Sei sulla pagina 1di 29

ía

TRABAJO FINAL
Los Evangelistas De Miguel Cabrera en el Camarín De La Virgen De Loreto.

STRPC: Mtra. Gilda Pasco Saldaña / Mtro. Eduardo Padilla Casillas.


Asesoría Histórica: Lic. Cynthia Daniela Gutiérrez Cruz
Iconografía: Pbro. Tomás de Híjar Ornelas.

Alumna: Karla Rojas Santiago

F/E: 2/12/19
Índice
1. Introducción al estudio de las obras ................................................................................... 3
1.1Ficha técnica .................................................................................................................. 4
1.2. Análisis de las obras. ................................................................................................... 6
1.3. Genealogía de la obra................................................................................................... 9
2. Análisis histórico y/o social.............................................................................................. 22
3. Conclusiones..................................................................................................................... 27
1. Introducción al estudio de las obras
En el presente ensayo, se expone el trabajo de investigación alrededor de los cuatro lienzos
atribuidos a Miguel Cabrera, ubicados en cuatro de los retablos dentro del Camarín de la
Virgen de Loreto en Tepotzotlán. A lo largo del texto se trabajarán los aspectos generales de
cada obra, desde la descripción formal, pasando por el análisis iconográfico de los elementos
en cada una de las imágenes, asociando los atributos y conceptos identificados con las
referencias en el Nuevo Testamento, así como en el objeto de la creación del espacio de lo
que se llama Las Casas de Loreto, y cómo el pintor novohispano Miguel Cabrera se vio
envuelto en los trabajos de remodelación de la Casa de Loreto para plasmar ahí su obra, en
varias técnicas y soportes de trabajo, lo que hace de los Evangelistas del Camarín de la Virgen
un caso de estudio completo, es que se tiene noción y registro de los procesos históricos,
sociales y materiales por los que ha pasado la obra además de el libro publicado en 2018
sobre los trabajos de intervención donde la ECRO fue partícipe.

Para cerrar, con un breve análisis de las referencias visuales que el autor pudo haber tenido
para concebir el proyecto, su formación y bajo qué cánones y gustos del contexto la obra se
inserta y cómo todo esto se encuentra en el intento de interpretar el recorrido de su trabajo
pictórico y los problemas de investigación que puedan surgir en el proceso.

El presente ensayo es el resultado del trabajo final para las materias de Asesoría Histórica
del seminario Taller de Restauración de Pintura de Caballete y para la materia de Iconografía
Cristiana.
1.1Ficha técnica
1. Nombre del autor o atribución

Miguel Cabrera

2. Título de la obra: Serie de Los Evangelistas

- 2.1 San Mateo Evangelista (Imagen 1.)

- 2.2 San Marcos Evangelista (Imagen 2.)

- 2.3 San Lucas Evangelista (Imagen 3.)

- 2.4 San Juan Evangelista (Imagen 4.)

3. Técnica pictórica: Óleo sobre lienzo

4. Medidas: 92 cm x 55 cm

5. Transcripción y calca de la firma: Michl Cabrera pinxit1

6. Fecha en la que fue realizada la obra: entre 1733 - 1738

7. Otros títulos acuñados por tradición o en inventarios anteriores: n/a

8. Procedencia original y ubicación actual : Camarín de la Virgen de Loreto, Tepotzotlán,


México.

1
Firma asociada a la serie de óleos pintados por Miguel Cabrera para el Camarín de la Virgen, no
directamente encontrada en la serie de Los Evangelistas, atribución apuntada por María del Consuelo
Maquívar en 2018, durante los trabajos de restauración.
Imagen 1. San Mateo Evangelista. Imagen 4. San Marcos Evangelista.
Autor: Miguel Cabrera, Óleo sobre tela. Autor: Miguel Cabrera, Óleo sobre tela.
Camarín de la Virgen, Tepotzotlán. Camarín de la Virgen, Tepotzotlán.

Imagen 3: San Lucas Evangelista. Imagen 2: San Juan Evangelista.


Autor: Miguel Cabrera. Óleo sobre tela. Autor: Miguel Cabrera. Óleo sobre tela.
Camarín de la Virgen, Tepotzotlán. Camarín de la Virgen, Tepotzotlán.
1.2. Análisis de las obras.
1.2.1. Descripción formal

Para fines de la practicidad de esta sección, se abordará la generalidad de la descripción de


cada una de las obras, comenzando por describir al personaje principal de cada cuadro,
posteriormente los elementos que lo acompañan, para cerrar con el fondo de la imagen.

Imagen 1: Se observa un hombre adulto sentado con


aureola, barbado de tez clara, cuyo cuerpo se encuentra
ligeramente flexionado hacia adelante y su rostro se
aprecia mayormente en el lado izquierdo con la mirada al
horizonte. Con el brazo derecho sostiene una pluma que
apunta a un tintero con otra pluma dentro de este, y con el
brazo derecho, sostiene a la altura del pecho un manto
color rojo, que lo tapa por los hombros y cae cubriendo su
pierna izquierda hasta el tobillo donde se asoma un pie,
debajo de la túnica color azul que porta. Frente a él se
encuentra una roca de superficie plana, que le sirve de Imagen 5. San Mateo Evangelista.
Autor: Miguel Cabrera, Óleo sobre tela.
apoyo para el tintero y un libro abierto. A la altura del Camarín de la Virgen, Tepotzotlán.

brazo derecho del hombre, detrás, se observa la mitad superior del cuerpo de un personaje
alado, tez clara, joven, que lleva las mismas vestiduras que él, cuya mano derecha coloca a
la altura de su pecho y con la izquierda señala hasta arriba. Toda la escena, se ambienta al
fondo con dos siluetas de arbustos, un árbol del lado izquierdo del personaje principal y un
cielo con nubes.
Imagen 2: Se observa un hombre adulto de edad avanzada
sentado de frente, tiene cabello cano con aureola, barbado,
cuyo rostro se aprecia ladeado hacia su izquierda con la
mirada al libro abierto frente a él, el cuál sostiene con ambas
manos apoyado en su regazo. Viste una túnica roja con un
manto blanco a la altura de la cadera que le cubre las piernas
hasta las pantorrillas, donde se aprecia la pierna derecha sobre
la izquierda por como se asoman los pies. Frente al hombre,
se encuentra de lado, la figura de un león color pardo, de pie,
que lo mira de frente cuya altura no rebasa sus rodillas. Al
Imagen 6. San Marcos Evangelista.
fondo, la silueta oscura de un arbusto cargado del lado Autor: Miguel Cabrera, Óleo sobre
tela.
izquierdo del personaje principal y por el lado derecho, un Camarín de la Virgen, Tepotzotlán.
cielo con escazas nubes.

Imagen 3: En la imagen se aprecia un hombre adulto


sentado sobre una roca plana, al centro, con aureola,
barbado, que mira el libro abierto frente a él, que sostiene
por detrás con la mano izquierda y con la derecha, toma una
pluma con la que escribe. Viste túnica azul, que deja ver el
pie con la pierna derecha sobre la izquierda, con un manto
rojo que lo envuelve desde la espalda hasta la rodilla, donde
se observa un tintero y dicho manto cae hasta el suelo.
Del lado derecho del hombre, a la altura de la pantorrilla se
observa un toro echado, mirando de frente al espectador. Al
Imagen 7: San Lucas Evangelista.
fondo, la figura oscura de maleza alta por detrás del Autor: Miguel Cabrera. Óleo sobre tela.
Camarín de la Virgen, Tepotzotlán.
personaje principal, un cielo azul con pocas nubes y unas
montañas a lo lejos.
Imagen 4: Por último, se observa un hombre joven,
sentado con el pie derecho expuesto, recargando la pierna
izquierda sobre una roca plana, donde se aprecia el pie
izquierdo debajo de la túnica azul que porta, así como un
manto rojo que le envuelve el cuerpo. Sostiene con la
mano izquierda, el borde superior de un libro abierto frente
a él, y en la mano derecha lleva una pluma apuntando
hacia abajo. Su mirada, apunta en diagonal hacia arriba,
observando a una pequeña figura femenina parada sobre
una media luna, que lleva una túnica azul claro con un
manto azul rey que la envuelve y también lo mira. Al Imagen 8: San Juan Evangelista.
Autor: Miguel Cabrera. Óleo sobre tela.
fondo, se observan algunas rocas, por el lado izquierdo del Camarín de la Virgen, Tepotzotlán.

personaje, un horizonte de mar y a espaldas de él, un árbol


con algunos arbustos.

1.2.2. Aspectos de la composición

Como ya se mencionó en la introducción del presente ensayo, las cuatro pinturas trabajadas
por Cabrera no son oficialmente identificadas como serie o colección, pero precisamente en
apreciación compositiva denota parte el mensaje que el autor, probablemente pretendía
plasmar en los cuatros en lo individual y en la lectura en colectivo, como serie en relación
uno con el otro, ya que su relación con el espacio será trabajada más adelante. (2.1.1 Contexto
de creación de la obra)

En las cuatro obras, se observa como personaje principal a un solo hombre adulto con un
libro, vestimentas similares, en diferentes posiciones dependiendo de la representación, y una
pluma en alguna de las manos, así como un tintero. El personaje principal esta acompañado
de una figura secundaria, en tres de los casos un animal, y de fondo, vegetación y cielo. Esto
marca en primer lugar, un foco de atención, englobando los elementos principales en un
triángulo, marcados sobre el eje central de la imagen, lo que aporta una pauta en el recorrido
visual de la obra, haciendo que las con las cuatro obras genera un ritmo compositivo2, donde
se pueden asociar en temática y en composición, una pintura con otra.

Por otro lado, prestando atención al dibujo y paleta cromática elegida, la similitud entre los
óleos es importante, presentan un fondo en tonos azules fríos, expresando la lejanía del
paisaje, donde en uno de los casos (Imagen 4), se utiliza un azul profundo para plasmar el
mar, lo que resulta sumamente importante dada la escena que se representa, lo que será
desarrollado más adelante (1.3.3 Descripción iconográfica). Además, los personajes
comparten color de vestimentas similares, lo que provoca en el espectador preguntarse, si los
personajes están asociados unos con otros.

Complementario a esto, se encuentra el elemento subordinado en tamaño, a la figura principal


del hombre, la cuál en dos de los casos, se encuentra a nivel de piso a un costado, lo que en
narrativa visual propone acompañamiento, pero en las imágenes 1 y 4, las figuras
subordinadas están por encima de la línea de horizonte, lo que las ubica en un plano de cielo,
o en otras palabras, celestial, lo que resulta en una proyección simbólica que será retomada
más adelante. ( 1.3.3 Descripción iconográfica).

1.3. Genealogía de la obra


1.3.1 Historia y/o leyenda representada

Las obras trabajadas en el presente ensayo se tratan de una representación novohispana de


los personajes reconocidos como Evangelistas. Para identificar a estos personajes en el
capítulo de la historia de la humanidad en donde son ubicados, hasta ahora, es necesario hacer
referencia a la Biblia, como documento histórico que expone e incluye a estos personajes, así
como dentro de ésta, el Nuevo Testamento, el cuál resulta de un compilado de textos
atribuidos a cada uno de los personajes representados en los óleos aquí descritos.

Comenzando con la definición que Ignacio Cabral, en su libro Símbolos Cristianos, expone
sobre la Biblia y el Nuevo testamento3. La Biblia, recibe su nombre por la palabra griega
biblos (libro), pero el concepto que asociamos a las sagradas escrituras de la religión cristiana

2Ritmo visual: Cada vez que se da una sucesión regular de formas visuales se produce un ritmo.
http://plasticlass.blogspot.com/2016/06/ritmos-visuales.html

3
Ignacio Cabral, Los Símbolos Cristianos (México: Trillas, 1995).18-20.
está compuesto de varios libros, que se pueden agrupar en dos grandes compilados: el
Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. En el primero de los grupos, se encuentran
todos los libros del canon judío ortodoxo y algunos del llamado canon helenístico o libros
deuterocanónicos. El segundo compilado se trata del Nuevo Testamento, que compone 27
libros, los cuáles se componen por los primeros cuatro textos identificados como Evangelios,
21 Epístolas, el libro de los Hechos de los Apóstoles y el texto del Apocalipsis.

El Antiguo Testamento no es objeto directo de las representaciones trabajadas por Miguel


Cabrera en los óleos del Camarín de la Virgen de Loreto, sino que provienen de la
representación que en el imaginario colectivo se le ha atribuído a cuatro hombres a los cuáles
se les adjudica, que escribieron los primeros cuatro textos del Nuevo Testamento, conocidos
como los Evangelios, uno cada uno, por lo que a estos hombres en particular, representados
en los cuatro óleos objeto de este trabajo, se les conoce como Los Cuatro Evangelistas.

Los Evangelios son cuatro libros del Nuevo Testamento que cuentan “la buena nueva”, del
griego evaggelia,supuestamente anunciada por Jesucristo a los hombres. Son documentos
que recogen testimonios orales y escritos sobre la vida del personaje identificado en la Biblia
como Jesús de Nazareth y sobre la predicación de los apóstoles. Pueden ser calificados de
libros teológicos y misioneros, atribuidos a testimonios oculares transmitidos verbalmente y
transcritos a papel. 4

Sus autores no han tratado de hacer un relato histórico, en el


sentido técnico y moderno del término, sino de anunciar lo que
Jesús de Nazaret hizo y enseñó durante su vida. En este sentido
los Evangelios son documentos históricos que pertenecen a la
historia, pero son también relatos que cuentan una historia. 5

4
Bruno Bioul, Los Evangelios a La Luz de La Historia: ¿Leyendas Piadosas o Relatos Verídicos?, 1ra digita
(París, Francia: Ulzama Digital, 2018), 4 .
https://books.google.com.mx/books?id=hWWdDwAAQBAJ&pg=PT322&lpg=PT322&dq=justificacion+hist
órica+de+los+evangelistas&source=bl&ots=HYh0j3K-
P3&sig=ACfU3U3_i91JrVm4kXbhy3lAo6HZHhhrVg&hl=es-
419&sa=X&ved=2ahUKEwicj9C76ZXmAhXumq0KHY6bDI0Q6AEwAnoECAgQAQ#v=onepage&q&f=fa
lse.
5
Ídem
Con base en lo anterior, el tema de la obra se identifica como una representación novohispana
de, probablemente, la primera mitad del S. XVIII, en cual se observan a los Cuatro
Evangelistas, los cuales se entienden como los hombres a los que se les fue atribuida una
parte, de las primeras cuatro del Nuevo Testamento, las cuales, llevan el nombre por el cuál
son conocidos.

Cada escritor registró de manera selectiva las enseñanzas de Cristo que se aplicaban a sus
lectores respectivos. A los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas se les llama sinópticos. La
palabra sinóptico viene del griego synoptikos, que significa “ver el todo en conjunto, tener
una visión general”6. Juntos, los tres Evangelios presentan la vida y las enseñanzas de Cristo,
cada uno desde una perspectiva diferente. Se necesitan los tres Evangelios juntos para obtener
el cuadro completo. Con base en todo lo anterior, se identifica el tema de las representaciones
de Los Evangelistas con base en las descripciones en sus textos y las aportaciones que
generaron para formar el compendio del Nuevo Testamento, donde desde cada perspectiva,
se compilaron no sólo momentos del mensaje y la vida de Cristo, sino como documento
histórico, en la singularidad de cada texto así como en aportaciones como la que se le atribuye
a Lucas, en el libro de Hechos de los Apóstoles o el texto del Apocalipsis de Juan.

1.3.2 Culto histórico

En los 27 libros que componen el Nuevo Testamento, se narran el nacimiento, vida, obra,
pasión y muerte de Cristo, así como cartas a los fieles, recomendaciones y visiones
apocalípticas. Para comprender el contexto devocional de la serie de Los Evangelistas de
Cabrera, fuera del contexto propio de creación de la obra que será tratado más adelante, habrá
que exponer brevemente quiénes se dice que fueron los Evangelistas y cuáles son los
acontecimientos remarcables que escriben o se escribe de ellos, para poder comprender,
posteriormente, los atributos iconográficos que les corresponden.

Para cubrir todos los aspectos en la historia que se asocia con cada uno de los Evangelistas,
se expondrá brevemente quién es cada uno de ellos, la generalidad de su aportación al Nuevo
Testamento para cerrar con su patronazgo y su martirio al que cada uno se verá asociado y
por lo cual, en parte se han vuelto figura de culto además de la creación de los textos en sí

6
Paul Caram, Evangelios Sinópticos: Mateo- Marcos- Lucas, ed. Raimundo J. Ericson, 2da ed. (EUA: Zion
Christian Publishers, 1999). 9.
mismos. Todo esto, con base en el trabajo de Louis Réau, en el texto sobre iconografía de los
santos, donde destaca la narrativa para entender a los Evangelistas de un modo sintético y
necesario para comprender la generalidad de las devociones y sus atributos.

San Mateo Evangelista7 (Imagen 1)

A San Mateo se le reconoce por ser apóstol y evangelista, antes de ser reclutado por Cristo,
tenía el nombre de Levi y tenía el oficio de aduanero y recaudador de impuestos. El evangelio
que redactó se le ubica hacia el año 90 o en cualquier caso, posterior al de San Marcos aunque
en la Biblia se le coloque en primer lugar. Un dato remarcable es que su Evangelio comienza
describiendo la genealogía del linaje de Cristo hasta Abraham, pasando por David (Mateo
1:1), y a lo largo de su Evangelio, hace énfasis en el cumplimiento de las profecías del
Antiguo Testamento, ya que su texto va proyectado al pueblo judío. 8 . Después de la
dispersión de los apóstoles, predicó su Evangelio en Etiopía. Resucitó al hijo del rey
Hegesipo o Egipo. El hermano del rey Egipo, Hirtaco, al suceder al primero, quiso casarse
con su sobrina, la abadesa Ifigenia y al oponerse San Mateo, Hirtaco lo condenó a muerte. 9
De su martirio hay varias versiones, una de ellas menciona que fue decapitado y otras
atravesado por la espada del verdugo o por muerte en la hogera.

Es patrono de los cambistas, recaudadores de impuestos, peajes, aduaneros, vigilantes


aduaneros y contables. Por otro lado, se le reconoce como protector del Arte del Cambio10.

San Marcos Evangelista 11(Imagen 2)

San Marcos no formó parte del colegio de los doce apóstoles directos a Cristo, sino que fue
el discípulo preferido y portavoz de San Pedro a quién acompañó a Roma. Posteriormente
éste lo envió a Egipto, a la ciudad de Alejandría donde se dice que el zapatero de nombre
Aniano, se lastimó la mano remendando una de las sandalias de San Marcos, a lo que
procedió a curar de inmediato y así convirtió al zapatero al cristianismo. A cauda de su

7
Louis Réau, “Iconografía Del Arte Cristiano. Iconografía Dde Los Santos. De La G a La O.” (Serbal, 1997).
370- 372
8
Caram, Evangelios Sinópticos: Mateo- Marcos- Lucas. 11.
9
Louis Réau, Op. Cit, 371
10
Reáu menciona arte del cambio como la acción de cambiar/ intercambiar una cosa por otra y hace
referencia a los banqueros.
11
Louis Réau, Op. Cit, 321- 323
predicación por Egipto, fue acusado de madia y arrestado en Pascua. En su martirio, fue
arrastrado por las calles con una cuerda atada al cuello, como buey conducido al matadero;
golpeado casi hasta la muerte. Sus restos fueron enterrados em una tumba de piedra y después
fueron exhumados y puestos en una cesta y trasladados a Venecia. Se le reconoce patrono de
notarios y escritores, porque fue el secretario de San Pedro; los zapateros y curtidores porque
curó al remendón Aniano; los vidrieros y pintores vidrieros ya que están expuestos a herirse
la mano o cortarse los dedos, o por la asociación del vidrio a Venecia; los ópticos y cesteros
porque sus reliquias se ocultaron en una cesta. Aunque no se le reconoce, en la mayoría de
los casos como un santo curador, se le reconoce contra los males en las manos, debido a que
curó al zapatero Aniano.

Su Evangelio comienza asociando la voz de San Juan Bautista con el rugido de un león en el
desierto, posiblemente creado entre el año 60 y 70. Su texto sería proyectado cristianos no
judíos y su objetivo principal es expresar que Jesús es verdaderamente hijo de Dios 12

San Lucas Evangelista13(Imagen 3)

San Lucas, así como San Marcos, tampoco perteneció al colegio de los doce apóstoles, y así
como él, fue discípulo de San Pablo. Se reconoce de San Lucas tres aspectos principales,
como médico, evangelista y pintor de La Virgen.

San Lucas fue un judío helenizado, probablemente nacido en lo que hoy es Antioquia, Siria.
Fue llamado por San Pablo al cristianismo, y lo acompañó en sus peregrinaciones por Grecia
e Italia. Naufragó con él a la Isla de Malta hasta llegar a roma donde fue el martirio de su
maestro y de San Pedro. Durante los viajes, escribió su evangelio, el cuál es el que contiene
y describe más detalles acerca de la vida de La Virgen María. También escribió el texto de
los Hechos de los apóstoles, el cuál inicia su línea narrativa donde termina el evangelio
atribuido a él. Después de la decapitación de su maestro, fue crucificado en Patras junto a
San Andrés.

Se le reconoce como patrón de varios grupos: de los médicos y cirujanos a causa de su primer
oficio, de los notarios porque escribió su Evangelio y los Hechos de los Apóstoles por

12
Juan Carmona, Iconografia Cristiana: Guía Básica Para Estudiantes., 4ta ed. (Madrid, España: Akal,
2008). 68
13
Réau, “Iconografía Del Arte Cristiano. Iconografía de Los Santos. De La G a La O.” 262 - 264
encomienda de San Pablo, de los carniceros y encuadernadores a causa del buey con el que
se le asocia y cuyo cuero se emplea en la encuadernación de libros. Su patronazgo más
importante es el de los pintores, quienes lo reconocen como retratista de La Virgen.

San Juan Evangelista14 (Imagen 4)

A San Juan se le conoce por haber sido “el discípulo predilecto”, apóstol y evangelista al
mismo tiempo. Es el evangelista que con mayor frecuencia aparece representado junto a
Jesucristo en escenas del Calvario, La asunción de la Virgen, como joven y como viejo en la
isla de Patmos, asociado a temas del Apocalipsis. De los cuatro Evangelistas, es el que tiene
el número de atributos más extenso.

La bibliografía apunta a que era hijo del pescador Zebedeo u hermano de Santiago el Mayor.
Asistió a las Bodas de Caná y fue uno de los tres Apóstoles que acompañaron a Cristo en el
monte Tabor y en el de Los Olivos. Durante la última cena, apoyó la cabeza sobre el pecho
de su maestro, quien le confirió la misión de cuidar a su madre y durante el Calvario, Jesús
indicó a la Virgen “Mujer, he aquí a tu hijo”, refiriéndose a Juan.

Cuando murió la Virgen, un ángel bajó y le dio la palma que habría de llevar consigo a Efeso
para colocar en su tumba. Predicó el Evangelio en Judea y Asia Menor. En Roma, durante la
persecución de Diocleciano, fue sumergido en un caldero de aceite hirviente que no le hizo
efecto. Acusado de magia, se exilió a la isla de Patmos, donde escribió el texto de el
Apocalipsis. Después de la muerte del emperador Dominicano, el sumo sacerdote del templo
de Diana le hizo beber de una copa con veneno pero él la purificó y tomó el contenido de la
copa sin reparar en ningún daño. Fue en Efeso donde, a la edad de noventa años, se le adjudica
el cuarto Evangelio. En tanto a la atribución de los textos del Apocalipsis, Juan Carmona
Muela le atribuye la creación de este texto a San Juan en la Isla de Patmos15, pero Louis
Réau, señala que según la crítica moderna el Apocalipsis no pudo ser del mismo autor que el
cuarto Evangelio, El Apocalipsis fue atribuido a su homónimo, el presbítero Juan, que lo
habría redactado entre los 90 y 125 años. 16

14
Réau. 186-190
15
Carmona, Iconografia Cristiana: Guía Básica Para Estudiantes.62
16
Louis Réau, Op. Cit. 187
Se le asocia con el patronazgo de los teólogos y en general, de los escritores; de los bataneros,
tintoreros y armeros por la caldera de aceite hirviente a la que fue sometido; los candeleros
o fabricantes de cirios, aceiteros y propietarios de molinos por la exposición a las quemaduras
y muchos otros patronazgos, debido a la caldero de aceite. Puesto que Cristo le confió a su
madre, se convierte en protector de las vírgenes y las viudas. Debido a la copa de veneno,
también se convierte em protector contra los venenos. Y por último, debido a la
transmutación de cañas en oro y de piedras regulares en piedras preciosas, dado el milagro,
se le otorga el patronazgo de los alquimistas.

1.3.3 Descripción iconográfica

Como lo señala Ignacio Cabral, las imágenes cristianas obedecen a determinados propósitos
específicos, y no están hechas al libre albedrío del artista, pues se apegan ala medida de los
posible, a lo que apuntan los escritos o como se dice que fue la vida de los santos. Esto no
invalida que existan escenas que los creadores a lo largo del tiempo, alteraron para comunicar
un mensaje específico, creando representaciones con distinta atributos aunque la escena
resultara anacrónica, pero lo que relata es que comunique un mensaje que llegue al espectador
para que pueda interpretarlo. 17 Por otro lado, la Iglesia ha dictado sus preceptos para que el
artista no se tome muchas libertades en cuanto a la concepción de física de los personajes
Bíblicos.

Con lo anterior, se asocian dos conceptos a trabajar en el presente apartado: el de atributo e


iconografía. En término muy sencillos, se entiende iconografía como la descripción de
imágenes, estudiándolas a partir del tema que representan, produciendo así una descripción
y clasificación de los distintos temas partiendo desde la condición de las imágenes como
documentos culturales18. Entonces, como parte del proceso en el estudio de la imagen, ésta
una vez descrita, se identifican ciertos atributos, entendidos como la síntesis gráfica de los
valores formales o simbólicos con los que se asocia a un personaje en particular,

17
Cabral, Los Símbolos Cristianos. 18
18
Manuel Antonio Castiñeiras González, “El Método Iconológico de Erwin Panofsky: La Interpretación
Integral de La Obra de Arte,” Introducción Al Método Iconográfico, no. 1939 (2007): 63–93, 21
https://antropologiaunfv.files.wordpress.com/2013/07/castineiras-gonzc3a1lez-manuel-antonio-
introduccic3b3n-al-mc3a9todo-iconogrc3a1fico.pdf.
convirtiéndose así en una característica propia de un personaje o escena que es fácilmente
reconocible y provee de un significado particular a la imagen.

Para desarrollar la identificación iconográfica de los lienzos de los Evangelistas en el


Camarín de la Virgen, se divide en dos líneas por fines de practicidad. Por un lado, se
puntualiza desde este momento el atributo de el libro y la pluma, propio de los personajes
Bíblicos asociados con actividades de creación literaria, atribbuto presente en los cuatro
cuadros de Cabrera. Por otro lado, se trata, una a una la representación particular de los
evangelistas conocida como tetramorfos, la cuál se refiera a las cuatro formas de
representación no antropomorfa que están relacionada directamente con cada uno de los
Evangelistas, que será desarrollada en lo particular en cada uno de los casos, para cerrar con
particularidades presentes en los óleos, todo esto, con base en el trabajo de Réau, antes
citado, así como el texto de Juan Carmona Muela de Iconografía Cristiana para Estudiantes.

San Mateo Evangelista19 (Imagen 1)

Mateo: una de sus representaciones más frecuentes es la que se observa en la imagen, como
un hombre sentado escribiendo un texto, que sería su Evangelio, siendo inspirado por un
ángel.

El ángel (tetramorfos): asociado al desarrollo que hace de la genealogía de Cristo al iniciar


su evangelio, expresando así su relación con el pueblo.

San Marcos Evangelista20 (Imagen 2)

San Marcos: se le observa escribiendo su Evangelio junto con su animal simbólico.

León (tetramorfos): Se le asocia con el león ya que su Evangelio empieza con la predicación
de San Juan Bautista como “la voz que clama en el desierto”

San Lucas Evangelista 21(Imagen 3)

San Lucas: : se le observa escribiendo su Evangelio junto con su animal simbólico.

19
Carmona, Iconografia Cristiana: Guía Básica Para Estudiantes.61
20
Íbidem
21
Ïbid, 62
Toro (tetramorfos): existe discrepancia entre los autores sobre la relación del Toro con San
Lucas, por un lado mencionan que el toro hace alusión al sacrificio de Zacarías,ya que el todo
es el animal de los sacrificios, también se le asocia al sacrificio de Cristo por la humanidad
y también hacia interpretaciones del alfabeto griego.

San Juan Evangelista22 (Imagen 4)

San Juan: Se le observa sentado pero no directamente escribiendo el Evangelio, sino


obervando a la Virgen que se sitúa en la esquina superior derecha. Se le representa joven, ya
que se le menciona como el más joven de los apóstoles.

La Virgen: Se le atribuye a la visión de la Virgen del Apocalispsis como la mujer que


descansa sobre la media luna, a la meción de Cristo en el Calvario como “mujer aquí está tu
hijo”, así como a la ascunción de la Virgen.

El águila23(tetramorfos) : hace alusión al alto contenido espiritual del Evangelio escrito por
San juan, el águila, según el bestiario, es el único animal que puede mirar frente al sol, es
decir, a dios.

22
Íbidem
23
No directamente en la representación de los Evangelistas de Cabrera, pero en su representación como
tetramorfos.
1.3.4 Tradición iconográfica a la que pertenece

Se presentan a continuación a manera de ejercicio de reflexión visual, algunos ejemplos en


pinturas y grabados de creación anterior a los óleos del Camarín de la Virgen, que pudieron
haber servido de referencia al autor, para el planteamiento de los elementos en las obras.
San Mateo Evangelista

Se presenta observa un grabado de Jan


24
Wierix, probablemente del S. XVI
donde se observan los elementos en una
composición parecida al cuadro de
Cabrera, con la gran excepción de que en
el óleo no se observa el árbol genealógico,
pero en posición corporal de San Mateo en
relación con el ángel y el árbol de fondo,
la disposición de los elementos es muy
parecida. Imagen 9: San Mateo, grabado. Autor. Jan Wietix.

San Marcos Evangelista

Imagen 11: San Marcos escribiendo los evangelios. Atribuído


aWierix, Johan De Vos, Martin Baltens, Pieter en 1585.

Imagen 10: San Marcos, óleo sobre lámina, Autor:


Baltasar de Echave Ibía (ca. 1585/ 1605- 1644)
MUNAL.

24
Fuente PESSCA: https://colonialart.org/archives/subjects/saints/series-of-evangelists#c236a-236b
Se presentan un óleo sobre lámina 25 de la autoría de Baltasar de Echave Ibía, autor
novohispano previo a Miguel Cabrera, que generó esta pieza, donde se observa a San Marcos
también representado como un hombre de edad avanzada, barbado, con aureóla, cuya mirada
se enfoca en el libro frente a él donde escribe y de frente lo mira la representación del león
propia del tetramorfos de los Evangelistas. Y por otro lado, se observa un grabado26 que no
es referencia directa el óleo pero, como el caso anterior con San Mateo, pero al igual que
éste, presenta elementos parecidos, respondiendo a la fórmula compositiva novohispana de
representación de los evangelistas, excepto en su atribución al fondo, donde se observa una
interpretación de una escena referente al Evangelio que escribió.

San Lucas Evangelista

Se identifica este cuadro, con San Lucas,


relacionando sus atributos así como en la
representación de Cabrera en el Camarín de la
Virgen, donde se observa a un hombre barbado de
edad adulta con aureola acompañado del toro
propio del tetramorfos. El hombre escribe en el
libro que tiene frente a él, y lleva túnica y manto.
Además en esta imgen, se puede apreciar a la
altura del pie derecho una paleta de pintor, propia
de “el pintor de la virgen”, además del martirio. Imagen 12:San Lucas Evangelista. Óleo sobre lámina.
Autor: Baltasar de Echave Ibía (ca. 1585/1605-1644),
MUNAL.

25
Rogelio Ruiz, Nelly Sigaut, and Jaime Cuadriello, Catálogo Comentado Del Acervo Del Museo Nacional
de Arte, Nueva España, Tomo II. (Instituto Nacional de Bellas Artes, Museo Nacional de Arte, 2004).229.
26
Fuente: https://palauantiguitats.com/grabado/san-marcos-escribiendo-los-evangelios/
San Juan Evangelista

Como parte de la realización de la presente


investigación, es importante apuntar que la cantidad
de referencias visuales para San Juan Evangelista
superan en cantidad a la de los otros 3 Evangelistas.
Del sin número de representaciones consultadas, se
eligieron estas dos por la cercanía con los óleos de
Cabrera, en la medida de lo posible. En el primer caso
se trata de un grabado sobre lámina atribuido a
Martín de Vos27, donde se aprecia a San Juan, con sus
atributos principales, representado como un hombre
joven con aureola, escribiendo en el libro frente a él
pero con la mirada en La Virgen, relacionada a una
Imagen 14. San Juan Evangelista. Grabado sobre
visión del Apocalípsis, en una de las esquinas lámina. Autor: Martín de Vos.(1532- 1604),
MUNAL.
superiores y llama la atención el fondo, donde
también se encuentra el mar, representación de la isla de Patmos, como en la representación
del óleo de Cabrera. El único elemento en discrepancia es la representación del águila del
tetramorfos, la cuál no es representad en la imagen en el
Camarín.

Finalmente, se encuentra este óleo atribuido a Alonso


Cano por el Museo del Prado28, donde la composición y
los elementos presentados resulta similar al San Juan
Evangelista de Miguel Cabrera. El fondo de rocas y
vegetación, la Virgen en la esquina superior derecha a la
que se dirige con la mirada un hombre joven con pluma
en mano.
Imagen 13: San Juan Evangelista en la Isla de
Patmos, óleo sobre lienzo. Alonso Cano.
Segunda mitad del S. XVII. Museo del Prado.

27
Ruiz, Sigaut, and Cuadriello, Catálogo Comentado Del Acervo Del Museo Nacional de Arte, Nueva
España, Tomo II. 307.
28
Fuente: https://www.museodelprado.es/coleccion/obra-de-arte/san-juan-evangelista-en-patmos/49f05469-
e432-40d3-8638-6c862f4a811f
1.3.5 Solución estilística

La corriente académica del S. XVIII

Lo mismo que todos los pintores novoespañoles que le habían


precedido, Cabrera, obedeciendo a la demanda, ejecutó casi
exclusivamente cuadros con temas religiosos… y es por estas
pinturas religiosas que a Cabrera se le ha tachado de artista sin
profundidad…por otra parte, las pinturas religiosas que salieron
de su taller gustaron… Cabrera representa la suma de una
escolástica donde median doscientos años de evolución del gusto
público. 29

Se toma como punto de partida la cita anterior, para exponer el estilo en la ejecución de los
lienzos de los Evangelistas del Camarín de la Virgen., donde la importancia del dibujo y la
pulcritud de línea se utiliza como medio para comunicar el mensaje de la imagen de Cabrera
pero que esto fue muy duramente criticado por la historiografía del arte a los primeros años
de su análisis. El pintor académico del siglo XIX, Clavé, describe su obra con un
incontestable mérito, donde su dibujo saca ventaja a representantes de la pintura como Juan
Rodríguez Juárez, donde las figuras de Cabrera las considera como bien distribuidas en cada
lienzo y bien agrupadas, y puntualiza en las características de la generalidad de su obra, donde
destaca la suavidad y cierto ambiente general de belleza. Por otro lado, Alfonso Toro en
Breves Apuntes sobre la Antigua Escuela de pintura en México, señala e la misma manera lo
prodigio del dibujo, así como menciona ciertos “procedimientos indignos”, como repetir
figuras enteras en sus composiciones, el usar letreros para expresar lo que dicen los
personajes, el recurrir a estampas para la composición de sus cuadros y marca el inicio de la
2decadencia” de la pintura novohispana donde se prefiere lo bonito sobre lo bello.

Los lienzos del Camarín de la virgen representan esta calidad de dibujo, aprecio por los
colores suave y la composición ordenada, señalada por los autores anteriormente citados en

29
Abelardo Carrillo, El Pintor Miguel Cabrera. (México: Instituto Nacional de Antropología e Historia,
1966).13.
las características que apuntan, a la introducción de la apreciación del dibujo académico en
el siglo SXVIII en la Nueva España.

2. Análisis histórico y/o social

2.1.1 Contexto histórico de creación de la obra

La serie de los Evangelistas de Miguel Cabrera fue concebida en el marco de la creación del
Camarín de la Virgen de Loreto en Tepotzotlán, Estado de México.

En primera instancia, el Camarín de la Virgen de Loreto es un espacio, que fue proyectado y


no puede interpretarse fuera del conjunto de la Casa de Loreto, construida por la Compañía
de Jesús, el templo de San Javier, conjunto al que se puede llamar “Las Casas de Loreto” 30

No se abordará la concepción del templo de San Javier ya que no resulta objeto directo del
presente texto para ilustrar la reseña del espacio para el fue realizada la obra. Por otro lado,
La Casa de Loreto, o bien, la réplica de la Casa de Nazareth si resulta parte de la línea
histórica que permitió que se concibiera el Camarín de la Virgen de Loreto. La Casa de Loreto
de Tepotzotlán es una réplica de la Santa Casa de Loreto localizada en lo que hoy es Ancona,
Itlalia, la cuál la compañía de Jesús reconoce como la casa donde vivió la Virgen María.

En 1675 los jesuitas italianos Juan María de Salvatierra y Juan bautista Zappa llegaron a la
Ciudad de México y al poco tiempo construyeron las dos primeras réplicas de la Santa Casa
en los colegios de San Gregorio y Tepotzotlán31En el texto antes citado, también se menciona
que el padre Zappa trajo de Italia, además de dos cabezas de la Virgen de Loreto y el Niño,
copias de la escultura atribuida a San Lucas Evagelista, las medidas puntuales de la Santa
Casa y orden de ella, lo que la autora menciona como la consagración Mariana de la compañía
de Jesús en la Nueva España.

Después de varias etapas constructivas32, el 25 de diciembre de 1733 se dedicó la “pulida,


costosa y bien trazada Casa Lauretana en Tepotzotlán. Cuando se erigió una cúpula octogonal

30
María del Consuelo Maquívar, El Esplendor de Tepotzotlán: El Camarín de La Virgen de Loreto., 1ra ed.
(México: Museo Nacional del Virreinato, 2018) 82, http://ceape.edomex.gob.mx/content/museo-nacional-del-
virreinato-esplendor-de-tepotzotlán-el-camarín-de-la-virgen-de-loreto.
31
Íbid, 87-88
32
Íbid, 185.
sobre la bóveda y se construyó el Camarín de la Virgen de Loreto. Los espacios interiores
del conjunto de capillas del colegio jesuita de Tepotzotlán son un magnífico ejemplo de
cómo, partiendo de las ideas planteadas originalmente por Bernini en su concepto del bel
composto, donde los artistas novohispanos concibieron y crearon los objetos artísticos
individuales en función del conjunto al que estarían integrados. 33 Por ello, la concepción
inicial de cada uno de los elementos artísticos –su composición, su proporción y sus
dimensiones, entre otros– tendía a vislumbrar los efectos que producirían en el espectador,
cuando estuvieran incorporados en un espacio arquitectónico determinado y acompañados
de otros objetos, de tal modo que incidirían en todos los sentidos del espectador y lo
sensibilizarían para la recepción del mensaje. De ahí lo ataviado del Camarín de la Virgen,
el marco con hoja de oro y abundantes motivos fitomorfos de la serie de los Evangelistas, los
cuáles, son parte de un programa iconográfico que sintetiza la mirada barroca del mundo en
la primera mitad del S. XVIII, siendo ejemplo de la inclusión de la concepción académica en
la pintura pero la interpretación jesuita dentro del culto mariano en su dimensión
arquitectónica, donde los jesuitas integraron elementos ornamentales de tradición indígena
en capillas devocionales del siglo XVIII partiendo de un principio, razado por Ignacio de
Loyola con base en su experiencia personal 34 , que propone una experiencia espiritual
inmersiva en relación con el espacio.

Para cerrar, por definición un Camarín anexo a una capilla, es el lugar donde la virgen se
cambia los ropajes, es concebido como un espacio privado de oración, pero el concepto que
proyecta el Camarín de la Virgen de Loreto sobrepasa la definición del espacio arquitectónico
en sí mismo.

33
Maquívar, El Esplendor de Tepotzotlán: El Camarín de La Virgen de Loreto.97
34
Maquívar. 99
Imagen 15: Vista general de los retablos. Señalado de izq. A derecha: San Mateo y san Marcos.

Imagen 16 Vista general de los retablos. Señalado de izq. A derecha: San Juan y San Lucas.
2.1.2 Información sobre el autor del cuadro

Miguel Cabrera

Al desarrollar la investigación para recopilar datos de la biografía del autor, denota que no
existen tanta información como en otros casos y hay contradicción entre datos consultando
varias fuentes, esta sección del texto, se construyó principalmente con la referencia del
trabajo de Abelardo Carrillo y Gabriel, Javier Castro mantecón y Mauel Zarate Aquino.

Carrillo plantea en el primer capítulo de su texto “el problema de la biografía de Cabrera”, y


en efecto, ya que se le asocia con, por lo menos tres lugares de nacimiento y con un
homónimo en un acta bautismal que se descartó, pero fue válida durante unos años.35. El
único documento con el que se cuenta para corroborar su nacimiento, títulos, amistades y
muerte, es su testamento, redactado por él mismo en 1768 36. En dicho documento se constata
que es originario de la ciudad de Antequera en el Valle de Oaxaca hoy ciudad de Oaxaca en
1695. Nada se sabe sobre la infancia y la juventud de Cabrera y todo lo que se menciona en
los textos, son meras especulaciones.

La primera obra que se reconoce como auténtica 37data de 1740 y representa la imagen de
Fray Toribio de Nuestra Señora, pero fue en el año de 1750 donde se registra la primer obra
que le otorgó renombre en el gremio artístico, la cual representa a la figura insigne de Sor
Juana Inés de la Cruz. 38 el año siguiente a esa pieza, fue comisionado a pintar una réplica de
la Virgen de Guadalupe que se envió a Roma y fue sumamente galardonada, lo que le otorgó
gran fama. A partir de ese punto , sus cuadros comenzaron a ser sumamente demandados,
una institución que lo acobijó enormemente fue la compañía de Jesús, la que lo comicionó
para pintar toda la vida de san Ignacio de Loyola y fue así como el Arzobispo Don Miguel
Rubio y Salinas, lo nombró Pintor de Cámara.

Los cuadros de Cabrera llegaron a todo México, en Tepotzotlán hay un patronazgo pintado,
de La Virgen cobijando a los sacerdotes de la compañía de Jesús, y frente a éste, otro de la

35
Carrillo, El Pintor Miguel Cabrera. 7
36
Javier Castro and Manuel Zarate, Miguel Cabrera, Pintor Oaxaqueño Del Siglo XVIII. (México: Instituto
Nacional de Antropología e Historia, 1958). 32
37
íbid .20
38
Ídem
preciosísima Sangre de Cristo. 39 Por otro lado, en diciembre de 1753, el padre Pedro Reales,
entonces rector del Colegio y Casa de Probación de Tepotzotlán, firmó un contrato con
Miguel Cabrera y el ensamblador Higinio Chávez para realizar cambios en el presbiterio de
del templo de San Javier, y entre las obras destinadas a las renovación de Casas de Loreto40,se
contemplaron la construcción y el dorado del retablo mayor y los colaterales, retablos para
el crucero, los murales de los ábsides, dos pinturas al óleo de gran formato para el coro bajo,
tres para el coro, once par a la sacristía y ocho más para el Camarín de la Virgen. 41por
otro lado, Maquívar comenta que es probable que en esta remodelación se hayan considerado
ocho retablos y diez pinturas ejecutadas por Cabrera. 42 En cinco de los ocho retablos del
Camarín de la Virgen se distribuyen ocho pinturas de caballete de Cabrera, que están
montadas en el lugar diseñado específicamente para su colocación. Las obras pictóricas
representan los personajes de santa Ana, san Joaquín, san Juan Evangelista, san Lucas,
sanMateo, san Marcos, san Ignacio de Loyola y san Juan Nepomuceno.

2.1.3 Deriva histórica o hist oricidad de la obra o colección.

No se tiene registro de que la serie de los Evangelistas haya salido nunca del Camarín de la
Virgen o fueran creadas para otro propósito. Por definición de técnica de factura se
identifican como pintura de caballete, al tratarse de óleo sobre lienzo, pero por su concepción,
se trata de bienes por destino.43.Dicho lo anterior, el espacio del Camarín de la Virgen si ha
tenido una deriva histórica desde su concepción, que es propuesta por Maquívar y su equipo
en el libro resultante de las intervenciones a este espacio, en 2018, donde en el recuento
histórico de las transformaciones al espacio, cabe resaltar:

En el año de 1756 se encontraba dando los últimos toques a las


imágenes que había estado pintando a lo largo de los últimos días
en las bóvedas de la iglesia de Tepotzotlán, sin siquiera imaginarse
que tan sólo once años después, a raíz de la expulsión de los

39
Castro and Zarate, Miguel Cabrera, Pintor Oaxaqueño Del Siglo XVIII. 22.
40
Verónica Aurelia Zaragoza, Miguel Cabrera y Los Jesuitas, Enla Construcción de La Cultura Mexicana.
(México: Instituto Nacional de Antropología e Historia: Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de
Occidente, 2018).9.
41
Ïdem
42
Maquívar, El Esplendor de Tepotzotlán: El Camarín de La Virgen de Loreto. 188- 189.
43
Maquívar.170
jesuitas de todos los reinos españoles, este templo sería cerrado y
quedaría en abandono por largo tiempo sin que la sociedad
novohispana pudiera apreciar las obras que él había creado en su
interior44

De este momento, no fue posible rastrear la fecha de su reapertura, pero seguramente tendrá
que ver con la administración del Instituto Nacional de antropología e historia y la creación
del Museo del Virreinato.

2.1.4 Contexto, función y valoración actual.

Por último, actualmente Las Casas de Loreto con sus bienes, son objeto de apreciación
museística y de resguardo de acervo, también se han convertido en un foco de atención
turística importante.

3. Conclusiones
A lo largo de la carrera de conservación, se nos ha hecho mucho hincapié en proyectar
soluciones integrales a las obras con base en ciertos criterios y principios aplicables, en la
medida de lo viable y lo costeable. Durante este tiempo formativo, las alumnas nos vemos
expuestas a prácticas de campo sobre obra antigua, como la aportación que realizó la ECRO
al Camarín de la Virgen. Como institución y como restauradoras en formación, habrá que
considerar más profundamente en la revalorización que le otorgamos a los objetos
restaurables y restaurados y cómo estos regresan a ser bienes de uso de un contexto social e
histórico específico para seguir desarrollando la historicidad de cada una de sus partes, tanto
en el aspecto material como en los valores intangibles que con otorgados. La presente
investigación, como ejercicio formativo, aporta un panorama muy amplio, no sólo de la
materia es sí misma que es la pintura de caballete novohispana en du dimensión histórica,
sino en las herramientas de investigación que hay que desarrollar y cuál es su alcance de
aplicación, poque con base en la información recabada, se dará la toma de decisiones sobre
la obra. Es bien sabido que en el ideal de los equipos de intervención, debe haber
historiadores, antropólogas sociales, etc., personas especializadas en las ciencias sociales,
pero como conservadoras debemos desarrollar la ruta crítica para utilizar la información y

44
Maquívar.233
que los procesos de conservación sean coherentes con el devenir histórico del objeto, ya que
de esto parte, cuáles principios y criterios se les otorgará prioridad. Más allá de concluir
alrededor del caso de estudio de la serie de los Evangelistas en el Camarín de la Virgen,
resulta fascinante hacer consicencia de todos los acpectos y procesos involucrados a un solo
espacio de uso, considerar su dimensión devocional, el gusto valorado de la época que lleva
ala oferta y la demanda de las creaciones artísticas y la historiografía que se ha escrito sobre
estos procesos.

Bibliografía
Bioul, Bruno. Los Evangelios a La Luz de La Historia: ¿Leyendas Piadosas o Relatos
Verídicos? 1ra digita. París, Francia: Ulzama Digital, 2018.
https://books.google.com.mx/books?id=hWWdDwAAQBAJ&pg=PT322&lpg=PT322
&dq=justificacion+histórica+de+los+evangelistas&source=bl&ots=HYh0j3K-
P3&sig=ACfU3U3_i91JrVm4kXbhy3lAo6HZHhhrVg&hl=es-
419&sa=X&ved=2ahUKEwicj9C76ZXmAhXumq0KHY6bDI0Q6AEwAnoECAgQA
Q#v=onepage&q&f=false.

Cabral, Ignacio. Los Símbolos Cristianos. México: Trillas, 1995.

Caram, Paul. Evangelios Sinópticos: Mateo- Marcos- Lucas. Edited by Raimundo J.


Ericson. 2da ed. EUA: Zion Christian Publishers, 1999.

Carmona, Juan. Iconografia Cristiana: Guía Básica Para Estudiantes. 4ta ed. Madrid,
España: Akal, 2008.

Carrillo, Abelardo. El Pintor Miguel Cabrera. México: Instituto Nacional de Antropología


e Historia, 1966.

Castiñeiras González, Manuel Antonio. “El Método Iconológico de Erwin Panofsky: La


Interpretación Integral de La Obra de Arte.” Introducción Al Método Iconográfico, no.
1939 (2007): 63–93. https://antropologiaunfv.files.wordpress.com/2013/07/castineiras-
gonzc3a1lez-manuel-antonio-introduccic3b3n-al-mc3a9todo-iconogrc3a1fico.pdf.

Castro, Javier, and Manuel Zarate. Miguel Cabrera, Pintor Oaxaqueño Del Siglo XVIII.
México: Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1958.

Maquívar, María del Consuelo. El Esplendor de Tepotzotlán: El Camarín de La Virgen de


Loreto. 1ra ed. México: Museo Nacional del Virreinato, 2018.
http://ceape.edomex.gob.mx/content/museo-nacional-del-virreinato-esplendor-de-
tepotzotlán-el-camarín-de-la-virgen-de-loreto.

Réau, Louis. “Iconografía Del Arte Cristiano. Iconografía Dde Los Santos. De La G a La
O.” Serbal, 1997.

Ruiz, Rogelio, Nelly Sigaut, and Jaime Cuadriello. Catálogo Comentado Del Acervo Del
Museo Nacional de Arte, Nueva España, Tomo II. Instituto Nacional de Bellas Artes,
Museo Nacional de Arte, 2004.

Zaragoza, Verónica Aurelia. Miguel Cabrera y Los Jesuitas, Enla Construcción de La


Cultura Mexicana. México: Instituto Nacional de Antropología e Historia: Instituto
Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, 2018.