Sei sulla pagina 1di 4

¡¡NO OLVIDES TU LLAMADO!!

No olvides para lo que fuiste llamada… recuerda las palabras que Dios dejo escritas, (Mateo
28:19-20) Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre
del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; Tenemos una encomienda, un deber, un mandato
que es hacer discípulos, el cual hay que hacerlo con amor y agradecimiento por lo que Jesús
hizo por nosotras en la Cruz, no te agobies por los pequeños problemas que se presentan a tu
vida, solo recuerda lo que Jesús hizo por ti en la Cruz , y te darás cuenta que tus problemas no
son comparables y son pequeños.

Mujeres del Señor… Sigamos la encomienda Prediquemos del Evangelio.

Hay muchas personas que nos rodean en el diario vivir, Familiares, Amigas, Compañeras de
Trabajo, compañeros del colegio, Maestros, Vecinos, Conocidos, incluso las madres de los
amigos de tus hijos.

No tengas miedo a ser rechazada, pues lo hacemos para el Señor por amor a él y sabemos que
no nos rechazan a nosotras si no tristemente rechazan a Dios.

(Mateo 10:14) Y cualquiera que no os reciba ni oiga vuestras palabras, al salir de esa casa o
de esa ciudad, sacudid el polvo de vuestros pies.

Oremos por todas las personas que aún no conocen de Dios, escribe una lista de esas personas
familiares, amigos, conocidos, etc. Puedes orar por ellos desde cualquier lugar en donde estés si
trabajas puede ser desde tu oficina, si eres ama de casa puede ser en tu casa aun haciendo tus
deberes en el hogar, cuando vas manejando, en el bus, si eres estudiante puede ser en el salón
de clases si tienes un pequeño tiempo libre, o en la biblioteca, incluso hasta en el tocador..

¡¡Así que no hay pretexto!!


Y después de todas tus actividades por la noche así como de costumbre lo mejor de la noche es
tu devocional con Dios, ahí es donde se pelean las batallas, de rodillas, es ahí donde le
dedicamos el mayor tiempo para hablar con papa Dios.

(Hechos 13:47) “Así nos lo ha mandado el Señor:»“Te he puesto por luz para las naciones, a
fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra.”

Recuerda que será reclamada la sangre de las almas que no les hablemos y no compartimos de
la Verdad.

(Ezequiel 3:18). Cuando yo diga al impío: “Ciertamente morirás, si no le adviertes, si no


hablas para advertir al impío de su mal camino a fin de que viva, ese impío morirá por su
iniquidad, pero yo demandaré su sangre de tu mano.

Tenemos un trabajo, yo diría que el mejor pues a quien no le gusta hablar del amor de su Padre
Celestial¡¡ debemos trabajar ´casi las 24 horas y los 365 días del año, tenemos el mejor trabajo y
con el mejor sueldo. No habrá mejor jubilación que puedas esperar que La gracia de Dios
nuestra salvación, la promesa que Dios nos ha dejado.

( 2 corintios 4:18) Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se
ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.
ERES UN SER ESPECIAL
“Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di
por profeta a las naciones”. Jeremías 1:5
Cuanta seguridad invade nuestra alma cuando sabemos que Dios no solo nos elige, sino
también nos santifica para un propósito especial. Alguien mencionó una vez que la
mayoría de la gente no tiene éxito porque no saben en qué quiere tenerlo. Al no tener un
sentido de destino, cualquier camino le viene bien y, lo que es peor, nunca sabe cuándo ha
llegado al puerto anhelado, ya que desconoce cuál es.

Mujer, Dios no utilizó un horno instantáneo para crearte. Él se tomó su tiempo; y


mientras formaba cada célula, cada tejido y cada órgano, él meditaba en el propósito que
tenía para darte la existencia.

Dios te eligió a ti, ¡sí, a ti! quizá pobre, e insignificante, tímida o extrovertida, sencilla etc.
pero con un lugar muy especial en el corazón de tu Creador. Tu valor no depende de un
hombre, de una posición, de un trabajo, ni siquiera de una familia. Tu valor te lo otorgó
Dios. Un billete de cien dólares puede ser pisoteado, arrugado, mojado y hasta roto, pero
jamás ese proceso lo convertirá en un billete de un dólar. Probablemente la vida te haya
pisoteado, arrugado y mojado, y tu corazón esté roto de dolor. Sin embargo, eso no te
quita tu valor, ni como persona ni como una hija del Rey del universo.

De manera que…. respira profundo, mira hacia el cielo y levántate como el águila; porque
cuando éstas en el fondo, la única salida está arriba. Si piensas que tus fuerzas están
agotadas, te invito a reflexionar en estas líneas escritas por Teresa de Calcuta:

“Sigue, aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el bastón. Pero ¡NUNCA
TE DETENGAS! “.Mujer, hermana, nunca olvides que ¡ERES UN SER ESPECIAL! y que
no existe otra en el mundo que pueda tomar tu lugar. Vístete de coraje, de paciencia y,
sobre todo, de oración; y llegarás a puerto seguro.