Sei sulla pagina 1di 2

ALEJANDRO MAGNO Y EL HELENISMO

1. El imperio de Alejandro Magno

En el año 336 a.C cayó asesinado Filipo de Macedonia. Su hijo Alejandro,


discípulo de Aristóteles, heredó el reino y se lanzo a la conquista total de Grecia, el
Asia Menor y Persia. Joven, ambicioso, ansioso de emular a los grandes héroes de la
Iliada ,su libro de cabecera ,Alejandro traspasó todas las fronteras y derribó todas las
barreras, llegando en un avance imparable hasta los territorios de la India. Su primitiva
intención era helenizar a los pueblos orientales, pero el resultado fue justamente el
contrario, él mismo acabo adoptando costumbres y vestimentas persas. Según algunos
historiadores, su sueño no realizado fue establecer una especie de imperio universal
basado en el consenso y la armonía entre los pueblos, maravillosa utopía que nunca se
llevó a la práctica. Alejandro murió en 323 a.C a los 32 años .En tan solo 13 años había
creado un ingente imperio que a su muerte se repartieron sus generales, conocidos como
los diadocos. Alejandro, gran conquistador no pudo o no supo consolidar sus
conquistas.

2. Los estados helenísticos

Tras varios tira y afloja, aquellas vastas extensiones de tierra quedaron repartidas
de la siguiente manera. Macedonia y Grecia quedaron adjudicadas a Casandro, Siria a
Seleuco, Tracia a Lisímaco y Egipto a Ptolomeo.
Roma se aprovechó de la falta de liderazgo y de la falta de cohesión entre los
estados helenísticos y fue absorbiendo bajo su dominio todos esos territorios entre los
años que van desde el 146 a.C., en que Grecia como tal pasó a ser ya una provincia
romana, hasta el año 30 a.C., en que Egipto corrió la misma suerte.
Los gobernantes helenísticos fundaron nuevas ciudades conforme a un trazado
regular de tipo rectangular, como Pérgamo y Alejandría.

3. La creación artística y literaria

Los gobernantes helenísticos favorecieron las artes y la literatura. En lengua


griega, expandida ya fuera de Grecia, se siguieron produciendo, no obstante, numerosas
obras que tocaron todos los géneros literarios y las más diversas materias. La
civilización griega llega a su fin; es momento de recopilaciones y análisis.
La escultura dio paso al niño, al anciano y, sobre todo, a estampas desenfadadas
y patéticas lejos de las expresiones serenas de la época clásica.
La producción literaria ofreció una variedad inusitada de géneros, desde los
Idilios de Teócrito, primera poesía bucólica y pastoril, hasta los Himnos de Calímaco y
las muchas obras del comediógrafo Menandro. En Alejandría se creó una enorme
biblioteca con 80.000 volúmenes y se iniciaron los estudios de gramática y filosofía.

4. La ciencia

Se prosiguió la investigación en múltiples campos del saber; Aristóteles se ocupó de


zoología; su discípulo Teofrasto, de botánica. Se consiguieron progresos en medicina y
anatomía. Pero es sobre todo en el campo de la ciencia donde los avances fueron más
asombrosos: Euclides escribió su Geometría, hasta ayer mismo libro de texto
incontestable; Arquímedes elaboró el famoso principio físico que lleva su nombre;
Aristarco de Samos formuló, y tenía razón, la hipótesis de que era la Tierra la que
giraba alrededor del Sol; Eratóstenes fue el fundador de la geografía científica. Como se
ve, una época de progreso innegable.

5. La filosofía

De la mano de estos adelantos de la técnica y de la ciencia, se abrieron paso dos


escuelas filosóficas, que eran otras tantas formas de ver la vida y no solo de especular
sobre argumentos o ideas generales: el epicureísmo, que fomentaba una concepción más
bien materialista de la vida, con matices, pues apuntaba al logro del pacer material e
intelectual, y el estoicismo, cuyo lema era vivir en armonía con la naturaleza para
conseguir la felicidad.

6. La religión

Junto a estas doctrinas filosóficas, ganaron adeptos las reliigones orientales, que
fueron penetrando poco a poco en suelo griego, y las religiones histéricas, que
prometían al individuo la salvación del alma e incluso la vida de ultratumba.
Aquella Grecia clásica organizada en torno a la polis, la ciudad-estado, había
desaparecido; la había sustituido un universo más abierto, cosmopolita, pero
posiblemente no más satisfactorio ni más cautivador.

ACTIVIDADES

1. Recuerda las características y los adelantos de la época helenística.


2. Indica por qué Alejandro Magno ha sido tan criticado y a la vez tan admirado.