Sei sulla pagina 1di 6

Crea tu propio vivero http://www.guelaya.org/naturaleza/autoctonas/plantar%20arboles.

htm

Colectivo Ecologista Guelaya de Melilla


Quienes somos Principios Hazte socio Colabora Contacta Enlaces

CONOCE Y CREA TU PROPIO VIVERO DE ESPECIES AUTÓCTONAS DE


MELILLA
Crear un pequeño vivero de especies forestales es más sencillo de lo que parece. Podemos crearlo como simple
afición o con fines educativos. Solo hace falta tener un poquito de espacio, en una zona al aire libre y un punto de
agua y podemos comenzar. Lo primero son los envases, no valen las macetas habituales, deben ser más largos, se
pueden comprar bolsas de vivero, pero te recomendamos los envases de refresco de 1,5 y 2 litros, que cortándolos
por arriba y haciéndoles agujeros abajo son ideales. Otro material es la tierra, no compres ninguna. Elige una
buena tierra y añádele un poco de estiércol. Si la tierra es muy arcillosa le puedes añadir arena para que quede más
suelta. En uno, dos o tres años la planta puede estar lista para plantarla en el campo.

EL ALGARROBO

El algarrobo o garrofero, cuyo nombre científico es Ceratonia


Siliqua, es un árbol que se encuentra en la cuenca mediterránea en
zonas cercanas al mar. No se sabe con certeza si aquí en el norte de
África es un árbol totalmente autóctono o introducido por los
romanos pero lo que es cierto es que forma parte del paisaje de
muchos rincones y es considerado por muchos como árbol
autóctono por su gran capacidad de adaptación a nuestro suelo y
climatología. Es un árbol siempreverde, robusto, de copa ancha,
tupida, que puede alcanzar los 12 metros de talla. Tronco ramificado
a poca altura, de corteza gris-parduzca, bastante lisa. Ramas
gruesas, abiertas, extendidas más o menos largas. Florece de mayo a
fines de otoño. Se encuentra bien cultivado o de forma expontánea. Su fruto es aprovechado para el alimento del
ganado y hasta para alimento humano sobre todo en épocas de escasez.

En Melilla podemos encontrar muy buenos ejemplares en La Granja


Agrícola, y en antiguas huertas donde aún quedan algunos ejemplares
sueltos. En zonas cercanas de Melilla existen también en los lindes de
huertos sobre todo aquellos que fueron explotados por españoles en la época
del protectorado, pues era alimento empleado para los cerdos. Se encuentran
bastantes ejemplares en la zona cercana a Taxdirt. También una de las
variedades de esta especie fue empleado en esta zona para la fabricación de
chocolate de algarrobas.

El fruto: la algarroba o garrofa, es una vaina indehiscente, de gran espesor,


de 10 a 15 centímetros de longitud, con semillas separadas por tabiques
pulposos, azucarados, alimenticios para el hombre y el ganado. La semilla es
lustrosa y dura: el garrofín. Es digno de mencionarse que el quilate, unidad
de peso para metales preciosos, recibe su
nombre del árabe querat, semilla del
algarrobo, que fue usada para tal fin en la
Edad Media. Para recoger el fruto
seleccionaremos un buen ejemplar, y recogeremos en otoño las algarrobas caídas a
pie de árbol. Tienen que estar negras y maduras. Se conservan durante meses sin
ningún cuidado especial pero es mejor sacarles primero la semilla y conservar solo
la semilla, pues la carne de la algarroba se pudre y cría insectos. Al ser tan dura la

1 de 6 28/08/2005 11:09
Crea tu propio vivero http://www.guelaya.org/naturaleza/autoctonas/plantar%20arboles.htm

semilla, necesita un tratamiento previo para romper el letargo. Bastará con sumergirlas en agua, entre 24 y 48
horas antes de plantarlas. Para su plantación, llenamos de tierra un envase que sea bastante largo. El fondo del
envase lo llenamos de piedras. La tierra debe llevar un poco de estiércol o compost, pero si es buena tierra de labor
no será necesario. Plantamos varias semillas a un centímetro de la superficie regando posteriormente con
abundante agua. La germinación puede producirse después de la primera semana, pero en algunos casos se alarga
bastante. En las primeras semanas crecen rápidamente, ralentizándose posteriormente, siendo un crecimiento lento.

El primer año es la época más delicada para esta planta, siendo atacada en
ocasiones por pulgones y otros insectos. El regado no debe ser excesivo,
protegiéndole de la luz directa durante el primer año, para posteriormente
transportarlo a un sitio más soleado. El primer año es la época más
delicada. Puede estar en envase durante dos o tres años y repicarlo a un
envase mayor o transplantarlo directamente al campo. Su gran capacidad
de resistencia, la poca exigencia de agua, la valorización de terreno que
genera, y su gran belleza y porte, hacen de esta especie un árbol ideal
para nuestra tierra.

EL PINO CARRASCO

El Pino Carraso o Pinus Halepensis, es el más familiar de nuestros árboles autóctonos sobre todo por la presencia
de la repoblación de los pinares de Rostrogordo y de zonas aledañas de Melilla. Es un árbol típicamente
mediterráneo originario y presente en toda la cuenca mediterránea. Se
ha utilizado mucho en repoblaciones, de ahí su mala fama en algunas
ocasiones, pero es más debido a la forma de repoblar que al árbol en sí,
ya que las grandes acumulaciones de pino originan plagas y grandes
incendios. Por eso sería conveniente plantar estos árboles asociándolos
con otro tipo de árboles autóctonos como algarrobos, acebuches,
coscojas…

Es un árbol colonizador y se puede plantar en terrenos pobres y aguanta


bien la sequía y la insolación. Es un árbol de talla mediana. El tronco es
tortuoso e inclinado, si bien pueden aparecer pies rectos en buenas
condiciones. La copa es redondeada, irregular, con parasol terminal a veces y de poca sombra. Es de crecimiento
rápido y poco longevo. Florece de marzo a mayo. Las piñas están maduras al final del segundo verano teniendo
lugar la diseminación de los piñones a los dos años de la floración. La piña es aovada, rojiza, alargada, de 6 a 10
centímetros de longitud. La piña se abre en el árbol a partir de septiembre y expulsa los piñones. Los piñones son
negros y miden entre 4 y 6 milímetros, poseen un ala para ser transportado por el viento.

En la zona de Melilla podemos encontrar pinos en multitud de


lugares. Por un lado y nuestra ciudad tenemos los pinares de
Rostrogordo; fuera de nuestra frontera podemos encontrar en la
repoblación de Trifa y Taforalt, las dunas de Taxdirt, el monte
Gurugú y en varias zonas más reducidas. Para recoger semillas
elegiremos ejemplares, robustos y que no estén enfermos. Se eligen
las piñas más grandes y que no estén verdes. Las que están abiertas
posiblemente habrán expulsado los piñones, así que cogeremos las
que estén cerradas o a punto de abrirse. Para sacar los piñones de las
piñas cerradas, éstas ponen al sol durante varios días hasta que se
abran, o bien, para más rapidez se calientan en el horno. Las
escamas se abrirán y podrán salir los piñones con una simple sacudida. Se conservan fértiles durante meses en
lugar seco y fresco. Si queremos guardarlo para otro año lo
conservaremos en recipiente hermético en la nevera. Para plantarlos
no necesitan tratamiento previo, tan solo quitarles las alas. Se
prepara un envase, bien bolsa de vivero o una botella recortada, no
olvidándonos de practicarles varios agujeros en el fondo. Se rellena
el fondo de piedras pequeñas y se llena hasta arriba de tierra con un
poco de estiércol. La semilla se planta a menos de un centímetro de
profundidad, y se riega abundantemente. Hay que tener en cuenta la
época de plantación, para nuestra climatología prácticamente se

2 de 6 28/08/2005 11:09
Crea tu propio vivero http://www.guelaya.org/naturaleza/autoctonas/plantar%20arboles.htm

puede plantar desde otoño a primavera. Pero conviene plantarlo en


otoño ya que así pasará el verano con mayor tamaño, pudiendo hacer
frente en mejores condiciones a nuestro severo estío. Germinan a las dos o tres semanas, pudiendo tardar más.

Es de crecimiento rápido, así que al año de su plantación ya puede tener


hasta unos 40 centímetros. Se puede repicar a un envase mayor a los dos
o tres años. A partir de los dos años ya está lista para su transplante en el
campo. Otra forma de plantarlo sería hacerlo directamente en tierra y
transplantarlo a raíz desnuda, pero esa es una operación más delicada y
con menor éxito en el transplante. El pino carrasco es sencillo en su
plantación y cuidado, y con bastante éxito en su reproducción y
transplante, siendo muy resistente a suelos y sequías. Es adecuado para
nuestro suelo, pero no es el único árbol que se debe plantar, su
monocultivo plantea problemas, por eso conviene no abusar y asociarlo
con otras especies autóctonas.

EL ACEBUCHE

El acebuche u olivo silvestre se encuentra espontáneo en el litoral mediterráneo. Su nombre científico es olea
europaea. El acebuche es un arbolillo siempreverde, muy longevo, robusto, amante de la luz, que llega a alcanzar
los 10 a 12 metros de talla y llega a alcanzar los mil años. Indiferente en cuanto a suelo, prefiere los frescos y algo
fértiles. Su crecimiento es algo lento y sostenido. Su tronco se ramifica a baja altura y las ramas son mimbreadas.
Las ramillas son intrincadas, rectas y fuertes. Su copa densa y redondeada.

Es un árbol cultivado desde la antigüedad en todo el


Mediterráneo. Árbol bíblico y símbolo de la paz desde que la
paloma que envió Noé después del diluvio universal trajo en su
pico un ramo de olivo. El olivo y el acebuche asumen hoy día en
la configuración del paisaje mediterráneo gran importancia. El 4
por ciento de la superficie de España está cubierta por el olivar,
y en el norte de África también el olivar representa una gran
parte de su suelo productivo. Hace años en Melilla habían
explotaciones olivareras, llegando incluso a tener producción de
aceite. Aún hoy día podemos ver fincas que todavía conservan
parte de esos olivos. En los alrededores de Melilla las
explotaciones de olivos son muy pequeñas y de ámbito familiar,
debiéndonos alejarnos un poco para ver explotaciones mayores. Lo que sí podemos encontrarnos con frecuencia en
nuestros alrededores son acebuches nacidos de forma expontánea, sobre todo en la zona del Gurugú, Taxdirt y toda
la zona del Cabo Tres Forcas. En estos lugares suelen tomar la forma casi de matorral espinoso a consecuencia de
las condiciones severas en que se desenvuelven sus condiciones de vida.

El fruto del acebuche es la oliva, aceituna o acebuchina. Es más


pequeño y menos carnoso que la aceituna del olivo cultivado. Florece
de mayo a junio y la acebuchina madura al final del otoño. Se puede
plantar de semilla pero es mucho más productivo plantarlo de estaca.
Para plantar de estaca elegimos un buen ejemplar, ya sea acebuche
silvestre u olivo cultivado. Cortamos con una podadora una rama de
más de un dedo de grosor. No hay que dejar estropear la rama, así que
la plantaremos sin dejar transcurrir demasiados días. Posteriormente
preparamos un trozo de estaca de más de 10 centímetros de longitud,
cortándolas en ambos extremos y quitándoles todas las hojas y
ramillas.. La época de plantado se realiza en invierno, clavamos la
estaca en un envase alto, sin olvidarnos de añadir solo un poco de estiércol en la tierra. Deberá asomar apenas uno
o dos centímetros. El riego debe ser ligero al principio, y no echará
raíces y brotarán ramas hasta la primavera. De esas ramas se
desarrollará el tronco. En un principio crece bastante rápido, en un par
de años estará listo para transplantarlo en el campo, después su
crecimiento se tornará más lento.

El acebuche u olivo silvestre por su robustez, exigencia de sol y gran

3 de 6 28/08/2005 11:09
Crea tu propio vivero http://www.guelaya.org/naturaleza/autoctonas/plantar%20arboles.htm

resistencia a la sequía, lo hacen muy adecuado para nuestro suelo y


climatología. Su fruto sirve de alimento para aves y otros pequeños
animales, y junto con otros árboles autóctonos es capaz de crear un
verdadero ecosistema mediterráneo.

LA SABINA Y EL ENEBRO

La sabina y el enebro son dos árboles muy parecidos, pertenecen a la misma familia: las cuprosas, su nombre
científico es el de Juníperus. Son árboles duros y resistentes y se encuentran en la Península Ibérica y el norte de
África. Son árboles de crecimiento muy lento alcanzando edad muy elevada. Su tronco es derecho y sus ramas
abiertas. Pueden alcanzar hasta 10 metros, pero en muchas ocasiones crece en forma de arbusto o arbolillo. La
corteza poco espesa es grisácea, hendida e hilachosa. Su madera
es muy apreciada, rojiza, compacta olorosa e imputrescible, muy
estimada por ebanistas y torneros. Se ha utilizado mucho para
esculturas, cajas de habanos, lápices, etc... Sus hojas son
parecidas a las del ciprés común, las acículas son lineales o
lanceolado-lineales. Florece en invierno y principios de
primavera y madura el fruto el segundo año. Los frutos son
globosos y rojizos, tiene en su interior tres semillas ovales. Es
una especie de luz y temperamento muy robusto. Se da en
cualquier tipo de suelo y no le importa vivir en suelos arenosos,
prefieriendo lugares soleados. Vive perfectamente cerca del
mar.

En Melilla no hemos localizado ningún enebro o sabina crecidos de forma natural, pero en los alrededores abundan
y suelen vivir mezclados con las repoblaciones de pinos de Trifa, Gurugú y Taxdirt, así como aislados en zonas
secas y con poca vegetación. Hemos encontrado impresionantes ejemplares de gran talla en la zona de Taxdirt,
cuyo suelo es arenoso. Estas especies se reproducen por semilla, siendo
muy difícil reproducirla por estaca o acodo.

Sus frutos se recogen a mano en otoño cuando éstos maduran y se tornan


de color rojo parduzco. Elegiremos ejemplares grandes y sanos. Para sacar
las semillas del fruto lo haremos a mano. Si queremos semillas en gran
cantidad podemos dejar los frutos secar para sacar las semillas frotándolas
contra una criba. En la naturaleza las semillas germinan a la segunda o
tercera primavera después de su diseminación. La causa de la lentitud de
su germinación se debe al letargo interno que poseen. Podemos plantarla y
esperar todo ese tiempo o bien romper ese letargo sumergiendo las
semillas en ácido. Este procedimiento es parecido a lo que pasa cuando es ingerido por un animal y pasa por su
aparato digestivo rompiendo el letargo de la semilla, para luego germinar
cuando es expulsado por el animal.

Lo mejor es plantarlo en un recipiente largo como una botella de plástico


preparada para tal efecto o una bolsa de vivero. Echaremos piedras en el
fondo y lo llenaremos de tierra hasta arriba. Sembraremos varias semillas
en cada recipiente que deberán ir a escasa distancia de la superficie. No
suelen germinar demasiadas semillas, y en ocasiones tardan en salir debido
a no haber roto el letargo interno de la semilla. Su procreación artificial por
tanto es algo complicada pero merece la pena al ser especies autóctonas y
muy interesantes para la conservación de nuestra biodiversidad.

EL ARAAR

El araar es el árbol más característico de la zona norte de África. Especie en extinción en España, apenas quedan
algunos reductos en los campos de Cartagena y algunos ejemplares sueltos en el coto de Doñana. El nombre de
araar proviene del árabe, utilizándose también otras denominaciones como ciprés ramoso, tuya de África, ciprés de
Cartagena, árbol de la sandaraca..., pero su nombre científico es el
de Tetraclini articulata.

Es una especie muy de luz y temperamento robusto, de tronco recto

4 de 6 28/08/2005 11:09
Crea tu propio vivero http://www.guelaya.org/naturaleza/autoctonas/plantar%20arboles.htm

y corteza gris clara con denso estriado longitudinal. Copa


clara que deja pasar toda la luz. Es una especie muy
longeva y de crecimiento algo más rápido al de las sabinas
y enebros. Proporciona una resina blanca llamada
sandaraca utilizada en barnices y farmacia. Su madera es
dura, resistente e imputrescible haciendola casi
indestructible. Aparece en todo el Norte de África. Es de
mención, por ser cercano a Melilla, el bosque de Taforalt,
cercano a la zona de Berkane, donde existen muchos miles de Hectáreas de esta
especie formando bosques. Cerca de Melilla abundan bien sueltos o formando
agrupaciones en la zona del cabo Tres Forcas, Tigorfáten, Taxdirt, y casi toda la
región de Guelaya. En este territorio es muy apreciado por su madera y propiedades
medicinales de sus hojas, que son utilizados para problemas broncopulmonares para
el hombre y el ganado.

En Melilla hemos localizado varios ejemplares detrás de la Legión y existen algunos


más plantados de forma artificial. Florece en otoño y las piñas maduran al verano del
año siguiente, dispersa la semilla en septiembre u octubre. Su piña se dividen en
cuatro escamas, de ahí el nombre de tetraclini. Cada piña tiene varias semillas, éstas
tienen dos alas para facilitar su dispersión por
el viento. Para recoger las semillas
buscaremos ejemplares altos y robustos. Dan
su semilla en años alternos, las piñas se abren en uno o dos días y sueltan la
semilla en muy poco tiempo, así que habrá que estar atentos al día de su
maduración, las piñas se recogen a mano y deben de estar casi abiertas.

Para sacar la semilla simplemente abrimos la piña y sacudimos su interior.


Se conservan varios meses pero lo mejor es plantarla al poco tiempo. A las
semillas se les puede quitar las alas, pero no es necesario. Para plantarlas se
elige un envase ya sea bolsa de vivero o botella de plástico, conviene que sea largo y con agujeros en el fondo. Se
le echan piedras en el fondo y se llena de tierra hasta arriba. En cada
envase pueden ir varias semillas, se plantan apenas a unos milímetros de
la superficie. Su germinación la hace en 15 días, es delicado al principio
y le atacan insectos y caracoles. Es mejor plantarlo en otoño así
afrontarán el verano siguiente con mayor tamaño. No necesitan
demasiados riegos y es una planta que necesita sol. A los dos años
estará listo para plantarlo en el campo. Si existe un árbol que sea
simbólico de nuestra naturaleza ese es el araar. Crece en cualquier suelo,
aguanta el sol, el viento y no es exigente en agua. Es el árbol apropiado
para regenerar nuestro bosque y nuestro suelo.

LA COSCOJA

La coscoja es una especie de la misma familia que las encinas, robles y alcornoques, su nombre científico es
Quercus coccífera. Es una especie más resistente que la encina, tolera cualquier suelo y soporta pocas
precipitaciones.
En buenas condiciones de pluviosidad y climatología puede
convertirse en árbol pero por lo general su apariencia es de
arbusto.
Su semilla como todos lo árboles del género quercus es la bellota,
sirve de alimento a los animales salvajes y al ganado, el tamaño de
la semilla es algo menor que el de la encina, tiene un capuchón
que se suelta fácilmente, se recoge entre noviembre y enero y se
conserva bien en un lugar fresco y seco.
Se plantan desde su maduración hasta la primavera, se encuentran
en aquellas zonas mediterráneas donde la encina no puede crecer.
En la zona de Melilla
la encontramos bien
solitarias o dentro de

5 de 6 28/08/2005 11:09
Crea tu propio vivero http://www.guelaya.org/naturaleza/autoctonas/plantar%20arboles.htm

las repoblaciones de pinos carrascos tan frecuentes en esta zona.


Da cobijo a numerosos animales, existen bosques de esta especie en
zonas cercanas a Ouxda.
Para plantarlas necesitamos un envase bien largo, pues su raíz crece
exageradamente en sus primeras semanas. Para ello emplearemos una
bolsa de vivero o un envase grande de refresco. No debemos olvidar
practicarle los agujeros del fondo y rellenarlo de dos dedos de grava.
Se llena de tierra y se planta aproximadamente a un centímetro de la
superficie.
Primero le sale la raíz y no le empieza a salir el tallo hasta tener una
gran raíz principal.
Crece rápidamente para ralentizarse los siguientes años, no necesita
grandes riegos y aguanta bien la luz, pero en el verano y los primeros
años es mejor algo de sombra.
La raíz suele enrollarse en el envase, así que procuraremos repicarlo a
un envase mayor cuando crezca demasiado, en dos o tres años estará
listo para plantarlo en el campo.
Es muy adecuado para nuestro sistema ya que se puede plantar cerca
del mar y es menos exigente que sus hermanas la encina y el
alcornoque, este último existente en el macizo del Gurugú.

6 de 6 28/08/2005 11:09