Sei sulla pagina 1di 8

GESTION DE RIESGOS EN LA CALIDAD

Hoy en día las empresas se encuentran en un ambiente cambiante, ya sea a nivel nacional o

internacional, enfrentan diferentes exigencias del mercado, lo que los obliga a optimizar sus

recursos y a implementar diferentes alternativas de gestión que permite que se mantengan

vigentes en el mercado.

Es necesario realizar un esfuerzo para adaptarse a las nuevas situaciones, y mantenerse

competitivas y eficientes en su medio.

Las organizaciones y/o empresas nacen con un propósito, el cual se cumplirá si se reúnen las

diferentes condiciones que permitan que la empresa pueda crecer y desarrollarse, independiente

del tamaño y actividad a la que se dedica.

La Gestión del riesgo, sin especificar sectores, se estandarizo mediante la norma ISO

31000:2009, la cual fue revisada en 2018 y se convirtió en una guía de referencia para las otras

normas como ISO 9001, 14001, 45001, en 2012 también se incluyó la estructura de alto nivel

HLS

El comité de la ISO publicó una nueva versión de ISO 31000:2018. Esta norma para la gestión

de riesgos ha sido simplificada, y permite a las empresas volver a evaluar sus metodologías cobre

cualquier tipo de riesgos, es una herramienta para minimizar de forma anticipada las posibles

inseguridades que pudieran producirse. Su actualización da respuesta con eficacia y seguridad a

los riesgos y peligros actuales que enfrentan las organizaciones y empresas.


Por todo esto la gestión de riesgos es muy importante para lograr un eficaz Sistema de Gestión

de la calidad. Es imprescindible tener un conocimiento sobre las herramientas necesarias para

realizar dicha gestión, lo que abarca la forma como el momento idóneo para hacerlo.

Las empresas que incluyen la evaluación de los riesgos como parte de su Sistema de Gestión de

Calidad, de por sí ya presentarán una ventaja para su organización

La gestión de riesgos es necesaria para el funcionamiento correcto de nuestro Sistema de Gestión

de la Calidad, sin embargo, a pesar de que la gestión de riesgos es un asunto principal, en la

Norma ISO 9001, no se llegan a establecer los requisitos concretos para llevar a cabo la tarea de

gestión de riesgos, pero si se ha reforzado el concepto de gestión de riesgos, así como un mayor

acercamiento de este con otras normas como ISO 14001.

Se debe entender que no todas las empresas tienen los mismos procesos, por lo tanto, no están

sujetos al mismo riesgo. Para identificar los riesgos, se debe tener en mente los posibles

problemas que pudieran surgir, y buscar la manera de evitar que vuelvan a ocurrir, para así cubrir

todas las amenazas posibles.

Algunos ejemplos de Gestión de riesgos aplicados a un proceso serían los siguientes:

 Ejecución de un producto o servicio: el riesgo que podemos tener en cuenta seria a la

hora de entrega del producto o servicio, por lo que debemos tener definido una solución.

 Requisitos de un producto o servicio: riesgos en posibles problemas que surgirían de no

cumplir con los requisitos establecidos del producto o servicio.

 Productos Inconformes: riesgos asociados a las reparaciones del producto.

 Planificación del Sistema de Gestión de la Calidad: aquí, una evaluación del riesgo nos

permitirá ver dentro de todos los procesos de la organización, dónde se encuentra el


riesgo. Igualmente nos ayuda a analizar qué riesgos se nos puede plantear ante algún

cambio en tales procesos. Una vez analizados, lo siguiente sería determinar los recursos

necesarios para poder contrarrestarlos.

 Planificación de la realización del producto o servicio: aquí, deberíamos tener en cuenta

el riesgo potencial que pudiera presentarse a la hora de hacer la entrega del

producto/servicio, para en base a ello tener la solución ya definida o bien un plan de

mantenimiento preventivo.

 Diseño: en este proceso, la gestión del riesgo se aplicaría analizando aquellas zonas del

diseño en las que se pueda ver comprometido el cumplimiento de los requisitos,

identificando riesgos potenciales ante cambios en un diseño, así como tener recursos para

garantizar que podemos tratar un producto o servicio con inconformidades en caso de

producirse.

 Proceso de adquisición: es conveniente aquí analizar el riesgo que supone

la incorporación de un nuevo proveedor.

 Auditoria interna: la gestión del riesgo en este ámbito debería llevarnos a preguntarnos

entre otros aspectos, cuestiones tales como si la programación de tales auditorias tiene

mayor frecuencia en aquellos procesos de mayor riesgo.

 Acción correctiva/acción preventiva: la acción preventiva como su nombre indica busca

reducir el riesgo existente. Sin embargo, es importante considerar el riesgo que supone la

introducción de tales acciones a fin de asegurarnos de que la misma ayudará a que no se

produzcan problemas peores.

Es importante saber porque se debe añadir la gestión de riesgos en la calidad. Gracias a la gestión

de riesgos en los procesos, contamos con medidas que nos garanticen que los problemas
previstos no ocurran, o bien en caso de que sucedan, nos den la metodología a realizar para poder

abordarlos.

De esta manera, gracias a la evaluación de riesgos, logramos evitar problemas mayores, evitando

así ahorro en tiempo y costes que supondría tener que encarar tales problemas

Se ha creado una necesidad de integrar los procesos de una organización, ya que estos ofrecen

numerosas ventajas:

 Optimización de recursos

 Mejora en la comunicación interna

 Mejora en la imagen externa de la organización

Un sistema de gestión de calidad, involucra también a la calidad ambiental y a la salud y

seguridad en el trabajo. Las exigencias de la sociedad, las condiciones que imponen los

socios comerciales y el enlace con los mercados nacionales e internacionales; hacen

necesario que las empresas en general y de servicios deban incorporar y cumplir con

estándares internacionales, tanto en calidad del producto, del medio ambiente, la salud y

seguridad laboral. La problemática de los riesgos en las industrias no es consecuencia de

hechos aislados o casuales, sino que es el resultado de la forma en que las estructuras y

procesos de la empresa se organizan para realizar el trabajo.

Bajo este contexto, se puede decir que es un paso decisivo que la organización implemente

un sistema de gestión de riesgos, que permitan alcanzar los objetivos a largo plazo.

Algunas actividades para cumplir con este propósito, como punto de partida serian:
- Definir los controles teniendo en cuenta le jerarquía de controles: eliminación,

sustitución, ingeniería, administrativos, equipos de protección.

- Evaluar los riesgos extremos y riesgos altos.

- Definir controles para riesgos altos.

- Definir controles para riesgos moderados y bajos.

- Considerar los riesgos extremos y altos como un elemento de entrada para definir

objetivos.

- El uso de matrices de entrada y salida.

Revisando la ISO 9001:2015, reciente versión se incorporoó un pensamiento basado en

riesgo, específicamente en el punto 6.

Riesgos existen en cualquier negocio, sea cual sea el sector en el que desarrolla su actividad

y sea cual sea su tamaño, son unos elementos inherentes a ellos.

La correcta gestión del riesgo, hace que sus efectos se vean mitigados y sus consecuencias no

sean tan adversas como lo serían si el riesgo no se gestionase.

El concepto de pensamiento basado en el riesgo siempre ha estado implícito en la

norma ISO-9001, aunque en esta nueva versión se fortalece y se incorpora a todo el Sistema

de Gestión de la Calidad. En la versión 2015 de ISO9001 este concepto reforzado se

incorpora en los requisitos de establecimiento, implementación, mantenimiento y mejora

del Sistema de Gestión de la Calidad.

Todos los procesos de una organización están expuestos a riesgos, el Sistema de Gestión de

la Calidad está inmerso en él.


La eliminación de riesgos de una organización no es imposible, pero si una labor difícil, ya

que no basta con adquirir diferentes seguros de protección sin tener en consideración otras

formas de atender al riesgo.

Existen riesgos comunes que comparten las empresas, algunas de estas pueden ser:

 Pérdidas por personal, sea en caso de accidentes, discapacidad, enfermedad.

 Pérdidas por interrupción de actividades, se puede ver afectada por ejemplo por

incendios, inundaciones.

 Pérdidas por responsabilidad

 Daños ocasionados en los trabajadores,

 Pérdidas de propiedad.

Si nos centramos en el Sistema de Gestión de la Calidad ISO 9001 podemos identificar riesgos

como esto:

 Documentación obsoleta

 Que no se detecten todas las no conformidades que se están produciendo.

 Desconocimiento de procedimientos de trabajo.

 Auditorías internas ineficientes.

 Que los objetivos del sistema de gestión de calidad no se lleven a cabo por falta de

recursos.

En los últimos años, las empresas de todos los segmentos han madurado sus perspectivas

sobre la gestión de riesgos, aún aquellas no certificadas en la norma ISO 9001. La

globalización del mercado, la participación cada vez mucho más fuerte de las partes
interesadas y las cuestiones de fraudes y corrupción, han exigido la adopción de iniciativas

de gestión de riesgos y conformidades y todo el mercado reconoce eso.

La norma ISO 9001 2015 e ISO 14001 2015 también traen una rotura de paradigma, dejar de

pensar en el riesgo sólo por su lado negativo.

El riesgo es visto por las empresas como un problema y no como oportunidad. Ahora los

efectos del riesgo se encuentran considerados tanto por el lado negativo como por el

positivo. Ese pensamiento busca comprender la situación actual como las posibilidades

de cambio en la identificación de todas las oportunidades de mejora.

CONCLUSIONES

El objetivo del presente artículo es compartir los criterios e incorporar el sistema de gestión

de riesgos al sistema de gestión de calidad bajo la Norma 9001: 2008

La identificación y evaluación de los peligros y riesgos de salud y seguridad en el trabajo y

sus impactos, facilitan la integración al sistema de gestión de la calidad y permiten cubrir las

no conformidades relacionadas con el ambiente de trabajo que mantiene la norma ISO

9001:2008.

Esto supone hacer una evaluación para mantener un ambiente organizacional unificado,

definiendo las funciones de gestión de riesgos en diferentes estructuras de negocios.

Algunas iniciativas propuestas serian: Establecer una cultura de mejora proactiva,

transformar lo preventivo en un hábito.


BIBLIOGRAFIA

1. OJEDA, P., «Responsabilidad Social Empresarial. Una herramienta de gestión que

armoniza las relaciones entre los diferentes actores de la empresa» Revista Ingeniería

Industrial, 2008, vol. 7, no. 2, ISSN (impreso) 0717-9103 / ISSN (online) 0718-8307.

2. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene del Trabajo, Ministerio de Trabajo y Asuntos

Sociales, NTP 576: Integración de sistemas de gestión: prevención de riesgos laborales,

calidad y medio ambiente [en línea], Madrid, 2004 [consulta: 2011-10-12].

3. Instituto de Seguridad e Higiene del Trabajo, Metodología para la evaluación de riesgos

laborales [en línea], ergo laboris, 2010 [consulta: 2011-11-15].

4. DÍAZ, M. T.; GALLEGO, Á.; MÁRQUEZ, A.; MILLÁN, J.; MORENO, J.; VIDA, R.;

VIDA, J.; VIÑAR, J., Manual para la Formación en prevención de riesgos laborales,

5ta. ed., Valladolid (España), Editorial Lex Nova, 2008, ISBN 978-84-9898-038-7.

5. CAMISÓN, C.; TOMAS, S., Gestión de la Calidad, Madrid, Pearson Educación, 2006,

ISBN 9788420542621.

6. SANTOFIMIO, T., «La integración de los sistemas de gestión de calidad, ambiental y

salud laboral», [tesis doctoral], Valencia (España), Universidad Politécnica de Valencia,

2007.

7. GONZÁLEZ, A.; FLORÍA, P. M.; GONZÁLEZ, D., Manual para el técnico en

prevención de riesgos laborales, 5ta. ed., Madrid, Fundación Confemetal, 2006, ISBN

84-96169-81-2.