Sei sulla pagina 1di 10

CONSTITUCION DE 1961 (C.N.

61)

Preámbulo
T Í T U L O I - De la República, su Territorio y su División Política
Capítulo I - Disposiciones fundamentales Capítulo II - Del territorio y la división
política Capítulo III - De los Estados Capítulo IV - De los Municipios

TÍTULO II - De la Nacionalidad

TÍTULO III - De los Deberes, Derechos y Garantías


Capítulo I - Disposiciones generales Capítulo II - Deberes Capítulo III - Derechos
individuales Capítulo IV - Derechos sociales Capítulo V - Derechos económicos
Capítulo VI - Derechos políticos

TÍTULO IV - Del Poder Público


Capítulo I - Disposiciones generales Capítulo II - De la competencia del Poder
Nacional

TÍTULO V - Del Poder Legislativo Nacional


Capítulo I - Disposiciones generales Capítulo II - Del Senado Capítulo III - De la
Cámara de Diputados Capítulo IV - Disposiciones comunes Capítulo V - De la
formación de las leyes Capítulo Vl - De la Comisión Delegada del Congreso

TÍTULO VI - Del Poder Ejecutivo Nacional


Capítulo I - Del Presidente de la República Capítulo II - De las atribuciones del
Presidente de la República Capítulo III - De los Ministros Capítulo IV - De la
Procuraduría General de la República

TÍTULO VII - Del Poder Judicial y del Ministerio Público


Capítulo I - Disposiciones Generales Capítulo II - De la Corte Suprema de
Justicia Capítulo III - Del Consejo de la Judicatura Capítulo IV - Del Ministerio
Público

TÍTULO VIII - De la Hacienda Pública


Capítulo I - Disposiciones generales Capítulo II - De la Contraloría General de la
República
TÍTULO IX - De la Emergencia.
TÍTULO X - De las Enmiendas y Reformas a la Constitución.
TÍTULO XI - De la Inviolabilidad de la Constitución.
TÍTULO XII - Disposiciones Finales
DISPOSICIONES TRANSITORIAS DE LA CONSTITUCION
Enmienda Nº1
Enmienda Nº2
CONSTITUCIÓN DE 1999 (C.N.99)

Preámbulo.
TÍTULO I -Principios fundamentales .

TÍTULO II - Del Espacio Geográfico y de la División Política.


Capítulo I: Del territorio y demás espacios geográficos Capítulo II: De la división
política .

TÍTULO III - De los Derechos Humanos y Garantías, y de los Deberes.


Capítulo I: Disposiciones generales. Capítulo II: De la nacionalidad y la
ciudadanía Capítulo III - De los derechos civiles. Capítulo IV - De los derechos
políticos y del referendo popular Capítulo V - De los derechos sociales y de las
familias Capítulo VI - De los derechos culturales y educativos. Capítulo VII - De
los derechos económicos. Capítulo VIII - De los derechos de los pueblos
indígenas. Capítulo IX - De los derechos ambientales Capítulo X: De los deberes

TÍTULO IV - Del Poder Público.


Capítulo I - De las disposiciones fundamentales. Capítulo II - De la competencia
del Poder Público Nacional. Capítulo III - Del Poder Público Estadal Capítulo IV
- Del Poder Público Municipal Capítulo V - Del Consejo Federal de Gobierno

TÍTULO V - De la Organización del Poder Público Nacional


Capítulo I - Del Poder Legislativo Nacional. Capítulo II - Del Poder Ejecutivo
Nacional. Capítulo III - Del Poder Judicial y del Sistema de Justicia. Capítulo IV -
Del Poder Ciudadano .Capítulo V - Del Poder Electoral.

TÍTULO VI: Del Sistema Socioeconómico.


Capítulo I - del régimen socioeconómico y de la función del Estado en la
economía .Capítulo II - del régimen fiscal y monetario .

TÍTULO VII: De la Seguridad de la Nación.


Capítulo I - Disposiciones generales. Capítulo II - De los principios de seguridad
de la Nación Capítulo III - De la Fuerza Armada Nacional. Capítulo IV - De los
órganos de seguridad ciudadana.

TÍTULO VIII: De la Protección de esta Constitución.


Capítulo I - De la garantía de la Constitución. Capítulo II - De los estados de
excepción.

TÍTULO IX: De la Reforma Constitucional.


Capítulo I - De las enmiendas. Capítulo II - De la reforma constitucional.
Capítulo III - De la Asamblea Nacional Constituyente.
DISPOSICIÓN DEROGATORIA.
DISPOSICIONES TRANSITORIAS.
DISPOSICIÓN FINAL.
Enmienda Nº1 (15-02-2009)
CONSTITUCIÓN DE 1961 Y CONSTITUCIÓN DE 1999

Preámbulo
La invocación en ambas Constituciones (1961 y 1999) es al Todopoderoso
y a Simón Bolívar, pero también -ahora- a nuestros antepasados aborígenes.
Puede afirmarse que el Preámbulo, en general, está elaborado bajo la misma
direccionalidad filosófica, sólo que ideas de antes se compendian en frases tales
como; “la democratización de la sociedad internacional”; y se incorporan
referencias nuevas a temas como el desarme nuclear y el equilibrio ecológico.

En el Título 1 (Principios Fundamentales):

• Aparece el agregado de la declaratoria de la República de Venezuela como


Bolivariana

• Su definición como Estado Federal Descentralizado.

• La consideración del Gobierno, aparte de democrático, alternativo y responsable


(C.N. 61); ahora como participativo, electivo, descentralizado, pluralista y de
mandatos revocables.

• Se ratifica el castellano como idioma oficial (C.N. 61) y se establece que los
idiomas indígenas son de uso oficial para los pueblos indígenas.

En el Titulo II (Del Espacio Geográfico y la División Política), se observa que:

• Aún cuando se adopta la misma definición del territorio y demás espacios que en
la anterior Constitución (C.N.61), ahora se establece un agregado sutil y
diferenciador Territorio y Espacio Geográfico correspondiente a la Capitanía
General de Venezuela con las modificaciones resultantes de los tratados
celebrados válidamente por la República (antes); y laudos arbitrales no viciados de
nulidad (ahora), para efectos de actualizar las reclamaciones internacionales sobre
los despojos del territorio nacional.

• Se definen el espacio insular; los espacios acuáticos y los derechos sobre ellos y
sobre el espacio ultraterrestre suprayacente; así como bienes del dominio público
a los yacimientos mineros e hidrocarburos existentes en estas áreas.

• Se enuncia como imperativo constitucional la elaboración de una Política Integral


de Fronteras.

• En materia de división política (Capitulo II. C.N 99), se mantiene la organización


territorial con base en: estados, dependencias territorios federales y municipios,
pero se agrega, en el caso del Distrito Capital, mediante Ley Especial, la
integración de municipios de éste con municipios del estado Miranda, mediante un
sistema de gobierno municipal a dos niveles.
• Se hace referencia expresa a una Ley Orgánica que regule lo concerniente a la
división político
territorial y que garantice la autonomía municipal y la descentralización político-
administrativa.

• Las competencias tanto del Poder Público Nacional, como del Poder Público
Estadal y del Poder Público Municipal pasan a ser definidas (C.N. 99) en el Título
IV. (Del Poder Público)

Con respecto al Título III (De los Deberes, Derechos Humanos y Garantías)
se aprecia que:

• En la Constitución de 1999 el tema de los Derechos Humanos adquiere una


significación y relevancia a tono con la realidad actual, la cual no aparecía en la
Constitución de 1961.

• En materia de nacionalidad, a diferencia de la anterior Constitución (C.N.61) se


consagra la doble nacionalidad.

• Los antes denominados Derechos Individuales pasan ahora a denominarse


Derechos Civiles (C.N. 99).

• Son ratificados en su mayoría, pero se establece la condición de veraz, oportuna


e imparcial para efectos del derecho a la información que tiene todo ciudadano.

En cuanto a los Derechos Políticos y el Referéndum Popular (Capítulo IV):

• Se elimina la discriminación contemplada en el Artículo 114 (C.N. 61) con


relación a la participación ciudadana en la orientación política del país, solamente
a través de los Partidos Políticos. Se elimina expresamente el financiamiento de
las organizaciones políticas con fondos del Estado.

• Se establecen (Artículo 70) nuevos medios de participación ciudadana, tanto en


lo político (referéndum, revocatoria del mandato, etc., como mecanismos de
consulta popular con decisiones vinculantes) como en lo económico-social:
autogestión, cogestión, las cooperativas, cajas de ahorro, etc.

• Se consagra en la Constitución de 1999, de manera más amplia que en el


anterior (1961), los aspectos inherentes al referéndum. En el Texto de 1961 sólo
se encontraba plasmado en el Articulo 246, para el caso de la reforma general de
dicho Texto.

En cuanto al Capítulo V (De los Derechos Sociales y de las Familias), se


observa que la nueva Carta Magna, en términos generales, ratifica la tendencia
presente en el constitucionalismo latinoamericano, iniciada desde comienzos de
siglo, en México, cuando los derechos sociales que se van creando por la vía de
los acuerdos y convenciones internacionales pasan a ser parte de los Textos
Constitucionales. En el caso nuestro, hay una orientación política e ideológica
concreta, que toma partido frente al denominado “darwinismo social” representado
hoy en día por los intentos de “desregulación y flexibilización laboral” promovidos
desde la óptica del neoliberalismo ortodoxo.
Continuando con este Titulo III, aparece un nuevo Capítulo dedicado a los
Derechos Culturales y Educativos, en el cual, aparte de ratificarse mucho de lo
contenido en el Texto Constitucional anterior (1961) en materia educativa, es
menester poner de relieve que se amplia el espectro en cuanto a lo
específicamente cultural y lo relacionado con la ciencia, la tecnología y el deporte
y la recreación, como Políticas de Estado.

• El artículo 105 recoge lo pautado en el artículo 82 (C.N. 99) y aún cuando antes
se establecía la colegiación obligatoria para las profesiones universitarias, ahora
queda sujeto y diferido para reglamentarlo en una ley respectiva.

• Acerca de la Autonomía Universitaria, podemos decir que se ratifica ahora con


rango constitucional, pero con limitaciones importantes: “bajo el control de
vigilancia que a tales efectos establezca la Ley” (Artículo 109). Como una muestra
de las incongruencias y lo falaz de algunas argumentaciones en contra de la
Constitución de 1999 y las diferencias en cuanto a la participación de la iniciativa
privada para la fundación y mantenimiento de instituciones educativas, basta
contrastar los artículos 79 (C.N, 61) con el 105 (C.N. 99) para advertir que esta
iniciativa se mantiene.

El Capítulo VII está dedicado a los Derechos Económicos, materia polémica por
naturaleza, cuando se analiza a partir de las contradicciones de intereses entre el
capital y el trabajo, entre lo social y lo individual, cuestiones éstas que por lo
demás, forman parte de la confrontación secular entre los modelos políticos que
coparon la escena durante el Siglo XX
En la Nueva Constitución se puede evidenciar el interés por definir un modelo
económico o su perfil como marco para las políticas públicas que debe asumir el
Estado, dentro de un modelo político.

La nueva Carta Magna no sólo define los Derechos Económicos sino que avanza
significativamente con relación a la anterior (C.N. 61) al incorporar en el Titulo VI
lo relativo al Sistema Socioeconómico y en los Capítulos sucesivos, importantes
aspectos en este sentido, referidos, por ejemplo, a la función del Estado en la
economía, al régimen presupuestario, al sistema tributario, al sistema monetario y
el Banco Central de Venezuela y la coordinación macroeconómica en pro del
bienestar social.

Con respecto al Capitulo VIII, que trata de los Derechos de los Pueblos
Indígenas, se aprecia como otro aspecto novedoso e innovador. Si se tuviese que
evaluar la efectividad, la eficiencia y la productividad de los Constituyentitas, tal
como se plantea dentro de las modernas técnicas de gestión, en general,
tendríamos que reconocer que los pueblos indígenas encontraron y ubicaron en la
Asamblea Nacional Constituyente a sus mejores representantes, por los logros
consagrados en esta materia.

El Capítulo IX: De los Derechos Ambientales, merece una consideración similar a


la anterior. Evidentemente en este caso, la Constitución de 1999 se pone a tono
con una materia que en los últimos años ha pasado a convertirse en una
preocupación de carácter mundial por las implicaciones diversas a escala
socioplanetaria y que precisamente con base en los acuerdos internacionales y la
legislación que se va creando, pasa ahora a tener preeminencia Constitucional.

El Título IV: Del Poder Público, corresponde a lo que eran antes


Disposiciones Generales (C.N. 61, Capitulo 1), pero ahora el articulado se
desagrega en secciones relativas a los aspectos generales, la Administración
Pública, la Función Pública, los Contratos de Interés Público y las Relaciones
Internacionales. Se estima que, en general, se mantiene el Texto y el espíritu
prevaleciente en la Constitución de 1961, sin embargo, tal como se demuestra
supra, la concepción político-jurídica que impregna el nuevo texto Constitucional,
le asigna relevancia dentro del modelo de gerencia pública que allí se prefigura e
institucionaliza.

• Asimismo, a la Fiscalía General de la República y a la novísima institución de la


Defensoría del Pueblo se les asignan similares funciones, como órganos
integrados en el Consejo Moral Republicano.

• Constitucionalmente, se ratifica ahora la existencia en cada Estado y en cada


Municipio de un órgano contralor, sin menoscabo de las funciones de la
Contraloría General de la República (Artículos 163 y 176).

• Se prevé la organización y funcionamiento de la Defensoría del Pueblo en el


ámbito municipal, estadal, nacional, cuya actividad estará presidida por los
principios de gratuidad, accesibilidad, celeridad, informalidad e impulso de oficio
(Articulo 283).

• De manera expresa e inédita, la Sección Segunda, Capítulo 1, Título IV, está


referida a la Administración Pública y a los principios que la fundamentan, a saber:
honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficiencia, transparencia, rendición
de cuentas y responsabilidad en el ejercicio de la función pública con
sometimiento pleno a la ley y al derecho (Artículo 141)

• Se ratifica la sujeción al control del Estado tanto para los institutos autónomos
como para los intereses públicos en corporaciones o entidades de cualquier
naturaleza (Artículo 142). En cierta forma, constituye esta disposición un freno o
límite a la autonomía per se con la cual este tipo de organismos han pretendido
convertirse “en un Estado dentro del Estado”.

• El derecho a la información y de la publicidad de las actuaciones de la


Administración Pública se amplía, superando las restricciones contempladas en el
Articulo 67 de la Constitución de1961

El Titulo V: De la Organización del Poder Público Nacional. En primer lugar,


aparece el Poder Ejecutivo ahora conformado, a nivel nacional, por la Presidencia
de la República, la Vicepresidencia Ejecutiva, los Ministerios y las Oficinas
Presidenciales, conformando así a la denominada Administración Central.

Entre los cambios que se introducen en esta esfera del poder político se
pueden mencionar la ampliación del período presidencial a seis (6) años y la
posibilidad de reelección, inmediata y por una sola vez, para un lapso adicional
(Artículo 230) (ESTO FUE CAMBIADO EL 15 DE FEBRERO DE 2009 POR
REFERENDUM POPULAR ) ahora la reelección es ilimitada. En (C.N. 61) el
periodo presidencial era de 5 años y la reelección no era inmediata sino
transcurridos 10 años.

En este ámbito se introduce otra novedad política en Venezuela. Si en un


mismo período constitucional la Asamblea sanciona a tres Vicepresidentes, el
Presidente adquiere la potestad de disolver el Poder Legislativo para que sea
renovado en elecciones, con lo cual se consagra un mecanismo de contrapeso o
de equilibrio para el funcionamiento normal del Ejecutivo en sus relaciones con la
Asamblea Nacional

En segundo lugar, el nuevo modelo político que se establece en la Carta


Magna en el caso del Poder Legislativo también estipula una modificación
sustantiva por cuanto se elimina el carácter bicameral (dos Cámaras: Diputados y
Senadores) y se convierte en un Parlamento de una sola Cámara, denominado
ahora Asamblea Nacional. Este nuevo órgano político parlamentario es un cuerpo
con un menor número de miembros que el derogado Congreso de dos Cámaras y
también se le elimina una atribución que antes correspondía al Senado,
específicamente en el ámbito militar, como era la facultad de autorizar los
ascensos de oficiales de las Fuerzas Armadas, desde Coronel o Capitán de Navío,
inclusive.

El hecho de tener una sola Cámara resalta que lo más trascendente del cambio es
la supresión del Senado como tal. Sin embargo, la casi totalidad de las
atribuciones que le confería la Constitución del 1961 (Artículo 150) fueron
transferidas a la Asamblea Nacional (Artículo 187 de la C.N. 1999)
. En adelante tendrán que dedicarse en forma exclusiva al trabajo de
representación política. Sólo podrán ser reelectos dos veces (CAMBIADO POR LA
ENMIENDA 15 DE FEBRERO DE 2009 REELECCION ILIMITADA) y no podrán
aceptar cargo público alguno sin perder su titularidad, salvo contados y expresos
casos v.g.r. docencia. Esta y otras disposiciones similares están contempladas en
el Título V, referido al organización del Poder Público Nacional (C.N. 1999).

En tercer lugar, el nuevo modelo político que se inscribe en la Carta Magna de


1999 introduce transformaciones importantes en la estructura de otro de los
soportes clásicos del poder público. Nos referimos al Poder Judicial .La nueva
Constitución Nacional( C.N. 99). instituye el Tribunal Supremo de Justicia el cual
sustituye a la Corte Suprema de Justicia(C.N. 61). como organismo rector del
Poder Judicial en Venezuela. Entre los puntos trascendentales del cambio están
dos: la forma de elección de los Magistrados y la creación de tres Salas más: la
Constitucional, la Electoral y la Sala de Casación Social.

La forma de elección de los nuevos magistrados será, a futuro, más compleja y


participativa, según el texto de la nueva Carta Magna. Hasta ahora los
Magistrados eran electos por mayoría simple deL Congreso Nacional (C.N.61) En
adelante, también serán electos en el Poder Legislativo, pero se requerirá de un
proceso que se inicia con postulaciones personales, y se obliga a escuchar a la
comunidad. Se prevé una preselección por parte del Poder Ciudadano y luego se
realizará el proceso en la Asamblea, que debe elegirlos con mayoría de al menos
dos terceras partes, previa opinión del Comité de Postulaciones Judiciales.

El sistema anterior previó un período de nueve años con relación a los


Magistrados. En adelante serán doce años sin posibilidad de reelección. La
finalidad es que sean Magistrados más autónomos, que actúen sin la presión de
ser elegidos desde el sector político - partidista, como tradicionalmente ocurría. El
Tribunal Supremo de Justicia, con la participación ciudadana, tendrá a su cargo la
selección y designación de los jueces.

El Consejo de la Judicatura, órgano disciplinario del Poder Judicial, desaparece


para dar paso a la Dirección Ejecutiva de la Magistratura. Mientras se crea este
organismo, las labores serán realizadas por la Comisión de Reestructuración del
Sistema Judicial.

Los jueces no podrán asociarse ni realizar actividades lucrativas, con excepción


de las educativas. Tampoco ejercer actividades partidistas, gremiales o sindicales,
en atención a garantizar la imparcialidad en el cumplimiento de sus funciones.

Resulta evidente que una de las transformaciones más exigidas por la ciudadanía
e invocadas y propuesta por los actores políticos estaba representada por la
reforma del Poder Judicial. Demás está señalar que en este caso, al igual que en
los anteriores, se incorporaron cambios en los aspectos organizativos, funcionales
y humanos a objeto de promover el mejoramiento de la administración de justicia,
en beneficio de los ciudadanos y del fortalecimiento del Estado Social de Derecho.

En cuarto lugar, ponemos de relieve el hecho de que el anterior modelo político


venezolano estaba sustentado en la trilogía clásica tradicional(CN61) a saber:
ejecutivo, legislativo y judicial. El nuevo modelo político para la gerencia pública
contempla, además el Poder Electoral .(C.N. 99)

El Poder Electoral es la máxima autoridad electoral y se ejerce por el Consejo


Nacional Electoral como ente rector, la Junta Electoral Nacional, la Comisión de
Participación Política y Financiamiento y la Comisión de Registro Civil y Electoral.
En quinto lugar, el otro aspecto significativo para el modelo político está
representado por el Poder Ciudadano. En la nueva Constitución el Consejo Moral
Republicano como novedad Constitucional, asociada a la figura del Poder
Ciudadano, integrada por el Fiscal, el Contralor y el Defensor del Pueblo. Los dos
primeros existen ya en la Constitución de 1961. El Defensor del Pueblo es la figura
nueva que está relacionada con la defensa de los derechos humanos.

El Titulo VI: Del Sistema Socioeconómico. El nuevo Texto Constitucional acoge


la tendencia moderna cuando lo tipifica como atribución de la Contraloría General
de la República (Artículo 289, Numeral 5) en los términos siguientes: “ejercer el
control de gestión y evaluar el cumplimiento y resultados de las decisiones y
políticas públicas de los órganos, entidades y personas jurídicas del sector público
sujetos a su control, relacionadas con sus ingresos, gastos y bienes”.

Finalmente, se señalan dos (2) disposiciones constitucionales que se agregan


para ratificar la importancia de la función de control como un aspecto clave del
modelo político para la gerencia pública que se instituye en la nueva Carta Magna.

La primera de ellas ratifica lo establecido en el Artículo 139 de la Constitución de


1961, referido a que el Congreso ejerce también el control de la Administración
Pública Nacional en los términos establecidos por esta Constitución, es decir, el
nuevo Texto Constitucional, en su Artículo 187, Numeral 6, señala que
corresponde a la Asamblea Nacional “ejercer funciones de control sobre el
Gobierno y la Administración Pública Nacional, en los términos consagrados en
esta Constitución y la ley”.

La segunda de ellas está relacionada con el tratamiento constitucional al aspecto


socioeconómico (Título VI) y al régimen fiscal, monetario y presupuestario como
respuesta al tradicional manejo de las finanzas públicas y de la política económica
que derivó en la crisis por todos conocida, en ausencia de un marco jurídico que
permitiese vincular y coordinar las medidas necesarias para el desarrollo del país.
Bajo la perspectiva de un ordenamiento de las variables macroeconómicas por
parte del Estado, también se establece, en materia presupuestaria, la
obligatoriedad de señalar, con el plan anual operativo, la asignación de los
recursos en función de los objetivos específicos, los resultados concretos a
obtener y la responsabilidad por la gestión, a ser evaluada mediante indicadores
de desempeño, de ser técnicamente posible. A tal efecto, se agrega que el Poder
Ejecutivo, dentro de los seis meses siguientes al vencimiento del ejercicio anual,
presentará a la Asamblea Nacional la rendición de cuentas y el balance de la
ejecución presupuestaria correspondiente a dicho ejercicio (Artículo 315).

El Titulo IX: De la Reforma Constitucional. En Constitución de 1999 la


enmienda Constitucional puede darse por tres vías: mediante un decreto
presidencial que promueva la convocatoria a un referéndum por parte del Consejo
Nacional Electoral (CNE), si el ente rector lo considera pertinente y cumple los
requisitos.

La segunda opción parte del impulso popular y se apoya en el respaldo de 15 por


ciento de los electores inscritos en el Registro Electoral Permanente. En este
caso, el CNE debe elaborar una metodología para la recolección de las firmas
necesarias, verificarlas y convocar a un referéndum.

El tercer camino requiere de la aprobación de 30% de los diputados a la Asamblea


Nacional. En esta instancia, la propuesta es presentada y sometida a discusión en
el seno del parlamento. Esta modalidad le da a la propuesta el mismo tratamiento
y procedimiento que se aplica en la elaboración de las leyes. Por ello se realizan
dos discusiones, una general y otra de artículo por artículo, luego pasa al CNE y
éste convoca a referéndum.

En la Constitución de 1961, la enmienda constitucional era aprobada por los


diputados y senadores del Congreso Nacional sin la consulta popular.

Durante su vigencia hasta 1998, la Carta Magna del 61 sufrió un par de cambios
producto de dos Enmiendas Constitucionales: una sancionada el 9 de mayo de
1973, y promulgada por el presidente Rafael Caldera, y la segunda que se
materializó el 16 de marzo de 1983, durante el gobierno de Luis Herrera Campins.