Sei sulla pagina 1di 5

BULBO RAQUÍDEO

El bulbo raquídeo, médula oblonga o miencéfalo, es una región


específica del cerebro. Concretamente, consta de un segmento del
tronco del encéfalo que se localiza entre el puente tronco encefálico y
la médula espinal.

FUNCIONES
Tal y como se desprende de su propia anatomía, la principal función del
bulbo raquídeo consiste en conectar
el encéfalo con la médula espinal.

En este sentido, a pesar de constituir una


estructura pequeña, esta región cerebral
resulta esencial para desempeñar
actividades relacionadas con la transmisión
nerviosa.

El bulbo raquídeo es un centro nervioso neurovegetativo, por lo que


juega un papel vital en el funcionamiento automático de los órganos.

Así pues, la actividad de esta región cerebral se encarga de realizar


acciones tan importantes como:

1. Regula el ritmo cardíaco del organismo y controlar su


funcionamiento cardiovascular.
2. Regula la presión arterial.
3. Regula y controla las funciones viscerales.
4. Regula el sistema respiratorio.
5. Participa en los procesos de deglución.
6. Regula la secreción de jugos digestivos.
7. Controla el vómito, la tos y el estornudo, así como la acción de
los músculos que se requieren para realizar tales acciones.
PROTUBERANCIA ANULAR
El puente de Varolio, también conocido como puente tronco
encefálico y protuberancia anular, es una región del cerebro que se
localiza en el tronco del encéfalo.

Concretamente, el puente de Varolio se ubica entre el bulbo raquídeo y


el mesencéfalo, y su función principal radica en conectar estas dos
estructuras del cerebro.

FUNCIONES
Las funciones principales del puente de Varolio radican en la
conducción de información. De
hecho, tal y como su propio nombre
indica, el puente de Varolio actúa
como un puente de transmisión de
impulsos cerebrales.

En este sentido, se puede definir el


puente de Varolio como un órgano
de conducción y un centro funcional:

Órgano de conducción:

Por el puente de Varolio circulan las vías sensitivas que van de la médula
hacia el cerebro y viceversa.

En este sentido, el puente de Varolio resulta una estructura básica de


comunicación entre el cerebro y la médula. Todas las fibras que se
transmiten de una región a otra deben cruzar el puente de Varolio para
llegar a su destino.
Centro funcional:

El puente de Varolio actúa también como un centro de estación de la


transmisión de la información.

Sin la acción de esta estructura cerebral, las personas no serían capaces


de quedarse de pie y se caerían inmediatamente, por lo que el puente
de Varolio desempaña funciones importantes en la actividad muscular
del organismo.

Así mismo, el puente de Varolio resulta un centro de asociación que


desarrolla actividades relacionadas con las emociones y determinados
fenómenos fisiológicos como el funcionamiento respiratorio o
cardiovascular.
CEREBELO
El cerebelo humano es unas de las estructuras cerebrales con mayor
dimensión que forma parte de nuestro sistema nervioso. Representa
aproximadamente el 10% del peso encefálico y puede contener
aproximadamente más de la mitad de neuronas del cerebro.

FUNCIONES
Tradicionalmente, se le ha atribuido un papel destacado en la
ejecución y coordinación de actos motores y el mantenimiento del tono
muscular para el control del equilibrio, debido a su posición cercana a
las principales vías motoras y sensoriales.

Como hemos señalado,


inicialmente, se destacó el
papel de cerebelo por su
implicación motora. Sin
embargo, la investigación
reciente ofrece diferentes
evidencias sobre la posible
contribución de esta
estructura a funciones no-
motoras.

Entre ellas se incluyen la cognición, la emoción o la conducta;


funcionando como un coordinador de procesos cognitivos y
emocionales, ya que esta estructura presenta amplias conexiones con
regiones corticales y subcorticales que no se dirigen únicamente hacia
áreas motoras.

Cerebelo y funciones motoras


El cerebelo destaca por ser un centro de coordinación y organización
del movimiento. En conjunto, funciona comparando las órdenes y las
respuestas motoras.

A través de sus conexiones recibe la información motora elaborada a


nivel cortical y de le ejecución de los planes motores y se encarga de
comparar y corregir el desarrollo y evolución de los actos motores.
Además, también actúa reforzando el movimiento para mantener un
tono muscular adecuado ante los cambios de posición.
Los estudios clínicos que examinan las patologías cerebelosas han
mostrado de forma consistente que los pacientes con trastornos
cerebelosos presentan desordenes que producen síndromes motores,
como la ataxia cerebelosa, que se caracteriza por falta de
coordinación del equilibrio, la marcha, el movimiento de las
extremidades y de los ojos y disartria entre otros síntomas.

Por otro lado, un amplio número de estudios en humanos y animales,


proporcionan una amplia evidencia de que el cerebelo está
involucrado en una forma específica de aprendizaje asociativo motor,
el condicionamiento clásico de parpadeo. En concreto, se destaca el
papel del cerebelo en el aprendizaje de secuencias motoras.