Sei sulla pagina 1di 4

Sería exagerado declarar que la iglesia, durante todos los siglos de su existencia, ha creído y

enseñado la perfección cristiana tal y como la Biblia lo presenta, y tal y como la doctrina
wesleyana lo ha entendido. Desde los apóstoles hasta Wesley trata de definir la santidad como
mandamiento, como privilegio y como la realización de nuestro llamado como hijos de Dios.
Greathouse le llevará a través de la historia cristiana para encontrar el significado de la perfección
cristiana a través de los siglos. Un libro útil para aquellos que quieran conocer "¡La santidad
necesaria! ¡La santidad requerida! ¡La santidad ofrecida!" Código de barras: 97

PARA WILLIAM LA FE PERFECCIONADA EN AMOR POR PLENITUD DEL ESPIRITU ES LA ESENCIA DE


LA DOCTRINA WESLEYANA DE LA PERFECCION CRISTIANA

El mensaje de santidad es tan relevante hoy en dÌa como lo era en los dÌas de
Wesley. No obstante, hoy en dÌa los problemas de la vida personal son m·s
complejos y los problemas de la sociedad son m·s agudos. La compleja
naturaleza de la vida contempor·nea hace que la misiÛn de la Iglesia sea
mucho m·s difÌcil, y a la vez mucho m·s significativa. Una tarea de la Iglesia
es presentar el mensaje de redenciÛn a cada generaciÛn. De modo que la tarea
primordial de este estudio es explorar la doctrina de la santidad. Puesto que la
doctrina de la santidad es en primer lugar y por sobre todo una doctrina
bÌblica, es presentada principalmente desde el punto de vista bÌblico.

Por ejemplo, Wesley era profundamente Arminiano en su insistencia sobre la


expiaciÛn ilimitada y el libre albedrÌo. Para Èl, la enseÒanza Calvinista de
que algunas personas estaban predestinadas para condenaciÛn era
inconcebible. El sacrificio de Cristo era para todos aquellos que escogieran
creer en ...l. A la vez, Wesley era bastante Calvinista al negarse a ver a los
seres humanos como algo m·s que seres totalmente depravados. Esta
convicciÛn le salvÛ de la insinuaciÛn que siempre se derivaba de las
enseÒanzas de Arminio, de que los seres humanos podÌan de alg ṅ modo
salvarse a sÌ mismos por medio de su propia escogencia. Pero, øcÛmo podrÌan
estos seres humanos totalmente depravados escoger el camino de Dios? En
este punto Wesley nuevamente se apega a los Reformadores; la respuesta es la
gracia divina, esa gracia que precede a todo esfuerzo y excluye cualquier
mÈrito de nuestra parte.
SalvaciÛn SÛlo por Gracia, el Testimonio del EspÌritu.Sin duda alguna,
Wesley creÌa en la salvaciÛn sÛlo por gracia. Su propia experiencia lo
convenciÛ de que la exÈgesis que hizo Lutero de Romanos y G·latas era
correcta. Y puesto que la salvaciÛn es por gracia y no por mÈritos humanos,
es posible saber que usted es salvo. El testimonio interno del EspÌritu de Dios
que da certeza de la salvaciÛn y de la perfecciÛn en amor, es el patrimonio de
todo creyente. Esta firme certeza hace posible que el creyente viva
osadamente para Dios, a ̇n cuando las circunstancias le son desfavorables.
Justicia Impartida.
A diferencia de algunos otros Protestantes, el compromiso de Wesley con la
salvaciÛn sÛlo por gracia no le cegÛ ante una de las grandes verdades
que habÌa sido pieza fundamental de la fe Ortodoxa y CatÛlica a lo largo de
1700 aÒos.
DOCTRINE OF HOLINESS
TH202
21
Esta era el reconocimiento de que el propÛsito de la salvaciÛn era la justicia,
la santidad.
Wesley no considerÛ errÛneamente a la justicia como un medio para la
salvaciÛn, como sucediÛ en algunos sectores del Catolicismo Romano.
Wesley siempre reconociÛ que la just icia es el resultado de la salvaciÛ n.
Pero Wesley tampoco sucumbiÛ a la idea de que la justicia Cristiana es
meramente imputada, una ficciÛn divina que libera al creyente de toda
necesidad de buscar la realidad de dicha justicia en su vida. Dios imparte Su
justicia a los creyentes. Ser un hijo de Dios es manifestar Su car·cter, nada m·s
y nada menos.

Esta es la perspectiva Wesleyana, una extraordinaria sÌntesis de lo que es


Bueno y verdadero con respecto a la fe BÌblica y Cristiana. Como tal, hay
mucho que elogiarle, especialmente en la Època presente, en la que los
Cristianos en todo el mundo necesitan ser capaces de presentar y vivir su
religiÛn de manera consistente frente a un mundo crecientemente hostil.
-Biblia de Estudio Wesley

Desde Los Apóstoles hasta Wesley: Un


Resumen de la Perfección Cristiana
William M. Greathouse

La tesis de esta monografía es que la enseñanza sobre la perfección Cristiana deriva


esencialmente de las Escrituras, y que la doctrina de Wesley, lejos de ser una divagación
sectaria es, en verdad, en las palabras de George Croft, ‘una síntesis original y única’ de la
ética protestante y del ideal Católico de la santidad.

“Un panorama de la historia del pensamiento Cristiano lleva a la conclusión que la doctrina
de la perfección Cristiana — comprendida no como un logro alcanzado final y absoluto,
mas como una experiencia realizable de pureza de corazón y perfecto amor, haciendo
posible un constante crecimiento en la semejanza de Cristo — no es “provincialismo
teológico” mas la expresión de una convicción que ha poseído muchos de los grandes
teólogos de la Iglesia Cristiana a través de los siglos.”