Sei sulla pagina 1di 5

El cinturón escapular está compuesto por tres articulaciones reales: la acromio-clavicular, la

escapulo-humeral y la esterno-clavicular y dos articulaciones funcionales: la toráco-escapular y la


subacromial.

La clavícula es el único hueso de la cintura escapular unido al tronco, por la articulación con el
esternón. Es el primer hueso en osificarse, en torno a la 5ª – 6ª semana de gestación. La clavícula
es un hueso formado por osificación membranosa, es decir no se preforma de cartílago. Su forma
en “S” favorece el cizallamiento del tercio medio, lugar donde se asientan la mayoría de las
fracturas de este hueso.

Las fracturas de la clavícula representan el 5%-10% del total de las fracturas del adulto y el 40% de
las fracturas del hombro.

Lesiones de Hombro: fractura de la Clavícula Dr. Manuel Villanueva

La clavícula actúa como un estabilizador entre el tórax y el hombro. En ella se insertan músculos
potentes, como el esternocleidomastoideo y parte del deltoides y del pectoral mayor. Cuando la
clavícula se rompe se altera el equilibrio de estos músculos y los fragmentos se desplazan en la
dirección de tracción correspondiente a estos músculos.

Inmediatamente por detrás y debajo del cuerpo de la clavícula se encuentran la arteria y vena
subclavias, y los troncos nerviosos del plexo braquial que descienden hacia la cavidad axilar. En los
traumatismos directos, o si existe un fragmento desplazado hacia posterior, pueden lesionarse
estas estructuras, o las costillas y la pleura, aunque no es frecuente.

En imagen, elementos de la cintura escapular. En azul las articulaciones funcionales, en rojo las
verdaderas articulaciones

MECANISMO DE FRACTURA DE LA FRACTURA DE CLAVÍCULA


Lo más frecuente en la rotura de la clavícula es el mecanismo indirecto, cuando el paciente cae
sobre el brazo extendido por un accidente deportivo (ciclistas, motociclistas, jinetes,
patinadores…etc.) o una caída casual. Este mecanismo está presente en dos tercios de los casos.

El mecanismo directo ocurre en un tercio de los casos. Por su naturaleza se asocia a fracturas
costales y traumatismos torácicos.

Pese a su desarrollo precoz los recién nacidos pueden romperse una clavícula al pasar a través del
canal de parto.

Lesiones de Hombro: fractura de la Clavícula

CUADRO CLÍNICO DE LA FRACTURA DE CLAVÍCULA

Los síntomas más frecuentes de la rotura de la clavícula son el dolor y la impotencia funcional.

Puede, si la fractura está desplazada, existir una deformidad importante. Dicha deformidad
consiste en que el hombro está descendido con respecto al sano, desplazado hacia anterior y
puede verse más estrecho que el contralateral, por el acortamiento.

Puede observarse una prominencia ósea bajo la piel, crepitación a la palpación o signo de la tecla,
si hay movilidad entre los fragmentos.

Al cabo de unas horas puede aparecer una equimosis en la fosa subclavicular que suele extenderse
hasta la región pectoral.

El examen radiográfico resulta imprescindible. Nos informa del tipo de fractura, localización,
desplazamiento de la fractura, existencia de tercer fragmento o lesiones asociadas.
Ocasionalmente serán necesarios la RMN y el escáner o TAC.

CLASIFICACIÓN DE ALLMAN-NEER | FRACTURA DE CLAVÍCULA


Lesiones de hombro Fractura Clavicula Dr. Manuel Villanueva

La clasificación se establece por el lugar de localización de la fractura:

Fracturas del tercio medio de la clavícula. Son las más frecuentes. La forma de S itálica favorece el
cizallamiento en esta localización. Representan el 75-80% del total de las fracturas de la clavícula.

Ejemplos de fracturas del tercio medio

Fracturas del tercio interno de la clavícula. Son raras. Representan menos del 5%.

Fracturas del tercio externo de la clavícula.Son más frecuentes. Representan el 20% y son más
complejas pues pueden comprometer la estabilidad del cinturón escapular dependiendo la
afectación de los ligamentos coraco-acromiales y de la articulación acromio-clavicular.

Se subdividen en:

Tipo I: laterales a los ligamentos

Lesiones de hombro Fractura Clavicula Dr. Manuel Villanueva

Tipo II: a través de los ligamentos

Fractura de Latarjet. Fractura del tercio externo

Tipo II en el que un fragmento queda anclado a los ligamentos coraco-claviculares.

Lesiones de hombro Fractura Clavicula Dr. Manuel Villanueva

Tipo III: afectación acromio-clavicular con ligamentos estables


Lesiones de hombro Fractura Clavicula Dr. Manuel Villanueva

Fractura del tercio externo tipo III.

TRATAMIENTO DE LA FRACTURA DE CLAVÍCULA

El tratamiento va a depender del tipo de fractura y del tipo de paciente (deportista de élite o
deportista ocasional).

La mayoría de las fracturas de clavícula tienen un buen pronóstico con el tratamiento ortopédico,
pero el periodo de inmovilización y de rehabilitación posterior hace que, en deportistas de élite o
profesionales, se opte por la cirugía.

El tratamiento ortopédico está indicado en la mayoría de las fracturas del tercio medio e interno,
en los tipos I, III, IIa. También es el tratamiento de elección en niños. Se coloca un vendaje
reductor en “ 8”, un cabestrillo o un vendaje que controla las rotaciones del brazo, tipo Gilchrist.
Hay que vigilar la circulación distal (pulso, temperatura de los dedos y de la mano) y la sensibilidad
(parestesias, adormecimiento de los dedos).

El plazo de inmovilización es más corto cuanto más joven es el paciente. En los niños suele ser
suficiente con 3 semanas y luego protección del ejercicio otras tres semanas, en los adultos puede
ser necesario utilizarlos durante 4-6 semanas. Aunque, clínicamente, los pacientes mejoran pronto
del dolor y de la movilidad los signos radiológicos de consolidación son más tardíos.

Vendaje en “ 8”. La tracción ejercida por la venda debe llevar los hombros hacia atrás y hacia
arriba (el paciente colabora “sacando pecho” y echando hacia atrás los brazos), encontrando un
equilibrio para no comprimir los vasos axilares. Para hacer bien el tratamiento el vendaje ha de
cambiarse cada 3-5 días.

El tratamiento quirúrgico de la fractura de la clavícula se reserva para las fracturas del tercio
externo, con alteración de la articulación acromio-clavicular o aquellas que afectan a los
ligamentos coraco-claviculares, como las de tipo II b, y para fracturas del tercio medio en
deportistas de contacto o de élite.
Otras indicaciones de tratamiento quirúrgico pueden ser: fracturas abiertas, fracturas conminutas
desplazadas (que tengan un alto riesgo de pseudoartrosis), aquellas con lesión de vasos subclavios
o del plexo braquial (que requieran una exploración y reparación vascular) o con un tercer
fragmento desplazado que amenace estas estructuras, fracturas patológicas (por si procede
biopsiar el hueso), aquellas asociadas a un hombro flotante (cuando la cintura escapular está rota
en dos sitios, perdiendo su integridad, aunque se repare una fractura queda otro foco, es como
una lesión bifocal), aquellas que asocian fracturas costales o los pacientes con fracturas
bilaterales.

Tras la intervención quirúrgica, los plazos de recuperación para volver a la práctica deportiva
oscilan entre tres o cuatro semanas, en los niños, seis a ocho en los jóvenes y ocho a diez en los
adultos.

Ni la cirugía ni el tratamiento ortopédico están exentos de complicaciones.

La deformidad residual, un callo hipertrófico o, por el contrario, la pseudoartrosis pueden ser


complicaciones a medio plazo, principalmente por falta de indicación del tratamiento correcto.
Una inmovilización demasiado prolongada puede producir rigidez del hombro.

Las cirugía tiene complicaciones específicas: cutáneas (cicatriz queloide), infección o no


consolidación, rigidez o adherencias, en algunos casos. A pesar de la cirugía puede aparecer, si no
se cumplen los protocolos de recuperación y quirúrgicos correctos (como evitar una osteosíntesis
insuficiente), una pseudoartrosis.

Fractura Clavicula Dr. Manuel Villanueva especialista en traumatología y lesiones deportivas

Fractura Clavicula Dr. Manuel Villanueva

Pseudoartrosis tratada con nueva placa con más tornillos y aporte de injerto óseo de la cresta
iliaca.