
Los problemas ambientales son uno de los principales desafíos del mundo
industrializado, cuya continua producción de bienes de consumo requiere
igualmente el continuo ingreso de materias primas, extraídas directamente de
la naturaleza.

En ese sentido, el impacto que la Revolución Industrial y el modo de


vida urbano ha tenido sobre el ecosistema global ha significado cambios mucho
más vertiginosos que en el resto de la historia de la humanidad.

Esa es la razón por la cual numerosas organizaciones nacionales


e internacionales luchan por impulsar una legislación ecológica en la
mayoría de los países y por alcanzar acuerdos que permitan evitar o al menos
ralentizar el ritmo del deterioro medioambiental consecuencia de nuestro modelo
de vida.

Vea además: Conservación del medio ambiente

2. ¿Cuáles son los problemas ambientales?

La deforestación afecta el suelo, la contaminación atmosférica y la temperatura global.


Existen muchas formas de problemas ambientales, algunos con un mayor impacto
en el medio ambiente, lo cual los hace urgentes de atender, y otros en cambio
más inocuos y sencillos. Los principales hoy en día tendrían que ser:

 Deforestación. Se entiende por ello la tala indiscriminada de bosques y áreas


verdes para emplear su madera en diversas industrias (papelera, maderera, etc.) o
para destinar el suelo a las actividades agrícolas o ganaderas. Este proceso, que
inició la humanidad prehistórica a su manera, jamás se dio a un ritmo tan feroz
como en la actualidad, tanto así que se hace imperiosa la resiembra de bosques
para crear un contrapeso. La ausencia de árboles deteriora el suelo, lo deja
expuesto a la erosión, disminuye la cantidad de oxígeno en el mundo y aumenta la
de carbono atmosférico, contribuyendo a aumentar la temperatura promedio
de nuestro planeta.
 Contaminación. Se refiere a la adulteración de agua, tierra o aire mediante el
añadido de sustancias químicamente reactivas, capaces de destruir ecosistemas,
hacer el agua inutilizable o generar enfermedades tanto en seres humanos como
en otras formas de vida. Este problema es de los más graves, pues acarrea
fenómenos también destructivos como la lluvia ácida (lluvia contaminada), la
acumulación tóxica del plástico o la acidificación de los mares, por ejemplo. Todo
ello se traduce en cambios químicos demasiado veloces, que no dan margen a la
vida a adaptarse a ellos, o a remediarlos a su manera.
 Calentamiento global. El planeta se está volviendo cada vez más caliente, a un
ritmo mucho más rápido del que tuvo en épocas pasadas, y el lógico responsable
de ello es el ser humano. La mayoría de las actividades industriales, desde la
ganadería hasta la quema de combustibles fósiles, inundan la atmósfera con
derivados del carbono (monóxido de carbono o dióxido de carbono), que no sólo
empobrecen la calidad del aire, sino que permanecen en la atmósfera impidiendo
la normal liberación del calor, y generando así un efecto invernadero que está ya
derritiendo las nieves perpetuas de los polos y aumentando el nivel de las aguas.
Esto se traduce en cambios climáticos de intensidad, creación de nuevos desiertos,
inundaciones y la destrucción del equilibrio meteorológico del planeta.
 Pérdida de biodiversidad. La extinción de numerosas especies, debido a la
destrucción de su hábitat o a la contaminación del mismo, o a la intromisión del ser
humano en sus cadenas tróficas, acarrea desequilibrios en los circuitos biológicos
que pueden llegar a ser críticos para el mundo. Por ejemplo, la paulatina pero
constante desaparición de las abejas está dejando a las plantas sin polinizadores,
lo cual se traduciría en pérdida de variedad genética y empobrecimiento de las
especies vegetales.

3. Causas de los problemas ambientales


Las causas de la mayoría de los problemas ambientales se resumen en la
actividad industrial humana. Entre ellas se destacan as fábricas y sus desechos
químicos sólidos, líquidos y gaseosos, la quema de combustibles fósiles para
obtener energía o impulsar nuestros vehículos.
Además, tiene gran impacto ambiental el vertido constante de desechos biológicos
en las aguas y otras actividades que componen nuestro día a día, llevan casi dos
siglos adulterando el mundo en que vivimos. Las consecuencias de ello podrían
estar a la vuelta de la esquina.

Más en: Causas de la contaminación

4. Cómo prevenirlos o solucionarlos

El reciclaje es una forma de disminuir el impacto ambiental.

No existe un método simple y sencillo de solucionar los problemas ambientales, ni


de prevenirlos siquiera. Pero todo apunta a un modelo de desarrollo
sustentable, que no conciba los recursos naturales como si fueran una fuente
infinita.

Además, es necesaria la inversión en la promoción de actividades que


compensen el daño ecológico hecho. Así, sería posible disminuir al mínimo
nuestros principales problemas ambientales. Algunas medidas puntuales de
importancia serían:

 Dejar de producir plásticos de un solo uso, con los que estamos inundando los
mares.
 No desperdiciar la energía eléctrica, cuya producción implica generalmente
quema de combustibles fósiles.
 Reciclar los materiales diarios que de otro modo irían a dar a la naturaleza.
 Dar una disposición adecuada a los desechos químicos riesgosos y ser
estrictos en las políticas anti-contaminación de las grandes industrias y
manufactureras.
 Disminuir el uso de los automóviles e invertir capitales en la búsqueda y
desarrollo de tecnologías eco-amigables.
 Implementar en nuestros países un control de la natalidad.

Ver además: Las tres R

5. Problemas ambientales en México

La contaminación del aire en México se debe en parte a la gran cantidad de automóviles.

En México, como en muchos países, existen importantes problemas ambientales


que deterioran la calidad de vida de sus habitantes. Los principales de ellos son:

 Contaminación del aire. Desde 1992, la Ciudad de México ha sido declarada por
la ONU como la más contaminada del mundo, debido a los gases generados por el
parque automovilístico y por las grandes industrias. Esto expone a los ciudadanos y
a la vida animal circundante a altísimos niveles de elementos cancerígenos y
tóxicos como el cadmio, los óxidos de carbono o los frecuentes casos de lluvia
ácida.
 Deforestación. México pierde, según el Instituto de Geografía de la Universidad
Nacional Autónoma de México, unas 500 mil hectáreas de bosques anuales, lo cual
hace de México el quinto país del mundo que más velozmente acaba con sus
selvas y bosques.
 Contaminación química del agua. Los derrames de químicos al agua son un
problema importante en México, debido a la laxitud del control estatal y a la
proliferación de las grandes industrias. En agosto de 2014 se vertieron al río
Sonora solamente unos 40 mil litros de ácido sulfúrico, un compuesto orgánico
sumamente letal y corrosivo, el mismo mes que hubo en río Hondo, Veracruz, un
famoso derrame petrolero, antecesor del que luego ocurrió en San Juan, Nuevo
León.
 Sobrepoblación de sargazo. En las regiones playeras del sur de México,
específicamente en la península de Yucatán, la acumulación del alga llamada
sargazo se ha convertido en un problema turístico y ecológico. Estas algas han
proliferado de manera desordenada en el mar, de manera tal que compiten entre
sí mismas y empobrecen las aguas marinas, para acabar muriendo y siendo
arrastradas a la orilla por las olas. Allí se descomponen y enturbian las aguas
otrora cristalinas del Caribe mexicano.

Sigue con: Movimiento ecologista

Referencias:
 “Anexo: Problemas ambientales” en Wikipedia.
 “Environmental issue” en Wikipedia (inglés).
 “Environmental problem” en Science Direct.
 “Environmental problems” en Lenntech.
 “Five of the world’s biggest environmental problems” en Deutsche Welle.

Fuente: https://concepto.de/problemas-ambientales/#ixzz6884p0B9l
El medio ambiente se encuentra en peligro por diversas amenazas que ponen en peligro no solo a los
ecosistemas, sino a todos los seres humanos. Conocer los problemas ambientales esel primer paso para
concienciarnos de su importancia y reclamar y participar en acciones para la protección y recuperación de la
naturaleza. Este artículo presenta, en orden alfabético, los 10 problemas ambientales que deberían
preocuparnos.
1. Cambio climático
El incremento desde el siglo XIX de las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera por las
actividades humanas está provocando la Tierra esté sufriendo un cambio climático. Este problema ambiental
causa diversos impactos "abrumadores" sobre la naturaleza y los seres humanos. Así lo subraya el Panel
Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), el grupo internacional de científicos organizado por Naciones
Unidas para estudiar el problema, en su más reciente informe.
2. Contaminación
La contaminación ambiental provoca impactos negativos en los ecosistemas y diversas enfermedades,
alteraciones y la reducción de la esperanza de vida en millones de personas en todo el mundo. Los agentes
contaminantes son muy diversos y cada vez causan más problemas de salud, incluso antes de nacer. Así lo
señalan desde grupos de investigación a organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud
(OMS).
3. Deforestación
La destrucción de los bosques, o deforestación, ha disminuido a nivel global en los últimos años, pero continúa
a un ritmo "alarmante" en muchos países, en especial en Sudamérica y África, según la FAO (Organización de
las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación). La agricultura insostenible o la explotación maderera
intensiva son sus principales causas.
4. Degradación del suelo
Las actividades humanas provocan fenómenos graves de degradación del suelo. Entre ellos cabe destacar la
erosión, un problema que, según los expertos, se está acelerando en todos los continentes y cada año causa
una pérdida de entre 5 y 7 millones de hectáreas de tierras cultivables. En España, amenazas tan diversas
como la agricultura intensiva, la construcción o la contaminación han supuesto que su situación sea mala en
general.
5. Energía
El consumo cada vez más elevado de energía a nivel mundial y la continuidad de los combustibles fósiles
generan diversos impactos ambientales y resultan preocupantes para el desarrollo humano de las próximas
décadas. El uso de energías renovables y el aumento de la eficiencia energética son algunas de las soluciones
para combatir este problema.
6. Escasez de agua
El agua, el acceso a ella en unas mínimas condiciones de calidad y su escasez son cada vez más preocupantes.
Algunos expertos hablan incluso de que el agua será el elemento más valioso del siglo XXI y principal causa de
guerras y conflictos. Naciones Unidas declaraba 2013 como Año Internacional de la Cooperación en la Esfera
del Agua para concienciar sobre la trascendencia de proteger y garantizar este recurso natural.
7. Extinción de especies y pérdida de biodiversidad
Los científicos alertan desde hace años del aumento de las especies en peligro de extinción y la pérdida de
biodiversidad. Así lo dejan en evidencia trabajos como la Lista Roja de la Unión Mundial para la Naturaleza
(UICN). Nick Nuttall, portavoz del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), asegura
que "somos testigos de una sexta extinción impulsada por los seres humanos". La pérdida de biodiversidad no
solo causa daños en el medio ambiente, sino en la economía, como recalca el estudio "The Economics of
Ecosystems and Biodiversity (TEEB)".
8. Invasión y tráfico ilegal de especies
Las especies invasoras, la introducción de seres vivos desde fuera de su área de distribución natural,
representa, según la UICN, la segunda causa de amenaza a la biodiversidad, tras la destrucción de los hábitats.
El número de especies introducidas se ha incrementado de forma notable a nivel global en los últimos decenios.
Por su parte, el contrabando de especies pone en peligro la supervivencia de cientos de especies amenazadas
en todo el mundo y los ecosistemas de donde son arrebatadas.
9. Residuos
La generación mundial de basura en las ciudades será el doble que la actual en 2025 y más del triple en 2100.
Así lo señala un estudio en la revista Nature, que afirma que es el contaminante ambiental más rápido en
producirse. Si los residuos no se tratan de forma adecuada, en especial los peligrosos, pueden provocar daños
muy diversos en el medio ambiente y los seres humanos. El reciclaje, además de paliar este problema, evita el
uso de nuevas materias primas y reduce así el impacto ambiental.
10. Sobrepesca
El 60% de las especies comerciales más importantes del mundo están sobreexplotadas o agotadas, y solo el
25% de los recursos pesqueros actuales se consideran constantes. La sobrepesca, que afecta tanto a grandes
mares y océanos como a ríos, pone en peligro la supervivencia de los recursos marinos y, por ello, la
disponibilidad de una importante fuente de alimento para la población mundial. La Unión Europea ha reformado
su Política Pesquera Común para proteger el medio marino mediante la pesca sostenible.