Sei sulla pagina 1di 11

MIGUEL RAFAEL ESCOBAR MELGUIZO

Calle 62 N° 4-60, Ed. IUS, Oficina 303


Montería – Córdoba
3009876555

Doctor:
CARLOS ARTURO MANJARREZ VIANA
JUEZ TERCERO (3) ADMINISTRATIVO DE MONTERÍA
E. S. D.

REFERENCIA: NULIDAD Y RESTABLECIMIENTO DEL DERECHO.


DEMANDANTE: BERNARDA DEL SOCORRO CHÁVEZ PADILLA.
DEMANDADO: MUNICIPIO DE MONTERÍA.
RADICADO: 2019-01423
ASUNTO: CONTESTACIÓN DEMANDA

MIGUEL RAFAEL ESCOBAR MELGUIZO, mayor de edad, identificado como


aparece al pie de mi firma, abogado inscrito en ejercicio, domiciliado en Montería,
en calidad de apoderado del MUNICIPIO DE MONTERÍA, dentro de la oportunidad
legal, me permito dar respuesta a la demanda incoada por la parte actora, y
proponer, dentro del mismo término, las excepciones que más adelante expondré.

TEMPORALIDAD DEL ESCRITO

La presente acción se nos fue notificada el 7 de noviembre de los corrientes, es


decir que estamos dentro del término para contestar ya que no sobrepasamos los
treinta días siguientes a la notificación de acuerdo a lo estipulado en el artículo 172
del Código Administrativo y de lo Contencioso Administrativo.

I. NOMBRE DEL DEMANDADO, SU DOMICILIO Y DIRECCIÓN; Y


NOMBRE DE SU APODERADO.

El demandado es el MUNICIPIO DE MONTERÍA, entidad del orden territorial, con


domicilio en Montería, representado legalmente, para efectos procesales, por el
doctor PEDRO PABLO GOMEZ MEDINA, mayor de edad, quien obra en calidad
de Jefe de la Oficina Jurídica, nombrado mediante Decreto No. 0388 del 4 de junio
de 2015, posesionado mediante Acta sin fecha del 5 de junio de 2015, debidamente
facultada para otorgar poder para la representación de los intereses del MUNICIPIO
DE MONTERÍA en virtud de la delegación contenida en el Decreto No. 000047 del
4 de febrero de 2008, cuyas copias acompaño, y quien para efectos procesales
puede ubicarse en montería, Calle 27 No. 3ª-45 3° Piso, oficina jurídica,
alcaldíajurídica@monteria.com, teléfonos 7456789-7345623.

El apoderado, es el suscrito, cuyo nombre y domicilio se encuentran descritos en


las líneas precedentes.

II. PRONUNCIAMIENTO EXPRESO Y CONCRETO SOBRE CADA UNO


DE LOS HECHOS DE LA DEMANDA

En cuanto al hecho Primero: Contratos de prestación de servicios. Es cierto


pero se hace una observación. Del Oficio No. 00157 del 16 de noviembre de 2019
y de la documental aportada, se observa que la demandante prestó sus servicios al
MUNICIPIO DE MONTERÍA desde el año 2015 hasta el año 2017 en las fechas
indicadas.

En cuanto al hecho Segundo: Objeto contratos de prestación de servicios. Es


cierto pero se hace una observación. Del Oficio No. 00157 del 16 de noviembre
de 2019 y de la documental aportada, se observa que la demandante prestó sus
servicios al MUNICIPIO DE MONTERÍA desde el año 2015 hasta el año 2017 en
las fechas indicadas, estos con el objeto de prestar apoyo técnico a la dirección de
la oficina jurídica del Municipio de Montería.

En cuanto al hecho Tercero: Servicios. No es cierto, toda vez que los contratos
celebrados entre las partes fueron bajo la modalidad de prestación de servicios por
lo cual nunca ocurrió que prestara sus servicios de forma continua, subordinada y
con algún tipo de remuneración. El demandante solo se dedicó a prestar los
servicios para los cuales fue contratado y por lo cuales se pactaron los
correspondientes honorarios, es decir, para que prestara los servicios prestar como
abogada, apoyo técnico a la dirección de la oficina jurídica del Municipio de
Montería.

En cuanto al hecho Cuarto: Memorandos incumplimiento de Horario. No es


cierto, toda vez que los contratos celebrados entre las partes fueron bajo la
modalidad de prestación de servicios por lo cual nunca ocurrió que prestara sus
servicios de forma continua, subordinada y con algún tipo de remuneración. Los
requerimientos hechos solo se relacionaron con el objeto del contrato y que para los
casos se correspondía con cumplimiento de citas y que en nada desvirtúan el
contrato por prestación de servicios, para lo cual fue contratada.
Claramente los contratos que se suscribieron con la hoy demandante, no contiene
relación laboral alguna, son claras las disposiciones que se establecieron, las
obligaciones y deberes de cada una de las partes, entre las obligaciones de la
contratista está la de vigilancia de los procesos que tenía a su cargo, obligación que
no cumplió, y por tal motivo se le hicieron los respectivos comunicados de
incumplimiento contractual, el suscrito no entiende por qué se le quiere hacer creer
a este juzgado lo contrario cuando claramente es una consecuencia de su
incumplimiento contractual, así lo establece la causal 25 de los aludidos contratos
de prestación de servicios profesionales.

En cuanto al hecho Quinto: Elemento de Subordinación: No es cierto, es


precisamente ese elemento de coordinación el que prevalece durante la ejecución
de los contratos de prestación de servicios, toda vez que los contratos celebrados
entre las partes fueron bajo la modalidad de prestación de servicios por lo cual
nunca ocurrió que prestara sus servicios de forma continua, subordinada y con
algún tipo de remuneración. Los requerimientos hechos solo se relacionaron con el
objeto del contrato y que para los casos se correspondía con cumplimiento de citas
y que en nada desvirtúan el contrato por prestación de servicios, para lo cual fue
contratada; es decir, no existe tal subordinación desde el punto de vista laboral, lo
que sucede es que la contratista se debe al contratante en cuanto a las obligaciones
que por medio del contrato de prestación de servicios se obliga, y por ende ante los
incumplimientos detectados ha recibido las sanciones que estos tenían establecido.

En cuanto al hecho Sexto: No se cumple elemento coordinación: No es cierto,


es precisamente ese elemento de coordinación el que prevalece durante la
ejecución de los contratos de prestación de servicios, toda vez que los contratos
celebrados entre las partes fueron bajo la modalidad de prestación de servicios por
lo cual nunca ocurrió que prestara sus servicios de forma continua, subordinada y
con algún tipo de remuneración. Los requerimientos hechos solo se relacionaron
con el objeto del contrato y que para los casos se correspondía con cumplimiento
de citas y que en nada desvirtúan el contrato por prestación de servicios, para lo
cual fue contratada.

En cuanto al hecho Séptimo: Solicitud de prestaciones sociales y respuesta.


Es cierto, La petición a la cual hace referencia este hecho efectivamente fue
radicada el día 13/08/2019 solicitando el reconocimiento de una relación laboral
entre el demandante y el Municipio.

En cuanto al hecho Octavo: Silencio administrativo negativo. No es cierto, La


petición a la cual hace referencia este hecho efectivamente fue radicada el día
13/08/2019 solicitando el reconocimiento de una relación laboral entre el
demandante y el Municipio. Nunca se dio la configuración del derecho administrativo
negativo, recordemos que según lo establecido por el artículo 83 de la Ley 1437 de
2011, solo se entiende que es negativa la respuesta que no se haya notificado,
trascurrido tres (3) meses a partir de la presentación, la cual fue presentada el 13
de agosto, es decir que solo hasta el 13 de noviembre se vencería el termino, pero
en fecha 30 de octubre se dio la audiencia de conciliación ante la procuraduría y en
ella se dejó por sentado la posición de la administración en cuanto a lo solicitado.

En cuanto al hecho Noveno: Conciliación prejudicial. Es cierto, La solicitud de


conciliación prejudicial ante el procurador I delegado para asuntos administrativos
se presenta por la parte demandante.

En cuanto al hecho Decimo: Audiencia de conciliación. Es cierto. Por todo lo


anterior, se observa que no se llegó a ningún acuerdo a la petición presentada por
la parte demandante.

III. PRONUNCIAMIENTO EXPRESO SOBRE LAS PRETENSIONES

Me opongo a todas y cada una de las pretensiones de esta demanda, por carecer
de acciones de hecho y de derecho, soportado en las excepciones que se
plantearan.

A la primera: Me opongo, toda vez que el demandante prestó asesoría a mi


apoderada bajo la modalidad de contrato de prestación de servicios razón por la
cual al no cumplir con los elementos configurativos de un contrato de trabajo no
tiene derecho a que le sea reconocida dicha relación laboral y mucho menos al
pago de las prestaciones sociales que reclama, por lo tanto el acto administrativo
debe seguir en firme.

A la segunda: Me opongo a esta pretensión, por cuanto no tiene sustento factico


ni jurídico que la haga prosperar, esto en vista de no tener vocación de prosperidad
la pretensión anterior.

IV. HECHOS, FUNDAMENTOS Y RAZONES DE LA DEFENSA

El medio de control al cual acudió el demandante para el presente caso no debe


prosperar, debido a que las funciones que realizaba el actora no hacen que se
configure un contrato de trabajo que es lo que dio origen a la presente controversia,
es decir no se configuran los elementos esenciales del contrato de trabajo,
prestación personal del servicio, subordinación y salario. Elementos que no han sido
probados por la señora BERNARDA DEL SOCORRO CHÁVEZ PADILLA y que esta
parte refuta con la presentación por parte del demandante de los contratos de
prestación de servicio, que fueron suscritos entre éste y el Municipio, con los cuales
se evidencia que bajo ninguna circunstancia existió entre estos un contrato de
trabajo pues la señora CHAVEZ fue contratada con el fin de prestar apoyo técnico
a la dirección de la oficina jurídica del Municipio de Montería, tal como quedó
estipulado en cada contrato, razón por la cual le corresponde a la justicia
contenciosa administrativa resolver y declarar improcedente el mecanismo de
nulidad y restablecimiento del derecho invocado por el señor BERNARDA DEL
SOCORRO CHÁVEZ PADILLA.

No sobra recordar que siendo los temas abordados en el presente litigio la


existencia de un contrato laboral o uno de prestación de servicios, estos se
diferencian notoriamente por los elementos que los configuran lo cual siendo el
caso del contrato laboral como ya se ha dicho debe probarse la prestación personal
del servicio, la subordinación y el salario. Ahora bien, tratándose de un contrato de
prestación de servicios, los elementos anteriores no se presentan, en estos la
obligación es de hacer algo, la remuneración es pagada por honorarios y no exige
ningún tipo de subordinación ni cumplimiento de horarios específicos, adicional a
estos requisitos, dicho contrato (prestación de servicios) debe constar por escrito
tal como lo prescribe la ley 80 de 1993 en sus artículos 391 y 412, esto para que
dicho que el mismo sea válido, presupuestos que para el presente caso quedan
probados con los contratos aportados.

Ahora bien, debe mencionarse que frente al tema de la carga de la prueba a la hora
de desnaturalizar el contrato de prestación de servicios para demostrar la existencia
de un contrato de trabajo, es sobre el contratista sobre quien recae dicha carga,
siendo preciso traer a colación lo que ha dicho el Consejo de Estado sobre dicha
carga3;

“Para determinar en quién recae la carga de la prueba, en primer lugar debemos recurrir al
artículo 32 de la Ley 80 de 1993, la cual, en su numeral 3º define el contrato estatal de
Prestación de Servicios en los siguientes términos:

“ARTÍCULO 32. DE LOS CONTRATOS ESTATALES.

“(…)

“3o. Contrato de Prestación de Servicios.

“Son contratos de prestación de servicios los que celebren las entidades estatales para desarrollar
actividades relacionadas con la administración o funcionamiento de la entidad. Estos contratos sólo
podrán celebrarse con personas naturales cuando dichas actividades no puedan realizarse con
personal de planta o requieran conocimientos especializados.

1 Artículo 39 Ley 80 de 1993. De la Forma del Contrato Estatal. Los contratos que celebren las entidades estatales
constarán por escrito y no requerirán ser elevados a escritura pública, con excepción de aquellos que impliquen mutación
del dominio o imposición de gravámenes y servidumbres sobre bienes inmuebles, y en general aquellos que conforme a
las normas legales vigentes deban cumplir con dicha formalidad.
2
Articulo 41 Ley 80 de 1993. Del Perfeccionamiento del Contrato. Los contratos del Estado se perfeccionan cuando se
logre acuerdo sobre el objeto y la contraprestación y éste se eleve a escrito.
3 Consejo de Estado. NR: 2086452 de 2016. MP: SANDRA IBRARRA VELEZ.
“En ningún caso estos contratos generan relación laboral ni prestaciones sociales y se celebrarán por
el término estrictamente indispensable.”4

“La Corte Constitucional en sentencia C-154 de 1997 analizó la diferencia entre el contrato de
prestación de servicios y el de carácter laboral, de la siguiente manera:

“En síntesis, el elemento de subordinación o dependencia es el que determina la diferencia del


contrato laboral frente al de prestación de servicios, ya que en el plano legal debe entenderse que
quien celebra un contrato de esta naturaleza, como el previsto en la norma acusada, no puede tener
frente a la administración sino la calidad de contratista independiente sin derecho a prestaciones
sociales; a contrario sensu, en caso de que se acredite la existencia de un trabajo subordinado o
dependiente consistente en la actitud por parte de la administración contratante de impartir órdenes
a quien presta el servicio con respecto a la ejecución de la labor contratada, así como la fijación de
horario de trabajo para la prestación del servicio, se tipifica el contrato de trabajo con derecho al
pago de prestaciones sociales, así se le haya dado la denominación de un contrato de prestación de
servicios independiente.”

“En ese orden, se tiene que el inciso 2º del artículo 32 de la Ley 80 de 1993, no crea una presunción
legal que permita considerar como laboral toda relación contractual estatal en la modalidad de
prestación de servicio. Antes por el contrario, la disposición en cita de manera expresa estableció que
en ningún caso se generaría una relación de trabajo, por lo que, si el contratista recurre a la
jurisdicción, está en la obligación de desvirtuar la naturaleza del contrato estatal, como quiera que es
él quien está llamado a demostrar los elementos esenciales o configurativos de una verdadera
relación laboral.”

Acorde con lo anterior, no le corresponde al MUNICIPIO DE MONTERIA el pago de


las prestaciones sociales reclamadas por la demandante, señora BERNARDA DEL
SOCORRO CHÁVEZ PADILLA, si se tiene en cuenta que nunca tuvo una relación
de subordinación continua con el Municipio y mucho menos recibió salario alguno
por el acompañamiento para el cual fue contratado mediante contrato de prestación
de servicios toda vez que para estos fueron pactados el pago de honorarios, lo cual
se encuentra probado con los contratos aportados. Frente al reconocimiento de
dichas prestaciones dentro de los contratos de prestación de servicios la Corte
Constitucional ha manifestado5:

“4.4. Por otra parte, también es posible vincularse a la administración pública sin que ello implique un
vínculo laboral. Para ello, el numeral 2 y 3 del artículo 32 de la Ley 80 de 1993 prevén el contrato de
consultoría y el contrato de prestación de servicios, mediante los cuales se adquiere la calidad de
contratista:

“Artículo 32. De los contratos estatales. Son contratos estatales todos los actos jurídicos generadores de
obligaciones que celebren las entidades a que se refiere el presente estatuto, previstos en el derecho
privado o en disposiciones especiales, o derivados del ejercicio de la autonomía de la voluntad, así como
los que, a título enunciativo, se definen a continuación:

“(…)

4 Los apartes resaltados fueron declarados exequibles por la Corte Constitucional mediante sentencia C-154 del 19 de
marzo de 1997, MP Dr. Hernando Herrera Vergara, salvo que se acredite la existencia de una relación laboral subordinada
5 Sentencia T- 426 de 2015 MP. JORGE PALACIO PALACIO.
“3. Contrato de prestación de servicios.

“Son contratos de prestación de servicios los que celebren las entidades estatales para desarrollar
actividades relacionadas con la administración o funcionamiento de la entidad. Estos contratos sólo
podrán celebrarse con personas naturales cuando dichas actividades no puedan realizarse con personal
de planta o requieran conocimiento especializado.

“En ningún caso estos contratos generan relación laboral ni prestaciones sociales y se celebrarán por el
término estrictamente indispensable[50]”.

“La vinculación a través de estos contratos se diferencia del vínculo laboral porque: primero, implica la
ejecución temporal de una labor de manera independiente, esto es, sin subordinación que se manifiesta
a través de la sujeción a órdenes impartidas por un superior y horarios[51]. En segundo lugar, a diferencia
de la vinculación laboral, al contratista le corresponde afiliarse como independiente a los sistemas de
seguridad social en salud y pensiones y no a la entidad contratante, de conformidad con el artículo 282
de la Ley 100 de 1993[52]. Puntualmente, la suscripción de contratos de prestación de servicios con la
administración no genera el pago de salarios ni prestaciones sociales, por el contrario únicamente fija el
reconocimiento de honorarios como contraprestación al desarrollo del objeto contractual previamente
pactado.”

Como sustrato material de lo expuesto, es dable colegir que las pruebas aportadas
no demuestran las condiciones mínimas para el reconocimiento de un contrato de
trabajo, y que por no demostrar el demandante los elementos esenciales del mismo,
no tiene derecho que le sean reconocidas las prestaciones sociales propias de este
tipo de contrato.

El silencio administrativo nunca se presentó, por lo que Téngase como tales lo


normado en cuanto a al silencio administrativo en Ley 1437 de 2011, sus requisitos
y efectos.

V. EXCEPCIONES De Mérito y previas

De Mérito,

1. INEXISTENCIA DE ACTO ADMINISTRATIVO FICTO SUJETO A DECLARAR


NULIDAD.

Invoco esta excepción teniendo en cuenta que nunca existió acto administrativo ficto
llamado a ser declarado nulo en esta instancia judicial, recordemos lo que regla el
artículo 83 de la ley 1437 de 2011, en donde se entiende que es negativa la
respuesta que no se haya notificado pero dentro de los tres (3) meses siguientes a
su radicación, y en el caso de marras, cuando se citó a conciliar ante la Procuraduría
General de la Nación, y durante la misma audiencia, no se había transcurrido el
tiempo mínimo que señala la norma, por lo que a esas instancias no se había
configurado tal mecanismo para que de allí pudiera la demandante iniciar las
acciones que buscaran invocar el derecho que cree que le asiste.

2. INEPTA PRESENTACIÓN DE LA DEMANDA.

Contrario a lo establecido en el artículo 162 del CPACA, adolece esta demanda de


los siguientes e importantes aspectos de estricto cumplimiento para que esta
demanda debió cumplir antes de será admitida.

En el numeral sexto (6) del artículo citado, expresa que debe expresar de manera
razonada de la cuantía, en el libelo de la demanda, manifiesta la demandante a
través de su apoderada, que deben condenar a la entidad que represento a la suma
de VEINTI Y UN MILLONES QUINIENTOS CUARENTA MIL QUINIENTOS
CUATRO PESOS MCTE ($21.540.504), pero no indican de donde sale ese valor,
es decir no presenta una liquidación justificada de la mencionada cifra.

En cuanto al numeral séptimo (7) de esa mismo artículo, narra que debe indicar
para efectos de notificación, la dirección de correo electrónica en donde se van a
notificar, al faltar ese requisito, nunca se debió admitir esa demanda, más aún que
estos procesos son de imperativa necesidad para efectos de que se tengan a las
partes en debida información del estado del proceso.

3. INEXISTENCIA DE RELACIÓN LABORAL CON LA DEMANDANTE.

Tal como se explicó en el acápite de fundamentos y razones de derecho de esta


contestación, en ningún momento la actora logró demostrar los elementos
esenciales del contrato, carga que esta tenia si quería le fuera reconocida una
relación laboral, es decir subordinación, salario y prestación personal del servicio,
lo cual se apoya en los documentos aportados en el acápite probatorio como lo son
los contratos de prestación de servicios firmados por la señora CHÁVEZ.

Lo más importante a tener en cuenta su señoría, es que se analice la verdadera


relación de la demandante y la entidad que represento.

Como es de conocimiento, la relación que se estableció con la demandante es


contractual por contrato de prestación de servicios profesionales, la parte actora es
profesional del derecho, y como tal su obligación reside en presentar la defensa
técnica y jurídica del Municipio de Montería frente al diferente cumulo de acciones
legales que a diario vinculan a la administración.

Tal como lo hace otro gran número de profesionales de la misma rama, en estos
casos no se cumplen los requisitos o elementos de un contrato de trabajo, como es
el que ella invoca, la subordinación, es increíble que por el hecho que la
administración le haya presentado unos llamados de atención con ocasión de unas
faltas a sus obligaciones contractuales, como se hacen a los diferentes contratistas
de todas las instancias de esta administración, no da pie para que se llegue a pensar
que eso la hace parte de la administración, ella mediante ese contrato está obligada
a adelantar las acciones encomendadas y guardar una diligencia estricta de su
mandato según lo establecido en la cláusula 24 de los contratos.

Por otro lado tampoco se configura otro elemento de los contratos de trabajo, el del
horario, recordemos que estos profesionales no recurren a las instalaciones de la
alcaldía, de hecho solo se acercan a esta cuando se les asigna un nuevo caso, o
cuando se les llama a que rindan informes de los casos a su cargo, generalmente
estos abogados están trabajando en sus oficinas profesionales y en los despachos
judiciales en donde se concentra la gran parte de su objeto contractual.

4. INEXISTENCIA DEL DERECHO AL PAGO DE PRESTACIONES SOCIALES

La parte demandada no tenía calidad de empleador, si no de contratante y la


reclamación de dichas acreencias es viable siempre que se configure un contrato
laboral el cual no es el caso.

5. MALA FE DEL DEMANDANTE Y BUENA FE DEL DEMANDADO

De mala fe resulta que quien presenta esta acción quiera hacer incurrir en error a
las partes reclamado un derecho que a todas luces no tiene, toda vez que no se
logra evidenciar ninguno de los elementos esenciales de un contrato de trabajo,
pretendiendo derechos que no ha adquirido. Por otro lado, la demandante siempre
actúo con el convencimiento de estar frente a un contrato de prestación de servicios,
no tratándose entonces de un trabajador si no de un contratista, siendo frente a esta
última calidad como se le trato.

6. PRESCRIPCIÓN DEL DERECHO INVOCADO

Ello por cuanto se trata de varios contratos de prestaciones de servicios con


autonomía e independencia, los cuales tuvieron solución de continuidad, pues su
ruptura individual hace que cada derecho sea exigible de manera separada, por lo
que han pasado más de tres años respecto de alguno de los contratos suscritos
hasta el 2015, por ende, cualquier eventual derecho que pudiere nacer con base en
ellos, se encuentra prescrito.
7. LA GENERICA

En el evento de encontrar probada, el señor juez, de conformidad al acervo


probatorio arrimado al expediente una de las excepciones que puedan declararse
de oficio, solicito que así lo disponga en la sentencia, acorde con el artículo 180 de
la Ley 1437 de 2011.

Previas,

1. INEXISTENCIA DEL DEMANDADO

La Señora BERNARDA DEL SOCORRO CHÁVEZ PADILLA impetró ante su


Despacho demanda de Nulidad y restablecimiento del derecho contra mi
poderdante Municipio de Montería, acción dirigida a Desvirtuar un contrato de
prestación de servicios como si fuese un contrato laboral.

Tal como puede observarse la alcaldía no es un ente con personería jurídica a la


cual se le pueda demandar, lo cual debió tenerse en cuenta para la admisión de la
demanda.
Por lo anterior, me permito invocar la excepción previa de inexistencia del
demandado, regulada por el artículo 100 del Código General del Proceso .

VI. PRUEBAS Y ANEXOS

a) Documentales

1. Poder para actuar con el cual acredito la personería.


2. Decreto 47 del 4 de febrero de 2008 por medio del cual se delega la función de
otorgar poder
3. Acta de posesión de mi mandante
4. Certificado laboral de mi mandante
5. Decreto de nombramiento de mi poderdante
6. Téngase como tales su señoría, los aportados por la actora en la presentación de
la demanda.

b) Interrogatorio

Citar y hacer comparecer a la demandante Bernarda del Socorro Chávez Padilla


para que absuelva el interrogatorio que oralmente le formularé sobre aspectos de la
demanda y su contestación, el día y hora que usted fije para tal efecto.
VII. NOTIFICACIONES

A mi cliente lo puede notificar en montería, Calle 27 No. 3ª-45 3° Piso, oficina jurídica,
alcaldíajurídica@monteria.com, teléfonos 7456789-7345623.

Al suscrito en la Secretaría de su despacho o en su defecto en la, Calle 62 No. 4-


60, Ed. IUS, Oficina 303, de esta ciudad, correo electrónico
miguelescobar@hotmail.com, celular 3009876555

A la demandante en la dirección que aparece en la demanda.

Cordialmente,

MIGUEL RAFAEL ESCOBAR MELGUIZO


C.C. No. 78.691.333
T.P. N° 60378 C S DE LA J.