Sei sulla pagina 1di 41

I

LA POSESIÓN

BELÉN KATHERINE BERNACHEA VEGA Y JAZMÍN VANESSA TASAICO LEON.

Docente Tutor de Derecho Reales.

Reynaldo Carrera Chávez

Universidad Católica Los Ángeles de Chimbote.

Facultad de Derecho.

Derecho y Ciencias Políticas.

Lima.

2019
II

DEDICATORIA

Este trabajo está dedicado en primer lugar a Dios por ser el señor del mundo y padre de

cada uno de sus integrantes, además porque es el dador de la sabiduría y el conocimiento.

Nuestros padres también son impulsadores y motivadores de nuestras personas para

resolver esta actividad, pues en cada uno de nosotros está presente el esfuerzo que ellos

realizan día a día para darnos una educación, muchos de ellos sacrifican tantas cosas por

ver que sus hijos sean algo en la vida.

Respetamos y valoramos tanto a usted maestra como al curso, por tal motivo hemos dado lo

mejor de nosotros en este trabajo.


III

ÍNDICE

INTRODUCCION .................................................................................................................. 1

LA POSESIÓN ....................................................................................................................... 3

1. DEFINICIÓN DE LA POSESIÓN .................................................................................... 3

1.1. CONCEPTO GENERAL ................................................................................................ 3

1.2. DEFINICION LEGAL .................................................................................................... 4

1.3. NATURALEZA DE LA POSESIÓN.............................................................................. 5

1.3.1. NATURALEZA JURÍDICA DE LA POSESIÓN ....................................................... 5

2. FUNDAMENTOS DE LA POSESIÓN ............................................................................. 7

2.1. FUNCIONES DE LA POSESION .................................................................................. 7

2.2. ELEMENTOS DE LA POSESION ................................................................................. 8

2.2.1. CORPUS....................................................................................................................... 8

2.2.2. ANIMUS ...................................................................................................................... 8

2.3. ESTRUCTURA DE LA POSESION .............................................................................. 9

2.3.1. SUJETO:....................................................................................................................... 9

2.3.2. OBJETO: .................................................................................................................... 10

2.4. CLASES DE LA POSESION ....................................................................................... 10

2.4.1. POSESION INMEDIATA Y POSESION MEDIATA .............................................. 10

2.4.2. POSESION LEGITIMA Y POSESION ILEGITIMA ............................................... 11

2.4.3. POSESION DE BUENA FE ...................................................................................... 12


IV

2.4.4. POSESION DE MALA FE ........................................................................................ 14

2.4.5. LA POSESION PRECARIA ...................................................................................... 14

2.4.6. LA POSESION CIVILÍSIMA .................................................................................... 15

3. ADQUISICIÓN, CONSERVACIÓN, PÉRDIDA Y PROTECCIÓN DE LA POSESIÓN

.............................................................................................................................................. 15

3.1. ADQUISICIÓN ............................................................................................................. 15

3.2. CONSERVACIÓN ........................................................................................................ 16

3.3. PÉRDIDA ...................................................................................................................... 17

3.4. PROTECCIÓN .............................................................................................................. 17

3.4.1. TEORÍAS ................................................................................................................... 18

A) TEORÍAS ABSOLUTAS. .............................................................................................. 18

B) TEORÍAS RELATIVAS ................................................................................................. 19

4. LA POSESIÓN EN LA LEGISLACIÓN PERUANA ..................................................... 21

4.1. NOCIÓN DE POSESIÓN APLICABLE AL SISTEMA JURÍDICO PERUANO ....... 21

4.2. LA POSESIÓN EN NUESTRO PRIMER CÓDIGO ................................................... 22

4.3. LA POSESIÓN EN EL CÓDIGO DE 1936 .................................................................. 22

4.4. LA POSESIÓN EN EL CÓDIGO DE 1984 .................................................................. 23

4.5. CLASES DE POSESIÓN EN LOS CÓDIGOS CIVILES 1852 Y 1936 ...................... 24

5.6. ESPECIES POSESORIA EN EL CÓDIGO VIGENTE ............................................... 24

5.7. LA POSESION COMO DERECHO ............................................................................. 25


V

5.8. DIFERENCIA ENTRE LA POSESION Y LA PROPIEDAD ..................................... 26

CONCLUSION .................................................................................................................... 28

ANEXOS .............................................................................................................................. 30

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ................................................................................. 36


1

INTRODUCCION

Abordar el tema de la posesión es entrar en una suerte de callejón sin salida. La etimología,

su definición, los fundamentos que la caracterizan, son aristas polémicas.

Sin duda este es uno de los derechos reales más complejos e interesantes. A esta institución

se refirió Rudolff Ihering en los siguientes términos: “No hay materia del derecho que sea

tan atractiva como la posesión, dada sobre todo la índole de su espíritu, ya que ninguna otra

deja al teórico tan gran amplitud. La posesión es la “Institución Molusco”, no opone a las

ideas que se quieren introducir en ella la misma resistencia enérgica que las instituciones

vaciadas en moldes de formas rígidas, como la propiedad y la obligación. De la posesión

puede hacerse todo cuanto es posible; podría creerse que ha sido creada para dar la más

completa satisfacción al individualismo de las opiniones personales. A quien no sabe

producir nada que sea adecuado, ofrécele la posesión el lugar de depósito más cómodo para

sus ideas malsanas. Podríamos llamarla el juguete que el hada del derecho ha puesto en la

cuna de la doctrina para ayudarle a descansar, divertido de su ruda labor; es una figura de

caucho, a la cual puede darse las formas que se quieran»

La posesión se entiende como un señorío o poder de hecho sobre una cosa. Consiste en el

hecho mismo de ese poder, con independencia de sí quien lo ejerza tenga o no derecho a él.

En tal sentido, posee una cosa quien la tiene bajo su dominación. La ley protege al poder de

hecho en que consiste la posesión, atribuyéndole además ciertos efectos jurídicos

La posesión también es un poder jurídico, de derecho, que no consiste en una dominación

efectiva sobre la cosa, la ley otorga un poder (posesión) que no se apoya en una dominación

efectiva, son situaciones en las que el ordenamiento sin que exista una posesión de hecho,
2

atribuye a la situación los mismos efectos de los que produjera tal posesión. Consiste en el

mero señorío (poder jurídico) que le concede la ley.

Nosotros encontramos que la posesión no es la otra cara de la propiedad, como si aquella

fuera el poder de hecho y esta el poder de derecho. La posesión es de hecho pero también

de derecho.
3

LA POSESIÓN

1. DEFINICIÓN DE LA POSESIÓN

1.1. CONCEPTO GENERAL

La posesión puede ser definida como la situación fáctica de poder sobre una cosa con

entidad corpórea. WESTERMANN define a la posición como “el reconocimiento jurídico

de una relación de hecho sobre la cosa sin consideración a si existe también una relación

jurídica sobre la misma”, mientras que para JORDANO, la posesión es “la apariencia

provisional de titularidad jurídica real”.

La posesión es, en realidad, una situación de hecho susceptible de producir efectos

jurídicos.

Los motivos por los que el ordenamiento la protege son, básicamente, dos:

Porque estadísticamente los derechos reales se manifiestan en la posesión; es como señala

HECK, la protección debida a las ideas de continuidad y mantenimiento provisional del

status quo. Según DIEZ PICAZO, la razón por la cual se protege al poseedor “radica en la

necesidad de preservar la continuidad de la vida jurídica. La continuidad de una situación

constituye un bien social en sí mismo, con independencia de que tras dicha situación exista

o no un derecho subjetivo. El poseedor que carezca de derecho cederá ante el titular o

propietario, pero sólo una vez que el litigio haya sido ventilado ante los Tribunales”. La

protección de la apariencia jurídica de la posesión facilita, además, el tráfico jurídico.


4

Para mantener la paz en la sociedad, de tal forma que aquél que crea estar en poder de un

mejor derecho no podrá ejercitarlo por la fuerza (el CP castiga el ejercicio arbitrario del

propio derecho), sino que ha de solicitar el amparo judicial.

1.2. DEFINICION LEGAL

Art.896 CC, La posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la

propiedad.

En el ordenamiento jurídico se entiende por posesión la situación fáctica de tenencia de una

cosa o disfrute de la misma por una persona con la intención de haber la cosa como propia.

La posesión también se ejerce sobre un derecho cuando se disfruta del mismo.

Es una determinada situación de hecho. Significa el control físico o material de una cosa.

Es un concepto muy discutido pero hay dos puntos en los que no existen dudas:

-La posesión es la presunción de la propiedad.

-La base de la posesión es la detentación material

Las dos teorías más importantes son Savigny e Ihering. Para entender el concepto de

posesión hay que partir de la base de que todo ordenamiento jurídico tiene que reprimir

ciertos actos que perturben la disponibilidad de hecho de una cosa. En Roma la tutela de

esa disponibilidad se realizaba mediante interdictos. Éstos sólo miraban a la situación de

hecho por esta se conoce como possessio que el poder físico sobre una cosa.

El poseedor es la persona que tiene la disposición de la cosa con independencia de que sea

propietario o no y la situación del poseedor es protegida por el ius honorarium.


5

1.3. NATURALEZA DE LA POSESIÓN

Al explicar la naturaleza de la posesión, se ha expresado por unos autores, que es un hecho

y por otros, que es un derecho. Paulo consideraba a la posesión como un hecho; y

Paniniano como un derecho.

Ihering sigue la tesis de este último, Savigny se coloca en un punto intermedio y dice que la

posesión, por su esencia es un hecho, pero por sus consecuencias jurídicas, es un derecho.

1.3.1. NATURALEZA JURÍDICA DE LA POSESIÓN

Existe una polémica doctrinal sobre si la posesión es un hecho o un derecho, dentro de la

cual se distinguen tres corrientes:

a) La que postula que la posesión es un hecho: simplemente porque se basa en

circunstancias materiales y además es protegida con independencia de sí verdaderamente

existe o no el derecho de que la posesión es apariencia.

b) La que postula que la posesión es un derecho (Iering: como un interés tutelado

jurídicamente): reúne las características esenciales del derecho subjetivo, es decir, es un

interés tutelado jurídicamente. Es una relación que el ordenamiento jurídico posee incluso

contra el propietario de la cosa.

c) La que propugna el doble carácter de la posesión: Para Savigny, la posesión

originariamente es un hecho pero a la vez es un derecho, porque el hecho se deriva de

determinadas consecuencias legales. Wolff, por su parte, hace la distinción en los siguientes

términos: la posesión es situación de hecho cuando se la entiende como señorío de hecho

sobre una cosa o como otra situación que la ley asimila al señorío de hecho en cuanto que le
6

confiere la misma protección, y que la posesión es situación de derecho cuando se entiende

por posesión los derechos derivados de las situaciones antes referidas.

Para Messineo la posesión nace en virtud de una situación de hecho que inmediatamente se

convierte en una relación a la cual debe reconocérsele el carácter de relación de derecho

porque produce consecuencias jurídicas. Afirma, asimismo que la posesión es uno de los

derechos subjetivos ya que si fuera un simple hecho no conferiría a su titular ningún poder

jurídico ni sería transferible ni serviría de fundamento para intentar acciones. La

particularidad de la posesión, de acuerdo con Messineo, está pues, no en ser un simple

hecho, sino en ser un derecho subjetivo de naturaleza interina o provisional y que,

generalmente, subsiste o se extingue en función de su ejercicio actual (en el sentido de que,

de ordinario, subsiste mientras se la ejerza y se extingue cuando se deja de ejercer).

Conclusión sobre la naturaleza de la posesión.

Según Albaladejo (jurista) la posesión tiene una doble naturaleza de hecho y de derecho, si

bien siendo figuras distintas.

Se puede decir que la posesión es un hecho, y que puede ser un derecho. Se trata de dos

figuras distintas que se designan con un mismo nombre, pero que cada una tiene su

naturaleza.

La posesión sería un derecho pero en cuanto está compuesta por un conjunto de facultades

asentadas unas veces en el hecho de poseer de hecho y otras veces no.


7

2. FUNDAMENTOS DE LA POSESIÓN

2.1. FUNCIONES DE LA POSESION

En cuanto a las funciones de la posesión, es posible señalar tres:

-Protección o defensa de la posesión: con lo que la posesión sería la situación jurídica que

permite poner en juego la defensa interdictal, que es el mecanismo jurídico que el

ordenamiento ha establecido para defender al poseedor (no tiene que demostrar que es

propietario).

-Legitimadora: con lo que la posesión sería la situación jurídica que legitima a una persona

en virtud a la apariencia para ejercitar el derecho que dicha apariencia manifiesta, o permite

a los terceros confiar en ella.

-Facilitar o posibilitar el dominio u otros derechos reales: con lo que la posesión sería la

posibilidad de su conversión en dominio o en el derecho de que es manifestación exterior

mediante usucapión.

La posesión posibilita que la posesión misma se llegue a convertir en propiedad u otro

derecho real. Incluso en los casos en que no hay un derecho o señorío justificado con otro

derecho. La propia posesión va a posibilitar que ese derecho que no existía y era una

apariencia se convierta en el derecho real de que sea apariencia.


8

2.2. ELEMENTOS DE LA POSESION

2.2.1. CORPUS

Es el elemento material, la sujeción efectiva. Como primer componente de la posesión

romana se encuentra un poder físico y exclusivo sobre un objeto, este elemento se solía

designar como el “corpus”

Se reconoce cuando la persona se encuentra en contacto directo de la cosa. Poco a poco se

va espiritualizando la posesión.

Aparece el corpus no solo cuando hay contacto con la cosa sino también cuando ese

contacto puede ser ejercido en cualquier momento.

2.2.2. ANIMUS

El animus existe cuando el poder físico sobre la cosa se ejerce sin reconocer en otro un

señorío superior en los hechos.

Este desconocimiento en los hechos tiene que manifestarse por actos exteriores (ejemplo un

ladrón que roba una cartera, ejerce sobre esta el corpus con animus domini pues en los

hechos desconoció un señorío superior al respecto en cambio si la pidiese prestada no

hubiere animus pues reconoce el señorío)

Los romanos no establecieron en qué consistía el animus o intención en la posesión.

En el siglo XIX se defendieron dos teorías:

a) Subjetiva de Savigny. Para este autor el animus significa el intención de comportarse

como lo haría el propietario pero sin embargo hay algunas figuras en que se reconocen la

posesión sin tener la intención de tener la cosa para sí como el caso del acreedor
9

pignoraticio. Savigny para salvar estos obstáculos, recure la idea de posesión derivada; la

posesión transmitida por el titular originario.

b) Objetiva de Ihering. Es la voluntad consciente de estar en una relación de dominio sobre

la cosa y lo que separa la detentación y la posesión del mera necesidad.

La ley establece caso por caso cuándo se debe tener y cuándo no protección posesoria.

La romanística actual considera que el animus es la intención no de ser dueño sino

simplemente de tener la cosa para sí y ejercitar sobre esa cosa un poder de hecho con

exclusividad e independencia.

2.3. ESTRUCTURA DE LA POSESION

Hay que señalar que la doctrina polemiza sobre si la posesión es un verdadero derecho real

o no es más que una situación fáctica. Al margen de la polémica doctrinal, lo relevante es

que la misma es susceptible de producir efectos jurídicos.

2.3.1. SUJETO:

La posesión como derecho, la puede adquirir cualquier persona física o jurídica ya que el

poseer un derecho es poseer un poder jurídico, y para tenerlo es suficiente con tener

capacidad jurídica para ello.

Si pensamos en la posesión como hecho, la pueden tener las personas jurídicas (porque la

ejercen a través de sus órganos de representación) y las personas físicas, si bien, deben

tener capacidad de entender y querer (si no se tienen estas cualidades se puede obtener a

través de representante legal).


10

2.3.2. OBJETO:

El objeto de la posesión está contemplado en el art. 437 del C.c. que dispone que: “sólo

pueden ser objeto de posesión las cosas... que sean susceptibles de apropiación”.

No se pueden poseer aquellas cosas que no puedan ser objeto de dominación jurídica por

los particulares: quedan excluidas las cosas públicas o sagradas, y las cosas que no tengan

individualidad (que formen parte de un conjunto).

2.4. CLASES DE LA POSESION

Siguiendo con la sistemática del código, corresponde estudiar las clases de posesiones y sus

efectos que conllevan .El código actual destaco criterios de la buena y mala fe, la posesión

mediata he inmediata y la posesión legitima y la posesión ilegitima.

2.4.1. POSESION INMEDIATA Y POSESION MEDIATA

En esta clase hay una relación jurídica entre poseedor inmediato y poseedor mediato

a) Posesión Inmediata: Es aquella que se ejecuta actual y temporalmente mediante un acto

derivativo que le atribuye al poseedor una condición jurídica. Se obtiene directamente, sin

necesidad de mediador posesorio. Es una posesión de derecho, la que conserva el

propietario y no es susceptible de tener varios grados.

Ej.: arrendamiento

b) Posesión Mediata: Es aquella relación que se revela de un acto derivativo que confiere el

poseedor mediato al inmediato una condición jurídica expresada en un título, se tiene a

través de un mediador posesorio, a través de la posesión de otro. Es susceptible de varios

grados. Ej.: subarrendamiento.


11

Art.905 – contempla que es poseedor inmediato el poseedor temporal. En virtud de un

título. Corresponde la posesión mediata a quien confiere el título.

En efecto la norma que contiene el artículo acotado, tipifica la posesión inmediata. El

supuesto de una norma jurídica es el concepto de poseedor inmediato que lo distingue como

tal por estar premunido de dos requisitos.

Que su posesión sea temporal

Que posea el bien en virtud de un titulo

La relación entre posesión mediata y posesión inmediata , crea una situación jurídica y

tiene ciertos deberes y derechos eventuales , que el titulo le atribuye , por eso el poseedor

mediato tiene la obligación de respetar la posesión del poseedor inmediato , ya que este

último tiene la obligación de disolver el bien cedido dentro del plazo convencional o legal

2.4.2. POSESION LEGITIMA Y POSESION ILEGITIMA

La posesión es legítima cuando existe correspondencia neta entre el poder ejercido y el

derecho alegado, será ilegitima cuando se rompe dicha correspondencia, el poder de hecho

se ejerce independientemente. Procede de la ley con abstracción del título. La faille dice

“que la posesión es legitima cuando el ejercicio de un derecho real sea de acuerdo a las

disposiciones del código civil y será ilegitima cuando se tenga sin título o por un título nulo

o fuere adquirido por un modo insuficiente para adquirir los derechos reales o cuando se

adquiere del que no tenía derecho a poseer la cosa o no lo tenía para transmitirla.

Es posesión legítima en cuanto no se declare la nulidad del título que la produce si se ha

adquirido el bien de quien no es su dueño.


12

La posesión es ilegítima por que el arrendador carece de derecho para dar en

Arrendamiento

2.4.3. POSESION DE BUENA FE

Primeramente vamos a conocer que es la “buena fe”:

Llamada en roma “BONA FIDES”. Integra un concepto moral de honradez y lealtad en los

actos jurídicos y en la vida en general, la buena fe se traduce en la creencia de quien

transmite puede hacerlo, también está integrada por la ausencia de dolo o engaño al

contratar o establecer el vínculo obligatorio. El poseedor de la buena fe es aquel que posee

porque cree que es titular del derecho como ejerce, ignorando todo acto revocatorio sobre

su título. Es poseedor de buena fe quien posee como propietario en fuerza de justo título, es

decir, de un título capaz, de transferir el dominio, aunque sea vicioso, con tal que el vicio

sea ignorado por el poseedor

La buena fe, en la posesión, aparece así definida de dos maneras:

 Cuando se trata de la posesión en general, se define como un estado de ignorancia y

lo que se ignora es la existencia de un vicio en el titulo o modo de adquirir de quien,

a consecuencia de tal efecto que da en condición de poseedor. El poseedor cree que

no lesiona un derecho ajeno siempre que esa creencia no se funde en negligencia

grave o desconocimiento inexcusable.

 Cuando se trata de la usucapión, se define como un estado de creencia de que la

cosa ha sido adquirida de quien por ser dueño de ella, podría transmitir el dominio,

con la consecuencia de que el adquiriente queda reducido a la condición de

poseedor.
13

Elementos de la posesión de la buena fe:

Dos son los elementos de la posesión de buena fe:

a) La ignorancia y el error: Este elementos de la figura que venimos estudiando, contempla

la ignorancia y el error como los factores determinantes de la buena fe .en cuento al error,

este puede ser de hecho o de derecho. El primero se realiza cuando el adquiriente le da un

valor de verdad a una realidad que no es tal. La ignorancia por lo general es

desconocimiento.

b) La persona de legitimidad: Este elemento de la posesión se revela en la conciencia del

poseedor adquiriente como la creencia errónea en el derecho transmitido, sobre el cual tiene

una convicción de la legitimidad.

Se tiene buena fe para poseer como propietario, cuando se ignora la exigencia de un vicio

que invalida a sus título. Incluso podría no existir el titulo realmente. Existiendo

únicamente en la creencia del poseedor adquiriente. En este supuesto de denominará título

putativo.

El artículo 906 de nuestro código civil dice:” la posesión ilegitima es de buena de cuando el

poseedor cree en su legitimidad. Por ignorancia o error de hecho o de derecho sobre el vicio

que invalida su título”

Ahora bien el art. 201 del código establece que el error es causa de anulación del acto

jurídico cuando sea esencial y conocible por otras partes, es decir como afirma Vidal

Ramírez...” no se protege el errante en cuento se haya equiparado, sino en cuento su error

haya sido advertido o haya podido serlo por la otra parte”.


14

2.4.4. POSESION DE MALA FE

Existe cuando el poseedor consciente de que su posesión es ilegítima, como también

cuando el poseedor, no conociendo que su posesión es ilegítima pero procediera con

negligencia culpable. Posee de mala fe el poseedor que cree o sabe que su posesión es

injusta.

La buena o mala fe puede cambiar durante la posesión, esto es posible pero para que

jurídicamente eso tenga un valor, tienen que darse actos que patenticen ese cambio de fe.

Interesa analizar la fe de una persona para ver los efectos de esa posesión, los plazos para

usucapir, etc.

En relación a los frutos. El poseedor de mala fe esta obligado a rembolsar aquellos que

hubiere percibido y en caso de que ellos no existan. Debe pagar su valor estimado al tiempo

en que los percibió debió percibir.

El art. 909 del código civil señala “el poseedor de mala fe responde de la perdida o

detrimento del bien aun por caso fortuito o fuerza mayor, salvo que este también se hubiera

producido en caso de haber estado en poder de su titular.

2.4.5. LA POSESION PRECARIA

Se expresa en el derecho moderno como una modalidad del comodato. La posesión es en sí

una institución que tiene carácter precario, pues es vencida por otros derechos reales; se

puede ver desde dos puntos de vista:

a) Posesión precaria en sentido amplio: la que tiene todo el que posee sin derecho a poseer.

Es débil, será vencida por el que tenga derecho a poseer.


15

b) Posesión precaria en sentido estricto: la que adquiere un poseedor de uno anterior que se

reserva el derecho a recobrarla cuando él mismo decida. Ej.: contrato de comodato o

depósito. La posesión del comodatario o depositario es una posesión precaria en sentido

estricto. La posesión precaria se adquiere por el poseedor precario cuando la pierde el

poseedor anterior, salvo que éste conserve la posesión mediata.

En el derecho peruano del código civil, de 1852 en su art.1834 ya había asimilado al

precario como una modalidad de comodato. A sus ves el código del 36 en su art. 1594

establecía que cuando no se ha determinado el objeto de uso ni su duración ni aquel resulte

determinado por la costumbre, puede el comodato, a su arbitrio, pedir se le devuelva la cosa

prestada.

2.4.6. LA POSESION CIVILÍSIMA

La posesión de los bienes hereditarios se entiende transmitida al heredero sin interrupción y

desde la muerte del causante, en el caso de que llegue a asirse la herencia. El que

válidamente repudia una herencia se entiende que no la ha poseído en ningún momento

3. ADQUISICIÓN, CONSERVACIÓN, PÉRDIDA Y PROTECCIÓN DE LA

POSESIÓN

3.1. ADQUISICIÓN

Se produce la adquisición de la posesión, de una cosa, desde el momento en que se presenta

el corpus y el animus possidendi. Juntos estos elementos, determinan el nacimiento de la

posesión.

En las fuentes existen distintos casos donde se observan esa situación y son casos

denominados:
16

a) Traditio clavium apud horrea. Era la entrega de las llaves de un almacén donde se

encuentra depositada unas mercancías; equivaldría a la entrega material de las mismas.

b) Signatio mercium Cuando se marcaba las mercancías con una contraseña por parte de

quien las adquirías se consideraban entregadas.

c) Traditio brevi manu. El que adquiere una cosa la tiene ya en su poder.

d) Traditio longa manu. Se produce la entrega de la posesión con el simple señalamiento a

distancia.

e) Traditio constitutum possessorium. Cuando una persona que posee en nombre propio

pasa a poseer en nombre ajeno.

En derecho romano también se podía adquirir la posesión por intermediario. El pater

familias podía adquirir a través de los sometidos a su potestad como el filii familia o un

tercero pero en derecho clásico no se podía adquirir en nombre ajeno. Más tarde este

principio perdió su vigencia al admitirse la adquisición por medio del procurador.

En época Justiniano ya se admite la adquisición por medio de persona libre pero para ello

se exige el mandato especial o la ratificación. En cuanto al animus éste se ve en abstracto;

para categorías objetivas de relaciones. La ley dice en qué casos hay animus y en qué no.

3.2. CONSERVACIÓN

La posesión se conserva mediante el ánimo propio y la tenencia propia o ajena. En general

se considera que no es necesaria una actuación inmediata y constante. Esto se ve en el

hecho de que se mantiene la posesión sólo con el ánimo en el caso de los fundos que

quedan aparte del ánimo.


17

Se puede adquirir sin violencia la posesión de un fundo ajeno cuando esté vacante por

abandono, por muerte sin sucesor o por larga ausencia de su dueño. En el derecho

justinianeo se conserva la posesión en el caso del ausente sólo con el ánimo. La posesión se

3.3. PÉRDIDA

1° La pérdida de la posesión puede ocurrir de tres maneras: por desaparición simultánea del

"animus" y del "corpus", por pérdida del "corpus" sólo o por la pérdida del "animus" sólo.

2° Casos típicos de la pérdida de la posesión por desaparición de ambos elementos son el

abandono de la cosa por el poseedor, su enajenación seguida de la tradición de la cosa y el

perecimiento total de la cosa.

3° Se pierde la posesión por desaparición de sólo el "corpus" cuando la cosa cae en el

dominio público o cuando un tercero se apodera de ella.

4° Ejemplo de la desaparición de la posesión por pérdida de solo el animus es el caso del

"constitutum possessorium"

3.4. PROTECCIÓN

Desde tiempos muy remotos y en los más diversos lugares, el Derecho ha protegido y

protege la posesión independientemente de que corresponda o no corresponda al titular del

derecho e incluso contra este titular. Este hecho al parecer tan ilógico, pero al mismo

tiempo tan universal, ha preocupado a los juristas quienes han elaborado numerosas teorías

para explicar el fundamento de la protección de la posesión.


18

3.4.1. TEORÍAS

Ihering clasificó las diversas teorías que pretenden señalar la razón de ser de la tutela legal

de la posesión, en teorías absolutas y relativas, según que justifiquen dicha protección en la

posesión considerada en sí misma, o en consideraciones o instituciones extrañas a la

posesión.

A) TEORÍAS ABSOLUTAS.

Dentro de esta categoría merecen señalarse al menos dos:

a) La teoría de la inviolabilidad de la voluntad, defendida especialmente por Gaus, según la

cual se protege la posesión por el hecho de que ésta es voluntad de tener las cosas. Si la

protección de la propiedad es mayor que la protección de la posesión ello se debe a que la

propiedad es la voluntad de tener las cosas por efecto tanto de la voluntad particular (del

propietario) como de la voluntad universal (la ley), mientras que la posesión es la voluntad

de tener las cosas sólo por efecto de la voluntad particular (del poseedor); pero, en ambos

casos, lo que se protege es siempre voluntad incorporada a la materia. Molitor, Lenz,

Windscheid y otros siguen más o menos la misma orientación, aun cuando no comparten la

fundamentación hegeliana con que Gauss expone su teoría. Muy cercana es la concepción

de Bruns según el cual "el hombre en virtud de su personalidad tiene derecho sobre las

cosas y así al tomarlas con voluntad de dueño adquiere la propiedad de ellas si a nadie

pertenecen y, caso contrario, adquiere un derecho de rango inferior que es la posesión".

b) La teoría de Sthal quien señala que resulta necesario proteger la posesión porque ésta

constituye la manera como el hombre logra satisfacer sus necesidades mediante las cosas.
19

B) TEORÍAS RELATIVAS

Dentro de esta categoría pueden señalarse entre otras las siguientes:

a) Teorías que fundamentan la protección posesoria en la prohibición de la violencia.

Con distintos matices se encuentra esa idea central en varios autores:

De acuerdo con Savigny el motivo de la protección posesoria viene a ser un motivo jurídico

privado, ya que considera que esa protección obedece a la idea de que la perturbación

posesoria es un delito civil contra la persona del poseedor.

De acuerdo con Rudorff el motivo es un motivo jurídico público, ya que para él la

perturbación posesoria es un atentado contra el ordenamiento jurídico. En efecto, si quien

pretende ser el verdadero titular del derecho poseído por otro, pudiera actuar directamente

contra el poseedor, se estaría consagrando una forma de hacerse justicia por sí mismo,

contraria al interés de la paz social que exige que las situaciones de hecho no puedan

alterarse sin laintervención de la autoridad competente.

b) Teoría de Thibaut. De acuerdo con este jurista la protección del poseedor deriva del

principio general de que nadie puede vencer jurídicamente a otro (en concreto, al

poseedor), si no tiene motivos preponderantes en los cuales fundamentar su pretensión.

c) Teoría de la prerrogativa de la probidad. Según Róder y sus seguidores la razón de

proteger al poseedor es la consideración de que, hasta prueba en contrario, debe suponerse

la probidad de todos y que, por tanto, si alguien actúa como poseedor, hasta prueba en

contrario debe considerarse que lo hace porque tiene derecho a ello. Por ende, la protección
20

posesoria es en principio provisional y está sujeta a desaparecer a consecuencia de un juicio

petitorio donde se demuestre que el poseedor no tiene el derecho correspondiente.

d) Teorías que vinculan la protección posesoria a la protección de la propiedad. Dentro de

este grupo pueden distinguirse diferentes órdenes de argumentación:

Desde tiempos antiguos hay autores que arguyen que la posesión hace presumir la

propiedad y que, por lo tanto, la protección de la posesión se justifica como la protección de

la propiedad probable.

Otros autores como el nombrado Gaus, puesta la mirada en la usucapión, señalan que la

posesión se protege porque es la propiedad que comienza. Y, Ya Ihering señalaba que la

protección posesoria es el complemento de la protección de la propiedad en el sentido de

que, como en la inmensa mayoría de los casos el poseedor es el propietario, la protección

acordada al poseedor tiene por función facilitar la prueba al propietario quien, si no fuera

así, frecuentemente se encontraría con que en la vida práctica, muchas veces su derecho

quedaría invalidado por las dificultades de poder probarlo.

En el fondo pues, la protección posesoria vendría a ser, en términos generales, la ventaja

procesal concedida al propietario de arrojar sobre los demás la carga de la prueba.

Conclusiones

En manera alguna son contradictorias muchas de las teorías expuestas, de modo que admitir

una no implica ni mucho menos rechazar las demás. Pero resulta evidente que algunas

teorías parecen explicar fundamentalmente algunos efectos de la posesión y no otros; así


21

como es evidente que algunas teorías tienen más vigencia en relación con ciertos

ordenamientos jurídicos que con otros.

4. LA POSESIÓN EN LA LEGISLACIÓN PERUANA

4.1. NOCIÓN DE POSESIÓN APLICABLE AL SISTEMA JURÍDICO PERUANO

Somos conscientes de las diversas nociones que la doctrina le ha concedido a la institución

que estudiamos. Sin embargo, nosotros sólo nos ocuparemos de aquella que es compartida

por casi todos los países occidentales y que identifica a la posesión como un derecho real

autónomo. En efecto, la posesión es un derecho que prescinde de las titularidades que

provienen de la propiedad, se configura a partir de un hecho que es el calificado como

situación posesoria, al cual el Derecho le otorga una serie de consecuencias jurídicas. Sin

duda se trata de un derecho peculiar, como veremos luego, pero es un derecho al fin y tiene

autonomía frente a todos aquellos que provienen de la propiedad.

En la historia de la investigación sobre la posesión, siempre se ha tenido claro que descubrir

los alcances de esta institución no tiene sino un carácter instrumental. Conocer cuando

estamos en presencia de una situación posesoria sólo tiene sentido por que de ese modo

podremos saber si a determinado supuesto le son aplicables las consecuencias que el

sistema legal a previsto para dicha situación. Las presunciones legales, la suma de plazos

posesorios, la prescripción adquisitiva de dominio, las mejoras y la defensa interdictal, son

algunas de las consecuencias importantes que justifican la investigación y hacen patente la

necesidad de saber que elementos se deben considerar para calificar una situación como

posesoria. En esta aventura académica no podemos perder de vista que en definitiva lo que

se pretende con la posesión es dar una respuesta adecuada a una necesidad social concreta.
22

Para culminar esta parte debemos advertir que para nuestro país el tema de la posesión,

tiene singular importancia, pues la propiedad en el Perú, como titularidad protegida por el

ordenamiento jurídico, está afectada por una serie de distorsiones que la convierten en un

derecho difícil acceso efectivo para un sector importante de la población.

4.2. LA POSESIÓN EN NUESTRO PRIMER CÓDIGO

Nuestro primer Código Civil, de 1852, es el hijo de su tiempo. Legisla primero a la

propiedad, y luego a la posesión, tal como lo han hecho el código italiano derogado y el

suizo (1907).

Este código define a la posesión en el articulo 465: “posesión es la tenencia o goce de una

cosa o de un derecho, con el animo de conservarlo para sí”. Esta definición sigue a pie

juntillas el criterio subjetivista de Savigny – dominante, por lo demás, en la época,

destacando el elemento (volitivo) animus. El mérito, sin embargo, es que reconoce no sólo

la posesión de hecho, sino que por igual la posesión de derecho, lo que ya no se volvió a

repetir en las definiciones subsiguientes.

4.3. LA POSESIÓN EN EL CÓDIGO DE 1936

El código derogado, en la línea del alemán, el argentino y el brasilero a la sazón vigente,

legisló primero la posesión, y luego la propiedad.

El artículo 824 establecía: “Es poseedor el que ejerce de hecho los poderes inherentes a la

propiedad o uno o más de ellos”. Este código, aunque no contiene una definición de

posesión, constituye un vuelco total con relación a su predecesor.

En la más pura tradición objetiva de Ihering, prescinde hacer referencia al elemento

subjetivo (animus).
23

4.4. LA POSESIÓN EN EL CÓDIGO DE 1984

La razón por la que nos hemos referido con cierto detalle a la discusión doctrinaria entre

Savigny e Ihering, es que de esta discusión nace el esquema de posesión por el que ha

optado nuestro

Código Civil vigente, compartiendo la opinión del legislador del Código de 1936, quien

también recogió esta tesis.

El artículo 896 establece que: “La posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes

inherentes a la propiedad”. Por su parte el artículo 923 del mismo código dice que los

atributos del derecho de propiedad son: usar, disfrutar, disponer y reivindicar el bien. Si

queremos comprender adecuadamente los alcances que entre nosotros tiene la posesión,

debemos tener cuidado al interpretar las normas antes referidas.

Para calificar una situación como posesoria no basta verificar si en determinado caso el

sujeto está ejerciendo alguno de los atributos de la propiedad, pues el ejercicio de éstos,

entendidos con simpleza e ignorando el fundamento de la fórmula que ha recogido el

Código, puede llevarnos a errores graves. Basta con resumir que nuestra norma quiere

decir, al menos así se ha entendido razonablemente, que será poseedor aquel que se

comporte respecto del bien como lo haría normalmente un propietario o una persona con

derecho sobre el bien

Para culminar esta parte debemos advertir que para nuestro país el tema de la posesión,

tiene singular importancia, pues la propiedad en el Perú, como titularidad protegida por el

ordenamiento jurídico, está afectada por una serie de distorsiones que la convierten en un

derecho difícil acceso efectivo para un sector importante de la población.


24

4.5. CLASES DE POSESIÓN EN LOS CÓDIGOS CIVILES 1852 Y 1936

EL Código Civil peruano de 1852 no podía escapar al influjo subjetivista dominante,

iniciado por el Code y continuado entre otros por el código civil español, dividía la

posesión en:

a) Posesión natural y civil, art. 466: “Hay posesión natural por la mera aprehensión corporal

de las cosas; la hay civil por ministerio de la ley, aún sin dicha aprehensión”

b) Posesión de buena y mala fe, art. 467.

El código peruano de 1936 no traía un título especial para las diversas clases de posesión,

pero reconoció las siguientes:

a) Posesión mediata e inmediata, art. 825

b) Posesión de buena fe, art. 832. y de mala fe, art. 840.

c) Posesión continua e interrumpida, art.875.

d) Posesión ad usucapionem de inmuebles, art. 871 y de muebles, art.893.

5.6. ESPECIES POSESORIA EN EL CÓDIGO VIGENTE

Divisamos las siguientes clases de posesión:

a) Posesión mediata e inmediata, art. 905

b) Posesión legítima e ilegítima, art. 906

c) Posesión de buena fe y de mala fe, art. 906.

d) Posesión precaria, art. 911


25

e) Posesión ad usucapionem de inmuebles, art. 950 y de muebles, art.951

f) Posesión de muebles, art. 948

g) Posesión civilísima, art. 660.

5.7. LA POSESION COMO DERECHO

Desde que nuestro sistema jurídico optó por la teoría objetiva de Ihering, no existe duda

acerca de que la posesión es un derecho real autónomo. Ciertamente este derecho nace de

un hecho que es el comportamiento respecto de la cosa en la forma como referimos antes.

Al margen de todo el sustento doctrinario de la posesión como un derecho, en el sistema

jurídico peruano bastaría con indicar que la misma ha sido calificada expresamente como

tal por el Código Civil. En efecto, entre nosotros la posesión es el primero de los derechos

reales principales.

La persona que es calificada como poseedora de un bien tiene a su favor una serie de

instrumentos legales. Entre éstos los más importantes son los que tienen que ver con la

protección o la defensa del derecho. Así, los artículos 920 y 921 del Código Civil se ocupan

de describir de manera genérica estos instrumentos: la defensa posesoria directa o privada y

la judicial.

Sólo de los 27 artículos con los que cuenta el Título I (la posesión) de la Sección Tercera

del Libro de Derechos Reales Principales del Código Civil, se desprenden una serie de

consecuencias importantes que afectan a quien sea calificado como poseedor de un bien.

Ahora bien, este derecho con toda su importancia tiene características particulares que

deben ser consideradas en todo momento de su estudio. Las características generales no


26

admiten mayor cuestionamiento; se trata de un derecho real, es un derecho autónomo, tiene

carácter patrimonial, recae sobre bienes. Sin embargo, como señala Puig Brutau: La

discusión de si la posesión es un hecho o un derecho debe quedar superada. Es un hecho en

cuanto se refiere al señorío efectivo sobre la cosa, con independencia de la causa o

fundamento jurídico de este poder o dominación, pero es un derecho en la medida que la

ley regula consecuencias jurídicas del hecho de la posesión.

5.8. DIFERENCIA ENTRE LA POSESION Y LA PROPIEDAD

La propiedad es un derecho, la posesión se le considera como un hecho. No todo poseedor

es propietario, pero civilmente sí todo propietario se le considera poseedor, por lo menos

(poseedor mediato) aunque no siempre inmediato (esto último ocurre cuando el propietario

está en contacto directo con el bien.

No siempre el propietario o dueño disfruta del bien o bienes de los cuales el titular: no

siempre los explota o los trabaja, sino que otras veces, un tercero o sea otro sujeto, asume la

posesión directa o explotación económica del bien o propietario. Pueda que el poseedor

directo del bien lo haya tomado poda escisión propia o por voluntaria transferencia de la

posesión. Concedida por el propietario, como ocurre con el arrendamiento, el usufructo o

deposito

Como otra diferencia se tiene que para ser calificada una persona como (propietaria debe

tener un título legal de su derecho de dominio

El propietario en uso de sus facultades que la ley que concede grabar y enajenar el bien,

facultades que no le está permitido al poseedor que no es propietario


27

La posesión y la propiedad se confunden cuando el mismo propietario del bien es al mismo

tiempo, su pose hedor inmediato.

La propiedad es el derecho de una persona natural o jurídica sobre un bien o conjunto de

bienes, y que conlleva una suma de facultades o poderes reconocidos por la ley

constitución, código civil.

Y que tiene de base un título legal, mientras que la posesión hay que verla como un hecho,

consistente en el poder que se ejerce sobre el bien, en forma tal que ese poseedor se

conduce como si fuera el propietario, ejerciendo algunas facultades que la ley concede al

propietario, sin embargo el poseedor carece de derecho ósea carece de un título legal que le

permita o autorice a enajenar ese bien.

El derecho real de posesión puede, pues ejercido directamente o por medio de otra persona.
28

CONCLUSIONES

Se ha tratado punto por punto cada aspecto que involucra a la posesión, en la conclusión se

presentará un enfoque general.

Qué es lo que nos dice el Ordenamiento Jurídico con respecto ha este tema: En el

ordenamiento jurídico se entiende por posesión la situación fáctica de tenencia de una cosa

o disfrute de la persona como titular de la posesión, permitiendo ejercer nuestros derechos

dentro de esta. Tengamos en cuenta que el poseedor: es aquel que tiene la disposición de la

cosa con independencia de que sea propietario o no y la situación del poseedor es protegida

por el ius honorarium.

La posesión requiere o necesita dos elementos para configurarse y ellos son el corpus, que

es la cosa en sí y el animus domini que es la intención de comportarse como su dueño, es

decir la posesión requiere la intención y la conducta de un dueño. He ahí donde surge la

siguiente interrogante ¿Cómo adquirimos una posesión? En derecho romano podía

adquirirse la posesión por intermediario. El pater familias podía adquirir a través de los

sometidos a su potestad como el filius familias o esclavo pero en derecho clásico no se

podía adquirir en nombre ajeno. Más tarde este principio perdió su vigencia al admitirse la

adquisición por medio del procurador. En época Justiniana ya se admite la adquisición por

medio de persona libre pero para ello se exige el mandato especial o la ratificación.

Es de vital importancia señalar uno de los efectos especiales de la posesión: Cuando una

persona es poseedor de manera pacífica o ininterrumpida durante un periodo de tiempo

largo permitiendo la adquisición de la propiedad del bien es lo que se conoce como:

usucapión. Los poseedores de posesiones pueden protegerlas y cuidarlas a través de la


29

presencia de los interdictos y estos son tres: interdicto retinenda possessiones, interdictos

recuperandae posesiones y el interdicto adipiscendae possessiones. Estos interdictos son

medidas que permiten cuidar y velar por los derechos de cada poseedor y buscan la

protección de la posesión. Como se ha mencionado en las exposiciones anteriores.

Todos los aspectos de sumo valor han sido tratados de manera profunda en cada exposición

que han realizado mis compañeras, por tal motivo se considera de mucha importancia en el

estudio de lo que es posesión y el poseedor en derecho romano porque nos brinda una

visión en lo que respecta al derecho civil.


30

ANEXOS

Código Civil Peruano

LIBRO V - DERECHOS REALES

SECCION TERCERA - Derechos Reales Principales

TITULO I - POSESIÓN

CAPITULO PRIMERO - Disposiciones generales

Artículo 896º.- Noción de posesión

La posesión es el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes a la propiedad.

Artículo 897º.- Servidor de la posesión

No es poseedor quien, encontrándose en relación de dependencia respecto a otro, conserva

la posesión en nombre de este y en cumplimiento de órdenes e instrucciones suyas.

Artículo 898º.- Adición del plazo posesorio

El poseedor puede adicionar a su plazo posesorio el de aquel que le trasmitió válidamente

el bien.

Artículo 899º.- Coposesión

Existe coposesión cuando dos o más personas poseen un mismo bien conjuntamente. Cada

poseedor puede ejercer sobre el bien actos posesorios, con tal que no signifiquen la

exclusión de los demás.

CAPITULO SEGUNDO - Adquisición y conservación de la posesión


31

Artículo 900º.- Adquisición de la posesión

La posesión se adquiere por la tradición, salvo los casos de adquisición originaria que

establece la ley.

Artículo 901º.- Tradición

La tradición se realiza mediante la entrega del bien a quien debe recibirlo o a la persona

designada por el o por la ley y con las formalidades que esta establece.

Artículo 902º.- Sucedáneos de la tradición

La tradición también se considera realizada:

1.- Cuando cambia el titulo posesorio de quien está poseyendo.

2.- Cuando se transfiere el bien que está en poder de un tercero. En este caso, la tradición

produce efecto en cuanto al tercero solo desde que es comunicada por escrito.

Artículo 903º.- Tradición documental

Tratándose de artículos en viaje o sujetos al régimen de almacenes generales, la tradición se

realiza por la entrega de los documentos destinados a recogerlos.

Sin embargo, el adquirente de buena fe de objetos no identificables, a quien se hubiere

hecho entrega de los mismos, tiene preferencia sobre el tenedor de los documentos, salvo

prueba en contrario.

Artículo 904º.- conservación de la posesión


32

Se conserva la posesión aunque su ejercicio este impedido por hechos de naturaleza

pasajera.

CAPITULO TERCERO - Clases de posesión y sus efectos

Artículo 905º.- Posesión inmediata y mediata

Es poseedor inmediato el poseedor temporal en virtud de un título. Corresponde la posesión

mediata a quien confirió el título.

Artículo 906º.- Posesión ilegitima de buena fe

La posesión ilegitima es de buena fe cuando el poseedor cree en su legitimidad, por

ignorancia o error de hecho o de derecho sobre el vicio que invalida su título.

Artículo 907º.- Duración de la buena fe del poseedor

La buena fe dura mientras las circunstancias permitan al poseedor creer que posee

legítimamente o, en todo caso, hasta que sea citado en juicio, si la demanda resulta fundada.

Artículo 908º.- Posesión de buena fe y los frutos El poseedor de buena fe hace suyos los

frutos.

Artículo 909º.- Responsabilidad del poseedor de mala fe

El poseedor de mala fe responde de la pérdida o detrimento del bien aun por caso fortuito o

fuerza mayor, salvo que este también se hubiese producido en caso de haber estado en

poder de su titular.

Artículo 910º.- Obligación del poseedor de mala fe a restituir frutos


33

El poseedor de mala fe está obligado a entregar los frutos percibidos y, si no existen, a

pagar su valor estimado al tiempo que los percibió o debió percibir.

Artículo 911º.- Posesión precaria

La posesión precaria es la que se ejerce sin título alguno o cuando el que se tenía ha

fenecido.

CAPITULO CUARTO - Presunciones legales

Artículo 912º.- Presunción de propiedad

El poseedor es reputado propietario, mientras no se pruebe lo contrario. Esta presunción no

puede oponerla el poseedor inmediato al poseedor mediato. Tampoco puede oponerse al

propietario con derecho inscrito.

Artículo 913º.- Presunción de posesión de accesorios

La posesión de un bien hace presumir la posesión de sus accesorios.

La posesión de un inmueble hace presumir la de los bienes muebles que se hallen en el.

Artículo 914º.- Presunción de buena fe del poseedor

Se presume la buena fe del poseedor, salvo prueba en contrario.

La presunción a que se refiere este artículo no favorece al poseedor del bien inscrito a

nombre de otra persona.

Artículo 915º.- Presunción de posesión continúa


34

Si el poseedor actual prueba haber poseído anteriormente, se presume que poseyó en el

tiempo intermedio, salvo prueba en contrario.

CAPITULO QUINTO - Mejoras

Artículo 916º.- Mejoras: Concepto y Clases

Las mejoras son necesarias, cuando tienen por objeto impedir la destrucción o el deterioro

del bien.

Son útiles, las que sin pertenecer a la categoría de las necesarias aumentan el valor y la

renta del bien.

Son de recreo, cuando sin ser necesarias ni útiles, sirven para ornato, lucimiento o mayor

comodidad.

Artículo 917º.- Derecho del poseedor al valor de las mejoras necesarias y útiles

El poseedor tiene derecho a valor actual de las mejoras necesarias y útiles que existan al

tiempo de la restitución y a retirar las de recreo que puedan separarse sin daño, salvo que el

dueño opte por pagar por su valor actual.

La regla del párrafo anterior no es aplicable a las mejoras hechas después de la citación

judicial sino cuando se trata de las necesarias.

Artículo 918º.- Derecho de retención del poseedor

En los casos en que el poseedor debe ser reembolsado de mejoras, tiene el derecho de

retención.

Artículo 919º.- Prescripción de la acción de reembolso


35

Restituido el bien, se pierde el derecho de separación, y transcurridos dos meses prescribe

la acción de reembolso.

CAPITULO SEXTO - Defensa posesoria

Artículo 920º.- Defensa posesoria extrajudicial

El poseedor puede repeler la fuerza que se emplee contra el y recobrar el bien, sin intervalo

de tiempo, si fuere desposeído, pero en ambos casos debe abstenerse de las vías de hecho

no justificadas por las circunstancias.

Artículo 921º.- Defensa posesoria judicial

Todo poseedor de muebles inscritos y de inmuebles puede utilizar las acciones posesorias y

los interdictos. Si su posesión es de más de un año puede rechazar los interdictos que se

promuevan contra él.

CAPITULO SEPTIMO - Extinción de la posesión

Artículo 922º.- Causales de extinción de la posesión

La posesión se extingue por:

1.- Tradición

2.- Abandono

3.- Ejecución de resolución judicial

4.- Destrucción total o pérdida del bien.


36

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Manuel J. Gamarra Pereda.,“Derecho Romano”, Editorial Trujillo

Eugenio M. Ramírez Cruz, “Tratado de Derechos Reales - Tomo I”, Editorial Rodhas, 2º

Edición – 2004

Gustavo palacio Pimentel, Edición: Primera Edición, Editorial Ojeda Código Civil Peruano